martes, 4 de agosto de 2009

Entrevista a Fernando Suazo, ex sacerdote: “La moral que predica la iglesia oficial inculca más miedo al placer que a la injusticia”


Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Fernando Suazo, español, 63 años, fue cura dominico por largos años. Nacido en Guernica (País Vasco, España), hijo de un militar del régimen de Franco, abrazó el sacerdocio, y durante catorce años integró una comunidad de sacerdotes obreros, en Valladolid, trabajando en el sector de la construcción.

Luego marchó a Centroamérica, a Guatemala, formando equipo pastoral con otros dominicos en la región de Verapaz, en Rabinal, un municipio que acababa de ser duramente golpeado por la guerra interna que conmovía al país en ese entonces. Luego de años de trabajar en la parroquia renunció al sacerdocio y dos años después hizo pareja con una mujer maya-achí y constituyó familia, afincándose en el lugar. Hoy día, manejando un perfecto achí (una de las 21 lenguas mayas habladas en Guatemala, idioma con el que se comunica en el seno familiar y en su vida cotidiana), sigue siendo un luchador por los derechos de los más desposeídos. Su actitud crítica le ha valido no pocos sinsabores, pero eso es justamente lo que lo constituye en un referente ético y político en temas ligados a la lucha de los pueblos oprimidos. Casi sin salir de Rabinal, también es docente universitario en la ciudad capital y publica regularmente en internet.

ARGENPRESS lo entrevistó, por medio de su corresponsal para Centroamérica, Marcelo Colussi, para hablar sobre temas ligados a la actual situación política, a los efectos de la represión sufrida los pasados años y al papel de la iglesia en el mundo actual.

___________

Argenpress: ¿Cómo y por qué llegaste a Latinoamérica?

Fernando Suazo: Llegué de España en el año 1984. En esos años era sacerdote dominico. Vine con la misión de informarme sobre el terreno, junto con otros dos compañeros, de la situación tan conflictiva que se vivía en aquellos años en Centroamérica. Para ese momento, mientras aquí se daban feroces guerras, la información al respecto en Europa era casi nula. Por eso la Comisión de Justicia y Paz de los dominicos nos pidió que viniéramos para acá para informarnos de primera mano cómo estaba realmente la situación. Anteriormente, en España, trabajaba en una comunidad obrera, en uno de aquellos proyectos pioneros de grupos progresistas dentro de la iglesia católica, orientados hacia el compromiso social, entre 1971 y 1984. El movimiento de los llamados curas obreros fue importante en aquellos años en España y en otros países de Europa, y revelaba una corriente de pensamiento e inquietud que estaba muy cerca de lo que, al mismo tiempo, estaba sucediendo en América Latina. Eran los años de Franco; me tocó sufrir persecución. Incluso yo estuve preso en dos oportunidades siendo sacerdote. Apuntábamos a construir una sociedad que optara por la defensa de la clase obrera, crear una cultura obrera alternativa a la cultura burguesa del consumo.
Cuando muere Franco en 1975 y comienza la peculiar transición a la democracia en España, la posibilidad de abrirse a esa nueva cultura que rechazara el consumismo se cierra cada vez más: lo que sucedió fue la plena integración del país en una sociedad capitalista altamente consumista. Había pocas alternativas orientadas hacia una sociedad diferente. De hecho, los compañeros albañiles con quienes trabajábamos sólo tenían interés en realizar horas extraordinarias para aumentar sus ingresos; y lo hacían de forma voraz, sin reparar en el crecido número de compañeros desempleados. Esa era su preocupación fundamental. Tuvimos cierta desilusión de lo que sucedió luego de la muerte de Franco; también los mismos sindicatos, como las Comisiones Obreras, que habíamos fundado, nos decepcionaban a algunos, y tal como decíamos: “contra Franco luchábamos mejor”.
Para ese entonces, principios de los años 80, Centroamérica comenzaba a hervir de una forma impresionante. Teníamos los ojos puestos en lo que aquí sucedía, y una encendida solidaridad con todos estos procesos. Era el despertar de los pueblos de aquí, con movimientos guerrilleros que crecían, y con una actuación innombrable por parte de los Estados Unidos. Actuación similar a la que siglos atrás había tenido España en relación a los pueblos amerindios. Al respecto recuerdo que yo tenía un conflicto con mi padre: él era militar y trabajaba en una fábrica de armas, y cuando yo supe que esas armas iban a parar al Chile de Pinochet, se me creó el gran conflicto. Eso era lo que nos daba de comer a nosotros como familia, pero al mismo tiempo era totalmente reprochable desde el punto de vista ético. Así son las inconsecuencias de la vida, ¿no?
Sensible a todas esas contradicciones, en 1984 nos hacen la propuesta, a otros dos curas obreros y a mí, de visitar la Nicaragua sandinista. La idea era informar de la situación de ese país en forma objetiva en los medios españoles, que no decían nada de las masacres que se venían realizando con la actuación de la Contra y el apoyo del gobierno de Estados Unidos. Más tarde, cuando volví a España y pasé toda esa información a distintos medios, me di cuenta que no querían decir nada al respecto. Apenas publicaron algunas cosas puntuales en algún periódico de Valladolid, donde yo vivía.
Cuando estuve por aquí en el 84, todo lo que vi me impactó mucho, y eso fue lo que me determinó a venir para acá para quedarme. Antes de ir a Nicaragua, pasamos una semana en Guatemala y otra en El Salvador. Mi paso por Guatemala fue definitivo. Entre otros lugares, estuve en Rabinal, en el departamento de Baja Verapaz. Allí conocí dos realidades: por un lado, el infinito daño que recientemente se le había provocado a la población del lugar en el marco de la guerra contrainsurgente que se estaba viviendo. Se palpaba en el aire el trauma de tantas masacres; sobrecogía el silencio de la gente. Algunos compañeros dominicos me contaron historias espeluznantes; eran cosas que yo había leído de las SS nazis en Alemania.
Y junto a ese terrible dolor, me impresionó algo que no esperaba encontrar: la alteridad de una cultura desconocida para mí, la cultura de los campesinos mayas. Yo venía harto de la cultura europea, del consumismo construido sobre un individualismo exacerbado, de la falta de solidaridad que veía por todos lados, y aquí me encontré con una cultura diferente. La cultura de allá era una cultura de la racionalidad exagerada, una racionalidad que se burla del misterio, mientras que aquí el misterio forma parte de lo cotidiano. Aquí lo mágico es una dimensión de la realidad con la que hay que contar. Eso me atrajo profundamente. Metí cabeza y corazón en esto con profunda curiosidad, porque sentía que iba mi vida en ello. De Europa ya no esperaba mucho más. Había estudiado teología y filosofía, y veía que todo se centraba en la figura omnipresente del “yo”, el yo del idealismo clásico, incluso hasta en el marxismo, donde encontramos un yo colectivo. No encontraba por ningún lado la sabiduría de abrirse al otro, a lo otro. Pero eso lo encontré aquí a flor de piel, en el aire, en el ambiente. Fue eso lo que me fascinó tanto que, sin dificultad entendí que aquí estaba mi lugar.

Argenpress: ¿Es más una cultura del “nosotros” lo que encontraste?

Fernando Suazo: No diría tanto una cultura del nosotros sino del tú. La cultura del nosotros era también la cultura de las organizaciones revolucionarias que yo conocía en Europa: por ejemplo, los sindicatos, o los mismos partidos de izquierdas. Un nosotros entendido como un yo en plural, pero no es una cultura donde lo esencial es la escucha del diferente. Creo que esa cultura no presenta la receptividad al misterio que todo otro encierra. Esa actitud fue lo que vi aquí, y lo vi por todas partes. Me refiero al pueblo maya, y a Rabinal en concreto. Aquí encontré algo verdaderamente refrescante; lo podría decir en términos plásticos como que aquí encontré el agua para quien está muerto de sed, la luz para quien anda en las tinieblas. Ese encuentro fue el que me decidió a quedarme. Volví a España y se lo planteé a mis superiores y a mis compañeros de la comunidad obrera de Valladolid, donde vivía. Les comuniqué mi decisión de venir para Guatemala. Otro sacerdote también optó por venir para acá, para Nicaragua específicamente, donde en ese momento estaba desarrollándose la feroz guerra provocada por los contras. Yo fui para Rabinal, como sacerdote. Para ese entonces no creía ya en el celibato, pero de todos modos no se me ocurrió nunca venir como civil, pues por razones de seguridad vi que eso era imposible. Pensé que mi condición de clérigo me permitiría acercarme a la intimidad de las comunidades indígenas, sin levantar demasiadas sospechas en las patrullas de autodefensa civil, que el Ejército mantenía organizadas para controlar cualquier movimiento extraño en las comunidades.

Argenpress: ¿Te cuestionabas el celibato en ese momento?

Fernando Suazo: Sí. Para mí el celibato ya estaba en cuestión desde hacía un tiempo. Pero estas decisiones grandes y difíciles no se toman con rapidez. Eso implica todo un proceso, difícil, por cierto. Pelear ese proceso dentro de la institución no era nada fácil, y en ese entonces pensaba que era más factible pelearlo en espacios pequeños, en lo interno inmediato, con los compañeros directos. Yo había entrado a la congregación a los diez años de edad, por lo que podría decir que, de hecho, fui célibe antes de tener experiencia de mi sexo. En aquel internando se daba por supuesto que íbamos para frailes, y por tanto para célibes. Estuve a partir de los diez años conviviendo en un ambiente exclusivamente varonil, entre 180 muchachos, donde la única mujer que teníamos ante los ojos era la virgen María. Así que cuando veíamos una mujer nos alterábamos mucho.
A pesar de todo, no tengo demasiadas quejas sobre el talante democrático de la congregación donde vivía en mis años de estudios superiores. Discutíamos todo. Puedo decir que, sobre todo en los últimos años de la carrera, los jóvenes nos atrevíamos a cuestionarlo todo, hasta lo más sagrado. En general los profesores, todos dominicos, respetaban nuestra curiosidad intelectual. Yo planteaba a veces críticas contra el celibato. Se discutía, pero a niveles muy de lo cotidiano. No estaba en condiciones aún, por joven que era, para hacer planteamientos institucionales serios que pudieran ser tomados en cuenta.
Pero ya me vine a Latinoamérica con la semilla de críticas más profundas sobre el celibato, sobre la institucionalidad de la Iglesia, sobre las interpretaciones oficiales en torno a la personalidad de Jesús de Nazaret. Aquí mis críticas se hicieron más profundas y complejas. Fue aquí donde pude empezar a reflexionar sobre el papel de la iglesia tanto en España como en Latinoamérica, y no sólo en lo tocante al celibato sino en relación a su papel como religión. Y eso, al mismo tiempo, me hizo posicionar de forma mucho más crítica contra toda religión como fenómeno humano.
Creo que hay que distinguir entre espiritualidad y religión. La espiritualidad es la dimensión del ser humano por la cual se siente sensible por lo otro, por el otro, se siente fascinado por el misterio. Hay un núcleo básico del ser humano donde lo misterioso nos atrae, y eso es lo que nos sirve para explicar en qué consiste la espiritualidad. Incluso la ciencia se mueve por eso, por esa atracción desde lo desconocido, por querer saber cómo son las cosas, qué hay más allá de la apariencia. Pero luego viene la religión y encapsula eso convirtiéndolo en una estructura de dominación, hacia adentro de las conciencias, y de acomodamiento con las clases dominantes, hacia afuera. Yo hoy hago estas críticas contra lo que representa la iglesia católica. Ninguna religión tiene el monopolio en estos aspectos espirituales, y creo que hay que ser crítico con el papel que juega toda institución religiosa, también de la iglesia católica. La institución ante todo busca reproducirse a sí misma, y lo hace al precio que sea, incluso crucificando a sus disidentes. Ella secuestra la espiritualidad de la gente y la aprisiona con sus dogmas, sus cánones y sus normas de conducta. Todo porque su objetivo es reproducirse a sí misma, para lo cual necesita acumular poder.
El personaje Jesús es un magnífico ejemplo de un disidente cuya espiritualidad fue reprimida por los jerarcas de su tiempo. Lo más frecuente es que las instituciones religiosas, también la católica, sean incompatibles con aquel compromiso a favor de las víctimas que Jesús estaba predicando, además en condiciones de riesgo e inseguridad. ¿Cómo entender en los palacios del Vaticano y de tantas curias episcopales aquello de que “el hijo del hombre no tiene donde reclinar su cabeza”? Jesús hoy día estaría al lado de personajes como Mahatma Ghandi, o el Che Guevara, y hablaría de tú a tú y no desde posiciones de privilegio.

