jueves, 17 de septiembre de 2009

Las relaciones internacionales y algunos mitos (Parte II y final )

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Las relaciones internacionales han estado profundamente influidas por las estrategias de la contención al comunismo.

La idea de mantener vigente la batalla contra el comunismo internacional ha sido económicamente rentable y políticamente eficaz para las elites del poder en los países de mayor gravitación en el capitalismo. 

Esto ocurre precisamente para amortiguar las profundas falencias del sistema que ha predominado, y que ha creado el mito de las relaciones internacionales. 

De alguna forma, todas las naciones se han comprometido con el mismo juego, cual más cual menos de contener el comunismo como si fuera realmente una fuerza internacional que infiltra y penetra desde el exterior. 

Durante la confrontación bipolar se fomentaban relaciones para el alineamiento con uno u otro bando formando dos alianzas contrapuestas. Y a pesar de la ausencia de los dos bandos (EX URSS –EEUU), ese clima no se ha discontinuado, fundamentalmente porque la Alianza Occidental contra el comunismo o la insurrección marxista persiste en formar un bloque. 

Por descarte, el que no se asocia claramente con este bloque forma parte del “otro” aunque no exista. En cierto sentido la bipolaridad se mantiene con otro formato y ese es el otro de los mitos en las relaciones internacionales. 

La carrera armamentista que se experimenta con más visibilidad pública en estos últimos años responde a esa tendencia de blindarse de la insurrección marxista y los populismos de izquierda que supuestamente se expanden en forma internacional. 

Es interesante acercarse a la utilísima información que provee el Strategic Studies Institute del War College, una institución bajo el alero del Pentágono. En esta fuente se podrá encontrar un recorrido analítico ilustrativo de la política de protegerse de la idea comunista o marxista que se nutre en las debilidades del capitalismo, es decir pobreza, desigualdades, sistemas políticos y estados fallidos. 

Sin embargo, esta orientación de hacer funcionar las relaciones internacionales en torno a la batalla contra el comunismo, la insurrección marxista, los populismos de izquierda, comienza a experimentar fatiga. 

No solamente por la explosión del extremismo islámico patrocinado anticipadamente por EEUU para expulsar al ejército soviético de Afganistán en 1989, sino porque en forma creciente, las relaciones internacionales de última generación y los patrones de análisis están en proceso de reformulación. 

En cierto sentido el mito de las relaciones internacionales concebido demagógicamente como espacios de integración entre países y regiones está siendo reconocido, y se constata a través de las “otras guerras” que se desarrollan en el plano del comercio, los recursos energéticos, el control de enclaves estratégicos entre otras situaciones. 

Lo que se observa es un espacio de negociación para las relaciones internacionales altamente fragmentado, disperso, con proliferación institucional y tendencia a la relación bilateral, en desmedro de la centralidad que aunaba la estructura multilateral de Naciones Unidas. 

Está claro que el mundo se complejizó significativamente desde que se creó el organismo más de 60 años atrás. Con todo, la fragmentación institucional actual, la tendencia al armamentismo, confirma la percepción de que las relaciones internacionales como concepto, si bien ya no puede continuar siendo el mito demagógico alimentado por la confrontación bipolar, todavía no alcanza a formar un espacio político de unicidad conceptual con un común denominador mínimo para conceptualizar y en última instancia negociar. 

El actual desorden es el costo de una paz falsa. Se está en presencia de una situación pre Segunda Guerra Mundial: Los países primero se arman y después piensan en relacionarse. La simultaneidad en este ejercicio está desequilibrada a favor de protegerse con violencia, no con la negociación inteligente. 

No obstante, bajo el espectro del armamentismo, se observa un creciente reacomodo de fuerzas entre los países de las diferentes regiones del globo formando alianzas nuevas para ganar cuotas de maniobra en las negociaciones. Es una faceta emergente en un mundo donde ni los actores principales, ni las aspiraciones fundamentales en las negociaciones del futuro parecen ser claras. 

La compleja relación entre los principales actores del poder internacional representados por EEUU, el Japón, la Comunidad Europea, Rusia, China e India, reflejan la realidad de un planeta cuyo nuevo orden no ha sido posible construirlo exclusivamente desde la perspectiva económica. Existe tanto un problema político y un problema cultural. 

Algunos hechos como la invasión a Irak de marzo de 2003 y fenómenos desestabilizadores de carácter internacional como las desigualdades en la distribución y el manejo de la riqueza, el terrorismo, el narcotráfico, la proliferación de armas de destrucción masiva, los conflictos sobre patrimonios geoestratégicos, y las reivindicaciones étnicas, llevan consigo el sello de una constante presión respecto a los grados de autonomía que la gente exige y la de sus libertades públicas. Este es un problema cultural universal. 

Aunque las teorías basadas en los equilibrios de poder, y el establecer un derecho internacional aún forman la base de principios y criterios usados por las naciones, sin embargo, tanto las intervenciones ocurridas en Irak 2003, Afganistán 2002, en el Medio Oriente, así como las tensiones gestadas en torno a Siria, e Irán, conducen a pensar que podríamos estar en presencia de un recambio en aquellas concepciones más básicas, cuyo impacto es mucho mayor de lo que podríamos haber imaginado hace una década. 

Se constata que el “nuevo orden mundial” pronosticado a partir del colapso soviético, ha sido esquivo. El apresuramiento para decretar ese nuevo orden mundial, ha quedado en evidencia. Temporalmente, ese colapso político y económico, ha precipitado muchas conclusiones que han delineado la creencia de que una vez colapsado el comunismo soviético, se abría en el mundo una abundancia de posibilidades ciertas y próximas, para ordenar la convivencia entre las naciones y dentro de cada nación. 

Con toda la libertad a su disposición el resultado bajo el comando del bando vencedor es deplorable. Es útil señalar que ese colapso todavía no cumple dos décadas, tiempo insuficiente para explicar sustantivamente sus múltiples causas y menos suficiente aún para articular una definición de sus múltiples efectos. 

El reduccionismo en el análisis basado en el conflicto entre sistema capitalista y comunismo, ha impregnado el espectro analítico de las relaciones internacionales contemporáneas. Estas son un mito al estar centradas en un objetivo común de la desestabilización externa. 

De allí que la carrera armamentista no se detuvo a pesar de estos últimos 20 años de “Nuevo Orden”. Más aún, las relaciones internacionales son todavía más dependientes del soporte bélico en oposición a una idea de integración y cooperación.

Si bien la bipolaridad redujo en exceso el análisis, la reducción en el análisis ocurre igualmente ahora con el ropaje de la amenaza multidimensional que no es más que otra forma de apuntar a la desestabilización de un solo sistema. 

Insólitamente, amenazado por el mismo fantasma del comunismo internacional de siglo y medio atrás. 

El viejo capitalismo siempre ha tratado de abortar la criatura del comunismo desde su gestación, mientras el problema de base no tiene remedio. 

Ver también:

Imagen: Imperialismo. / Autor: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El coltan, otro recurso natural más para el sometimiento neocolonialista de África

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

De nueva cuenta un muy valioso recurso para la moderna industria electrónica impone condiciones de atraso, sometimiento, violencia y destrucción ecológica en África, muy castigado continente que hoy sufre de la nefasta herencia colonialista legada por siglos de control de unos cuantos países que hicieron de esa región territorio de pillaje, robo, latrocinio, detentando no sólo sus bastos recursos, sino hasta a su gente, a la que esclavizaban sin el menor escrúpulo y vendían en otros lugares, muy lejos del continente (Inglaterra, el principal esclavista del pasado colonialista, logró buena parte de su riqueza de entonces gracias a la muy lucrativa venta de esclavos).

Francia e Inglaterra, los principales sometedores colonialistas, seguidos de España, Italia, Portugal, Bélgica, Holanda, Alemania y EU, se posicionaron del territorio africano en incontables ocasiones, dividiéndolo arbitrariamente, colonizándolo de acuerdo a sus muy mezquinos y particulares intereses, imponiendo estilos de vida y sistemas religiosos y políticos que modificaron brutalmente los sencillos estilos de vida de los pobladores africanos. Ese control colonial permitió algunos avances sólo en la medida en que convinieran a los amos (como se impuso en la mayoría de las colonias no sólo africanas, sino americanas y asiáticas, que es uno de los aspectos históricos que explica en buena medida el actual subdesarrollo y atraso tecnológico de casi todos los países que antes fueron colonias).

Esos impuestos límites ocasionaron que las colonias africanas no experimentaran más que un rudimentario desarrollo basado principalmente en actividades agropecuarios (siembra de productos tales como trigo, azúcar, cacao, café, cría de ganado vacuno, lanar, avícola…etcétera) o extractivas (pozos petroleros, minas de oro, plata, uranio, diamantes…), suplementario al desarrollo de los colonialistas (esta tendencia fue así, como ya señalé arriba, en todas las colonias, no sólo las africanas, en donde el limitado desarrollo económico se debió a que antes que los intereses y el bienestar de aquéllas, estaba el de sus amos). Y debido a las muy tardías “independencias” de la mayoría de los 56 países africanos, esas condiciones de impuesto atraso se alargaron innecesariamente y persisten hasta nuestros días (por ejemplo, muchos países se independizaron en los años 50’s o 60’s del siglo XX, como Guinea Ecuatorial, que se independizó en 1968, o más tarde, como Mozambique, que se independizó de Portugal apenas en 1975. Algunos ni siquiera se han independizado aún, como Santa Helena, la cual aún pertenece a Inglaterra). 

Así, las consecuencias de tan largo control colonialista, han llevado a la mayoría de la región a sufrir de un crónico atraso económico que es evidente cuando se analizan las condiciones que prevalecen en la mayoría de los 56 países africanos, pobrísimos casi todos, con poblaciones mayoritariamente rurales, dedicadas a labores de subsistencia, economías basadas principalmente en la producción de productos agropecuarios, que últimamente se han visto muy afectadas por las fuertes sequías que han asolado a la mayor parte de la región. Otras actividades, mencionadas antes, son las extractivas, como la producción petrolera, así como la de minerales metálicos y no metálicos. Muy pocos cuentan con industrias, pero casi todas tienen que ver justamente con la producción de materias primas, tales como la extracción y refinación petrolera, algunas ensambladoras de autos, confeccionadoras de ropa o de producción de artículos domésticos de escaso desarrollo tecnológico. De hecho los países que más actividad económica poseen son aquéllos que cuentan con petróleo o con minerales valiosos tales como oro, plata o diamantes. Es decir, que África vale por sus cuantiosos recursos minerales, así como naturales, pues en varios sitios la biodiversidad existente es única y puede significar que cierta planta, por ejemplo, posea propiedades medicinales muy valiosas (por lo mismo, ahora se considera que males tales como el VIH pudieron surgir de entre sus selvas, pues dada la convivencia cotidiana de cazadores con la fauna salvaje tan diversa, en cierto momento pudo haber dado lugar a una interacción biológica que derivó en la invasión de un virus de primate al organismo humano, lo que originó dicho mal). También, por desgracia, esa diversidad natural se está dilapidando, pues el contrabando de especies animales y vegetales exóticas está llevando al borde de la extinción a muchas de ellas (buena parte de ese comercio ilegal lo realizan pobladores extremadamente pobres que ven con ese comercio ilícito la única manera de paliar su miserable situación).

