viernes, 3 de julio de 2009

Honduras: A la Constitución rogando y con el mazo dando


Jorge Majfud (especial para ARGENPRESS.info)

Observaciones no vinculantes sobre un golpe de Estado: En la Constitución de Honduras de 1982, como en cualquier otra, es posible encontrar líneas que lleven a alguna contradicción en la práctica. Al igual que los escritos sagrados, no es un texto perfecto. Ha sido escrito por la mano del hombre y de algunas mujeres. No obstante es la constitución vigente en ese país y a ella hay que comenzar a referirse para el más breve análisis sobre el reciente conflicto de poderes.

Quienes secuestraron al presidente Manuel Zelaya y pusieron en su lugar al presidente del Congreso, Roberto Micheletti, afirman que todo el proceso fue hecho de forma legal y en respaldo a la constitución. Supongo que, como suelen hacerlo las sectas religiosas, han pasado tijera por un par de párrafos y lo han invocado para justificar toda la violencia y arbitrariedad de la que hicieron gala.

Los artículos que parecerían darles la razón a los golpistas son el 239 y el 374. En resumen, ambos dicen que “el ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser Presidente o Designado. El que quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente, cesarán de inmediato en el desempeño de sus respectivos cargos”. Más adelante: “No podrán reformarse, en ningún caso, el artículo anterior, el presente artículo, los artículos constitucionales que se refieren a la forma de gobierno, al territorio nacional, al período presidencial, a la prohibición para ser nuevamente Presidente de la República”

Pero la realidad está compuesta de varios niveles de integración. Notemos en principio que los partidarios del golpe de Estado entienden que “cesar de sus respectivos cargos” incluye (1) el allanamiento de domicilio; (2) el secuestro por la fuerza de las armas de un presidente; (3) el exilio forzado de todo un grupo, ahora disidente; (4) la desaparición de sus colaboradores; (5) la suspensión de las garantías constitucionales de todos los ciudadanos (disidentes) de ese país; (6) la intervención de los medios de prensa que no les son favorables, como si no fuera suficiente tener de lado a la prensa más influyente; (7) la promoción de marchas a favor del nuevo régimen y (8) la represión violenta de los manifestantes en contra.

La discusión central debería radicar en estas y otras violaciones a los derechos humanos que comete un “proceso democrático con el apoyo unánime de la población”, definida por el presidente de facto como un ejército de “siete millones de soldados”. Por no ir más lejos con una discusión sobre las tensiones sociales, económicas e ideológicas que históricamente han sido estigmatizadas como demonios comunistas.

Pero como la disputa se ha centrado en la legalidad del golpe de estado para evitar definirlo como tal, volvamos a este punto.

La misma constitución, en el artículo 45, dice que “Se declara punible todo acto por el cual se prohíba o limite la participación del ciudadano en la vida política del país”. El artículo 2 dice que “la suplantación de la soberanía popular y la usurpación de los poderes constituidos se tipifican como delitos de traición a la Patria”. Y el artículo 3 complementa: “Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas”.

No obstante la acción del presidente Zelaya que se alega ilegal consistió en convocar al pueblo para una encuesta no vinculante que podría proponer, o no, un referéndum sobre la creación de una Asamblea Nacional Constituyente en las próximas elecciones de noviembre donde él no sería ni podría ser candidato reelegible.

Esta práctica está amparada en el artículo 5 de la Ley de Participación ciudadana de 2006, según el cual es posible realizar consultas populares no vinculantes sobre una gestión o una propuesta política. El decreto 3-2006 aprobado por el mismo Congreso Nacional de Honduras, invocando “la Constitución de la República establece que la soberanía corresponde al pueblo del cual emanan los Poderes del Estado” y considerando que “la evolución y la dinámica del comportamiento social […] debe ser modernizada para no limitar el ejercicio de los derechos constitucionales”, establece en su artículo 5 que “la iniciativa ciudadana es un mecanismo de participación mediante el cual el ciudadano podrá presentar las solicitudes e iniciativas siguientes: Solicitar que los titulares de órganos o dependencias públicas de cualquiera de los poderes del Estado, que convoque a la ciudadanía en general […] para que emitan opiniones y formulen propuestas de solución a problemas colectivos que les afecten. Los resultados no serán vinculantes pero sí elementos de juicio para el ejercicio de las funciones del convocante”.

Es decir, en ningún momento se intentó realizar un referéndum para reformar la constitución. Ni siquiera se propuso una consulta vinculante para promover dicho referéndum. Si las encuestas populares “no serán vinculantes pero sí elementos de juicio para el ejercicio de las funciones del convocante”, entonces no hay directa ni indirectamente un proceso de “reforma de la constitución”.

Ahora, ¿para qué sirve una Asamblea Nacional constituyente? Para redactar una nueva constitución, ya que la actual si bien reconoce que el soberano es el pueblo (no sus representantes), al mismo tiempo no reconoce que este pueblo pueda cambiar su propia constitución en lo que refiere a la forma o el período de sus gobiernos usando medios pacíficos y democráticos.

No es mi interés defender lo que siempre he criticado de los caudillos, como es su costumbre de permanecer de por vida en el poder o en sus sombras. Pero estos caudillos, esta cultura, tradicionalmente han tenido una función social específica, como lo es el mantenimiento de un statu quo que favorece a las clases dominantes. En Honduras, dueñas de los principales medios de comunicación y fabricantes de opiniones y de pasiones a su medida y conveniencia. Lo nuevo no son los caudillos. Lo nuevo son los caudillos que no responden claramente a los deseos de estas clases dominantes.

Recientemente he recibido una avalancha de correos electrónicos a favor y en contra del Golpe de Estado. Tal vez la mayoría no los leeré nunca. Algunos justifican el golpe invocando la pobreza, la delincuencia, la corrupción y el narcotráfico. Razón por las cuales habría que dar un golpe de Estado en cada país de este mundo. Uno de estos mensajes defendía, digamos que con honestidad, su defensa a la democracia y al golpe de Estado con el siguiente argumento en mayúsculas: “No es coincidencia que el que apoya al asno de Mel [Zelaya] sean pobres, sin educación, sin criterio propio. Eso es un abuso”.

Con frecuencia una frase vale por mil palabras.

Foto: Honduras. Golpe de estado – Tropas golpistas detienen a un ciudadano en Tegucigalpa.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras o el cuento de la no intervención norteamericana


Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Un sistemático macaneo mediático, que en este caso es machacado sobre todo por la izquierda, ha pretendido que América Latina ha dejado de ser una semicolonia del imperialismo yanqui y que una serie de instancias diplomáticas, como la Cumbre de Río –la Unasur o incluso el Alba–, la ha emancipado de la tutela del capital financiero internacional.

Más allá del palabrerío, sin embargo, sus gobiernos no se olvidan de mendigar préstamos del BID y del Banco Mundial, de organizar ‘pases’ financieros con la Reserva Federal, de suplicar el mantenimiento de las excepciones arancelarias de parte de Estados Unidos, o incluso de pactar con los Uribe; es decir, una suerte de ‘coexistencia pacífica con el narco-gobierno paramilitar’. En el surco trazado por este macaneo, se ha sembrado la idea de que Estados Unidos no ha tenido nada que ver con el golpe de Estado en Honduras. Es una forma de decir que “la embajada” ya no es más lo que era y que los golpistas son leones sin dientes ni garras. En realidad, las gestiones diplomáticas para reponer al presidente Manuel Zelaya se han transformado en el medio fundamental para imponer la victoria política de sus adversarios, la oligarquía golpista. Como informa Clarín (1/7), Zelaya prometió en Washington “que no buscará la reelección y que al finalizar su mandato en enero, vuelve a su casa”. O sea que el destituido tira la chancleta mucho antes de haber obtenido la más mínima concesión de sus enemigos.

Las maniobras diplomáticas se despliegan con una fanfarria sospechosa, que recuerdan el fiasco en el que concluyó la convocatoria a varios Presidentes, a fines de 2007, para recibir en la selva colombiana a la secuestrada Betancourt. El objetivo de ellas es neutralizar la posibilidad de un levantamiento popular en Honduras, con la zanahoria de una salida ‘más económica’, de origen internacional, y también los ajetreos diplomáticos de Chávez y de los mandatarios del Alba. Pero es claro que el golpe tiene un fuerte apoyo de toda la gran burguesía en Centroamérica y más allá de ella en toda América Latina – porque responde al propósito fundamental de la burguesía internacional de aprovechar la crisis mundial para revertir los procesos ‘bolivarianos’ en su conjunto. Es obvio que se trata de un operativo delicado, que parte de una apreciación dividida dentro del mismo ‘establishment’ norteamericano, pero es incuestionable que Obama opera como una pantalla ‘disidente’ al servicio de una liquidación del chavismo embrionario y distorsionado que intentó desplegar Zelaya – él mismo un terrateniente del viejo partido Liberal hondureño. El canal de televisión gorila de Venezuela, que tiene los vínculos más estrechos con la burguesía internacional, se ha convertido en un portavoz internacional del golpismo hondureño. Su línea argumental es que el golpe lo ha producido Zelaya al impulsar un referendo y una asamblea constituyente que son inconstitucionales, y al desacatar las resoluciones en contrario de parte de los restantes poderes del Estado. Este proceso de las intenciones de Zelaya ha sido convertido en una línea argumental para cuestionar la legitimidad de Chávez u Ortega, y podría ampliar la esfera de intervención de la OEA, con el pretexto de la defensa de la democracia, a todos los regímenes que se agrupan o coquetean con el campo bolivariano. Hay que hacer notar que Lula, quien no vaciló en refrendar al teócrata Ahmadineijad en el reciente levantamiento en Irán, le está sacando el cuerpo a la crisis en Honduras y se alinea con la diplomacia de Hillary Clinton.

Se ha abierto una gigantesca crisis política de alcance continental; se ha roto la ficción del ‘idilio’ que se buscó transmitir a partir del levantamiento de las sanciones a Cuba, por parte de la OEA. Si los gobiernos bolivarianos capitulan en Honduras, transando con falsas salidas diplomáticas, estarán poniendo en peligro su propia posición, incluso en forma inmediata; resurgirá de inmediato la conspiración política en varios países. Si, por el contrario, Obama se ve obligado a aceptar un compromiso que reponga a Zelaya sin condiciones (que solamente ocurrirá bajo la presión de un levantamiento popular), la burguesía norteamericana cuestionará la capacidad de su política de apaciguamiento para pilotear el conjunto de la crisis mundial; se ahondará una fisura que ya es perceptible en el ‘establishment´ de los Estados Unidos.

Nuestra propuesta de acción es la siguiente: primero, poner de relieve que se ha abierto una crisis política excepcional a nivel continental, que amenaza los avances populares registrados en la última década; segundo, denunciar el papel proimperialista que juega la OEA y su tentativa de imponer un compromiso que salvaguarde a la oligarquía hondureña; tercero, impulsar movilizaciones populares y una movilización continental con la consigna del apoyo al levantamiento popular en Honduras.

Foto: Honduras. Golpe de estado – Tropas golpistas en Tegucigalpa.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Rubén Escobar, periodista hondureño del Diario Tiempo: “Estamos volviendo a la época donde ser de “izquierda” era una herejía”


Vicent Boix (especial para ARGENPRESS.info)

Ante los lamentables hechos que están acaeciendo en la República de Honduras, tuve la ocasión de poder entrevistar vía internet al periodista Rubén Escobar. Actualmente él ocupa el puesto de jefe de noticias en el Diario Tiempo (http://www.tiempo.hn/), rotativo ubicado en San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país centroamericano después de la capital Tegucigalpa.

Honduras es un país que acapara pocas noticias en Europa. Muchos no conocían a su actual presidente José Manuel Zelaya Rosales (Mel) y mucho menos su trabajo político al frente del ejecutivo. Todo cambió hace unos días cuando fue víctima de un vergonzoso golpe de estado que saltó a las primeras planas de los medios internacionales y que está provocando un rechazo sin precedentes en la región.

Por eso, para empezar, sería interesante saber un poco más del presidente ¿Quién era Manuel Zelaya antes de lanzarse a la carrera presidencial? ¿Con qué partido se presenta a las elecciones?