Argenpress: Y no se sentaría con personajes como Bush…

Fernando Suazo: No, al contrario: se sentaría en la puerta a protestar contra ellos. Y Bush sería quien le enviaría a matar. Y lo ejecutaría la jerarquía de la iglesia católica o de cualquier otra iglesia. Generalmente las iglesias son máquinas de poder, y aunque se arroguen el monopolio del mensaje de Jesús, eso no quiere decir que estén abiertas a una auténtica espiritualidad. Hablo de las iglesias en cuanto instituciones, porque admito que siempre hay salvedades de personas y de grupos disidentes en su interior.

Argenpress: En su momento los primeros cristianos fueron un elemento de rebeldía en el marco del Imperio Romano, por eso los perseguían. Hoy día, ¿alguna religión juega ese papel de ariete revolucionario, de sector crítico contra los poderes constituidos? Pensemos al respecto, por ejemplo, en la Teología de la Liberación.

Fernando Suazo: Con la Teología de la Liberación yo tengo empatía natural. Yo leía autores como Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff, Jon Sobrino, y cuando los leía me decía: muchas de estas cosas ya las tengo adentro. Por supuesto que dicen muchas cosas muy importantes, y leerlos es muy valioso, porque también ellos han vivido y viven cerca del pueblo y además son eruditos, han realizado investigaciones que fundamentan muchas intuiciones que uno tiene andando con la gente. Pero sí puedo decir que muchas cosas que leía en ellos, ya me habían salido en conversaciones, reuniones o celebraciones con la gente.
De todos modos tengo una incógnita: ¿cómo se plantean los teólogos de la Teología de la Liberación la pertenencia a una institución religiosa cuyo objetivo principal es reproducirse a sí misma? Es la misma dialéctica entre espiritualidad y religión que antes decía, la misma que llevó a Jesús a la muerte. Entre las personas que asumen la teología de la liberación hay algunas a las que admiro, como el obispo Pedro Casaldáliga, por su posicionamiento crítico al lado de la gente humilde, frente a las estructuras de poder de la iglesia católica.

Argenpress: La Teología de la Liberación no toca tampoco el tema del celibato…

Fernando Suazo: Los teólogos de la liberación admiten que el celibato sea una opción personal. Cualquiera medianamente inteligente se da cuenta de eso. La iglesia católica, en occidente, impone el celibato como condición para ser sacerdote. Si quieres esto, tienes que querer aquello. Eso vicia de entrada la libertad en la opción por el celibato, desde el momento en que es una opción condicionada. Uno puede desear ser sacerdote y no desear el celibato. Así, de hecho, el celibato resulta ser una imposición. Una imposición que además no tiene base en la Biblia ni en la vida de Jesús; al contrario, se sustenta, de hecho, en cierta mentalidad pesimista y maniquea hacia el placer, hacia el cuerpo, hacia la mujer, algo que, por cierto, tiene raíces gnósticas y una sutil pretensión de dominar las conciencias de la gente, manipulando la culpa. Eso no aparece para nada en la personalidad de Jesús. Jesús no es enemigo del placer, sino de la injusticia; no es enemigo del cuerpo ni de la mujer, como lo eran otros maestros religiosos de su época, de tendencias gnósticas.
El celibato de Jesús fue imprevisto, si se puede hablar así. Es decir, fue resultado de sus opciones cotidianas frente a la injusticia que sufrían los pobres a manos de los jerarcas judíos. Optó por otra sociedad diferente a la que llamó Reino de Dios en contraposición a los reinos políticos de su tiempo; y se embarcó en esa lucha de forma implacable sin preocuparse demasiado de sí mismo. No le dieron tiempo de pararse y formar nido con una mujer, le mataron antes. De todos los maestros que conozco de su tiempo, ninguno se relaciona con la mujer como él lo hizo; ellas, al entrar en contacto con él, se sienten dignificadas: la mujer adúltera, la cananea, que era extranjera, Magdalena… Estoy seguro de que amó a mujeres y fue amado de ellas. Pero no le dieron tiempo de detener su vida de urgencias y sentarse a formar un nido: le mataron antes.

Argenpress: Esa es una visión novedosa en relación al celibato, sin dudas….

Fernando Suazo: Tardé años en darme cuenta de que la moral que predica la iglesia oficial inculca más miedo al placer que a la injusticia; a la mujer más que a los tiranos, por muy criminales, ladrones o genocidas que sean. De hecho, para la jerarquía eclesiástica es más fácil dar la comunión o recibir con honores sagrados a Franco o a Pinochet que conceder responsabilidades eclesiales a las mujeres, y mucho menos, recibirlas al sacerdocio. Así suele suceder con las religiones, tal como te decía antes. Las religiones son aparatos destinados a reproducirse a sí mismos, para lo cual necesitan poder. Puede ser el poder económico, o el poder diplomático… Pero el recurso que las religiones se reservan en exclusiva dentro de los conjuntos sociales es el poder de las conciencias. Y ese poder lo ejercen al albedrío de sus propios intereses. Así, actúan inquisitorialmente en los temas que tienen que ver con el placer, y se muestran miopes en los temas que tienen que ver con la injusticia. Es porque el control del placer implica el control de las conciencias individuales, pero el tema de las injusticias toca directamente las estructuras de dominación, y ahí las religiones están tan involucradas como los oligarcas, o los gobernantes o los militares…
En este negocio, ellas también tienen acciones. Ahora dime tú qué tiene de parecido esto con los profetas de la Biblia o con Jesús…

Argenpress: De alguna manera, estos grandes líderes –llámese Jesús o como se quiera: Lenin, Mao, Ho Chi Ming, Fidel– dedican toda su vida a algo un poco fuera de lo común, a una causa que podríamos llamar “superior”, y pareciera que no les queda energía para ponerla en una relación cotidiana, más pedestre.

Fernando Suazo: Es cierto: existen esas personas, pero también creo que no hay plantear esto en términos de gradación moral, como que unos son más perfectos que otros. En la cultura occidental nos enseñaban que unos son más y otros somos menos; que unos son héroes, o santos, o genios y otros somos corrientes. La cultura occidental, en su versión religiosa católica, nos hablaba de que los santos habían alcanzado la “perfección cristiana”. Y Don Quijote salía a cabalgar los caminos para deshacer entuertos y alcanzar la fama… Cada cultura construye sus sistemas de valores, mitifica a los personajes que son producto de ella misma.
Pero, en la cercanía del pueblo maya, yo he aprendido a ver este asunto de forma diferente. Aquí no se enaltece tanto a los individuos como a la comunidad. No destacan tanto los que se han hecho grandes a sí mismos sobresaliendo de los demás, sino los que tienen la capacidad de interactuar de tal manera que, en el conjunto de relaciones mutuas, es la comunidad la que crece.

Argenpress: Ése es el mensaje más importante en juego, y que parece la iglesia católica ha perdido: que todos somos iguales. Sin ese abandono de ideales de igualdad no sería posible la estructura jerárquica que vemos, un Vaticano rebosante de lujo siempre al lado de los poderes fácticos y un papa que se viste con ropas de oro.

Fernando Suazo: ¡Por supuesto! Eso es impresentable. De esa manera, con ese acomodamiento de la institución religiosa, se ocultó la verdadera esencia del cristianismo como propuesta revolucionaria en profundidad. Hay que dejar en claro una cosa: en realidad en sus orígenes el cristianismo no fue una religión sino un movimiento espiritual. Jesús no fundó una religión; se la fundaron después. Lo de Jesús fue un movimiento ético-político-social de las clases bajas del imperio con una nueva forma de entender la realidad humana. En el movimiento de Jesús no había diferencias ni rangos; los responsables no eran jerarcas sino eso, responsables, coordinadores, cuidadores del grupo. Todo eso resultaba revolucionario en una sociedad de castas, como era la romana, y en cualquier otra sociedad. Toda esa fuerza social comienza a convertirse en una religión cuando deja de ser perseguida, en el momento en que Constantino declara al cristianismo como religión oficial del imperio, en el siglo IV. Previamente a eso, todo ese movimiento tenía como eje principal, como su razón de ser, la fraternidad. Al institucionalizarse, se congela toda esa energía revolucionaria y se transforma en religión con toda la estructura de poder que se viene arrastrando hasta el día de hoy. Como toda institución, es una estructura de poder, posicionada al lado del emperador, y basada en la dominación.

Argenpress: La Teología de la Liberación, en tanto intento de retomar esos ideales primeros del movimiento cristiano como práctica anti-poder, ¿es hoy un camino válido después de la derechización que hubo en la iglesia en estas últimas décadas?

Fernando Suazo: Sigue válido, sí. Lo importante es lograr que la Teología de la Liberación pueda seguir siendo un movimiento libre frente a la religión institucionalizada. Creo que hoy es un movimiento muy vinculado a la jerarquía institucional, y de esa manera tiene las manos amarradas. Pienso que lo mismo se da en cualquier movimiento revolucionario: si la revolución termina siendo sólo una institución, se encapsula y esclerotiza. El movimiento espiritual que fue en algún momento el cristianismo debería estar ahora dentro y fuera de cualquier religión. Es más: debería estar al margen de las religiones. Y en ese sentido creo que la Teología de la Liberación está demasiado cerca, demasiado amarrada a la iglesia en tanto que institución. No se atreve a romper con la jerarquía, lo cual es tal vez comprensible, porque eso la llevaría a la deslegitimación, a quedar perdida en un universo social complejo y abigarrado; en cambio, metida dentro de la institución, aunque sea en un rincón, tiene algún cobijo. Veo a compañeros y compañeras de la Teología de la Liberación demasiado preocupados por lo que dijo el papa, o lo que dijo tal obispo… y lo que realmente debe importar es la gente, los procesos de la gente. Ahí debe estar la verdadera fuerza revolucionaria, y no importa si los que están con la gente acompañando cambios sociales son religiosos o no, si son agnósticos o no. Creo que la Teología de la Liberación hoy por hoy está demasiado metida dentro de los muros de la iglesia sin salir a la intemperie.