Para dar una idea de lo pobre que es en general África, baste comparar su Producto Interno Bruto (que es la actividad comercial de todo un año de un país o región), que ascendió aproximadamente a 2,704,810.2 millones de dólares (mdd) en 2008, con el de Alemania, que fue de 2,800,000 mdd, es decir, que el PIB de un solo país de los desarrollados superó en casi 100,000 mdd al PIB africano. Y no se trata de países que carezcan, como ya señalé antes, de recursos, no, al contrario, muchos de ellos, incluso territorialmente, son muy grandes, estando entre las 20 naciones más extensas territorialmente del planeta. Por ejemplo, la república democrática del Congo (motivo del presente análisis) es 15% mayor que el área de México (dos millones de kilómetros cuadrados es la extensión territorial mexicana), aproximadamente 2,344,858 km². Sin embargo, es el penúltimo país más pobre, arriba del más pobre de todos, que es Zimbabwe, africano éste también. Prácticamente los cuarenta países más pobres o extremadamente pobres del planeta son africanos, tanto, que se les ha debido “perdonar” la deuda externa en vista de su imposibilidad para liquidarla (esto es mediante el programa que el FMI ha implementado para las “Naciones pobres muy endeudadas”).

En cuestiones de salud, la incidencia de VIH en África es de las más altas, pues de los poco más de 33 millones de personas que en el mundo padecen esa enfermedad, alrededor de 25 millones son africanas. Pero no sólo eso, sino que África padece los males de la pobreza, tales como desnutrición severa o hambre (posee el mayor índice de muertes por hambre en el mundo), enfermedades gastrointestinales, ceguera, tuberculosis y otras que podrían ser fácilmente prevenibles si contara con recursos suficientes para tal fin.

Y por si no bastara tanto atraso económico, saqueo de sus recursos, enfermedades, sequías, comercio ilegal de animales y plantas... existen graves conflictos interétnicos los cuales han significado sangrientas guerras civiles que han retrasado y obstaculizado aún más el desarrollo económico de toda la región, pues el sostenimiento de tales guerras fraticidas entre los distintos bandos armados, requiere de gastar una buena parte del dinero obtenido por la venta de los recursos naturales, pero además dichos conflictos desalientan las actividades productivas. 

Además, esas decenas de conflictos armados civiles que ha habido a lo largo de los años, han cobrado millones de muertes, derroche de recursos, odios raciales irreconciliables y una constante inestabilidad política que pone en riesgo el que varios países pudieran desintegrarse como tales (a fin de cuentas se estaría regresando a la estructura tribal de antaño. Eso sucede en países como Somalia, el que no cuenta con un gobierno digamos que oficial y que más bien está controlado mayoritariamente por un puñado de war lords que ven al país como parte de sus posesiones y no como que ellos pertenezcan a él).

Por otro lado, los índices de corrupción, uno de los males heredados del colonialismo, son altísimos, y también buena parte de la riqueza del continente se dilapida en los privilegios que las deshonestas clases gobernantes se dan para sí, desentendiéndose de las necesidades de su gente. Sirva este ejemplo, platicado por un buen amigo ugandés, de lo que son capaces de hacer ciertos mandatarios. Me cuenta que en su país, en la capital Kampala, son tan malos la mayoría de los hospitales públicos, que el actual presidente, Yoweri Museveni, cuando una de sus hijas embarazada estaba por dar a luz, en lugar de arriesgarse a enviarla a uno de tales sitios, el muy cretino decidió enviarla a EU, para que contara con lo más avanzado en servicios de salud, ¡por supuesto que a un costo muy elevado, con cargo, claro, al erario público! No sólo eso, sino que en cuestión salarial, por ejemplo, en Uganda, como en muchos países africanos, no se cuenta con un salario mínimo, quedando al libre albedrío de los empleadores lo que han de pagar a sus trabajadores (los salarios andan en general entre uno y tres dólares por día). Eso también da una idea de que las condiciones laborales, por falta de una verdadera acción de la clase trabajadora de cada país, son pésimas, igualmente como consecuencia del sometimiento colonialista que hasta con buena parte del activismo social acabó, creando condiciones de extendida indolencia social que ha derivado, en todo caso, en la violencia cuasitribal que menciono arriba (lo cual no es de ninguna manera reivindicador, pues la mayoría de los grupos guerrilleros están guiando su lucha por meros motivos económicos, más que por reivindicaciones sociales. La indolencia generalizada se convierte en violencia generalizada, carente de verdaderos motivos, digamos que revolucionarios, y por ello esos grupos guerrilleros actúan con brutalidad, destacando añejos rencores que se traducen en genocidios bárbaros, como el que sucedió hace unos años en Rwanda, en donde los hutus asesinaron a cientos de miles de tutsis, simplemente por pertenecer a distintos grupos étnicos, como más adelante menciono).

Pues bien, todo lo expuesto permite comprender por qué razón, cuando se descubre que cierto país africano posee tal o cual recurso estratégico, difícilmente significa que tal país se beneficie y ello se traduzca en un generalizado bienestar para su población. Al contrario, sólo se acentúa la estructura neocolonialista de dominación, quedando su futuro determinado por los caprichos e intereses económicos de las corporaciones o países interesados en la explotación de tal recurso.

Justo eso sucede ahora en la República Democrática del Congo, mejor conocido como el Congo, el cual, como ya mencioné, es considerado como el penúltimo país más pobre del mundo, debido a que desde su “independencia” de Bélgica, fue gobernado por la férrea dictadura de Mobutu Sese Seko, preocupado más en enriquecerse a costa de los vastos recursos de su país, que en mejorar las pobres condiciones de vida de la mayoría de los congoleses. Además, las guerras civiles por las que ha pasado, así como las invasiones de otros países africanos (Uganda y Rwanda) pretextando combatir a los rebeldes que provocaban esas guerras civiles, también han desgarrado y dañado seriamente su estabilidad política y su precaria economía. 

Sin embargo, gracias, como dije, a sus vastos recursos (entre 1870 y 1920 fue brutalmente explotado debido a sus grandes plantaciones de árboles de caucho), este país una vez más está experimentando un auge debido a que posee enormes reservas de coltan (contracción de las palabras colombita y tantalita, elementos de los que está formado), un mineral preciadísimo en la industria electrónica, ya que cuando se refina, se convierte en tantalio, un polvo térmico resistente al calor, pero muy buen conductor de electricidad, por lo que se le emplea para hacer los capacitores, vitales elementos que regulan el flujo eléctrico en las pequeñas tabletas de circuitos empleados en la fabricación de teléfonos celulares, laptops, agendas electrónicas, consolas de videojuegos, ipods y de muchos otros sofisticados equipos electrónicos. Tanto se le ha demandado últimamente, que su precio ha subido demasiado, llegando a cotizarse hasta en 400 dólares el kilogramo, y compañías tales como Sony o Nokia se han visto en serios aprietos para satisfacer sus fuertes necesidades de ese preciado mineral. Pero además ese auge está también dañando seriamente muy importantes reservas naturales de ese país, como veremos. 

Sin embargo, resulta irónico que a pesar de que el coltan se emplea en la muy moderna industria electrónica, su obtención se debe a muy primitivos métodos. Como se da en los lechos de los ríos de las regiones en donde existe, todas en medio de reservas selváticas protegidas, los pobres y explotados mineros que lo extraen, cavan profundas zanjas en las orillas. Luego, sacan con palas el acuoso lodo que se forma y lo echan en tinas que se llenan de agua. Siendo el coltan más pesado, queda en el fondo de esas tinas, de donde es minuciosamente separado y juntado. Un buen trabajador, laborando a todo lo que da, puede obtener hasta un kilogramo de coltan por día. Y para las condiciones de trabajo que prevalecen en ese empobrecido país, el Congo, el salario que obtienen aquellos explotados, rústicos mineros, es bastante, pues en tanto que en cualquier otro empleo obtienen no más de diez dólares por mes, extrayendo el coltan, dependiendo de su habilidad, pueden ganar entre 10 y 50 dólares semanales (muchísimo dinero para su pauperizada condición), así que hay una fiebre por trabajar en los lugares en donde los lechos de los ríos acarrean disuelto ese mineral tan demandado.

Pero no sólo el coltan es demandado por la mencionada moderna industria electrónica. También grupos guerrilleros dentro y fuera del Congo se lo disputan para financiar sus guerras, como veremos.

Como ya referí arriba, las estructuras de atraso y sometimiento heredadas del pasado colonial que siguen imperando en las naciones africanas, las vuelven muy vulnerables incluso a conflictos que surjan entre ellas mismas. Mencioné que una de tales consecuencias es que la mayor parte de los grupos guerrilleros que operan en varios países africanos, más que pelear por verdaderas convicciones que contribuyan a la emancipación de los pueblos sometidos a los que dicen defender, pelean por los intereses económicos de los supuestos líderes que ven a la guerra como un muy lucrativo negocio al que pretenden presentar como un proceso reivindicador (las milicias gubernamentales tampoco se portan muy diferentemente de los grupos rebeldes, pues están más al servicio de los personales intereses de los dictadores que controlan o han controlado a muchas de las naciones africanas, que de defender a su pueblo). Y para lograr aquellos temibles jefes rebeldes que sus milicianos les rindan total pleitesía, no dudan en emplear tiránicos métodos con tal de lograr que su voluntad se imponga. Incluso las tácticas de combate empleadas nada tienen de revolucionarias, pues atacan a las aldeas o ciudades que están en su contra a mansalva, practicando indiscriminadas matanzas que siembran el terror y de ninguna manera pueden ser consideradas como “lucha revolucionaria”. Considérese el ejemplo de la guerra civil que tuvo lugar en Rwanda en 1994, cuando más de medio millón de personas, pertenecientes a la etnia de los Tutsis, fueron asesinadas por fuerzas extremistas del gobierno, controlado éste por la etnia de los Hutus, sin una razón en particular más que el ancestral odio racial, consecuencia, como ya señalé antes, del pasado colonial que forzó a distintas etnias a vivir juntas. No conformes los militares y el gobierno Hutus con asesinar a personas con las que habían convivido por mucho tiempo, aunque fuera forzadamente, tomaron además artera posesión de cuanta pertenencia, propiedad o bien material que antes habían sido de los Tutsis (claro, es la rapacería y el pillaje que los vencedores imponen como humillación extra a las sometidas víctimas de sus criminales acciones genocidas).

