martes, 26 de mayo de 2009

Noticias Censuradas XXIII: Facebook ¿es de la CIA?


Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Los grandes medios ensalzaron a Mark Zuckerberg como al niño maravilla que a los 23 años se convirtió en multimillonario por el éxito alcanzado por el Facebook, pero no le prestaron atención a la “inversión de capital de riesgo” por más de 40 millones de dólares efectuada por la CIA para sacar adelante la red social.

Cuando el delirio especulativo de Wall Street hizo creer a los incautos que el valor de Facebook ascendería a 15 mil millones de dólares, en 2008 Zuckerberg se convirtió en el multimillonario "hecho a sí mismo" más joven de la historia del “ranking” de la revista Forbes, con 1.500 millones de dólares. Entonces, la apuesta del capital de riesgo invertido por la CIA parecía haber obtenido buenos réditos, pero el “valor” de Facebook se ajustó a su nivel real en 2009 y Zuckerberg desapareció del listado Forbes.

La burbuja Facebook se infló cuando William Gates, el dueño de Microsoft, adquirió en octubre de 2007 una participación del 1,6% en 240 millones de dólares. Esta operación condujo a especular que si el 1% de Facebook costaba 150 millones de dólares, entonces el valor del 100% ascendería a 15 mil millones de dólares, pero el chamullo terminó desinflándose. La cuestión de fondo es que Facebook existe gracias a una inversión de capital de riesgo de la CIA.

En 2009, los grandes medios no escatimaron “propaganda informativa” para rendir culto a Zuckerberg como paradigma del joven emprendedor-triunfador, pero la reiterada difusión de esta “noticia” no logró obtener que la revista “Forbes” lo mantuviera en la versión 2009 de su listado (1). El niño maravilla desapareció de la lista, pese a la intensa campaña de CNN y de la gran prensa mundial que refleja los intereses de Wall Street. La “lista Forbes” es como el Oscar de los grandes negocios e infla o desinfla el valor de las acciones.

La CIA invirtió en Facebook mucho antes que llegara a convertirse en una de las redes sociales más populares de Internet, según una investigación del periodista británico Tom Hodgkinson publicada en 2008 en el diario londinense The Guardian (2) y comentada por algunos medios independientes de habla inglesa, pero sin repercusión alguna en la gran prensa.

La propaganda corporativa convirtió al portal social en sinónimo de éxito, popularidad e incluso buenos negocios. Facebook se presenta como un inofensivo sitio web de redes sociales que facilitan las relaciones interpersonales. Su popularidad hizo especular que sus aproximadamente 70 millones de usuarios aumentarían en un par de años a 200 millones en todo el mundo, porque en sus mejores semanas llegó a recibir hasta dos millones de nuevos usuarios. Empero, el Facebook no convence a todos.

Críticos y detractores

“El que no está en Facebook no está en nada o es antisistémico”, dicen unos. Es como tener una imagen nueva pero sin contenido, para darse importancia en el mall en que se ha convertido Internet, como sustituto de las antiguas plazas públicas, dicen otros. Los más pragmáticos afirman que es una herramienta para re-encuentros con antiguos compañeros de infancia y juventud perdidos en las mudanzas de la vida. Sus defensores de izquierda sostienen que sirve para promover luchas contra la globalización y coordinar campañas contra actividades como las reuniones del G8.

El periodista español Pascual Serrano describió como fue utilizado por el gobierno de Colombia para coordinar la jornada mundial contra las FARC que en 2008 marcó el comienzo de la ofensiva propagandística contra la guerrilla que aún continúa. Y hay mucha evidencia de que Facebook ha sido instrumentalizado por la CIA. Para Walter Goobar, de MiradasAlSur.com, "es en realidad un experimento de manipulación global: [...] es una sofisticada herramienta financiada por la Agencia Central de Inteligencia, CIA, que no sólo la utiliza para el reclutamiento de agentes y la recopilación de información a lo largo y ancho del planeta, sino también para montar operaciones encubiertas".

A grandes rasgos Facebook es una herramienta de comunicación que permite contactar y archivar direcciones y otros datos de amigos y familiares. Es una mina de información sobre las amistades de sus usuarios para entidades como el ministerio de Seguridad de la Patria, de EEUU, y, en general, para la comunidad de inteligencia, abocada con igual entusiasmo al “enemigo” interno que externo desde la era Bush.

Millones de usuarios ofrecen información sobre su identidad, fotografías y listas de sus objetos de consumo favoritos. Un mensaje de parte de algún amigo invita a inscribirse y a participar en Facebook. Los datos personales, que suelen ser capturados por toda suerte de estafadores y clonadotes de tarjetas bancarias, también van a parar a los discos duros de la comunidad de inteligencia de EEUU. El sistema Beacon de Facebook hace seguimientos de los usuarios y asociados, incluyendo a quienes nunca se registraron o a los que desactivaron sus vínculos. Facebook resulta más práctico y rápido que los InfraGard (2), que son 23.000 micro-comunidades o “células” de pequeños comerciantes-soplones organizadas por el FBI para conocer los perfiles psico-políticos de su clientela.

Desde diciembre de 2006, la CIA utiliza Facebook para reclutar nuevos agentes. Otros organismos gubernamentales deben someter el reclutamiento y contratación a regulaciones federales, pero la CIA adquirió más "chipe libre" que nunca bajo el gobierno de Bush, incluso para torturar sin guardar las apariencias. "No es necesario obtener ningún tipo de permiso para poder incluirnos en la red social", dijo la CIA.

Capital de riesgo CIA

Una muy fundada voz de alerta sobre la propiedad CIA del Facebook la entregó el periodista británico Tom Hodgkinson, en el documentado artículo “With friends like these ...” (Con los amigos nos gusta…), publicado en el diario londinense The Guardian el 14 de enero de 2008 (3). Dijo que después del 11 de septiembre de 2001 se redobló el entusiasmo por la alta tecnología que ya tenía capturada a la comunidad de inteligencia de EEUU desde que dos años antes había creado el fondo de capitales “In-Q-Tel”, para oportunidades de inversión de riesgo en altas tecnologías.

Para el periodista Hodgkinson, los vínculos del Facebook con la CIA pasan por Jim Breyer, uno de los tres socios clave que invirtió en esa red social 12,7 millones de dólares en abril de 2005, también asociado del fondo de capital Accel Partners, miembro de los directorios de gigantes como Wal-Mart y Marvel Entertainment y además ex presidente de National Venture Capital Association (NVCA), caracterizada por invertir en talento joven.

“La más reciente ronda de financiamiento de Facebook fue conducida por una compañía financiera llamada Greylock Venture Capital, que puso 27,5 millones de dólares”, escribió Hodgkinson. “Uno de los mayores socios de Greylock se llama Howard Cox, que es otro ex presidente del NVCA que también está en la junta directiva de In-Q-Tel”.

“¿Y qué es In-Q-Tel?”, se pregunta Hodgkinson, “Bueno, créase o no (y verifiquen en su sitio web) es un fondo de capital de riesgo de la CIA”. Creado en 1999, su misión es “identificar y asociarse con compañías que estén desarrollando nuevas tecnologías para ayudar a proveer soluciones a la Agencia Central de Inteligencia”.

La página web de In-Q-Tel (4) recomendada por Hodgkinson es muy explícita: “En 1998, el Director de Inteligencia Central (DCI) identificó la tecnología como prioridad estratégica superior, directamente conectada a los avances de la Agencia en futuras tecnologías para mejorar sus misiones básicas de recolección y análisis. El liderazgo de la Dirección de Ciencia y Tecnología diseñó un plan radical para crear una nueva empresa que ayudaría a incrementar el acceso de la Agencia a la innovación del sector privado". Ni agregándole agua quedaría más claro, dijo Hodgkinson.

Notas y fuentes:
1) Reporte Forbes 2009: http://www.forbes.com/lists/2009/10/billionaires-2009-richest-people_The-Worlds-Billionaires_CountryOfCitizen_18.html.
2) http://www.infragard.net/
3) http://www.guardian.co.uk/technology/2008/jan/14/facebook
4) http://www.iqt.org/about-iqt/history.html

Fuente imagen: DESILUSTRATION


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista exclusiva a Víctor Baez Mosqueira: Los sindicatos en América y la crisis capitalista


Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista exclusiva a Víctor Baez Mosqueira, secretario general de la Confederación Sindical de Trabajadores/as de Las Américas (CSA) sobre la crisis actual, las propuestas sindicales y las reacciones empresariales y de los gobiernos en el continente americano.

¿Cómo afecta la actual crisis capitalista los trabajadores, sus economías, sus expectativas para una vida más digna y mejor? ¿Y cual ha sido la reacción y respuesta del movimiento organizado en el continente americano, tanto el Norte como en el Sur?

Son preguntas que el corresponsal Dick Emanuelsson hace en la siguiente entrevista a Víctor Báez, viejo líder sindical de Paraguay que a principio del año asumió la dirección de la continental organización sindical CSA, en representación a 45 millones de afiliados.

¿Qué efectos tiene la crisis en los trabajadores del continente americano, comprendiendo las diferencias norte-sur?

Comparativamente entre los trabajadores de América del Norte y América Latina, podría afirmarse que el impacto ha sido mayor en estos últimos ya que, hasta el tercer trimestre del 2008, en esos países se vivía una época de auge económico, iniciado seis años antes, como resultado de las condiciones mundiales en cuanto a fuerte demanda de exportaciones y la abundancia de capitales. En esos años hubo altas tasas de crecimiento del producto e incluso alguna absorción de informalidad y mejora del poder de compra de los salarios, todo lo cual retrocede ahora nuevamente. Otro aspecto grave ha sido la pérdida de ahorros acumulados por los trabajadores mediante los fondos privados de pensión con el régimen de capitalización individual, colocados en la bolsa, que suman alrededor del 20% en Argentina y México. La caída ha sido de más del 40% en Chile, equivalente a 9 años de ahorro, dado que allí se habían estimulado colocaciones de alto riesgo.

Claro está que la pérdida de puestos de trabajo en EEUU (y Canadá) también es considerable, alcanzando niveles de desempleo que no se observaban desde hace 25 años.

¿Cuál ha sido la reacción de los trabajadores y sus organizaciones?

El sindicalismo de la región cree que la recuperación prometida para dos años es muy optimista. Las medidas de emergencia, incluyendo planes antícíclicos, en América Latina no han tenido la envergadura observada en los países del Norte, lo que en parte tiene que ver con que no han sido necesarios (en cuanto al salvataje de empresas) pero también con que no se dispone generalmente de los recursos necesarios (salvo países como Chile, que construyeron fondos anticíclicos y Brasil), o se duda en utilizar las reservas internacionales (que tienen como principal sentido dar una “señal” de estabilidad al resto del mundo).

En América Latina enfrentamos una permanente falta de disposición empresaria a acordar formulas equilibradas, ya sea mediante el dialogo social tripartito o el bipartito mediante la negociación colectiva.

Los empresarios a la ofensiva

Al respecto, en una reunión tripartita de OIT regional sobre la crisis de la cual donde participó la CSA, junto a otras cuatro afiliadas (CTM México, CGT Argentina, CUT Perú, CGT Colombia) (“Diálogo de Interlocutores Sociales: respondiendo a la crisis: crecimiento, trabajo y estabilidad, Lima, 24 febrero 2009), la declaración empresarial no disimula sus posiciones, que presentan elementos claves:

1. “las medidas en el ámbito crediticio, regulatorio, fiscal y administrativo, deben crear las condiciones para llegar a acuerdos con los trabajadores en la aplicación de mecanismos efectivos que hagan posible la retención de los trabajadores, sin que por ello pueda menoscabarse la supervivencia de las empresas”;

2. las medidas que amortigüen el efecto de la crisis “deben inscribirse claramente en los principios del G-20: economía de libre mercado, respeto del estado de derecho y la propiedad privada... se necesita “libertad de comercio e inversión, y mantenimiento de mercados competitivos”;

3. la crisis como factor coyuntural “no debe suponer desvíos con respecto de cuestiones estructurales: mejora de las condiciones de seguridad jurídica, y de adecuado funcionamiento de las instituciones en sistemas democráticos y fundados en la libertad en todas sus dimensiones”;

4. debe “evitarse el desplazamiento del sector privado por parte de programas masivos de inversión pública en los paquetes de estímulo fiscal”. Esta declaración comienza también la “batalla” empresaria por la utilización interesada del concepto de “empresa sostenible” (resolución de OIT del 2007), en cuanto a que “para mejorar las condiciones de dignidad del trabajo es necesario profundizar en la sustentabilidad de la propia empresa”.