Argenpress: ¿Y a qué se debe ese retroceso en los planteamientos de avanzada dentro de la iglesia, que 30 años atrás estaban en alza y ahora parecen tan apocados? ¿Tiene que ver con eso, entre otras cosas, la estrategia de cultos evangélicos por doquier que impulsó el documento Santa Fe II de los halcones estadounidenses?

Fernando Suazo: Es una suma de cosas. Hoy se vive un momento histórico distinto a hace 30 años. En aquel entonces Estados Unidos vio con miedo que la religión predominante de América Latina, la católica, empezaba a cambiar de dirección social, volteándose hacia los pobres. Eso, sin dudas, le preocupó mucho, la iglesia católica dejaba de ser aliada de los intereses del imperio. Entonces no había la diversidad de opciones religiosas que existe hoy; la iglesia católica, y más aún en las poblaciones del interior de todos los países latinoamericanos, era el centro de todo. En cambio hoy día no: la variedad de ofertas, entre otras religiones y otros actores sociales, es grande. Todo se ha vuelto mucho más complejo, más pluricéntrico. Creo que la Teología de la Liberación debería saber posicionarse en este nuevo maremágnum en que la religión católica ya no es lo más importante de las comunidades. Hoy la religión católica es una más, y tiende a ser cada vez menos relevante. Los últimos papas han contribuido mucho a ello, sin duda. Si la Teología de la Liberación puede hacer algo hoy –y creo que en sus planteamientos sigue siendo válida– debería reubicarse “en el mundo”, no seguir apegada a la jerarquía de la institución, sino ubicarse fuera, en un mundo que ahora es mucho más plural. Creo que debería buscar más alianzas, retomando así las enseñanzas más originales de Jesús, quien se aliaba con quien fuera en función de su proyecto, al que llamaba el Reino de Dios. Jesús rompió moldes, a pesar de que eran tan estrechos los marcos del judaísmo; él se alió con quien fuera, por encima de todas las divisiones y los estereotipos. Eso se ve en la diversidad de tipos humanos y sociales que entraron a formar parte del grupo de sus discípulos; o en su relación con las mujeres “pecadoras” o con los excluidos e “ignorantes” samaritanos; o con los “paganos” extranjeros…

Argenpress: Esto, en cierta forma, nos habla de una crisis de conducción, de vanguardia. Dicho de otra forma: ¿qué hay que hacer hoy día para seguir sumando fuerzas en pro de un cambio? ¿Cuáles son las alternativas en un mundo donde las opciones revolucionarias parecieran adormecidas, “pasadas de moda”, inconsistentes?

Fernando Suazo: Es un tema muy difícil, por supuesto. Pero creo que hay pistas. Una pista inevitable es la atención al otro, la preocupación genuina por el otro, el que no pertenece a mi grupo étnico, a mi clase social pero que no goza de mis privilegios. Ese otro constituye una evaluación viva de mi conducta, de mi proyecto vital. Lo que me impactó cuando llegué a Rabinal hace más de 25 años sigue siendo lo mismo: la preocupación por el otro, constituye para mí el mayor criterio de autenticidad. Es decir: ¿qué tanto nos atrae realmente el otro? ¿Qué tanto nos movemos de verdad en dirección al otro? ¿Qué tanto incide el otro, los otros, en mi vida y en mis proyectos?
Han aparecido en estos años filósofos europeos que, a partir de la vergüenza de la Gran Guerra, expresan su decepción por los discursos abstractos y se vuelven a la evidencia del grito que nos alcanza desde los otros. Desde Rabinal me he vuelto a encontrar con Adorno, con Walter Benjamin, me he encontrado con E. Lévinas, con Reyes Mate. En nuestro “sistema mundo” hay un otro masivo que son las víctimas: las víctimas económicas, las víctimas de la violencia. Las víctimas constituyen los puntos dolientes de nuestro cuerpo social; son las alarmas del sistema que no podemos ignorar si queremos sobrevivir. La cercanía con las víctimas, con su grito concreto, corporal, debe ser el punto de partida de cualquier proyecto político y social. Ellas, constituidas en sujetos, con su voz, con su participación decidida, deben ser protagonistas en los procesos de transformación revolucionaria.
Creo que se trata de acercarse al otro –social, étnico, de clase– en tanto que doliente, pero no para victimizarlo, sino para entender lo que siente, lo que dice, lo que sueña. Entender como sujetos a estos otros-víctimas del sistema, y colocarnos a su lado para inventar lo radicalmente nuevo.

Argenpress: Se trata de un trabajo de hormiga del tú a tú, en la base, con las comunidades más sufridas, en las áreas rurales siempre olvidadas, en las zonas urbanas precarias. Pero queda esta pregunta: ¿no es eso justamente lo que están haciendo estos cultos evangélicos que inundan toda Latinoamérica?, claro que desde otro proyecto, con un proyecto de control social y dominación.

Fernando Suazo: Pero ellos no se abren al tú. Sólo llegan para domesticar. Y lo hacen utilizando recursos de muy baja calidad, como el miedo y la culpa. Manipulan, del mismo modo que lo hizo la iglesia católica por siglos y siglos. En realidad no están inventando nada nuevo, sólo utilizan tecnologías nuevas para el control de las masas.
Pero volviendo a lo de las alternativas, por supuesto que tiene que ir por ahí, por el trabajo del tú a tú, de abajo, trabajo de hormiga. Y a eso habría que agregar algo más: en la medida en que me dejo moldear, modificar, impactar por el otro, en esa misma medida yo voy a ser diferente. Es decir: con esa nueva actitud hacia el otro también se va a dar un cambio cualitativo de nuestra propia subjetividad. Eso, creo, es enteramente revolucionario. Eso nos va reposicionando ante las cosas, ante la vida, ante la muerte, ante el miedo, ante el tener o no tener, ante las privaciones, ante las seguridades. Porque todas estas cosas son las cadenas que nos amarran a todos por igual. Ponerse ante las víctimas y construir desde ahí una nueva subjetividad nos podrá hacer libres hasta niveles que no sospechamos. Hay que ser absolutamente creativos, libres. De eso se trata. Los revolucionarios acusamos al neoliberalismo de no responder a ninguna ética, pero nosotros mismos abandonamos también la dimensión ética, aunque hablemos de principios revolucionarios. Eso nos pasa con frecuencia: nos planteamos éticamente lo político, la lucha de clases, pero no nuestra propia coherencia personal o de grupo. Y una verdadera revolución tiene que ver, quizá antes que nada, con modos de vida distintos, coherentes, armónicos, éticos.

Foto: Guatemala - Fernando Suazo, Fernando Suazo, ex sacerdote.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La militarización de la política americana


Alberto Moncada (especial para ARGENPRESS.info)

No sabemos si Barack Obama logrará frenar esa militarización. De momento no se ha comportado de una manera contundente contra el golpe militar en Honduras, lugar desde donde la CIA organizó la lucha contra el sandinismo en la vecina Nicaragua y donde existe una importante base americana.

Un libro reciente, “The Mision:Waging War and Keeping Peace with American Military” (Norton, 2202) de Dana Priest, explica el desarrollo de esa militarización. Una buena parte de los neoconservadores que rodearon a Bush son militaristas y sus ideas se han incorporado al Proyecto de Nuevo Siglo Americano, que marca la ideología del grupo.

En la década de los noventa, la política de instalación de bases se amplía de Oriente Medio a Asia Central, otro lugar petrolífero importante. En conjunto cerca de 280 bases militares están desplegadas en todo el planeta como evidencia de la misión imperial que Washington ha asumido desde la caída de la Unión Soviética. Las bases militares sustituyen a las Embajadas y al dominio colonial.

La nueva política internacional se expresa también en la división del mundo en zonas que coinciden con los límites estratégicos de los Comandos. Hay un Comando para cada zona y, a veces, sus jefes, militares, tienen más influencia en Washington, que los canales diplomáticos a través del Departamento de Estado. A veces los jefes de los Comandos se permiten hacer declaraciones políticas, algunas llenas de insinuaciones. Recientemente, el jefe del Comando Sur, con jurisdicción sobre América Latina, se permitió decir que hay que tener cuidado con el terrorismo que podría amenazar a las riquezas acuíferas de la frontera Brasil Argentina, en una velada alusión a que el Ejército americano podría llegar a intervenir en el control del agua latinoamericana como ya lo hace con el petróleo del Oriente Medio. El dominio eminente americano sobre América Latina, a la que algunos denominan despectivamente como su “backyard”, su patrio trasero no ha disminuido con Obama puesto que se acaban de instalar nuevas bases militares en Colombia para sustituir a las que rechazan los países con gobiernos de izquierdas recién constituidos. Y esa implícita alianza con el conservador Uribe no presagia nada bueno para la democracia latinoamericana.

La militarización de la política americana tiene una versión nacional, de puertas adentro. En primer lugar, la industria militar forma parte especial de ese grupo de grandes corporaciones que deciden las elecciones, apoyando económicamente a los candidatos. De hecho, hay una primera selección de éstos que se produce mediante el apoyo económico. Los que no disponen de éste se quedan fuera de las campañas. Y el apoyo, naturalmente, hay que pagarlo luego en favores desde el poder. La industria militar, con la petrolífera, la farmaceutica y la de comunicaciones son los cuatro grandes sectores que deciden cada vez más quienes son candidatos en la carrera hacia la Casa Blanca y el Congreso. La industria militar tienen sus peones en la Administración a través de esa política de empleos públicos, ejemplificada por el Vicepresidente Cheney,
en la que unas veces estás en la Administración y otras en las empresas que dependen de ella.

La importancia de la industria militar es tal que una nueva manera de hacer la guerra es subcontratarla.

Otra importante consecuencia de la militarización nacional son las nuevas leyes patrióticas dictadas a partir del 11 de Septiembre. Amparados por el ansia de seguridad de la población y en base a esa una ideología ultraconservadora, el Gobierno americano ha impuesto una política de controles y censuras que van desde la limitación de las libertades individuales al cercenamiento de la libertad de expresión y que tiene su máxima expresión en la obsesión contra los visitantes del país que les parecen sospechosos de antiamericanismo.

Alberto Moncada es presidente de Sociólogos sin fronteras internacional.

Foto: Estados Unidos – El presidente Barack Obama habla frente a tropas y civiles en una visita a la base Camp Lejeune Michael J. Ayotte - ARMY


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Con la crisis crece también la brecha


Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

Una regla inviolable del capitalismo es que, en épocas de crisis, el sistema hace que los mayores recortes y sufrimientos caigan sobre los pobres. Es por ello que las crisis afectan a todos, pero la brecha en vez de reducirse, se incrementa.

La actual crisis económica mundial no está siendo excepción en cuanto a este apotegma en los Estados Unidos.

