viernes, 10 de julio de 2009

Entrevista con el economista argentino Claudio Katz: “La solución a la crisis del capitalismo tiene que ser política”


Fernando Arellano Ortiz (CRONICON, especial para ARGENPRESS.info)

La salida a la crisis sistémica del capitalismo tiene que ser necesariamente política y “un proyecto socialista puede madurar en esta turbulencia”, sostiene el economista, filósofo y sociólogo argentino Claudio Katz, quien advierte además, que la “situación económica mundial es muy grave y vamos a tener que tocar fondo, aunque estamos en el primer momento de la crisis”.

Katz, un destacado profesor de la Universidad de Buenos Aires en las áreas de Economía, Filosofía y Sociología es, al mismo tiempo, un activista de los derechos humanos e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina. Es autor de numerosos textos de interpretación del capitalismo contemporáneo y ha estudiado el impacto regresivo del neoliberalismo en América Latina. Participa activamente en los foros continentales de impugnación del endeudamiento externo. Su libro "El porvenir del socialismo" obtuvo una mención honorífica en el Premio Libertador al Pensamiento Crítico (Venezuela 2005). Igualmente es integrante del colectivo internacional Economistas de Izquierda (EDI) y actualmente se desempeña como asesor externo del gobierno venezolano.

Reunidos en uno de los acogedores cafés de Buenos Aires, el profesor Katz dialogó sobre la realidad económica mundial, el proceso político de Latinoamérica, la amenaza de una irrupción de la derecha en la región y lo que denominó “la gran inquisición mediática” para referirse a la manipulación de los grandes conglomerados de la comunicación y la información.

Primer momento de la crisis capitalista

- Los teóricos en economía han señalado que la crisis del capitalismo actual es sistémica y no cíclica, pero lo que llama la atención es que no se ve una salida para implementar un nuevo modelo, o una alternativa capaz de reemplazar al sistema capitalista. ¿Usted cree que encontrarle una salida a esta crisis es más un problema político que económico?

- Yo creo que definitivamente el gran problema es político porque todas las grandes crisis económicas se resolvieron positiva o negativamente por cursos políticos, según si intervinieron o no en esos procesos las mayorías populares. Esta es una crisis muy profunda que los neoliberales han tratado de disminuir la gravedad culpando a la codicia, ocultando la especulación financiera. También los heterodoxos presentan esta crisis como una falta de regulación. Pero esta es una crisis del sistema, una crisis del capitalismo. Y me parece que es una crisis del modelo capitalista de los últimos veinte o veinticinco años del modelo neoliberal cuyas consecuencias estamos viendo ahora. Hemos tenido dos, tres décadas de plena acción neoliberal: privatizaciones, desregulaciones, ampliación del radio de las empresas transnacionales a la ex Unión Soviética, a China, a todo el planeta, y ahora vemos las consecuencias de esa expansión del capital, de la sobreproducción, de la sobreacumulación, y los efectos de pobreza, de miseria, de desempleo que la OIT (Organización Internacional del Trabajo) pronostica que van a ser muy gravosos en los próximos años. Entonces, estamos me parece a mí, en el primer momento de la crisis, el comienzo de la crisis, el debut.

- ¿Es decir que vamos a tener que tocar fondo?

- Sí, vamos a tener que tocar fondo y sobre todo la población de Europa y Estados Unidos, que no está acostumbrada, a diferencia de los latinoamericanos a este tipo de catástrofes económicas, va a tener que procesar esto y eso va a llevar un tiempo. Recordemos que éstas últimas décadas de neoliberalismo debilitaron a los sindicatos en los países centrales, debilitaron política e ideológicamente a la izquierda, a las fuerzas progresistas en Europa y en los Estadios Unidos, y habrá que reconstruir una experiencia de movilización social que ya se está empezando a notar, más en Europa que en los Estados Unidos. Esto se ve ya en Francia, en Grecia, en países donde ha habido movilizaciones populares que están cambiando el clima de esos países. Pero, vamos hacia varios años de desempleo, pobreza, exclusión social, y habrá que ver cómo reaccionan los pueblos.

- ¿Cuál es su visión respecto del proceso político y socioeconómico que se esta dando en América latina?

- Yo creo que es distinto al proceso de los Estados Unidos, de Europa, y es especialmente distinto, primero, porque nosotros ya hemos vivido este tipo de crisis, y no fue en los años treinta, fue en los años ochenta, noventa, este tipo de debacles financieras que conducen a la expansión de la pobreza, la hemos visto en Argentina, en Bolivia, en Venezuela, en Ecuador. Entonces, ya hay una cierta experiencia de los pueblos con este tipo de exclusiones del neoliberalismo. Y al mismo tiempo, probablemente, no es seguro pero es probable, que el impacto económico de la crisis no sea tan grave como en los países centrales, porque como nosotros ya hemos vivido, en forma muy cercana, estos impactos, pues los bancos están con las carteras un poco más limpias, ya hubo una valorización del capital, y probablemente el proceso no sea tan traumático. Pero lo más importante de América Latina son las experiencias políticas. A mí me parece que lo interesante de nuestra región es que hubo resistencia al neoliberalismo y hubo además resultados. Hemos tenido sublevaciones en muchos países y nuevos gobiernos: Bolivia, Venezuela, Ecuador, que han cambiado la agenda de las sociedades latinoamericanas. En ese sentido yo creo que son bastante distintos los gobiernos, digamos, nacionalistas, radicales, progresistas de Venezuela, Ecuador y Bolivia de unos gobiernos como Lula, o como Kirchner, que en última instancia recomponen el poder dominante.

- ¿El hecho de que en América Latina aparezcan estos gobiernos no es un síntoma de reconfiguración del sujeto político?

- Si. Lo que pasa es que hay síntomas y síntomas. Un síntoma es el que lleva a Venezuela a hacerse al control nacional sobre sus recursos y decidir nacionalizaciones, adoptar medidas de redistribución del ingreso, promover una integración regional con principios del ALBA, con principios de intercambio comercial equitativo. Y otro tipo muy distinto es MERCOSUR, UNASUR, políticas que recomponen más los intereses de los grandes grupos económicos dominantes de América Latina que los intereses genuinos de las mayorías populares. El caso ahora de Argentina, ha habido cambios y transformaciones muy importantes pero la distribución de ingresos sigue siendo tan regresiva, o más regresiva, que en los años noventa. Los cambios que interesan a los pueblos son los que mejoran los niveles de vida de la población y reducen la desigualdad. Y esta mejora popular y reducción de la desigualdad solo se comienza a observar en algunos países latinoamericanos, no en toda la región.

Cachetada al neoliberalismo

- ¿Qué opinión le merecen a usted las nacionalizaciones que esta haciendo el gobierno de Chávez en Venezuela?

- En primer lugar me parece que son muy auspiciosas porque ponen como un punto final a la idea de que solo se puede privatizar. Es como una cachetada al neoliberalismo. Es la reversión completa de los principios neoliberales que creen que los grandes recursos naturales del país deben de ser manejados por grupos privados. Me parece que es interesante el hecho de que Chávez prometió nacionalizaciones y cumplió. En general, en América Latina estamos acostumbrados a que se promete una cosa y después no se hace. Y después me parece que es una necesidad para un país como Venezuela porque es un país carente de una estructura industrial mínimamente integrada. En realidad es carente, casi, de una industria en el sentido que podemos hablar de Brasil, México o Argentina. Venezuela es un país de niveles intermedios, pero basado en una riqueza petrolera y en una cultura rentista derivada de su explotación. Y el único cambio en una sociedad como la venezolana es el desarrollo industrial que lo hace el Estado o no lo hace nadie. La burguesía venezolana no lo hizo en el pasado y no lo va a hacer en el futuro. Es un grupo social que ha vivido siempre de la renta petrolera, es un grupo muy parasitario, que se acostumbró siempre a la fuga de capitales, al derroche, al consumo, al estilo de vida Miami, a la falta de inversión, y entonces solo puede haber un proceso de industrialización si el Estado toma las riendas. El único peligro que yo veo es el costo, cuánto se esta pagando en indemnizaciones, por que ahí hay una ecuación muy complicada. Si el precio del petróleo siguiera alto, entonces se puede manejar. Pero si en los próximos años, comienza a bajar, como ha estado bajando el último año, a mí me parece que comprometer los recursos del tesoro en indemnizaciones a estas empresas, puede resultar problemático, teniendo en cuenta que la administración popular, lo que Chávez llama el control obrero, se lo puede ejercer estatizando y sin estatizar. Yo ahí veo un problema, pero el proceso me parece muy promisorio.

- ¿Las privatizaciones que se están dando en Argentina van en la misma dirección de las realizadas por Chávez en Venezuela?

- No. El gobierno de Cristina Kirchner adoptó algunas medidas de nacionalización, por ejemplo, los fondos de pensiones, que eran privados, ellos los volvieron a tomar en manos del Estado, y un conjunto de pequeñas empresas también pasaron a la orbita del Estado. Pero, primero, no son las empresas estratégicas, esta es la primera diferencia clave con Venezuela. No solo no son las empresas estratégicas, sino que lo más llamativo es que la nacionalización en Venezuela tiene repercusión directa en Argentina por que se nacionaliza una empresa argentina como es Techint y el gobierno de Kirchner ha salido a respaldar el reclamo y la critica que han hecho grupos económicos tras la nacionalización.

Batalla contra la derecha

- ¿Usted considera que el proceso político de América Latina, dadas las experiencias de gobiernos denominados progresistas, sigue su curso, o como dijo Fidel Castro, puede venir una irrupción de la derecha?

- Yo creo que la derecha está retomando la ofensiva. Y esto se ve en la campaña mediática internacional que existe contra Chávez, contra Correa, y en el intento de reelección de Uribe, en el intento de la derecha chilena con Piñera; se ve en Perú con el gobierno de Alan García, en México con Calderón y Panamá con el reciente triunfo de Martinelli. O sea, hay como una línea derechista latinoamericana que retrocedió, pero que tiene sus bastiones. El principal bastión, sin lugar a dudas, es Uribe en Colombia y Calderón en México, y eso se mantiene. Hay una presión importante en Argentina que se vio en el conflicto en el campo del año pasado de retomar la ofensiva. Diría entonces que los principales objetivos de la derecha no fueron logrados. La derecha tenía el objetivo de tumbar al gobierno de Evo Morales, a través de un golpe de Estado y fracasó el año pasado, como fracasó en el intento de secesión de las provincias del oriente boliviano; fracasó también en el intento de derrotar electoralmente tanto a Chávez en Venezuela como a Correa en Ecuador. Es decir, en los tres países donde el proceso político ha avanzado más, la derecha no ha logrado recomponer su poder. Y en otros lugares predominan los grises. La derecha ganó en Panamá, pero perdió en El Salvador donde el Farabundo Martí ganó las elecciones. Es un equilibrio, pero yo creo que hay que hay que evitar aquí el impresionismo, la idea de que vuelve la derecha.

- Estamos prácticamente ad portas del bicentenario de la emancipación de América Latina, ¿En este bicentenario podríamos señalar nuevamente la entronización de España en el hemisferio?