José Manuel Zelaya Rosales es hijo de un hacendado, ya fallecido, y de una maestra de escuela. Es oriundo de una provincia rural llamada Olancho, de allí le viene el uso de su sombrero Stetson, su estilo “ranchero” y su amor por los caballos que lo llevó a encabezar desfiles hípicos en varias ciudades del país y hasta en Managua.

Su padre fue involucrado en los años 70 en un complot en el que fueron asesinados varios miembros de la iglesia católica y civiles de izquierda, por lo que su repentina inclinación al socialismo sorprendió a muchos. Ese hecho se conoce en la historia del país como “la masacre de los Horcones”, por el nombre de la hacienda familiar de los Zelaya.

De hecho algunos detractores han llegado a señalar que un joven “Mel” era uno de los conductores de los vehículos en los que secuestraron y “desaparecieron” a los dirigentes, pero eso nunca se ha podido probar y, aunque su padre fue condenado, después fue favorecido y no estuvo preso.

Con el retorno a la “democracia” (así, entre comillas), en 1981, apareció como activista del Partido Liberal y ayudó a otros candidatos a llegar a la presidencia, hasta que el mandatario Carlos Flores Facussé, en 1998, lo nombró ministro director del Fondo Hondureño de Inversión Social (una entidad encargada de construir escuelas, jardines de niños, sistemas de agua y otras obras de infraestructura en las comunidades más pobres).

Renunció a ese cargo bajo el argumento que comenzaría a trabajar para postularse a la presidencia, cosa que hizo para las elecciones de 2005, en las que derrotó por escaso margen a Porfirio Lobo Sosa, del Partido Nacional. Aunque muchos le llamaban ingeniero, se sabe que sólo cursó 11 materias de ingeniería civil en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, porque era un mal estudiante.

A pesar de encabezar uno de los tradicionales partidos de derecha del país, rápidamente Mel dio un giro a la izquierda llegando al extremo de ingresar dentro del ALBA ¿Hay inicialmente algún motivo por el cual Mel abandona la raíz conservadora del Partido Liberal, para iniciar una serie de medidas políticas de carácter progresista y nacionalista?

De inicio nada hacía presagiar ese extraño giro, aunque se hacía rodear de personajes que en su juventud formaban parte de grupos universitarios del ala izquierda del Partido Liberal, como Patricia Rodas (nombrada canciller), Milton Jiménez Puerto (quien antes fue su canciller y en los años 80, cuando era estudiante universitario, fue detenido por los militares por ser “comunista”) y Jorge Arturo Reina (quien en los años 50 lideró un grupo que combatió contra golpistas militares y a quien él nombró embajador de Honduras en la ONU).

Todo parece indicar que las necesidades económicas lo hicieron girar a la izquierda, aunque no se descarta que bajo la asesoría de alguno de los arriba mencionados. Según sus propias declaraciones él estuvo tocando puertas de los organismos financieros y de Washington y no lo apoyaron, fue así que encontró en Hugo Chávez un arca abierta en momentos en que el petróleo alcanzaba el pico más alto en el mercado internacional. Originalmente el acuerdo consistió en vendernos petróleo, a precio de mercado, por el cual el gobierno pagaría a corto plazo 60 centavos por cada dólar del costo real mientras que los otros 40 centavos irían a un fondo de préstamo para gasto social. Ese préstamo sería a 25 años plazo, con un uno por ciento de interés, lo cual se consideraba una verdadera “ganga”.

Luego, vino la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América mediante la cual Chávez ofreció cien tractores y más dinero en préstamos. Los tractores llegaron hace un par de meses pero hasta ahora no se han utilizado y los préstamos no alcanzaron a desembolsarse, salvo el fondo petrolero que no se sabe dónde está o cómo se ha invertido.

Incidiendo en la cuestión anterior, muchos nos preguntamos si realmente el gobierno del presidente Zelaya ha emprendido cambios políticos palpables, estructurales y reales hacia una sociedad menos desigual y más justa, o si por el contrario, todo es pura fachada y retórica ¿Ha experimentado Honduras reformas significativas desde que Mel es presidente? ¿Puede poner algún ejemplo de estos cambios?

A mi entender no han habido cambios de fondo, pero si decisiones polémicas que fueron minando su relación con los empresarios, con los políticos tradicionales y con el sistema judicial. Para el caso, cuando los precios del petróleo estaban muy altos inició un proceso de subasta de combustibles y contrató a un asesor norteamericano (Robert Meyeringh), pero su plan no pudo ser ejecutado porque el gobierno no tiene instalaciones de almacenamiento de combustible y cuando trataron de expropiar los tanques de la empresa Distribuidora de Productos de Petróleo S.A. (Dippsa) la iniciativa topó en los juzgados. Ese fue uno de los pulsos que perdió contra la empresa privada y el sistema judicial.

Luego, intentó regular el tráfico de vehículos para disminuir el consumo de combustible, pero de igual modo una decisión judicial se lo impidió bajo el argumento que eso limitaba la libertad de locomoción.

Una de las medidas que conmocionó a los empresarios se dio en enero de este año, cuando subió el salario mínimo en un 60 por ciento, lo cual desató una ola de críticas por parte de los empresarios y varios medios de comunicación arreciaron campañas mal intencionadas para minar su imagen, lo cual no hizo más que fortalecerlo ante la mayoría, que es pobre, pues frecuentemente se enfrentaba a líderes empresariales y a dueños de medios, algo que los anteriores presidentes no hacían. Entonces, pasó a ser parte de los “descamisados” y aunque muchos no creían su discurso, al consultarles se mostraban al menos divertidos con las actitudes desafiantes del “presidente ante los poderosos de la oligarquía de este país” como él les llamaba.

De vez en cuando me comunico con una amiga nicaragüense que trabajó conmigo en proyectos de cooperación en el país. Desde la entrada de Daniel Ortega como presidente de Nicaragua, acompañó a Cuba a decenas de personas de su ciudad para que fueran operadas de la vista, dentro de la denominada "Operación Milagro" ¿En que se ha beneficiado Honduras con su entrada en el ALBA?

La verdad es que la presencia cubana y la “Operación Milagro”, donde también está involucrada Venezuela, inició en Honduras mucho antes de la incursión de Honduras en el ALBA. De hecho la presencia de brigadas cubanas inicia después del paso del huracán Mitch, en octubre de 1998, cuando el país quedó desolado. Los médicos cubanos se han caracterizado por llegar a lugares recónditos, donde sus contrapartes hondureñas no llegan, por lo cual mucha gente siente bastante aprecio por su trabajo. Además, Cuba ha becado a decenas de hondureños pobres en la Escuela Latinoamericana de Medicina en La Habana, mientras que en Venezuela se han operado a cientos de personas con problemas de la vista bajo la “Operación Milagro”. Bajo la instrucción de asesores cubanos, instructores hondureños han enseñado a leer a miles de analfabetos, especialmente campesinos.

Sin embargo, los beneficios del ALBA aún no están muy claros porque el país no estuvo mucho tiempo bajo ese sistema. Sin embargo los cien tractores donados por Venezuela ya están en el país y el fondo de préstamo creado, supuestamente se utilizaría en algunas obras sociales que no se terminaron de definir por parte del gobierno de Zelaya porque a estas alturas del año no se había elaborado el presupuesto de 2009.

La burguesía hondureña, los diputados, el ejército, etc. discrepaban de las decisiones y del gobierno de Mel. La consulta popular para preguntar sobre la creación de una asamblea constituyente que desembocara en una nueva constitución, fue la gota que colmó el vaso e hizo saltar las alarmas de los sectores reaccionarios. ¿Expuso el presidente qué reformas pretendía introducir en la constitución si finalmente nacía la constituyente?

El siempre insistió en que no pensaba reelegirse y que entregaría el poder en enero de 2010, como correspondía. Sin embargo, la Constitución hondureña en su mayor parte puede ser reformada por el Congreso Nacional y sólo hay ocho artículos que no, y son los que tienen que ver con la forma de gobierno, incluyendo los periodos presidenciales. A esos artículos les llaman “pétreos” porque no pueden ser reformados, salvo por una constituyente, por lo que por deducción se podría decir que él intentaba crear las condiciones para una reelección. Además, estaba el antecedente de que la mayoría de los países del ALBA cambiaron sus constituciones para reelegirse.

No es ningún secreto que Mel está aislado hasta por los propios diputados de su partido. Además su mandato finaliza en unos pocos meses y no puede ser reelegido. Por lo tanto, su debilidad es manifiesta y sus días en la política están contados. ¿Cree usted que Mel tiene pensada la fundación de una fuerza política que pueda optar al poder en un futuro?

Pienso que sí, puesto que la Constitución acepta reformas económicas y sociales, mas no políticas, por descarte se puede decir que él buscaba las condiciones propicias para la reelección, incluyendo la de él mismo pues a pesar de que ya tenía más de tres años en el gobierno, era sumamente popular. De hecho una encuesta de Cid-Gallup publicada hace unos meses por La Prensa, un medio que le adversa, reveló que era más popular que Porfirio Lobo Sosa, el mismo candidato al que derrotó en noviembre de 2005.

Siguiendo con la idea de la reelección, recordemos el ejemplo “Chavista”, en el cual una de las bases ideológicas es que una “revolución” no puede ejecutarse en cuatro años, si no que es un “proyecto” a largo plazo.

Si Ronald Reagan resucitara, observaría que han alcanzado el poder sus dos enemigos de los años 80 en Centroamérica: El Frente Sandinista en Nicaragua y el Frente Farabundo Martí en El Salvador. Además, Honduras, el país que sirvió como base militar y de operaciones a Estados Unidos en su lucha contra las guerrillas de Nicaragua, El Salvador y Guatemala; tiene ahora un presidente que emprendió medidas políticas progresistas y que además comparte inquietudes y discursos con figuras como Fidel Castro o Hugo Chávez. Este escenario era impensable incluso hace cinco años. ¿Qué está cambiando en Centroamérica?

Me parece que es el mismo fenómeno en toda Latinoamérica (Venezuela, Paraguay, Argentina, Chile, Brasil, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y, casi, en México). Tiene que ver con el desencanto de la “democracia”. El pueblo es llamado a votar cada cuatro o seis años pero después de las elecciones pasa a un segundo plano mientras diputados, ministros, funcionarios y el mismo presidente se despachan con la cuchara grande al repartirse con sus amigos empresarios, contratos, partidas confidenciales y todo tipo de fondos públicos. Entonces la alternativa que se ha encontrado son los partidos de izquierda, sobre todo ahora que hay un marco legal para que lleguen al poder y que ya no hay una propaganda como en los años 80, donde términos como “socialista” y “comunista” eran el equivalente a ser el diablo. Aunque en la actualidad, con el recién autonombrado presidente Roberto Micheletti, hemos regresado a esa época de satanizar esos términos.

¿Empiezan a respirarse los nuevos aires y aromas que llegan de América del Sur y concretamente desde Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, etc.?

Efectivamente, aunque para desventaja de la gran mayoría de hondureños, tenemos una oligarquía que se ha cuidado de no brindar una educación profunda a sus masas, de modo que mucha gente es fácilmente manipulable, al grado que en este momento la sociedad está polarizada tras el golpe y estamos volviendo a la época donde ser de “izquierda” era una herejía y no ven el fondo: los golpistas han destruido en un día lo que costó 28 años construir, una endeble democracia, una criatura que aún se estaba formando y que ahora ya no existe por el afán de poder de unos pocos y por la ignorancia de muchos.

Regresando al golpe de estado actual, me sorprende mucho el respaldo internacional que ha cosechado Mel. De hecho, el presidente de facto, Roberto Micheletti, está totalmente aislado. Curiosamente esto no sucedió en los golpes de estado de Venezuela en 2002 ni en Haití en 2004. El modus operandi fue similar: secuestro del presidente, documento falso de renuncia y nombramiento a dedo de una marioneta de transición. En estos dos capítulos, la prensa internacional y muchos gobiernos escondieron el carácter golpista con la manipulación informativa. ¿A qué se debe este apoyo internacional histórico que está recabando el gobierno de Mel? ¿Tal vez hay temor de que si el gobierno golpista se mantiene, exploté una especie de "guerra fría" e inestabilidad en la región que afecte las inversiones de las empresas del norte?