“En los próximos meses, tanto como un millón y medio de norteamericanos desempleados agotarán los beneficios que les brindan sus seguros por desempleo, poniendo fin a lo que para algunos ha sido su último reducto contra despidos y destituciones”, dice un artículo aparecido en el New York Times el 2 de agosto de 2009 firmado por el periodista Erik Eckholm titulado “La ayuda prolongada a los desempleados se está agotando” (Prolonged Aid to Unemployed is Running Out).

Allí se explica que en virtud del programa contra los efectos del desempleo, que se promulgó en 1930, y a las extensiones de emergencia dispuestas por el Congreso, los trabajadores de 24 de los estados del país pueden cobrar indemnizaciones por hasta 79 semanas, en tanto en los demás estados por espacio de entre 46 y 72 semanas. “Pero el desempleo en esta recesión ha demostrado ser especialmente tenaz y la ola de buscadores de empleo está consumiendo incluso esta prolongada asistencia. Decenas de miles de trabajadores han consumido sus beneficios y el número se espera que crezca en los próximos meses hasta alcanzar medio millón en septiembre y que al finalizar el año sean millón y medio”.

El articulista señala que se calcula que, para cada empleo disponible, hay hoy seis pretendientes. Las ofertas de paga están descendiendo e incluso los trabajos menos remunerados, como los de los expendios de comida rápida que antes empleaban jóvenes, están siendo ahora tomados por adultos desempleados, con mayor calificación.

Según un análisis de los efectos de la recesión actual en los Estados Unidos del periodista Don Monkerud, publicado en el diario Capital Times de Wisconsin, “en junio de 2009, la economía tuvo su más honda declinación en 27 años: creció el número de parados, cayeron los inventarios y se redujeron las exportaciones a medida que persistían las malas noticias sobre el estado de la economía”.

Según el autor de ese estudio, titulado Las desigualdades en los ingresos siguen creciendo, “durante los ocho años de la administración de George W. Bush, la fortuna conjunta de los 400 estadounidenses más ricos (mayor que la suma de la de los 150 millones de ciudadanos menos afortunados), se incrementó en $700 mil millones. En 2005, al 1% superior en la lista de los ricos correspondía el 22% del ingreso nacional, en tanto que al 10% superior de esa lista correspondía la mitad del ingreso nacional, la mayor proporción registrada desde 1928.

El análisis revela que, a nivel de la sociedad estadounidense, el origen de las disparidades, que antes estaba en las relaciones de propiedad, ahora descansa en la creciente desproporción de la remuneración por nómina de los ejecutivos de las corporaciones respecto a los demás asalariados.

“El origen de la riqueza ha cambiado en los últimos 30 años; las corporaciones se han convertido en el motor de las desigualdades en los Estados Unidos," sostiene Sam Pizzigati, profesor del Instituto de Estudios de Política (Institute for Policy Studies) de Washington D.C., citado por Monkerud. "En el pasado, la riqueza procedía de la propiedad: hoy, cada vez más, deriva de los ingresos. Los más altos ingresos provienen de la remuneración, sobre todo, de los ejecutivos de las corporaciones. En los años sesenta, setenta y ochenta del pasado siglo, la relación entre el promedio de la retribución de los ejecutivos y los trabajadores en la misma nómina fluctuaba entre 30 a 1 y 40 a 1. Se estima que esa relación será este año de 317 a 1.”

En 1955, según datos del Servicio de Impuestos Internos (IRS), las 400 personas más ricas del país percibieron un promedio 12,6 millones de dólares, ajustados por inflación. En 2006, los 400 más ricos multiplicaron ese promedio de ingresos más de 20 veces, a 263 millones de dólares, lo que representa un cambio al alza histórico en la acumulación de la riqueza en los Estados Unidos.

“Las burbujas financieras que se han desarrollado en los últimos treinta años ayudaron a los ejecutivos de las corporaciones a inflar sus ingresos y los esfuerzos por reducirles sus pagas resultan débiles e inefectivos. Sus ingresos pueden recortarse en estos tiempos económicos difíciles, pero lo que no se reduce es la disparidad. Sin un fuerte movimiento por el cambio, la brecha de la riqueza no hará más que ahondarse”, concluye el analista.

La asimetría de la remuneración es apenas la manifestación más novedosa de la actuación de los mecanismos capitalistas que expresan la dictadura de las clases adineradas. Todo en el sistema está diseñado para que la posesión del capital sea el elemento que regule el desarrollo de la sociedad.

Esto hace que la brecha se haga cada vez más honda y puede ser que algún día se haga tan profunda que le sirva de tumba.

Foto: Estados Unidos – Pobreza. / Autor: UNIVERSITY OF WISCONSIN - EAU CLAIRE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: Convertir en pública la radio y TV privada, no en medios al servicio del poder


Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. La radio y la TV privadas –incluso los medios impresos- han sido, quizá en todos los países, empresas para ganar dinero, mucho dinero. Son negocios, muchas veces peores, que el de las cantinas, centros de prostitución y fumaderos de todo tipo.

Éstos, se sabe y se propaga que son malos, pero esos medios en manos privadas (cuyo control político, económico e ideológico es total) envenenan toda la vida. En Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, hace mucho que debieron ser cerrados para entregárselo de manera directa a los trabajadores para que los pongan a funcionar. Hay muchos ejemplos, pero el que más recuerdo fue el de Oaxaca en 2006 cuando las mujeres ocuparon canales de TV e instrumentaron programas de teatro, películas, así como de análisis y discusión.

2. Los trabajadores aprenden rápido a hacer las cosas, pero lo hacen mejor cuando de servir a la sociedad se trata. Los empresarios nunca podrán hacer nada en beneficio de la comunidad porque ellos exclusivamente buscan altas ganancias económicas, se orientan por el rating, por sus encuestas, para hacer sus programaciones y sus negocios. Pero lo que tampoco debe aceptarse es que esos medios de información, que justamente debe expropiarse al sector privado, pasen a ser controlados por el gobierno o el Estado. El funcionamiento de esos medios debe correr a cargo del presupuesto público a fin de que le sirvan al público, al pueblo que nunca ha tenido acceso a los medios privados y de gobierno. Por eso Chávez debe ser felicitado, pero al ponerlos al servicio de los marginados.

3. Históricamente los gobiernos han concesionado a empresarios los derechos para poner a funcionar medios de información, pero con la condición –obligatoria entonces- de que sean objetivos, de que informen con la verdad, se pongan al servicio de la población y ayuden a su desarrollo político y cultural con la mayor imparcialidad posible. Quizá cumplieron el primer día, pero ya en los siguientes comenzaron a ser “objetivos”, “reales”, a hablar “con verdad”, pero todo adaptado a sus intereses empresariales. No hay periódico en el mundo que no tenga una línea editorial o de noticias, ni mucho menos un criterio de contratación o despido de personal. Así que para trabajar o “colaborar” en esas empresas hay que caber dentro del cuadro marcado, sino fuera.

4. La disciplina, el amiguismo y el servilismo son esenciales, indispensables, en cualquier empresa de derecha, incluso de izquierda. Pregúntenmelo a mí (también a mi amiga con más antigüedad periodística y presencia, Manú Dornbierer) que me han dejado de publicar más de de 10 periódicos impresos después de años de estar en ellos (Excélsior, Unomásuno, Diario de Yucatán, etcétera) y algunas de la red de Internet (Rebelión) La realidad es que quejarse es ridículo cuando se sabe que en el sistema capitalista abundan las causas (contenidos, recomendaciones) Sólo se manifiestan para probar que todos los periódicos, sin excepción, tienen una línea, unos amigos y una V Columna que dice que es lo publicable y qué no. Además es “correctísimo” porque son órganos de poder.

5. Que Hugo Chávez tiene la razón al cerrar 28 o 30 radiodifusoras y televisoras, no tengo la mayor duda. Estoy seguro que los medios de información venezolanos son tan funestos como los medios mexicanos que en lugar de educar entretienen, que en lugar de informar deforman, que en vez de ser objetivos manipulan y que en lugar de llamar por nombres hablan de apodos: el Mochaorejas, el Chapo, el Trampas, el Mataviejitas. Por cierto, ha circulado por Internet que éstos mismos (los narcos) le llaman a los locutores de TV: “el borrachín” al más destacado de Televisa, “el lengua larga”, al de TV Azteca; el Ciro Comes (impronunciable) a otro y el pepe saltimbanqui al de Radio Fórmula. Así que entre apodos te veas. Esta es la calidad de los medios mexicanos.

6. En los países que en los últimos años han sido bautizados como progresistas, que además de los antes mencionados está Argentina, Brasil Uruguay, Paraguay, Guatemala, los medios de información se han convertido en el centro de aglutinamiento de los sectores derechistas más recalcitrantes, además que los gobiernos de EEUU han usado a esos medios informativos como punta de lanza para destruir a esos gobiernos de centro izquierda. Es obvio de que lo primero que hay que hacer el cambiar las leyes o las constituciones para evitar que las clases dominantes quieran respaldarse en sus obra. Hay que cambiar las leyes, pero de manera inmediata hay que arrebatar los medios de información, la orientación de la educación y la cultura, sino nos seguirán jodiendo.

7. La llamada libertad de expresión nunca ha existido ni podrá verse mientras una minoría sea la propietaria o la controladora de los medios de información. Es una estulticia con la que han querido engañar a la población. En el sistema capitalista el pueblo puede gritar, brincar, enojarse y hasta suicidarse por no poder hacer nada, pero su voz no será oída y menos atendida. ¿Algún medio informativo podrá difundir lo que está fuera de su línea empresarial o de gobierno? No me jodan. La libertad de expresión, información, de prensa sólo será posible en una sociedad igualitaria donde no haya gobernantes no gobernados, explotadores y explotados, ricos y pobres. Por eso cualquier expropiación tiene que ser social, no pasar del mando de unos a otros.

8. Por último, voy a pedir a todos los compañeros que les llegue este artículo que me respondan aunque sea un “sí “, porque varias veces que escribo me imagino estar como Jack Nicholson en El Resplandor, escribiendo como enloquecido la misma frase en la máquina y todavía creyendo que me la van a publicar. O quizá es mejor imaginarse que se hacen cosas útiles para sociedad cuando en realidad estamos muertos. Espero que Hugo Chávez exista, que haya expropiado a los grandes empresarios y que por primera vez el pueblo tome las empresas y las gestione a su favor. Deseo que esa sea una realidad y no una simple cosa, como las miles que se han registrado en el mundo, que permitan regresar las cosas a la normalidad capitalista. Espero que no sea una nueva ilusión.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El negocio de la basura. Entre cirujas y millonarios


Carlos Saglul (ACTA)

Se declara una huelga de los basureros. El Ejército se niega a recoger los desperdicios. La basura se amontona. La comuna desesperada ordena no sacar más basura a la calle hasta nuevo aviso. La gente se agolpa en los negocios a comprar papel y cintas de colores para envolver regalos.

Se mandan la basura entre sí, como si se tratara de obsequios anónimos. Pero el recurso se agota. Finalmente, la mayor parte de los ciudadanos abandona Buenos Aires que queda sepultada bajo cientos de capas de basura.

