martes, 30 de junio de 2009

Poselectorales: Una crisis que los votos no resuelven


Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando aun no se han terminado de escrutar el 100% de los votos de las elecciones legislativas del domingo 28, las novedades no son buenas para los trabajadores y el pueblo.

Los precios en las góndolas de los supermercados, que vienen superando entre un 25 y un 35% los índices inflacionarios difundidos por el INDEC, serían liberados poselectoralmente. Los cálculos más optimistas ubican la nueva suba, hacia finales de julio, entre un el 5 y el 10 %. Nadie descarta que los aumentos sean superiores, sobre todo, teniendo en cuenta el aumento de tarifas, fundamentalmente el gas, y los combustibles líquidos que ya aumentaron entre el 5 y el 12%.

Hugo Moyano, que mantuvo hasta ahora un silencio cómplice con el oficialismo, intentando demarcarse de los derrotados, acomete con el reclamo del 25% de incremento salarial para sus camioneros. Pero las empresas, justificadas en la crisis y agrandadas por el triunfo de uno de los suyos, pretenden mantener congelados los salarios hasta el mes de diciembre.

Exultantes por los resultados que dieron el triunfo al PRO y a otras variantes de derecha, Techint marca la cancha y va más a fondo en contra del poder adquisitivo de los trabajadores, ofreciendo una rebaja salarial de 15% a cambio de no trabajar un día o un congelamiento sin fecha de los sueldos de sus trabajadores.

El llamado obligado, que el kirchnerismo realiza para que “la oposición respete la gobernabilidad” después de su desastre electoral, pasa por la confección de Consejo Económico Social, que para las patronales tiene el carácter de un chantaje sobre los derechos obreros. A los capitalistas este consejo sólo le sirve si se termina con la negociación salarial y de los convenios colectivos en paritarias.

Ya desde el año pasado la complicidad entre el oficialismo la patronal y la burocracia sindical, llevó a una fuerte merma de las negociaciones colectivas. Las patronales privadas y del estado pretenden que las negociaciones salariales salgan de escena para que, como se alerta, la crisis la paguen los trabajadores: “Desde enero hasta junio – del año en curso- se firmaron 88 acuerdos colectivos salariales homologados o en proceso de homologación, correspondientes tanto al sector privado como al sector público”. .. “la crisis se manifestó en el ámbito de la negociación salarial, puesto que el año pasado durante el primer semestre se firmaron cerca del doble de convenios, aunque también es cierto que durante crisis anteriores las paritarias desaparecían de escena”. (Pagina/12)

El famoso “plebiscito” kirchnerista, sólo a servido para poner a la ofensiva a las patronales "nacionales y populares" que ahora reclaman un ajuste más resuelto y repugnante en las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo basándose en los resultados electorales que la mostraron vencedora.

Elección: crisis política y económica

El kirchnerismo puede devanarse los sesos en la incomprensión de su derrota electoral o lanzarse a una caza de brujos en contra de los popes del conurbano vendidos al mejor postor; pero tiene problemas más urgentes que resolver si no quiere que el resultado del “plebiscito” lo obligue a un nuevo adelantamiento electoral, esta vez para las presidenciales.

Sucede que la economía nacional esta entrando en un cuadro de terapia intensiva cuyo pulmotor lo encuentra en incrementar el ajuste de los llamados gastos sociales.

En principio todas las obras públicas prometidas quedarían congeladas, con el inevitable incremento de la desocupación que, según algunos consultores autorizados ya registra un 11,8 % de trabajadores activos (1.928.000 personas, 565.000 más de los que dice el INDEC).

En segundo lugar, el kirchnerismo se enfrenta a un problema central que puede terminar con su gobierno mucho antes de lo esperado, que de por si ya es antes del 2011, la falta de financiamiento y la fuga de capitales. Más de 20 mil millones de dólares anuales se disparan del país, a un promedio de 1500 millones mensuales, que hacen peligrar los poco más de 46 mil millones, que aunque nadie vio, el gobierno afirma que figuran en el Banco Central.

De hecho, el gobierno tiene compromisos de deuda por cerca de 20 mil millones a corto plazo; 6000 en un plazo brevísimo con el Club de París si quiere acceder a financiamiento internacional; lo cual lo coloca en una situación absolutamente incierta y como rehén de los organismos internacionales de crédito que tienen el poder de disparar una corrida bancaria especulativa que terminaría con el gobierno de Cristina en pocas horas.

La burguesía y el gobierno no se ha puesto de acuerdo aun en que precio debe tener el dólar, pero todos afirman que hacia fin de año el billete verde puede andar rondando los 4,50 pesos, lo cual representaría una devaluación brutal para el salario de los trabajadores.

El kirchnerismo fantasea que el superávit comercial le permitirá contener el incremento del dólar, pero lo que escamotea es que este superávit es producto de una merma en las importaciones de insumos industriales y agro industriales porque el país ha entrado en recesión; "este saldo comercial podría resultar exiguo frente a la demanda de divisas en concepto del pago de deudas, del giro de dividendos y, fundamentalmente, de la fuga de capitales" (Clarín económico).

El debate entre unas y otras de las fracciones de la burguesía, no está en donde descargar el peso de la crisis, eso lo tienen claro, el debate es en cuanto al ritmo de esta descarga sobre las espaldas de los trabajadores.

La fracción encolumnada detrás de De Narváez prefiere que el trabajo sucio se haga antes de la asunción de los nuevos legisladores. Kirchner es conciente de que este trabajo sucio terminaría con todas sus expectativas para las presidenciales del 2011 y que si siguiera los “consejos” de acelerar los ritmos no sólo la gobernabilidad, sino él mismo terminaría como un desecho en el museo De la Rúa.

Lo que desde la izquierda deberíamos entender, antes de sacar balances derrotistas que llamen a “dejar atrás los viejos vicios diluyentes y atomizantes, y encarar de una vez por todas la construcción de una opción de masas” es que el fenómeno de esta crisis es dinámico y que el resultado de estas elecciones no la han cerrado sino que, por el contrario, la han llenado de tensión. Cualquier otra postura es rendirse ante el fetichismo del Sufragio Universal.

Foto: Argentina - La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, flanqueada por el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo durante la conferencia de prensa en la que se analizó el resultado de las últimas elecciones. / Autor: Presidencia de la Nación


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Crónicas del saqueo y el fuego


Carlos del Frade (APE)

La empresa se llamaba Gas del Estado.

Existía en un país que ya no es el que era. No es el que era por efecto del saqueo, del robo, del negocio de pocos.

Aquella empresa estatal hacía posible que todas las familias de la nación que hoy no puede reconocerse a si misma tuvieran la posibilidad de contar con gas natural para cocinar y calentarse en tiempos de bajas temperaturas.

Era una posibilidad cierta. Que todas las familias en el sur del mundo a través de aquella empresa, Gas del Estado, contaran con lo mínimo necesario para cocinar y darse calor.

Pero vino un tiempo de ruindad y ultraje sin fin que se llevó el nombre, la empresa y la posibilidad de garantizar el derecho de los que son más.

Quedaron las consecuencias.

Empresas privadas que se hicieron cargo del servicio público y lo convirtieron en negocio y la desesperación de muchos que no tienen el servicio para calentarse en el invierno.

Los medios informaron que “de las ocho distribuidoras que prestan el servicio domiciliario en el país, sólo una (Gas Natural Ban) cobra los tres ajustes. El resto espera la autorización final del ente regulador (Enargas) que pateó todo para después del 28 de junio para no afectar el humor de los votantes. Además, el Ministerio de Planificación redujo el universo de usuarios al que afecta un nuevo cargo tarifario destinado a pagar la importación de gas boliviano y de gas licuado de petróleo. De todas maneras, para aquellos hogares porteños que consumen menos de 1.500 metros cúbicos por año, los menos golpeados por la medida oficial, el incremento llega al 105 por ciento según cálculos de la Defensoría del Pueblo de la Nación”, apuntaron los trabajadores de prensa.

Metrogas, Litoral Gas y Gasnor todavía no concretaron sus aumentos. La explicación es que “sus respectivos decretos del Poder Ejecutivo fueron publicados en el Boletín Oficial pero el ente regulador no aprobó los nuevos cuadros tarifarios, una manera silenciosa de posponer la medida para después de las elecciones en territorios sensibles políticamente como Capital Federal y Santa Fe. Camuzzi, que presta el servicio en la provincia de Buenos Aires y la Patagonia, viene un paso atrás. Tiene todo a la firma en la Secretaría General de la Presidencia”, agrega la información.

La consecuencia, entonces, se ve en los arrabales.

En la provincia de Córdoba, en la zona del valle de Calamuchita, dos hermanitos, uno de 5 meses y el otro de 3 años de edad, murieron carbonizados mientras dormían, al incendiarse una casilla de madera con techo de chapa que habitaban junto a su familia en el paraje Atos Pampa.

La razón fue una salamandra que usaban para calefaccionarse y mitigar las crudas temperaturas de invierno, en una zona aún más fría por su altura.

La mamá “había dejado a los pequeños durmiendo, mientras llevaba a sus otros tres niños a la escuela. Cuando regresó, tras desandar más de dos kilómetros de a pie, se encontró con un cuadro desolador: la casilla, con los dos pequeños en el interior, había quedado convertida en un puñado de cenizas. La tragedia no pudo ser evitada por los vecinos que acudieron al lugar a intentar, con esfuerzo vano, de mitigar el voraz incendio que consumió dos vidas inocentes. Cuando los bomberos llegaron, ya nada había que hacer”, sostienen los periódicos.

En aquel país no solamente será necesario recuperar aquella empresa, Gas del Estado, sino la dignidad del pueblo que alguna vez sintió orgullo de vivir en un lugar donde los derechos sociales eran defendidos y encarnados en los que eran más.

Autor foto: APE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El conflicto no sale en Gran Cuñado


Juan Carlos Giuliani (ACTA)

Mientras la inmensa mayoría de los candidatos a las elecciones legislativas del 28 de junio repitió a coro los slogans que apetece la agenda impuesta por la prensa hegemónica -inseguridad, salvataje a los grupos económicos, baja de edad para la imputabilidad de los menores, seguridad jurídica, control del gasto público, etc-, el conflicto social representa el cable a tierra que demuestra la profundidad de la crisis que padece el pueblo trabajador.