Los empresarios, de esa forma, siguen exigiendo el sacrificio de los trabajadores para superar la crisis, lo cual es inaceptable.

En EEUU, la AFL-CIO ha recibido claros mensajes del presidente electo, en cuanto a que el sindicalismo es “parte de la solución y no de la crisis”, lo que parece anticipar un enfoque de mayor sensibilidad hacia el sector, luego de casi diez años de políticas antisindicales.

Las expectativas son muchos menores en Canadá, donde el primer ministro ha sido explícitamente un seguidor del ex presidente Bush.

Las cumbres internacionales

¿Qué medidas propone CSA para aliviar los golpes económicos y sociales sobre los trabajadores?

CSA ha acompañado los últimos seis meses a la CSI en sus declaraciones ante las dos Cumbres del G-20 (Las organizaciones afiliadas a CSA, y ha efectuado la suya propia, en relación con el contexto propiamente americano (Trinidad Tobago, abril 2009, ante la V Cumbre de las Américas).

CSA asume su responsabilidad como miembro regional de la CSI en cuanto a las propuestas centrales macroglobales para enfrentar la crisis, explorando las “oportunidades” que brinda para avanzar en un nuevo modelo de gobernanza global, y superar la crisis de justicia distributiva que se ha acumulado en los últimos treinta años, por el predominio del enfoque neoconservador y del desarrollo de un capitalismo de hegemonía financiera.

En el documento evaluativo pre-Londres, hemos señalado que “el enfoque de la CSI se detiene poco en la situación de sus regionales, interpretando que la propuesta de cambio a nivel global es una condición básica para resolver los problemas del subdesarrollo, los cuales son reconocidos, en términos de desigualdad entre regiones y países. Ello es comprensible, en el sentido de que una organización global debe concentrarse en las propuestas globales, pero entonces la CSA (así como las otras regionales) tiene el papel de avanzar específicamente en las problemáticas específicas de la región. En este plano, aparecen elementos diferenciados que aportan a la interpretación de la propuesta global de la CSI: por ejemplo, si en los países desarrollados la demanda es por una recuperación de los mayores niveles de igualdad que existían allí en décadas pasadas, esta formulación, en el caso de países con menor desarrollo, debe fijar la mirada en el hecho de que más que un “retorno”, se necesita una “llegada” a una mayor igualdad social.

Se necesita un desarrollo de “nuevo tipo”

Asimismo, en cuanto al papel del Estado, hay que recordar el hecho de que en la periferia éste ha sido, durante el ciclo neoliberal, golpeado por versiones extremas del enfoque de la desregulación y de la meta del “Estado mínimo”. Al respecto, el sindicalismo latinoamericano dispone de un buen esquema estratégico, la Plataforma Laboral para las Américas (PLA), que ya ha sido bastante difundida y apreciada por el sindicalismo europeo. La propuesta estructural de la CSA tiene como eje central la consigna de un desarrollo sostenible, asumiendo el concepto internacionalmente reconocido desde hace veinte años, que destaca tres pilares: el económico, el social y el medioambiental.

Para la CSA se necesita, como condición esencial, un desarrollo de “nuevo tipo”, en que los países de la región avancen hacia economías mas justas y equilibradas en sus componentes internos y externos, que generen más y mejores trabajos, incluyendo niveles remuneratorios justos, complementados por políticas de protección social, que en su conjunto reconozcan las expectativas de las personas ubicadas en los segmentos medio y bajo de ingresos (la “base de la pirámide”), hacia un “consumo de masas”.

El centro está puesto en los problemas recurrentes del subdesarrollo económico de los países de la región, manteniéndose lejana la meta de alcanzar verdaderos procesos de acumulación en el largo plazo, con componentes de autonomía que reduzcan al mínimo el impacto de factores externos, ya sea una crisis financiera o las políticas de las transnacionales.

En el logro de esta economía diferente, juegan muchos factores, como la política fiscal progresiva entre ricos y pobres (y al interior de estos entre los distintos sectores sociales), las políticas estatales que hacen accesibles los bienes públicos para las clases populares, en cuanto a salud, transporte, educación, vivienda y el propio consumo de alimentos, ropa y otros elementos de la vida cotidiana. Estos factores, así como la protección social, retroalimentan el consumo, hacia un círculo virtuoso económico.

Junto al factor interno, se ubica el externo, partiendo del concepto de comercio justo en el multilateralismo, proyectándose hacia el plano de la integración regional, que desde hace casi veinte años es considerada clave por el sindicalismo latinoamericano-caribeño, especialmente entre países cercanos en cuanto a su desarrollo productivo y factores culturales. Por esta vía, se aumentan las interrelaciones comerciales y se juntan fuerzas ante otros bloques y ante los países centrales, permitiendo así su mayor capacidad para imponer sus condiciones en la “selva del mercado”. También se espera que a través de la integración los países miembros alcancen un grado alto de coordinación económica, de forma que los respectivos Estados nacionales se fortalezcan a través de acuerdos.

“Otra dosis de jarabe keynesiano”

¿Qué reacciones ha habido desde los gobiernos?

Las medidas tomadas por el nuevo gobierno norteamericano han sido consideradas por dos de los gurúes globales (Paúl Krugman y Joseph Stiglitz) como moderadas y básicamente equivocadas, por la insistencia en el salvataje de los bancos en problemas. Krugman ha considerado que el actual plan es una “idea zombi”, en el sentido de que las soluciones fáciles son un “muerto que siempre vuelve”, al evaluar que nada está fundamentalmente mal en el sistema bancario. Stiglitz acaba de pedir un Plan B en la reestructuración de los bancos, para eliminar sus aspectos “costosos e injustos” y “otra dosis de jarabe keynesiano”.

Los gobiernos latinoamericanos, por su parte, enfrentan, desde el sector externo, el problema derivado de un menor consumo global y un menor flujo de inversiones y créditos, por el nuevo proteccionismo, dado que el motor de sus economías en estos años, fundamentado en la gran demanda exportadora de commodities, no volverá (excepto parcialmente la originada desde China), y en esa abundancia de recursos externos. Por lo tanto, sus modelos económicos se encuentran en la disyuntiva sobre cómo seguir, siendo que no tienen, en el plano de su mercado interno (y de su mercado ampliado mediante la integración subregional), los equilibrios y potencialidades necesarias, con la actual distribución del ingreso e integración productiva, para repetir el camino de los países hoy adelantados.

Lo perdido en Trinidad y Tobago

Pero para responder en forma definitiva a la pregunta, una ocasión perdida fue la Cumbre de Trinidad y Tobago, donde no hubo documento y donde el borrador del documento que iba a ser firmado ignoraba totalmente la crisis. Esa hubiera sido la oportunidad magnífica para tomar como base los acuerdos del G-20 de Londres e ir mucho más lejos, dado que dicen que tenemos gobiernos progresistas en nuestro continente. Esa fue la oportunidad perdida para dar un golpe de timón a las políticas sociales, económicas, alimentarías y energéticas de la región.

Foto: Colombia - Víctor Baez Mosqueira, secretario general de la Confederación Sindical de Trabajadores/as de Las Américas (CSA). / Autor: Dick Emanuelsson

Dick Emanuelsson, reportero sueco en América Latina. En Suecia cubrió el mercado laboral para el diario Norrskensflamman, (fundado 1904 por los mineros en el norte de Suecia), el movimiento sindical y los conflictos laborales sociales como una tarea natural, ya que el periodista fue obrero metalúrgico durante 15 años y activista del movimiento obrero sueco en su juventud.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: A la caza de intelectuales

Octavio Quintero

En marzo del 2008 los periodistas, columnistas escritores y, en general, todos quienes piensan distinto al régimen de Uribe fueron graduados de “terroristas”, al ser afrentados por el entonces consejero estrella del Presidente, José Obdulio Gaviria, como integrantes del “Sexto frente de las FARC”.

El venenoso dardo del asesor, que seguramente le pareció muy ingenioso al Presidente, tuvo sus secuelas inmediatas, pues, como lo lanzó días antes de la marcha del 6 de marzo organizada contra el paramilitarismo, al menos uno de los organizadores de ese evento fue asesinado sin que hasta el momento se sepa quién; y posteriormente furibundos (o furibistas) hackers borraron del universo virtual la web de la senadora Piedad Córdoba.

Yo creía que todo había quedado ahí. Iluso que es uno. La detención en México, y su consiguiente deportación a Colombia del profesor de filosofía, Miguel Ángel Beltrán Villegas, es evidente que encaja en la diabólica criminalización que José Obdulio hizo de todos los que, válidos tan sólo de la inteligencia, nos opones al régimen de Uribe.

Lamentable también que un país como México, que fue bastión de la libre expresión en los momentos más oscuros del militarismo en América, haya caído en manos de un gobierno que sus conciudadanos tildan de ilegítimo por la forma como alcanzó su cargo, manchado de fraude.

Pero curioso, no obstante, porque parecen entenderse a la perfección con Uribe, a quien aquí tildamos también de ilegitimo por la forma como allanó el camino constitucional, mediante el cohecho, para hacerse reelegir en el 2006.

Cierto, muy cierto el dicho popular ese que dice “Dios los cría y ellos se juntan”, porque miren ustedes la química que operó entre los ilegítimos de Colombia y México con ese otro ilegítimo de Bush.

Pero dejando afinidades al canto, grave, muy grave que en el gobierno de la llamada “seguridad democrática” no se respete el derecho al debido proceso, y el propio jefe de Estado se apresure a condenar como “terrorista” a un reconocido intelectual que acaba de ser apoyado por destacados profesores e intelectuales de la academia colombiana en carta abierta en la que dicen con crudeza lo que acaba de ocurrir con el profesor Beltrán: “PRESIDENTES DE MÉXICO, FELIPE CALDERÓN, Y DE COLOMBIA, ÁLVARO URIBE VÉLEZ, CAZAN ACADÉMICOS”.

Ojo, pues, que a la caza de los integrantes del “sexto frente de las FARC”, Uribe ha soltado sus perros aquí y en el exterior, lamentablemente apoyado por ese México que sirve de asilo político a nuestro Nobel, García Márquez, porque aquí, dizque no tiene garantías. Si por eso fue, creo que el laureado escritor colombiano debe ir buscando otro refugio porque, si por aquí llueve, por allá no escampa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Antisemitismo?


Néstor Kohan

A la memoria de Simón Radowitzky y Raymundo Gleyzer

Los hechos

Se sabe. Salió publicado en la tapa de Clarín y en varios canales de televisión. En Argentina hubo un acto pequeñísimo —algunos pocos cientos de personas que no llegaban al medio millar— en conmemoración del estado de Israel organizado por la embajada de ese país junto con el gobierno porteño de la derecha neoliberal clásica vinculada al empresario Mauricio Macri. Un pequeñísimo grupo de manifestantes —que no llegaba a dos decenas— intentaron disentir con el sionismo repartiendo volantes en el acto y se armó una trifulca.