La trama del cuento de Bernardo Kordon “La huelga de los basureros”, puede ser muy bien una sátira de la sociedad de consumo donde los objetos cada vez más perecederos no tardan en transformarse en basura y más basura, que nadie sabe donde poner. El modo de producción que generó el capitalismo necesita del derroche como contracara de la pobreza. En la lógica del sistema el perro de una familia adinerada podrá consumir más proteínas que aquel niño cuya suerte fue nacer en una familia pobre. Buenos Aires produce entre cinco y seis mil toneladas diarias de desperdicios. El sistema es diestro en hacer de desgracias de muchos negocios de pocos. Por eso, como no podía ser de otra manera, la basura es también un gran negocio.

“Un engendro llamado Ceamse”

El ingeniero Eduardo Hernández, especialista en el tema, explica que “el negocio de la basura producida en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano fue instrumentado en 1977 por la dictadura procesista, con la creación del CEAMSE (Cinturón Ecológico del Área Metropolitana Sociedad del Estado) mediante Decreto N° 3457, ratificado con la firma de los autócratas Osvaldo Cacciatore por la Ciudad de Buenos Aires e Ibérico Saint Jean por la provincia de Buenos Aires. Por el mismo se disponía que para la disposición final de la basura que se generase en el Área Metropolitana se aplicase sin excepción el sistema de relleno sanitario por intermedio del CEAMSE”.

Hernández recuerda que las políticas económicas que se aplicaban y los “negocios” consecuentes que se armaban en aquella nefasta época no podían discutirse ni mucho menos criticarse, porque ello significaba ser catalogado como “subversivo”, como explícitamente se encargaban de recordarlo a cada rato los integrantes y voceros de la dictadura.

El engendro creado llamado CEAMSE tenía las características de una sociedad anónima administrada en teoría por la Ciudad y la Provincia, pero en la práctica en las manos discrecionales de sus directores “con la agilidad administrativa que le permite concretar rápidamente sus objetivos” como lo celebraba en una de sus publicaciones la Cámara Argentina de la Construcción (que junto con la UIA y la Sociedad Rural competían para ver quien le cantaba más loas a la dictadura). O sea la posibilidad de hacer adjudicaciones a dedo sin licitación ni control.

Es ahí donde se arma el “negocio de la basura” que dura hasta nuestros días e involucra a conocidos integrantes de la “Patria Contratista” como el grupo Macri (a través de Manliba), Roggio, Pescarmona, DYCASA-Covisur, por citar los más conocidos. Y la mal llamada empresa “argentina” Techint, favorecida con la adjudicación por 20 años de 4000 hectáreas de la costa sur del Río de la Plata, en parte de las cuales funcionó hasta hace poco el hediondo basural de Villa Domínico al que debieron soportar los vecinos de Avellaneda, Sarandí, Wilde y los automovilistas que transitaban la Autopista a La Plata. Y por si eso no le alcanzase, le adjudicaron la construcción de las tres estaciones de transferencia de basura en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires: Pompeya, Flores y Colegiales (en un predio del que desalojaron una villa).

El negocio de la basura quedó así armado con dos etapas diferenciadas. La recolección primaria, que es la de los camiones recolectores que se pasean por las calles de Buenos Aires y el Conurbano (La Plata incluida). Y la “disposición final” en los rellenos (llamados “sanitarios” no se por qué) del Gran Buenos Aires, de los que actualmente quedan tres, a punto de colmarse: José León Suárez, González Catán y Punta Lara.

Para dar una idea de la magnitud del negocio- subraya el especialista- es útil hacer notar que la disposición de la basura producida en la Ciudad de Buenos Aires durante el año 2008 importó, con los reajustes a las empresas con los votos del PRO y la Coalición Cívica en la Legislatura porteña, la suma de 956 millones de pesos (de los cuales el CEAMSE se lleva 180 millones). Y para este año 2009 están presupuestados 1085 millones, o sea más del 10% del presupuesto anual de la Ciudad.

De madrugada, empujando el carro

Anualmente se producen en el país 12,3 millones de toneladas de basura. El costado pobre del negocio son los cartoneros que recorren la ciudad cada anochecer, buscando su sustento en las bolsas de basura. José Peralta ha venido en camión desde el Gran Buenos Aires. Tiene un circuito que recorrer con su carrito. Levanta cartón, papel, vidrio. Lo amontona en una esquina y espera que pase de vuelta el camión. Se nota que le da miedo hablar. “El centro tiene dueño, a nosotros nos pagan casi nada. Los dueños de los camiones se quedan con todo. Ellos venden lo que nosotros recogemos y son los que sacan la ganancias”. Cuando le preguntamos por los dueños de esos camiones se queda por un instante mirando la luz giratoria del techo de un patrullero que pasa y se va, no sin antes advertir: “hablar mucho, no me va a sacar de pobre”.

Ganarse la vida es cosa seria

Ramón Ocampo, coordinador de la Cooperativa 8 de Mayo, como tantos otros, escapó de la calle a través del esfuerzo solidario. “Por un convenio que tenemos que el Ceamse vienen alrededor de seis camiones diarios, cada uno con cinco mil kilos de basura para clasificar. También recibimos residuos de empresas como Peugot, la Serenísima o de supermercados”.

La basura se descarga en una tolva desde donde pasa a una cinta de elevación, que la traslada al nivel donde se clasifica. Lo descartada baja a través de otra cinta.

Los resagos se acomodan en un gran patio. El resto se enfarda y es depositado en un enorme galpón. En ese lugar, ubicado en el Ceamse Número Tres de San Martín, se separa el papel del cartón, los distintos colores de plástico, el vidrio. Se prensa todo menos la hojalata y después se vende, explica Ramón.

Cuando se le pregunta por lo que nos dijo el primer ciruja que interrogamos, José, señala que “hay cada vez menos gente viviendo de la basura”, Ramón explica que los precios están cada vez más bajos. “Por ejemplo el cartón que estaba a 7 centavos el kilo, ahora vale no más de 28. No se exporta, la crisis se siente”.

Nos cuenta que en la cooperativa sacan 300 pesos por quincena. “Es poco pero hoy después de los 35 años ya no te dan trabajo en ninguna parte. Para muchos esto es la diferencia entre comer y no comer, entre la vida y la muerte”.

Los arrabales del paraíso

El paraíso del consumo está rodeado de arrabales con montañas de basura a cielo abierto. Nadie sabe qué hacer con los desperdicios. Los rellenos sanitarios son grandes depósitos de metano, contaminan las aguas subterráneas, envenenan con gases la atmósfera. Tampoco los incineradores son solución, liberan gases y de dioxinas cancerígenas. Las únicas alternativas saludables pasan por el reciclado. En Buenos Aires se producen al año 169 toneladas de basura. El 10 por ciento es papel y cartón, 7 por ciento plástico, 3 por ciento metal. En plena crisis de 2001 había por lo menos 40 mil cartoneros en la calle. Hoy, aunque no hay cifras exactas, se han reducido a menos de la mitad.

Al respecto Hernández señala que el tema del deterioro del medio ambiente que provoca la acumulación de residuos en los rellenos sanitarios, convertidos en montañas malolientes de desechos, algunos de los cuales como los plásticos tardarán unas cuantas décadas en degradarse, y con peligro de contaminación de las napas de agua subterránea al no estar absolutamente garantizada la impermeabilización del terreno, daría para todo un artículo especializado. Baste decir que la tendencia mundial es tratar de reducir al máximo la basura que debe disponerse finalmente en dichos lugares. O sea, la inversa de lo que se consigue con el “sistema CEAMSE” que funciona en base al incremento de toneladas de basura a acumular en lugares cada vez más escasos y alejados.

“Hace doce años andaba cirujeando en los tachos de basura de Palermo”, recuerda Cristina Lescano de la Cooperativa El Ceibo, que da trabajo a 74 personas.

“Nuestro laburo no es sólo recoger la basura y clasificarla. Lo más importante es educar al vecino a ser solidario y cuidar el medio ambiente. Cirujas modernos, los integrantes de El Ceibo van casa por casa recogiendo la basura que los vecinos ya han clasificado en dos bolsas, separando los residuos secos y húmedos. El centro de clasificación, está montado bajo la Autopista Illia, en Retiro: “Toda esta maquinaria la compramos con ayuda del Estado. Empezamos en una plaza, ahora somos una empresa social y hasta trabajamos para obtener nuestra obra social”.

Cristina piensa no obstante que la asistencia estatal debería atender otros puntos: “No es fácil organizarse. Pretenden encuadrarnos como monotributistas y es un delirio porque esto apenas nos alcanza para sobrevivir. Deberían estudiar otra figura, para ayudarnos más a recuperar nuestra dignidad como trabajadores”.

El cuerno de oro

Pedro Leiva, aparece empujando su changuito de supermercado que ayer supo andar entre las góndolas y hoy va de tacho de basura en tacho de basura en el barrio de San Cristóbal. “Lo último fue trabajar en un reparto de pizza pero me quede sin la moto. Choqué. Cuando salí del Hospital no tenía ni donde caerme muerto. Es esto o robar”.

Pedro dice que “ahora está solo” desde que su mujer se fue llevándose su único hijo. Cuando lo que saca del cirujeo no le alcanza para comer “voy a manguear a la Iglesia que está en la calle Moreno”.

En el Gran Buenos Aires gran parte del presupuesto de los municipios se va en pagar a las compañías recolectoras de basura. La mayoría de las intendencias son atendidas por la empresa Covelía que –modesta- declara facturar 124 millones de pesos. Marcelo Arenales, su fundador es una muestra de las posibilidades de ascenso social que ha tenido la Argentina en los últimos años. Un matutino intentó entrevistarlo. Al llegar al domicilio se encontró con una humilde casa ubicada en una calle de tierra de Ingeniero Budge. Entre los poderosos socios que manejan Covelia, algunos medios mencionaron a un ex militar carapintada y dirigente vecinalista junto a un conocido sindicalista. Nadie sabe con certeza quien maneja los hilos de la empresa, que demuestra que la basura es un negocio de cirujas pero también de oscuros millonarios.

El ingeniero Hernández explica que la basura diaria promedio generada entre Capital y el Gran Buenos Aires, según datos del CEAMSE fue de alrededor de 15.000 toneladas/día, de las cuales 5100 provienen de la Ciudad de Buenos Aires, y el resto, de los municipios del Gran Buenos Aires y el Gran La Plata. Yo diría que son en realidad los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y los municipios los rehenes del sistema implementado en 1977, y de las contadas empresas que monopolizan la recolección domiciliaria, pertenecientes a grandes grupos económicos “nacionales” o con participación de capital extranjero como las que mencioné antes. Que además son especialistas en el arte de comprar débiles voluntades políticas compartiendo con ellas un poco de sus grandes ganancias para obtener concesiones en condiciones ventajosas y oportuno reconocimiento de “mayores costos”.

El fantasma de Manliba

Buenos Aires produce diariamente más de 5000 toneladas de basura que terminan en los “rellenos sanitarios” con perjuicio para el medio ambiente y un costo presupuestario elevado para los habitantes de la Ciudad, recuerda el Ingeniero Hernández. Para terminar con esta situación, la Legislatura de la Ciudad, por presión de entidades ambientalistas, sancionó en noviembre de 2005 la Ley N° 1854, conocida como “Ley de Basura Cero”. La ley establece la reducción progresiva del tonelaje de basura que se envía por medio de las empresas recolectoras a los rellenos sanitarios, con metas de reducción del 30% para 2010, 50% para 2012, y así hasta llegar a cero en 2020.