Salvo honrosas excepciones, durante la paupérrima campaña electoral que acaba de finalizar se desplazaron del debate los principales problemas que afectan al pueblo y la Nación: el hambre, la pobreza, la desigualdad, la concentración, la devastación de nuestros recursos naturales, la redistribución de la riqueza, etc.

Bajo el lema “Los trabajadores no vamos a pagar la crisis”, la Central de Trabajadores de la Argentina llenó la Plaza de Mayo el 12 de diciembre de 2008 para denunciar que el hambre es un crimen y reclamar por un nuevo modelo distributivo, conmovió al país el 22 de abril de este año con un Día Nacional de Lucha con paros y movilizaciones en toda la geografía nacional y realizó el 27 de mayo un Paro Nacional con un alto nivel de adhesión y protagonismo en las calles y rutas de todo el país.

El plan de acción se profundizará este semestre si el Gobierno prosigue haciendo oídos sordos y no da respuestas al pliego de reivindicaciones planteado por la Central para dotar de blindaje social a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Como se sabe, el reclamo incluye: Una Ley de Emergencia Ocupacional que prohíba los despidos por 180 días, defendiendo los puestos de trabajo, los salarios y los derechos de los trabajadores; discusiones paritarias libres para sostener el nivel adquisitivo de los salarios y convocatoria inmediata al Consejo del Salario; universalización de la Asignación por Hijo y reformulación del Seguro de Empleo y Formación para que alcance a todos los jefes y jefas de hogar desocupados y un aumento de emergencia para jubilados y pensionados hasta llegar al 82% móvil.

Plantea también profundizar el proceso de nacionalizaciones, empezando por el sector energético; sancionar una nueva Ley de Entidades Financieras, con una regulación que tenga en cuenta los intereses sociales y el desarrollo del país, fomentando el crédito productivo; iniciar una Reforma Impositiva que modifique la regresión del actual sistema, comenzando por el inmediato rediseño del impuesto a las ganancias, eliminando las actuales exenciones a las rentas financieras, las operaciones de bolsa y a las ganancias de capital; sancionar leyes que resguarden el medio ambiente contra la explotación indiscriminada de los recursos naturales, poniendo fin a la acción depredatoria de la explotación minera y la expansión de la frontera agrícola sobre bosques y humedales y obrar en consecuencia con la OIT y el fallo de la Suprema Corte de Justicia y otorgar la Personería gremial a la CTA.

A sesenta años de la Constitución de 1949 resulta demasiado evidente que ha llegado la hora de formular una nueva institucionalidad para abordar los desafíos de esta etapa de ofensiva popular y ponerse en línea con el proceso de transformación social que se está viviendo en gran parte de Latinoamérica.

Después de un cuarto de siglo de recuperación de la democracia el precepto de que “el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes” se ha demostrado incapaz para resolver los problemas de fondo que agobian a nuestro país. Ahora es cuando hay que avanzar en la construcción de una democracia participativa sustentada en la unidad popular.

El conflicto social resulta invisible a los ojos de los televidentes de Gran Cuñado. Sin embargo, la protesta no cederá mientras los grupos de poder discuten cómo se recompone el sistema capitalista y persisten en hacer pagar a los trabajadores los platos rotos del desmoronamiento global.

El 29 de junio, pues, finalizado el acto electoral y con la resaca a cuestas, como dice Serrat, volverá el pobre a su pobreza, el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas.

Al menos, hasta que asome en el horizonte un nuevo Movimiento Político, Social y Cultural de Liberación que nos permita dejar de elegir a los menos malos de los otros para elegir a los mejores de los nuestros.

Juan Carlos Giuliani es Secretario de Comunicación y Difusión de la CTA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Gripe y crisis sanitaria


Hugo Godoy (ACTA)

No es la primera vez que lo decimos, pero vale la pena reiterarlo. Es imprescindible que el Gobierno declare la Emergencia Sanitaria para dar cuenta de la expansión de la epidemia de Gripe por Influenza A H1N1, porque la falta de decisiones se paga con vidas.

En este tema queremos ser claros y precisos y, por lo tanto, volvemos a exigir la inmediata declaración del estado de Emergencia Sanitaria en razón del crecimiento exponencial de la pandemia de gripe por Influenza A H1N1, que ya afecta a gran parte de la población y a los trabajadores de la salud especialmente por su alta exposición.

Esto posibilitará no solo tomar las medidas pertinentes para frenar su expansión, sino también para acompañar esta decisión con los recursos financieros y el nombramiento del personal necesarios en los tres niveles de atención.

Un índice de mortalidad mayor al que nuestros países vecinos tienen demuestra, como refieren muchos expertos, que en nuestro país el sistema de salud sufre una grave crisis, y esta pandemia no hace más que ponerlo en descubierto.

El crecimiento de la pobreza y la indigencia aumentan la vulnerabilidad de la población, así como el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores del sistema sanitario, los hace más susceptibles de enfermedades.

De hecho las últimas muertes afectan a parte del conurbano bonaerense y se espera la confirmación que el fallecimiento de trabajadores del sistema de salud de la provincia de Buenos Aires tenga origen en la Gripe A.

Añoramos los tiempos de Ramón Carrillo, ministro sanitarista que supo entender la salud en su dimensión integral, y en ese sentido su política sanitaria puso énfasis en el mejoramiento de las condiciones de vida, el fortalecimiento del primer nivel de atención, y en la prevención como base de su enfoque sanitario.

¿Hasta cuándo nuestro sistema va actuar desorganizadamente y a responder a la demanda de la población frente a los hechos consumados?

La situación que se está viviendo en el campo de la Salud Pública es preocupante: En el verano fue el dengue y actualmente la Gripe A, pantallas que ocultan la cronicidad de enfermedades graves como Chagas y la Tuberculosis que padecen los más pobres.

Tenemos la obligación de instalar un debate en la sociedad sobre un nuevo modelo de salud que la recupere como derecho soberano y responsabilice al Estado como garante.

Ese es el principal argumento de la Campaña "Volver a Carrillo" lanzada el año pasado por la Central de Trabajadores de la Argentina. Es decir, avanzar en la reconstrucción de un Sistema Nacional Integrado de Salud.

Hugo Godoy es Secretario General de la CTA y ATE Buenos Aires.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: La impunidad se pasea por las calles de Río Cuarto

Carlos Valduvino (PRENSA RED)

El fiscal Javier Di Santo comunicó que la causa sobre la desaparición y muerte del niño Víctor Alejandro Flores ya prescribió. La impunidad, como ocurre con el caso Dalmasso, tiene piedra libre en las calles del “Imperio del Sur”.

Río Cuarto. Es lunes posterior a las elecciones legislativas nacionales. Hubo bronca social en Río Cuarto. De hecho, el intendente radical Juan Jure, quien dijo que se plebiscitaba su gestión tras un año de administración en la Municipalidad en estos comicios, perdió en el distrito a manos del PJ que salió cómodamente tercero en la provincia de Córdoba.

El tema de conversación vinculado con las elecciones no alcanza a tapar la noticia más brutal que bailotea en la rotación de los portales locales de Internet: una muerte queda impune, en Río Cuarto, ¿y van…?.

El fiscal Javier Di Santo les comunicó a los padres de “Ale” Flores que la causa en que investigaba su muerte y cuya hipótesis más fuerte es que habría sido atropellado por un móvil policial ha prescripto y que solicita el sobreseimiento de los principales sospechosos, los policías Mario Luis Gaumet y Gustavo Javier Flores.

Víctor Alejandro Flores despareció en Río Cuarto el 16 de marzo de 1991. Partes de sus restos aparecieron en un sitio baldío 17 años después, justo a no más de 500 metros de donde fue visto con vida por última vez y a no más de mil metros donde se asienta la sede de los principales sospechosos de su muerte: El Comando Radioeléctrico de la Policía de la Provincia de Córdoba, hoy el CAP (Comando de Acción Preventiva).

En el año 1995 habían sido imputados los policías Mario Luis Gaumet y Gustavo Javier Funes.

Mucha agua corrió por debajo del puente en Río Cuarto, desde aquella tarde tormentosa de fines del verano de 1991. Intendentes, gobernadores, ministros, concejales, jefes policiales, fiscales, jueces, ciudadano, periodistas, todos y cada uno de los actores de la sociedad riocuartense hablaron, dijeron algo sobre el caso.

¿O no es crimen de lesa humanidad, cuando la sospecha recae sobre poderes públicos de seguridad, para que no se siga investigando y profundizar aún más esa línea de pesquisa?.

Recuerdo que el martes posterior a la desaparición de Víctor Alejandro Flores se realizó un acto en la sede del Comando Radioeléctrico de la Policía de la Provincia donde estuvieron todas las autoridades del gobierno municipal y provincial de esos años.

La historia, que parece surgida de una ficción macabra, es real. En julio del año pasado, un jornalero que había salido a buscar piezas que se habían robado de un complejo polideportivo ubicado en ese sector de la ciudad de Río Cuarto –Horacio Sonzini- se agachó para alzar lo que parecía un zapallo anco caído junto a una acequia, pero al darlo vuelta descubrió que era un cráneo humano. Después se halló casi el 70 por ciento del esqueleto de un chico. Y se comprobó que llevaba enterrado entre 15 y 20 años.

Las pericias realizadas en el Ceprocor de Córdoba demostraron que se trata de aquel nene, desaparecido el sábado 16 de marzo de 1991, cuando una fuerte tormenta de lluvia y viento castigaba a Río Cuarto.

Hoy la noticia golpea. Es un cachetazo a la conciencia social y a quienes creemos y bregamos todos los días para que haya justicia para todos. Al fin y al cabo, sólo queda el amargo sabor a la impunidad que se enseñorea una vez más por las calles de Río Cuarto.

Y esa sensación de injusticia no necesita de más policías ni de mano dura en las calles. Se precisa que el conjunto de la sociedad profundice su compromiso político por el imperio de la justicia social para devolver la equidad en todos los planos de la vida ciudadana. Incluido, por supuesto, el del Poder Judicial.

De ese modo, y de una buena vez por todas, dejará de haber una justicia para ricos y otra para pobres. Terminarán los hijos y entenados y regirá a pleno el precepto constitucional de que todos somos iguales ante la ley.