Represión policial. Los manifestantes críticos del sionismo golpeados y presos. Una brutal campaña mediática para ilegalizar a la izquierda piquetera. La acusación central: “antisemitismo”. Persecución, allanamientos, encarcelamientos, judicialización. Intento de eliminar planes sociales, cuestionamientos a todo el movimiento piquetero no oficialista.

Bajo presión de la embajada del estado de Israel y de la embajada de los Estados Unidos en Argentina, el gobierno de Cristina Kirchner y los jueces allanan un local piquetero en la provincia de Buenos Aires, encarcelan a otros diez militantes además de los que ya estaban presos por el acto. Histeria mediática que acusa a toda la izquierda no institucional—principalmente de origen marxista— de... “antisemita”.

¿Quién escribe y quién opina?

Algunos antisemitas disimulan y esconden sus prejuicios con el ajetreado y manoseado “tengo un amigo judío”. Yo no tengo un amigo judío. Simplemente parte de mi familia fue torturada y masacrada por los genocidas nazis (genocidio que no tuvo nada de “holocausto”. No fue “un castigo de Dios”, sino una empresa política bien mundana y terrenal, planeada y ejecutada en forma burocrática a partir de un proyecto de reordenamiento y contrarrevolución capitalista, de factura europeo occidental pero cuyas pretensiones imperialistas apuntaban a todo el planeta). Y si mi familia no hubiera sufrido ese genocidio en carne propia igual tendría derecho a opinar.

Nuestro vínculo con los presos

Conocemos a muchos de ellos y ellas. Con algunos hemos compartido militancia, formación política y estudio durante años y años, décadas. En barrios de la periferia de la provincia de Buenos aires, Argentina. También en escuelas de formación política del Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil. Igualmente en actividades conjuntas junto a los pueblos originarios e indígenas de Bolivia. Nos conocemos bien, principalmente con los compañeros del Movimiento Teresa Rodríguez (MTR).

Ellos asistieron a nuestra Cátedra Che Guevara durante años. En la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, primero, en el Hotel Bauen, después.

Precisamente en el local que fue allanado por la policía, conocido en el barrio de Florencio Varela (uno de los más humildes de la provincia de Buenos Aires) como el cabildo de Castelli, con estos compañeros que hoy están en prisión acusados de “antisemitas” hemos desarrollado una escuela de formación política piquetera y barrial. Lo hicimos en forma totalmente gratuita, absolutamente voluntaria, sin cobrar jamás un solo peso.

Con la gente de los barrios leíamos y estudiábamos a Antonio Gramsci y al Che Guevara. ¡Gravísimo! ¡Terrible! También discutíamos sobre historia argentina. Mirábamos con la gente de los barrios, amas de casa, obreros ocupados, obreros desocupados, muchachos y chicas humildes, de la clase trabajadora, películas. Por ejemplo vimos y discutimos “Los traidores” de Raymundo Gleyzer (¿Quiénes hoy encarcelan a estos compañeros se habrán sentido aludidos por esa película?). Incluso alguna vez con estos compañeros hicimos un taller de filosofía en los barrios donde, junto con trabajadores y trabajadoras, amas de casa y muchos jóvenes analizamos el capítulo séptimo del libro Cosmos del investigador, profesor y astrónomo de la NASA (institución norteamericana..., señor embajador de los Estados Unidos... Sí, norteamericana... ¡horror!), Carl Sagan: “El espinazo de la noche”. ¡Gravísimo! ¡Peligro! ¿Clases de filosofía en los barrios? ¿En medio de la calle de barro? ¿En medio de los chicos corriendo y con los perros ladrando alrededor? ¡Inconcebible! ¡Gravísimo! La filosofía es para los niños de la elite, no para la gente humilde y los trabajadores de los barrios. ¡Terroristas!¡Inadaptados! ¡Autoritarios! ¿Cómo se les ocurre socializar el saber? ¡Subversivos! ¡Deberíamos volver a hablar en latín y que la cultura sea para pocos! ¡Loquitos sueltos!

La demonización mediática es tremenda. Presentan a estos compañeros como si fueran oscuros y monstruosos “terroristas” de las películas más baratas de Hollywood. Los conocemos bien. Si no fuera trágico... nos daría risa. Es más, ya nos reiremos juntos cuando estos compañeros salgan de la cárcel...

¿El estado de Israel defiende al pueblo judío?

¿Los acusan de “antisemitas”? ¿Israel protege al pueblo judío? ¿La embajada de Israel y la embajada yanqui en Argentina son los «papás» del pueblo judío?

El estado de Israel habla hoy en nombre de las víctimas del genocidio nazi, de los sobrevivientes y de sus familias. Para legitimarse, se autopostula “protector” de los judíos y representante de los familiares y las víctimas del nazismo.

Pensemos un poco. Hagamos memoria.

Si Israel nos protegiera, no entiendo porque el estado de Israel fue un aliado estrecho y fiel de Videla y Massera, dictadores simpatizantes de Adolf Hitler (como todas las Fuerzas Armadas argentinas, según lo demuestra el documental «Panteón militar» del historiador y periodista Osvaldo Bayer). El general Videla era un católico ultramontano, que preconizaba la guerra contrainsurgente como si fuera una guerra santa contra los ateos marxistas. Todos los manuales de la escuela secundaria de aquella época así lo prueban. El almirante Massera, a su vez, era integrante de la logia neonazi P2. ¿Por qué el estado de Israel tenía una alianza tan estrecha con esta dictadura militar?

En su época el Movimiento Judío por los Derechos Humanos (MJDH) había calculado que de los 30.000 desaparecidos y desaparecidas en Argentina, aproximadamente entre 1.500 y 2.000 eran de origen judío. Una proporción bastante mayor (en realidad corresponde a 16 veces más) si se la compara con la relación cuantitativa de la comunidad judía con el conjunto de la población total de nuestro país. No fue casual.

Eso se explica al menos por dos razones. En primer lugar, por la activa militancia del judaísmo progresista y de izquierda en las organizaciones revolucionarias argentinas (incluyendo las político-militares PRT-ERP, FAR, Montoneros y otras similares). En segundo lugar, por el carácter brutalmente antisemita de los militares argentinos. Hay numerosísimos testimonios, por ejemplo en el Nunca más (un libro que no tiene posiciones de “ultraizquierda” precisamente... ya que el prólogo de Ernesto Sábato fortaleció la tristemente célebre “teoría de los dos demonios”) sobre el ensañamiento especial de los torturadores militares con los prisioneros y secuestrados de origen judío, las torturas “especiales”, las marchas nazis que les hacían escuchar en las cámaras de tortura, etc.,etc. El general Camps, jefe policial que se responsabilizó de la desaparición y asesinato de 5.000 prisioneros, era un confeso antisemita. Su odio a los judíos lo expresaba cada vez que podía. No era el único, sólo uno de los más conocidos y cínicos.

¿Qué hizo el estado de Israel para proteger no ya a los 30.000 desaparecidos y desaparecidas en general, sino especialmente a los 1.500 ó 2.000 desaparecidos judíos?

Según reconoce Pinjas Avivi, el entonces cónsul de la embajada del estado de Israel en Argentina (entre 1978 y 1981), cuando acompaña al periodista Jacobo Timerman (uno de los pocos, quizás el único, que logró salvarse) al aeropuerto de Ezeiza le pide... no que denuncie a la dictadura y las tremendas torturas que sufrió... ¡sino todo lo contrario...! “Le pedí que no atacara al gobierno militar porque corría peligro nuestro trabajo” (Página 12, 8/9/2001). El funcionario israelí reconoce que este tipo de actitud respondía a que: “no queríamos dañar las relaciones diplomáticas entre Israel y la Argentina”. El mismo funcionario reconoce que “hubo detenidos que rechazaron nuestra ayuda. Ellos nos espetaron: «Ustedes son colonialistas, genocidas y conquistadores. No queremos vuestra ayuda. Ustedes son peores que los generales»” (http://www.hagshama.org.il [1/2/2000]). Iosi Sarid, uno de los diputados de Israel del Frente de Izquierda Meretz reveló que en los archivos de la cancillería israelí y en el ministerio de Defensa de Israel hay pruebas que niegan la versión acerca de la supuesta “ignorancia” del estado israelí respecto a las masivas desapariciones, secuestros y torturas de judíos en Argentina, “pruebas que se trataron entonces de ocultar para no molestar a las «buenas relaciones», y entre ellas la venta de armas” (18/11/2003, www.wzo.org.il).

La colaboración del estado de Israel —venta de armas, votos de la dictadura a favor de Israel en Naciones Unidas, etc.— con la dictadura militar, genocida y antisemita del general Videla no fue una excepción. Lo mismo hizo con otros regímenes fascistas o de extrema derecha como los de Augusto Pinochet (que usaba el uniforme nazi) en Chile, Anastasio Somoza en Nicaragua o el régimen neonazi del apartheid en Sudáfrica. Todos estrechos aliados, como Israel, de la cabeza madre de la serpiente extremista, el estado norteamericano: USA. ¿Una casualidad?

¿El apoyo entusiasta a Somoza tenía que ver con “la defensa del judaísmo”? Comandos israelíes hoy combaten a la insurgencia marxista de las FARC-EP o asesoran a los narco-militares de Uribe en las selvas y montañas de Colombia... ¿para “defender a los judíos”? ¿Cuáles son los judíos que viven en las montañas o selvas de Colombia? ¡Queremos conocerlos para compartir algunas comidas o mirar juntos algunas películas de Woody Allen!

Cuando el famoso intelectual estadounidense Noam Chomsky (de origen judío, quien vivió varios años en Israel y se marchó sumamente decepcionado y amargado) afirma que las FARC-EP de Colombia no son terroristas y que, en cambio, la política oficial del estado de Israel es de extrema derecha, no sólo en medio Oriente sino en todo el mundo... ¿será acaso un “terrorista antisemita”?

Lejos de la tradición humanista de Sigmund Freud, Albert Einstein y Karl Marx que supiera defender el entrañable escritor judío Isaac Deutscher, hoy Israel hace culto de la limpieza étnica y la discriminación, construye un muro de intolerancia (por el que nadie se “ofende” como ocurriera hipócritamente con el muro de Berlín...), legaliza la monstruosidad de la tortura (llamándola con el mismo eufemismo del que hacen gala los “demócratas” norteamericanos.. “interrogatorios fuertes”) y practica sobre los demás lo mismo que alguna vez sufrió en carne propia el pueblo judío. Como bien alertó en su época el pensador judío Martín Buber: “Deberemos enfrentar la realidad que Israel no es inocente ni redentora. Y que en toda su creación, y expansión, nosotros como judíos hemos causado lo que hemos sufrido históricamente: una población de refugiados en la diáspora”.

Como alguna vez escribió en su libro Ser judío el filósofo judío y marxista argentino León Rozitchner: “¿Qué extraña inversión se produjo en las entrañas de ese pueblo humillado, perseguido, asesinado, como para humillar, perseguir y asesinar a quienes reclaman lo mismo que los judíos antes habían reclamado para sí mismos? ¿Qué extraña victoria póstuma del nazismo, qué extraña destrucción inseminó la barbarie nazi en el espíritu judío? ¡Qué extraña capacidad vuelve a despertar en este apoderamiento de los territorios ajenos, donde la seguridad que se reclama lo es sobre el fondo de la destrucción y dominación del otro por la fuerza y el terror? Se ve entonces que cuando el estado de Israel enviaba sus armas a los regímenes de América Latina y de África, ya allí era visible la nueva y estúpida coherencia de los que se identifican con su propios perseguidores. Los judíos latinoamericanos no lo olvidamos. No olvidemos tampoco Chatila y Sabra”.

¿Quién es el enemigo?