- No, me parece que el momento de entronización de España fue el quinto centenario del descubrimiento en 1992. En ese momento, en la década de los 90, España desplegó sus inversiones en la región, compró petróleo, telecomunicaciones, e ingresó con fuerza. En cambio, en el último año se está viendo un proceso contrario porque la crisis está golpeando más severamente a España que a ningún otro país con intereses en el exterior de Europa. El desempleo y la deuda pública en España está a niveles record, y la crisis económica, industrial y financiera española, probablemente es una de las más graves de Europa. Me parece que esto a mediano plazo va a afectar mucho las inversiones españolas en América Latina. Vamos al bicentenario en un momento en el que hay una crisis de dominación norteamericana muy evidente en toda la región y una crisis de dominación en Suramérica, y una política de estrechamiento de vínculos en Centroamérica. Es como si el continente haya quedado partido en dos. Estados Unidos refuerza su dominio, su control sobre México, el Caribe, Centroamérica, Colombia, Perú, pero pierde capacidad de influencia en el Cono sur. No olvidemos que en el año pasado fueron expulsados los embajadores norteamericanos de Bolivia y Venezuela, y estuvieron en ambos países durante doce meses sin los jefes de las misiones diplomáticas de Washington. Entonces, en la reunión de Trinidad y Tobago, se vio una política de Obama intentando volver al esquema de Clinton, volver a la política más diplomática. Y esto visibiliza las dificultades reales que tiene los Estados Unidos por su crisis económica y por el pantano militar que enfrenta en el Medio Oriente.

- Immanuel Wallerstein habla de la declinación de los Estados Unidos como imperio…

- Yo no soy muy ajeno a la idea de la declinación inexorable del imperio norteamericano. Puede declinar y puede recomponerse. Se ha recompuesto muchas veces. Me parece que es como una filosofía de victoria. Me parece que es una predestinación donde la historia son sucesiones de potencias que ascienden y descienden. No creo que el ciclo de la historia contemporánea estuvo signado por esa inexorabilidad. Me parece que distintos desenlaces dan distintos resultados.

Paradoja del capitalismo

- ¿Aunque Estados Unidos está débil en el escenario global tiene muchos años para seguir rigiendo como la gran hegemonía mundial?

- Estados Unidos es la potencia militar de todo el territorio mundial. Y es el protector de todos los capitalistas del mundo. No hay ningún país capitalista que esté dispuesto o tenga posibilidades de sustituir al Pentágono en el control de cien bases militares en todo el mundo. Primero, Estados Unidos tiene la OTAN, y tanto Europa como Japón se recuestan en la OTAN. Estados Unidos mantiene la supremacía militar, y ese es el gran instrumento de dominación del que subsiste. En el plano económico y financiero, la cosa es más compleja porque, paradójicamente, Estados Unidos es el centro de la crisis actual pero el refugio de todos los capitalistas del mundo es el dólar. Entonces hay una paradoja, el país más amenazado es el refugio, y al mismo tiempo el país que busca la reconstitución del FMI que impone la política monetaria mundial a través de la Reserva Federal, sigue siendo Estados Unidos. Hay que separar lo coyuntural del mediano plazo. Estados Unidos está en una crisis muy aguda, pero sigue teniendo los resortes claves de la geopolítica mundial.

- Se ve en América Latina una capacidad de influir por parte de la derecha española a través de la Fundación FAES de José María Aznar, el fascista Partido Popular y sus corifeos en la región como los Vargas Llosa, Enriques Krause, Marianos Grondona, Jorges Castañedas. ¿Esa intervención puede estar generando alguna perturbación en los gobiernos progresistas?

- Yo diría que los perturba más la derecha latinoamericana que la española. La derecha latinoamericana es lo suficientemente conservadora y reaccionaria y tiene sus reservas y resortes suficientes como los Mariano Grondona, Piñera, Vargas Llosa y los herederos de Octavio Paz. La derecha cultural, neoconservadora latinoamericana ha gobernado la región durante décadas, da alimento a los gobiernos militares, tiene un pensamiento elitista, liberal, europensante, eurocéntrico.

La gran inquisición mediática

- Y tienen capacidad de la manipulación mediática…

- Claro, que es la novedad. Porque ellos gobernaban históricamente a través de la iglesia, de sus recursos, de sus escuelas, ahora como tienen los medios de comunicación bajo su dominio ejercen una influencia despótica a través de ellos.

- ¿Los medios de comunicación son ahora lo que fue la iglesia católica?

- Son la gran inquisición y ejercen una influencia nefasta. Por eso me parece tan saludable y transformadora la decisión de Chávez de quitarle la licencia a RCTV. Yo creo que esa medida es mucho más trascendente que cualquier nacionalización de una empresa siderúrgica.

- Pero con esa respuesta van a decir en países de derecha como Colombia, Perú o México que Claudio Katz es un tipo totalitario. ¿Qué responde usted?

- Eso lo dicen porque para ellos manejar monopólicamente un grupo de medios de comunicación, es un ejemplo de democracia. Hay una hipocresía absoluta. Los dueños de los medios de comunicación son un puñado de gente, un grupo minúsculo que no es efectivo, es una cosa paradójica, cualquier congresista tiene que ser votado, cualquier presidente, los alcaldes y gobernadores, lo mismo, en cambio los medios de comunicación que tienen un poder mucho más sólido y estable que todas las autoridades electivas de cualquier país, nadie los elige, son puro poder del divino. Ellos dicen que compiten entre sí a través del cambio del canal, pero la oferta es minúscula. O sea, el televidente puede optar entre la CNN y Globovisión, pero esa no es una opción.

- ¿Cómo democratizar los medios de comunicación en América Latina?

- Como se democratiza cualquier institución. No puede haber un privilegio de los medios de comunicación sobre cualquier institución. Nosotros tenemos que democratizar la vida política, las escuelas, las instituciones, las fuerzas armadas, la sociedad, todo. Hay una preocupación cotidiana, de genero, terminar con las discriminaciones de raza, de etnia. En América Latina estamos cambiando las constituciones de muchos países para incorporar nuevos derechos, para incorporar los derechos olvidados de los indígenas, de la juventud, de los niños. O sea, el desenvolvimiento de la sociedad es la ampliación de los derechos. Del único derecho del que no se puede hablar, es el derecho a la comunicación. Ese quiere ser intocado.

- El politólogo brasileño Emir Sader, actual secretario ejecutivo de CLACSO, decía que los medios de comunicación para ser democratizados, necesariamente tendrían que ser estatizados. ¿Esta usted de acuerdo?

- Yo creo que tienen que ser de propiedad pública, pero ojo, no pueden ser manejados por un gobierno porque eso nos llevaría a formas totalitarias. Hay muchas experiencias en los últimos 50 o 60 años de instituciones públicas que no dependen del gobierno. El caso de la BBC de Londres ha suido muy comentado, yo no lo tengo estudiado, no puedo opinar, pero sé que hay muchas experiencias donde lo importante es que estén sometidos a un régimen legal que les impida la manipulación del gobierno, por ejemplo. No podemos pasar de medios manipulados por grupos capitalistas a medios manipulados por el gobierno. Tiene que haber libertad informativa, pero también propiedad pública. Yo creo que los mecanismos de propiedad democrática de los medios de comunicación hay que discutirlos.

- ¿Usted tiene la sensación de que en América Latina se está dando un proceso de reconfiguración política?

- Yo tengo la sensación de que es un proceso de largo plazo y que tendrá que enfrentar escollos importantes. No va a ser lineal. Y vamos a un punto en el que nuestra batalla contra la derecha va a ser muy dura, la derecha de Uribe, de Calderón, de Alan García y también la derecha militar. Estados Unidos mantiene sus bases militares. Nosotros no podemos dejarnos llevar con la imagen de Obama como el que ha transformado las relaciones con la región. Las bases del Comando Sur con una estructura de control militar en toda la región siguen intactas, incluso medidas mínimas como el cierre de Guantánamo no se implementa, la anulación del embargo a Cuba no se modifica. Es decir, los grandes problemas de la soberanía política en nuestra región en el bicentenario siguen estando al orden del día.

Colombia, una sociedad militarizada

- ¿Cómo analiza la carrera armamentista de Colombia para enfrentar su conflicto interno y su repercusión directa en la economía de ese país?

- Lo peor de Colombia es que ese gasto terrible, ese despilfarro de fondos en gasto militar no se hace para la defensa de la soberanía nacional, no es una necesidad del país para defender sus fronteras frente a una agresión externa, que es la única justificación real que puede tener una nación que en cierto momento destine tantos recursos a la actividad bélica. Solo si está amenazada la soberanía del país y la vida de sus ciudadanos, cabe eso. En Colombia hay vísperas de la formación de una sociedad militarizada para servir a los intereses de los grupos dominantes que manejan los resortes de este país. Yo creo que hay una tendencia a la militarización en América Latina, que está en marcha, no solo ello es evidente en Colombia sino también en Brasil que está destinando un alto porcentaje al gasto militar, fabricando submarinos, firmando convenios con Francia para hacer inversiones extraordinariamente elevadas en este sector y tiene fuerzas militares ocupando en este momento Haití. Nosotros tenemos que ser muy conscientes en América Latina que nuestra censura es al Pentágono, es al imperialismo, a los norteamericanos, pero es también al gasto militar en la región con fines no populares. Tenemos que estar muy atentos a eso y tener prendidas las alertas.

- Pero para los países que fabrican armas eso es un excelente negocio…

- Ellos viven de eso. La guerra es una necesidad del imperialismo, es una necesidad estructural, no es una opción. Si se fabrican armas, se tiene que usarlas. Hay un grupo de contratistas que viven directamente de esto. Estados Unidos y todo su dispositivo militar asociado: Israel, Colombia, Egipto, Australia. Para Estados Unidos es una necesidad para mantener su supremacía bélica, es una advertencia permanente a otros países como China, en el sentido de que se queden tranquilos, que no intenten desafíos. Hay una reproducción de guerras y una tendencia a la guerra infinita, a la guerra sin proporciones, como forma de ejercer permanentemente esa supremacía, advirtiendo al resto del mundo que nadie se atreva a desafiar el poder imperialista. Contra eso tenemos que batallar.

- Finalmente, ¿usted no descarta que en este proceso terminemos, si no en una guerra mundial, en una serie de conflictos periféricos como estrategia para superar la actual crisis sistema del capitalismo?

- Si, es posible. Pero hay una gran diferencia con los años 30 y es que ya la guerra no es entre potencias tipo Francia contra Alemania, Estados Unidos contra Japón. Hay un imperialismo colectivo asociado que hace guerras contra los frentes periféricos, y hace guerras de advertencias contra países periféricos que pueden ascender. A mí me parece que vamos a tener muchos conflictos porque el imperialismo necesita de ellos, con crisis financiera y sin crisis financiera. Los Estados Unidos terminaron de devastar a Irak, ahora se aprestan a devastar a Afganistán, y están advirtiendo a Irán permanentemente de una posible invasión, así como le están haciendo con Corea del Norte. La crisis acentúa esa tendencia a la guerra, porque está en la naturaleza del sistema, por eso son tan importantes las alternativas como el Foro Social Mundial, mirar las coaliciones antibélicas en el mundo contra la guerra. Surgieron y emergieron unas minorías colectivas en Europa, en América Latina de resistencia a la guerra y me parece que van a seguir reactivándose.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Variedades de declive imperial: El Buen Vecino despierta a un gigante dormido


Toni Solo (TORTILLA CON SAL, especial para ARGENPRESS.info)

Ha sido más que claro. La administración ni-chicha-ni-limonada de Barack Obama rehúsa reconocer que los militares efectuaron un golpe de Estado en Honduras. Si no hubiera sido por la beligerancia y el dinamismo de los Presidentes de los países del ALBA y del mismo Presidente Manuel Zelaya Rosales las y los golpistas habrían consolidado su régimen ilegítimo y represivo sin mayores problemas. Ahora, Hillary Clinton está facilitando la próxima fase del golpe al insistir en un diálogo que en la práctica da legitimidad a al régimen golpista.