La ley, promulgada en enero de 2006 y reglamentada en Mayo de 2007, Macri no la está cumpliendo ni quiere hacerlo.

De acuerdo a datos proporcionados por Hernández:

En el año 2008 se enviaron 1.884.460 toneladas de basura a los “rellenos sanitarios” (dato oficial del CEAMSE), o sea un 15% más que en 2007, y un 25,6% más que la base para la reducción de la cual parte la Ley de Basura Cero, que es de 1.500.000 toneladas.

Se pretende acabar con la existencia de contenedores diferenciados para los distintos tipos de residuos colocados en las calles “porque son muy caros para las empresas”.

La idea es volver al sistema de pago a las empresas por tonelada de basura recogida en vez de una suma fija por área limpia.

Las campañas de difusión previstas por la Ley de Basura Cero, a las cuales se destina el 5% del monto presupuestario para gastos publicitarios de la Ciudad se limitan a culpabilizar a los vecinos de la suciedad visible en las calles “por sacar la basura fuera de hora” y pretender multarlos a ellos en vez de a las empresas recolectoras responsables.

O sea que se privilegia el “negocio” de las empresas, intención que se esconde siempre tras los defensores de las ideologías privatistas, subraya Hernández. ¿Recuerda la época de Manliba? dice el ingeniero cuando nos disponemos a apagar el grabador, recordando tal vez los millonarios negocios de aquella empresa en la época de Carlos Grosso. Ganarse la vida es cosa seria

Ramón Ocampo, coordinador de la Cooperativa 8 de Mayo, como tantos otros, escapó de la calle a través del esfuerzo solidario. “Por un convenio que tenemos que el Ceamse vienen alrededor de seis camiones diarios, cada uno con cinco mil kilos de basura para clasificar. También recibimos residuos de empresas como Peugot, la Serenísima o de supermercados”.

La basura se descarga en una tolva desde donde pasa a una cinta de elevación, que la traslada al nivel donde se clasifica. Lo descartada baja a través de otra cinta.

Los resagos se acomodan en un gran patio. El resto se enfarda y es depositado en un enorme galpón. En ese lugar, ubicado en el Ceamse Número Tres de San Martín, se separa el papel del cartón, los distintos colores de plástico, el vidrio. Se prensa todo menos la hojalata y después se vende, explica Ramón.

Cuando se le pregunta por lo que nos dijo el primer ciruja que interrogamos, José, señala que “hay cada vez menos gente viviendo de la basura”, Ramón explica que los precios están cada vez más bajos. “Por ejemplo el cartón que estaba a 7 centavos el kilo, ahora vale no más de 28. No se exporta, la crisis se siente”.

Nos cuenta que en la cooperativa sacan 300 pesos por quincena. “Es poco pero hoy después de los 35 años ya no te dan trabajo en ninguna parte. Para muchos esto es la diferencia entre comer y no comer, entre la vida y la muerte”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Estrenan nuevo film sobre Leonardo Henrichsen, el periodista argentino que filmó en Chile a quienes lo mataron


Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

En tres salas de Buenos Aires se estrenará el jueves 6 de agosto el documental Imagen Final, de Andrés Habegger, film en 35 mm que relata la historia del periodista argentino Leonardo Henrichsen, muerto en Chile por militares en el intento de golpe contra Salvador Allende registrado el 29 de junio de 1973, 74 días antes del golpe definitivo que encabezó augusto Pinochet el 11 de septiembre del mismo año.

El documental de 94 minutos, que se exhibirá en las salas Malba, ArteCinema y Gaumont Espacio INCAA KM 0, también describe la investigación periodística que logró identificar a los principales asesinos 33 años después, tras una década de trabajo investigativo. La avant première se efectuará el miércoles 5 de agosto, a las 21:15 hrs., en el auditorio Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415.

A las 9 de la mañana del 29 de junio de 1973 el reportero-camarógrafo de la Radio y Televisión Suecia Leonardo Henrichsen tomaba tranquilamente desayuno en el Hotel Crillón (que ya no existe), en el microcentro de Santiago de Chile, cuando a través de la ventana comenzó a ver tanques en la calle y a oír su estrepitoso ruido. Salió rápido con su cámara al hombro sin pensar que minutos más tarde haría el mejor reportaje de su vida, el de su propia muerte. Eran exactamente las 9:10, según el reloj del Banco Sudamericano (que hoy tampoco existe: se llama Scotia Bank). El reloj tampoco sobrevivió hasta el presente, pero fue filmado por el mismo camarógrafo, porque allí se estacionó el vehículo del que bajaron los hombres que le dieron muerte, simplemente por cubrir la noticia con su cámara Eclair de 16 mm.

En rigor, ésta es una película sobre una de las imágenes más famosas de la historia. Imagen Final ofrece, además, la oportunidad de ver el material de archivo más inusual y revelador de los últimos 40 años, imágenes en su mayoría captadas por un periodista que filmó arriba y debajo de un continente que se hundía en la violencia de fines de los años 60 y comienzos de los '70. El documental es una coproducción de la Productora Habitación 1520, APLAPLAC, WG Film y Magic Hour Films. Lo distribuye Habitación 1520 Producciones.

Los asesinos fueron filmados, sus rostros aparecieron en los diarios, la imagen captada por Henrichsen circuló por décadas en todo el planeta, pero nunca se conocieron sus nombres. Tampoco hubo castigo: la causa que abrió la justicia militar, porque hubo una rebelión castrense que debía investigarse por reglamento, fue sobreseída el día hábil siguiente al golpe de Pinochet.

La identidad del jefe de la patrulla, y de varios conscriptos que lo acompañaron en la faena de muerte, fue obtenida 33 años después por este periodista chileno. El sujetó se llamó Héctor Hernán Bustamante Gómez. Era cabo segundo, pero ese día salió a la calle disfrazado de oficial. Curiosamente, fue uno de los pocos heridos ese día por las tropas leales que comandó el general Carlos Prats González, asesinado en Buenos Aires en septiembre de 1974. Y digo “se llamó” porque murió (en la más absoluta impunidad) de neumonía en una cama del hospital Militar de Santiago, el 18 de diciembre de 2007, después de amenazarme de muerte varias veces por teléfono por un scratch (funa, en lenguaje chileno) en agosto de ese mismo año. Pensábamos que si no habría justicia por lo menos debería hacerse una “funa”.

Foto: Leonardo Henrichsen


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La educación sexual de los sacerdotes


Gabriel Conte (MDZOL)

Monseñor Héctor Aguer salió a cuestionar con fuerza la elaboración de un manual destinado a la educación sexual en las escuelas. Sin embargo, una serie de antecedentes indican que es imperioso ofrecerles ese tipo de educación a los sacerdotes o bien, a los seminaristas para evitar, por lo menos, "malos entendidos".

El sol no se puede tapar con las manos, ya lo sabemos. Y así como eso es imposible, también lo es negar la sexualidad de las personas, de absolutamente todas.

Lo que resulta increíble es que sean aquellos que la niegan los que se erijan como únicas personas autorizadas a decidir qué se debe saber y qué no en torno al sexo.

Habilitados por sus dogmas a hablar del sexo de los ángeles, los sacerdotes –y los religiosos en general- pretenden erigirse en rectores de la visa sexual de los no angeles.

Así lo hizo hace unos días Héctor Aguer, “monseñor” según la jerarquía que le otorga la Iglesia Católica, quien cuestionó duramente la elaboración de un manual de educación sexual destinado a guiar a los docentes en su misión de educar a los jóvenes.

Impertinente, el religioso pretende regir qué se debe enseñar y qué no del sexo a jóvenes que, de negarles o esconderles conocimientos, los buscarán igual, pero bajo el riesgo latente que representa el Sida o el papiloma que produce el cáncer de médula, algunas de las enfermedades más frecuentes que vienen como consecuencia, no tanto de un “castigo divino” como pretende cierta mitología interesada, sino de la falta de educación en la materia en cuestión.

Algo similar debe haberles pasado a tantos sacerdotes que se dieron cuenta que lo “divino” del sexo no tenía que ver con algo celestial, sino con algo bien mundano.

Para algunos, esa falta de educación previa que los hizo caer en el celibato primero, se transformó luego en matrimonio o al concubinato no más. Otros, porfiaron con mentirle a la gente porque, sotanas afuera, tenían hijos que no reconocían, sostenían amores no públicos y los peores casos, desataban su furia sexual reprimida en abusos de menores.

“Nadie puede poner barreras ficticias a lo natural”, como dijo el teólogo católico Enrique Miret Magdalena.

Por esto resulta necesario que los sacerdotes reciban educación sexual y no sólo nuestros hijos. Los más ingenuos, transitan por la vida bajo los mismos riesgos que un niño: atormentado por miedos absurdos o bien, fascinados por divinidades que a la postre les resultarán crueles.

No hablaremos de casos: ya los conocemos y mucho más aun en estos días.

Pero hay autores que, sin buscar desprestigio ni revancha en la religión se han documentado para poner las cosas sobre la mesa. Es así porque la Iglesia se seguirá sosteniendo en base a sus dogmas y al no reconocimiento de herederos que puedan reclamarle algo sobre la Tierra, ya que todas sus promesas se cumplirán cuando el prometido muera y los Tribunales ordinarios no tengan jurisdicción y en territorio desconocido: el Cielo.

Pepe Rodríguez, doctor por la Universidad de Barcelona (Facultad de Psicología) y n licenciado en Ciencias de la Información, por la Universidad Autónoma de Barcelona, sostiene en su libro “La vida sexual del clero” (Ediciones B), realizó una investigación en la que concluyó que “entre los sacerdotes actualmente en activo, un 95% de ellos se masturba, un 60% mantiene relaciones sexuales, un 26% soba a menores, un 20% realiza prácticas de carácter homosexual, un 12% es exclusivamente homosexual, y un 7% comete abusos sexuales graves con menores”.

Su estudio da cuenta de que se abstuvieron, mayoritariamente, de conocer el sexo antes de los 40 años de edad. Pero que, sin “colgar” la sotana, poco después descubrieron la divinidad del sexo.

“Valorando los datos conocidos de los 354 sacerdotes en actividad que constan en el archivo de este autor como sujetos con actividad heterosexual u homosexual habitual –escribió Rodríguez- se llega a la conclusión de que el 36% de ellos comenzó a mantener relaciones sexuales antes de los 40 años, mientras que el 64% restante lo hizo durante el período comprendido entre sus 40 y 55 años”.

Sabiendo que el Vaticano no va a entregar el secreto de la vigencia der su imperio durante tantos siglos relajando sus reglas, parece ser que los sacerdotes decidieron relajarse solos.