Pienso que en parte se debe a la tendencia actual unificadora de los gobiernos latinoamericanos, marcados por diversos tipos de socialismo, donde si bien es cierto el mercado es importante también lo es la persona. De igual modo el gobierno de Barack Obama muestra un carácter más flexible hacia quienes piensan diferente. Quizás si el que estuviese en el poder fuese George Bush a estas alturas ya habría reconocido al gobierno golpista. Además, me parece que la acción de los militares, políticos y empresarios hondureños fue inconsulta. Es decir, históricamente los golpes de estado en Latinoamérica han tenido la venia o han sido promovidos por los Estados Unidos y desde allí se desparramaba el reconocimiento del nuevo gobierno hacia el área de influencia. Creo que en este caso no hubo “permiso”.

¿Qué escenario presagia usted en su país durante los próximos meses?

De mucha incertidumbre e inestabilidad. Si este gobierno se queda, mucha gente, adentro y afuera, no lo va a aceptar por lo que podríamos quedar aislados. Si Zelaya regresa se va a encontrar con un Congreso, un Poder Judicial, Ministerio Público y un Ejército afín al otro bando y no lo van a dejar gobernar.

¿Cuál ha sido en Honduras el papel de USA en los últimos años y ahora durante el golpe de estado? ¿Se ha percibido algún cambio desde que Barack Obama es presidente?

Estados Unidos siempre ha sido un apoyo financiero para Honduras en todo sentido. Ya sea por desembolsos directos o por permitirle a casi cien mil hondureños residir con un permiso de trabajo allá. Sin embargo, en la última década y desde la caída del Muro de Berlín hemos ido perdiendo importancia estratégica, al menos de modo aparente y la participación de los embajadores se ha limitado a criticar algunas determinaciones de los gobernantes sin llegar a incidir a profundidad. De hecho, cuando Zelaya dio el giro a la izquierda nombraron como embajador a Hugo Llorens, un diplomático para nada confrontativo y que ha sabido sobrellevar la situación con declaraciones "suaves" y para nada intervencionistas. Creo que Obama es bastante tolerante pero esperamos decisiones importantes la próxima semana.

Ante la situación de Honduras ¿Qué papel deberían adoptar países como España o la misma Unión Europea?

Me parece que ha sido clave el papel del señor secretario de Relaciones Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, al solicitar el retiro de los embajadores europeos, lo que ya entró en vigor ayer. Sus palabras han sido fuertes, contundentes, al decir que el gobierno de facto ni siquiera debe intentar comunicarse con las autoridades españolas porque no le responderán. Hacia allí deben ir orientados todos los esfuerzos, a aislar a un gobierno que nadie eligió y que nadie quiere, salvo algunos empresarios y sus empleados, que son “invitados” a participar en marchas y manifestaciones a favor de Roberto Micheletti, un político de cuarta que ni siquiera pudo ganar las elecciones internas de su partido en noviembre pasado.

Entrando a comentar un poco el papel de la sociedad ante los hechos que acontecen, en algún lugar leí que Honduras no dispone de unas organizaciones sociales fuertes y con experiencia, sin embargo ¿Se está movilizando la gente y sus organizaciones en defensa de la legalidad democrática? ¿Cree que dicha movilización es fundamental para retomar la normalidad política y que Mel regrese al país y a la presidencia, de la misma manera que sucedió en el año 2002 en Venezuela cuando el pueblo salió a las calles en defensa de Hugo Chávez?

Suceden varias cosas. En primer lugar es cierto que no hay organizaciones fuertes, pues predomina la cultura de la indiferencia. Los que se están movilizando a favor de Zelaya son sindicalistas y dirigentes magisteriales que han venido siendo vilipendiados desde hace algunos años y cuyo prestigio está por los suelos. También campesinos. Pero hay muchos que no estamos con Micheletti, que tampoco estábamos con Zelaya, pero que sí estamos con la ley y la Constitución y que deploramos el golpe pero que no encontramos a donde arrimarnos para manifestarnos en contra de los golpistas. Los protestantes tienen también la desventaja que están siendo controlados por los militares, pues a muchos les han impedido llegar a Tegucigalpa al detenerlos en la carretera. Además, varias importantes cadenas televisoras, radiales y la mayoría de los periódicos fueron parte del complot golpista y ahora se niegan a informar de las protestas contra el nuevo gobierno y sobredimensionan las manifestaciones a favor. Mientras que los militares mantienen controlados algunos canales y periódicos que fueron afines al anterior gobierno o que están tratando de informar de manera imparcial.

Por diversos medios se comenta que el ejército comenzó con la represión. Incluso se citan nombres como Rafael Alegría de Vía Campesina o militantes del partido Unificación Democrática. ¿Qué tan ciertas son estas noticias?

De hecho varias personas que se han manifestado en contra del gobierno han sido golpeadas y heridas por los soldados y policías. Otros han sido detenidos pero liberados a las pocas horas.

Por otro lado, los que participan en manifestaciones a favor del gobierno son protegidos por las mismas fuerzas del orden. Por cierto, ayer publicamos una fotografía de uno de los manifestantes “progobierno”. Se trataba de un guardaespaldas que hizo varios disparos cuando dos grupos opositores se encontraron. Eso da la pauta de que muchos de los manifestantes son gente de élite que ha abandonado la comodidad de sus mansiones y de sus empresas para protestar contra el diablo de Chávez y su hijo, Mel, y que se hacen acompañar de sus guaruras, quienes además de defenderlos van a hacer bulto.

Otra situación que hemos leído es que los medios no afines a los golpistas también están siendo silenciados y amordazados ¿Está viviendo usted y el Diario Tiempo está situación?

En Tegucigalpa, el día del golpe, el domingo 28 de junio, un camión con soldados estuvo rondando las instalaciones de Diario Tiempo, mientras que en San Pedro Sula un contingente de soldados llegó hasta las instalaciones de Canal 11, una empresa del mismo grupo periodístico, y le pidió al personal de seguridad que abriera los portones porque iban a entrar en el momento en que un periodista entrevistaba vía teléfono a Enrique Flores Lanza, uno de los ministros de Zelaya.

Los guardas les dijeron que no y después de un cruce de llamadas telefónicas entre ejecutivos y oficiales optaron por no entrar, pero se quedaron en las afueras blandiendo sus fusiles.

Algo que está por investigarse es que los ejemplares del periódico “desaparecen” muy rápido de los kioscos. De hecho hoy recibí una llamada de un lector de Tegucigalpa que me dijo que a las 8 de la mañana ya no lo encontró, por lo que no sabemos si alguien los está comprando en grandes cantidades para que no lleguen al público. Lo mismo sucede en San Pedro Sula y en otras ciudades.

El martes fuimos el único periódico que sacó en primera plana y con fotografía grande el enfrentamiento entre el ejército y protestantes en Tegucigalpa. Hoy volvimos a informar de protestas en todo el país mientras los otros medios se autocensuran bajo el argumento de que buscan “la paz” y el regreso “al orden”.

Por poner un ejemplo, la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación en su sede de América Latina (Rel-Uita), presentó un documento de apoyo al presidente Zelaya en nombre de las 374 organizaciones que la conforman y que están situadas en 120 países del mundo ¿Ha existido un apoyo real de otras organizaciones y de la izquierda social internacional al presidente legítimo de Honduras?

Hasta ahora no ha trascendido en Honduras el apoyo de organizaciones, salvo el llamado a una marcha en Paris de parte de sindicatos y de organizaciones latinoamericanas a realizarse hoy jueves. Las informaciones han estado concentradas en los esfuerzos de la OEA, de la ONU y de los países, como tal.

Foto: Honduras. Golpe de estado – Tropas golpistas detienen a un periodista en Tegucigalpa.

Nota del autor: Para seguir la actualidad de Honduras, además de visitar el Diario Tiempo http://www.tiempo.hn/ también pueden ir la web de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación http://www.rel-uita.org/ En ella podrán encontrar las entrevistas, artículos, vídeos, fotografías, etc. que está recabando el periodista italiano Giorgio Trucchi, que actualmente se encuentra cubriendo el golpe de estado en Tegucigalpa.

Vicent Boix, autor del libro “El parque de las hamacas”.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Para entender el golpe en Honduras


Elaine Tavare (NUESTRA AMÉRICA)

De repente, un pequeño país de América Centra, de cuya capital pocos consiguen pronunciar el nombre, Tegucigalpa, se transformó en noticia mundial. Una vieja y conocida historia allí se repetía, cuando nadie más creía que eso pudiese ser posible. Un golpe de estado contra un presidente que no es ningún revolucionario de izquierda, por el contrario, es un bien comportado político del partido liberal.

El motivo del golpe es pueril: la decisión del presidente de hacer una consulta popular sobre la posibilidad de una Constituyente. En Honduras, oír al pueblo es considerado un acto de lesa patria. No podría ser más anacrónico en estos tiempos de participación protagónica de las gentes

La história

Honduras es un pequeño país de América Central cuya historia es muy peculiar. Primero, porque fue la cuna de una de las más increíbles civilizaciones de esta parte del mundo: los mayas. Y segundo, porque durante las guerras de independencia que se encargaron de la América española, fue allí que se creó la República Federal de las Provincias Unidas de América Central, un ensayo de la patria grande, tan soñada por Bolívar. Los mayas fueron diezmados y la propuesta de federación no resistió a los sueños de grandeza de algunos y, en1838, la región de América Central también se balcanizó. Honduras se transformó en un estado independiente y acabó entrando en el diapasón de las demás repúblicas de la región: dominada por caudillos y fiel sirviente de las grandes potencias de la época, tales como Inglaterra, Alemania y la naciente nación de Estados Unidos.

Las relaciones peligrosas

Como era común en aquellos días, la élite gobernante se discutía calurosamente entre liberales y conservadores. Con el fin de la idea de federación y la muerte del liberal Francisco Morazán, considerado el mártir de Tegucigalpa, que murió en 1842 aún luchando por la unificación de América Central, los conservadores asumieron el comando y el país se tornó prisionero de la deuda externa, según cuenta el historiador James Cockroft, en el libro América Latina y Estados Unidos. Los liberales sólo volvieron al poder al final del siglo XIX, pero ya totalmente catequizados para vivir de manera dependiente de los países centrales. Al inicio del siglo XX llegaron las bananeras estadounidenses y con ellas el proceso de súper-exploración. La United Fruit Company, la Standart Fruit y la Zemurray’s Cuyamel Fruit pasaron a comandar los destinos de las gentes. Y cuanto estas intentaron rebelarse, fue la marina estadounidense quien desembarcó en el país para aplastar las movilizaciones.

Honduras se transformó, desde entonces, en un país ocupado. Los campesinos trabajaban en las peores condiciones y las bananeras dictaban las leyes, financiando los dos partidos políticos locales.

En los años 30, cuando una gran depresión agitó el país, el gobernante de guardia, General Carías, sometió al país, con la ayuda de la armada estadounidense, a 16 años de ley marcial. Y, como es común, cuando se puso obsoleto, fue retirado del poder por un golpe.

En 1950, después de la segunda guerra, las bananeras exigieron mudanzas y el Banco Mundial fue llamado para promover la “modernización” de Honduras. Gigantescas huelgas de trabajadores –como la de los plantadores de banana que paró el país por 69 días- y de estudiantes fueron aplastadas en nombre del desarrollo. Y todo lo que ellos querían era el derecho de tener un sindicato. Había elecciones pero, en verdad, con una élite claudicante eran los militares que daban las cartas y fueron ellos, asustados con los avances de los trabajadores, que firmaron un acuerdo con los Estados Unidos para que este país pudiese tener bases militares en el territorio hondureño.

El miedo de más revueltas populares hizo con que el gobierno realizase una especie de reforma agraria en los años 60 y 70 que acabó frenando las movilizaciones en el campo, aunque el beneficio no había llegado a un décimo de los campesinos. A lo largo de los años 70 los escándalos vinculando generales en el gobierno y las bananeras se sucedieron, causando más movilización en las ciudades y en los campos, donde los trabajadores ya se organizaban de modo más sistemático. Pero, los años 80 traerán una nueva ocupación estadounidense que acabó subordinando la vida de las gentes otra vez.