¿Nos permiten un consejo? A los muchachos del MOSSAD y las Fuerzas Armadas de Israel, humildemente, les sugerimos que si lo que buscan es adrenalina y venganza por los feroces asesinatos nazis del pasado contra el pueblo judío... pues bien... entonces... ¿por qué no planificar y prepararse para atacar en forma mortífera y demoledora a las grandes empresas europeas y estadounidense que se enriquecieron con el genocidio nazi? Como bien explica el formidable libro Negocios son negocios. Los empresarios que financiaron el ascenso de Hitler al poder del escritor judío Daniel Muchnik, el nazismo no fue una “anomalía”.

Los jerarcas políticos, militares e ideológicos del nazismo son conocidos: Hermann Göring, Joseph Goebbels, Ernst Röhm, Alfred Rosemberg, Ulrich F.J.von Ribbentrop, Heinrich Himmler, Rudolf Hess, Gottfried Feder, Josef Mengele, entre otros. Mucho menos lo son, en cambio, los empresarios beneficiarios-cómplices, socios de intereses, aliados o colaboracionistas del nazismo en Alemania.

La lista es larga y Muchnik la recorre minuciosamente. Entre otros incluye a las empresas Siemens (eléctrica), a BMW y Volkswagen (automotrices), a Fritz Thyssen (industrial siderúrgico que murió en 1951 en Buenos Aires), a Gustav Krupp (dueño del gigante del acero alemán), a Ernst Heinkel (desde 1938 “führer económico-militar”) y a Emil Kirdorf (empresario del carbón). Estos empresarios, recuerda amargamente Muchnik, aun habiendo utilizado mano de obra esclava de los prisioneros judíos, comunistas o gitanos salieron airosos de los juicios de Nuremberg... ¿Una mera casualidad?

¿Acaso hoy en día —vuelve a preguntarse Muchnik— no siguen operando con total impunidad empresas de origen nazi (derivadas de la IG Farben, que fabricaba el raticida de las cámaras de gas) como la Bayer, la Hoesch o la BASF, demandadas por sobrevivientes del genocidio nazi?

Muchnik aporta entonces una cantidad enorme de datos sobre la colaboración sistemática, los negocios o incluso la simpatía ideológica que mantuvieron con Hitler—aún durante la segunda guerra mundial— empresas como la General Motors (asociada con IG Farben), la General Electric, la Brown Boveri (filial de Westing House), el británico Unilever, la Shell, la United Steel, el Chase Manhattan Bank de Rockefeller, la Standard Oil, la TEXACO, la ITT (la del golpe de estado de 1973 en Chile), el National City Bank, el grupo editorial Bertelsman, dueño de RCA y accionista mayoritario de American On Line (el principal proveedor de Internet de EEUU) y la Ford. ¡Todos ellos se llenaron de dinero con el nazismo y hoy, en pleno siglo XXI, siguen abultando sus cuentas bancarias y sus acciones con total impunidad!.

Ahí tendrían que atacar y dirigir su violencia mortal, muchachos de MOSSAD y las Fuerzas Armadas de Israel, no a los refugiados palestinos, no a las escuelas palestinas, no a los hospitales palestinos, no a las familias palestinas... El enemigo tampoco son los piqueteros de Argentina, la insurgencia de Colombia, los negros de Sudáfrica. El enemigo son las grandes empresas que amasaron fortunas con el nazismo.

¿Se confundieron de enemigo, muchachos, o ustedes son amigos y cómplices de ese enemigo? Lean ese libro, “desinformados” muchachos del MOSSAD...

¿Los revolucionarios son “terroristas antisemitas”?

La literatura sionista, la gran prensa del poder (monopólico), la embajada de los Estados Unidos y la embajada de Israel han logrado construir un gran sofisma. Todo revolucionario es... “un terrorista”. Si cuestiona la política de estado de Israel o Estados Unidos es, además, un “terrorista antisemita”.

¿Cómo llamarían los dirigentes sionistas y los monopolios de (in)comunicación a uno de los principales fundadores de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) de la Argentina de los años ‘70, el militante de origen judío y comunista Marcos Osatinsky? Marcos Osatinsky no sólo era guevarista, promovía una opción político-militar, era aliado de Cuba y defendía la causa palestina. Estuvo prisionero por la dictadura militar en la cárcel de Rawson, se fugó en tiempos de la “masacre de Trelew”, pasó por el Chile de Salvador Allende y llegó a Cuba, donde además de hacer trabajo voluntario se fotografió con Mario Robi Santucho y otros revolucionarios antiimperialistas de aquella época. Este gran revolucionario de origen judío hoy está desaparecido. ¿Marcos era un “terrorista antisemita”?

¿Cómo llamarían los dirigentes sionistas y los monopolios de (in)comunicación al joven obrero judío libertario Simón Radowitzky que a comienzos de siglo ajustició con un explosivo al feroz coronel de la policía Ramón Falcón, luego de que este último masacrara a obreros indefensos en un acto por el primero de mayo en una plaza porteña? Simón Radowitzky fue castigado con más de dos décadas de torturas, vejámenes y reclusión en las peores cárceles del sur argentino, tras cuya deportación a Montevideo marchó a combatir con las armas en la mano en los batallones internacionalistas en la guerra civil española. ¿Simón era un “terrorista antisemita”?

¿Cómo llamarían los dirigentes sionistas y los monopolios de (in)comunicación a Teresa Israel, joven abogada de guerrilleros y militantes populares? Esta joven judía comunista abogada de presos políticos, una de las más audaces que incursionó en el tenebroso cuartel militar de Campo de mayo denunciando las torturas a los detenidos, se metía en los años ’70 en los cuarteles para intentar salvar la vida de los revolucionarios secuestrados y torturados por los militares argentinos (aliados del estado de Israel). Hoy está desaparecida. Muchos centros culturales y barriales llevan el nombre de Teresa, joven judía revolucionaria. ¿Teresa era una “terrorista antisemita”?

Cómo llamarían los dirigentes sionistas y los monopolios de (in)comunicación a Raymundo Gleyzer, joven militante judío, primero comunista y luego combatiente del guevarista Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). En casa familiar de Raymundo se fundó el teatro IFT, uno de los baluartes culturales del judaísmo progresista argentino, hoy ubicado en el barrio de Once. Raymundo, brillante y apasionado, dirigió el grupo Cine de la Base y fue el gran cineasta de la insurgencia argentina, amiga de la causa palestina. ¿Raymundo era un “terrorista antisemita”?

La lista de ejemplos sigue y es incontable. No sólo de Argentina sino de toda América Latina y el mundo.

¿El joven dirigente uruguayo Jorge Zabalza, que comenzó militando en la agrupación judía Hashomer Hatzair, visitó Israel, vivió en un kibbutz y luego al regresar se convirtió en uno de los comandantes y uno de los nueve rehenes históricos en Uruguay pertenecientes al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, organización amiga de la causa palestina? ¿El «tambero», como lo llaman en Uruguay, es un “terrorista antisemita”?

¿Y Mauricio Rozencof, igualmente judío, otro de los fundadores de Tupamaros en Uruguay? ¿Era un “terrorista antisemita”?

Y Enrique Oltusky, joven militante judío cubano, que se convirtió en estrecho colaborador del comandante Ernesto Che Guevara (Oltusky, junto con su amigo Orlando Borrego, fue el organizador de las Obras Completas del Che conocidas por el título El Che en la revolución cubana. Los tres, Oltusky, Borrego y Guevara, estudiaron juntos El Capital en Cuba). Como su jefe Guevara, Oltusky era amigo de la causa palestina. ¿Era Enrique un “terrorista antisemita”?

Y si nos vamos aún más para atrás... ¿El joven guerrillero socialista Mordejai Anielevich, que mientras los grandes popes del sionismo negociaban con los nazis, organizaba en el guetto de Varsovia el único camino para enfrentar a los fachos, es decir, la lucha armada... ¿Era un “terrorista antisemita”?

La criminalización macartista de los revolucionarios —especialmente de aquellos que tienen o asumen posiciones radicalizadas— y la falacia de homologarlos con el brutal y monstruoso antisemitismo de origen nazi no reviste el menor análisis histórico. Únicamente a condición de borrar, no sólo la heroica resistencia palestina sino incluso la propia historia de honor y valentía del judaísmo revolucionario y socialista —impulsor de la lucha armada— se puede aceptar la propaganda oficial del MOSSAD, el estado de Israel y la embajada de Estados Unidos.

¿La izquierda piquetera “antisemita”?

Todavía hoy sigue sin resolverse el atentado a la AMIA. Mientras la dirigencia oficial del sionismo se abrazaba con los políticos del sistema y aplaudía al presidente Carlos Saúl Menem, todo el mundo sabía que había una “pata local” en el atentado. Atentado que no se hizo en los barrios donde viven los judíos ricos, chetos y millonarios sino en el barrio de Once, uno de los más populares de la ciudad de Buenos Aires (precisamente el mismo barrio donde a principios del siglo XX tuvo lugar la “semana trágica”, cuando los hijos y los “niños bien” de los empresarios y las bandas parapoliciales salían a reprimir obreros insurrectos y a cazar “judíos-bolcheviques”, vejando mujeres y niños y asesinando a mansalva en nombre de “la patria”). En la “pata local”• del atentado a la AMIA, todo el mundo sospechaba que había puesto su garra sucia y corrupta la policía de la provincia de Buenos Aires, popularmente conocida como “la bonaerense”. También se sospechó que los militares carapintadas —ex instructores en contrainsurgencia en las escuelas yanquis del canal de Panamá— habían colaborado.

Pero a nadie, absolutamente a nadie, ni siquiera a los más delirantes o fantasiosos, se le ocurrió que el movimiento piquetero estuvo mezclado con el atentado a la AMIA.

¿Por qué entonces ese odio y esa histeria que ahora vemos en todos los monopolios de la incomunicación contra la izquierda piquetera?

Pedimos permiso para contar una anécdota. Resulta que hace unos años, una de las organizaciones de víctimas del atentado a la AMIA, los compañeros de APEMIA, organizaron un acto en la calle Corrientes y Pasteur, barrio de Once, Capital Federal de Argentina. Hubo bastante concurrencia. Cuando un trabajador morocho y muy humilde del Polo Obrero intentó subir al estrado a solidarizarse con las familias de las víctimas, algunos sionistas que estaban en el público comenzaron a insultarlo, abuchearlo e intentaron echarlo. Casi nos agarramos a golpes.

¿Por qué ese odio de clase? ¿Al sionismo le interesa el pueblo judío o en realidad defiende sus propios intereses, incluso contra los propios judíos? Si de verdad le interesara el bienestar de los judíos NUNCA, repito, NUNCA hubiera apoyado una dictadura antisemita como la de Videla y Massera.

¿El sionismo nos protege?

Pido permiso para contar otra anécdota personal, esta de la adolescencia. Resulta que en la escuela secundaria militábamos en el centro de estudiantes. Algunos de nuestros amigos eran judíos, otros católicos y un compañero era de origen árabe, aunque de fe católica. Sin renegar de nuestro origen, nosotros éramos (y somos) ateos. Sin embargo, aprovechando el “día del perdón” (no nos ponían inasistencia), faltamos a clase, como gran parte de los adolescentes intentando escapar de la disciplina escolar. Junto con los de apellido judío también faltaron nuestros amigos de origen católico y el de origen árabe. ¿Qué se encontró la barra de amigos al día siguiente al regresar a clase? En cada uno de nuestros bancos de madera había pintada una inmensa cruz svástica (nazi) de color rojo con cada uno de nuestros nombres. La primera reacción, instintiva, fue irnos a los puños. Pero rápidamente, pensando políticamente, como militantes del centro de estudiantes hicimos una denuncia pública de este gravísimo hecho antisemita. Como dirigentes del centro de estudiantes recorrimos muchísimos diarios. Nadie publicó nada. El único periódico que publicó la denuncia fue Nueva Presencia, órgano periodístico que había sido en tiempos dictatoriales baluarte cultural de la resistencia popular. Dirigido por el periodista Herman Schiller (a Herman lo conocimos personalmente muchos años después militando con las madres de plaza de mayo), Nueva presencia le dio lugar en sus páginas a la colorida familia de la izquierda argentina, judía y no judía.