Carlos Valduvino es Secretario General de la seccional Río Cuarto del Cispren.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Tegucigalpa 28 de junio 2009: Emociones, recuerdos, reflexiones


Toni Solo (TORTILLA CON SAL, especial para ARGENPRESS.info)

Incredulidad, rabia, impotencia – admiración por Manuel Zelaya, Patricia Rodas, Carlos Enrique Reina, Luther Harry, todas y todos las y los ministros y funcionarios del gobernante legítimo– para los líderes del movimiento popular que convocaron al pueblo a protestar. Como dijo Comandante Hugo Chávez Las emociones corren hirviendo por la sangre y los nervios. Repudio total para los golpistas - Chávez los llama “gorrilettis”, Correa “pinochettis”.

Son fascistas de los más asquerosos y mediocres, llenos de odio y rencor. Su golpe es un señal de desesperación porque temieron el enorme “¡Sí!” que iba a resultar de la consulta popular programado para el domingo 28 de junio. Temen a la voz del pueblo. Por eso imposibilitaron la consulta.

La voz del pueblo no se calla tan fácil ni con las herramientas clásicas, cavernícolas de los golpistas - sus soldados, tanquetas, helicópteros, sus francotiradoreses en el techo del Hotel Marriott, sus ráfagas ametralladoras y sus gases lacrimógenas. Escuchen aquí a las grabaciones tomadas frente a la Casa Presidencial que dan una idea de la respuesta del pueblo hondureño en las calles.

Un grupo de observadores internacionalistas fuimos invitados por La Cancillería de la República de Honduras para presenciar la Consulta de la Cuarta Urna. Se llama la Cuarta Urna porque a las tres urnas de votación para Presidente, diputados y alcaldes se añadiría una cuarta para permitir a la ciudadanía votar sí o no quisiera tener una asamblea constituyente. Los pinochettis en el Congreso Nacional han acusado al Presidente Manuel Zelaya del “delito” de consultar al pueblo. Los legisladores cavernícolas de Honduras, ellos mismos aprobaron la Ley de Participación Ciudadana que dice en su quinto artículo :

“La iniciativa ciudadana es un mecanismo de participación mediante el cual el ciudadano podrá presentar las solicitudes e iniciativas siguientes:

Solicitar que los titulares de órganos o dependencias públicas de cualquiera de los poderes del Estado que convoque a la ciudadanía en general, a los vecinos de un municipio, de un barrio o colonia, a gremios, sectores o grupos sociales organizados, para que emitan opiniones y formulen propuestas de solución a problemas colectivos que les afecten. Los resultados no serán vinculantes pero sí elementos de juicio para el ejercicio de las funciones del convocante; y,

2.Ofrecer colaboración a la autoridad pública en la ejecución de una obra o la prestación de un servicio, aportando para su realización recursos económicos, materiales o trabajo personal para beneficio de la comunidad o del Estado. El órgano público competente de acuerdo con sus disponibilidades financieras, podrá aportar recursos para coadyuvar en la ejecución de las obras o en su caso, hacer un llamado público para que otros ciudadanos, empresas o grupos sociales colaboren con su ejecución.

Estas iniciativas ciudadanas podrán ser planteadas no solamente por ciudadanos individualmente considerados, sino que también por asociaciones civiles, patronatos, empresas, gremios o cualquier otro grupo social organizado.”

Los absurdos argumentos de los golpistas caen patéticamente al suelo frente a esta ley que ellos mismos aprobaron.

En la conferencia de prensa de la noche del sábado 27 de junio, Presidente Zelaya explicó las razones de la consulta. Explicó que para desarrollar un sistema de democracia participativa es necesario consultar al pueblo de Honduras. Enfatizó la absoluta prioridad de la consulta y del diálogo. Explicó que la Constitución vigente de la República de Honduras contiene cláusulas que obstaculicen consultar al pueblo en asuntos de relevancia para la política y economía del país y para el desarrollo de la misma sociedad hondureña.

Al terminar de hablar Presidente Zelaya, el embajador estadounidense se levantó, hizo un apurado gesto con la mano como si fuera a la vez para pedir permiso y decir adiós y salió caminando rápido. Quizás iba a leer cuentos de hadas a sus hijos para dormirles o quizás a preparar los cuentos del día siguiente con sus colegas en Washington y con los pinochettis.

Algo que hay que considerar con respecto a las declaraciones de Barack Obama – tan experto en hablar de los dos lados de su boca al mismo tiempo – es que solo quedan cinco meses hasta las elecciones nacionales del 29 de noviembre en Honduras. Obama hablará de la necesidad de diálogo, de negociar – cualquier cosa para dilatar y perder tiempo hasta poder reconocer un nuevo gobernante electo en noviembre que tomará poder en enero 2010 y lo más probable será que ratificará todos los actos ilegales del regimen usurpador de los pinochettis. Igual harán los europeos – campeones mundiales de la hipocresía.

Este golpe está dirigido no solo a hacer imposible los cambios democráticos en Honduras. Está dirigido contra todo el proceso de integración y avance económico y político de América Latina. Específicamente es un golpe a la Alianza Bolivariana de los pueblos de nuestras Américas, ALBA. Las fuerzas oligárquicas e imperialistas del continente no podían con Chávez. No podían con Evo. No podían con Correa. No podían con Daniel. Jamaś lograron nada con Fidel y Raúl y el pueblo mil veces heróico de Cuba. Ahora la prueba es si van a poder con el pueblo hondureño y su Presidente legítimo Mel Zelaya.

Vamos a ver si los gobiernos norteamericano y europeos suspenden sus ayudas al régimen de los pinochettis como lo hicieron al gobierno más democrático y humanitario de Centro América aquí en Nicaragua. Eso será la prueba de ácido de la sinceridad de todas las declaraciones de los países ricos sobre su compromiso inquebrantable con la democracia

En la conferencia de prensa del 27 de junio, Presidente Zelaya también desmintió una vez más las falsas acusaciones de un afán de continuismo de su parte. Sin embargo esa misma acusación apareció en un reportaje – basado en la agencia de desinformación Reuters - del supuestamente prestigioso periódico británico “the Guardian”. El mismo día del golpe alegó que la consulta tuviera el fin de reelegir a Manuel Zelaya. Ahora lo han corregido, a su manera.

Pero la mentira ya se ha difundido a nivel internacional. “The Guardian” no habrá sido solo en eso. Seguramente, se ha difundido la misma mentira por los sospechosos de siempre “ “New York Times”, “Le Monde”, “El País” - toda la gran prensa corporativa internacional y su maquinaria de desinformación sutíl o no-tan sutíl, siempre siniestra. Manuel Zelaya siempre ha dejado muy claro que cualquier asamblea constituyente que resultara del proceso de consulta para lo que él denomina como una Cuarta Urna se establecería en el próximo período de gobierno con otro Presidente.

Después de la conferencia de prensa del 27 de junio, hubo una reunión entre el Presidente Zelaya y el grupo de observadores – entre ellos senadores chilenos, miembros del Parlamento Centroamericano, sindicalistas de California, Edén Pastora de Nicaragua, periodistas de diferentes países, representantes de ONGs. Presidente Zelaya explicó la importancia de la consulta para poder iniciar un proceso hacia la posibilidad de pedir al pueblo hondureño si o no quisieran tener una asamblea constituyente.

La Canciller Patricia Rodas amplió para el grupo de observadores la explicación del Presidente Zelaya sobre la importancia de la consulta específicamente para algunas cláusulas fijas o perpétuas e inalterables de la Constitución de la República de 1982. La oligarquía – traidores a la Patria de Honduras - interprete la mera sugerencia de cambiar aquellas cláusulas como un delito de traición a la Patria. Por ese motivo Patricia Rodas explicó que el lunes 22 de junio recibió en su despacho órdenes judiciales que la amenazaron con un proceso judicial si siguiera apoyando el proceso de consulta de la Cuarta Urna.

Durante las palabras del Presidente Zelaya al grupo de observadores, salió la oportunidad de preguntar a la Canciller por qué la oposición en Honduras tuviera tanto odio para un gobernante tan sincero, tan consecuente. Patricia Rodas dijo, que es por el miedo de un pequeño élite de tener que escuchar la voz del pueblo, un pueblo que ha pedido ser consultado por medio de casi 500,000 peticiones a favor de una consulta. Manuel Zelaya ha abierto el camino para responder a aquellas peticiones.

La oligarquía no lo acepta. Han visto que pasa cuando se permite al pueblo hablar. Lo han visto en los procesos constituyentes en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador. Quieren imposibilitar un proceso parecido en Honduras. Ahora hay que solidarizarse fuertemente con el Presidente Manuel Zelaya, con su Canciller Patricia Rodas, con todo su equipo, con los movimientos sociales, con todo el pueblo hondureño.

El día del 28 de junio las y los integrantes del grupo de observadores amanecieron a noticias del golpe. Desde alrededor de las siete de la mañana se cortaron las comunicaciones. Se cortó la luz. La comunicación solo fue posible por teléfono celular. Por la tarde todos los medios afines al gobierno habían sido suprimidos. Recibimos reportes de la detención de diferentes ministros, entre ellas y ellos, la Canciller Patricia Rodas. Otros funcionarios quienes quedaron libres como Carlos Enrique Reina - o líderes como Andres Pavón del Comité de Defensa de los Derechos Humanos en Honduras o Rafael Alegría, diputado de la Unidad Democrática - andaban organizando la protesta.

Los canales afines a los golpistas - la mayoría - transmitieron caricaturas o películas. Cuando salió algún programa de noticias, el mensaje fue siempre que prevalezca la calma y que fue mejor para la gente quedar en sus casas. Se suprimió toda información sobre la creciente protesta afuera de la Casa presidencial. Alli una parte de la delegación de observadores fuimos testigos de la valentía de los manifestantes.

Los militares observaron de sus helicopteros, del techo del Hotel Marriott y de otros puntos. Se podía ver que los militares paulatinamente iban reforzando sus tropas en la Casa Presidencial. Lo tenían que hacer por medio de helicóptero. Cuando un camión lleno de tropas intentó llegar a la Casa Presidencial, carros particulares, y taxis lo bloquearon la entrada. Los manifestantes gritaron a las tropas para que se fueran. El camión dio la vuelta y se fue. Para el momento.