Más de un admirador de Barack Obama ha sugerido que su gobierno podría representar una especie de reencarnación de Franklin D. Roosevelt y su política hacia América Latina del “Buen Vecino”. Hay que recordar cuáles fueron los gobiernos de América Central durante la administración de Franklin Delano Roosevelt. Todos eran sangrientas dictaduras. En Nicaragua, Anastasio Somoza García. En El Salvador, Maximiliano Hernández Martínez.. En Guatemala, Jorge Ubico Castañeda. Y en Honduras, Tiburcio Carias Andino.

En Honduras, los aliados regionales de la administración de Barack Obama han hecho un determinado y sangriento esfuerzo para volver a la época del Buen Vecino. La administración de Barack Obama, exactamente cómo hace en Palestina, acepta los crímenes de los verdugos. Insiste en la necesidad, no de corregir una injusticia o de castigar un crimen, sino de resolver el conflicto entre las dos partes – verdugos y víctimas - por medio de un espurio diálogo.

Hay gente que quiere justificar a Obama alegando que su respuesta es más aceptable que la respuesta que habría dado George W. Bush. El argumento es totalmente irrelevante. A la pregunta fundamental si hay algún cambio en el apoyo histórico de los gobiernos de Estados Unidos a las dictaduras, los golpistas, los torturadores, los asesinos, los verdugos del pueblo, la respuesta a esa pregunta es rotundamente que no.

Por ejemplo, no son consecuentes con el anuncio de Robert Zoellick de la suspensión de ayuda del Banco Mundial o con el anuncio de una suspensión de la cooperación militar estadounidense. Son cosas de muy corto plazo, fáciles de revertir. El objetivo del Departamento de Estado es de ganar tiempo, de dilatar, para llegar con una correlación de fuerzas mucho más favorable todavía para las elecciones del 29 de noviembre y, por encima de todo, aplastar categóricamente toda iniciativa para una consulta popular sobre la posibilidad de una asamblea constituyente.

A pesar de toda la represión y el ambiente de coacción, Estados Unidos y la Unión Europea y sus aliados regionales reconocerán las elecciones de noviembre como legítimas. Para ellos, pero no para el pueblo hondureño, todo volverá a lo normal. El dialogo espurio - mediado por Oscar Arias, un político derechista igual de cínico que Clinton y Obama - es la primera fase de un proceso para legitimar los resultados de una intervención armada que ha roto la legitimidad constitucional en Honduras y amenaza la estabilidad de toda la región.

No hay que olvidar las palabras de Robert J. Callahan - muy allegado al gerente-sin-par de los escuadrones de la muerte, John Negroponte, durante tres décadas. La noche de la elección de Obama, se le preguntó a Callahan, embajador de Barack Obama en Managua, si habría un cambio en la política de Estados Unidos en América Latina. Callahan dijo claramente que no. No hay ningún motivo para confundirse. Se trata de una continuidad con todos los gobiernos anteriores de Estados Unidos, hasta el Buen Vecino Franklin D. Roosevelt y hasta gran-garrote-habla-suave Theodore Roosevelt también.

El golpe en Honduras es una intensificación de la ofensiva de 2008 de parte de los poderes neo-coloniales – Estados Unidos y sus aliados - por medio de sus aliados regionales. Hay que recordar el asalto en Sucumbíos violando el territorio ecuatoriano para asesinar a Raúl Reyes, la masacre en Pando y la campaña de los separatistas en Bolivia, la desestabilización en Argentina, las falsas alegaciones de fraude electoral en Nicaragua. En mayo de este año hubo la crisis fabricada por la derecha guatemalteca para derrocar a Álvaro Colom. Ahora ha ocurrido el golpe militar en Honduras al servicio de la oligarquía.

Si Estados Unidos ha vuelto a la época del Buen Vecino, la respuesta del pueblo hondureño al golpe ha sido de volver al ejemplo de la gran huelga nacional de las clases obrera y campesina de 1954. En efecto el golpe ha despertado un gigante que ha dormido por más de cincuenta años. En todo el país siguen las manifestaciones masivas contra el régimen usurpador. El sábado 4 de julio había alrededor de 100,000 personas protestando en Tegucigalpa. El domingo 5 de julio algunos observadores calculaban que el doble ese número se había movilizado para recibir a Manuel Zelaya en el aeropuerto de Toncontín. Es imposible saber por cuánto tiempo el pueblo va a poder mantener ese nivel de resistencia frente a la ola de detenciones, de violenta represión, de amenazas de todo tipo. Además, cerca del período de la cosecha, las familias campesinas van a tener que atender a sus siembras.

La masiva movilización de 1954 duró más de dos meses desde mayo a julio. Al final hizo posible muchas medidas progresistas que ayudaron a transformar la sociedad casi-feudal de Honduras de esa época. En 1955 las mujeres lograron el derecho a votar en las elecciones. Después, en el gobierno de Ramón Villeda Morales, se lograron medidas legislativas importantes como un Código de Trabajo, una Ley de Reforma Agraria y medidas para la Seguridad Social entre muchos logros más hacia una sociedad verdaderamente democrática.

En 1963 a la administración de Ramón Villeda Morales se aplicó también un golpe de Estado militar, pocos meses antes de terminar su período de gobierno. Se desató una represión feroz para hacer callar al pueblo. El Presidente Lyndon B. Johnson reconoció el régimen golpista pocos meses después. Está por verse si este régimen golpista, sus patrones en Estados Unidos y sus aliados regionales, nuevamente podrán hacer dormir al gigante que han despertado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Candidatos rinden pleitesía a un golpista


Manuel Cabieses Donoso (Editorial de PUNTO FINAL, especial para ARGENPRESS.info)

Los candidatos presidenciales dieron examen ante el consejo consultivo de la Fundación Paz Ciudadana que preside Agustín Edwards Eastman. Nada les obligaba a entregar en ese lugar sus propuestas en materia de seguridad pública. Pero lo hicieron -y a juzgar por sus sonrisas- con muchísimo agrado. Tal como hacen los empleados de Edwards en los aniversarios de El Mercurio, a los que suele asistir el presidente de la República de turno y/o sus ministros.

Este 1º de julio, en el exquisito local de CasaPiedra, ante 200 invitados que degustaron croissants, frutas y café, un lamentable espectáculo tuvo protagonistas de alto calado político. Eran los candidatos presidenciales Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Adolfo Zaldívar, Jorge Arrate, Marco Enríquez-Ominami y Alejandro Navarro. Sebastián Piñera envió desde Europa sus proyectos, coincidentes -¡era que no!- con los de Paz Ciudadana. Todo fue manejado patriarcalmente por Agustín Edwards, gestor del golpe de Estado de 1973, y cuyos oscuros antecedentes en materia de ética, moralidad comercial y conocimientos sobre delincuencia, son vergonzantes.

Los candidatos se comportaron como dóciles carneros en el ara de sacrificios de El Mercurio. La mesa del rastrerismo político la presidía el orejero de Nixon y Kissinger, el malnacido que vendió a su patria en Washington, el progenitor del golpe militar de 1973, o sea Edwards, que se abanicó con unos candidatos presidenciales de pacotilla.

¿Por qué los candidatos acudieron sumisos al llamado de Edwards y su Fundación Paz Ciudadana? ¿Por qué ninguno de los candidatos de Izquierda -Jorge Arrate y Alejandro Navarro- ni tampoco Marco Enríquez-Ominami, tan díscolo cuando no desafía al verdadero poder, se atrevieron a denunciar la farsa, ni pusieron en evidencia el papel que juega Paz Ciudadana en proporcionar fundamento ideológico a la derecha y los poderes fácticos en materia de seguridad y delincuencia?

Esta Fundación fue creada por Agustín Edwards en 1992, poco después del comienzo de la “transición a la democracia”. En Paz Ciudadana convergen malandrines de toda calaña, corsarios de los negocios, parlamentarios amamantados desde su más tierna infancia por millonarias cajas electorales, lobbystas sin fronteras, rábulas de las transnacionales, publicistas y magos del marketing, arrenquines prostibularios de los servicios de seguridad y otros especímenes parecidos. En su directorio cohabitan Agustín Edwards con Sergio Bitar, ministro de Obras Públicas y alto dirigente -y mecenas- del PPD; Bernardo Matte, cabeza de uno de los grupos económicos más poderosos de Chile, con la senadora Soledad Alvear, ex presidenta de la DC, y cuyo marido -Gutenberg Martínez- se especializa en “vacunar” donantes para las campañas del PDC; Paola Luksic, del grupo económico que manejan Andrónico, Guillermo (miembro del consejo consultivo de Paz Ciudadana) y Jean Paul Luksic, padrinos de todos los partidos de la Concertación y de la
Alianza, sostenedores de parlamentarios que reciben dádivas en efectivo y en maletines a prueba de investigaciones bancarias; el senador UDI, Jaime Orpis; Edmundo Pérez Yoma, empresario y ministro del Interior; Eugenio Tironi, lobbysta de las peores causas, hasta hace poco escudero de una de las cadenas de farmacias que se coludieron para apuñalar la salud de cientos de miles de chilenos. En Paz Ciudadana se hermanan la ministra de Educación, Mónica Jiménez, consejera de confianza de la Iglesia Católica, el ex pobretón Enrique Correa, hoy millonario lobbysta y remero de piraguas de derecha, centro e izquierda; y el no menos afortunado empresario Oscar Guillermo Garretón, socialista hoy, mapucista ayer, caradura siempre. Paz Ciudadana es hoy otro negocio de Edwards, como los caballos, los botes a vela o la cadena de periódicos que le permiten modelar corrientes de opinión... y acumular influencia que abre las puertas a nuevos negocios. Su Fundación recibe financiamiento de Farmacias Ahumada, Enersis, Lan, de las principales cadenas de retail, D&S y Cencosud, etc.

Paz Ciudadana, desde sus comienzos, ha agitado la bandera del miedo, del temor a la delincuencia, de la inseguridad de las personas. Son fenómenos reales pero que amplifica y manipula. Convirtió la seguridad en un factor ligado a la mano dura, añoranza soterrada del pinochetismo. Y, luego, en una pesadilla que esconde los reales problemas que originan la delincuencia: la miseria, la explotación y la discriminación. Si el enemigo interno para la dictadura militar y El Mercurio eran el comunismo y la Izquierda, desde hace diecisiete años es el muchacho(a) que no encuentra trabajo ni puede estudiar, el poblador, la gente pobre.

El remedio es el mismo: la represión, nuevas cárceles concesionadas, la seguridad privada (que mueve cientos de millones de dólares), el aumento interminable de las dotaciones policiales, en fin, todo aquello que contribuye a fortalecer la plataforma instrumental del fascismo. Los gobiernos de la Concertación no se han atrevido -quizás ni siquiera lo han pensado- a quitarle legitimidad a Paz Ciudadana, porque esa Fundación es El Mercurio y sus 24 periódicos. El temor reverencial que inspira ha hecho de Edwards un monstruo de la impunidad. En esto le ha sido útil Paz Ciudadana, que ampara con su silencio los delitos de cuello y corbata, las estafas bursátiles por miles de millones de pesos, las maniobras empresariales que destruyen el medioambiente o que causan la muerte al modificar las fórmulas de medicamentos para rebajar costos, y otros delitos millonarios que son el pan de cada día de los muchísimos Edwards que ha prohijado el neoliberalismo en nuestro país.