Otro caso es el ofrecido por el llamado Ejército de Resistencia del Señor, grupo guerrillero ugandés que opera en el norte de Uganda (que incluso tiene células en algunas zonas del Congo) y que basa su acción en “la voluntad de Dios y en sus diez mandamientos”, suficientes “razones” para que sus fanatizados y enajenados miembros cometan frecuentemente, desde su formación, una serie de terribles matanzas, violación de derechos humanos, secuestros de niños que son convertidos en “soldados de Dios” (en África existen el mayor número de niños-soldados del mundo), de mujeres que son violadas y convertidas en esclavas sexuales… atrocidades todas ellas que borran cualquier imagen de pretendida “lucha social revolucionaria divina” que el grupo armado ose proyectar.

Pues bien, para financiar todas sus operaciones, sobre todo la compra de armamento, grupos guerrilleros como los mencionados, no sólo dentro del Congo (persisten los grupos rebeldes allí, a pesar de los acuerdos firmados en 2003 para que cesaran todas las hostilidades tanto internas, como externas), como dije, sino de países vecinos como Burundi, Rwanda o Uganda (incluso apoyados por los gobiernos de esos países, que los disfrazan de “grupos rebeldes”, pero que en realidad están allí para participar del negocio), también explotan el coltan y para hacerlo, los milicianos se convierten en mineros u obligan a sus prisioneros a extraerlo de las regiones en donde existe. Al igual que sucede con el resto de los lugares en donde se explota el coltan, arrasan con extensas zonas selváticas, casi todas reservas naturales protegidas (algunas incluso consideradas de las pocas regiones prístinas que hasta hace poco quedaban aún en este depredado mundo), sin miramientos de ninguna especie, con tal de tener espacio suficiente para procesar el mineral, y deforestan grandes áreas arboladas, acaban con la fauna del lugar, contaminan los ríos…

Como los trabajadores deben de alimentarse, han recurrido al infame recurso de cazar a la fauna que tienen a su disposición, que habita en esos lugares, que son, como dije, parques o reservas naturales protegidos. Y se trata de especies en riesgo, como los elefantes y gorilas que habitan el Parque Nacional Kahuzi Biega en el que también hay, por desgracia, coltan. Se estima que los gorilas que allí viven, ya de por sí en peligro de extinción, han bajado su número de 258 a menos de 130. Y lo mismo sucede con los paquidermos, cuya población está languideciendo como consecuencia de su indiscriminada caza.

Véase, pues, hasta dónde lleva la sed de la moderna industria electrónica por el coltan: a alentar la deforestación de parques naturales, la brutal contaminación de sus ríos y a la extinción de especies tan valiosas como gorilas o paquidermos. Y si la demanda por ese preciado mineral continúa, se seguirán destruyendo selvas y cazando animales protegidos, pues más importante que ellos será el buen negocio que el coltan significa, sobre todo para las grandes corporaciones como Sony, Toshiba, Nokia, Samsung… cuya demanda por ese “estratégico” mineral seguirá a la alza, para que millones de equipos electrónicos, que les rendirán millones de dólares en ganancias, se sigan fabricando y vendiendo, a costa de destruir los recursos naturales del Congo y las desastrosas consecuencias que ello tendrá en ese empobrecido país, ya que cuando se termine el coltan, ningún beneficio directo le acarreará a la mayoría de su pauperizada población y sólo habrá beneficiado a reducidos y selectos grupos locales o a las guerrillas.

Así, como un acto de “buena voluntad” por parte de los fabricantes de artículos electrónicos, han declarado que no comprarán coltan procedente del Congo. Pero esto me parece una simulación, pues es de ese país de donde procede el 80% de dicho mineral, así que si desean satisfacer su glotona demanda, deberán hacerse de la vista gorda o de lo contrario se arriesgan a que empresas menos escrupulosas compren la producción y luego la revendan a mayor precio. Además, el Congo tiene ya un problema adicional que aumenta sus de por sí apremiantes problemas económicos.

Resulta que últimamente rapaces empresas especuladoras han dado en comprar deudas condonadas por el FMI y otros organismos a las naciones en extrema pobreza, alegando que para la “salud del sistema financiero” es necesario que esas deudas sean pagadas y no se condonen, que se deben de cobrar. Compran por centavos de dólar los bonos de deuda y han emprendido supuestas acciones “legales” para cobrarlos en su equivalente a varios dólares por cada uno. Eso es algo inaudito y muestra la falta de escrúpulos tanto de los compradores, como de los supuestos organismos como el FMI o los bancos que se atreven a vender tales deudas, pues se supone que se han condonado mediante acuerdos oficialmente establecidos con las naciones a las que se les debían dichas deudas (como lo que está sucediendo en México, que supuestos despachos de abogados que cobran las deudas bancarias de clientes insolventes, que más parecen despachos de gangsters, hablan a la casa de algún desafortunado deudor y lo amenazan constantemente con hacerle cuanto daño su perversa imaginación les dicte a esos inescrupulosos individuos con tal de que paguen esos hostigados deudores).

Al Congo se le había perdonado una parte sustancial de su deuda, que ahora esos buitres financieros ya han empezado a llevar a juicio para que aquel país la liquide (en inglés se les conoce como Vultures: Very Unscrupulous Loan Transfers from Underprivileged countries to Rich, Exploitive Funds, es decir “muy inescrupulosas transferencias de préstamos hechos a naciones muy pobres a ricos fondos especulativos explotadores”). En una reciente resolución a favor de uno de tales buitres financieros, el grupo estadounidense especulativo FG Hemisphere Fund ganó un juicio que obliga precisamente al Congo a pagar una vieja deuda contraída por Mobutu Sese Seko, quien en 1980 pidió un préstamo de 30 millones de dólares (para abultar su personal fortuna, claro) y que ahora, con todos los supuestos intereses moratorios y cargos extras, asciende a nada menos que a 105 millones de dólares, por lo que el gobierno del Congo está condenado a pagar ¡80,000 dólares semanalmente! hasta que termine de “pagar”. Eso significará 1312.5 semanas, o sea, poco más de 25 años, y eso si el Congo no se atrasa en sus pagos, porque entonces se le cobraran intereses moratorios. 

Así que, como se ve, todo parece indicar que tales buitres financieros están apoyados por el aparato legaloide estadounidense, a pesar de que están siendo denunciados por varias asociaciones y organismos estadounidenses, tales como el NAACP, Jubilee USA Network, TransAfrica Forum, American Jewish World Service, United Methodist Church y Africa Action, entre otros cuarenta y cuatro, quienes alegan que esas mezquinas prácticas despojarán aún más de vitales y escasos recursos económicos a países tan pauperizados como el Congo, sin importar que, como dije, sea el penúltimo más pobre del mundo. Esas miserables acciones me recuerdan la escena de la clásica cinta de Buñuel “Los olvidados”, en donde un grupo de pandilleros, comandados por el “Jaibo”, roban a un limosnero que se traslada sobre una tabla rodante, pues le faltan sus piernas y es ciego además. Así actúan esos inescrupulosos buitres financieros.

Y si el Congo (o cualquier otro país africano pobre, dado el caso), está obligado a pagar por una vieja deuda $4,160,000 dólares anuales durante los próximos 25, y cuenta con coltan, aunque ello signifique que se acabe con sus prístinas selvas y con sus gorilas y sus elefantes…. ¡pues adelante, ningún escrúpulo, ninguna consideración, que se depreden y extingan sus valiosos, finitos recursos naturales y se mate de hambre a su gente, con tal que el mundo se llene felizmente de celulares, laptops, ipods… y cuanta cháchara electrónica se fabrique!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Luces y virtudes sociales: La educación en Simón Rodríguez

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)
 
En su afán liberador, el Maestro Simón Rodríguez concebía la educación como el instrumento más idóneo y a la mano con el cual se aseguraría definitivamente la independencia conquistada por las armas de nuestra América, al mismo tiempo que los nuevos ciudadanos adquirirían las nociones básicas que les permitirían asumir la construcción -sin calco ni copia- de las nuevas repúblicas, estableciendo sistemas de convivencia y moralidad democrática inexistentes en Europa y Estados Unidos.

Sus reflexiones en torno a la educación, lo llevaron a expresar que “adquirir luces sociales significa rectificar las ideas inculcadas o malformadas mediante el trato con la realidad, en una conjugación inseparable de pensar y de actuar, bajo el conocimiento de los principios de interdependencia y de generalización absoluta. Adquirir virtudes sociales significa moderar con el amor propio, en una conjugación inseparable de sentir y pensar, sobre el suelo moral de la máxima ` piensa en todos para que todos piensen en tí ´ que persiguen simultáneamente el beneficio de toda la sociedad y de cada individuo”. Con ello en mente, la nueva educación a impartirse en las bisoñas naciones independientes tendría como uno de sus objetivos centrales propiciar la emancipación cultural integral de sus habitantes -indiferentemente de su rango social y/o económico-, además de dotarlos de una instrucción que los hiciera útiles a la sociedad y a sí mismos, con lo cual tendrían la independencia personal para enfrentarse a cualquier pretensión de tiranía y de manipulación por parte del estamento gobernante.
 
Así, en la concepción rodrigueana de la educación para nuestra América, resaltan tres grandes rasgos particulares, nutridas por las experiencias, preocupaciones y reflexiones del rebelde maestro: 1) la ruptura creadora del discurso colonial que reafirmaba una visión del mundo obsoleta y conformista, ajena al nuevo mundo por engendrar bajo los auspicios de la libertad, la justicia y la igualdad; 2) la necesaria formación política e ideológica de los nuevos ciudadanos, de modo que el simple hecho de nacer bajo un sistema republicano fuera complementado por una vocación conscientemente adquirida que les facilitara consolidar y ampliar los valores y los principios republicanos, resultando -en consecuencia- verdaderos ciudadanos, sin los prejuicios, vicios y conveniencias de los grupos gobernantes; y 3) la búsqueda inacabada de lo siempre original, traducida en su celebérrima frase “O inventamos o erramos”, extrapolada de sus vivencias en Estados Unidos y Europa donde mucho de lo moderno estaba cobijado por lo viejo, manteniendo un hilo entre el pasado y el presente, sobre todo, en lo que respecta a las condiciones sociales y económicas y su manera de concebir el poder, reservado a una elite. Son estas, digamos, las líneas maestras de la educación, según el impenitente Samuel Robinson que fue Simón Rodríguez. Difundirlas y hacerlas comprender por los nuevos usufructuarios del poder le llevó gran parte de sus años finales de vida, enfrentando los prejuicios coloniales de las clases dominantes, más interesadas en la apariencia y en incrementar sus arcas que en brindarle al pueblo la oportunidad de una vida digna y libre, convertido en sujeto social activo de las transformaciones que, en general, deben acompañar la realidad de una Patria democrática y soberana.
 