Hay que recordarles a los golpistas pinochettis del Artículo Tres de la Constitución de la República de Honduras dice: “Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que ésta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. El pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional.”

Audio que amplían la nota.

Foto: Honduras – Golpe de estado, manifestantes marchan hacia la Casa Presidencial. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Qué significa el golpe de Estado de Honduras?


Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

La destitución inconstitucional del presidente hondureño Manuel Zelaya es un hecho que nos obliga a pensar qué implicancias tiene todo esto para el campo popular en el mediano y largo plazo.

De acuerdo a como están las cosas en este momento, podría llegar a ser posible que el depuesto presidente sea restituido en su cargo, dado la respuesta de los distintos gobiernos desconociendo al nuevo mandatario surgido de la asonada, o mandatario paralelo, de acuerdo a la compleja situación jurídico-administrativa creada. Lo importante, para lo que debe servirnos todo este oscuro capítulo, es para sacar conclusiones útiles en un futuro escenario a quienes seguimos pensando que otro mundo es posible, para quienes seguimos apostando por algo más allá de estas “democracias vigiladas”, estos “simulacros de democracia” asentados en enormes masas de pobres a los que se les enseña sólo a agachar la cabeza. Todo esto, obviamente –lo de Honduras lo reafirma– no es democracia.

Por lo pronto, para todas las fuerzas progresistas y para el campo popular –de Honduras, obviamente, pero también para toda América Latina, o el mundo– es una pésima noticia. Deja entrever que las estructuras políticas sobre las que se asentaron todas las dictaduras que marcaron la historia latinoamericana a través de décadas, no han desaparecido. Si alguien osó pensar en algún momento que en el continente se habían registrado cambios profundos en esa estructura, este golpe viene a demostrar lo contrario. Nada ha cambiado en lo profundo, y las relaciones de fuerza no se han alterado. Los grandes propietarios nacionales (terratenientes tradicionales y empresariados modernos, a los que se pueden sumar las nuevas aristocracias ligadas al nuevo capitalismo crecido en torno al negocio del narcotráfico) siguen siendo tan reaccionarios como décadas atrás, y cuando existe alguna posibilidad, por pequeña que sea, que su situación de privilegio pueda ser siquiera rozada, reaccionan monolíticamente por olfato de clase.
Reaccionan liquidando lo que se les ponga delante, castigando al presunto “comunista” de turno, al que ose ya no cuestionar su poder (léase expropiaciones, reforma agraria) sino intentar algunos cambios cosméticos, por superficiales que sean.

Pasó en Venezuela con el intento de golpe a Hugo Chávez en 1992 por sus medidas populares, pasó y sigue pasando en Bolivia cuando la llegada al gobierno del aymará Evo Morales, quien habla un lenguaje popular, pasó en Guatemala con Álvaro Colom, a quien se le fabricó el famoso video que lo incrimina como asesino por tener un barniz progresista; en otros términos, las derechas (tradicionales o emergentes), que siguen detentando las mismas cuotas de poder económico de siempre, siguen estando al acecho en términos políticos, y si algo significa que pueden ponerse en algún peligro sus privilegios históricos, actúan (¿para qué, si no, siguen estando las fuerzas armadas?)

De todos modos sería miope no ver que también en estas últimas décadas, de la mano de los furiosos planes neoliberales, vinieron también aires modernizadores en los aspectos políticos: las dictaduras son vistas como cosas del pasado, dinosaurios que no deben volver, y todos los países de la zona hablan un nuevo lenguaje “democrático” que cuestiona regímenes o procedimientos anticonstitucionales.

Eso fue lo que todos los sectores fuera del país, en Latinoamérica y en el resto del mundo, dijeron inmediatamente luego del golpe de Estado de Honduras, incluido el gobierno de Estados Unidos. Hoy día podríamos estar tentado de decir que es un avance en la cultura política extendida globalmente el hecho que ya se hayan instaurado los sistemas democráticos parlamentarios, habiéndose relegado al olvido las dictaduras.

Pero los sucesos de Honduras muestran que eso no es tan así. Enseñan, por el contrario, que los procesos democráticos que vienen desplegándose en Latinoamérica en estos últimos años son totalmente cosméticos, asentados en pies de barro. Son, por el contrario, las salidas políticas no cruentas que Washington ha venido imponiendo desde hace unas tres décadas para la región, no porque realmente hay una mayor salud política y una efectiva participación popular en la toma de decisiones sino porque las dictaduras ya no le eran funcionales para su estrategia continental. “Democracias de baja intensidad”, como se les ha llamado.

Las fuerzas reaccionarias, si bien estos últimos años no han tenido todo el protagonismo de décadas atrás, ahí siguen estando y no han retrocedido un milímetro en su cuota de poder.

Podría decirse que incluso la Casa Blanca viene teniendo un nuevo discurso político últimamente, y hoy día no avala golpes de Estado como fue su costumbre durante todo el siglo XX. Sí y no. De hecho el presidente Barak Obama desconoce –al menos de momento– el quiebre de la institucionalidad en Honduras y al mandatario paralelo Roberto Micheletti. Aunque también se ha denunciado ya que algunos actores golpistas mantuvieron contactos con miembros de la embajada estadounidense en Tegucigalpa antes de la movida que alejó de la presidencia a Zelaya. Por supuesto, no son noticias oficiales, pero no sería nada improbable que, una vez más, Washington mantenga un doble discurso, diciendo algo oficialmente y avalando otras vías por lo bajo.

El caso de Honduras muestra que hoy se habla otro lenguaje político y nadie puede invocar ni saludar alegremente un golpe anticonstitucional. Pero muestra también que patéticamente, más allá del repudio de los distintos gobiernos, los pueblos siguen estando indefensos frente a los poderes de hecho: unos cuantos tanques de guerra puestos en algunas ciudades, el corte de energía y una buena campaña mediática siguen siendo muy difícil, cuando no imposible, de enfrentar por las grandes mayorías populares. ¿Qué se avanzó realmente en el campo popular con estos simulacros democráticos? Muestra que el mismo sigue estando a merced de las acciones criminales de la derecha, la cual puede con mucha facilidad montar los escenarios necesarios para golpear con contundencia. Muestra que, más allá de las buenas intenciones de un “nunca más” que circuló por el continente luego de retiradas las últimas dictaduras el siglo pasado, nada garantiza con simples declaraciones políticas que efectivamente nunca más puedan repetirse escenarios de represión, de sangre y de guerras sucias internas.

Quizá los mecanismos íntimos del golpe de Estado de Honduras tengan que ver con situaciones muy coyunturales del país centroamericano, con elementos muy propios de su historia particular no generalizables al resto de la comunidad latinoamericana. Pero también significa, en definitiva, que la lucha popular sigue estando al rojo vivo, y que si bien hoy día no se menciona en forma explícita la ideología de la Guerra Fría que marcó a sangre y fuego buena parte de la historia del siglo XX, todo ello sigue estando en los cimientos mismos de nuestra sociedad global, tan antidemocrática e injusta como décadas atrás. Muestra, lamentablemente, que no es cierto que “nunca más” puedan volver a repetirse situaciones de represión feroz. Todo lo cual obliga a seguir viendo cómo se alcanza ese “otro mundo” de mayor justicia que anhelamos. Lo de Honduras nos debe servir, nos debe obligar a pensar entonces cómo se construye ese “otro mundo”.

Foto: Honduras – Golpe de estado, una ciudadana vota en la consulta cerca de la Casa Presidencial. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El golpe en honduras ya está desahuciado

ECONOTICIASBOLIVIA (especial para ARGENPRESS.info)

Los golpistas han cometido dos errores mortales y, en su ignorancia, están reeditando la amarga historia del coronel Alberto Natusch, que hace 30 años hizo lo mismo en Bolivia y sólo duro 15 días en el cargo.

Si los militares hondureños hubiesen conocido algo de la historia latinoamericana y, en especial de Bolivia, país con gran experiencia en golpes y asonadas gestadas en los cuarteles contra la democracia y el pueblo, no se hubieran lanzado a la suicida aventura del pasado domingo.

Los golpistas han cometido dos errores mortales, sin remedio ni excusa: primero, no cuentan con el aval directo de la Embajada de Estados Unidos y están totalmente aislados y acorralados internacionalmente; segundo, no han podido, a pesar de la represión, impedir ni frenar la masiva repulsa popular en las calles y tienen escaso apoyo interno.

Hace 30 años, en Bolivia, en noviembre de 1979, ocurrió algo muy similar. Los militares derrocaron al gobierno legalmente constituido, pero con contaron con el apoyo directo de los gringos y fueron aislados de inmediato. En lo interno, los militares lanzaron los tanques a la calle y sembraron metralla y muerte: casi 500 muertos y heridos, pero no doblegaron la movilización popular y los golpistas se hundieron y tiraron las armas, las balas ya no servían. Esa sangrienta dictadura boliviana, dirigida por el coronel Alberto Natusch Busch duró solo 15 días.

Algo similar está ocurriendo 30 años después en Honduras.

En pocas horas, los golpistas hondureños han cosechado un impresionante repudio externo, desde Mister Obama y Miss Clinton hasta el octogenario Fidel y Hugo Chávez. La Organización de Estados Americanos (OEA) ya les ha dado la espalda y los países del ALBA han retirado sus embajadores. Todos piden la vuelta del único presidente reconocido de Honduras, Manuel Zelaya.

“Ese golpe es una aventura”, dice con precisión Evo Morales, el presidente de Bolivia.

"Apoyamos al pueblo de Honduras para que resista este momento en defensa de su democracia y su derecho a participar y decidir soberanamente en la construcción de un mejor futuro para su país", dice el comunicado del gobierno boliviano que, seguro del desenlace, convoca a la comunidad internacional a tomar las acciones necesarias destinadas a identificar y sancionar drásticamente a los responsables "de esta criminal aventura golpista".

Los militares golpistas están desesperados e intentan, con el toque de queda, frenar la huelga general y la movilización popular, encarcelar a los activistas y dirigentes leales a Zelaya y buscar algo de apoyo popular que no encuentran por ningún lado.

La represión, por ahora de guante blanco, no alcanza a frenar la creciente protesta popular, y por ello, en su ya absoluta orfandad, los militares también alistan la represión dura, la bala y la metralla contra el pueblo, lo que no hará otra cosa que acelerar su inminente caída, que es cuestión de días o semanas, a lo mucho.