Así lo reveló –sorprendiendo a propios y extraños- un estudio difundido en Brasil en 2004. En ese país, el 41 por ciento de los sacerdotes católicos admitió haber mantenido relaciones sexuales con mujeres después de su ordenamiento, según un sondeo realizado por el Centro de Estadística Religiosa e Investigaciones Sociales (CERIS). Claro que la negación y el secretismo tuvieron un alto índice también aquí, aun tratándose de una investigación social: del total de 16 mil 600 cuestionarios fueron distribuidos a los religiosos, pero que solamente mil 831 (lo que representa 11 por ciento del total) respondió a las preguntas.

No hay que poner demasiado la lupa sobre los sacerdotes para conocer casos en los que queda en claro que deben ser ellos los principales destinatarios de educación sexual.

Sólo en Mendoza a lo largo de los últimos doce meses hubo un par de casos de curas que debieron reconocer hijos. Y hasta hay ex sacerdotes en el gobierno que debieron abandonar los hábitos religiosos luego de que le nacieran hijos, producto de otros hábitos, menos dogmáticos y más cercanos a la convivencia y al amor entre las personas.

Por todo esto, las palabras de Aguer, que aun resuenan en la prensa, no han calado en la sociedad. La Iglesia tiene demasiadas cuentas pendientes como para pretender señalar condenatoriamente a los demás.

Y además, la vez que se hace algo bueno –como estimular un sistema de educación sexual en las escuelas capaz de hacer abrir los ojos y reflexionar, en lugar de prohibir y tentar- ya parecía extraño que nadie saliera a querer abortarlo (con perdón de la palabra).

Foto: Argentina, Iglesia - Monseñor Héctor Aguer. / Autor: WIKIPEDIA


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: Atilra Rosario no se rinde

Manolo Robles (REDACCION ROSARIO)

Los dirigentes y militantes que condujeron hasta su disolución la seccional Rosario de Atilra, el gremio de los trabajadores de la industria lechera, acaban de confirmar su voluntad de seguir unidos y firmes ante el embate de la cúpula sindical nacional.

Pese a muchas dificultades pudieron participar, la semana pasada, en la compulsa de las seccionales El Trébol y Totoras, obteniendo en total un caudal de votos similar al que lograban cuando la seccional Rosario todavía existía, antes del fatal incidente del 3 de diciembre pasado que terminó con un trabajador muerto tras recibir un disparo.

En aquella jornada desde Atilra Rosario se plantaron en la sede San Luis e Iriondo para resistir la llegada de seguidores de la conducción nacional del gremio, comandada por Héctor Ponce, que unos días antes habían agredido salvajemente y con total impunidad a trabajadores de la planta de Sancor en la avenida de Circunvalación.

Ante la mirada de la policía provincial hubo un fuerte enfrentamiento entre los grupos que tuvo como saldo el fallecimiento de Héctor Cornejo, enrolado con la conducción nacional, que posteriormente dispuso la disolución de la seccional Rosario, cuyos afiliados pasaron a depender de las de El Trébol y Totoras, esta última recientemente creada.

La disolución de la seccional significó la pérdida de la estructura sindical y económica para quienes la conducían por decisión de los trabajadores, identificados con la lista verde y blanca. De todos modos, desde este espacio se armaron sendas listas para dar pelea en el nuevo mapa. Y aunque no les alcanzó para ganar las seccionales, lograron en total más de 300 votos, cantidad similar a la que habían obtenido en las últimas elecciones de la seccional Rosario cuando todavía existía.

Además, desde la verde y blanca afirman que hubieran ganado El Trébol y Totoras de no mediar “toda una ingeniería” armada por Ponce y los suyos para evitarlo. “Hubo varias irregularidades que hemos denunciado al Ministerio de Trabajo de la Nación”, explica Pedro Estrada, quien fue candidato a secretario general en la disputa en El Trébol y describe algunas de las situaciones que se dieron, como el impedimento de participar en las elecciones locales para los afiliados que realizan la tarea de repositores, que sólo pudieron sufragar para el nivel nacional.

Otro foco de sospecha es el manejo del padrón de jubilados. Muchos de ellos fueron excluidos de la seccional El Trébol. En la de Totoras en cambio, hubo una incorporación de pasivos que incidió en el resultado final, que marcó que la verde y blanca obtuvo 139 votos, apenas 11 menos que los logrados por el oficialismo.

En El Trébol, en tanto, el resultado fue 275 votos para los oficialistas contra 195 para la verde y blanca, desde donde remarcan que si hubieran podido votar repositores y jubilados rosarinos otra hubiera sido la historia.

En las urnas en las que votaron los trabajadores de las empresas radicadas en Rosario, la diferencia a favor de la verde y blanca fue amplísima. Valen algunos ejemplos: 95 a 24 en la que sufragaron empleados de Cotar y San Marcos; 73 a 26 en la que lo hicieron los afiliados que trabajan en La Serenísima, Sancor y Milkaut.

Un dato no menor en cuanto a lo sucedido en El Trébol es que 275 afiliados a esa seccional –o sea varios más de los que votaron a la verde y blanca– repudiaron la conducción de Ponce votando en blanco para el nivel nacional, donde hubo lista única.

“Y para la elección local hicieron pesar una cuestión casi cultural, que es la desconfianza de la gente de las ciudades chicas y los pueblos contra los rosarinos, haciéndonos quedar como invasores”, acota Estrada, que confía en que ese prejuicio se irá revirtiendo.

Es que quienes se agruparon en la verde y blanca apuestan a seguir juntos para no dejar de dar batalla en los distintos frentes. En el judicial y administrativo, para revertir las resoluciones de la conducción nacional que motivaron la disolución de la seccional y la expulsión del gremio de algunos de sus referentes. En este sentido, han presentado recursos tanto ante tribunales como en el Ministerio de Trabajo de la Nación. El otro frente es el político-gremial, donde se trata de sostener y redoblar la militancia a favor de los derechos de los trabajadores, independientemente de los espacios institucionales con que se cuente. Aquí es donde más cómodos se sienten y donde no han perdido respaldo de los trabajadores. Ahí están los resultados de las elecciones de la semana pasada para comprobarlo.

Esa voluntad de los afiliados de Rosario es lo que la conducción nacional de Atilra parece empeñada en desconocer. Y flaco favor le hace esa actitud a la necesaria unidad de los trabajadores a la hora de enfrentar a las patronales siempre ávidas por maximizar ganancias a costa de sus empleados.

El de Atilra Rosario es un caso más de intolerancia de ciertos sectores del sindicalismo argentino ante los pronunciamientos de sus bases. Desconocer la voluntad de los afiliados ante todo debilita a las organizaciones gremiales. No se trata de que las internas sindicales se diriman con modales de un colegio de señoritas; pero es urgente que se establezcan modos menos violentos y más democráticos para dirimir los disensos hacia adentro de cada gremio, y que los resultados de la puja se respeten y se acaten, sean a favor o en contra de cada posición.

Tras la fatídica jornada del 3 de diciembre, los secretarios generales de la CGT y la CTA, Hugo Moyano y Hugo Yasky, se esforzaron por bajar los decibeles del enfrentamiento que desembocó en la batalla campal en San Luis e Iriondo. Con Moyano y la CGT están alineados los miembros de la conducción nacional de Atilra. Con Yasky y la CTA tienen más sintonía los dirigentes y militantes rosarinos. Uno y otro pusieron paños fríos para evitar que las disidencias escalen al plano nacional y engorden las líneas argumentales de los enemigos de los trabajadores.

Pero aquello que se expresó por arriba no se reflejó del todo por abajo y los afiliados de Atilra Rosario vieron descabezado su gremio y severamente condicionado su derecho a elegir a sus representantes sindicales. Igual, no se rinden.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La muerte de Angelelli: ¿qué pasa con la causa judicial?

Luis Miguel Baronetto (PRENSA RED)

Grandes titulares registraron la medida judicial que ordenó la necropsia de los restos de Monseñor Enrique Angelelli. El 22 de abril fueron retirados del panteón de los obispos, en la catedral de La Rioja. Un equipo de peritos de la Corte Suprema de Justicia y Mario Vignolo, destacado forense cordobés como perito de la parte querellante analizaron los restos óseos.

En La Rioja, con Marilé, la sobrina del obispo, compartimos el emotivo homenaje popular en la Catedral cuando sus restos fueron nuevamente depositados en la cripta de los obispos. Pero alertamos a la prensa que esta medida judicial aportaría escasas novedades por la tardanza en el tiempo. Cuando en 1989 la solicitamos ante la Cámara Federal de Córdoba -donde se tramitaba entonces la causa- fue negada en base al informe del forense Gasparrini, que sostuvo el axioma de la medicina legal de que “una autopsia no puede repetirse”.

El 8 de mayo de este año los peritos oficiales emitieron su informe técnico, que no fue suscripto por el Dr. Mario Vignolo. Como se presumía, después de treinta y tres años de producidos los hechos que causaron la muerte del obispo Angelelli el informe no aportó novedades. Pero llamó la atención el apuro en descartar “la intervención de terceras personas en la producción de las lesiones mortales”, uno de los puntos a dilucidar establecidos por el Juez Federal Daniel Piedrabuena al solicitar la autopsia.

Esta conclusión y otras consideraciones del informe oficial llevaron al perito de la parte querellante Dr. Mario Vignolo a no firmarlo y producir un pronunciamiento por separado, que incluyera una relación con el informe técnico criminalístico del accidente obrante en el expediente.

A 33 años, sin la presencia de tejidos blandos, es demasiado aventurada la conclusión de los peritos oficiales. Más cuando la primera autopsia realizada el 5 de agosto de 1976, al día siguiente de la muerte, constató la pérdida de piel en los talones, hecho fundamental evaluado por el Juez Aldo Morales, para resolver en 1986 que el cuerpo de Mons. Angelelli fue arrastrado por terceras personas. Lo que también podía afirmarse por la posición final del cuerpo extendido con los brazos abiertos en cruz hacia atrás, y no “desparramado” ni contraído como podría resultar al ser despedido o expulsado de la camioneta.

Vale la pena hacer estas consideraciones porque destacados medios de prensa interesados en negar el homicidio de Monseñor Angelelli resaltaron además de esta arriesgada conclusión del informe respecto a lo no intervención de terceras personas, otra observación derivada de las placas radiográficas a los restos óseos, en las cuales no hay “elementos de densidad metálica compatibles con proyectiles de armas de fuego”, dice el informe de los peritos.

Esta constatación técnica fue resaltada ahora por la prensa, a raíz de declaraciones de funcionarios judiciales, para afirmar que no había indicios ni pruebas del uso de armas de fuego. Hecho éste que nunca estuvo en consideración porque desde las primeras investigaciones fue desestimado. Pero además tampoco el Juez solicitó ahora que en el informe se considerara esta circunstancia como posibilidad específica de la muerte. Hubiese sido demasiado burdo volver sobre un rumor que en su momento alimentó esa versión.

Si nunca se dijo en las investigaciones judiciales realizadas hasta ahora que Mons. Angelelli había sido asesinado de un balazo, ¿por qué ahora se vuelve, al menos mediáticamente, sobre esa hipótesis para descartarla?

El nuevo análisis médicolegal ha reafirmado la primera autopsia al sostener que el fallecimiento fue causado por las múltiples y extendidas fracturas del cráneo y la pérdida de masa encefálica. Y aunque el informe oficial sostiene que es el resultado del fuerte golpe contra el asfalto al ser expulsado del vehículo, el Dr. Vignolo prefiere ser más cauto atendiendo a otras circunstancias como la distancia entre el cuerpo del obispo extendido en el asfalto y el lugar donde finalmente quedó la camioneta.