Hoy se impone retomar en nuestra América ese apostolado incesante e irreverente iniciado por Simón Rodríguez, en un momento histórico común que -con pocas variantes- es similar al de hace doscientos años, cuando nuestros pueblos allanaban su propio camino y tenían sobre sus cabezas (como ahora) la amenaza imperialista de Estados Unidos. El mismo nos debe motivar a utilizar la educación como esa herramienta esencial y única que le dará la ocasión a nuestros pueblos de adentrarse en el ejercicio cotidiano de la participación democrática, de un modo más amplio y profundo. Como bien lo expresara, “en el sistema republicano, las costumbres que forman una educación social producen una autoridad pública, no una autoridad personal; una autoridad sostenida por la voluntad de todos, no una voluntad de uno solo, convertida en autoridad… La fuerza de la autoridad republicana es puramente moral”, contrapuesta a lo que ha sido habitual mediante el uso de las fuerzas represivas. En este punto radica la diferencia fundamental de la educación propuesta por Rodríguez: una educación para la libertad y la democracia, sin exclusiones, ni privilegios antisociales, una educación, en fin, que eleve el nivel intelectual, moral y político de todos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Somos todos chilenos?

PUNTO FINAL (especial para ARGENPRESS.info)

Preguntarnos si los nacidos en Chile somos todos chilenos plantea una respuesta compleja. Se aparta de lo establecido y del clima emocional de las Fiestas Patrias. Sin embargo, es una cuestión pertinente a 199 años de nuestra Independencia.

Si bien existe un Chile profundo y un sentimiento indudable de chilenidad, enormes sectores de la población ven negada su ciudadanía por grupos privilegiados que se han adueñado del poder, y que hacen suyo el nombre de Chile y la condición de chilenos que niegan a los demás.

En realidad, sólo la cédula de identidad es igual para todos los chilenos.

La desigualdad -somos uno de los países con mayor desigualdad en el mundo-, ha cavado un abismo entre ricos y pobres, estableciendo categorías diferentes de ciudadanos. Los estamentos inferiores, en términos rigurosos, son chilenos sólo de nombre porque no tienen acceso a los derechos más elementales que la ciudadanía permite alcanzar en un país democrático. Esta realidad se quiere disfrazar con paliativos que hacen del ciudadano un consumidor. El mundo evanescente de las tarjetas de crédito, que agudiza la explotación fomentando un consumismo irracional -en loca imitación del modo de vida de las clases adineradas-, no logra esconder las carencias de educación, salud, vivienda y salarios dignos que sufren las mayorías.

Sin duda ha habido momentos o períodos en que hemos sido plenamente chilenos en un sentido colectivo. Como en medio de la lucha por la Independencia de España o en el gobierno del presidente José Manuel Balmaceda, antes de la conspiración que produjo la guerra civil de 1891. Después hubo otros todavía más significativos, como la administración del presidente Pedro Aguirre Cerda y el Frente Popular en 1938, que tuvo como centro el mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo y su acceso a la difusión y a la cultura, así como la industrialización del país a través de la Corfo. Y sobre todo, en el gobierno del presidente Salvador Allende que recuperó el cobre para Chile y dio comienzo a un proceso de cambios estructurales destinado a abrir camino al socialismo en democracia, pluralismo y libertad.

Fueron también destacables los momentos culminantes de la lucha contra la dictadura de Pinochet y su pandilla. O el comienzo de la transición a la democracia, que se vio frustrada por los pactos con la derecha y los militares. El enorme esfuerzo popular -con derroche de valor cívico y heroicas acciones de resistencia- fue convertido en sal y agua por los manipuladores políticos de siempre. Se mantuvo la institucionalidad de la dictadura militar-empresarial; el modelo económico neoliberal, levemente retocado, mantuvo su esencia individualista basada en el lucro; la impunidad debilitó la lucha por la verdad y la justicia, y las Fuerzas Armadas -culpables de horrendas violaciones de los derechos humanos- se retiraron del gobierno sin asumir responsabilidades institucionales, sin depurarse de los oficiales fascistas -que hasta hoy permanecen en sus filas- ni comprometerse ideológicamente con la democracia y la defensa efectiva de la soberanía.

La igualdad según O’Higgins

En esos momentos clave ha habido grandes proyectos nacionales capaces de concitar el compromiso y entusiasmo creativo de la abrumadora mayoría de la población. En esos momentos el sentimiento nacional pudo convertirse en patriotismo, que ahora ha sido sustituido por un chovinismo despectivo hacia pueblos hermanos o un ridículo patrioterismo que emerge con ocasión del fútbol o de actividades asistencialistas, como la Teletón.

En 1819 en la Gaceta Ministerial, el periódico oficial del gobierno, Bernardo O’Higgins estableció los objetivos principales que debía cumplir el gobierno en su relación con los ciudadanos: “La igualdad es el derecho de invocar la ley en su favor que tiene lo mismo el rico que el pobre… La libertad es la facultad de usar como uno quiera los bienes adquiridos, no vulnerando las acciones de los demás hombres ni leyes directivas de la sociedad… La seguridad es el derecho de no ser violentado ni la víctima del capricho del que manda… La propiedad es aquella prerrogativa concedida al hombre por el Autor de la Naturaleza de ser dueño de su persona, de su industria, de sus talentos y de los frutos que logra por su trabajo”. Y al mismo tiempo advertía: “Pero la misma naturaleza le impone ciertos deberes a que debe ceder el dominio exclusivo, o más bien, hay casos en que se suspende ese dominio porque un objetivo de preferencia llama a cierta porción de esas propiedades: toda aquella que no es indispensablemente necesaria para la vida. Nacido el hombre para la sociedad y constituido en ella, sería un criminal si viendo morir de hambre a otro de los asociados lo dejase perecer…”.

¿Se cumplen hoy esos objetivos? Evidentemente, no. 

Hay una justicia para ricos que les asegura que no llegarán a la cárcel o que quedarán en la más irritante impunidad, y hay una justicia para pobres, que significa o indefensión ante los poderosos, que les den migajas en vez de lo que realmente deben recibir o que los condenen a la cárcel en condiciones inhumanas en las que pasan, casi siempre, mucho más tiempo que el que finalmente les asigna la sentencia. 

Hay una salud para pobres -con hospitales públicos que trabajan en condiciones paupérrimas- y una salud al nivel de países del primer mundo, para los ricos. Sus clínicas de lujo han crecido vertiginosamente mediante las transferencias de recursos públicos del Plan Auge. Hasta en la leche y los medicamentos impera la discriminación entre ricos y pobres. Lo mismo sucede con casi todos los alimentos. Los de peor calidad y menor valor nutritivo, son para los pobres. 

Existe, asimismo, una educación para pobres y otra para ricos, que asegura a los hijos de éstos ventajas escandalosas para su desarrollo profesional y cultural y que los prepara para que hereden el poder económico y político. La educación se ha convertido en un enorme negocio -en que participan empresarios, organizaciones religiosas, FF.AA., partidos y dirigentes políticos, in-cluso de Izquierda- y está siendo ab-sorbida por corporaciones extranjeras en el proceso de transnacionalización de la economía y colonización cultural que sufre el país.

¿Existe libertad plena? Tampoco. No hay, por ejemplo, verdadera libertad de expresión y pluralismo informativo. Un par de conglomerados -que actúan como monopolio ideológico- controlan los medios de comunicación escritos que actúan sistemáticamente sobre los ciudadanos concientizándolos sobre las ventajas del modelo de dominación.

Tampoco existe libertad en el plano laboral, porque los trabajadores no pueden sindicalizarse sin correr graves riesgos, incluyendo la cesantía, y porque los sindicatos están bajo permanente presión de los patrones. En el caso de los grandes consorcios, éstos manejan -mediante dádivas y contribuciones a cajas electorales- a las autoridades de gobierno, parlamentarios y magistrados. Ni siquiera existe con plenitud la libertad de elegir y ser elegidos, porque los dirigentes sindicales y sociales están inhabilitados para ser parlamentarios, alcaldes y concejales. En cambio, no lo están los directivos de empresas ni de organizaciones patronales. 

En cuanto a la libertad de elegir, tanto el sistema binominal como los quórums de las leyes orgánicas constitucionales la convierten en una caricatura.

La propiedad es sacralizada por el modelo y ni siquiera es posible afectarla con expropiaciones ni devolverla al patrimonio nacional, al que pertenecen las riquezas básicas y los recursos naturales como el agua de los ríos y lagos, los glaciares y espacios marinos. 

Muchas veces la injusticia ha sido la vencedora en la historia de los chilenos. Muchas veces se ha impuesto la desesperanza. No es primera vez que la República experimenta el estado de ánimo derrotista que vive en estos tiempos, herencia de desmoralización que dejó la dictadura, y del pragmatismo e hipocresía descarados que se adueñaron del país. 

Recabarren y la emancipación del pueblo

Después de grandes masacres obreras, Luis Emilio Recabarren escribía, en 1909, con motivo de las Fiestas Patrias de aquel año: “¿Qué es, pues, lo que hemos ganado con la llamada independencia nacional? ¿Acaso el pueblo de Chile no es ametrallado, asesinado, encarcelado y perseguido cuando pretende hacer uso de sus derechos constitucionales? El pueblo en realidad nada tiene que celebrar. La verdadera emancipación del pueblo no ha sonado aún, ni sonará hasta tanto el pueblo mismo se organice y se emancipe de la tiranía burguesa y capitalista que hoy lo oprime, social, política y económicamente, como lo ha oprimido toda la vida”.

Lo que se ha avanzado en derechos lo ha conseguido la lucha del pueblo, actor determinante en la búsqueda de la justicia, de la dignidad y en el anhelo de un Chile que sea la Patria de todos sus hijos.

Toda sociedad supone una base mínima de entendimiento -un pacto social que interprete a los integrantes de la misma-. Ese pacto social está en crisis en Chile. Hay un sector privilegiado, de no más del 10% de la población, que maneja los grandes negocios, ligado al capital extranjero y a los verdaderos centros de poder. Los miembros de esa minoría plutocrática son considerados chilenos -ciudadanos con todos los derechos- y así lo hacen notar, apoderándose de los elementos simbólicos que los convierten en intérpretes de la esencialidad nacional. Junto con ellos, son privilegiados los militares que tienen hasta seguridad social propia y atención médica superior a la del resto de los chilenos. Además disponen de bolsa abierta -con oscuras comisiones por medio- para comprar armamentos; Chile se ha convertido en uno de los países que más gasta en armas, casi tanto como el gigantesco Brasil y más que Colombia, que vive un prolongado conflicto armado. Las armas se llevan casi el 4% del PIB, mientras el Fisco niega recursos que podrían mejorar sustancialmente la educación y la salud.