Nada de esto era novedad para los candidatos presidenciales de Izquierda, Jorge Arrate y Alejandro Navarro, cuando aceptaron manosearse con Edwards, el asesino intelectual de Allende y de miles de chilenos. Prefirieron callar para ganar indulgencias con El Mercurio. Con mayor razón procedió así Enríquez-Ominami, que encuentra amplia y cotidiana cobertura en la cadena mercurial. No obstante que él se declara transversal y pragmático, no tiene impedimentos ideológicos ni políticos para compartir desayuno y sobajeos con Edwards, el golpista.

Los otros candidatos -Frei, Zaldívar y Piñera- siempre han seguido las aguas de Paz Ciudadana y pertenecen a la tropilla corralera de El Mercurio en la política nacional. Arrate y Navarro, en cambio, pudieron negarse a asistir a CasaPiedra. O mejor, pudieron desenmascarar allí la turbia naturaleza de Paz Ciudadana y la catadura de Agustín Edwards. Sin embargo, aceptaron el besamanos… a cambio de una pizca de publicidad mercurial. En este caso, el oportunismo indigna.

La sumisión es cobardía; el acomodo es una vergüenza. Y hay que decirlo.

Foto: Chile - (Izq. a der.) Marco Enríquez-Ominami (ex PS), Jorge Arrate (ex PS), senador Alejandro Navarro (ex PS), Agustín Edwards Eastman (dueño de El Mercurio), senador Adolfo Zaldívar (ex DC) y senador Eduardo Frei Ruiz Tagle (DC, candidato oficial de la Concertación)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México enfilado al bipartismo


Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)

“Que el fraude electoral jamás se olvide”

Terminado el proceso electoral intermedio, el PRI se alza con el triunfo y Calderón y su partido se sumen en el peor fracaso. El PRD registra también un severo retroceso, aunque el movimiento popular encabezado por AMLO conserva el control de la Ciudad de México.

El movimiento que impulsó el voto nulo no logró cifras significativas, aunque no deja de ser una seria llamada de atención. El proceso se caracterizó por el exceso en el gasto en las campañas del PRI y del PAN, así como por la violación sustantiva de las disposiciones en materia de intervención de los medios electrónicos de comunicación, los que emplearon todo tipo de subterfugios para mantener su condición de poder.

El PRI se prepara para gobernar desde el congreso, con el presidente sometido a sus dictados. El PAN asume el fracaso y corta la cabeza de su dirigente formal, el títere peleonero Martínez Cázarez. En el PRD nadie asume la responsabilidad del fracaso, incluso se le minimiza. Los partidos pequeños, con excepción del Socialdemócrata, mantienen sus registros.

Es de destacarse el triunfo de la tozudez de AMLO en el caso de Iztapalapa, la delegación más poblada del Distrito Federal, en el que su candidata fue arteramente bloqueada por la dirigencia nacional del PRD en contubernio mafioso con el Tribunal Electoral Federal. Ante el atentado, el líder del movimiento popular armó una negociación con el PT y su candidato a delegado, así como con la Jefatura de Gobierno, de manera de impulsar el triunfo electoral del abanderado del PT bajo el compromiso de que, una vez instalado en el puesto, solicite licencia y el Jefe de Gobierno proponga a la Asamblea Legislativa su reemplazo por la candidata originalmente bloqueada, todo esto a diez días de la fecha de los comicios. AMLO se volcó a la comunicación con los electores para explicar las razones y las formas de la estratagema y obtuvo una respuesta afirmativa contundente. Es una de cal por muchas de arena, pero de un enorme peso político.

Son muchas las lecturas que se han hecho sobre este proceso electoral y sus efectos en el destino del país. En estas líneas quiero referirme a un aspecto que juzgo de grave trascendencia y que implica un serio riesgo para el proyecto nacional emancipador. Los resultados registrados colocan a México al borde del bipartidismo made in usa. La real competencia electoral se dio entre el PRI y el PAN, y el debate se limitó a la forma, mejor o peor, de hacer lo mismo. Al PRI le resultó sencillo exhibir la palmaria incapacidad de gobernar de los panistas, sin cuestionar el modelo de desarrollo en lo esencial. Por su parte, el PAN pretendió asustar al electorado con el retorno de los dinosaurios, sin percatarse que sus contrincantes se esmeraron en mostrar caras frescas muy modernas y bonitas, incluso mejor dotadas en estos atributos que los clasemedieros panistas. Hay que recordar que el término de dinosaurios lo inventó Carlos Salinas de Gortari para referirse a los viejos priístas que, todavía ubicados en el nacionalismo revolucionario, se oponían a los afanes modernizadores neoliberales de Salinas; los actuales ni sombra son de aquellos “asquerosos populistas”.

Al estilo de demócratas y republicanos, el modelo y el sistema están fuera de toda discusión, ambos partidos lo aplican y respetan. Esto ha sido funcional para los Estados Unidos; sus fundadores crearon el modelo conforme a sus intereses nacionales y particulares, sin interferencia de ninguna potencia externa. Por lo contrario, en México el modelo adoptado a imitación extralógica o a imposición forzada, lleva doscientos años de no funcionar, no obstante los jalones que los movimientos sociales han logrado. El modelo mexicano es funcional para los Estados Unidos, puesto que le garantiza la disponibilidad de materias primas y mano de obra barata, en beneficio de su economía, pero de ninguna manera ha sido útil para los mexicanos.

El bipartidismo que nos amenaza como país, implica el afianzamiento del modelo y aleja la expectativa de su transformación positiva. Podrá darse su sacrosanta alternancia, pero se limitará a las caras y a las siglas de los gobernantes, para que todo siga igual. El electorado es engañado con una supuesta democracia representativa, por la que puede elegir entre las dos opciones autorizadas; lo demás no existe. El hambre y la miseria son simples azares del destino, que no son materia de politización; el que lo lleve al debate electoral caerá en fuera de lugar y penalizado.

En esta condición el compromiso de la movilización popular se multiplica. Se necesita vencer a un monstruo de dos cabezas, escurridizo y tramposo; que se da el lujo, además, de financiar y promover la descomposición al interior de la izquierda con quintacolumnistas a sueldo, quienes pretenden sumarse al juego para construir un tripartidismo en el que, con un disfraz de izquierda moderna, se ofrece la seguridad de mantener el modelo a cambio de participar en la repartición del poder y las chambas.

Se requiere profundizar en la movilización popular y, sin lugar a dudas, darle organicidad como aparato electoral, capaz de convertir el descontento y los agravios en votos efectivos por el verdadero cambio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La teta de la ANSES

Jorge Altamira (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Los diarios del miércoles, ¡incluso los oficialistas! (por ejemplo Página/12), no ahorraron su indignación ante las características que tuvo el cambio de gabinete: “autismo”, “enroque”, “más de lo mismo” fueron los epítetos que acogieron la noticia. Los más perturbados fueron los especuladores de la deuda pública, que esperaban una ansiada cesantía de Guillermo Moreno para apostar por la suba de la cotización de los bonos del Estado. Desde principios de año, la especulación con los títulos públicos dejó ‘rendimientos’ superiores al ciento por ciento.

En lo esencial, el nuevo gabinete pone de manifiesto que el gobierno ha decidido aferrarse con más empeño en ordeñar todavía más a la ANSES, sea para pagar la deuda pública como para subsidiar y financiar a los grandes capitales en crisis. Amado Boudou, el nuevo ministro de Economía, ha sido –como jefe de la caja de los jubilados– quien convirtió a la ANSES en una gran AFJP estatal. Se jacta, además, de invertir mejor la plata de los jubilados de lo que lo hacían los fondos privados. El sistema público, sin embargo, es un sistema de reparto, no de capitalización; es decir que no debería depender de la ‘calidad’ de las inversiones que se hagan con su dinero. El fracaso de las AFJP está vinculado con la anarquía de las operaciones capitalistas, sin que para ello importe si el inversor es ‘público’ o ‘privado’. El canje, por parte de la ANSES, de letras del Tesoro, con plazos de medio año, por bonos que vencen en 2016 no testimonia una mejor gestión del dinero sino el vaciamiento a que está siendo sometida la ANSES en beneficio de los capitalistas.

No es casual, entonces, la catarata de elogios con que refrendó la UIA la reunión que mantuvo con el mandamás de la Afip, en la cual obtuvo la promesa de cancelación de supuestas deudas del Estado con los industriales y los exportadores, sin la correcta investigación de su legitimidad –o sea de sub-facturaciones de exportaciones, sobre-facturaciones de importaciones y operaciones de fuga de capitales. La UIA es partidaria de ordeñar a la ANSES hasta el último peso; lo otro que le interesa es que se mantenga la suspensión de las paritarias y que los aumentos de salarios sean mínimos.

La teta de la ANSES, sin embargo, solamente puede ser exprimida si ocurre lo mismo con otras tetas, pues la crisis del capital privado es enorme: el Banco Central acaba de revelar que el endeudamiento privado no financiero es de cerca de 70 mil millones de dólares, con plazos promedio de vencimientos de un año y medio. Por eso, el ‘enrocado’ Boudou ya está pergeñando la madre de todos los ajustes –o sea, los tarifazos. Los ‘autistas’ quieren recuperar el superávit fiscal para pagar la deuda pública, por medio de un alza generalizada de precios de los servicios que hoy funcionan subsidiados.

Por cierto que todo esto solamente significa ganar tiempo, ¿pero qué otra cosa hacen los gobiernos capitalistas en el marco de una bancarrota sistémica? El gobierno quiere un acuerdo con el FMI, pero para eso quiere, primero, hacer un ajuste en sus propios términos (tarifazos) y negociar acuerdos con el Club de París y con los acreedores que no aceptaron la renegociación de la deuda en 2003. Según diversas informaciones, ya habría designado a la banca francesa Lazard Frères para encarar un acuerdo con el Club de París.

Ahora bien, sin Congreso adicto, sin PJ, sin ‘transversalidad’ y sin aceptación del progresismo (Solanas anunció futuros acuerdos con los sojeros Binner y Luis – Iveco – Juez), a los K sólo les queda como recurso de gobierno la burocracia de la CGT – incluso si debe chocar con la burocracia de Yasky, de la CTA. Por eso, le ha dado a un moyanista el control de Aerolíneas y, lo que es más importante, fulminó en 36 horas el nombramiento de un agente de las prepagas de Tucumán en la función de distribuir los excedentes de las obras sociales, donde terminó poniendo a un pollo del camionero. La tarea de Moyano y de Caló, de la UOM, es asegurar que los aumentos salariales salgan a satisfacción de las patronales y buscar una tregua con Techint.

El abroquelamiento de fuerzas de parte del gobierno también ha obedecido, con seguridad, al desarrollo de la crisis en Honduras, cuyo golpe es parte de una acción continental contra los países más o menos alineados o relativamente desalineados con el chavismo, entre los cuales se encuentran los K. Pero con este abroquelamiento, lo único que se propone el gobierno es sobrevivir mediante concesiones al conjunto del capital nacional e internacional –de ningún modo encarar un nuevo comienzo. El gobierno K marcha derecho hacia una crisis final (la derrota electoral del domingo 28 ha sido la penúltima posta del calvario kirchnerista).