Los sectores tradicionalmente ligados a factores de poder, que ayer fueron cómplices del genocidio, hoy presionan para que pase la “ola de los derechos humanos” y el linaje familiar siga incontaminado y cubierto por la impunidad que ya los protegió durante más de tres décadas.

Las declaraciones de Arturo Pinto, el acompañante

El pasado 2 de julio Arturo Pinto, el sacerdote que acompañaba a Mons. Angelelli al momento de producirse el atentado que le costara la vida, declaró nuevamente ante la Justicia Federal de La Rioja.

El sobreviviente dijo: “…Él (Angelelli) manejaba, yo presumo tipo dos de la tarde y salimos, viajamos tranquilos, normal, sin apuro, la camioneta estaba en buenas condiciones…al llegar a Punta de los Llanos y tomar la recta que va a Patquía, sin percatarnos de que alguien nos persigue, hablando de temas de la diócesis,…en eso vi un vehículo que nos alcanzaba y yo intuyo imprevistamente que nos encierra, como se nos cruza adelante. Yo vi. Acto seguido se produce como una estampida, impacto o reventón muy fuerte…(El auto) era color claro, no se si blanco, de tipo de peugeot de los viejos con aletas, lo llegué a apreciar cuando se puso, porque yo estaba mirándolo a Angelelli. No vi personas. No recuerdo personas…”

Arturo Pinto, el único testigo directo hasta ahora, ha reiterado una vez más ante la justicia el mismo relato que ya hiciera en varias oportunidades. Sin embargo, salvo en la actuación que le cupo al Juez Aldo Morales en 1986, su testimonio nunca fue valorizado. Al contrario, también a través de los medios se procuró quitarle la contundencia que tiene desacreditando a la persona del testigo con dichos como que se escondió, que nunca dijo todo lo que sabe, que abandonó el sacerdocio, etc..

Falsedades que han calado hondo de tanto machacarse.

De las declaraciones de este testigo fundamental surge claramente la provocación intencional del “accidente” que causó la muerte violenta del obispo y las graves lesiones al acompañante. Pero además obran otras declaraciones en las actuaciones del juez Morales, que en 1986 le permitieron establecer que había sido un “homicidio fríamente premeditado y esperado por la víctima”. Existen en el expediente sobrados testimonios para avanzar, alentando a quienes hasta hoy no han declarado, pero sin dilatar la identificación de los responsables y autores de este crimen.

Monseñor Roberto Rodríguez, actual obispo de La Rioja, acaba de mencionar a Angelelli como “mártir de la fe”. Es la primera vez que una voz episcopal reconoce el martirio. Y aunque se espera la palabra final de la justicia, no es menor la importancia de señalar el contexto de persecución que soportó Mons. Angelelli en los años del terrorismo de estado y antes también.

Luis Miguel Baronetto es Director de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Peligro latente. A pesar de las denuncias persiste la quema de cañaverales


Diego Tomas (PRIMERA FUENTE)

Ante las constantes denuncias por quema de cañaverales, ayer autoridades de la Casa de Gobierno se reunieron con productores cañeros independientes (UCIT) y evaluaron esta problemática que afecta a la población. Desde el Gobierno sostuvieron que se está trabajando para sancionar y castigar a los responsable de cometer esta práctica. En tanto, UCIT señaló que estas quemas son mal intencionadas y pidió el acompañamiento de la sociedad en general para evitar este tipo de acciones.

A pesar de las advertencias de las autoridades ambientales y gubernamentales con fuertes castigos a los responsables de quemar caña y que afectan a la población, esta práctica continuó durante el fin de semana generando el peligro constante. Durante el sábado y el domingo se constató que en el trayecto de San Pablo a Famaillá a metros de la ruta Nº 301, no cesó la quema de caña. Estos hechos se repitieron, además, en varios puntos del interior de la provincia.

A partir de lo que anticipó ayer este portal de noticias y en diálogo con este medio de comunicación el presidente de la Unión Cañeros Independiente de Tucumán (UCIT), Sergio Fara, sostuvo que los incendios “son intencionales”, y que “no los pueden controlar ni el Estado ni los productores”. Fara expresó que: “¿Cómo hacer para detectar quién es el que quema?”. En ese sentido, apeló a la conciencia de la comunidad para detener esta práctica criminal.

Estas quemas provocan grandes nubes de humo que se desplazan sobre los caminos dificultando la visión de los automovilistas y aumentando así los riegos de accidentes. Observamos que durante la quema de este producto por la Ruta Nº 301, la presencia de agentes de contralor y la del personal policial de tránsito para prevenir a los conductores brilló por la ausencia.

Ante estas denuncias que se siguieron incrementando, ayer en el Ministerio de la Producción se llevó a cabo una reunión entre los productores cañeros, el titular de esa cartera, Jorge Gassembauer y el Secretario de Medio ambiente, Alfredo Montalván. En este sentido, desde el gobierno sostuvieron una vez más que se está realizando diferentes tareas de recopilación de la información y luego poder castigar a los responsables de estas prácticas.

En tanto, los cañeros manifestaron que quieren colaborar con el medio ambiente y que le pidieron al gobierno que se comience a concientizar a la población. “Necesitamos que la sociedad en su conjunto acompañe la decisión del gobierno para evitar las quemas”, dijo Fara que además cuestionó una ley que ampara la quema de caña. "Actualmente existe una ley que está mal redactada, que es fría y permite que aquellos productores de hasta 50 hectáreas puedan quemar caña”.

Finalmente el productor señaló que por ahora no tienen identificados a los responsables de estas quemas indebidas e insistió en que existe gente mal intencionada que saca provecho de esta situación. Fara dejó entrever que estas quemas son dirigidas de algún sector para dejar mal posicionado a los productores. “Están quemando de todo, pastizales, caña, otras producciones. Esto es muy raro”, aseguró.

Foto: Argentina, Tucumán - La quema de pastizales también es notoria sobre las rutas tucumanas. / Autor: PRIMERA FUENTE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Ambientalistas buscarán conquistar las plazas como centros de concientización sociall

Esteban Stanich (PRIMERA FUENTE)

En el marco del denominado “Agosto Ambiental”, integrantes de organizaciones sociales decidieron organizar encuentros vecinales en plazas de toda la provincia para difundir los alcances de la problemática ambiental existente.

Las reuniones comunitarias serán con una periodicidad mensual y el próximo encuentro se realizará en la plaza San Martín. Fue una de las principales decisiones alcanzadas en el marco de una asamblea realizada el sábado en Plaza Independencia. Este jueves se realizarán proyecciones de documentales y el sábado habrá una bicicleteada.

La concientización social sobre la problemática ambiental intentará conseguir nuevos espacios en su búsqueda de la transformación de una realidad que lentamente muestras signos de cambios. Las plazas, como escenarios simbólicos de concentraciones populares, se constituirán en motores activos para la transmisión de ideas que apuntan a la generación de cambios sociales. Así lo entienden los referentes de la Asamblea Socioambiental del NOA (ASANOA) quienes el sábado, en plaza Independencia, dieron impulso a un plan de actividades vinculadas al cuidado de la naturaleza y la nefasta política ambiental que se ejerce desde el Gobierno.

Denominado “Agosto Ambiental”, durante todo el mes se llevarán a cabo actividades de diversa índole vinculadas a la formación social en cuanto a la situación actual del medio ambiente, desde diversos ejes de enfoque.

En el principal paseo público de la provincia, un grupo de activistas realizó una asamblea donde se resolvieron estrategias de cara a la difusión de la lucha emprendida. El aprovechamiento de las plazas para la convocatoria formativa vecinal fue el punto principal alcanzado en la reunión ambientalista.

En el lugar se realizó una puesta en común y una charla debate sobre el estado de situación de las campañas de firma sobre la protección de los glaciares; la derogación del Código Minero, el rechazo al Plan Nuclear Argentino y la nulidad de la aprobación de la explotación minera de Agua Rica. En este sentido, se habilitó un puesto de recolección de firmas de respaldo a las mencionadas iniciativas encaradas a nivel nacional por las diferentes asambleas ambientales.

En el mismo espacio público se extendieron afiches y pancartas informativas sobre la problemática ambiental.

Acciones de este tipo son las se que piensa emular en los diferentes centros públicos en los que ASANOA coordine trabajar, en convocatorias que tendrán una periodicidad mensual.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Correntinos y misioneros apuran a Nación por el gas natural

MOMARANDU

Representantes de foros por el gas natural de Misiones y Corrientes junto a legisladores nacionales y regionales se reunirán en Posadas para urgir definiciones a la Nación, se informó este lunes. Propician "dar un corte" a ese tema, para potenciar le economía regional.

La Cámara de Comercio e Industria de Posadas (Ccip) dijo que es prioridad para Misiones encontrar soluciones a la carencia de gas natural y recordaron que las provincias del Nea pagan hoy por el uso del gas hasta un 200% más caro

En tanto en Corrientes representantes del Foro Multisectorial para el Gas Natural pidieron al legislador nacional Fabián Ríos, gestione ante Nación presupuesto para la instalación de los ramales correntinos del gasoducto.

Las alternativas pasan por la provisión gasífera desde Bolivia, o una conexión desde de Paso de los Libres -Corrientes-, inicialmente previsto para el abastecimiento al Brasil

"Hay que dar un corte a este asunto. Peor hay que ir con decisión política" señaló el empresariado.

El empresariado del Nea considera que con ramales abasteciendo de ese fluido caerían notablemente los costos productivos y atraerían nuevas inversiones a la región

Mientras tanto foros multisectoriales de Misiones y Corrientes junto a legisladores nacionales y provinciales debatirán alternativas este miércoles en Posadas. Impulsarán junto a otras fuerzas vivas un pedido conjunto a la Nación

Por el Foro local participará Luis Acosta Mur Una reunión similar tuvo lugar hace más de un mes en Corrientes siempre para aunar esfuerzos

"Es necesario que se ponga fin a la discriminación con el Nea" se señaló

"Es justa una reparación histórica para los ciudadanos del Nea que contribuyeron con todas las obras energéticas del país”.

En tanto en Corrientes representantes del Foro Multisectorial para el Gas Natural entrevistaron al candidato a gobernador de Correntinos por el Cambio, Fabián Ríos, para pedirle gestione ante Nación presupuesto para la instalación de los ramales correntinos del gasoducto.

Junto a la senadora nacional Isabel Viudes, Fabián Ríos se reunió con la presidenta del Foro Multisectorial por el Gas Natural de Corrientes, Cristina Contte, y los dirigentes Tito Cheme, Roberto Llamazares, Rodrigo Ignacio Ruiz y Aníbal Tosetti, a quienes se sumó el titular del foro a nivel regional, el ingeniero de Formosa Marcelo Rojas.

“El gas natural forma parte de la agenda prioritaria de temas” , dijo Ríos

"Si llegamos al Gobierno, dentro de los primeros 6 meses Corrientes va a estar utilizando el gas”, vaticinó Ríos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...