Inmediatamente después de la denuncia vinieron a la escuela dirigentes sionistas. No recuerdo ahora si eran de la OSA o de la DAIA. Pero era un dirigente entonces de peso y renombre. Vino a averiguar y a pedir explicaciones por el hecho antisemita. El rector de la escuela, facho disfrazado de liberal, jurista legitimador de los golpes de estado y columnista del diario de extrema derecha La Prensa, nos llamó a los estudiantes agredidos y también al agresor (quien vino junto con su padre) que había pintado las cruces nazis. En medio de la discusión, el rector le dice al dirigente sionista, señalándome con el brazo extendido: “Porque este estudiante es marxista y milita en el fascismo rojo”. Automáticamente al dirigente sionista se le cruzaron los ojos. Se olvidó al instante del joven neonazi, de las cruces svásticas, de la agresión antisemita y empezó a insultarme. Yo no entendía nada. ¿No venía a defendernos de los nazis? ¿Nosotros no éramos los atacados? ¡No! Para el dirigente sionista, que no era un muchacho ignorante sino un alto dirigente del sionismo argentino, era más peligroso un estudiante marxista judío que un nazi que pintaba svásticas... ¡¡¡Increíble!!! En aquella época yo era muy chico. No entendí nada. La situación me parecía un absurdo y absolutamente ridícula. De agredido y denunciante yo había terminado siendo acusado... ¡Nada menos que por otro judío! Años después lo comprendí muy bien...

¿Los palestinos nos odian?

¿Los palestinos nos odian? No es cierto. Gravísimo error confundir judaísmo con sionismo. Confusión que resulta falsa a todas luces, si se la esgrime en defensa del estado de Israel como si se lo hace en contra de Israel. La resistencia palestina —al menos en sus vertientes y organizaciones más lúcidas, las que provienen de un tronco antiimperialista laico y socialista— lucha contra la política de estado de Israel, no contra todos los judíos en general.

Si se me permite, quisiera contar una tercera anécdota para ilustrar este pensamiento.

Cuando se inauguró la Escuela Nacional «Florestan Fernandes», cerca de San Pablo, a iniciativa del Movimiento sin Tierra (MST) de Brasil, allí nos encontramos militantes de muchas partes del mundo, todos unidos por las mismas banderas y los mismos ideales, los más nobles que ha conocido la humanidad hasta el momento. Había, entre muchísima otra gente, judíos no israelíes. También había marxistas israelíes. Igualmente estaban presentes madres palestinas. Estas últimas vestidas con sus pañuelos y túnicas tradicionales. Todavía recuerdo con una emoción indescriptible el inmenso abrazo internacionalista y fraterno que estas madres nos dieron a todos y todas por igual, incluyendo a los judíos no israelíes y a los marxistas de Israel, sabiendo perfectamente quien era cada uno. No me lo contó nadie. No lo leí en ningún libro. No lo vi en ninguna película. Ese abrazo entrañable, afectuoso y fraternal de palestinas y judíos, palestinos y judías, simbolizó para nosotros un adelanto de cómo se podría vivir y convivir si este mundo cruel y mezquino, no lo gobernaran el imperialismo y las burguesías, con todo su abanico de primitivismo político, odio racial, opresión nacional y fanatismo religioso sino los pueblos organizados sobre un proyecto socialista de alcance mundial. No es un sueño delirante, es algo posible y al alcance de la mano, con la condición de sacarnos de encima a los dueños del poder burgués, del mercado, del capital y de la guerra fraticida.

Por todo esto, les pedimos a los señores defensores del sionismo que hagan toda la propaganda que quieran y se les antoje, pero...

¡Basta ya! ¡No la hagan en nuestro nombre!

¡No usen la memoria de nuestros abuelos y bisabuelos torturados, perseguidos, y masacrados por el nazismo para fines mezquinos, egoístas e indefendibles! ¡Viva la causa de los hermanos y hermanas palestinas!

¡Viva el socialismo!

¡Libertad a todos los presos y presas políticas!

Autor imagen: Carlos Latuff


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los grandes empresarios de Argentina y su defensa corporativa de Techint

Emilio Marín (LA ARENA)

Venezuela dispuso nacionalizar seis empresas siderúrgicas, tres de ellas del grupo Techint, y en Buenos Aires ardió Troya. Casi todas las cámaras empresarias y financieras se abroquelaron en defensa del pulpo de acero.

El vocero de la Sociedad Rural Argentina es uno de los que llevan el más minucioso registro de las nacionalizaciones de Hugo Chávez, para despotricar en contra. Ese matutino puntualizó que era la tercera medida adversa al grupo Techint, pues el gobierno de Caracas había recuperado primero unas áreas petroleras que explotaba Tecpetrol; luego corrió la misma suerte Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y finalmente el jueves pasado se supo que el decreto nacionalizador había recuperado a las empresas Tavsa, Matesi y Comsigua.

Estas últimas eran del pulpo siderúrgico argentino presidido por Paolo Rocca y en Ciudad Guayana se encargaban a fabricar caños sin costura para la industria petrolera, y briquetas y otros productos intermedios para la metalurgia. Las otras tres compañías estatizadas pertenecían a capitales australianos y venezolanos.

El griterío ensordecedor de los capitalistas que se sintieron afectados y los medios de prensa que defienden sus intereses en Caracas y en Buenos Aires, trató de presentar las nacionalizaciones como un despojo.

No hay tal cosa. El gobierno chavista ha dicho que abonará las indemnizaciones que corresponda. El 15 de mayo, cuando el líder bolivariano estuvo en Buenos Aires, se conoció que había cerrado trato con Techint por la indemnización por Sidor. Se pagarán 1.970 millones de dólares, lo que dejó satisfecho a Rocca.

Un proceso similar de discusión sobre el precio de Tavsa, Matesi y Comsigua se pondrá en movimiento. El tire y afloje por Sidor duró desde julio del año pasado hasta mayo de 2009, lo que puede ser tomado como un lapso de referencia sobre lo que puede insumir la nueva discusión. Pero despojo seguro que no hay. Algunos sectores obreros de Venezuela cuestionan que su mandatario es propenso a abonar indemnizaciones por encima de lo que debería oblarse. Hasta el momento el proceso bolivariano expropió 22 empresas y pagó unos 15.000 millones de dólares. Esta lista se engrosó con las decisiones adoptadas en las últimas semanas, que tienen dos razones de ser: había una demanda laboral y social para recuperar esas compañías, sempiternas violadoras de las leyes laborales y la seguridad social; y hay una decisión política del gobierno de forjar una fuerte industria estatal, integrada.

No era posible continuar con empresas paradas durante cuatro meses por no abonar a sus empleados lo que marcan las leyes. Ni con una situación de no integración, donde una estatal vende hierro subsidiado a Sidor, por entonces de Techint, quien fundía el acero y vendía al exterior, a sí misma (Ternium de México, ex Hilsamex), que luego sí vendía al mercado venezolano a precios muy elevados. Ahora el mineral, el acero y los productos intermedios estarán controlados por el Estado.

Aquí están, estos son...

El conflicto entre Techint y el gobierno bolivariano ha tenido la virtud de poner negro sobre blanco, sin ningún gris, los intereses que se mueven alrededor de los Rocca en el plano económico-gremial, el político y el mediático. Ha sido un aporte a la clarificación política en la conciencia de millones de argentinos, los que deberían tomar nota de estos elementos de prueba.

Es que ante la expropiación de las tres compañías en Guayana, los medios de comunicación porteños se atosigaron con comunicados patronales solidarios con el máximo monopolio industrial.

Aún a riesgo de omitir alguna entidad, esa lista estuvo encabezada por la Unión Industrial Argentina (UIA), Asociación Empresaria Argentina (AEA) Instituto para el Desarrollo Empresarial de Argentina (IDEA), Sociedad Rural, Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Cámara de Exportadores de la República Argentina (CRA), Asociación de Bancos de la Argentina (Adeba), Asociación de Bancos de Argentina (ABA), Cámara Argentina de Comercio y Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Varias, en particular la UIA, AEA, Construcción, IDEA y Exportadores, están bajo el control directo de Rocca y sus ejecutivos como Luis Betnaza.

La extensa nómina de repudios a Chávez tenía como argumentos la defensa de la propiedad privada y la seguridad jurídica, y una expresa convocatoria, que sonaba extorsiva, a Cristina Fernández, para que hiciera de abogada de Rocca ante Chávez y volteara los decretos de "nacionalícese".

La gran burguesía industrial, exportadora, comercial y financiera, firmante de esos comunicados, supuestamente estaba embanderada con la celeste y blanca. Como si Techint y la Nación Argentina fueran la misma cosa.

En esos textos se presentaba a Chávez como un verdugo de los intereses argentinos, lo que es totalmente falso: cuando nuestro país necesitó colocar títulos públicos, allí estuvo Caracas como receptor de 5.000 millones de dólares en esos papeles; Sancor iba a caer en manos de George Soros, pero Chávez le prestó varios millones de dólares pagaderos en leche en polvo; varias fábricas arruinadas por la crisis de 2001, como Zanello (actual Pauny), resucitaron vendiendo a ese mercado sudamericano.

La derecha política

La derecha política es en general retardataria. Ya en el conflicto por la soja, no fueron los partidos de la oposición los que lideraron los lock out sino los productores de la Mesa de Enlace. Aquí pasó otro tanto. Los que primero salieron al ruedo a condenar las recuperaciones chavistas fueron los grandes industriales y banqueros arriba citados. Más tarde se subieron a ese tren los políticos de la derecha doméstica como Elisa Carrió, Mauricio Macri, Francisco de Narváez y Ricardo Alfonsín.

Tan ocupados estaban de pleitear judicialmente contra las candidaturas testimoniales y en sus propias internas, que demoraron en reaccionar ante una medida que afectaba a un monopolio como Techint, cuya defensa irrestricta debería estar entre sus prioridades. Llegaron tarde otra vez.

Y cuando lo hicieron, fue para ir más allá, groseramente, de las tomas de posiciones empresarias contrarias a Chávez. Es que mientras la UIA deploraba la nacionalización y le pedía a la presidenta que intercediera para defender "una empresa argentina", Carrió y Macri directamente acusaron al gobierno argentino de haber sido socio o cómplice de las nacionalizaciones.

El sofisma es así: si Chávez vino el 15 de mayo a Buenos Aires, y estuvo con los Kirchner allí y en El Calafate, ¿cómo no denunciar que estos anfitriones sabían y compartían la decisión que se hizo pública el jueves 21? Luego de comprobar tan fácilmente su hipótesis, la matrona del Acuerdo Cívico y el empresario dueño de la jefatura de gobierno coincidieron en algo peor aún para sus intereses: los Kirchner prepararían su propia ola de nacionalizaciones si ganan el 28 de junio, pues es la ruta populista radical inaugurada por su amigo Chávez. El corolario es obvio y obsceno: si los argentinos no quieren que aquí haya expropiaciones, deben votar a la oposición, que defiende cabalmente los intereses de Techint y las principales empresas.

De toda esa construcción, lo único cierto es el final. Lo dijo la propia Carrió en oposición a una nueva ley de comunicación audiovisual: "si por defender la libertad de prensa tenemos que defender a grandes empresas, lo vamos a hacer". Que Macri tiene sintonía fina con la mayoría de las cámaras que firmaron los citados comunicados, eso no necesita demostrarse: es una de las pocas certezas en medio de la crisis internacional y nacional.

Ahora bien, que Chávez le haya confiado al matrimonio Kirchner su intención confiscatoria de Techint, eso no puede afirmarse ni negarse. Es sólo una posibilidad. Y aún si así hubiera sido, eso no convierte al matrimonio en cómplice de nada porque obviamente tenían que respetar la decisión de un país soberano como Venezuela.