En los hechos, el impopular golpe militar en Honduras ya está desahuciado porque ha cometido dos errores mortales: no cuenta con aval externo y no tiene el poder de la calle.

Por ello, la clase obrera boliviana, curtida en estas lides, ya vislumbra una salida en favor de los oprimidos. “Este golpe de Estado abre las posibilidades de una radicalización de los sectores populares, rompe la unidad de la clase burguesa, dividida entre quienes apoyan al gobierno de Manuel Zelaya o a los partidarios del Presidente del Congreso. Es el inicio de una crisis “institucional”, de una “crisis estatal” y la posibilidad de derrotar con la movilización obrero popular este golpe, y así dar una nuevo revés a los intereses foráneos que explotan nuestras riquezas naturales (en Honduras como en Bolivia y otros países), preparando así una profundización del proceso revolucionario que vive nuestro continente, el eslabón más débil de la explotación imperialista”, dice la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia.

La Confederación boliviana “llama a los trabajadores de Latinoamérica a rechazar al gobierno golpista y brindar toda la solidaridad moral y material a los trabajadores hondureños que desde hoy 29 de junio han lanzado la convocatoria a derrotar este golpe con la movilización y la huelga general. Con los golpistas no se negocia”.

Foto: Honduras – Golpe de estado, el último anuncio en la oficial Canal 8 antes de ser cortada por los militares. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: El golpe de la censura


Andrés Sal.lari (especial para ARGENPRESS.info)

La guerra por el control de las mentes y los corazones es uno de los aspectos principales en eventos como en los que estos días se viven en la sociedad hondureña. Los golpistas lo saben y es por eso que están dispuestos en una batalla por imponer la censura a todos los medios de comunicación que no obedecen a sus intereses y evitar que los ciudadanos conozcan los hechos.

Los medios que todavía funcionan en Honduras son los que ocultan el golpe de Estado y lo justifican con la misma argumentación que han utilizado quienes han decidido usurpar el poder legalmente constituido.

Muchos de ellos transmitían novelas y sorteos de lotería en la tarde del lunes, en el mismo momento en que el país se enfrentaba a una grave crisis institucional desatada por el secuestro de su Presidente.

En esta nota ustedes podrán leer los testimonios de dos responsables de medios de comunicación que sufrieron las consecuencias de informar a la sociedad hondureña los acontecimientos políticos de las últimas horas.

Son relatos que permanecerán silenciados en las grandes corporaciones mediáticas, y son una evidencia incontrastable del carácter golpista y antidemocrático de las fuerzas que han decidido destituir a Manuel Zelaya.

Durante la tarde del domingo, un comando militar se tomó las instalaciones (y clausuró la transmisión) de Radio Globo en Tegucigalpa. Esta es la declaración de su dueño Alejandro Villatoro.

“La Gerencia General de Radio Globo, denuncia ante ustedes que, después de las acciones de hecho que se dieron que concluyó con deponer al presidente Manuel Zelaya Rosales, se inició una campaña de intimidación en contra de los medios de comunicación independientes, entre ellos, esta Casa de Radio que fue objeto de un atentado.

Desde las seis de la mañana cuando nos presentamos a nuestras labores, el edificio principal, estaba militarizado, después de algunas negociaciones nos permitieron el ingreso.

Fueron varios los intentos que hicieron los militares por penetrar hasta el edificio de donde trasmitíamos a Honduras y al mundo lo que realmente sucedía en el país. A las seis de la tarde, un comando militar integrado por unos sesenta elementos del ejercito, tomaron por asalto las instalaciones físicas de la radio, nos sacaron del aire y los compañeros que en ese momento se encontraban en el establecimiento fueron objetos de amenazas a muerte, golpes e intimidaciones. En el caso de Alejandro Villatoro es diputado suplente y no respetaron tal condición.

En el caso particular, de David Ellner Romero existía orden de captura razón por la cual logró escapar lanzándose al vacío desde un tercer piso del edificio que alberga la radio.

Al operador Franklin Mejia, quien es menor de edad, fue golpeado, y en una actitud discriminativa le gritaban (negro hijo de....te vamos a matar si no nos dices desde donde estas trasmitiendo y otras ofensas denigrantes a la condición humana).

Señores: El fondo de todo este atentado fue, y es, para acallar a la única emisora en Honduras que trasmitía los sucesos tal como se dieron. En la actualidad, y después de negociaciones con los militares, la radio reabrió sus operaciones pero bajo una serie de condiciones que limitan la libertad de expresión en el país.”

Horas después de la restitución de la señal de Radio Globo, pude monitorear por Internet la señal de la emisora y una de las conductoras mencionó que estaban realizando sus labores con “restricciones”.

Es decir, que tuvieron que negociar su autocensura para poder seguir transmitiendo.

Peor era la situación para los trabajadores del Canal 36, Cholusat Sur, cuyo propietario pudo comunicarse con el canal Telesur para denunciar lo siguiente:

“Buenos días, desde ayer por la mañana (por el domingo), a las 5.30 de la mañana, hombres armados ingresaron a las instalaciones de Canal 36, Cholusat Sur, un canal de televisión que está ubicado para referencia de ustedes a unas 3 cuadras de la casa presidencial. Los militares llegaron al mando de un coronel diciendo que cumplía una orden superior para tomarse el canal. Nuestro equipo estaba dispuesto a transmitir la actividad del fin de semana pero nos fuimos sometidos, obligados a suspender nuestra transmisión y en el cerro, en el lugar donde están nuestras plantas transmisoras, hombres armados también obligaron a nuestros operadores a no encender los equipos de televisión.

A esta hora estamos sufriendo ya más de 24 horas de estar fuera del aire, de no poder entrar a un edificio privado, es un edificio nuestro que está bajo control de los militares y lamentablemente no podemos entrar para ejercer la honrosa labor profesional del periodismo en Honduras libre, el periodismo independiente que no se compra, que no se vende. ¡No nos dejan transmitir en Canal 36!, Cholusat Sur, ahí están todavía militares armados como si fuéramos delincuentes. El bloque está cerrado, las puertas a nuestro canal están cerradas y cada uno de los pisos, son cuatro pisos nuestro canal están militarizados en este momento y lamentablemente no hay ninguna autoridad que se haga responsable ni que se haya contactado con nosotros para permitirnos hacer este trabajo.

No hemos podido sacar ni siquiera un cable de audio. Los militares no nos permiten, no nos permiten sacar ni una cámara de televisión, los militares no permiten que usemos nuestras unidades móviles, eso es lamentable. Mi nombre es Esdraf Amado López y no podemos salir, no podemos reportear en las calles. Yo tengo una amenaza de ser capturado y sacado del país, estamos en la clandestinidad por órdenes superiores según nos han hecho saber en las últimas horas.

Don Roberto Micheletti quien ayer (por el domingo) supuestamente asumió un cargo que se rechaza por la mayoría de los hondureños como ustedes lo están mostrando en las calles dijo que este era un gobierno democrático, pero Canal 36, Cholusat Sur tiene 24 horas de estar sometida a la bota militar. No nos dejan ingresar. ¡Estamos sometidos a la bota de los militares en Canal 36 y no nos dejan entrar! Estos mismos militares que sacaron por la fuerza a Mel Zelaya ahora nos quieren sacar del aire, nos han sacado del aire y amenazan con sacarnos del país a los que trabajamos en este medio de comunicación independiente.

Yo no puedo ir al canal, soy el propietario del canal, soy el propietario del edificio donde opera el canal y soy el director de los noticieros ‘Así se informa’ y hasta este momento no sé cuál es el delito que hemos cometido, no sé la infracción que hemos cometido para que de manera abrupta hayan ingresado al canal militares uniformados tomándose el Canal 36 como si fuera ese una sede de delincuentes, como si canal 36 fuera una sede de conspiradores. Lamentamos esto y lo denunciamos hoy a través de ustedes, al pueblo hondureño y a los países amigos de Honduras que nos reconocen, estamos denunciando que este nuevo régimen que ha golpeado la democracia hondureña también está golpeando la prensa del país. Mis compañeros de trabajo que están en la calle están temerosos de sus familias, están clandestinamente ocultados, teniendo miedo de que vayan a sufrir represalias en contra de ellos, especialmente el jefe de noticias que es el licenciado Javier Aguilera, mi mando derecha en los noticieros ‘Así se informa.”

Por último según distintas fuentes, la señal de Telesur que está ofreciendo una amplia cobertura de los sucesos acontecidos en torno al golpe de Estado fue censurada por las empresas de cable de Honduras.

Foto: Honduras – Golpe de estado, una votante muestra su mano con la tinta después de votar en la consulta. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Salvador: Incuestionablemente del lado del pueblo hondureño


José Mario Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

Este domingo veintiocho de junio los salvadoreños amanecieron conmocionados ante la noticia funesta del secuestro con lujo de fuerza y violencia en la persona del presidente de la República de Honduras, José Manuel Zelaya, y quien luego se ha comprobado se encuentra transitoriamente en la hermana Costa Rica.

Desde temprano en la mañana los medios de comunicación informativos han ido retomando contactos en directo de cadenas internacionales, en especial CNN y Telesur, en lo que respecta a la televisión y radio, por medio de los que la población local se ha enterado de cómo han ocurrido los hechos en Honduras; y sobre todo, ha podido ver y escuchar las exposiciones del presidente Hugo Chávez, de algunos representantes de países en la OEA reunida en Washington, y por último las versiones vía telefónica con Telesur primero y luego en transmisión desde el aeropuerto Juan Santa María de San José, Costa Rica, del propio presidente Mel Zelaya. Asimismo conocer la verdad ocultada para muchos sobre las causas y motivaciones que la ultra derecha hondureña, aliada con los medios de comunicación nacionales e internacionales, y utilizando a sectores de la fuerza armada, ha tenido para preparar las condiciones que justificarían este acto vil y traicionero contra su propio pueblo.