Los sandinistas y los EEUU

Los años 80 son tiempos de guerra fría. Los Estados Unidos insisten en la lucha contra Cuba y también contra Nicaragua que busca su autonomía a través de la revolución sandinista. Y así, con el mismo viejo discurso de combatir al comunismo, Jimmy Carter manda a Honduras sus “boinas verdes”, para ayudar en la defensa de las fronteras, una vez que el país tiene límites con Nicaragua. Además, EEUU muerde más de tres millones de dólares por la venta de armas de alquiler de helicópteros. La verdad, lucran y todavía usan el ejército hondureño para realizar numerosas matanzas de refugiados salvadoreños y nicaragüenses. Es allí, en Honduras, que, con el apoyo de la CIA, se lleva a cabo el entrenamiento de los contras que, durante años, asolaron a la revolución sandinista y al propio gobierno revolucionario. Era el tiempo en que un batallón especial liderado por un general hondureño anticomunista, promueve masacres contra líderes de la izquierda de toda la región. Y así, durante toda la década, a pesar de los escándalos políticos y cambios de mando, la “ayuda” estadounidense a los generales de guardia siempre se mantuvo impávida con millones de dólares siendo invertidos en los campamentos de los contras, que sumaban más de 15 mil soldados.

En los años 90, la situación en Honduras era tan crítica que hasta la conservadora iglesia católica pasó a apoyar a los militantes de derechos humanos que denunciaban que el país estaba al borde de una guerra. La derrota de los sandinistas en Nicaragua refrenó los ánimos, pero aún así, siguieron las denuncias de asesinatos y violaciones. Al fin de la década, los gobiernos neoliberales ya habían destruido las cooperativas de trabajadores y devuelto tierras a las compañías estadounidenses. Nada cambiaba en el país.

Zelaya

Manuel Zelaya fue electo presidente en 2005, por el Partido Liberal, pero estuvo en cargos importantes durante los últimos años. Era, por lo tanto, un hombre del sistema. Sus problemas con Estados Unidos comenzaron en 2006 cuando decidió reducir el costo del petróleo, pasando a discutir con Hugo Chávez, de Venezuela, la posibilidad de negocios conjuntos, lo que acabó culminando, en enero del 2008, con la entrada de Honduras en la órbita de la Petrocaribe, un acuerdo de cooperación energética que busca resolver las asimetrías en el acceso a los recursos energéticos. Este acuerdo incluyó a Honduras en la lógica de la ALBA, la Alianza Bolivariana para las Américas, proyecto de Chávez en contraposición a la ALCA, que intentaba imponerse desde los Estados Unidos. La propuesta de Chávez fue la de venderle el petróleo a Honduras, con un pago de apenas el 50%, siendo que la otra mitad será paga en 25 años, con un interés chiquito, permitiendo así que Honduras invirtiese en áreas sociales. El plan, a pesar de ser bueno para el país, fue duramente criticado por la clase política. Y Estados Unidos perdieron un socio del TLC (los desgraciados acuerdos de libre comercio), lo que provocó un tremendo mal estar en Washington.

Así, cuando el presidente Zelaya decidió hacer un plebiscito, consultando a la población sobre la posibilidad de una Asamblea Nacional Constituyente, y no apenas de un cambio para un nuevo mandato como dicen algunos medios de información, el mundo se vino abajo. Entre los derechistas de guardia y amigos de la política estadounidense, eso era influencia de Chávez. El propio partido Liberal reaccionó contra la medida, considerada “progresista” demás. Al final, una nueva Constituyente colocaría al país en un rumbo bastante distinto del que venía siendo seguido en las últimas tres décadas.

Aun así, el presidente llevó adelante la propuesta de oír a la población y acabó exonerando al jefe del Estado Mayor, general Romeo Vázquez Velázquez, cuando este se negó a distribuir las cédulas para la votación. La Corte Suprema votó contra la consulta popular y exigió que el presidente recondujese el general a su puesto, lo que fue negado. Por causa de eso, el día de la votación, domingo, día 28, los militares prendieron a Zelaya, lo secuestraron y lo llevaron a Costa Rica, coincidentemente siguiendo los mismos trámites del golpe perpetrado contra Chávez en el 2001. El Congreso hondureño llegó a discutir hasta la sanidad mental del presidente y, el día del golpe, se prestó a leer una ficticia carta de renuncia, inmediatamente desmentida por el propio presidente desterrado. Aún así, el Congreso decidió instituir al presidente de la casa, Roberto Micheletti, como presidente de la nación. Este, niega que esté asumiendo en un momento de golpe. “Fue perfectamente legal la acción del Congreso”, decía, y mientras, mandaba suspender las señales de televisión y los teléfonos.

Reacción Popular

Ahora los dados están echados. El presidente Zelaya dijo que vuelve a Honduras este jueves y va acompañado de presidentes de naciones libres y amigas, tales como Ecuador y Argentina. El mundo entero repudió el golpe y ningún país reconoció al gobierno golpista. La población lanzó una huelga general en el país y, de a poco, las grandes ciudades están parando. La propuesta de Zelaya es reasumir y terminar su mandato. No se sabe si él va a insistir en la consulta popular para una nueva Constitución, todo va a depender de la correlación de fuerzas. Si su vuelta se da a partir da la movilización popular, habrá condiciones objetivas de presentar esta propuesta a los hondureños, además de purgar toda la camarilla que buscó reavivar un pasado que las gentes de Honduras no quieren más. Hay rumores de que políticos de derecha estén hilvanando un acuerdo, permitiendo la vuelta del presidente, pero exigiendo que nadie sea punido. Si así fuera, la vuelta será una derrota.

El escenario más probable es que, configurado el apoyo popular y también el apoyo de la comunidad internacional, es que el presidente Zelaya coloque a correr a los golpistas e inaugure un nuevo tiempo en Honduras. En el caso de que así sea, enflaquece el dominio de Estados Unidos en la región y crece el fortalecimiento de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América.

Traducción del portugués: Raul Fitttipaldi

Foto: Honduras. Golpe de estado – Un manifestante herido por la represión de las tropas golpistas.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Reporteros Sin Fronteras contra la democracia venezolana

Salim Lamrani (especial para ARGENPRESS.info)

Reporteros Sin Fronteras (RSF) insiste sobre el tema. El 23 de junio de 2009, menos de un mes después de declarar públicamente su apoyo al canal de televisión golpista Globovisión difundiendo numerosas falsedades sobre la realidad venezolana, la asociación francesa intenta engañar otra vez a la opinión pública al respecto.1

RSF “teme que dentro de poco se suspenda la frecuencia hertziana de Globovisión”, en referencia al procedimiento emprendido contra el canal el 16 de junio de 2009 y ratificado por el Tribunal Supremo de Justicia el 18 de junio. La organización afirma que “el presidente Hugo Chávez avisó recientemente de que Globovisión dejaría las ondas por no modificar su línea editorial […]. La suspensión de su frecuencia hertziana sería el punto culminante de un auténtico acoso, jurídicamente discutible, contra el canal por su contenido”.2

Luego RSF concluye: “Que el canal no esté libre de reproches no resta nada a la gravedad del proceso. No es digno de una democracia como Venezuela que el capricho del jefe del Estado sea lo único que decide el futuro de un medio de comunicación. Una vez liberado de Globovisión, Hugo Chávez dispondrá de un espacio de televisión hertziano totalmente sometido, pero renuncia a un filtro mediático, lo que podría llevar a una radicalización de la oposición. Esta configuración es un revés para el pluralismo y el debate”.3

Primero RSF intenta inculcar que sólo la “línea editorial” sumamente crítica con respecto al gobierno democrático de Hugo Chávez sería la causa de “un auténtico acoso, jurídicamente discutible, contra el canal por su contenido”. Luego afirma que el procedimiento contra el canal es una actuación del presidente Chávez.4

Otra vez la mentira es doble. En efecto, en Venezuela, sólo la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y la Justicia tienen el poder de revocar la frecuencia hertziana de Globovisión, y únicamente en caso de violación grave de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones de 2000. En ningún caso se trata de una prerrogativa del poder ejecutivo, al contrario de lo que afirma RSF.5

¿Qué pasó para que la Conatel invocara el artículo 171 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, que estipula que “el que utilice o permita el uso de servicios de telecomunicaciones para los cuales está habilitado, como medios para coadyuvar en la comisión de delitos” será sancionado con la revocación de la concesión hertziana, contra Globovisión? ¿Acaso se trata sólo de “su línea editorial”, como afirma RSF?6

La realidad es otra. El 13 de octubre de 2009, el periodista Rafael Poleo, director del diario El Nuevo País y de la revista Zeta, lanzó un llamado, en directo, al asesinato de Hugo Chávez en Globovisión durante el programa “Aló Ciudadano”, afirmando que el presidente “va a terminar como Mussolini”. He aquí la transcripción exacta de su intervención:

Rafael Poleo: “…La historia se repite, tú sigues la trayectoria de Benito Mussolini y la trayectoria de Chávez y es igualita, por eso yo digo, con preocupación que Hugo va ha terminar como Mussolini, colgado con la cabeza pa’bajo.

Leopoldo Castillo: Eso no lo puede decir Poleo, porque eso puede ser, puede ser apología del delito, puede interpretarse, puede ser instigación.

Rafael Poleo: …Yo lo digo de manera precautelativa (sic), cuídate Hugo, no termines como tu homólogo Benito Mussolini colgado con la cabeza pa’bajo, porque tú a quien te pareces es a Mussolini, y a Mussolini en su etapa inicial del fascismo, que es lo que es Chávez, porque eso es un insulto al socialismo y al comunismo, decir que Chávez es socialista o comunista, lo que pasa es que es más fácil y a la gente se le olvidó ya en la historia qué es el fascismo… Pero lo de Chávez es un fascismo trasnochado, Chávez lo que es, es fascista.”7

“Reporteros sin Fronteras desaprueba en el fondo las declaraciones de Rafael Poleo, pero considera que son responsabilidad de éste y no de Globovisión”. La organización parisina, lejos de condenar semejantes declaraciones, se conforma con “desaprobarlas”, ilustrando claramente su carácter partidista al intentar eludir la responsabilidad del canal. Al contrario de lo que afirma RSF, el canal es responsable del contenido de sus programas.8

¿En qué país del mundo sería aceptable semejante instigación al crimen? ¿Qué pasaría en Francia si el canal TF1 difundiera un mensaje similar contra el presidente Nicolas Sarkozy? ¿Acaso no intervendría la justicia? ¿Acaso RSF defendería tales actuaciones?

No se trata del primer intento de desestabilización de Globovisión. Desde 1998 y la elección de Hugo Chávez, el canal ha convertido la denigración de la política gubernamental en su principal actividad. Peor aún, en abril de 2002, el canal participó activamente en el golpe de Estado contra Hugo Chávez apoyando al golpista Pedro Carmona Estanga. En diciembre de 2002, también apoyó el sabotaje petrolero que orquestó la oposición y que costó la bagatela de 10.000 millones de dólares a la economía venezolana. En mayo de 2007, Globovisión ya fue culpable de incitación al asesinato del presidente Chávez. En abril de 2009, el canal lanzó un llamado a los contribuyentes para que no pagaran sus impuestos.9

Los ejemplos podrían multiplicarse. He aquí algunos mensajes transmitidos por Globovisión incitando a los televidentes a la insurrección: “Tenemos que salir a defender nuestro País, Democracia y Libertad. Sólo así podemos detener al régimen en su afán de esclavizarnos”, “Yo quiero hacer un llamado, aquí, a la clase trabajadora: abran los ojos, que ya los están abriendo, porque hay protestas por todos lados, pero que abran los ojos para que esa protesta se incentive un poco más”, “Abran los ojos, este gobierno no es democrático”, “Si alguien nos dice que este gobierno es autoritario, es dictatorial, o que nos lleva al fracaso, lo que se sugiere a la gente es: Vamos a sacar al gobierno”, “Somos los adultos los que tenemos que salir de este dictador por nuestros hijo y nietos”.10

Después, Globovisión ha multiplicado las campañas de desprestigio y los insultos de todo tipo contra el gobierno. El 28 de febrero de 2004, el canal difundió un video de un discurso de Hugo Chávez, pero cortó el sonido para remplazarlo por gritos de mono y de otros animales salvajes, en una clara referencia racista al color de piel del presidente. He aquí otro florilegio de declaraciones típicas del canal: “Alcaldes chavistas sólo les falta una manzana para ser cochinos”, “Cualquier burro enzapatao sabe más de petróleo que Chávez”, “Quebraste el país”, “Los bobos votaron por Chávez”, “Los chavistas no opinan, rebuznan”, “'Padvsa está quebrada, empresas básicas colapsadas y el país militarizado. ¿Qué hacer? Pelear y más”, “¿Qué se está esperando para actuar? Basta ya”, “'Está vulnerada la soberanía agroalimentaria del país, porque la producción interna ha decrecido, no hay seguridad jurídica”. ¿Qué país del mundo toleraría semejantes declaraciones?11

RSF se ha posicionado claramente contra la democracia venezolana al apoyar un canal de televisión golpista y al manipular la realidad con el objetivo de engañar a la opinión pública. Pero es poco sorprendente por parte de una entidad que apoyó el golpe de Estado contra Chávez en abril de 2002 y que está financiada por la National Endowment for Democracy, una oficina pantalla de la CIA.12

Revisado por Caty R.