La bancarrota capitalista es más grande que los recursos y la capacidad política de los K. Las contradicciones dentro de la burguesía argentina operan como un límite para que opere en un frente único. Un ‘modelo’ sojero-exportador pondría fin a numerosos sectores capitalistas que dependen del mercado interno (produciría una valorización del peso y el abaratamiento de las importaciones). De todos modos, el precio internacional de la soja ha vuelto a la baja, como consecuencia de un cambio de tendencia de la especulación internacional. En las pasadas 48 horas, varias entidades patronales han repetido que no sería conveniente tocar las retenciones a la soja y que habría que limitarse a destrabar la renta para el trigo, la carne y la leche. La propuesta de los chinos de comprar una parte de YPF ha vuelto a poner al desnudo la fragilidad de Repsol, cuyos principales accionistas se encuentran en una carpa de oxígeno, alimentada por Rodríguez Zapatero, para evitar la quiebra. Todo el régimen energético de Argentina se encuentra en bemoles -pendiente de enormes deudas contraídas por el Estado con las generadoras.

Una lectura somera de los diarios, después de las elecciones, permite observar que lo que único que se discute es la agenda de los capitalistas -incluso Solanas ha coincidido en que lo prioritario es echar a Moreno “para dar certeza a las inversiones” (así se expresa el campeón de la defensa nacional de los recursos naturales). Sin embargo, la agenda de los trabajadores es más urgente que nunca: hay dos millones de desocupados (14% de la población activa); en el sur hay un gigantesco lock-out petrolero y una tendencia a la insurgencia gremial; los dos grandes ingenios azucareros de Salta están en huelga general; las fábricas que cierran no encuentran salida, salvo la victoria de los compañeros de Cive, del vidrio, en Córdoba; los salarios no se han recompuesto de la inflación; finalmente, las consecuencias sociales y económicas de la gripe porcina son devastadoras para los hogares humildes.

Tiene más vigencia que antes el planteo de que la crisis capitalista la paguen los capitalistas, y en primer lugar que se suspenda el pago de la deuda pública para aplicar los fondos a las necesidades que plantea la pandemia. Asimismo, necesitamos defender a muerte las paritarias, que en su mayoría han sido postergadas para la segunda parte del año. Las patronales quieren acabar con ellas y volver al régimen laboral de Menem-Cavallo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

En Argentina, ¿hace falta un economista en el Ministerio de Economía?


José Castillo (LA ARENA)

El nuevo titular de esa cartera presenta la curiosa contradicción de ser un hombre formado en el ultraliberalismo, pero que es acusado de "traición" por sus pares. Sin embargo, no parece mucho lo que los sectores populares pueden esperar de él.

El nombramiento de Amado Boudou al frente del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación (tal su actual nombre completo) dio para interpretaciones de diverso tenor. Pero nuestro interés es centrarnos en un conjunto de adjetivaciones que aparecieron ligadas al nombre del nuevo ministro. Comencemos por las críticas: "economista formado en la más ultraliberal de las escuelas de economía del país, el Cema (Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina), dirigida por un "dinosaurio" de la escuela de Chicago como Carlos Rodríguez, pero por donde circulan otros personajes de la misma ideología como Roque Fernández (primero presidente del Banco Central y luego ministro de Economía del menemismo), o Pedro Pou (que también estuvo al frente del Banco Central en esa década). Uno le podría agregar que, junto al jefe de gabinete saliente, comparten también el "currículum" de haber iniciado su militancia política en las huestes juveniles de la Ucedé, el partido del quizás mayor saurio argentino, el capitán-ingeniero Alvaro Alsogaray, al que nos referiremos más abajo en este artículo.

Realidad compleja

Pero la realidad siempre es más compleja. El Cronista publicó ayer un editorial titulado "De Chicago Boy a 'marranus economicus'", hablando de una "traición académica" del nuevo ministro, que se habría pasado del liberalismo a ser un feroz intervencionista estatal, particularmente a partir de su gestión en la administración de los fondos estatizados de las AFJP. Estamos evidentemente frente a un "intríngulis": todos los economistas del establishment señalan que no habrá "cambios" en la economía, entendiendo por tales una mayor liberalización. Y por si quedaran dudas sobre su opinión, pegaron el faltazo al acto de asunción del nuevo ministro. ¿En cuál de las dos adjetivaciones está la verdad?

Increíblemente, en ambas. A Boudou, el establishment económico "le hizo la cruz" por haber sido quien administró la reestatización de las AFJP, un verdadero golpe a los negocios de la City. Pero, a la vez, Boudou demostró que es todo un "economista del sistema" cuando miramos que se hizo con esos fondos (nada menos que 102.000 millones de pesos). En ningún caso se produjo una mejora de las jubilaciones -ni hablemos ya de llegar a la exigencia constitucional del 82% del haber de los activos o de la movilidad de los haberes-, sino que ni siquiera se cumplió con los fallos judiciales que exigían liquidar correctamente los ajustes de los montos jubilatorios posteriores a la devaluación del 2002. La Anses se convirtió en una caja todoterreno, apta tanto para comprar bonos con el objetivo de cumplir con los vencimientos de la deuda externa como para operar cual "banco" de préstamos a empresas que requerían capitalización. Quizás el caso más patético es el préstamo reciente a la filial argentina de General Motors, apenas un par de días posterior a la declaración de quiebra de su casa matriz en los Estados Unidos. En síntesis, más allá de las diferencias sobre cuánto debe o no intervenir el Estado vis a vis el rol del mercado, en Boudou está firmemente arraigado el preconcepto de que una economía funciona a partir de los incentivos que se le den a las empresas y del cumplimiento que se haga de los compromisos internacionales. Para eso se administran fondos, y no para ninguna política redistributiva que es vista meramente como un "gasto improductivo".

¿Qué ministro de Economía?

En estos días, los reemplazos ministeriales han traído a la luz un viejo debate. "Hay que darle más peso al Ministerio de Economía", se escucha decir repetidamente tras las gestiones de muy bajo perfil de Peirano, Miceli y, el más silencioso de todos, Carlos Fernández. Muchos añoran a los "superministros", del estilo de Domingo Cavallo.

En las últimas décadas muchas historias se esconden detrás de las oficinas del quinto piso de Hipólito Irigoyen 250, un viejo edificio en cuyo frente todavía son visibles las marcas del ametrallamiento de la Plaza de Mayo en junio de 1955. Desde sus espaciosas oficinas se ve al frente la Casa de Gobierno, a la derecha el Río de la Plata, a la izquierda la Plaza de Mayo, escenario de tantas protestas, muchas veces contra el propio ministro y, más lejos, casi como un ícono, el edificio de la casa central del Banco Nación y el comienzo de la city bancaria, por 25 de Mayo. Allí, recordemos, estuvieron instalados los superministros Alvaro Alsogaray en 1959 -que nos dijo que "había que pasar el invierno"-, Krieguer Vasena en 1967 -que terminó corrido por el Cordobazo-, el tristemente célebre Martínez de Hoz durante la dictadura, Sorrouille en 1985 -terminando rápidamente con las esperanzas de que con la democracia "se comía, se educaba y se curaba", despertando a la realidad de que con la democracia más bien se pagaba la deuda externa-, y el ya citado Cavallo, huésped en dos ocasiones -la primera para meternos en la Convertibilidad que significó el horror de los dos dígitos de desempleo por primera vez en la historia argentina y la segunda para "salvarnos" y terminar siendo despedido por la movilización popular en diciembre de 2001-.

¿Quiere decir esto que son mejores los ministros de menor talla, más silenciosos? Un simple recorrido por las historias, al azar, de Celestino Rodrigo -que dio origen a un plan de ajuste con su nombre en 1975-, Lorenzo Sigaut en 1981 -"el que apuesta al dólar pierde"-, Juan Carlos Pugliese en 1989 -"les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo", en plena hiperinflación-, o López Murphy con su intento fallido de super-ajuste en marzo de 2001, rápidamente nos convence que no.

¿Y entonces?

Dicen que cuando Bush padre se preguntaba por qué había perdido las elecciones después de ganar la primera guerra de Irak, el vencedor Bill Clinton le respondió con un poster que colgaba en su oficina: "es la economía, estúpido". Pero más atrás en el tiempo, un político de otro origen, Vladimir Lenin, solía definir a la economía como "política concentrada". Es que los economistas, por más saber tecnocrático que posean, no hacen otra cosa que responder a las líneas políticas generales de los gobiernos respectivos. Esta es la tragedia de la economía -y la política- argentina de los últimos 27 años: los grandes lineamientos de quien gana y quien pierde en la distribución de la riqueza en nuestro país, fueron delineados durante la dictadura militar y no han sido modificados. Pasaron gobiernos y obviamente, ministros de Economía, de alto y bajo perfil, "ortodoxos" y "heterodoxos", "con confianza" o "sin confianza empresaria". Sus objetivos fueron curiosamente parecidos a los que acaba de señalar Amado Boudou apenas terminado de asumir. En sus palabras no estuvo mejorar la distribución del ingreso, ni aumentos salariales, ni más presupuesto para educación o salud, sino algo que ya escuchamos muchas veces: "hay que asegurar el superávit fiscal y garantizar el acceso a los mercados internacionales de crédito". Está todo dicho.

José Castillo es economista. Profesor de Economía Política y Sociología Política en la UBA. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Foto: Argentina - La presidente Cristina Fernández de Kirchner junto al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Julio Alak, y el ministro de Economía, Amado Boudou. / Autor: Presidencia de la Nación


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Palabras para Verónica


Oscar Taffetani (APE)

Esto parece una enseñanza del Tao: que en la fragilidad reside la verdadera fortaleza; que el arma más poderosa, capaz de disuadir a cualquier enemigo, es la mano abierta, el pecho desnudo; son los ojos humanos que taladran y taladran el infinito.

Qué decirle a Verónica, la muchacha que secuestraron ayer, la trabajadora de Pelota de Trapo a la que intimidaron, a la luz del día, sin capuchas ni barbijos, algunos matones a sueldo del poder. Qué escribirle.

Verónica no lee estas notas. Está lejos del mundo de la dialéctica y de los discursos. Lo de ella es la vida. Lo de ella es vivir y hacer vivir. Amar. Desde la cocina, preparando el alimento para los chicos, ama. Y al volver a casa. Y al entregarse al descanso y al sueño. Su vida, más allá de rigores y tristezas, transcurre entre distintas formas del amor.

Los secuestradores de Verónica no pudieron conseguir lo más hermoso de ella, que es su risa. La intimidaron, le hicieron sentir por un rato que eran capaces de hacer daño, pero nada más. De la alegría de Verónica y de su risa se verán privados para siempre.

Pensándolo bien, son desgraciados. Infelices. Mercenarios de una guerra que ya han perdido. Porque la máquina de producir bondad, la de producir amor y solidaridad en el género humano, está encendida. Y nadie la puede parar.

Los accionistas del hambre tienen los días contados. Los mercaderes del paco van a morir de su propio veneno, antes de que caiga el sol. Lo que viene es Verónica, todas las Verónicas: el amanecer.

I

El del martes 7 de julio fue el noveno atentado sufrido por los Chicos del Pueblo. ¿Qué le molesta tanto al poder? ¿Qué es lo que lo incomoda?

¿Que el Movimiento pone sobre la mesa, sin especulaciones ni dobles mensajes, el tema del hambre? ¿Que repite hasta el cansancio que el hambre y la pobreza son la causa primera de la mortalidad infantil en el país? ¿Que no se puede entender que en la Argentina, uno de los mayores exportadores de alimentos, haya niños con hambre?

O tal vez lo que le molesta al poder es que los Chicos del Pueblo son la evidencia, la clara evidencia, de que otro país es posible. Y que otro mundo es posible.