Además ya se han manifestado personalidades salvadoreñas condenando el golpe de estado en Honduras, exigiendo la restitución inmediata del presidente Constitucional de Honduras, y demandando la solidaridad y participación de gobiernos y pueblos del mundo ante este repudiable hecho. El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional FMLN, partido de gobierno de El Salvador, a través de su vocero Sigfredo Reyes, se ha expresado de la manera más enérgica en contra del golpe, señalando que se trata de un intento desesperado de los grupos de poder oligárquico para truncar esfuerzos de democratización que impulsa el presidente Zelaya, y que recurrir al golpe militar es la peor forma de acceder al poder, que se creía superado en América Latina, como muestra de intolerancia.

Por su lado, el Presidente Mauricio Funes, a eso de las once de la mañana ha convocado a conferencia de prensa que ha sido transmitido en directo por televisoras y estaciones de radio en el curso de otros avances y contactos internacionales, en la que ha leído su comunicado en el que expresa textualmente, que estamos ante una ruptura del orden constitucional en Honduras, por eso lo condenamos de forma enérgica y pedimos que se cumpla la Carta Democrática, que obliga a no reconocer los Golpes de Estado; además de otros conceptos ha anunciado que está en coordinación con presidentes de la región en vista de la reunión programada del Sistema de Integración Centro Americano – SICA – que se realizará en Managua, la capital de Nicaragua, con el fin de coincidir con el mismo José Manuel Zelaya, con quien ha platicado por teléfono para expresarle su solidaridad, la de su gobierno y del pueblo salvadoreño. También ha conversado telefónicamente con Lula da Silva, Daniel Ortega, Álvaro Colom y representante del departamento de Estado de los Estados Unidos, con el fin de coordinar acciones contra esta agresión a la democracia incipiente en nuestra América.

Como decíamos al inicio de este artículo, los medios de comunicación salvadoreños han estado informando de manera continua algunos, y otros de manera interrumpida, destacándose que los sectores políticos de derecha han optado por el silencio, o mirar a otro lado; al menos, mientras inicia la tarde de este triste domingo de junio, pero que anuncia batallas de los pueblos del mundo en solidaridad con el de Honduras, que también lucha en las calles.

Foto: Honduras – Golpe de estado, manifestantes llaman a la conciencia de los soldados. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Rey Ubú en Honduras


Luis Eduardo Saavedra (especial para ARGENPRESS.info)

Alguien tendría que poner en escena de nuevo al Rey Ubú de Alfred Jarry, el creador de la patafísica, para entender el grotesco golpe militar en Honduras. Los expertos dicen que Ubú Rey es un relato sobre la búsqueda enfermiza del poder, “los actos perversos para obtener el poder político, así como las personalidades esquizofrénicas que buscan por todos los medios abrazar, acariciar y ostentar la máxima autoridad de un poder”.

En la madrugada del domingo 28 de Junio, los militares sacaron a tiros de su casa al presidente Zelaya, ni siquiera le permitieron vestirse. Se lo llevaron en piyama y descalzo a San José de Costa Rica. A eso del mediodía el Secretario del Congreso leyó una carta en la que Zelaya renunciaba a su mandato y concluía que con su renuncia y la de todo su gabinete aspiraba a restañar “las heridas del ámbito político nacional”.

Esta renuncia originaba lo que en Venezuela, en el golpe del 11 de abril de 2002, la derecha llamó “un vacío de poder”. En esa época leyeron por los medios la supuesta renuncia del presidente Chávez. Los canales hiperbólicos privados, en medio de un clima tenso, enrarecido por la incertidumbre, se dedicaron a pasar monos animados. En Honduras también repitieron la estratagema: los canales privados transmitían cómics mientras Tegucigalpa se militarizaba y era sobrevolada por helicópteros artillados y aviones de combate. No deja de ser admirable el valor de la gente: a pesar de este clima de terror hacían cola frente a las urnas para votar el SÍ y la televisión internacional pasaba las imágenes de unas muchachas enfurecidas que golpeaban con sus puños a la soldadesca.

El vacío de poder había que llenarlo y frente a la ausencia del Presidente y sin vicepresidente, le tocaba, constitucionalmente, asumir la conducción del Estado al presidente del Congreso: a Roberto Micheletti quien impávido y a sabiendas de que Zelaya había comunicado al resto del mundo que él jamás había renunciado -es decir, que la carta de renuncia había sido redactada por sus enemigos y su firma falsificada-, declaró, sin que le temblara la mano, sin un leve rubor en las mejillas, “que no llego bajo la ignominia de un golpe de Estado”.

Esta farsa circense -con el perdón de los artistas del circo-, tan ordinaria, tan inverosímil, era exhibida al resto del planeta por las cadenas internacionales y la resume la frase de una diputada, minutos antes de que Micheletti se posesionara como Presidente constitucional de la nación: “no es un día de felicidad, pero sí un día en que se ha defendido la institucionalidad, el Estado de derecho y el orden democrático”.(¡!)

Esto da para pensar: qué clase de burguesía primitiva y degradada está empotrada en uno de los países más pobres del mundo. El mismo Congreso es sui generis, homogéneo y unánime, liberal como los colorados corruptos de Stroessner. Sanguijuelas que desde tiempos atrás han venido engordando a expensas de un pueblo pauperizado a límites intolerables, solo Haití es más pobre que Honduras. Ha sido una finca bananera de los gringos, la clásica ‘banana republic’. Campamento de mercenarios gringos -los ‘contras’-, que no solo desestabilizaron la revolución sandinista sino que contagiaron con sida a niñas campesinas de una inocencia edénica.

Esta élite oligarca, tan corrupta como servil al imperio, se ha enraizado en los tres poderes públicos desde donde actúa tan sincronizada como un reloj suizo. Nada se le escapa. Confeccionaron una constitución hecha a la medida para ellos. Tienen artículos intocables, ‘pétreos’, como ellos mismos sostienen. Uno de esos es la reelección. No es posible, en términos absolutos, modificar el artículo que la prohíbe. Un intento en tal sentido es considerado “traición a la patria”. ¿Qué recónditos intereses pondría en riesgo un cambio en las reglas del juego que rigen esta constitución intangible, diseñada para ser eterna?

Lo cierto es que la insistencia de Selaya –un terrateniente de confianza que los liberales eligieron y luego se les escapó- en abrir un pequeño boquete (encuestar al pueblo en las próximas elecciones generales) por donde se pudiera consultar al pueblo sobre la necesidad de convocar a una constituyente que desacralizara la actual y en última instancia la revocara y la modernizara, como hace cualquier nación normal, rebotó el avispero y provocó una solidaridad de cuerpo en los tres poderes que condujo a una solución que solo al Rey Ubú se le hubiera podido ocurrir: que un simple Tribunal Electoral diese la orden a las Fuerzas Armadas de secuestrar al Presidente y ponerlo a buen recaudo en otro país. Todo para evitar que la encuesta condujera a una consulta vinculante posterior que obligara a una nueva Constitución en donde cupiese el articulito de la reelección. Algo que ni a Kafka se le hubiera podido ocurrir. Entonces, sobre una conjetura -que albergaba la posibilidad de un nuevo mandato de Zelaya (y eso en el futuro) con sus malas amistades: los comunistas Fidel, Chávez, Evo, etc.-, se precipitó la crisis y se dio un golpe militar que involuciona de nuevo el continente a instancias de barbarie que creíamos superadas.

Por otro lado, el Congreso es totalmente unánime. No hay disidencias, como si no existieran otros partidos, los inefables godos, por ejemplo; aunque fuese un diputado de la izquierda. No,nada. El Congreso en pleno aplaudió de pie al ejército por su lealtad a la patria, a las instituciones, a la salvaguardia de la Constitución. El Congreso en pleno aplaudió a rabiar al nuevo presidente constitucional de Honduras, al señor Micheletti.

Finalmente, aunque todos los organismos multilaterales condenaron el golpe y exigieron el retorno del presidente Zelaya, ¿cómo se lograría este milagro? ¿Por la vía de la persuasión? ¿Por el aislamiento diplomático? Es muy dudoso. De nada sirve este aislamiento si continúan las relaciones comerciales. Por otro lado ya se ha advertido que otros intereses podrían sutilmente aplicar la estrategia del enfriamiento y dejar todo de este tamaño hasta las próximas elecciones en un marco amañado.

Foto: Honduras – Golpe de estado, manifestantes rumbo a la Casa Presidencial. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: No basta la condena


Carlos Angulo Rivas

La comunidad internacional, la OEA, la ONU, la Unión Europea, han condenado con energía el golpe de estado en Honduras. La tibia condena del presidente Obama, seguida por la de la Secretario de Estado, Hillary Clinton, también es un avance en cuanto a lograr el reestablecimiento del orden democrático y el regreso del único presidente constitucional de Honduras: Manuel Zelaya.

Sin embargo, resulta sospechoso que los militares hondureños se hayan decidido por el golpe de estado sin el consentimiento de la Casa Blanca y el Pentágono. Veremos prontamente si fueron tan independientes en la decisión tomada. En este nuevo escenario debemos resaltar que no basta la firme condena a la reaparición en el continente del “gorilismo” de corte pinochetista. La acción de los organismos citados y de los gobiernos del mundo debe ir más allá de lo declarativo, pues se debe aislar a los golpistas y al usurpador de la presidencia, Roberto Micheletti. Por ende la condena es útil pero no suficiente y cabe de inmediato el retiro delos embajadores en Tegucigalpa y las sanciones económicas correspondientes.

El secuestro a mano armada de un presidente constitucional nos muestra hasta donde pueden llegar determinados intereses políticos de ultraderecha, cuyos representantes se niegan a perder sus privilegios y el manejo corrupto del estado. Habría que preguntarse ¿por qué tanto miedo a la consulta popular en un estado supuestamente democrático? ¿Por qué tanto miedo a que el pueblo exprese libremente su sentir respecto a la posibilidad de una reforma constitucional? ¿Por qué tanto miedo al voto ciudadano supervisado por los organismos internacionales convocados para el domingo pasado en Honduras? Roberto Micheletti, junto a un grupo de militares conjurados se ha impuesto sobre la voluntad mayoritaria de la población, se sostiene mediante la ocupación armada de las ciudades principales, la detención de los dirigentes políticos y sindicales, la intervención a la prensa y a las agencias noticiosas extranjeras y el toque de queda; y declara con una desfachatez a toda prueba que no ha habido nada ilegal en su nombramiento como nuevo jefe de Estado.
O sea que aparte de los atropellos señalados, para Roberto Micheletti tampoco es un delito, nada ilegal menciona, el secuestro a medianoche del presidente Zelaya por militares encapuchados y su arbitraria expulsión del país hacia Costa Rica; y menos la fabricación de una renuncia a la presidencia de la república aceptada por el Congreso de Honduras para facilitar la farsa de un nombramiento “constitucional” a su persona. Como se observa en estos procedimientos, Micheletti quiere convertir la noche en día, la ilegalidad en legalidad y los ultrajes en rectitudes; más aún cuando el desprecio a la ley de parte de él no sólo constituye un método propio de los delincuentes sino además una afrenta a la normatividad jurídica de las naciones. Y no sólo aquello, los militares impulsados por Micheletti también han atentado contra las libertades públicas y de un solo envión se han llevado de encuentro el respeto que se debe a los embajadores de otros países en un mundo civilizado, atropellando las sedes diplomáticas. Hace un buen tiempo no se veía una acción golpista de esta naturaleza en el continente, excepto el frustrado golpe de estado contra el presidente constitucional, Hugo Chávez, auspiciado y solventado por la Casa Blanca y George W. Bush.