También la jerarquía de la Iglesia Católica juega su papel en defensa de lo establecido, que es decir la injusticia, la desigualdad y las restricciones conservadoras, ahogando las manifestaciones disidentes. Sus denuncias sobre el “escándalo social” de la desigualdad se quedan en la retórica, sin identificar el sistema que genera la injusticia y sin presionar a los empresarios y políticos católicos, responsables de esa situación.

“Apartheid” a la chilena

Los partidos políticos y la llamada “clase política”, que incluye parlamentarios, voceros y dirigentes -de derecha, centro y de la Izquierda convertida al neoliberalismo-, también son privilegiados; pertenecen a la clase de los ricos y se sienten, por lo mismo, plenamente chilenos, ciudadanos de verdad. Se han convertido en un grupo cuya función es conservar el sistema mediante retoques y un maquillaje ocasional. La trenza política y social se amalgama en intereses comunes, alianzas familiares y de negocios, soslayando diferencias ideológicas que para ellos han perdido toda significación. Toman vacaciones en los mismos balnearios, viajan a los mismos países -donde muchos tienen propiedades-, sus hijos estudian en los mismos colegios y universidades, se atienden en las mismas clínicas, visten en las mismas tiendas, viven en los mismos barrios, etc. La Dehesa, en los faldeos cordilleranos, es el lugar con más alta densidad de políticos por metro cuadrado de todo el país. Lo mismo ocurre con Lo Barnechea, Vitacura y Las Condes, comunas que -por su nivel de riqueza- pertenecen al primer mundo. 

Frente a la riqueza de la oligarquía que controla Chile, está la pobreza que grita su dolor sin ser escuchada. Sus demandas caen en el vacío o retumban entre muros de indiferencia. Un ejemplo dramático es el hermano pueblo mapuche, el más pobre entre los pobres, cuya lucha tenaz por la tierra y por su identidad le han ganado el respeto y admiración de los chilenos de corazón bien puesto y de amplios sectores internacionales. 

La desigualdad ha marcado a fuego fronteras inviolables en las grandes ciudades. Las reglas de este apartheid han instaurado formas diversas y odiosas de discriminación. Desde luego la exclusión por el aspecto físico y color de piel. Pero también la discriminación por el domicilio, que impide a los pobres acceder a determinados trabajos por vivir en poblaciones criminalizadas por la prensa. Sólo unos cuantos pobres -nanas, jardineros, choferes, guardianes, obreros municipales, trabajadores de supermercados- son admitidos cada mañana en los barrios de los ricos. Un pobre no puede caminar por los barrios de los ricachones sin ser denunciado como sospechoso. Pero los ricos, a su vez, no se atreven a pisar el territorio de los pobres. Temen entrar a poblaciones donde imperan las leyes que dictan los miserables. Conocen mejor París, Roma o Nueva York que los barrios de Santiago donde viven aquellos que han perdido hasta las esperanzas de una vida digna, que sólo conocen a través de la televisión. 

Los pobres, sin duda, quisieran sentirse también chilenos. Los rechazados, los oprimidos de siempre, los explotados, son la mayoría en este país. Ellos son los verdaderos patriotas porque aman a Chile sin intereses subalternos de por medio. Han vinculado su suerte al destino del país. Ellos levantan la bandera chilena en la lucha social, la clavan en tierra cuando demandan una vivienda, la agitan en los estadios deportivos y caen con ella cuando son reprimidos y masacrados. Los pobres son chilenos a toda hora, todo el año y todos los años de su vida. No como esos ricos que se disfrazan de huasos para el 18 de septiembre pero que han demostrado -una y otra vez- que son capaces de entregar la Dulce Patria a la intervención extranjera o venderla a pedazos como una mercancía cualquiera.

A los pobres -a los chilenos de verdad-, debe dedicarse el próximo Bicentenario de la Independencia. Porque a ellos -y a su capacidad de organizarse- pertenece el futuro de una Patria sin privilegiados y libre de toda forma de opresión.

(Editorial de “Punto Final”, edición Nº 694, 17 de septiembre, 2009)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El desguace de la Ley de Medios, mientras arreglan con el FMI

Pablo Rieznik (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

¿El gobierno llegó a un acuerdo con Clarín?

Eso es al menos lo que parece después que decidió eliminar, por el momento, a las telefónicas del proyecto audiovisual y de la disposición a rever el plazo de un año para que los cables vendan sus canales excedentes. Si se confirmara esto último, a Clarín le alcanzaría con esperar al próximo gobierno para mantener su monopolio, si antes un fallo judicial no le restablece sus “derechos adquiridos”. Lo que quedaría del proyecto kirchnerista sería el tramo que le asegura una porción de los medios a la Iglesia, a la burocracia sindical, a las ONG de dudoso financiamiento, a las fundaciones ‘sin fines de lucro’ y a las camarillas empresariales de las universidades. En el pincel quedaría la composición del futuro Comfer y la duración de sus miembros, todo lo cual podría ser cambiado por el próximo Congreso. En el mundo mágico de la libertad de expresión del kirchnerismo y de sus opositores patronales, el único que no tiene garantizada por la ley su libertad ideológica y de expresión es el periodista. La aventura mediática del kirchnerismo deberá pasar por la compra de radios y canales por parte de los amigos del gobierno. 

Monopolios y monopolios 

Por este camino, el proyecto podría ser votado a dos manos por los amigos de Clarín. El “grupo” no sólo vería liquidada la posibilidad de que las telefónicas accedieran a la “patria cablera” sino que tampoco se vería obligado a desprenderse de parte de su posición dominante en la transmisión de cable, que duplica el máximo de un 35% admitido por el proyecto de marras. Tampoco tendría que liquidar el manejo de los servicios de radio y televisión abierta que tiene por todo el país. Por las dudas, agregó a sus reclamos que se le permita acceder al... negocio telefónico, algo que la ley no permite a las empresas de los medios. 

La Presidenta no se privó de señalar que el ingreso de las telefónicas en los servicios de comunicación audiovisual es un imperativo del progreso, por la posibilidad de transmitir por cable la señal de telefonía, de Internet y televisión (triple play). Es decir que reculó hacia el atraso, algo muy burdo para creer. Evitó reconocer, en realidad, que la retranca obedeció a la disputa, sin salida por el momento, entre los pulpos que se disputan Telecom, al tiempo que necesita a Telefónica de España para ligarse al beneficio de la reciprocidad que le permitiría explotar medios como compañía extranjera. De todos modos, lo dañino no es el ‘triple play’ sino el carácter capitalista y monopólico de las telefónicas. Si se las nacionaliza, podríamos avanzar tecnológicamente sin perjuicio para los trabajadores. Otra versión para explicar el recule lo da el Boletín Oficial: “Las telefónicas no estaban muy contentas con la redacción del proyecto (que limitaba, entre otras cosas, su posibilidad de producir contenidos para radio y televisión) y aunque no lo reconozcan públicamente, confían en poder negociar otro marco regulatorio para ofrecer triple play sin tantos condicionamientos” (Página/12, 15/9). 

Crisis y crisis 

En su plan original, el gobierno esperaba que el “capitalismo de amigos” hiciera pie en el negocio por la vía de Telecom. Nos referimos a los Werthein, Eurnekian, Ricardo Gutiérrez, los Rudy Ulloa y Cristóbal López. Pero no solamente la pelea subió de tono, sino que a ella se agregaron el mandamás de México, Carlos Slim, y hasta el propio Clarín. Encima que éramos pocos, Boudou tiene que viajar la semana que viene a Europa justamente a negociar la deuda pendiente con los gobiernos europeos, agrupados en el llamado “Club de París”, que son los dueños de Telefónica y Telecom. 

El discurso oficial contra los monopolios es una estafa. Ahora sabemos que el artículo que prohibía a las “empresas extranjeras” dominar más de un 30% en la propiedad de medios de comunicación audiovisual era, sencillamente, un fraude, pues podía ser sorteado si la empresa respectiva tenía su sede en un país que hubiera firmado un “tratado de inversiones” con Argentina. El grupo español Prisa, dueño de Radio Continental, goza de ese beneficio luego de haber fijado sede en Nueva York para aliarse al grupo que maneja la CNN. A Prisa no le preocupa el garrote argentino sino el que le está por propinar Bolivia, donde espera que los K intercedan en su favor. 

La pregunta del millón es cómo sigue la novela de la libertad de expresión luego de este vaciamiento por mano propia de la ley contra Clarín, cuando se tiene en cuenta la buena miga que están haciendo los K con el FMI, al punto que ahora los capitales entran a raudales y el gobierno deja subir el peso sin importarle que perfore el ‘modelo productivo’. Como dijimos antes que nadie en este periódico, la aborigen sojera María del Carmen Alarcón terminó borocotizando a los K y está a punto de quedarse con Agricultura, que sería convertida en ministerio. El matrimonio oficial compra su penosa sobrevivencia –como lo haría un Berlusconi– comprando los favores del capital internacional. 

Foto: Argentina - La presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Salón Sur de la Casa Rosada, junto al titular del COMFER, Gabriel Mariotto. / Autor: Presidencia de la Nación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

San Juan despierta, levántate y anda

Rodolfo Rucker 

El día viernes, recibí un mail que fue enviado por el señor (cara de mármol) Miguel Martín jefe de comunicaciones Barrick Argentina (migmartin@barrick.com), cuyo análisis merece una respuesta contundente y no solo de mi parte sino de todo el pueblo Sanjuanino al cual les pido encarecidamente contesten este atropello sin precedentes ya que es fundamental que esta gente que se cree impune por el apoyo gubernamental a nivel nacional y provincial Kirchner, Gioja brother’s, a Barrick gold, que tienen, se den cuenta de una vez por todas que los ciudadanos argentinos no comemos vidrio, que deseamos un bienestar real de todos los ciudadanos y exigimos vivir en un ambiente sano y sin contaminación como manda nuestra constitución nacional y no en una especie de cloaca como ellos pretenden..

Analizando el comunicado de prensa recibido todavía no salgo de mi asombro por la manera vil que utilizan los datos de una consultora extranjera que no tiene ningún sustento real ya que simplemente toman los datos de la información pública disponible dicho por el propio Cristian Parra que se hace llamar “investigador de la consultora chilena Malthus” que en realidad se basa en datos oficiales pero totalmente falsos y no investiga nada ya que de la cruda realidad no hace mención alguna, a menos que la empresas Barrick solamente haya extraído del informe completo los datos que a ellos les convenía. 

El comunicado de prensa comienza haciendo hincapié en el impacto positivo que Veladero produce en distintas áreas como ser el crecimiento de las exportaciones, en el empleo, disminución de la pobreza, etc. en la provincia de San Juan.

Habla de la inversión realizada por la construcción de Veladero que ronda los 600 millones de dólares, pero no dicen que el Banco Central de la Republica Argentina les dio 400 millones de dólares con cláusulas de devolución tan blandas y a tan largo plazo que dudo realmente que los devuelvan como ya paso históricamente.