Notas:
1) Salim Lamrani, «Las mentiras de Reporteros Sin Fronteras sobre Venezuela», Rebelión, 21 de junio de 2009. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=87364&titular=las-mentiras-de-reporteros-sin-fronteras-sobre-venezuela- (sitio consultado el 27 de junio de 2009).
2) Reporteros Sin Fronteras, «La existencia hertziana de Globovisión tiene los días contados: "Un remedio peor que la enfermedad"», 23 de junio de 2009. http://www.rsf.org/La-existencia-hertziana-de.html (sitio consultado el 24 de junio de 2009).
3) Ibid.
4) Ibid.
5) Ibid.
6) Ley Orgánica de Telecomunicaciones, 4 de junio de 2001. http://www.analitica.com/BITBLIO/congreso_venezuela/ley_telecomunicaciones.asp (sitio consultado el 28 de junio de 2009).
7) Youtube, «Chávez y Mussolini», 13 de octubre de 2008. http://www.youtube.com/watch?v=Sgkeo0Dl3lk&feature=related (sitio consultado el 28 de junio de 2009).
8) Reporteros Sin Fronteras, «La existencia hertziana de Globovisión tiene los días contados: "Un remedio peor que la enfermedad"», op. cit.
9) Salim Lamrani, «Las mentiras de Reporteros Sin Fronteras sobre Venezuela», op. cit.; Youtube, «Empleada de Globovisión hizo llamados implícitos a no pagar impuestos», 3 de abril de 2009. http://www.youtube.com/watch?v=CjN2sQ3QKK4&feature=related (sitio consultado el 28 de junio de 2009).
10) Agencia Bolivariana de Noticias, «Aló Ciudadano y el lenguaje xenófobo, intolerante e instigador», 19 de junio de 2009.
11) Ibid.
12) Salim Lamrani, Cuba. Ce que les médias ne vous diront jamais (Paris: Editions Estrella, 2009).

Salim Lamrani es profesor encargado de cursos en la Universidad París Descartes y en la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée y periodista francés, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Ha publicado, entre otros, Doble Moral. Cuba, la Unión Europea y los derechos humanos (Hondarriaba: Editorial Hiru, 2008). Su nuevo libro se titula Cuba. Ce que les médias ne vous diront jamais (París: Editions Estrella, 2009) con un prólogo de Nelson Mandela.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Elecciones: algo más que una renovación parcial del Congreso


Eduardo Lucita (LA ARENA)

El proceso electoral que concluyó el domingo muestra una situación contradictoria: ha sido la campaña más hueca y argumentalmente más pobre desde la recuperación democrática, sin embargo los resultados modifican hacia delante el tablero político del país.

Si se exceptúan las declaraciones e intervenciones del "Pino" Solanas, candidato por la Ciudad de Buenos Aires, cuyas propuestas al menos intentan recuperar los recursos naturales y los servicios públicos perdidos por las privatizaciones de los '90, a la mayoría de los candidatos es difícil encontrarles alguna idea superadora de la crisis actual, y muchas veces ni siquiera una idea. Más aún la pobreza político-cultural y discursiva es inferior aún a la de muchos capitostes del período menemista. Esto no hace mas que poner en evidencia, por si hiciera falta, la crisis de los partidos y la mediocridad de campañas basadas en personalidades, las más de las veces simples productos mediáticos montados en una enorme masa de dinero.

Un nuevo mapa político

Ahora, los resultados han cambiado efectivamente el mapa político del país. El oficialismo recoge una derrota política de proporciones, impensada por su envergadura semanas atrás, incluso para sus mayores opositores. Perdió en 21 de los 24 distritos electorales del país incluyendo el feudo de Santa Cruz y la derrota fue más pronunciada en las grandes concentraciones urbanas.

El peronismo K pierde el control del Congreso y es primera minoría, con un 30% de los votos totales del país. Lo que es una base nada desdeñable, pero ha perdido hegemonía y tendrá que someterse a negociaciones, acuerdos y concesiones diversas si quiere mantener la gobernabilidad. Por el contrario la reacción conservadora, que comenzara a corporizarse con el conflicto por la resolución 125, ha tomado en estas elecciones formas políticas concretas, ya sea bajo la forma de la derecha empresarial o la forma demo-liberal. El peso que en esto ha tenido el conflicto con el campo es innegable.

Claro está que no todo es reacción conservadora, hay mucho de voto castigo, de descontento social, de cansancio frente a promesas distributivas que no se concretan. Pero no puede omitirse que los descontentos han optado por opciones políticas que están claramente a la derecha del gobierno, lo que no significa que éste sea de izquierda. Pero sí que tiene una concepción de la intervención estatal, del consumo y del mercado interno diferenciada. Tampoco puede obviarse que el camino a la reacción conservadora ha sido pavimentado por el propio gobierno. Menos aún que la derecha empresarial sacó votos en zonas del segundo cordón del conurbano, donde anida la pobreza de los más pobres y también en zonas obreras. Y vale preguntarse si no estamos frente a una reedición de la alianza entre ricos y pobres, que fuera base de sustentación del menemismo.

Unos y otros

El radicalismo, montado en la Coalición Cívica, segunda fuerza nacional, da muestras de recomponerse, mientras que el macrismo pareciera encontrar su límite en la fuerte deserción de votos que sufrió en capital, donde tiene peso propio la ineficiencia de su gestión.

El futuro presidencial del esquema K en cualquiera de sus variantes ha sido puesto entre paréntesis, el ciclo kirchnerista se está agotando aunque venderá cara su derrota. Por el contrario, los presidenciables opositores han salido bien parados y se proyectan con peso propio para el 2011.

Este panorama muy poco alentador es apenas compensado por la gran elección capitalina de Solanas, cuyas proposiciones si bien remiten al nacionalismo del peronismo original es en este cuadro visto como de izquierda. A lo que hay que sumarle la buena perfomance de Sabbatella, que sin diferenciarse demasiado del oficialismo, pero apoyado en una gestión municipal exitosa, logró instalarse en la provincia. Son aún realidades muy parciales, pero con potencialidad.

Recomposición del peronismo

No sólo estaban aquí en juego la renovación parcial de los congresales, transformada en plebiscito por el oficialismo, estaba también en disputa la interna del Partido Justicialista, entre el peronismo K y el disidente.

La jugada de los llamados "barones" del conurbano se inscribe en esta disputa y muestra que la lealtad peronista ha quedado para la liturgia. Asumieron las candidaturas testimoniales; con las listas colectoras garantizaron su continuidad y con el corte de boleta liberaron el voto al peronismo disidente. Resultado: retuvieron el control sobre sus feudos municipales y jugaron a dos puntas a nivel nacional.

Así la renuncia de Néstor Kirchner a la presidencia del partido no es sólo producto de asumirse como el mariscal de la derrota sino también de la presión de los intendentes del conurbano y de los gobernadores triunfantes, interesados en la reorganización del PJ de cara a las elecciones del 2011. Con Scioli en la presidencia se facilita el diálogo con el peronismo disidente y la coherencia ideológica. No necesariamente será un cielo sereno, fuertes disputas y contradicciones para seleccionar una nueva dirección y por las candidaturas futuras están en el horizonte. Sin embargo las clases dominantes conocen que el peronismo es el único que puede garantizar la gobernabilidad del país.

La economía

La crisis mundial no pareció estar presente en la campaña, pero subyace por debajo de los resultados. Estos incidirán también en cómo enfrentar su impacto en una economía local que marcha al estancamiento, y también se reflejará al interior del PJ. Las corporaciones se sienten reconfortadas. El bloque agrario se ve triunfador y retomará el embate por las retenciones, mientras que los industriales, descartada ya la macrodevaluación, discuten ahora sobre una rebaja salarial directa o su contrapartida, dejar librado el empleo a las fuerzas del mercado.

Los gobernadores buscaran modificar el manejo de las finanzas públicas: una mejor coparticipación federal y recibir parte de lo recaudado por el impuesto al cheque. La oposición triunfante volverá con sus propuestas de achicar el gasto público, reducir las cargas impositivas y los subsidios y cubrir el bache financiero regresando al FMI, aceptando los condicionamientos que sean. El gobierno debilitado deberá resolver estas presiones, mientras que pasado el proceso electoral ha comenzado ya el reacomodamiento de precios y la recuperación económica no está a la vista. Mientras los trabajadores volverán a presionar por las paritarias y los aumentos, en tanto que el secretario de la CGT se siente también presidenciable, y necesitará logros concretos.

La crisis y los resultados electorales amenazan con convertir a los trabajadores y sectores populares en los verdaderos derrotados de estas elecciones. En el semestre que estamos iniciando veremos si hay respuesta del movimiento social. Pero ésta será siempre parcial hasta tanto no logre construir su propia alternativa política.

Foto: Argentina – La presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la presentación del Programa Aprender en Casa.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La crisis sanitaria al desnudo

Silvia León (ACTA)

Muchas veces parece que es inevitable el destino de los hombres y mujeres de enfermar y morir. Esta es una verdad a medias, debemos enfermar y morir por causas inevitables.

Con los avances de la ciencia en general y de la medicina en particular muchas de las causas que históricamente diezmaron poblaciones enteras, hoy con medidas simples y de bajo costo, junto con el avance de las comunicaciones para llegar a todos los sectores, podrían evitarse.

La mayoría de las enfermedades que más muertes e incapacidades provocan en nuestro país, están directamente relacionadas con la inequidad, con la pobreza estructural de millones de conciudadanos, y con un sistema público de salud que sólo aparece privilegiado en los discursos de campaña.

Un niño menor de 1 año muere en el país cada 2 horas por causas evitables. Una madre muere cada 28 horas también en su gran mayoría evitable. En el país del trigo 260.000 chicos de 0 a 5 años tienen algún grado de desnutrición 2.100.000 argentinos no tienen asegurada su comida diaria, esto implica aproximadamente que 330.000 familias padecen hambre.

La epidemia de dengue dejó al descubierto la interrelación de factores en el proceso de salud-enfermedad, ya que la reproducción del mosquito tiene que ver con la tala indiscriminada de los bosques, con las condiciones de vida de nuestras poblaciones más desprotegidas y con el abandono por parte de los gobiernos de políticas de prevención de las enfermedades los 365 días del año.

Ahora se suma la Gripe A, con un alto grado de contagiosidad y, según dicen especialistas, con menor mortalidad que la gripe común pero con una población aterrada por la inadecuada información.

Creemos imprescindible que frente a la actual pandemia, se tomen todas las medidas necesarias para reducir los riesgos a la población así como también las destinadas a la protección de los trabajadores del sector.

Además, se deben resolver las otras cuestiones sanitarias que producen en nuestro país cientos de muertes y enfermedades cada año.

Algunas de estas son:

Chagas, es la principal enfermedad endémica de la Argentina: 2 millones de infectados; 10 personas mueren por semana. Se combate con viviendas dignas y fumigación. Se necesitan entre 1000 y 1500 trabajadores de la salud que trabajen en la prevención, sólo tenemos hoy 300. Presupuesto destinado: 66 millones (Programa Nacional de Chagas 16 millones más 50 millones del Banco Mundial).

Tuberculosis: 15.000 casos nuevos cada año. Es la responsable de muchas muertes evitables en adultos. Se necesitan aprox. 4 millones por año para la compra de los medicamentos. Presupuesto actual: 1,8 millones.

La gripe común en la Argentina (año 2007) causó: 1.258.704 de casos denunciados; 22.000 Internaciones; 3.600 muertes.