Frente a estas circunstancias ningún gobierno democrático puede reconocer el gobierno usurpador de Roberto Micheletti y un grupo de conjurados golpistas. La legalidad constitucional está de parte del presidente Manuel Zelaya, quien convocó a la frustrada consulta popular, del domingo, a partir de la firma de más de 400 mil ciudadanos hondureños, quienes apoyaron la iniciativa de colocar una cuarta urna de consulta en las elecciones generales del próximo diciembre, para de ser aprobada la reforma constitucional se procediera a elegir una Asamblea Constituyente. El rechazo a esta iniciativa democrática parte de los golpistas, al verse perdidos, ha sido el motivo de iniciar una dictadura cívico-militar en Honduras, mediante la captura, secuestro y deportación del legítimo presidente Manuel Zelaya. Justo la interrupción del orden democrático se dio ante la instalación en todo el país de las 15 mil urnas que contenían el material a emplearse, dos millones de boletas, durante la jornada de consulta popular que iba a llevarse a cabo.

Con la brutal acción de los militares, Micheletti y los políticos golpistas, el estado de derecho ha sido vulnerado de la peor manera. “…Defender al pueblo de Honduras es defender la democracia, es necesario reconstruir la democracia… llamo al pueblo a la resistencia pacífica, a la no violencia, a la desobediencia civil para exigir a los usurpadores, respetar el sistema democrático…” son las palabras enérgicas pero prudentes del presidente Manuel Zelaya, desde San José de Costa Rica. "Se acaba de cometer un crimen contra nuestra democracia, ya sabemos nosotros que los grupos de poder, quienes nos han llevado al empobrecimiento, no dejaran pasar a nuestro pueblo por los senderos de la justicia y la libertad". “Han asesinado una vez más la esperanza de democracia, de equidad, con todo el embate de un terrorismo contra nuestro pueblo" añadió el presidente deportado, quien a su vez hace un llamado a los movimientos sociales y sindicales para que se concentren en las afueras del Palacio de Gobierno, rechacen el golpe y exijan la normalidad democrática con su regreso a Tegucigalpa.

La OEA, en principio, deberá demostrar que ha cambiado de una vez por todas o simplemente seguirá siendo la arcaica institución interamericana al servicio de Washington. Aquí no cabe negociación con los golpistas sino la restitución de Zelaya en su cargo de presidente. Las tibias resoluciones declarativas de la OEA para luego reconocer gobiernos usurpadores no tienen lugar en el continente actual. De acuerdo a los procedimientos observados no existen partes en pugna sino la delincuencia política frente a la constitución. Por ello la OEA si desea continuar vigente deberá asumir el papel de la ley y no el de árbitro entre la moralidad y la justicia (Zelaya) frente dictadura y la sinrazón (Micheletti.) Felizmente, los presidentes democráticos pertenecientes a la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA) de la que Honduras también es miembro, han llamado a una reunión extraordinaria a fin de tomar medidas drásticas ante un golpe de Estado incalificable; igualmente los países miembros de MERCO
SUR con Brasil y Argentina en el liderazgo han colocado una cruz sobre la cabeza de Micheletti. Vivimos una época de cambios democráticos en América Latina que será imposible de detener; el despertar de los pueblos asume con dignidad y decisión su propio destino; y la reciente agresión a la democracia en Honduras es una agresión contra todos los pueblos de la región. El derecho a la resistencia y la insurgencia está planteado; a diferencia del ayer el golpismo no puede pasar en Honduras, ya que los pueblos latinoamericanos exigen la inmediata restitución del estado de derecho y la democracia.

Carlos Angulo Rivas es poeta y escritor peruano residente en Canadá.

Foto: Honduras – Golpe de estado, soldados miran impasivos a los manifestantes. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: Resiste al golpe


Giovanni Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

El golpe de Estado perpetrado la mañana del domingo 28 de junio de 2009, contra el presidente de Honduras Manuel Zelaya, recuerda los episodios más tristes de la guerra civil que sacudió a Centroamérica durante las décadas recientes. La oligarquía que ha mantenido en la pobreza al pueblo hondureño, ha recurrido a las Fuerzas Armadas para imponer un régimen de terror que sostenga al gobierno de facto. Esa es la democracia en la que creen, le tienen pánico a la consulta popular y no arrugan la cara para reprimir salvajemente al pueblo.

Los golpistas en el Congreso hablaron, rezaron, invocaron a la Constitución, se dieron golpes de pecho y felicitaron a los militares por haber sacado con los fusiles al presidente elegido por los hondureños.

Mientras los gobiernos de América Latina se pronunciaban por la restitución del presidente Zelaya, las declaraciones de los EEUU y la Unión Europea fueron lo suficientemente tímidas que le dieron aire a los golpistas, quienes sin duda le seguían el pulso a las reacciones internacionales.

Los fracasados partidos tradicionales de Honduras, representados en el Congreso de ese país, montaron una gran payasada para tratar de darle cara institucional al espurio gobierno surgido de la fuerza. El golpista Micheletti apenas había terminado su alharaca demagógica en el Congreso y ya Claudia Palacio de CNN le llamó “el presidente constitucional de Honduras”.

Los medios de comunicación de la región, que se rasgan las vestiduras hablando de libertad de expresión, han sido cómplices directos de este repudiable acto. Apenas han informado lo que era imposible ocultar, pero no han denunciado el bloqueo a las señales de radio y TV impuesto por el régimen, como tampoco han hablado de la resistencia del heroico pueblo hondureños que hemos podido apreciar a través de los medios alternativos.

Los gobiernos que se dicen democráticos no tienen otro camino que desconocer a los golpistas, exigir la restitución del presidente Zelaya en su cargo y romper relaciones diplomáticas y comerciales con el ilegítimo régimen surgido de las armas. El pueblo hondureño tiene el derecho de resistir el golpe por todos los medios a su alcance, incluida la insurrección.

¡Por la más amplia solidaridad con el pueblo hondureño!

Foto: Honduras – Golpe de estado, jóvenes marchan hacia la Casa Presidencial. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Señalan que derecha hondureña y Estados Unidos están tras el golpe de Estado en Honduras


CERIGUA

La Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH) y la Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA) señalaron como autores del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya a la derecha más recalcitrante de Honduras, apoyada por una posible intervención de Otto Reich, asociado con los grupos más reaccionarios de los Estados Unidos.

El pasado 28 de junio grupos de encapuchados miembros de las Fuerzas Armadas secuestraron al presidente Zelaya, transportándolo a Costa Rica mientras que los embajadores de Cuba, Venezuela, Nicaragua y la canciller de Honduras, Patricia Rodas, fueron secuestrados, señaló un comunicado de las entidades.

En horas del medio día, en el Congreso Nacional se leyó una carta de la supuesta renuncia del Mandatario, versión que fue desmentida por el presidente de Costa Rica, mientras tanto se aprobó un decreto legislativo donde el presidente del Congreso Nacional, Roberto Micheletti, asumió la presidencia.

Las organizaciones denunciaron que el Consejo Hondureño de la Empresa privada, la iglesia católica y las sectas evangelistas, apoyados por medios de comunicación, han venido atacando de forma virulenta las posiciones asumidas por la Administración Zelaya hacia los sectores más desfavorecidos de Honduras.

El “crimen” perpetrado por Zelaya es haber iniciado una serie de reformas sociales, así como su adhesión a Petrocaribe y al ALBA, situación que derivó en un rechazo por parte de los grupos de poder fáctico, que han venido saqueando a Honduras en los últimos siglos, indicaron las entidades.

De acuerdo con la información, el embajador de Venezuela, Roy Chardeton hizo alusión a una macabra intervención por parte de Otto Reich, asociado con los grupos más reaccionarios de los Estados Unidos y Sub-Secretario de Estado para América Latina de la administración de George W. Bush.

Por su parte la administración Obama negó tener vínculo alguno con los hechos acontecidos en Honduras, no obstante el Embajador Hugo Llorens abandonó el país desde mediados de la semana pasada, irrumpiendo en el medio local una serie de rumores sobre un futuro golpe.

Según las organizaciones, ahora es el momento clave para la actuación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y para que la administración Obama-Clinton despeje dudas sobre su presunta participación.

Finalmente, las agrupaciones condenaron el golpe de Estado porque “hace retroceder los procesos democráticos en el continente americano y demuestra una vez más al mundo que Honduras es conocido mundialmente como la república bananera por excelencia”.

Foto: Honduras – Golpe de estado, llantas se queman frente a los soldados. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Militares clausuraron Radio Progreso en Honduras


CERIGUA

Luego del golpe de estado ocurrido a primeras horas del pasado domingo en contra del Presidente Manuel Zelaya Rosales, unos 25 militares ingresaron a los estudios de Radio Progreso y obligaron a cerrar las emisiones de ese medio de comunicación, que se encontraba informando sobre los acontecimientos políticos registrados.

La información, publicada por la Organización Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (OCLACC) señala que la incursión militar se llevó a cabo a las 10.30 horas (hora local), en momentos en que el personal cumplía una tarea informativa sobre el golpe de estado que destituyó de la presidencia a Manuel Zelaya.