Cuenta que Veladero ocupa a 950 empleados pero no dice que la gran mayoría no son de San Juan, para dar un ejemplo solamente emplea unas treinta personas de iglesia (dicho por el propio intendente y publicado en diarios locales de la provincia), y menos de 100 personas de Jáchal, tampoco dice que para entrar a trabajar a Veladero hay que pasar un riguroso examen médico, que certifica que estas personas son totalmente sanas, pero que a los dos o tres años son cesanteados en condiciones de salud tan deplorables que ya no consiguen trabajo en ninguna otra parte, ni dicen que la obra social y seguros obligatorios no se hacen cargo de estas personas. 

El informe dice que Barrick demuestra el compromiso que tiene la compañía con el crecimiento y desarrollo de las comunidades cercanas a las operaciones, cosa totalmente falsa, hace unos años cuando se inauguro el Walt Mart de San Juan había mas de 4000 jóvenes anotados para tomar un empleo, esto demuestra la falta de trabajo que hay en la provincia para los mimos.

Uno de los párrafos que mas me indigno “nuestra minería responsable nos identifica en todo el mundo y es nuestra principal carta de presentación. El compromiso de Barrick esta no solo en sus accionistas, sino también sus empleados sus familias y todas las comunidades cercanas, propiciando una relación armónica y beneficiosa para todos “ dichos de Rodrigo Jiménez Castellanos, vicepresidente Corporativo de Barrick Sudamericana, evidentemente este señor (también cara de mármol) vive en una burbuja aislada del mundo exterior ya que no tiene idea de los que esta diciendo o es simplemente un manipulador de información para conformar a los directivos de su casa matriz. Justamente las comunidades cercanas al emprendimiento son las que mas sufren de sus consecuencias, no consiguen empleo, casi todos están enfermos de cáncer y otros problemas de salud a causas de la aberrante contaminación que esta empresa produce en el agua la tierra y el aire, sino como puede ser que en Jáchal los pediatras están sumamente alterados y preocupados porque últimamente hay muchísimos niños con asma cosa que nunca existió en esa zona y los casos de cáncer de todo tipo afectan a un porcentaje muy elevado de la población.

Hablan de minería responsable y del compromiso Barrick con una relación armónica y beneficiosa para todos, cuando en realidad están destruyendo las comunidades cercanas quitándoles arbitrariamente las tierras, la libertad de expresión, el sustento económico y hasta las ganas de vivir.

Del encadenamiento productivo que hablan debe estar referido a las 600 4x4 que fueron robadas en todo el país y fueron a parar a Barricklandia como vehículos alquilados y las personas investigadas por esta causa se presentaron como mineros, el jueves 10/09/09 a la noche en el estreno de la película de Pino Solanas “Tierras Sublevadas”, tratando de hacer escándalo publico en la entrada del cine.

Hablan de responsabilidad social y crecimiento económico sustentable en desarrollo humano y un incremento en el capital social, cuando en realidad no pueden hablar de sustentabilidad si ya tienen fecha de vencimiento cuando la explotación acabe en unos pocos años, que desarrollo puede haber sin trabajo ni agua potable, ni que hablar de incremento de capital social siendo San Juan y Catamarca las provincias mas pobres de la republica Argentina a pesar de los recursos minerales que tienen o mejor dicho tenían, regalados por Kirchner Gioja borother’s a Barrick Gold y a otras multinacionales.

Hablan de exportaciones (46,05% del total de la provincia), esto es todo un tema, de que exportaciones hablan si en realidad no exportan nada simplemente se lo llevan, eso incluye lo que declaran más lo que no declaran que seria contrabando agravado, con anuencia del gobierno de turno. Paso a explicar este punto: 

1. Todos los exportadores deben ingresar las divisas al mercado oficial de nuestro país.

2. La exportación, para que sea considerada como tal debe convertir sus divisas por intermedio del BCRA.

Pero Barrick Gold cuenta con beneficios extraordinarios como los siguientes: 

3. La actividad minera en la Argentina no cumple (por disposición del Gobierno Nacional) con estos requisitos 

Nuestros productores, cuando exportan sufren por parte del Gobierno Nacional, retenciones que van desde un 5% hasta un 40% (la mayoría ronda el 20%).

La actividad minera no sufre ningún tipo de retenciones y por el contrario es beneficiada con Reintegros a la Exportación tales como:

- “Reintegro a las exportaciones de los productos de la minería de la Puna Argentina” [3] Se estableció un régimen especial de reintegro a las exportaciones de sustancias minerales y determinados productos derivados contemplados en la NCM (originalmente del 5%, actualmente de 2,5%), Resolución ex M.E.y O.y S.P. Nº 762/93 y su modificatoria Nº 479/98

- “Reintegro de Tributos a la Exportación de Metales Preciosos” - Resolución 294/1995 [4]

- “Reintegro a las exportaciones por puertos patagónicos” Ley 23.018 y su modificatoria Nº 24.490 (que van del 5% al 10% según su latitud).

- Tratamiento especial para los productos comprendidos en el Capitulo 26 de la NCM y la denominada aleación dorada o bullón dorado. Resolución General AFIP Nº 281 del 02 de diciembre de 1998.

1. Se autoriza la declaración de un valor FOB provisorio sólo respaldado por el contrato entre importador y exportador;

2. Ese contrato no tiene certificación alguna que acredite la mera existencia de la persona física o jurídica que compra en el exterior;

3. Tampoco existe norma alguna tendiente a determinar la existencia de grupo económico u otra especie de relación - que puede llegar a la identidad absoluta - entre exportador e importador;

4. No es posible tener certeza alguna respecto de la cantidad y calidad de la mercadería que se está exportando, datos que dependen exclusivamente del importador y el exportador 

5. Por consiguiente, tampoco existe certeza alguna sobre el valor de la mercadería exportada, con lo que el tributo pagado deviene en una contribución graciosa del exportador hacia el fisco federal argentino;

6. Se otorga para el pago de esa contribución graciosa un plazo extraordinario, sin que se requiera garantía específica alguna como la ley exige.

7. “Devolución del IVA a la Exportación de Productos de la Minería” Resolución Nº 83/04 - Se podrá solicitar el beneficio instituido en el Artículo 14 bis de la Ley Nº 24.196 de Inversiones Mineras y modificatorias.

O sea si las exportaciones mineras no tienen obligación de liquidarse en el BCRA y pueden dejar el 100% del producido de estas en el extranjero, ya que venden, facturan y cobran en el exterior sin pasar nada por el BCRA, “NO HAY EXPORTACION DE MINERALES” y lo que dice el informe no se puede computar como tal si las divisas nunca entraron al país.

Otro tema de este comunicado de prensa que daría risa sino fuera por los miles de ciudadanos argentinos seriamente afectados es el que dice “minería y agricultura de la mano” dice que Iglesia es un paraíso y Jáchal un vergel, Cristian Parra debe haber tomado esto datos hace mas de 30 años ya que en esa época realmente se acercaba a esa realidad, dice que “las comunidades de estas localidades se han visto altamente beneficiadas por los programas de desarrollo sustentable que Barrick promueve allí, que tienen que ver con aspectos tan importantes como la salud, la cultura, la producción de bienes y servicios y la educación, entre otros. De la salud ya hablamos y es un desastre, la cultura esta totalmente manipulada por la Barrick con la anuencia del gobierno ocultando la destrucción del patrimonio cultural, legado de nuestros antepasados, falseando y cambiando los textos de los manuales de estudios de nuestros hijos, para su conveniencias. Tengo en mi poder un estudio de 166 paginas realizado sobre este tema por profesionales nucleadas en la UAC, si lo desean se los puedo enviar por mail a quien me lo pida.

De la producción de bienes, sabemos que a los que no les quitaron sus tierras se tienen que ir por falta de agua que los deja sin la posibilidad de regar sus plantaciones o dar de beber a sus animales, cabe recordar que antes de las mineras era una zona netamente agricultora y hoy no hace falta ser científico para ver que en vez de haber un crecimiento agropecuario sostenido como dicen, tenemos un abandono agropecuario por falta de agua y la poca que hay esta racionalizada y altamente contaminada.

La mentira mas grande es que dicen que tienen un bajo impacto desde el punto de vista de la tierra y el agua, dicen que la superficie afectada por Veladero no supera las 25 hectáreas, entonces porque nadie puede pasar por el By Pass de Tudcum ultima población a 150 Km. antes la mina, incluyendo la prohibición de los propietarios de tierras campo adentro del By Pass, y a la reserva de San Guillermo, patrimonio de la Humanidad Declarado por la UNESCO, que quedaron dentro de Barricklandia.

Dicen que consumen 0,6HM3 de agua por año, de las medidas que yo conozco eso seria 0,6 hectómetros cúbicos, que serian 60.000 litros anuales, nada mas alejado de la realidad, las mediciones mas optimistas dicen que Veladero consume 11.000.000 de litros por día, es decir, por mes 330.000.000 de litros de agua, o sea al año son 3.960.000.000 de litros de agua, que también es el equivalente a casi la totalidad del agua del río de las Taguas, que a su vez es el agua limpia y pura que diluía el agua salada del río Blanco, y que juntos forman el río Jáchal, trasformándola en apta para el consumo. Hoy en día la poca agua que trae el río Jáchal esta muy fuera de los parámetros permitidos para que sea apta para el consumo, porque no tiene los millones de litros de agua pura del río de las Taguas, mas los metales pesados y cianuro que se agregan por la explotación de Veladero. No me quiero imaginar lo que pasara cuando Pascua-lama comience a funcionar ya que consumirá el triple de agua limpia que Veladero.

También cuentan que la construcción comenzó en el año 2003, cuando en realidad empezó en 1996, a fines del 2003 recién se aprobó el informe de impacto ambiental, lo que no cuentan es que para poder aprobar ese impacto ambiental tuvieron que destituir al gobernado Alfredo Avelín quien se negaba a firmarlo. 

Como vemos el señor Cristian Parra no investigó nada, y Rodrigo Jiménez Castellanos, cumple en distorsionar la realidad en beneficio de Barrick Gold, evidentemente por un muy buen sueldo y el señor Miguel Martín no tiene el menor empacho en mentirle a la población para ser consecuente con la desinformación que vienen realizando estas empresas y el gobierno en las últimas décadas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: La UNSa y el macabro dinero de la minera multinacional

Carlos María Pagano Fernández (COPENOA)

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Salta, órgano máximo de la Alta casa de estudios debe resolver si acepta o rechaza el dinero de YMAD. Mientras tanto se ha expedido el Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades, una de las cinco que integran la U.N.Sa. ha resuelto rechazó por unanimidad los fondos provenientes de la Minera Alumbrera Ltd., explotada por una UTE, integrada por empresas multinacionales “con oscuras operaciones tanto en lo nacional como en lo internacional…incurriendo en permanentes y sistemáticas violaciones a las normativas vigentes y derechos humanos”, que incluyen “clientelismo de empresa, malas operaciones ambientales"..