La bronquiolitis, bronquitis y neumonía son las causas del 50% de las internaciones pediátricas en el invierno en menores de 2 años. Es una de las principales causas, según los especialistas, del aumento de la mortalidad infantil que pasó de 12,9 por mil en 2006 a 13,3 por mil en 2008.

Parte de las causas de estas muertes están dadas por falencias del sistema de salud: consulta tardía por falta de acceso, falta de camas de internación y chicos de bajo peso (falta de control del embarazo, pobreza, mala alimentación). Todas estas causas pueden ser modificadas y las muertes evitadas. Los hospitales están hoy desbordados, al igual que cada invierno, a lo que se agrega esta nueva pandemia.

La falta de elementos de protección para el cuidado de la salud, así como la mala información acerca de las medidas a tomar por los trabajadores de la salud, habla de la falta de valor que las autoridades les dan a nuestras vidas.

La crisis no empieza hoy. En nuestro país vivimos en emergencia sanitaria, como nuestra organización lo viene sosteniendo. El dengue y la gripe A sólo lo están haciendo más visible.

Sólo falta que la emergencia sea reconocida y se invierta en recursos económicos y en políticas públicas universales e integrales. Faltan trabajadores de la salud en el sistema público; la mitad del existente está precarizado a través de perversas formas laborales como becas, subsidios, contratos, reemplazos de guardias etc. Ello provoca que este personal de tanta importancia, formado en la mayoría de los casos por el mismo estado, se encuentren hoy sin trabajo o no trabajando en toda su capacidad.

Basta de hipocresías. No se necesita convocar a estudiantes ni médicas/cos o enfermeras/os jubilados. Atender la crisis es terminar con la precarización, nombrar al personal formado que es mucho y bueno. Valorar la importancia social de los trabajadores de salud frente a la vida/muerte de nuestra gente. Avanzar hacia un sistema de salud universal, gratuito y de calidad, al alcance de cada ciudadano.

Atender la crisis es también recuperar nuestra capacidad de producción pública de medicamentos, no quedando como rehenes de los laboratorios multinacionales. ¿No es posible fabricar los antivirales para la gripe A al mínimo costo en estos laboratorios?.

¿Tiene que seguir siendo el Instituto Malbrán el único lugar a dónde se deriven todos los estudios frente a cada emergencia en el país, a costa del estrés por sobre exigencia de sus trabajadores?

No negamos las necesarias medidas de precaución que están tomando las autoridades. Lo que sí planteamos es que de una vez por todas tiene que haber una convocatoria para para resolver el tema estructural de salud en la Argentina. Los trabajadores tenemos mucho que decir y aportar.

Silvia León es Dirigente de la Rama Salud de ATE; miembro de la Mesa Nacional de la CTA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Detrás de la mano que alimenta al chancho

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

Sería oportuno analizar las causas subyacentes en esta aparente incertidumbre de no saber cuál es la real amenaza que padecemos. De no intentarlo, la marea de información se torna confusión, los medios masivos comerciales no investigan ni buscan llegar a las causas, los organismos supranacionales de la salud tienen de aliados a las grandes corporaciones y las farmacéuticas cuidan su negocio esperando miles de millones de nuevos clientes que lleguen desesperados a buscar sus remedios.

Reflexiones sobre la gripe A (H1N1) en medio de la emergencia sanitaria

El avance en el número de casos diagnosticados como gripe porcina, y de los que de ellos resultaron mortales, ha desatado en Argentina un alto grado de angustia, un tanto lógica si pensamos que nos enfrentamos a una patología de consecuencias desconocidas; pero por otro lado, convivimos ahora con un gran nivel de paranoia individual que se suma a otras semejantes desatadas cuando de preservar lo propio se trate, sean bienes ó salud de lo que hablemos.

Pero lo que sería oportuno analizar, son aquellas causas subyacentes en esta aparente incertidumbre de no saber cuál es la real amenaza que padecemos. De no intentarlo, la marea de información se torna confusión, los medios masivos comerciales no investigan ni buscan llegar a las causas, los organismos supranacionales de la salud tienen de aliados a las grandes corporaciones y las farmacéuticas cuidan su negocio esperando miles de millones de nuevos clientes que lleguen desesperados a buscar sus remedios. Si nuestra propia salud es un bien común, la enfermedad es un negocio que reporta ganancias millonarias tan sólo para algunos cuantos.

Carlos Vicente, de GRAIN y Acción por la Biodiversidad, compartió algunas respuestas, que entendemos son necesarias analizar en nuestras comunidades, barrios y en aquellos espacios de lucha que como activistas sociales u ambientales estemos compartiendo. Al comprender los reales orígenes de la situación que se vive con esta pandemia, podremos delinear aquello que es necesario revertir para los años inmediatos por venir.

- ¿Dónde se gestó el ambiente para que esta enfermedad pudiera comenzar a circular?

Hace tres años, cuando fue el brote de "gripe aviar", hicimos una investigación y un informe sobre la situación en el sudeste asiático. En este caso (con la gripe porcina) veíamos que se repetían más ó menos las mismas características de lo que ocurrió con el tema de la gripe aviar. Ubicaba un foco en una región de México, en un pueblo donde no casualmente están instaladas unas granjas de cría de porcinos que se llaman Carroll (Granjas Carroll de México), que son propiedad de Smithfield, la mayor multinacional de cría de cerdos del mundo, una empresa de los EE.UU., que en línea con lo que es la política en el norte a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con México, se traslada para llevar estas industrias sucias y contaminantes al sur.

- ¿Cuáles son esas condiciones que se dan en los criaderos?, ¿por qué podrían ser la causa real de esta gripe?

Lo primero que es importante tener en cuenta, a pesar de que tratan de disimularlo llamándola "gripe A", es que es muy claro que este virus es un virus de gripe porcina que ha mutado uniéndose con virus de gripe aviar y con virus de gripe humana, y que obviamente esto ha ocurrido en algún lugar donde puede existir gripe porcina y donde donde puede haberse producido este cóctel de virus.

Es muy importante también tener en cuenta que desde el año pasado, y desde hace varios años, hubo movilizaciones y cuestionamientos desde la población, porque había un altísimo porcentaje de enfermedades respiratorias que la gente de la comunidad claramente atribuía a los malos olores y a los problemas de hacinamiento animal y de producción que tenían estas granjas Carroll.

Para nosotros lo que es muy claro es que la cría industrial de animales, en las condiciones en que se hace en estas fábricas de carne, como son los criaderos de pollos ó los criaderos de cerdos, ó ahora los feedlot que estamos viendo multiplicarse en la Argentina, crean condiciones para que los virus naturales en estos animales, en condiciones de falta de higiene, en condiciones en las que se acumulan materias fecales, puedan producir claramente estas mutaciones que hacen que las virosis se hagan más crudas como en este caso, donde no sólo que se combinó con gripe aviar, sino con gripe humana. Con lo cual empieza a producirse este fenómeno que tanto se temía con la gripe aviar, que es la posibilidad de transmisión de persona a persona, que antes no ocurría con la gripe porcina.

- ¿Deberíamos pensar en una situación futura donde analicemos enfrentar una posible nueva enfermedad de este tipo en los próximos años?

Siempre, frente a los problemas ambientales y sanitarios que tenemos, vamos a atacar los efectos que se producen en la sociedad, pero nunca atacamos las causas de los problemas. Esto pasa desde los problemas que se producen con la agricultura y la contaminación hasta los problemas del cambio climático, siempre estamos tratando de enfrentar los resultados que se producen en la sociedad y no de ir a las causas para evitar que esto se produzca.

De hecho, con el tema de esta gripe porcina, había ya un alerta a nivel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel de organizaciones internacionales de sanidad animal y a nivel de publicaciones científicas, donde se planteaban las condiciones en las que se estaban criando los animales, incluyendo el hecho de que en muchas de estas granjas de cría de cerdos se les da como alimento restos de la producción avícola, donde sin duda está presente el virus de gripe aviar. Las condiciones estaban dadas, sólo faltaba ver en qué momento esto iba a ocurrir.

Ocurrió, pero lamentablemente, pasando los meses que ya han pasado, en lugar de tratar de actuar sobre las causas que han producido esta enfermedad, seguimos viendo cómo la cría industrial de animales se multiplica. Esto no es sólo un problema de México, es importante aclararlo. Aquí en Argentina, en toda la periferia de las grandes ciudades, tenemos en las peores condiciones que uno se puede imaginar cría de cerdos, incluyendo esto que ocurre en Marcos Paz, en la comunidad donde yo vivo, que es que los cerdos se alimentan en los basurales a cielo abierto que tienen los municipios, y esto no es sólo en Marcos Paz, sino en buena parte de los municipios del conurbano.

- Una de las primeras cuestiones que surgían cuando aún no se habían detectado casos de gripe porcina en Argentina era la afirmación de que "nuestros cerdos" no estaban enfermos. ¿Sabemos si podrían llegar a enfermarse?

Por supuesto que no lo sabemos, y no lo vamos a saber porque así como no se atacan las causas de los problemas, tampoco hay un seguimiento epidemiológico ni un control, pero de ninguna manera, de estos criaderos.

Es importante tener en cuenta que no es porque la alimentación con cerdos te va a producir el contagio, porque ahí hay que dar una información adecuada, pero sí que existe el potencial en estas granjas de que se sigan produciendo mutaciones, que se sigan agravando y que este virus mute hacia una forma más patogénica que pueda ser todavía más grave en sus consecuencias para la salud.

- ¿Que rol sentís que está jugando la OMS como organismo?

A esta altura es un rol de cubrir los intereses de las grandes corporaciones y de seguir haciendo el juego, como ocurre en todos los ámbitos. Nosotros tenemos experiencia de la FAO, que a pesar de ver que el hambre recrudece en el mundo, sigue apuntando a las mismas recetas de producción industrial agrícola para resolver el problema del hambre en el mundo. En este caso pasa lo mismo, se apunta hacia estas supuestas medidas que pueden prevenir, y que por supuesto son razonables en cuanto a evitar la exposición pública masiva de las personas, ó a las medidas higiénicas como el famoso gel de alcohol que parece que ha venido a sustituir en la moda a los barbijos, ó a recetar el Tamiflu, que hace un gran negocio para Roche, pero de ninguna manera se han tomado las medidas drásticas que deberían tomarse cuando es una pandemia.

- ¿Por qué razón medicamentos como el Tamiflu o el Relenza, que podrían paliar la gripe, no se fabrican en nuestro país?

Ahí tenemos una larga historia de sometimiento de la Argentina a los designios de las multinacionales farmacéuticas, que tuvo en la década de los '90 su cumbre, y aquí es importante tener memoria, cuando EE.UU. mandó un embajador que declaró muy claramente que él venía para modificar la ley de patentes de la República Argentina, y por supuesto lo logró a partir del '95 y con aplicación a partir del año 2000, con lo cual quedamos en manos de las grandes corporaciones.

Argentina tenía una ley de patentes que eximía a los medicamentos del patentamiento, por considerar que eran un bien social, y esto en la década del '90 se modificó y obviamente crea las condiciones para que las grandes corporaciones manejen todo a su antojo. Falta una política pública y un laboratorio nacional que produzca medicamentos que respondan a las necesidades de los argentinos. Esto lo digo con mucho conocimiento porque soy farmacéutico y trabajé en la industria. La salud, el negocio de la salud, en realidad el negocio de la enfermedad, es un canal para obtener brutales ganancias que poco y nada tienen que ver con la salud pública.

- ¿Hay algo que quisieras agregar?

Me parece fundamental que la gente a nivel local salga de esta situación de paranoia que se está creando y empiece a observar en su entorno cuáles son los verdaderos problemas que la afectan y sin duda, cuestionar todo este modelo productivo industrializado en el cual somos simplemente un engranaje más de esta maquina de producir y consumir.

Siendo los que nos toca alimentarnos ó comprar los medicamentos de turno, si no salimos de esa rueda no hay ninguna manera de evitar que este mal de hoy se convierta en males mucho peores en el futuro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Va a estar “Fina” Buenos Aires


CORREPI

“Es una muy buena incorporación. Lo distingue su ética, sus principios morales y es bueno para la ciudad que asuma este cargo”, dijo el ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad, Guillermo Montenegro, al anunciar que ya tiene comisario el pueblo porteño.