De acuerdo con el reporte, los militares obligaron a cancelar de manera absoluta la programación; de inmediato un grupo de pobladores se acercó a las instalaciones de la radioemisora con la finalidad de defender la radio y a su personal, destaca una nota enviada por el director de Radio Progreso, el sacerdote jesuita Ismael Moreno.

Moreno indicó que el personal está sano y salvo, pero se mantiene la incertidumbre y el ambiente tenso, que no garantiza prever que disminuyan las amenazas para las siguientes horas; estamos pendientes de una nueva decisión de nuestra parte, en relación con la necesidad de restablecer la programación de la Radio, dijo.

La OCLACC recibe con honda preocupación esta denuncia y expresa la solidaridad decidida a la radioemisora Progreso, a su director y personal, así como a toda su audiencia, que con esa medida se priva de recibir información, lo que atenta contra los elementales derechos humanos consagrados en la Carta Fundamental de los Derechos Humanos y en otros documentos y convenciones internacionales sobre Libertad de Expresión.

Foto: Honduras – Golpe de estado, una cisterna trae agua para los miles y miles de manifestantes. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Centroamérica corta relaciones económicas y financieras con Honduras


Daniel Trujillo (COLATINO)

Los presidentes del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) acordaron cortar todo tipo de relación económica y financiera con el gobierno de facto hondureño de Roberto Michelletti.

Durante la reunión del Sistema, los mandatarios de El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Honduras, y un representante del gobierno de Belice acordaron implementar nueve medidas ante el golpe de Estado efectuado en Honduras.

Una de estas es la instrucción a los directores de los países SICA ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) suspender inmediatamente todos los préstamos y desembolsos a Honduras.

Asimismo, los Jefes de Estado miembros del SICA acordaron suspender todo tipo de reuniones financiero, económico, político, cultural, deportivo, turístico y de cooperación con el gobierno “golpista” de Honduras.

Los presidentes también acordaron que si no se restablece el orden constitucional en el vecino país, los países del SICA irán tomando las medidas escalonadas necesarias, como romper relaciones comerciales con el gobierno de facto de Micheletti, hasta que se restituya al Presidente Manuel Zelaya, entre otros.

Foto: Honduras – Golpe de estado, un camión de soldados bloqueado por vehículos y manifestantes. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Rusia: Embajadores del ALBA condenan en Moscú el golpe de estado en Honduras


Ricardo Zedano (RIA NOVOSTI)

Los embajadores de Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, acreditados en Moscú condenaron el golpe de estado perpetrado contra el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y pidieron a la comunidad internacional apoyar el restablecimiento de la legalidad y el régimen constitucional en el país centroamericano.

Según comunicado conjunto, los citados países, miembros de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), "instan a la comunidad internacional y, en particular, a la Federación Rusa a condenar la acción de los golpistas que con su accionar intentan detener los cambios democráticos en Honduras" y "hacen llamado al restablecimiento pleno del gobierno legítimo del presidente Manuel Zelaya Rosales".

El comunicado fue difundido la víspera en rueda de prensa en la embajada de Cuba en Moscú, presidida por el embajador de esta misión diplomática, Juan Valdés Figueroa, acompañado de los embajadores de Venezuela y Ecuador, Hugo José García Hernández y Patricio Chávez, respectivamente, así como de los encargados de negocios de Nicaragua y Bolivia, Luis Molina y Richard Carrazana.

El embajador cubano al manifestar que los países-miembros del ALBA se reunieron para condenar enérgicamente el golpe de estado cometido contra el pueblo hondureño, dijo: "Nos reunimos aquí por una razón lamentable, que considero un crimen: la República de Honduras sufre hoy el triste episodio de un golpe militar. En la madrugada del domingo 28 de junio, se ha atentado contra el presidente legítimo de Honduras, señor José Manuel Zelaya".

"La ultraderecha, el golpismo y el fascismo tratan de abrir una brecha contra la nueva América Latina, una América Latina que defiende la integración, que defiende la multipolaridad, las relaciones crecientes con el mundo, incluyendo la Federación Rusa", destacó Valdés.

Haciendo referencia a una de las reflexiones de Fidel Castro Ruz al respecto, dijo: "con ese alto mando golpista no se puede negociar, hay que exigirle la renuncia y que otros oficiales más jóvenes y no comprometidos con la oligarquía ocupen el mando militar, o no habrá jamás un gobierno "del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" en Honduras. Los golpistas, acorralados y aislados, no tienen salvación posible si se enfrenta con firmeza el problema".

A las palabras del embajador cubano se sumó el embajador de Venezuela, Hugo José García Hernández, comparando el golpe cometido en Honduras con el de Venezuela en abril del 2002.

Según José García, la oligarquía siempre ha querido sacudir las bases socialistas y la democracia en los países latinoamericanos e intentado derrocar sus gobiernos. Añadió que en el golpe de estado en Honduras se observa las mismas características que ostentó el perpetrado en Venezuela, pero que no se puede afirmar que la CIA esté implicada en el golpe ya que la administración de Obama declaró que reconoce como "único presidente constitucional a Manuel Zelaya".

Sin embargo, destacó que no se debe descartar la posibilidad de que detrás del golpe esté la mano de la CIA, tal como lo dijera en una de sus intervenciones el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Foto: Honduras – Golpe de estado, ciudadanos esperan para poder votar en la consulta afuera del Hotel Marriott. / Autor: Tony Solo – TORTILLA CON SAL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: La crisis institucional paraliza el sistema educativo

La crisis institucional que azota a Honduras por el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya tiene paralizado el sistema educativo en todos sus niveles.

Unos dos millones de alumnos están sin clases en los niveles de primaria, secundaria y universitaria.

La crisis educativa se profundizó por el apoyo de los mentores a Zelaya, quien fue arrestado y sacado de su país por militares que impidieron la realización de una consulta popular el domingo.

El presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (Copemh), Eulogio Chávez, anunció un paro nacional indefinido y toma de carreteras hasta que Zelaya retome el poder. Por su parte, la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, dijo que no habría clases y pidió a los estudiantes estar pendientes de los medios de comunicación ante cualquier llamado.

Asimismo, las autoridades de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán manifestaron que quedaban suspendidas las clases debido "a lo que podrían surgir".

La intranquilidad social en Honduras provocó enfrentamientos entre la policía y simpatizantes de Zelaya que dejaron como saldo dos muertos y al menos 60 heridos, el lunes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Guatemala manifiesta respaldo al Presidente de Honduras, Manuel Zelaya

CERIGUA

El presidente Álvaro Colom manifestó su respaldo al depuesto mandatario de Honduras Manuel Zelaya y señaló que junto a sus homólogos centroamericanos no reconocen a Roberto Micheletti como gobernante de ese país, mientras que organizaciones civiles condenaron el golpe de Estado.

Colom dijo a la prensa que desconocen a Roberto Micheletti como presidente de Honduras; “reconocemos que Manuel Zelaya es el gobernante electo democráticamente, por ello fue invitado a la reunión de hoy en el Sistema de Integración Centroamericano (Sica)” dijo el Mandatario.

De acuerdo con el Presidente, en esa reunión los jefes de gobierno decidirán en conjunto las medidas que adoptarán si se comprueba que fue violentado el Estado de Derecho y la democracia en el país centroamericano.

La embajadora de Honduras en Guatemala, Bessy Rossana Valenzuela también defendió al presidente Zelaya, a quien reconoció como el presidente constitucional.

Según Valenzuela el Mandatario sólo quería consultar al pueblo para saber si estaba de acuerdo o no con la colocación de una cuarta urna en las próximas elecciones de noviembre, no era un plebiscito ni un referendo, dijo.

Otros sectores también manifestaron su postura ante el golpe de Estado en Honduras; el presidente del Congreso, Roberto Alejos señaló que los problemas se resuelven por la vía legal y que se debe regresar a la institucionalidad lo más pronto posible.

Organizaciones de derechos humanos se unieron a la condena de la ruptura del orden constitucional hondureño; es un grave retroceso el hecho de que una disputa entre poderes del Estado y poderes fácticos no se resuelva por medio del diálogo o los canales institucionales, señalaron en un comunicado.

Según las entidades el mal precedente dado por los militares y políticos hondureños abre una puerta en la región para el retorno del autoritarismo y la dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Brasil: Piden la salida de Sarney acusado de faltas "morales"

ANSA

La salida del titular del Senado brasileño, José Sarney, acusado de faltas "morales" y aliado del presidente Luiz Lula da Silva, fue exigida por el jefe del bloque de congresistas socialdemócratas, Arthur Virgilio, al tiempo que se publicaron nuevas denuncias de irregularidades en la Cámara Alta.

Virglio, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) afirmó que Sarney "no tiene condiciones morales" para permanecer al frente de la Cámara Alta, publicó hoy Folha de Sao Paulo.

Decenas de denuncias de corrupción salpicaron la imagen de Sarney, una de las cuales reveló, la semana pasada, que su nieto facturó millones de dólares como intermediario de créditos para empleados del Senado.

El diario Estado de Sao Paulo publicó hoy que Adriano Sarney también vendió pólizas de seguros en la Cámara Alta. Sarney pertenece al Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que cuenta con las mayores bancadas en las dos cámaras del Congreso, agrupación que integra la coalición del gobierno del presidente Lula.

Arthur Virgilio realizó en el Plenario del Senado, en la noche del lunes, un alegato en favor de la ética en el Congreso brasileño durante un discurso que prolongó durante de tres horas.

Exigió una investigación de las supuestas maniobras dolosas ocurridas en el Senado desde 1995, cuando Sarney asumió por primera vez la titularidad de la Cámara Alta.

El presidente Lula da Silva salió en respaldo de Sarney la semana pasada y acuso a la prensa de dar una cobertura exagerada al tema.

Lula expresó a un grupo de ministros su "preocupación" con las consecuencias políticas que se pudieran derivar de la crisis en el Senado, reportó Estado de Sao Paulo.

El senador Virgilio, del partido de ex presidente Fernando Henrique Cardoso, también reconoció haber pedido 10.000 reales (5.000 dólares) al Senado para costear en viaje a Francia con su mujer y cuatro hijos.

También admitió que obtuvo unos 350.000 dólares del Senado para costear la atención médica de su madre.

Otros miembros del Senado anunciaron que iniciaron gestiones para crear una comisión que juzgue la supuesta violación del "decoro parlamentario" por parte de Sarney.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...