“…pues que da y quita el decoro y quebranta cualquier fuero, poderoso caballero es don Dinero”. (Don Dinero, letrilla, de Francisco de Quevedo y Villegas, 1580-1645)

Es auspicioso que el Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta, mediante Resolución 1218-09 del 27 de agosto pasado, haya rechazado por unanimidad los fondos provenientes de la Minera Alumbrera Ltd., explotada por una UTE, integrada por empresas multinacionales “con oscuras operaciones tanto en lo nacional como en lo internacional…incurriendo en permanentes y sistemáticas violaciones a las normativas vigentes y derechos humanos”, que incluyen “clientelismo de empresa, malas operaciones ambientales, etc.”, como concluye el segundo considerando de esa resolución. Es auspicioso que en la Resolución de Humanidades se haya unido el rechazo de fondos al rechazo de esa tecnología “ecogenocida”, por los daños humanos y ambientales de sus procedimientos. Es auspicioso que esa resolución haya sido presentada por consejeros estudiantiles de esa facultad. Es auspicioso que el rechazo se esté extendiendo por diversas unidades académicas de universidad nacionales. Es auspicioso que el rechazo de Humanidades se haya fundado en proposiciones que lo recomiendan, expresadas por el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y por un estudio del Premio Nobel Alternativo (Right Livelihood Award). 2004, el Dr. Raúl Montenegro, de Córdoba. Es auspicioso que la Resolución de los humanistas de la UNSa haya sido comunicada al Consejo Superior de esa Casa de Estudios y a cada una de las demás unidades académicas incluidas las Sedes Regionales de Orán y Tartagal, invitándolas a sostener esta posición en el máximo órgano decisorio universitario, haciendo ver la responsabilidad ética que le cabe frente a la vida y a los derechos ambientales y humanos. Todo ello es muy auspicioso. ¿Por qué? Veámoslo.

Con esa resolución, quedó instalado el debate en el ámbito universitario y en el público pues, de no haberse producido la misma, es probable que ni la población universitaria ni la población salteña en general hubiesen tomado conocimiento de ello ni del significado de esos fondos.

La Ley Nacional 14.771 (1958) establece que, de las ganancias de la explotación minera “Bajo la Alumbrera” – Catamarca- una parte corresponde a esa provincia, otra, a la Universidad Nacional de Tucumán y una parte a un fondo para ser distribuido entre el resto de universidades nacionales (art. 18, c). El emprendimiento es del tipo de minería a cielo abierto, una tecnología incorporada décadas después de la citada ley, pues actualmente, extraer los metales requiere “producir grandes voladuras de montañas por dinamitación, a partir de la utilización de sustancias químicas (cianuro, ácido sulfúrico, mercurio, entre otros) para disolver (lixiviar) los metales del mineral que los contiene” y “que implica niveles aún mayores de afectación del medio ambiente, generando cuantiosos pasivos ambientales, al tiempo que requiere tanto un uso desmesurado de recursos –entre ellos el agua y la energía…- como la intervención de manera violenta en la geografía de los territorios para la explotación” (Svampa, M/ Antonelli, M., 2009, pg. 16). Bajo la Alumbrera es el comienzo al menos de tres grandes “emprendimientos”; uno, el triple que ésta y otro el séxtuple en proporciones, es decir, el triple y el séxtuple de dañinos en zonas que nos afectan directamente.

La Resolución humanista de la UNSa hace honor justamente a la búsqueda de mayor humanidad de la actividad académica y de mayor humanidad de las actividades que emprende el hombre en cualquier ámbito que sea. El actuar humano tiene siempre una resonancia bio-ambiental. Que Humanidades haya abierto el debate hace honor a la condición misma del hacer universitario, entendido como servicio público y, por tanto, como compromiso público. La Facultad de Humanidades, mediante la Resolución de sus Consejeros, ha puesto sobre el tapete público salteño una cuestión que nos involucra a todos y que tiene proyecciones futuras vitales. En efecto, la continuidad de los proyectos extractivos de la megaminería compromete la vida futura y pone en riesgo los ecosistemas biológicos de vastas regiones cordilleranas y precordilleranas argentinas y chilenas, como también a lo largo de todo el continente.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, escribió el pasado 24 de junio a los rectores de las universidades nacionales instándoles a que “deberían rechazar esos fondos millonarios, por el hecho de que provienen de una actividad destructiva y contaminante, que genera cada día más violaciones a los derechos humanos de las poblaciones aledañas al mega-emprendimiento” y recordaba que se trata de una empresa “judicializada por contaminación, que es un delito federal”, además de señalar que el debate “se relaciona con la definición del país que queremos”.

El Premio Nobel Alternativo 2004, Raúl Montenegro, había afirmado en el Parlamento Sueco, al recibir el galardón, que los tres principales problemas ambientales son la corrupción, los malos funcionarios públicos y el egoísmo de muchos ciudadanos y empresas”. El informe de este último también coincide en reclamar el rechazo de los fondos por parte de las universidades nacionales.

Es auspicioso que los humanistas de la UNSa hayan rechazado esos fondos porque entre sus grandes implicaciones, la resolución pone en tela de juicio el dogma de fe en el progreso a cualquier precio, más aún si se trata de territorios “alejados”, es decir, todos los de las zonas cordilleranas, considerada un desierto, al igual que en los tiempos de la Organización Nacional y la genocida y colonialista Campaña del Desierto, sin considerar a los habitantes -muchos de ellos originarios- con los universos culturales de sus economías, sus ritmos productivos propios, afectados por una invisibilidad típicamente argentina (Svampa, Maristela; Bottaro, Lorena; Sola Álvarez, Marian, 2009, ps. 41-46). No por nada la resolución de Humanidades, en el considerando 19, apela al lema de la UNSa, Mi sabiduría viene de esta tierra y, en el siguiente, alude al imposible absurdo de “doblegarse por las migajas de un dinero que contamina”.

Además, la resolución se refiere al contexto corrupto que hizo posible el goce de descabelladas ventajas impositivas, aduaneras y otras de que gozan las mineras por leyes promovidas en la década de los 90, y por el accionar de ellas, que contamina y debilita la salud poblacional, y advierte que la recepción de los fondos no haría sino encolumnar a la facultad y, en su caso, a la universidad toda en ese mismo contexto de corrupción. Este logro estudiantil, además, es positivo porque, por una parte, muestra que la juventud se preocupa por verdaderos problemas y toma partido ante ellos de modo informado, sentando también docencia entre docentes quienes, por su parte, manifestaron una avanzada madurez académica y pedagógica al votar por unanimidad una resolución propuesta por estudiantes y discernida en todos sus términos por los consejeros. También la resolución abre, se lo haya o no pensado así, un rumbo nuevo en las prácticas de investigación y de conocimiento como tarea académica; en efecto, con esa valiente resolución, no sólo se cuestiona la actividad humana que hace de la naturaleza un mero recurso económico, sin siquiera pensar en los vínculos que la ligan al resto del cosmos y al ser humano con sus creaciones, entre las cuales se encuentra la cultura y la agri-cultura con sus formas tradicionales y más que “sustentables”, humanizantes (es sabido que el trebejo de la sustentabilidad se utiliza funcionalmente respecto de las insaciables ambiciones tecno - productivas y destructivas de un modelo mercantil financiero hegemónico totalitario de civilización monocultural, que piensa, proyecta y ejerce un accionar esencialmente “insostenible” -Fornet-B. R, 2009, pgs. 81-94). Por ello, también esta resolución abre las puertas a un tipo de conocimiento donde tengan lugar la pluralidad de culturas del conocimiento en diálogo, para una convivencia inclusiva en paz de todos los hombres y no para la desmesura de un poder invasivo que excluye a las dos terceras partes de la humanidad de los derechos a la vida y a la plenitud, del derecho a la autodeterminación cultural, política, económica y productiva de los pueblos.

Que el eje de la cuestión no es el dinero, sino si la minera destruye o no los hábitats o viola derechos humanos y liquida diariamente millones de metros cúbicos de agua, convirtiéndola en vector contaminante, como algún docente universitario ha insinuado, acosado por la menesterosa situación financiera de las universidades; o que legalmente se “deba” recibir esos dinerillos contaminados, como alguna autoridad académica ha manifestado (Diario El Tribuno, Salta, 30.08.09, pg. 34); que numerosos docentes e investigadores estatales son pagados por empresas privadas, generando el hábito de un clientelismo gnoseológico de la más cuestionable entidad ética, todo ello no hace más que refrendar el coraje académico de los consejeros de la Facultad de Humanidades de la UNSa, sentando el precedente de cuestionar esas prácticas universalizadas por lineamientos como, por ejemplo, los del Banco Mundial, con su “agenda hegemónica neoliberal” (Torres, C. A., 2008, pg. 217; 219) , y poner un testimonial y potente escollo a la “licencia social” (Giarracca, N.; Hadad, G., 2009, pg. 251) que inventan y necesitan esos depredadores de los “Cárteles trusts consorcios corporaciones sociedades anónimas/ -el pillaje del planeta-“ para seguir imponiéndose mediante “la fuerza compulsiva de los hechos” (Franz Hinkelammert), y que no dudamos en parafrasear como un escollo definitivo a la “licencia académica” que a toda costa necesitan. Ahí está la cuestión: rechazar fondos que sí corresponden por ley, pero que provienen de violaciones delictivas contra el hábitat y los derechos humanos es, desde el contexto ético, un imperativo de vida o muerte, nada menos.

Por eso, no se puede andar pordioseramente “separando” el dinero de la contaminación y las violaciones a los derechos humanos, como si se tratara de rigurosos análisis científicos y, por un lado, acoplándose a la letrilla de Quevedo, cuando también dice “y pues quien le trae al lado/ es hermoso aunque sea fiero,/poderoso caballero /es don Dinero”, hacer creer que es “hermoso” (es decir, éticamente aceptable) recibir esos oscuros fondos y, por otro, andar diciendo que no se va a perder la libertad o “limitar una universidad” por causa de ellos (Diario El Tribuno, Salta, 30.08.09, pg. 34), como si por ser tal –universidad- se es ético necesariamente. La ética se puede perder en cualquier actividad humana. Lo demás es mito, ignorancia o simple mala fe. La ética es la que proponen los humanistas a toda la Universidad Nacional de Salta, y en conjunto con muchas unidades académicas de otras universidades nacionales. Por otra parte, lo legal no es la última instancia ética de la sociedad. Por el contrario, la ética puede contradecir lo legal, de allí una opción como esta resolución, que habla de una acendrada dignidad intelectual. No olvidemos que los formados por las universidades son aquellos que conducen el país desde su organización constitucional y no olvidemos que desde allí se gesta la corrupción, única explicación, como se sabe, para que esas mineras liquiden el medio ambiente, atenten contra la salud, pongan las aguas en situación de riesgo a nivel de catástrofe ambiental , es decir, atenten contra la vida en sus diversas formas.