El flamante jefe de la policía de la ciudad de Buenos Aires es cualquier cosa menos un desconocido. Jorge Alberto Palacios, conocido como el “Fino”, fue uno de los jefes de la represión al levantamiento popular el 19 y 20 de diciembre. Según declaró en la indagatoria, “concurrió a la Plaza de Mayo por una cuestión moral ya que no estaba de servicio”. Cuestión moral, recordemos, que costó al pueblo cinco fusilados por sus subordinados.

También está señalado como encubridor del atentado a la AMIA, respecto de lo cual dijo Montenegro: “Hay una denuncia sin condena. Además, él no mató a nadie”.

Como premio por semejante foja de servicio fue designado al frente de la División de Investigaciones de la PFA por el gobierno kirchnerista, cargo que debió dejar, junto con su uniforme, cuando la investigación por el secuestro y asesinato de Axel Blumberg descubrió sus vínculos con bandas dedicadas a esos menesteres.

Pero para el gobierno de la ciudad, “Es una persona de absoluta confianza del jefe de Gobierno, es un excelente ex policía y el más condecorado”.

Su relación con Macri se remonta, precisamente, a su exoneración de la federal, cuando fue contratado como jefe de seguridad de Boca Juniors. Luego, comenzó a asesorar al PRO en temas vinculados a la “seguridad”.

Un simple sinceramiento de la policía porteña que vendrá, con los hombres que mejores servicios han prestado a la clase dominante.

Foto: Argentina. Ciudad de Buenos Aires - Jorge Alberto “Fino” Palacios, represor del levantamiento popular del 19 y 20 de diciembre de 2001 y jefe de la policía machista. / Autor: URGENTE 24


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: Casi medio centenar de empresas pidió el procedimiento de crisis

EL LITORAL - TMO

Son las del centro norte de la provincia e involucran a unos 3.000 trabajadores. Según las cifras oficiales, 375 empresas gestionaron los Repro. Reclamo de la CGT al gobierno.

Las empresas del centro norte de la provincia que iniciaron el procedimiento preventivo de crisis suman 47 e involucran aproximadamente a unos 3.000 trabajadores, según las cifras oficiales proporcionadas por el Ministerio de Trabajo de la provincia.

Que hayan iniciado el procedimiento no quiere decir que el ministerio se los haya otorgado. Esto significa que los trámites de las 47 empresas se encuentran, según cada caso, sustanciados; en trámite de inicio; desestimados; solicitados por las empresas pero no sustanciados por falta de acuerdo de partes y no sustanciados pero con acuerdos de partes.

Respecto a los Repro (Programa de Recuperación Productiva), lo pidieron 375 empresas, que agrupan a unos 24 mil trabajadores; pero sólo lo están cobrando 212, que suman 15.600 trabajadores santafesinos. Esto representa alrededor de 9 millones y medio de pesos mensuales.

En tanto, el próximo lunes en la ciudad de Santa Fe se reunirá la comisión tripartita creada para analizar la situación laboral que, según explicó el ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez, a El Litoral, se mantiene, en líneas generales, en condiciones similares a mayo.

“Se trata de una reunión ordinaria”, enfatizó el ministro, que de esa manera intentó quitarle cualquier connotación dramática, que no sea el de un encuentro programado con anticipación a los conflictos laborales que volvieron esta semana como el de Mahle y San Vicente.

Desde la CGT, en tanto, el secretario general de la Regional Santa Fe, Alberto Cejas, insistió que desde la central obrera pedirán que se apliquen todos los mecanismos legales y administrativos que existen para evitar que haya despidos. “La provincia tiene una batería de instrumentos para aplicar y eso es lo que tiene que hacer”, dijo Cejas.

En Friar

Por su parte, directivos de Friar, con sede en Reconquista, aclararon esta mañana que la empresa se encuentra en un proceso de transformación, ya que redefinirá su plan de inversiones, luego de suscribir un preacuerdo con un inversionista francés.

Además de la producción habitual, la empresa comenzará a elaborar comidas preparadas (carne y salsas) para incursionar en el mercado francés. Para ello utilizará la planta que posee en esta capital, lo que demandará modificaciones en la actual logística.

Fisfe

Anoche, en tanto, se reunió en Rosario la conducción de Fisfe, que repasó la situación productiva de Santa Fe, en particular el nivel de afectación que tiene la gripe A sobre el normal funcionamiento de los empresas.

“Hay mayor ausentismo de los trabajadores, pero no podemos determinar con precisión la magnitud. Lo que decidimos fue pedirle a las empresas que tomen una serie de medidas para reforzar las condiciones de salubridad e higiene en las fábricas para cuidar al personal en todo lo que esté a nuestro alcance”, informó el vicepresidente de la entidad, Carlos Bertone.

Respecto a la situación laboral en la provincia, Bertone reiteró el compromiso de la entidad, reflejado en el compromiso firmado con los trabajadores y el gobierno, de buscar todos los mecanismos de solución posible a los conflictos que puedan darse en la provincia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Una crónica conocida

Néstor Sappietro (APE)

La crónica es una más de las miles de crónicas que se repiten a lo largo de nuestra geografía. La crónica de la vida que viene torcida. La crónica de una sociedad que insiste en aplicar castigos implacables a quienes llevan todos los castigos encima. La crónica que termina como terminan todas estas crónicas, con una vida que nunca tuvo tiempo de amanecer, aplastada a los 17 años.

A Fede la escuela le llegó hasta los 14, cuando una enfermedad le arrancó a su viejo, cuando las buenas notas no sirvieron de nada, tuvo que dejar la escuela y transformarse en el hombre de la casa.

Quiso jugar al fútbol y llegó hasta las inferiores de Defensores de Belgrano.

Las urgencias patearon la pelota afuera de la cancha chica y tuvo que jugar el partido de la vida en inferioridad de condiciones, con la pobreza que venía con los tapones de punta y los árbitros siempre mirando para otro lado.

La crónica se repite, transita todas las carencias que transitan estas crónicas.

Fede vivía junto a su hermano Jerónimo de 12 años y su mamá.

Karina Rosales, la madre de los pibes, tiene 40 años, atiende los teléfonos 12 horas por día en una remisería y cobra 450 pesos por mes.

Fede había caído en el abismo de la droga. Karina lo sabía, y había buscado la forma de rescatarlo, pero la cura también suele ser una cuestión de salario.

"Luché para salvarlo del paco", cuenta Karina, "Lo quise internar en un instituto privado, pero me querían cobrar 4.500 pesos. Me bancaban sólo la mitad. No lo llevé a un centro estatal porque lo hubiesen entrenado para matar. Se quería curar. A veces mentía y decía que no se drogaba".

Fede, cargaba con la mochila de ser el hombre de la casa a los 17 años, "Robaba por necesidad", relatan sus amigos, "quería que su familia comiera todos los días".

Esa tarde, Federico salió a la calle decidido a volver con un regalo para Jeremías que al día siguiente cumplía 12 años. Soñaba con una fiesta. "Te voy a traer una sorpresa", le prometió.

Se puso la campera y una gorra de lana. En el bolsillo derecho llevaba un revólver calibre 32 con el que, diez minutos después, les apuntó nervioso a los clientes y a los empleados del mercadito La Esperanza, en la calle 1 de Agosto y Lacroze, en Villa Bonich, partido de San Martín, a diez cuadras de su casa. El robo duró poco tiempo: con un amigo se llevó 300 pesos de la caja registradora.

La huida terminó de la peor manera: el hijo de la dueña del local los persiguió cuatro cuadras en su auto y Federico murió atropellado en la vereda.

Pablo Vallone, hijo de la dueña del mercado, de 24 años, atropelló a Federico con su Peugeot 306 en Rodríguez Peña y Guido Spano. El otro ladrón, de 19 años, escapó, pero pocas horas después fue entregado a la policía por su madre. "Fue un accidente", declaró el acusado ante el fiscal. Está en libertad y con custodia policial por temor a represalias.

A los pibes del barrio les queda esa mezcla de bronca y tristeza que podríamos llamar indignación. Yeye, amigo de Federico desde los cinco años, tiene los ojos llorosos: "A Fede lo aplastaron tres veces. El asesino hizo marcha atrás y aceleró. Lo mató con odio".

La crónica termina como suelen terminar estas crónicas.

Federico fue inhumado en el cementerio de San Martín. Sus amigos lo recordaron en la esquina de Alvear y Salta, en Villa Bonich, donde solían reunirse a escuchar cumbia colombiana. "Le vamos a hacer un altar donde nos juntábamos siempre", dijeron los pibes. Entre todos hicieron una vaquita para pagar el entierro. Con lo que sobrara le iban a comprar un regalo a Jeremías.

Las palabras de la madre de Fede son la mejor conclusión para la crónica. Están cargadas de dolor, dignidad y necesidad de justicia: "No le enseñé ni lo mandé a robar. Le voy a pedir disculpas a la mujer asaltada, pero que no mienta. Que me mire a los ojos y diga la verdad. No fue un accidente. Si su hijo mintió, es peor que el mío: porque el mío robaba; el de ella mata".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un periodista de pura cepa

Martín Novillo (PRENSARED)

Luis Rodeiro analiza la lógica de los grandes medios de comunicación, los cambios de forma y contenido y la contradicción entre el rol social del trabajador de prensa y el afán de lucro de las empresas periodísticas en un contexto capitalista. Por otra parte, alerta sobre lo que puede significar el triunfo de la oposición en las elecciones legislativas.

Luis Rodeiro trabajó en diferentes medios de comunicación, como Canal 10, Diario Córdoba, Página 12 Córdoba, A Diario, Radio Nacional, revista La Intemperie, Informe Córdoba, etcétera.

Vivió el exilio en México, donde trabajó en el diario Excelsior. También escribió dos libros: “Fantasía de bandoneón” y “Vení, volá, sentí”, y fue un reconocido militante de la izquierda peronista.

Aquí lo tenemos en una entrevista jugosa en donde nos cuenta sus comienzos como periodista y como no podía ser de otra manera, nos habla un poco de política.

-¿Como se inició en el periodismo?

-En verdad, en ese tiempo en Córdoba no había escuelas de periodismo y la única que había estaba en La Plata. Nosotros en el secundario formamos una agrupación de estudiantes del colegio Montserrat, del cual sacamos una revista que se llamaba “Proa”, y que indudablemente fue mi primera experiencia de joven en el periodismo. A partir de ahí se dieron una serie de circunstancias que siempre me llevaron a estar en la parte gráfica fundamentalmente. Estuve siempre muy vinculado con el compromiso político, porque las primeras experiencias periodísticas siempre estuvieron ligadas a la actividad gremial y política. Participé de revistas de ese tipo como “Militancia” y “Puro Pueblo” que después fue clausurada por el gobierno. Es decir todos esos años fueron de periodismo muy vinculado con el compromiso político. Quizá la primera experiencia mas importante en el sentido de ejercer un periodismo más universal , más general, lo hago precisamente en el exilio en México en el diario Excelcior, que es uno de los principales diarios de allá, y allí es donde realmente adquiero la experiencia de trabajo dentro de una redacción que no la tenía porque indudablemente la experiencia en las otras revistas más vinculadas a lo político era una suerte de grupos de amigos que se juntaban y trabajaban; era una tarea distinta, no porque no fuera el ejercicio del periodismo pero era un ejercicio del periodismo distinto, es decir, uno muy vinculado a la política y uno muy vinculado a la actividad profesional. Después de Excelcior hago varias experiencias en medios nacionales, estuve en Radio Nacional, estuve en el Diario Córdoba cuando el diario pasó a ser vespertino, también trabajé en Página 12 Córdoba y en A Diario que fue lo que le siguió a Página 12 Córdoba. Trabajé en revistas como “Intemperie” y “El Diccionario”. Finalmente, podría decir que llego al periodismo fundamentalmente a través de una acción de compromiso político.

-¿Su exilio estuvo relacionado a su compromiso político o a su actividad como periodista?

-No, fundamentalmente por mi actividad política. Es un tema muy interesante porque muchas veces dentro de la historia de este país por diversas razones confundimos algunas razones. Durante mucho tiempo reivindicamos a Rodolfo Walsh como periodista y que la muerte de Rodolfo Walsh era fruto directo de su actividad periodística. Indudablemente es así, es decir, hay en sus acciones una actividad periodística profesional, pero es indudable que no muere por la profesión, muere por su compromiso político muy fuerte. Lo van a buscar y lo matan no porque escribía, sino porque militaba. Muchas veces eso oscurece un poco las cosas no? Yo cuando me voy al exilio, me voy fundamentalmente por cuestiones políticas.