Lo importante es determinar si en nuestro país comenzará una seguidilla de nacionalizaciones el 29 de junio en caso que las legislativas sean ganadas por el kirchnerismo. Eso es lo que dan por seguro Carrió y Macri, lo que los hace incurrir en una grosera contradicción. ¿Ganará o no el oficialismo? ¿No era que sufriría una derrota aplastante?

En el afán por impedir esa victoria K, los opositores pintan un escenario de catástrofe originada en medidas antiimperialistas. Uno no puede predecir el futuro pero sí analizar el presente. Y sobre 58 privatizaciones menemo-aliancistas, desde 2003 a la fecha sólo volvieron al Estado 8: Correo Argentino, Thales Spectrum, dos ramales ferroviarios, AySA, Aerolíneas, fondos de las AFJP y Lockheed. En seis años aquí no se tocaron el petróleo, la siderurgia, las telecomunicaciones ni los bancos. Difícilmente los toquen el 29 y esa es una de las diferencias entre Chávez y Cristina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El problema del hambre y la erradicación de la pobreza

Jesús Olmedo (COPENOA)

Sería conveniente recordar, según un principio moral tradicional, que en casos de extrema necesidad, todos los bienes son comunes y se tienen sobre ellos derechos inalienables, sobre todo en situaciones de hambre y de miserias humillantes e inhumanas “In extrema necesitate omnia sunt comunia, id est communicanda”.

En un mundo de millones de empobrecidos, ¿no sería lícito y ético, por un derecho social inalienable, exigir la distribución equitativa de los bienes acaparados por los “millonarios”, sean países, multinacionales o personas individuales, como única alternativa concreta para erradicar la pobreza en el mundo y facilitar una vida digna para toda la población mundial?

La injusticia mundial en datos estadísticos. Partiendo de la base que existe una gran posibilidad de vida digna para la mayoría de los habitantes del planeta, con todas las necesidades básicas satisfechas, y un hecho comprobado socialmente que ocurre todo lo contrario, pues mientras unos pocos afortunados acaparan cada vez más riquezas, la inmensa mayoría de la población, sobrevive con casi nada, nadando en la pobreza y miseria más absolutas. He aquí algunos datos:

• Mil millones de personas viven en la pobreza extrema, casi miseria, cuyo ingreso no sobrepasa un dólar por día, totalmente insuficiente para los mínimos gastos alimentarios.

• Mil quinientos millones de personas sobreviven bajo el nivel de pobreza, dos dólares por día, cubriendo sólo las necesidades básicas alimentarias, pero no así las de vivienda, salud y educación.

Los datos anteriores generan estas consecuencias:

• Mil millones de personas padecen hambre en el mundo, de las cuales cien millones son latinoamericanos.

• Doscientos cincuenta millones de niños, menores de 5 años, sufren desnutrición crónica, muriendo por esta causa, doce millones por año.

• Cada hora mueren dos mil niños de hambre, o de enfermedades causadas por el hambre.

• El 14 % de la población mundial sufre de grave desnutrición.

• Una de cada dos personas vive bajo la línea de pobreza.

• Una de cada tres personas no tiene acceso a la electricidad.

• Una de cada cinco personas no tiene acceso al agua potable.

• Seis millones de niños mueren anualmente a causa de enfermedades curables.

• Dos mil seiscientos millones de personas (el 45% de la población mundial) no tienen acceso a servicios adecuados de salud.

• En un país pobre del sur, el promedio de atención sanitaria es de un médico por cada 6.300 personas, mientras que en los países ricos es de un médico por cada 350 personas.

• Dos mil millones de personas (1/3 de la población) nunca pueden conseguir los mínimos medicamentos esenciales, provocando millones de muertos por causas evitables.

• Una de cada cinco personas en el mundo, es analfabeta.

• Ciento cuarenta y cinco millones de niños carecen de enseñanza primaria.

• Unos setecientos millones de mujeres son analfabetas, casi el 75% de la población mundial es analfabeta.

• Unos doscientos cincuenta millones de niños a nivel mundial, son explotados laboralmente.

• Unos 50 millones de niños viven permanentemente en las calles de las grandes ciudades y casi la mitad de ellos inhalan sustancias peligrosas, rozando ya el gran peligro de la drogadicción.

El problema del hambre y la erradicación de la pobreza

Efecto de la pobreza: niños desnutridos en Salta ¿Existe alguna probabilidad de erradicar la pobreza en el mundo? Algunos datos macroeconómicos demuestran que, contando con la voluntad política necesaria harían posible y factible la erradicación de la pobreza.. Estos serían los más significativos :

• Toda la riqueza mundial(PMB) está calculada en 25 billones de dólares. Los siete países de G-7 (EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Italia, Francia e Inglaterra) controlan más del 75% de esa riqueza, superando los 18 billones de dólares.

• EEUU posee el 79% del PBI de toda la región americana, con una población de 6% mundial.

• Instituciones especializadas de la ONU, en un documento oficial han estimado que con un monto de 80 millones de dólares al año, en un lapso de 10 años se podrían lograr que todos los habitantes del planeta tuvieran acceso a la educación primaria, al servicio de agua potable, a una salud básica integral, y se podría resolver el problema alimentario.

• ¿Qué significan 80.000 millones para el mundo actual? juguemos con las cifras, convertidas en agravios comparativos 80.000 millones es una cantidad cuatro veces menor de la que paga el Tercer Mundo por el servicio de la deuda externa.

• 80.000 millones de dólares sería la quinta parte del presupuesto militar de EEUU.

• 80.000 millones de dólares significan menos del 9 % de los gastos militares a nivel mundial.

• 80.000 millones de dólares representan la mitad de la fortuna de los cuatro millonarios más ricos.

• El costo para erradicar la pobreza en el mundo representaría solamente el 1% del ingreso mundial.

El universo cuenta con los recursos y conocimientos necesarios para eliminar la pobreza en un plazo no demasiado largo. Dada la situación social desesperada de millones de excluidos y el ensanchamiento de las brechas entre los países ricos del Norte y los pobres del Sur, sería necesario y urgente someter a un juicio ético-social al sistema macroeconómico actual y exigir los correctivos y cambios convenientes, orientados a un proyecto solidario y mundial para erradicar la pobreza.

Sería bueno recordar el principio político de los romanos “Salus populi suprema lex est”, y aplicado a nuestra época global, afirmando, fuertemente que el Bienestar de toda la humanidad debería ser la Suprema Ley y, también la suprema ética. No hay otra alternativa para la supervivencia de la humanidad.

También sería conveniente recordar, según un principio moral tradicional, que en casos de extrema necesidad, todos los bienes son comunes y se tienen sobre ellos derechos inalienables, sobre todo en situaciones de hambre y de miserias humillantes e inhumanas “In extrema necesitate omnia sunt comunia, id est communicanda”.En un mundo de millones de empobrecidos, ¿no sería lícito y ético, por un derecho social inalienable, exigir la distribución equitativa de los bienes acaparados por los “millonarios”, sean países, multinacionales o personas individuales, como única alternativa concreta para erradicar la pobreza en el mundo y facilitar una vida digna para toda la población mundial?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Madre cuida a tu niño, vienen por él


Alberto Morlachetti (APE)

Lo digo bajito, como en secreto. Porque es incómodo ser pequeño: hay que andar siempre con la cabeza levantada. Todo ocurre tan arriba, tan por encima de uno mismo. Uno se siente poco importante, rebajado, débil y como perdido. Puede que por eso nos guste andar al lado de los adultos cuando están sentados; porque entonces podemos ver sus ojos.
Janusz Korczak

La infancia ya no tiene su abrigo más precioso en las generaciones anteriores. La situación de la mayoría de los niños y niñas se corresponde con el mayor desamparo, cuando todo es incierto y el frío y el hambre estiran las noches, meten miedo y provocan el abrazo fetal sobre uno mismo como tratando de protegerse de este país resquebrajado que lastima. Apuntar a los niños pobres, a su manera manantial de ser, muestra la crueldad de una parte de la sociedad donde los valores que la sustentan se han vuelto necesariamente impugnables.

La ofensiva contra esos pequeños con tres malabares y muchos desamparos, no es un oscuro episodio de la retaguardia del sistema. Para esa mirada todo lo que sobrevive y tiene destino de muerte está inscripto en una desviación criminal. Esos pibes que luchan por su vida amenazada por los días que terminan y no alimentan, saben a resistencia.

-I-

Los nuevos tiempos enfatizan la necesidad imperativa de disociar las causas sociales de la responsabilidad individual, conforme a la visión neoliberal. La “cultura de la indulgencia” promovida por los programas de prevención y de tratamiento social fue reemplazada por un nuevo “principio de realidad”. Definido el enemigo interno, la caza del niño forma parte de la nueva organización del poder, para los que la vieja familia y la vieja escuela son demasiado laxas e ineficaces.

En otros términos. El control de las clases populares a través de lo que Pierre Bourdieu llamó “la mano izquierda” del estado simbolizada por la educación, la salud, la asistencia y la vivienda social, es sustituida rápidamente por la “mano derecha”, policía, justicia y prisión, cada vez más activa e inserta en las zonas inferiores del espacio social.

-II-

El hambre pone cifras, decenas de niños mueren por día antes de cumplir su año de vida. Sin embargo, las estadísticas tienen los bolsillos desiertos. Nuestras palabras luchan tenazmente contra el silencio, como una plegaria o una voz colectiva que le preste “goces y auxilios a nuestros días”. Mientras la mayoría de los pibes viven sus “malas vidas” en una larga tanda publicitaria que tiene distraído al resto de la sociedad.

Machaconamente la sociedad del espectáculo los condena y repite como consigna que a fuerza de disculpar siempre a los autores de la violencia urbana, se corre el riesgo de fomentar los delitos. Sea cual sea la razón profunda y real de la fractura social, “es inaceptable buscar excusas para actos inexcusables”. En pocas palabras, no dejar pasar nada, sancionar desde el primer delito, desde la primera travesura.

-III-

El cuerpo glorioso de la publicidad -mientras tanto- ha convertido la responsabilidad penal juvenil en una máscara tras la cual el frágil y diminuto cuerpo de los pibes podrá ser punible desde los 12, 13 o 14 años continuando su precaria existencia entre las palabras lacerantes del Código Penal. Aunque todos sepamos que la función natural del sistema penal es conservar y reproducir la realidad social existente.

Argumentan que los niños y niñas tendrán las garantías del debido proceso. Aunque todo hace presumir que mientras esperan su sentencia serán alojados “en celdas para uso propio de animales peligrosos” como denunciaba la Suprema Corte Bonaerense el 29 de abril de 1997 o en comisarías y cárceles donde se han naturalizado los “tratos crueles, inhumanos y degradantes”, señalados por la Corte Suprema de la Nación el 3 de mayo del año 2005.

Quizás debamos decir como Giorgio Agamben que el fin último de la norma es la producción del juicio, pero este no se propone castigar ni premiar, ni hacer justicia ni descubrir la verdad. El juicio es en sí mismo el fin y esto constituye el misterio del proceso. La pena no sigue al juicio, sino que éste mismo es la pena.

Foto: APE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Denuncian graves hechos en el juicio por el Negrito Avellaneda


Se realizó en la sede de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre la conferencia de prensa denunciando los graves hechos que están teniendo lugar en el juicio contra 6 genocidas por los casos de Floreal, el Negrito, Avellaneda y su mamá, Iris Avellaneda.

Se escucharon las palabras de integrantes del colectivo Justicia Ya denunciando el accionar de la presidenta del Tribunal Oral Federal N° 1, Lucila Larrandart.

Adriana Calvo, Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos

“Convocamos a esta conferencia de prensa para hacer pública la situación que se está viviendo desde que comenzó el juicio en San Martín en el TOF N° 1 por los casos de Floreal -el Negrito- y su mamá, Iris Avellaneda.