II

Tras las amenazas e intimidaciones del invierno pasado, el Gobierno dispuso una custodia policial permanente en los hogares, los talleres y posibles nuevos blancos de los atentados. Pero muy pronto la retiró.

Se entregaron a la Justicia los números de los celulares desde donde se enviaron amenazas. Sin embargo, la Justicia no ha conseguido aún “abrir las antenas” ni cruzar los registros para localizar a los agresores.

Claro que en la causa de la efedrina, cuando buscaron revelar las “conexiones” de un candidato opositor, ahí sí las antenas de las empresas de telefonía se abrieron, como por arte de magia.

Al levantarse la custodia policial, Chicos del Pueblo solicitó su inmediata reposición, por seguridad de los niños y los educadores. El ministro de Justicia -hoy ungido Jefe de Gabinete- se excusó por “falta de recursos”.

También pidió Chicos del Pueblo la designación de un Fiscal Auxiliar, para sacar la investigación de su estancamiento y hallar a los responsables de los atentados. El Ministerio volvió a excusarse, con la muletilla de la “falta de recursos”.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oir. El Gobierno padece esa clase de ceguera y esa clase de sordera, sin remedio.

III

El 28 de enero de 1985, Michael Jackson, Lionel Richie y un grupo de estrellas internacionales del Pop grabaron la canción We are the world (Somos el mundo), cediendo los derechos a una campaña contra el hambre en el África.

“Somos el mundo -dice la letra-; somos los PIBES. / Somos los que hacemos el día más brillante. / Empecemos a dar: / ésa es la elección. / Estamos salvando nuestras propias vidas. / Haremos, de verdad, un mañana mejor...”

Casualmente, We are the world fue la canción que las estrellas del Pop entonaron juntas este martes 7 de julio, al despedir los restos de Michael Jackson en un mediático funeral que ya está dando la vuelta al mundo.

IV

Verónica tal vez hubiera visto esas imágenes en vivo, en la pantalla de la tele. Pero no pudo, porque un par de espectros indeseables, llegados del pasado, asalariados de algún verdugo, se lo impidieron.

Ahora ella tiene miedo. Y sobre todo, tristeza.

Los chicos le darán calor y abrazos. Todos los que hagan falta.

Los chicos harán que mañana Verónica empiece con una sonrisa, con una invencible sonrisa, su jornada.

Autor imagen: APE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Prácticas de libertad

Flavia Mameli (ARTEMISA)

En la Unidad Penal de Mercedes funciona la Escuela de Educación Media nº 2. Y lo hace con una particularidad: desde 2005 es la primera experiencia de escolaridad secundaria mixta en contextos de encierro en el país. Cómo nace y se desarrolla el proyecto en el que se involucran mujeres y varones dentro de una cárcel.

Aquí escribes el resto del contenido que no se vera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Pablo Kilberg, un imprescindible

Néstor Kohan (LA HAINE)

Pablo Kilberg acaba de fallecer. Si hubiera más Pablos, estaríamos mucho más cerca de la revolución de lo que estamos en este país tan cruel, en este mundo tan cruel.

Pablo Kilberg acaba de fallecer. Bah! Qué fórmula vacía, burocrática y formal para alguien tan lleno de vida.

Lo conocí militando. Eran los tiempos en que de la mano de las madres de plaza de mayo nos encontrábamos delirantes, locos y locas de todas las tribus y tendencias. Gente dispuesta a dar la vida (no la cuenta bancaria) por el socialismo. Gente que no está de moda. Pablo fue de los más honestos, de los más queribles, de los más nobles.

Pablo nos ayudó muchísimo a difundir la Cátedra Che Guevara, de la que desgrabó (en forma anónima, gratuita y voluntariamente) muchísimas clases. Además, él armó durante años la página web de las madres de plaza de mayo. Sin jamás dejar de hacer solidaridad militante y sistemática con la revolución cubana, a la que amaba profundamente. Gran amigo de Celia Hart (esa otra indomesticable que también nos dejó), de los cinco prisioneros cubanos en Estados Unidos, de muchos militantes anónimos de cualquier parte del mundo que han decidido dedicar sus vidas simplemente a luchar contra el imperialismo capitalista en donde haga falta.

Recuerdo muchos de sus gestos cotidianos, sus anécdotas, sus miradas. Pero hay un gesto suyo que lo pinta de lleno y marca una actitud entera y completa ante la vida. Una vez Pablo me confesó, con toda la seriedad del mundo, que tenía un plan para atacar la embajada de Estados Unidos. Era un delirio absoluto. Como muchos otros de sus delirios y sus locuras. Pero cuando me lo contaba no pude dejar de recordar aquella anécdota del viejo Guillot (padre de Manolo Guillot), militante cubano de la revolución de 1933 y de la generación de Antonio Guiteras. Resulta que un acorazado norteamericano, de esos barcos de guerra inexpugnables, navegaba prepotente e insultante por la bahía de La Habana marcando la humillante presencia imperial en el Caribe para imponer presidentes en la isla que muchos años después supo hacer la primera revolución socialista y anticapitalista en Occidente. Corrían los años ’30. Fidel y el Che eran apenas dos niños que estaban aprendiendo a caminar. Y resulta que el joven Guillot desde el malecón de La Habana le disparó al acorazado yanqui, monstruoso, demoledor, inexpugnable, con... ¡una pistola! ¡Una pistola contra un acorazado...! Ese gesto de voluntad, escribió alguna vez el pensador Raúl Roa, se convirtió en el símbolo de toda una generación. Soñar lo imposible. Enfrentar a los poderosos como David contra Goliat. No pude dejar de recordar aquella anécdota cuando Pablo me contaba su delirio mientras yo lo escuchaba en silencio. ¿No fueron acaso las revoluciones grandes delirios? ¿No dijo Marx que la Comuna de París fue simplemente el intento de... “tomar el cielo por asalto”?

Pablo militó todo lo que hizo, en todos los partidos y movimientos en los que se involucró hasta el cuello, de manera voluntaria, gratuita, abnegada, sin jamás pedir nada a cambio. Huía del dinero como de la peste, de la fiebre, del cólera y de la gripe porcina. Con un convencimiento digno de imitar. No fue un militante rentado. Jamás fue un burócrata. Tenía una ética no sólo a prueba de balas, sino a prueba de algo mucho más poderoso que las balas, la mugre contagiosa del dinero. Amaba a Cuba, donde después vivió algunos años. Amaba la revolución latinoamericana y mundial. Admiraba profunda y sinceramente a la insurgencia colombiana. Comunista convencido, tenía un respeto enorme por Mario Roberto Santucho y sus compañeros y compañeras. Quiso mucho, mucho, mucho a las madres de plaza de mayo, de donde se fue con muchísimo dolor en el pecho, en los ojos y en la garganta, me consta. Se fue llorando de tanto que le dolía. Pero jamás aceptó renunciar a sus principios. Jamás aceptó alabar al gobierno de turno ni atacar al movimiento piquetero, espacio político y social donde terminó militando. Sus últimos suspiros fueron pensando en la libertad de los cinco revolucionarios cubanos infiltrados en las entrañas del monstruo imperial.

Pablo era inflexible. Quizás demasiado. Había que decirle “aflojá un poco”. Jamás aflojó, por suerte. Un imprescindible.

¡Abrazo grande Pablo! Quizás ahora te encuentres con otros delirantes, planeando insurrecciones y levantamientos populares vaya uno a saber donde.

Ojalá haya muchos Pablos en el futuro. Si los hubiera, estaríamos mucho más cerca de la revolución de lo que estamos en este país tan cruel, en este continente tan cruel, en este mundo tan cruel.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El gobierno quiere el “punto final” para AMIA y Macri nombró al encubridor Palacios: Acto contra la impunidad y el encubrimiento

APEMIA

Al cumplirse el 15º aniversario del atentado a la AMIA, la Agrupación Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (APEMIA) junto a organizaciones políticas, sociales, estudiantiles y de derechos humanos, denunciamos la voluntad política del gobierno nacional para cerrar el tema AMIA, buscando así poner “punto final” a la tantas veces prometida intención de investigar las responsabilidades criminales y/o encubridoras del Estado nacional, sus funcionarios y cómplices.

En vísperas de este nuevo aniversario resulta contundente el abandono de la persecución de los criminales y/o encubridores. No hay ni presos, ni sospechosos, ni procesados, ni aquí ni en el exterior, por el crimen de terrorismo de Estado más brutal que se recuerde durante la democracia. A este resultado concreto se llegó después de tantos años de haber puesto la supuesta investigación del atentado al servicio de los intereses de Estados Unidos, Europa e Israel.

Por eso siguen la impunidad y el encubrimiento.

El gobierno de los Kirchner -que alguna vez prometió terminar con la ‘vergüenza nacional’ de maniobras jurídicas, encubrimiento estatal y la impunidad- está liquidando cualquier posibilidad de investigación y de juicio y castigo a los culpables. Recientemente, puso en marcha una operación política de alcance internacional planificada en las oficinas del gobierno y de la embajada argentina en Washington presentando la causa AMIA como si fuera un instrumento jurídico importante de los Estados Unidos en su lucha contra los ‘Estados terroristas’ y contra su penetración política y económica en América latina.

¡Nada que ver con el esclarecimiento del crimen ni con el castigo a los culpables!.

El fiscal Nisman -articulador de esta maniobra-sostuvo en sus dictámenes y ante funcionarios nacionales y extranjeros, que la causa AMIA ya está esclarecida, llegando al extremo de afirmar que no existe impunidad en este crimen del terrorismo de Estado.

Sus dichos corrigen a los de la Corte Suprema que reconoció hace apenas un mes, que buscaba “que la respuesta de la Justicia no fuera la impunidad".

Sin acusados, juicios ni castigos, quieren hacernos creer que el Estado habría superado la impunidad que el mismo Estado organizó y reconoció por Decreto.

Mientras los gobiernos de Obama y Netanyahu felicitan a Cristina Kirchner por los supuestos “avances” obtenidos, exculpan al Estado que reconoció ¡hace 4 años! su responsabilidad en el encubrimiento de los criminales. A este resultado se llega con el apoyo recibido de las principales organizaciones de la comunidad judía norteamericana, de la dirección de DAIA/AMIA y de todo el arco político que posa de opositor.

Para sellar esta sociedad política y este pacto de impunidad en la masacre de nuestros familiares y amigos, viene el canciller de Israel. Lieberman, símbolo internacional de la opresión y negación de los derechos palestinos llega con el declarado propósito de exculpar al Estado nacional de sus responsabilidades en el crimen de la calle Pasteur.

La voluntad de cerrar el “tema AMIA” no es un hecho aislado de la política de “derechos humanos” del gobierno nacional. También Macri hace su aporte con la designación del repudiado ex comisario Palacios como jefe de la policía metropolitana. Después de la desaparición de J.J. López, limitan los juicios a los represores de la dictadura a un reducido grupo de genocidas e impiden a las organizaciones de las víctimas ser querellantes en estas causas. Garantizan la impunidad para los responsables políticos de las masacres del Puente Pueyrredón, de Río Tercero, de los pibes en Cromañón, del gatillo fácil y de la reciente desaparición de Luciano Arruga. Así preparan el escenario para organizar los festejos del bicentenario en un marco de olvido para los grandes crímenes de Estado.