-¿Cuál fue el primer libro que leyó?

-Todo eso forma parte de alguna manera de la formación que vas teniendo no? Mi familia era de clase media, mi padre tenía ideas socialistas democráticas, recibía el periódico “La Vanguardia” que es el periódico del partido socialista tradicional. Mi madre no tenía mucha actividad política, pero fundamentalmente por razones familiares era demócrata. Ambos participaban de un pensamiento en ese momento muy importante en los sectores medios de antiperonismo y a su vez no eran religiosos en el sentido de ir a misa, mi madre tenía cierta fe más primitiva.
Nosotros cuando chicos jugábamos al fútbol en la iglesia de los Salesianos al frente de la plaza Colón. El fútbol a su vez trajo formación cristiana, así que los primeros libros que yo leo son por un lado libros vinculados a la filosofía de la iglesia, a las encíclicas, pero a su vez por la influencia de la familia leía a José Ingenieros por ejemplo. Las primeras lecturas son esas. Y una primera lectura, que por azar, no se por qué, en la mayoría de los casos estaba orientado mucho a lo social, a un mensaje cristiano que trascendía lo institucional, estaba más vinculado con el compromiso con el otro, con la defensa de la justicia, el pobre.

-¿Cual fue el último libro que leyó?

-El último libro que leí fue de John Berger, “Fotocopia”. Me encantó. Es una serie de relatos y sobre todo describe al campesino.

-¿Cuál fue la mejor nota que realizó?

-No sé, siempre la última es la mejor (se ríe). O creo que es la mejor (más risas). En cuanto a las notas anteriores, fundamentalmente a partir de la experiencia de los diarios de Córdoba, del cierre de Página 12 y del cierre de A Diario, no participé de un proyecto periodístico general, sino desde la experiencia de revistas, y escribí como colaborador de la sección Temas de La Voz del Interior, cuando la sección Temas estaba un poco mejor de lo que es ahora, porque le daban una importancia mayor a lo que se escribía y no a la imagen. Hoy por hoy, cuando vos querés escribir de un tema y hacer un análisis para el que necesitas mínimamente un espacio, te encontrás con que tenés una limitación de líneas para escribir realmente asesina, en función de una fotografía inmensa. Indudablemente, eso habla de una tendencia del periodismo que cada día se va asemejando más a la televisión. Entonces, al periodismo grafico, que debería ser fundamentalmente un periodismo de análisis, se trata de reemplazarlo con imágenes. La tendencia de los diarios y las revistas es fundamentalmente priorizar el lenguaje visual más que el lenguaje de contenido.

-¿A quién le gustaría entrevistar?

-Hay tantos personajes para entrevistar y ahora se van recreando. Hay personajes que hoy cumplen un papel histórico o han cumplido un papel histórico que cualquiera se deleitaría escuchándolos, desde Fidel (Castro) por ejemplo, a los que hoy puedan estar en la cartelera actual, caso de Evo (Morales), caso de Lula (Luis Ignacio Da Silva) incluso, yo creo que hay muchísimos. Pero no me planteo jamás como una deuda pendiente, yo creo que las cosas se dan de acuerdo a las circunstancias. Si vos en tu carrera periodística vivís obsesionado por la entrevista que no tuviste creo que te impide desarrollarte con lo que tenés al lado.

-¿Qué opina sobre las empresas periodísticas que hoy no gozan de credibilidad en el público?

-El tema de la prensa es sin duda complejo en este sentido: las empresas periodísticas se desarrollan y viven en este sistema capitalista y como empresas de este sistema tienen intereses económicos, tienen tendencia al monopolio, tienen tendencias a obtener los mejores beneficios, tal cual una empresa cualquiera. Pero lo que comercializa esa empresa es un bien público que es la información. Esto muchas veces plantea la gran disyuntiva entre la empresa periodística y el trabajador de prensa, y esa diferencia entre empresa periodística y trabajador de prensa es fundamental en muchas cosas. Indudablemente, una empresa periodística que está en el mundo de los negocios, que tiene intereses, que hace alianzas, termina por supuesto condicionada por los intereses que defiende. El trabajador de prensa tiene opciones que son muy duras en el sentido de que poder permanecer en un medio es asumir el pensamiento y el criterio de la empresa o la posibilidad de revelarse frente a eso. Tampoco estoy planteando que se exijan del periodista medidas heroicas, pero creo que en la profesión nuestra, en la medida en que un periodista se va desarrollando, se va haciendo serio, que sus investigaciones sean irrefutables, es muy difícil que lo condicionen; posiblemente lo echen, pero no lo condicionan. Es decir, creo que la prensa desgraciadamente atraviesa eso y son cada vez más fuertes los lazos que la unen a los grupos económicos que la sustentan. Yo creo que las posibilidades concretas de tener una prensa democrática esta precisamente en que el Estado como representante de este bien publico que es la información sea capaz de poner límites, de evitar los monopolios como de alguna manera esta planteado en la nueva Ley de Radiodifusión.

-¿Cómo cambia la lógica de trabajo en cuanto al tratamiento de noticias, en los grandes medios de comunicación, cuando aparecen temas como el del conflicto del campo, que generan un gran debate público en el que están presentes diversas ideologías?

-El poder estatal como el poder privado que se expresa en las empresas, fundamentalmente tiene hacia el periodismo una serie de actitudes, la primera es una actitud de cortejo, que es ganarse la voluntad del periodismo, por lo cual se utilizan distintos métodos que van desde un sobre a una atención. Recuerdo en el Córdoba y después en el Página mismo uno de los primeros que organiza uno de los sistemas de cortejo así medio publico es la empresa Renault que organizaba unas comidas espectaculares para los periodistas y vos te ibas de ahí con un regalo que era una locura, como un viaje que era una cosa muy sutil. Lo mismo sucedía por ejemplo en el Banco Israelí, donde salíamos con unas cajas de copas de cristal o de vinos, y quizás en los momentos esos decías: ¡ah, mira que bien, se acuerdan de nosotros!, pero era una sutileza muy grande porque en definitiva eso va desarrollando una actitud en vos que te impide cuando te toca un tema concreto de sentirte desatado. Ese cortejo es muy fuerte porque eso es, te digo en los niveles más bajos, pero en los más altos es aún mucho mayor. Entonces, la relación de los periodistas con los medios yo la vigilo; cuando vos te pones en Córdoba a ver La Voz del Interior y ves la sección de economía, indudablemente, ves que esta sección esta adscripta a una línea concreta que es, en este caso, la línea establecida por la Fundación Mediterránea, una línea que la han alimentado durante varios años y ha cortejado a los periodistas. Hoy prácticamente dentro del mundo oficial del periodismo no hay nadie que no este sujeto a la influencia decisiva de la Fundación Mediterránea.

-¿Qué pasa con la lógica del objetivismo en lo medios, cuando aparece un conflicto como el del campo. Por qué los medios jugaron tan fuerte en este conflicto?

-Ese es otro gran tema. La prensa -y cuando hablo de la prensa hago hincapié en la empresa periodística- ha pasado a ser un factor de poder. En el desarrollo del capitalismo último hay, no solamente en el país, sino en casi todos los países, una crisis muy fuerte de los organismos representativos de la ciudadanía. Es decir, los partidos políticos prácticamente están en crisis en todo el mundo, no solamente en Argentina. Las instituciones como el Congreso, como la Legislatura, están totalmente desprestigiadas. Organizaciones que cumplieron alguna función en algún momento determinado de cohesión dentro de la sociedad quedaron también desprestigiadas, como los sindicatos, en los que la gente ya no confía, porque piensa que representan los intereses de los poderosos. Incluso, organismos que se plantan más en el terreno de la ética, como la Iglesia por ejemplo, tampoco mucha gente cree en ella. Entonces, esa acción que se ha venido desarrollando, la coloca a la prensa en un papel casi decisivo de reemplazo de todos estos organismos: reemplaza a los partidos políticos, reemplaza al sindicato, reemplaza a la Justicia, muchas veces juzgando, y reemplaza a las instituciones que supuestamente te plantean valores. Yo creo que en este papel que viene desarrollando dentro del sistema capitalista, pasa a ser la prensa uno de los sujetos más importantes en el desarrollo de lo que conocemos como la experiencia neoliberal. La experiencia neoliberal ha tenido como principal protagonista, no solamente a las empresas, sino como protagonista político, como el sujeto que de alguna manera va uniendo distintos intereses, a la prensa. Entonces, yo creo que esto va determinando cosas muy importantes porque, cuando sucede un hecho como el del conflicto del campo, indudablemente, ese grupo que tiene características de partido, juega con todo, juega y defiende su interés, su espacio, de una manera muy fuerte.

-Con respecto al campo político, ¿qué se juega para usted en estas elecciones y que puede llegar a pasar?

-Bueno, lo que se juega yo creo que son dos ideas de país. Yo no hablaría de modelos sino de proyectos inconclusos, en ambos lados; es decir, tanto del lado del oficialismo como de la oposición. En la oposición, porque no han logrado conformar un sujeto político único porque están dispersados. Y en el proyecto oficial, porque todavía no hay un sujeto político coherente capaz de llevar adelante un proceso de cambio como el que se insinúa, como que ese sujeto político está todavía muy atrasado. Desgraciadamente, la política tiene tiempos, mecanismos, que son muy odiosos, porque para imponer un proyecto vos tenés que tener, sí o sí, mayoría en el parlamento. Y si no tenés mayoría, no hay ninguna posibilidad de imponer un carajo, y esa es una ley en la política. Entonces, creo que en este momento hay un proyecto en construcción, con muchas contradicciones, con cosas repudiables, como el caso de la defensa de los hielos continentales, el caso de las políticas de los recursos naturales como el agua, que son reales e inminentes. Pero creo que hay otras conquistas y logros que hacen que vos digas, bueno, este proceso está abierto, no está cerrado, no es que acá se acabó. Por otro lado, está el proceso de la oposición, que es dramático, porque no es solamente el modelo neoliberal en lo que hace a la pura economía, sino que implica toda una estructura política que tiene que mucho que ver con la idea del proceso militar. Es decir, que acá un triunfo de la oposición significa el término de la política de derechos humanos, significa que se acabó la posibilidad de los juicios, la vuelta a las represiones contra la clase obrera, el regreso del Fondo Monetario Internacional. Entonces todas estas cosas son una amenaza real, una amenaza concreta, y creo que en ese sentido son dos proyectos que están en juego en estas elecciones. En cuanto a las posibilidades electorales, de acuerdo a lo que yo analizo, veo y leo, pienso que no va a haber grandes cambios con respecto a las últimas elecciones nacionales. Seguramente, el oficialismo va a perder diputados y senadores en varios lados, pero creo que a nivel electoral no se va dar la debacle que anuncia la oposición.

-Algo que va depender del resultado de las elecciones es el caso de la nueva Ley de Radiodifusión. ¿Qué opina al respecto?

-Por ejemplo, es fundamental. Esa ley no sale.

-¿Que hay que hacer para que esa ley se establezca, más allá de cómo se conforme el Congreso después de las elecciones?

-Va a ser muy duro, muy difícil. Es decir, eso pasa por el Congreso y en el Congreso para aprobarla hacen falta votos. A su vez, yo creo que plantea otras alternativas que no son despreciables, en el sentido de que una presencia mayor de la oposición, quizá obligue al Gobierno a iniciar lo que no terminó de iniciar nunca, es decir, un diálogo con los distintos sectores del campo popular, que creo, puede ser muy importante en cuanto a la profundización de un proyecto. Ante la necesidad de buscar aliados, esa alianza me parece que va a estar más dada por los candidatos progresistas por fuera del kirchnerismo, que por los aparatos del radicalismo y de las otras fuerzas opositoras. Y en ese sentido, creo que surgiría algo muy positivo debido a que el oficialismo va a estar obligado a entablar un diálogo y a no quedarse encerrado en sí mismo.

Martín Novillo integra el Taller de Redacción Periodística del Cispren y Radio Nacional Córdoba, coordinado por Alexis Oliva.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...