La situación es muy grave, tan grave que la hemos denunciado ante el consejo de la magistratura, y estamos esperando una respuesta de ese organismo que lo iba a tratar el jueves pasado. Venimos a denunciar el maltrato de la presidenta del tribunal hacia los testigos en general, especialmente a los sobrevivientes y las víctimas directas, pero también a los abogados de las querellas. Fueron notables los maltratos en la primera audiencia testimonial, cuando declararon Iris y Floreal Avellaneda, Arsinoe Avellaneda y la hermana del Negrito.”

“Arsinoe Avellaneda, luchadora de 81 años, dijo en esa audiencia a la jueza, luego de sufrir los maltratos de la magistrada y de la defensa:

-Señora, esto es una falta de respeto, yo no vine a que me maltraten, no voy contestar algo que ya contesté 3 veces.

La jueza le respondió:

-Acá la que decide quién contesta y quién no soy yo, y no usted!”

“Es muy duro decir esto, pero personalmente reviví en ese momento los interrogatorios en el campo de concentración. Me tuve que parar e irme de la sala. Me pareció una falta de respeto infinita, un abuso de poder, una desubicación histórica absoluta de la jueza, que Arsinoe contestó con toda dignidad y altura.”

“El maltrato se ha extendido a los abogados querellantes, a quienes la jueza intenta impedir que desempeñen su función. Lo intenta a través de los testigos que acepta y que rechaza. Lo hace a través de las preguntas que permite y no permite realizar.

El caso más claro es el que se produjo cuando nuestros abogados preguntaron a Floreal Avellaneda por qué lo estaban buscando, si sabía de otros trabajadores detenidos-desaparecidos de la fábrica Tensa, donde él era delegado gremial. La jueza prohibió esa pregunta, argumentando que estaba por fuera del objeto procesal del juicio.

Es decir que en este juicio se está investigando el secuestro y las torturas del Negrito y de Iris, y la desaparición y el asesinato del Negrito, como si fuera un delito común.”

“Rechazó nuestros testigos sobrevivientes de Campo de Mayo de otras épocas, cuando lo que pretendíamos mostrar es que Campo de Mayo fue un campo de concentración, y que los casos del Negrito e Iris no son hechos aislados sino parte de un plan sistemático.

Evitar esto ha sido una actitud permanente de la jueza Larrandart. No sólo rechazándolos antes de comenzar el juicio, sino que también desistió el testimonio del compañero Héctor Ratto, a quien rechazó a horas de su declaración.”

Graciela Rosenblum, Liga Argentina por los Derechos del Hombre

“Se trata esto como si no hubieran pasado 33 años, se impiden los análisis de contexto, cuando todos conocemos el fallo de la causa 13, que reconoce la existencia de un plan sistemático, el terrorismo de estado.”

“Los sobrevivientes han aportado elementos sustanciales al desarrollo de las causas, han sido las pruebas fundamentales a lo largo de todo este tiempo.”

“No hay por parte del Estado Argentino, ni ahora ni nunca, una actitud de desplegar una estrategia que permita saber realmente donde están nuestros compañeros, que pasó con ellos, y quienes son los responsables de sus secuestros, sus desapariciones, sus torturas.”

“Planteamos al tribunal reposiciones ante estas situaciones, y vamos a llegar hasta las ultimas consecuencias, porque el compromiso no es solamente con este juicio, es con la lucha contra la impunidad”

“Seguimos reiterando la necesidad de que estas audiencias sean públicas, creemos que los juicios se tienen que difundir por todos los medios en forma permanente. Nuestro pueblo tiene la necesidad de saber lo que está ocurriendo allí, y es un deber hacer que esto se transforme en una acción social que permita la construcción de una conciencia respecto de lo ocurrido en nuestro país.”

Jorge Brioso, abogado de la querella de la familia Avellaneda

“El tribunal está sosteniendo una incongruencia: tratar estos casos en forma aislada, como si fuera un drama penal familiar aislado, cuando son un episodio de un capítulo del genocidio argentino, que se vivió en la zona 4. Separar a Floreal de sus compañeros detenidos-desaparecidos es falsear la historia, debilitar toda la demás prueba existente sobre un campo de concentración donde pasaron 5000 personas que en su mayoría está desaparecida. La megacausa está despedazada en unos 400 incidentes, llevaría cerca de 2 siglos juzgarlos como se está haciendo ahora.”

“Eso es lo que intenta sostener esta jueza, por eso trata de acotar la prueba, y por eso impide que Héctor Ratto, obrero de Mercedes Benz, perseguido por la misma causa por la que fueron a buscar a Floreal padre, fuera considerado testigo apto. Por eso desestimó el testimonio del compañero Scarpatti, quien murió en el camino de estos 30 años de impunidad. Estos hechos de gravedad se producen cuando estamos esperando justicia hace 30 años.”

“Además del testimonio de Héctor Ratto, fue prohibido por la jueza el testimonio de Alberto Calvo, otro sobreviviente de Campo de Mayo, contemporáneo al secuestro del Negrito, y también perseguido por su actividad sindical.

Su testimonio fue impedido el mismo día que tenía que declarar, luego de hacerlo esperar por más de 8 horas incomunicado en la sala de testigos, y este testimonio que lleva más de 3 décadas amordazado fue vuelto a amordazar cuando él ya se encontraba de pie en el estrado, listo para prestar juramento.”

Luis Bonomi, Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh)

“Lo que vemos es que la estrategia que está siguiendo la presidenta del tribunal no es ingenua. Justamente a estas querellas lo que se les ha prohibido es realizar preguntas que tienen que ver con una estrategia conocida del colectivo Justicia Ya, que es que los represores sean condenados por el delito de genocidio.”

“Todas la preguntas que hemos planteado desde la querella para demostrar que en nuestro país hubo un genocidio, son las preguntas que la jueza impide que realicemos.

No se trata de una estrategia ingenua sino que tiende a obstaculizar que este colectivo de querellantes pueda en el momento de los alegatos hacer su pedido de condena por genocidio. Es decir que prácticamente antes de dictar sentencia, la jueza está diciendo que no va a aceptar que realicemos nuestro planteo, y es algo que consideramos muy grave, junto al maltrato que está implementando sobre los testigos que han sido víctimas del terrorismo de estado.”

Nilda Eloy, Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos

“Agrego que las excusas dadas por la jueza para impedir la declaración de Alberto Calvo en este juicio, es que él es caso en el resto de la causa Campo de Mayo.

La inmensa mayoría de los sobrevivientes somos casos en un montón de causas, dado el nivel de desguase de las mismas, y si nos van a impedir ser testigos de nuestros propios compañeros desaparecidos, quién va a testimoniar por ellos?".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Para HIJOS, la habilitación de Patti obedece a una "ceguera judicial"

TELAM - MDZOL

La abogada de la agrupación, Ana Oberlín, afirmó que apelará la decisión del juez Manuel Blanco de dar luz verde a la candidatura del ex comisario. Actualmente, el ex intendente de Escobar se encuentra procesado y detenido en Marcos Paz, a la espera del juicio oral acusado de secuestros y asesinatos durante la dictadura.

La abogada de la agrupación HIJOS, Ana Oberlín, afirmó hoy que la habilitación de Luis Patti para ser candidato a diputado obedece a "una ceguera judicial muy profunda" y que apelará la resolución del juez Manuel Blanco.

La abogada respondió así a la decisión del juez federal Blanco, que ayer autorizó al ex comisario a presentarse como candidato a diputado en las elecciones del 28 de junio.

El magistrado sostuvo en su resolución que el Código Electoral Nacional prevé que para que una persona sea excluída del padrón debe estar "condenada por delitos dolosos a pena privativa de libertad".

Actualmente, Patti se encuentra procesado y detenido en Marcos Paz, a la espera del juicio oral acusado de secuestros y asesinatos cometidos durante la última dictadura militar.

"Estamos ante un sistema perverso en el que por un lado se pide que haya condena y por otro, durante los últimos 25 años el Estado negó a los familiares a acceder a una investigación por los delitos de los cuales se lo acusa a Patti", señaló a Télam la abogada que impugnó con el CELS la candidatura de Patti.

En ese sentido, Oberlín remarcó que "no hay condena porque gozó de impunidad durante 25 años y eso no se tiene presente".

"Una vez más, Patti pretende ampararse en sus fueros para no responder por los delitos que cometió", aseguró la abogada que antcipó que hoy preparará junto al CELS la apelación.

"Los jueces no pueden ser autómatas, se tienen que tener en cuenta las particularidades de cada caso", sostuvo Oberlín.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sincericidio

Juan Carlos Giuliani (ACTA)

Las clases dominantes no necesitan recurrir a falsos artilugios retóricos o apelar al doble discurso para decir lo que piensan. Con la omnipotencia que les da el poder, los que mandan hablan por sí mismos. Para interpretarlos están sus exegetas, los escribas rentados que fungen de coristas del sistema.

El lunes 18 de mayo en un reportaje de la periodista Cledis Candelaresi publicado por el diario Página/12, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Enrique Wagner, habló de lo que le importa al bloque de poder hegemónico. No en vano ya estuvo al frente de esa corporación patronal durante cinco mandatos consecutivos y tiene chances de ser nuevamente elegido en la próxima renovación de autoridades.

Cuando llega el momento de describir cuales son los temas que más le preocupan a los grupos económicos, el hombre fuerte de la “Patria Contratista” responde sin hesitar: “Uno es la Ley de Riesgos de Trabajo. Otro punto que nos tiene mal es el dictamen de la Corte Suprema que dispone la libre agremiación. Salir del sindicato único va a generar situaciones conflictivas en todos lados, no sólo por la discusión salarial sino también por el manejo de las obras sociales de cada sector”.

Más claro échele agua. He allí el quid de la cuestión. Nada de cambios drásticos en una ley que ya ha sido tachada de inconstitucional por decenas de fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y cero libertad y democracia sindical para seguir acumulando tasas de ganancia fabulosas a costa de la superexplotación de los trabajadores.

Vayamos por partes para desentrañar las cuestiones que desvelan a los “Capitanes de la Industria”.

El 5 de septiembre de 2006 la CTA presentó en el Congreso Nacional su proyecto de Ley de Prevención de los Riesgos Laborales y Reparación de Daños e Incapacidades derivados de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Laborales.

La iniciativa legislativa hace centro en la prevención a diferencia de la ley vigente que privilegia el tema del riesgo. El proyecto plantea un régimen universal que alcance a todas las relaciones del trabajo; esto es, trabajadores formales, informales, cuentapropistas, etcétera, con la sola excepción de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

El proyecto de ley postula que los delegados de prevención son los representantes de los trabajadores con funciones específicas en materia de prevención de riesgos en el trabajo y control de las condiciones de salud y seguridad en el trabajo. A los efectos de ser delegado de prevención no se exigirán afiliación sindical ni antigüedad mínima en el empleo. Estos serán designados por voto directo y secreto de los trabajadores de la empresa con arreglo a una escala que contempla 1 Delegado de Prevención cuando el establecimiento tenga entre 10 y 50 trabajadores hasta 8 delegados en el caso de que estén registrados más de 4.000 trabajadores.

Crea la Comisión Nacional de Seguridad y Salud Laboral y la Oficina Nacional de Seguridad y Salud Laboral para formular y desarrollar políticas de prevención y salud en el ámbito del trabajo. La información y la capacitación de los trabajadores deben estar a cargo del empleador y con carácter obligatorio.

Por su parte, el Comité de Prevención de Riesgos en el Trabajo es el órgano paritario y colegiado de participación destinado a la consulta regular y periódica de las actuaciones de la empresa o explotación en materia de prevención de riesgos y se constituirá en todas las empresas, explotaciones o centros de trabajo que cuenten con 50 o más trabajadores.