La lucha contra la impunidad y el encubrimiento es una tarea que no puede quedar en manos del gobierno ni de políticos opositores que se niegan a denunciar el papel criminal y encubridor del Estado argentino y sus servicios de inteligencia en el crimen antisemita más grave que se cometiera en nuestro país, mientras quieren castigar expresiones de repudio a las políticas terroristas del Estado de Israel como si se tratara de antisemitismo.

Exigimos la apertura de los archivos secretos del Estado y su entrega a una Comisión Investigadora Independiente del Estado, para dar con los verdaderos culpables.

Convocamos a toda la sociedad a participar el próximo viernes 17 de julio a las 18 hs., en la esquina de Pasteur y Corrientes, del único ACTO independiente del Estado, para denunciar el pacto de impunidad del gobierno con sus socios locales e internacionales y mantener nuestra exigencia de verdad, juicio y castigo para los asesinos y encubridores de esta masacre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: Piden a la Justicia Federal que custodie los archivos de la dictadura

REDACCION ROSARIO

Militantes y organismos de derechos humanos de Rosario llevaron adelante el miércoles una presentación ante la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado, por la cual requieren medidas de preservación sobre los archivos provinciales que datan de la última dictadura militar.

En el escrito se proponen “la inspección de estado, relevamiento y registro, catálogo y esencialmente, custodia judicial” de esos archivos “por ser medios de prueba, con el mismo criterio con que se han dispuesto preservaciones de otras tales como los predios y construcciones donde funcionaron Centros Clandestinos de Detención”.

El comunicado completo de las personas y organismos de DDHH es el siguiente: “En la fecha, APDH Rosario, CeProDH, UADH Rosario y los Militantes de DDHH Oscar Bustos y María Piuma, hemos realizado ante la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado, una presentación destinada a requerir de las autoridades judiciales «las medidas de preservación que corresponden sobre los archivos provinciales que datan de la última dictadura militar (tema tristemente vapuleado en los últimos días) proponiendo como prioritarias la inspección de estado, relevamiento y registro, catálogo y esencialmente, custodia judicial por ser medios de prueba, con el mismo criterio con que se han dispuesto preservaciones de otras tales como los predios y construcciones donde funcionaron Centros Clandestinos de Detención».

Reclamamos además, en medio de una intensa puja en torno de los archivos mencionados que alcanza hasta el Ministerio Justicia y Derechos Humanos de la Provincia y la Procuración General de la Nación., que se cumpla con una labor esencial: que se convoque, por la facultad y deber de asistencia que tiene esa Unidad Fiscal, a querellantes y víctimas en el sentido más amplio del término y aunque no estén reconocidos como tales judicialmente, para hacerles saber sobre la existencia de los archivos y su derecho a defenderse de los riesgos que implica su registro en los mismos con las facilitaciones que devienen de tomar conocimiento y conciencia de las circunstancias.

Asimismo, como un elemental reconocimiento a la enorme tarea que siempre han desarrollado, considerando que a su impulso fundamental se continúan los procesos, reclamamos se admita judicialmente que los Organismos de Derechos Humanos, acreditados sin más requisito que su trayectoria, tengan garantizado acceso a los mismos sin impedimentos arbitrarios ni dilaciones burocráticas.

- La existencia de Archivos Secretos de la Dictadura que contienen información sobre represores, cómplices civiles, el destino de compañeros desaparecidos y niños apropiados no es algo novedoso en toda la extensión de nuestro país. El impedimento estatal a su apertura y libre acceso ha sido y es funcional a la impunidad de ayer y de hoy. Los archivos de la represión nunca aparecieron por varios motivos. Uno importante, es que en todos los gobiernos constitucionales posteriores siguieron usando esos datos como base para los espionajes actuales. (una prueba: el caso de la red de espionaje político llevada a cabo en la base Almirante Zar de Trelew).

Lo que omiten los funcionarios del Estado, es que la identificación de los genocidas sigue estando a cargo de las víctimas porque desde el Estado no se ha hecho nada para la identificación de los represores (por el contrario, suelen ser parte del mismo a través de cargos y nombramientos de alto nivel) cuestión que en la Argentina es sumamente sencilla, pues no existió un aparato “paralelo” de represión sino que fueron las propias fuerzas regulares, armadas y de seguridad, las que perpetraron el genocidio.

Por ese motivo, señalamos la hipocresía estatal. Exigimos la entrega ya mismo en cada una de las causas abiertas, del listado completo de todos aquellos que fueron parte de las fuerzas armadas y de seguridad. Que ningún gobierno nacional o provincial lo hayan hecho hasta el momento muestra que su acción se limita a discursos para la tribuna. Reiteramos nuestra exigencia de la apertura de todos los archivos en poder del Estado y la disolución de todos los organismos de inteligencia que sólo sirven para investigar a las organizaciones obreras y populares.

Los Organismos y militantes que suscriben la presentación, enmarcamos esta acción judicial en nuestro permanente requerimiento por la apertura de archivos, desclasificaciones de listados de genocidas hoy a resguardo, y en definitiva, la necesidad de que las actividades secretas del Estado contra el pueblo sean conocidas, no sólo por una elemental razón investigativa para el castigo, sino como modo de anular el peligro permanente que representan las actividades de espionaje sobre la militancia que siempre conducen a las más nefastas consecuencias.

Reafirmamos nuestro compromiso con la lucha contra la impunidad y por la cárcel común, perpetua y efectiva a los genocidas y sus cómplices. Porque las consecuencias de ese genocidio de clase las seguimos viviendo hoy cuando los sectores que lo impulsaron y se beneficiaron vuelven a intentar descargar sobre las espaldas de los trabajadores la crisis económica internacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: La quema de cañaverales se hace imparable y el Gobierno debió acudir a la Justicia


PRIMERA FUENTE

Ya se efectuaron tres denuncias penales por quema ilegal de cañaverales. Mientras, desde el Ministerio de la Producción aseguran que se aplicaron 50 multas que rondan apenas los $10 mil. Ayer se realizaron controles aéreos y se detectaron seis focos de quema de rastrojos. Un par de policías motorizados recorrerán la ruta 38 realizando tareas de prevención.

El ministro de la Producción, Jorge Gassembauer, confirmó que entre el martes y ayer se realizaron tres denuncias penales por violación a la ley que prohíben la quema de cañaverales: el artículo 38 de la Ley 6.253, (y su modificatoria la ley 7.459). Las denuncias fueron realizadas en la Fiscalía IX de Instrucción por parte de efectivos de la Policía Ecológica. En forma paralela, el ministro afirmó que desde el año pasado ya se van aplicando unas 50 multas administrativas que rondan la irrisoria cifra de 10 mil pesos (el valor de la sanción se relaciona al precio del litro gasoil que oscila los 2,40 pesos). La gran mayoría de estas multas son recurridas en la Justicia. Gassembauer informó que debido a la quema intencional de pastizales y cañaverales ya se registraron tres caídas de torres de alta tensión, que se superaron sin causar grandes perjuicios. “Esto es un perjuicio no sólo para Tucumán sino que dejamos sin energía al país”. También aseguró que, tras reunirse con el ministro de Seguridad, Mario López Herrera, se dispondrán de dos efectivos motorizados que recorrerá la ruta 38, entre Famaillá y Juan Bautista Alberdi. Por lo pronto, dijo que insistirá a los ingenios para "darle prioridad a la caña ubicada bajo las líneas de tensión y pedirle a los productores colaboración apelando a la responsabilidad".

Foto: Argentina, Tucumán - Muchos se preguntan qué deberá pasar para que alguien vaya preso por quemar cañaverales. / Autor: PRIMERA FUENTE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: David contra Goliat

Ángel Guerra Cabrera (especial para ARGENPRESS.info)

El derramamiento de sangre y los sufrimientos que los gorilas hacen caer sobre los hondureños podrían haberse ahorrado si Estados Unidos no hubiese adoptado una actitud ambigua y cada vez más complaciente ante el golpe de Estado.

Obama reitera en Moscú que reconoce a Zelaya como único presidente legítimo y proclama que la potencia no toma en cuenta las diferencias políticas cuando los gobernantes han sido electos pero horas después, en abierta contradicción con el dicho de su jefe la Secretaria de Estado Clinton cantinflea ante la prensa con tal de no calificar el golpe por su nombre, habla por teléfono con el presidente gorila –un tácito reconocimiento-, anuncia el nombramiento como mediador de alguien de tan dudosa credibilidad como el presidente de Costa Rica Oscar Arias y menciona que este conducirá una negociación “entre las partes”. Mientras el presidente Manuel Zelaya puntualiza que no hay nada que negociar con los golpistas pues sería traicionar a sus principios y al pueblo que lo eligió y que el único objetivo de la mediación es planificar su salida del poder.

Clinton obvia las resoluciones condenando el golpe de forma terminante votadas por su gobierno en la ONU y la OEA y lo que hay en el fondo es la complicidad de Estados Unidos con la oligarquía y los militares. Después de todo, son sus únicos aliados para impedir la restitución del orden constitucional con un Zelaya políticamente fortalecido, que el imperio aprecia como una nueva resquebrajadura a su hegemonía. Sabe que con el pueblo no puede contar.

Con el golpe se pretendió asestar un duro revés a la unidad e integración de América Latina a través de Honduras, el eslabón más débil del Alba, pero el pequeño centroamericano se ha convertido en una potencia política: en 12 días el pueblo en resistencia pacífica tiene cercada y a la defensiva a una pandilla de gorilas cuyo único recurso es el de continuar derramando sangre valiéndose de la fuerza de las armas. Allí se ha probado que en una coyuntura propicia y con un liderazgo inteligente como el de Zelaya puede en un breve plazo constituirse un gran movimiento popular capaz no sólo de rendir a la dictadura sino con potencialidades para impulsar los cambios democráticos que necesita uno de los países latinoamericanos de ingreso más desigual. Ciertamente, esta fuerza ha podido ser acuerpada tan rápidamente por que ya existían destacamentos y dirigentes populares con propuestas trasformadoras y trayectoria de lucha.

La combativa marcha desde todos los rincones de Honduras hasta el aeropuerto, el desafío a las medidas represivas con que intentaron frenar su desplazamiento, la valentía ante los disparos asesinos de los francotiradores castrenses, y la continuación posterior de la resistencia con la valiente esposa del presidente en primera fila aumentan la admiración que ya sentíamos por ellos millones de latinoamericanos y confirman el acierto político de la decisión del mandatario de regresar junto a su pueblo aunque se le impidiera cumplirla en un primer intento.

Muchos, como la presidente argentina Cristina Fernández, opinan que el golpe en Honduras no está dirigido solamente contra las reformas sociales y políticas que intentaba Zelaya sino responde a una estrategia para minar los cambios progresistas y la democracia en América Latina justo cuando a partir de las promesas de Obama existía la esperanza de un nuevo tipo de relación de Washington con la región. Una estrategia de esta naturaleza no puede proceder más que de la elite estadunidense, principalmente de sus sectores más derechistas, cuyas figuras más visibles por ahora son John Negroponte, Otto Reich, el propio embajador en Honduras Hugo Llorens y los legisladores cubanoestadunidenses, claro está en complicidad con miembros de la jefatura del Comando Sur y la IV Flota –de quienes los generales hondureños son apéndice- y si le creemos a The New York Times hasta con la participación de personeros del Departamento de Estado como el “moderado” Thom Shannon, seguramente con la colaboración de las oligarquías latinoamericanas.

La solidaridad internacional con el presidente Manuel Zelaya y el pueblo de Honduras, sin precedente en el enfrentamiento a un golpe de Estado, ha sido y continuará siendo un gran estímulo a su lucha, pero lo que finalmente decidirá la partida es su propia capacidad de resistencia. Los hondureños son conscientes de ello.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: El Frente de resistencia popular continúa tomas de carreteras contra el golpe

Mabel Marquez (MINGA)

Los movimientos sociales y populares hondureños que integran el Frente de Resistencia popular contra el golpe de Estado, siguen en la lucha por restablecer el orden constitucional en Honduras. Es por ello que, para darle seguimiento a las múltiples actividades este 9 de julio del 2009, se realizó la toma de la carretera que conduce de Tegucigalpa al sur de país. Ésta es la misma arteria que conecta a la carretera panamericana y a los países de Nicaragua y El Salvador.

La actividad comenzó a las 9:00 de la mañana hasta las 2:00 de la tarde y permaneció bloqueado el tráfico vehicular durante la toma. Aquí no importa el ardiente sol y la lluvia; eso no es un obstáculo para los manifestantes, por que el objetivo de estas tomas de calles en varios departamentos del país es para golpear la economía a los empresarios golpistas, según los dirigentes sociales, quienes aseguran que continuarán estas acciones hasta el día domingo 12 de Julio y luego la próxima semana seguirán otras actividades en resistencia al golpe de Estado.

Mientras tanto, los golpistas buscan la forma de reprimir cada día más a los movimientos sociales y hoy anunciaron que la comisión Nacional de Banca y seguros del país cancelará las cuentas bancarias a los dirigentes sociales y populares, a organizaciones obreras y campesinas, a sindicalistas y a la propia familia del Presidente Zelaya, violando una vez más los derechos de los ciudadanos que están defendiendo la democracia y el restablecimiento del orden constitucional en el país. Ésta es otra maniobra que están haciendo los golpistas; pero el pueblo está dispuesto a seguir adelante en esta lucha y cualquier cosa que hagan será rechazada por la mayoría del pueblo que está cansado de tanto atropello.

La posición del Frente de resistencia popular contra el golpe en torno a las negociaciones que se están llevando a cabo hoy y mañana en Costa Rica, entre el gobierno de facto de Micheletti y el presidente constitucional Manuel Zelaya Rosales, está basada en la restitución del orden constitucional del país a través de posesionar nuevamente en la presidencia de la República a Manuel Zelaya Rosales. El movimiento social continúa con la iniciativa de la necesidad de una constituyente para elaborar una nueva constitución de la República para el pueblo hondureño. Sin embargo, hasta ahora no se saben los resultados de esta reunión en Costa Rica y se sigue a la espera de los mismos.

Por otra parte da mucha tristeza e impotencia el papel que está jugando la policía y el ejército en Honduras. Para el caso, hoy en horas del medio día mientras salía de dar declaraciones de las oficinas del Comité de Familiares Detenidos y Desaparecidos de Honduras (COFADEH), fue capturado por la policía Nacional el compañero David Murillo, -padre del joven Obed Murillo, asesinado el domingo 5 de Julio del 2009 frente al aeropuerto de Toncontín, mientras se llevaba a cabo una protesta pacífica en espera del presidente Zelaya-, según información proporcionada por testigos, que observaron cuando la policía, que se encontraba a unas pocas cuadras del lugar esperándolo, lo capturó y subió a una patrulla a este compañero y de inmediato lo trasladaron al departamento de Juticalpa en Olancho para llevarlo directamente al presidio de ese lugar.

Los abogados de COFADEH ya iniciaron las respectivas investigaciones y la policía argumentó tener una orden de captura por desacato, ya que según dijeron, las autoridades le habían dictado medidas sustitutivas hace algún tiempo y no las había cumplido. Lo curioso de esto es que, según sus familiares, este compañero siempre cargaba consigo la carta de libertad que le extendieron las mismas autoridades hace algún tiempo, pero estas autoridades no desaprovecharon la oportunidad para apresarlo sin importarles el dolor que está pasando este compañero, ya que hace dos días sepultó a su hijo y ahora el se encuentra entre las rejas como cualquier delincuente. Por lo tanto, en estos momentos tan difíciles que atraviesa el país es importante la solidaridad de todos los ciudadanos conscientes que sentimos el dolor que está pasando nuestro compañero y hermano hondureño encerrado injustamente en una celda.

¡En las calles está el poder!

Mabel Marquez, Comunicaciones - Vía Campesina en Honduras.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El embajador USA en Honduras: Un pedigrí que cuenta mucho

Jean-Guy Allard (CUBADEBATE)

Hugo Llorens, el embajador de Estados Unidos en Honduras que admitió haber participado en reuniones donde se discutieron los planes de golpe antes del secuestro del Presidente Zelaya, es un cubanoamericano emigrado a Miami con la operación CIA Peter Pan. Especialista del terrorismo, era director de Asuntos Andinos del Consejo Nacional de Seguridad en Washington cuando sucede el golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez.

Tal como Melquiades Mel Martínez, máximo representante de la extrema derecha cubanoamericana en el Congreso de Estados Unidos, y Eduardo Aguirre, embajador estadounidense en Madrid del cual fue el asesor, Hugo Llorens llego a Estados Unidos con 7 años de edad, en la operación CIA Peter Pan que sacó de Cuba a más de 14 000 niños.

Sembrando el pánico entre los padres al difundir informaciones falsas según las cuales los niños cubanos iban a estar “internados en la Unión Soviética”, grupos anticomunistas apoyados por la CIA, organizaron la salida intempestiva de la isla hacia Miami de estos menores de edad. Muchos fueron confiados a orfanatos donde recibieron una educación drásticamente conservadora y terminaron en las redes de la extrema derecha.

Después de estudios en la Universidad de Georgetown – al igual que Otto Reich – y en la Universidad de Kent en el Reino Unido, y de conseguir una maestría en Estudios de Seguridad Nacional del National War College, Hugo Llorens hizo una breve estancia en la división de finanzas internacionales de la Chase Manhattan Bank antes de pasar al Departamento de Estado en 1981.

En sus primeros años de actividad diplomática se radicara una primera vez en Honduras como consejero económico, luego pasara a La Paz, Bolivia con el mismo titulo. Seguirá bajo la etiqueta de agregado comercial en el Paraguay de la dictadura de Stroesner y luego se aparecerá en San Salvador con el titulo de coordinador de narcóticos (narcotics coordinator), otra de sus especialidades.

En un salto inesperado a otra parte del mundo, el multifacético Llorens se va entonces a Filipinas de simple funcionario consular. Sus actividades oficiales le dejaran tiempo para dedicarse a tareas paralelas: sus notas biográficas, sorpresivamente, indican que habla el tagalog, el idioma filipino.

Regresando al continente americano, Llorens será durante tres años cónsul general de Estados Unidos en Vancouver, Canadá, y ahí se consagra a crear una estación llamada “multiagencias” que logra la apertura en el propio consulado de locales del FBI, de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, ATF, y del Servicio de Aduanas de Estados Unidos. Sin olvidar representaciones Servicio Secreto y de Seguridad del Departamento de Estado. Todo esto bajo el tema de la lucha contra el terrorismo y de la delincuencia internacional.

Al lado de Elliot Abrams y Otto Reich

La Casa Blanca de George W. Bush captará el astuto Llorens en el 2002 como nada menos que Director de asuntos andinos del Consejo Nacional de Seguridad en Washington, D.C., lo que lo convierte en principal asesor del Presidente sobre Venezuela.

Ocurre que el golpe de estado del 2002 contra el presidente Hugo Chávez se produce mientras Llorens se envcuentra bajo la autoridad del Subsecretario de Estado para Asuntos hemisfericos Otto Reich y del muy controvertido Elliot Abrams.

El también cubanoamericano Reich, anticastrista por excelencia, protector del cabecilla terrorista Orlando Bosch, había sido por tres años embajador de EEUU en Venezuela, desde 1986 a 1989 y pretendía “conocer el terreno”.

Desde el Departamento de Estado, Reich dio su apoyo inmediato al Michiletti venezolano, Pedro El Breve” Carmona, y a los militares golpistas.

Otto Reich, integrante del círculo de los ex halcones desplumados de la Casa Blanca, sigue uno de los personajes más influyentes de la fauna mafiosa de Miami. Su nombre circula hoy entre los posibles conspiradores que llevaron al desastre la pandilla de Tegucigalpa.

La Administración Bush ubicara entonces a Llorens como ministro consejero en Argentina, durante unos tres años, desde agosto de 2003 hasta julio de 2006.

Del 2006 al 2008, el Llorens se reunirá con el también cubanoamericano Eduardo Aguirre, embajador USA en Madrid, fanático de derecha que protegió al el terrorista internacional Luis Posada Crarriiles a su llegada ilegal en Estados Unidos y que recluta en los círculos falangistas de Madrid.

Llorens y Aguirre se dedicaran a estimular y subsidiar las campañas de difamación contra Cuba de los círculos anticubanos de Miami remunerados por la National Endowment for Democracy y otros “institutos” estadounidenses que mantienen en España, a través de intermediarios, actividades contra la Isla.

En julio del 2008, Llorens es nombrado embajador en Honduras en sustitución de Charles “Charlie” Ford, este personaje que tuvo la tarea poco grata de proponer, a sugerencia de Bush, que Posada Carriles venga a vivir en Honduras.

“Charlies” Fiord lo hizo a penas seca la tinta de la inauguración de Manuel Zelaya como nuevo presidente de la Republica. Zelaya contestó que no, rotundamente, y “Charlie” tuvo que informar a sus jefes que les quedaba vivir con su papa caliente.

Ya el general Vásquez se sentía “solicitado”

La llegada de Llorens a Tegucigalpa no se hizo sin incidente.

El 12 de septiembre de este 2008, el Presidente Zelaya evocando el hecho de que Bolivia acababa de expulsar al representante de EE.UU, por sus actividades de injerencia, se negó a recibir las credenciales del nuevo embajador como gesto de solidaridad.

Ocho días después, Zelaya recibió a Llorens y le expresó el malestar de su país “con lo que sucede con el país más pobre de Sudamérica”

Llama la atención un acontecimiento ocurrido en estos días.

El 22 de septiembre, mientras se manifiesta el “malestar” de Zelaya, el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vásquez, este mismo jefe golpista que hoy sostiene a Micheletti, declara a la prensa local que “hay personas interesadas en deponer al presidente Manuel Zelaya”. Comenta el militar fascista que el mandatario “enfrenta críticas por los acuerdos realizados con Venezuela, Bolivia y Nicaragua” y que “nos han buscado para botar al Gobierno”.

“Pero somos una institución seria y respetuosa, y respetamos al señor Presidente como nuestro comandante general y nos subordinamos a la ley”, aseveró con la mayor seriedad el que ordena ahora a sus tropas disparar contra el pueblo.

El 22 de junio último, el diario La Prensa reveló como en la noche anterior tuvo lugar una reunión entre los políticos influyentes del país, jefes militares y el embajador Llorens bajo el aparentemente propósito de ‘buscar una salida a la crisis’. La de la consulta popular promovida por Zelaya.

The New York Times confirmaba luego que el Secretario de Estado Adjunto para asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas A. Shanon, así como el embajador Llorens, habían “hablado” con altos oficiales de las fuerzas armadas y con líderes de la oposición sobre “cómo derribar al Presidente Zelaya, cómo arrestarlo y qué autoridad podría hacerlo”.

Hugo Llorens abandonó Cuba con la operación CIA Peter Pan el 16 de abril 1962 para hospedarse luego en casa de un tío de apellido Tabio. Radica hoy en Miami.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...