Para recuperar la tutela del Estado en lo que hace a la Seguridad Social y puntualmente a las aseguradoras de riesgo (ART), se estipula que estas empresas con fines de lucro deberán constituirse como entidades de derecho público estatales. En ese sentido se puntualiza que podrán constituir ART el Estado nacional, provincial o municipal, centralizado o descentralizado en todos sus niveles; las asociaciones mutuales y cooperativas y las obras sociales sindicales. Las restantes personas de derecho privado podrán constituir ART exclusivamente con participación del Estado nacional o los estados provinciales en las condiciones que establezca la reglamentación de esa ley, de acuerdo con la redacción del proyecto de la CTA que todavía duerme en algún cajón de la Cámara de Diputados de la Nación.

Ni que hablar de la conmoción que provoca a los señores que mantienen el sartén por el mango el fallo de la Corte Suprema de noviembre del año pasado que consagró la vigencia de los derechos a la libertad y democracia sindical, sistemáticamente desconocidos por el Gobierno nacional pese a las reiteradas resoluciones en contrario dictadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que, luego de la reforma de 1994, tienen rango constitucional.

Lo que no quiere el poder es que los trabajadores puedan organizarse libremente en sus empresas parar disputarle la rentabilidad en los lugares de trabajo. No es casual que sólo existan delegados en el 12,7 por ciento de los establecimientos facultados para elegir representantes gremiales.

La precarización y flexibilización laboral, la tercerización de servicios, el trabajo en negro, los contratos basura y la falta de libertad y democracia sindical son los instrumentos que permiten seguir funcionando al capitalismo prebendario que devenga una tasa de rentabilidad sin parangón en el mundo occidental y cristiano.

Después del pronunciamiento de la Corte -que equipara la tutela sindical de los delegados de organizaciones gremiales simplemente inscriptas con los que hasta ahora sólo detentaban los pertenecientes a sindicatos con personería gremial- se ha roto una compuerta que inunda todo el país con acciones tendientes a la conformación de organizaciones de nuevo tipo que den cuenta de los intereses de la clase trabajadora en este momento histórico y no sean funcionales al contubernio entre la patronal y el sindicalismo empresarial.

Esas experiencias se multiplican como hongos en la actividad privada y en su gran mayoría buscan referencia identataria en la CTA. Los trabajadores, sobre todo los jóvenes, están decididos a avanzar en sus propias formas de construcción colectiva, desechando el “unicato” sindical que los encorseta y convierte en rehenes del régimen y definiendo con mucha claridad que van camino a ser artífices de su propio destino.

Juan Carlos Giuliani es secretario de Comunicación y Difusión de la CTA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Agua de Salta ¿al pueblo de Salta?

Carlos María Pagano (COPENOA)

El gobernador de la Provincia desplegó un solemne espectáculo –quizá sin tener que ver con los famosos “opas solemnes” de la zona- para anunciar la rescisión del contrato con Aguas de Salta, por los incumplimientos de la misma. Se nos solicita una primera impresión al respecto, luego de luchar desde hace diez años con la Junta Promotora del Agua, en pro de un servicio condigno con la condición humana y que reconozca el derecho humano al agua, o al agua como derecho humano.

De esto último, en la presentación del Sr. Gobernador, ni una palabra, desde luego. Entre las claves del asunto, ésta es decisiva. En efecto, quitarle a una anónima para hacer otra anónima es pasar de un negocio a otro negocio. Un derecho humano no puede ser objeto de negocio. El objeto medular de la sociedad anónima, “con acción de oro”, cartón, platino o con lo que quiera “decorar” el Infante don Juan Manuel, es sólo y exclusivamente el negocio. Entonces, el estado pasa a violar el derecho humano al agua, al tornarse negociante de la misma. Por ello, se afirmó en ese “anuncio” que no habrá suba de tarifa hasta fin de año. ¡Velay la maravilla!, cuando en realidad lo que debe hacer es reducirla ipso facto, al menos, en un 50%, pues se trata de una de las más infladas del país –si no la más inflada- en una de las provincias más pobres. En resumen, sigue el negocio con un derecho humano. El estatuto o paradigma de lo “nuevo” no es el servicio público, sino, siempre, el negocio. Cambia todo para que nada cambie:
eso es el sumum del gatopardismo. Además, nada dijo de cuánto se van a llevar en la “nueva sociedad” los anónimos que no son el estado. Por lo cual, es de prever que el esquema de siempre continuará, a saber: socializar los costos y privatizar las ganancias: el estado, es decir, todos los salteños, pagamos las inversiones, y los fantasmas privados anónimos se llevarán el botín, que nunca conoceremos, como ahora. En todo ello no cuentan ni los pobres ni el derecho humano al agua.

Tampoco hubo del Sr. Urtubey ni una palabra acerca de los delitos cometidos por Aguas de Salta y denunciados reiteradamente por nosotros, como la apropiación ilícita de decenas de miles de llaves maestras de bronce –¡son toneladas de ese metal!- al colocar clandestina e ilegalmente otros tantos medidores, también ilegales. Con ello, el Estado provincial se hará cómplice y partícipe necesario del delito. ¡Flor de piedrita, el conejo político que sacó de la galera el gobernador! Alguna limpieza cosmética tenía que hacer, luego de las barbaridades de la empresa en Tartagal, luego de los trapos sucios entre las saetillas de SAETA… y luego de que hace dos semanas el concejal Hugo Saravia presentara un proyecto para un referéndum popular por la continuidad de la anónima del agua.

Mientras esperamos estudiar el sonoro decreto “de necesidad y urgencia” para un juicio más acabado, todo huele, para seguir con lo de arriba, a que el gobierno, con esta pirotecnia, pretende “tomarle la medida del opa” a la población salteña, al decir de vieja usanza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La Nación, Santa Fe y el rol de los gobiernos

Carlos Del Frade (TMO)

Los grandes medios de comunicación de Buenos Aires anticipan que el resultado de las elecciones del próximo 28 de junio en la provincia de Santa Fe decidirá la suerte de dos potenciales candidatos a presidente de la Nación: Hermes Binner y Carlos Reutemann. El territorio santafesino, entonces, es clave en relación al futuro político del país.

De allí la necesidad de pensar qué ocurre en la vida cotidiana de los más de tres millones de habitantes en la provincia. Los últimos datos oficiales informan que los santafesinos producen más de 70.000 millones de pesos por año. Cifra que lleva el denominado producto bruto per cápita a casi 22.000 en doce meses.

Esto quiere decir que cada santafesino adulto en edad de producción debería ganar, como mínimo, 4.000 pesos mensuales. Eso, sin embargo, no ocurre. No hay distribución de riquezas. Al contrario, hay concentración de riquezas. Las 38 grandes empresas con asiento en Santa Fe y que forman parte de las 200 que más venden en la Argentina, facturan entre 56.000 pesos y 1.000 pesos cada sesenta segundos, según los balances de las mismas.

En forma paralela, hay más de 611.000 chicas y chicos menores de 14 años sumergidos en la pobreza, de los cuales más de 301.000 son indigentes. Pibas y pibes que no comen bien o no viven en lugares adecuados o no pueden vestirse como corresponde o no asisten todos los días a la escuela.

Dos mapas superpuestos explican la situación de la provincia. Si se coloca la geografía santafesina que tiene áreas o parques industriales sobre cualquiera que presente la división política en departamentos, surge una evidencia: donde no hay industria se registran los más altos índices de desocupación y pobreza.

Así como sucede a nivel nacional, en la provincia se ha profundizado la concentración de riquezas, la extranjerización de la economía y el aumento de la indigencia. No es casual que en las últimas semanas haya aparecido la noticia de la exportación de casi 100 kilogramos de cocaína en el interior de los troncos de palos borrachos desde el castigado departamento de San Javier. Narcotráfico emergente en un lugar sin desarrollo industrial y que suele mencionarse en la ruta del turismo sexual con casi adolescentes desde principios de los años noventa. Pero este hecho puntual de San Javier se repite a lo largo y ancho de la provincia.

Al igual que el país, la explotación irracional de los recursos naturales en peligrosa combinación con el modelo extractivo de la soja y derivados con su consiguiente expansión de la frontera agrícola, presenta la pérdida de biodiversidad en la zona de islas, la casi extinción de la fauna ictícola y la desertificación de gran parte del territorio.

La secuencia sequía-inundación es el resultado de grandes negocios llevados a cabo por multinacionales que nunca indemnizaron al pueblo santafesino por los costos sociales y ecológicos que dejaron al territorio.

La ausencia del ferrocarril como medio de comunicación humano y no solamente como transporte de la riqueza al exterior, desarticuló el mercado interno y la incipiente industria local en varios puntos de la provincia.

Desde los años 90 en adelante, la precarización laboral es el documento de identidad de las mayorías trabajadoras. La estabilidad apenas llega a menos de la mitad de la población ocupada y las jornadas se extienden a más de 10 horas diarias.

Las fuerzas de seguridad, nacionales y provinciales, conviven con el delito cuando no lo fomentan, tal como surge del expediente que investigó el crimen de Sandra Cabrera en donde queda demostrado cómo integrantes de la policía federal y la santafesina explotan a las meretrices para vender drogas en las calles rosarinas. De allí que no habrá seguridad hasta tanto no haya una especie de CONADEP de esas mismas fuerzas que hoy promueven más la delincuencia que su prevención.

Por otro lado no hay democratización en los grandes medios de comunicación de la provincia, de allí la urgencia de discutir en profundidad no solamente el anteproyecto presentado por el oficialismo en torno a la denominada nueva ley de servicios de producción audiovisual sino también una revisión política y social en torno al rol que cumplen las grandes empresas periodísticas asentadas en las principales ciudades de Santa Fe.

Proyecto Sur Santa Fe, entonces, pelea en contra de la concentración de la riqueza y la tierra, el modelo extractivo y depredador de los recursos naturales, por la recuperación de un desarrollo industrial vinculado a las necesidades internas, del tren para todos, la educación pública, la democratización en los medios de comunicación, la universidad y la ciencia al servicio de las mayorías, trabajo digno, asignación universal por hijos, creación de audiencias públicas que controlen a los organismos nacionales y capitales privados desde las comunidades escolares construyendo escobas, espacios comunicacionales barriales, que debatan y sancionen a funcionarios que funcionan en relación a intereses minoritarios como expresión concreta de democratizar la democracia, por leyes que castiguen la evasión y elusión de ganancias y el lavado de dinero y que devuelva al estado provincial una herramienta financiera propia para impulsar el desarrollo con inclusión, la soberanía alimentaria y la creación de un ministerio de deporte a nivel nacional y otros tantos en los estados provinciales a fin de darle lugar y sentido colectivo a los destinos individuales de nuestros pibes.

Proyecto Sur Santa Fe hace política desde el amor y la bronca, del profundo amor por las construcciones políticas de nuestro pueblo que a lo largo de la historia ha generado sueños colectivos inconclusos como el yrigoyenismo, el peronismo, las experiencias de distintas organizaciones de izquierda, los ideales de nuestros 30 mil desaparecidos y la dignidad amanecida en diciembre de 2001.

Venimos a pelear por lo que queremos en contra de lo que no queremos.

Con la idea de recuperar la dimensión colectiva del afecto.

Por eso intentamos acercarnos a nuestro pueblo para cambiar y transformar la realidad.

Porque para que nuestros hijos tengan un futuro hay que recuperar lo que nos robaron, material y espiritualmente.

De eso se trata Proyecto Sur Santa Fe.

De eso hablamos cada uno de nosotros, mujeres y hombres que tenemos el orgullo y el desafío de ser candidatos a diputados y senadores nacionales por el estragado y, al mismo tiempo, fenomenal pueblo santafesino.

Carlos Del Frade es candidato a diputado nacional de Proyecto Sur.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...