Mucho se podría agregar a lo precedente, como aludir al Manifiesto de Potsdam 2005, que asume el imperativo ético-ambiental para la investigación mundial acuñado en 1955 por Albert Einstein y por Bertrand Russell: “We have to learn to think in a new way” (Tenemos que aprender a pensar de una nueva manera) y que refrendaron 131 científicos de 27 países, por ejemplo .

Concluyamos, empero, diciendo que no concederle a este tipo de actividad minera su “licencia académica” mediante el rechazo de tales fondos, para que esos carteles de la depredación no alcancen la impulsivamente necesitada “licencia social”, se convierte en un imperativo ético ineludible para toda la universidad desde su hoja directriz que reza “Mi sabiduría viene de esta tierra”.

Referencias:
Fornet-Betancourt, Raúl, 2009, Tareas y propuestas de la filosofía intercultural, Verlagsgruppe Mainz in Aachen, Aachen. Giarracca, Norma; Hadad, Gisela, 2009, Disputas manifiestas y latentes en La Rioja minera Política de vida y agua en el centro de la escena, Svampa, Maristela; Antonelli, Mirta A. (eds.), 2009, pgs. 229-253. Svampa, Maristela; Antonelli, Mirta A. (eds.), 2009, Minería transnacional, narrativas del desarrollo y resistencias sociales, Biblos, Buenos Aires. Svampa, Maristela; Antonelli, Mirta A., 2009, Introducción. Hacia una discusión sobre la megaminería a cielo abierto, en Svampa, Maristela; Antonelli, Mirta A. (eds.), 2009, pgs. 15-27. Svampa, Maristela; Bottaro, Lorena; Sola Álvarez, Marian, 2009, La problemática de la minería metalífera a cielo abierto : modelo de desarrollo, territorio y discursos dominantes, en Svampa, Maristela; Antonelli, Mirta A. (eds.), 2009, pgs. 29-50. Torres, Carlos Alberto, 2008, Después de la tormenta neoliberal: La política educativa latinoamericana entre la crítica y la utopía, en Revista Iberoamericana de Educación-de EducaÇão. Políticas de educación en tiempos de globalización. Políticas de educaÇão em tempos de globalizaÇão, OEI, N° 48, Madrid, 2008, p. 207-229.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La prioridad

Alberto Morlachetti (APE)

La crueldad humana es un misterio dice Vicent. Está aún por dilucidarse en qué punto de las entrañas reside ese impulso que obliga a algunas personas a exterminar a otras.

La consternación ha ganado el imaginario país, mientras la pobreza arroja niños al olvido porque no le fueron asignadas partidas presupuestarias para existir, y aunque sepamos que el poder tiene la infinita posibilidad de proteger la vida o de autorizar su holocausto, no deja de sacudirnos las tripas. Imposible pronunciar el porvenir, ha cobrado una deriva peculiar, por donde discurren los acontecimientos con una velocidad y dirección incontrolables. 

La agenda política manejada por el Ejecutivo Nacional impacta en nuestras emociones y pocos se atreven a parpadear o abrir la boca. La mayoría de los “representantes del pueblo” han perdido su inocencia y giran alrededor de cierto parque temático como son los superpoderes o la ley de medios audiovisuales con aire desatado de cualquier ternura, desplazando la absoluta prioridad del hambre. 

El empeño de pibes y educadores en un tiempo donde la crueldad es un excedente de la pobreza, ellos arden como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas, desnudando el crimen sobre el que se asienta el edificio de la sociedad argentina. La consigna el Hambre es un Crimen conmovió el letargo de los colectivos sociales enamorados de la vida que se les escapa. El Estado como un Dios temerario dicta los días y las agonías y ni una sola lágrima pública, quitándole al hambre su carácter doloso, para ser percibida como una calamidad inevitable y naturalizarla como misterio destructor, para despojarse de su angustia de asesino. En otras palabras, eximir al poder de la culpa de crimen contra la humanidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Fogonear la inseguridad

Adolfo Pedroza (ECUPRES)

Hace menos de un mes apareció una noticia en radios y canales de aire sobre un niño que jugaba en la calle con una pistola 9mm. Los diarios no le dieron tanto vuelo a la noticia, aunque hubo uno que otro comentario tendencioso al igual que los informativos de la radio que comentaron lo visto en la TV.

La tele siempre tiene la ventaja de “mostrar”; entonces mostró como una cámara, puesta arriba de un semáforo, supongo que para controlar el tránsito, tomaba el “sublime” -así lo dijo el periodista en off- momento en que este niño, de unos 11 años, jugaba con el arma a cargarla y descargarla sentado en el cordón/esquina de una rambla divisora de una avenida.

Los comentarios del canal de cable que la mostró por primera vez, y los de aire que lo tomaron después, acentuaban en la forma de como lo hacía “a plena luz del día”; en la “impunidad” que demostraba y en que “seguramente no sabía que lo estaban filmando”.

El chico jugaba ensimismado en su arma gris mientras esperaba la luz roja del semáforo para limpiar vidrios y pedir una moneda. Una de las reflexiones de un conocido periodista -conocido justamente por estas notas y estos comentarios- decía que esa impunidad se debía a que “total luego asaltaría y quizás mataría con esa arma y un juez lo dejaría libre a las pocas horas porque era “inimputable” Vehementemente se preguntaba una y otra vez “dónde está su padre”.

Luego de crear todo un clima de imágenes, repetía una y otra vez como el chico jugaba a cargar y descargar la pistola, mostró la llegada de la policía con su flamante 4 x 4 de doble cabina y cómo lo redujo. El chico ni los vio venir tan metido en su juego como estaba. Los policías lo rodearon, se lo llevaron y se acabó el video.

Por supuesto, no se terminaron los comentarios del periodista de ese canal ni de los otros que levantaron la misma nota. No me voy a extender en esto ya que es obvio lo que pienso, pero sí le voy a preguntar ¿Usted vio después como siguió esta historia?

Quizás no, porque no la “levantaron” todos los canales, ni la radio ni el diario. Yo vi un solo canal de aire que fue a buscar a los padres del chico y como le dijeron: “siempre él quería una pistola para jugar y yo la vi de plástico y a 4 pesos y se la compré, que me iba a imaginar que se armaría tanto revuelo”.

La persona que hablaba se veía triste, contrariada, tenía pinta de laburante; su casita humilde servía de fondo al primer plano de su cara; la que el camarógrafo se empeñaba en mostrar. Su expresión dejaba ver claramente que se sentía arrepentido por el “pecado” de haber hecho esa compra y ese regalo a su hijo.

Ante la insistencia del periodista sobre “el accionar de su hijo” él apenas balbuceaba: “el va a la escuela por la mañana y a la tarde da una mano con esa changuita en la calle”; luego relato como lo retiro de la “comisaría” y cerró con: “que más quiere que le diga”

No intento novelar esto; sé que es una perlita más de las cosas que nos tocan vivir y de cómo se “criminaliza la pobreza”. Por supuesto que esto último “no vende” y tuvo escasos segundos en pantalla; no escuché a nadie luego arrepentirse por los comentarios sobre “el niño armado en plena vía pública” y ya pasamos a otros temas; ley de comunicaciones, la declaraciones de algún famoso para matar gente y linchar jueces, River no funciona y Boca no gana y del Diego que …

El “tema” es la inseguridad y hay que fogonearlo cada tanto. Pensar en por qué hay pobreza, buscar medios de revertir la situación… si ya sé… “eso no vende”. Alguna vez escuche una frase que se preguntaba “¿Por qué el sentido común es el menos común de los sentidos? Y me pareció un juego de palabras; hoy me estoy dando cuenta que es lo que nos está faltando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las adolescentes que ve la tele

Sonia Santoro (ARTEMISA)

Noteros cancheros frente a adolescentes mujeres. Sorpresa y regodeo televisivo mostrando a chicas peleándose o tomando alcohol, en roles supuestamente reservados a los varones. Show de imágenes sobre mujeres jóvenes delincuentes y violentas. El ‘Informe sobre la representación de las juventudes en programas informativos y periodísticos (Noviembre 2008/Marzo 2009)’, realizado por el Observatorio de Medios de Radio y Televisión sobre cinco programas televisivos, detecta mecanismos periodísticos que estigmatizan a los jóvenes en general pero especialmente a las adolescentes.

El informe seleccionó cinco programas o segmentos televisivos, tanto de aire como de cable, entre fines de 2008 y principios de 2009. Ellos fueron: 'La Liga', Canal 11, 13/01/09.2; 'Policías en acción': 'Los buscaroña', Canal 13, 12/11/08; Informe especial 'Ciudad sin control', C5N, 02/02/09; Informe 'Violencia adolescente', Canal 26, 25/03/09; Informe 'Impacto 9': 'Jóvenes en riesgo: Mucho alcohol y violencia', Canal 9, 08/03/09.

Uno de los puntos analizados fue la desigualdad de género. Partiendo del marco de la teoría de género, analizaron que el consumo de alcohol, drogas y el comportamiento violento –temas recurrentes en estos programas-, se 'naturalizan' cuando los protagonistas son varones. 'Esto es debido a los estereotipos de género que definen al varón como agresivo, dominante y fuerte, en oposición a los asignados al género femenino; por lo tanto los comportamientos violentos no son esperados para ellas, interpretando estas conductas de manera bien distinta para unos y otras', explica el informe.

Así, en 'Policías en acción', por ejemplo, 'cuando el notero inquiere a chicas, lo hace en grupo y se trata de preguntas generales: no parece esperarse nada ‘espectacular’ de aquello que ellas puedan responder', señala el informe. En 'Impacto 9', por otro lado, el periodista describe una pelea callejera: 'Comienzan las piñas, nadie sabe bien por qué empezó y la policía que interviene para tratar de separar, pero no consigue, la verdad es que la policía no da abasto para tratar de separar esto y como ustedes verán, hasta las mujeres forman parte de esto. Uno podría pensar que es sólo una cuestión de hombres, pero no...'. Cuando se ve la imagen de una chica agachada, ocultando la cara contra la pared señala: 'a la chica le rompieron la nariz'. Continúa: 'Ahora son las chicas las que se pelean. De los pelos, piñas, cachetazos (...) Lo que en otra época era pelea de varones ahora es pelea de mujeres.'

'Aquí se reproduce y naturaliza un rol pasivo de la mujer en la sociedad principalmente desde la sorpresa o indignación que despierta que chicas y mujeres sean parte de fenómenos sociales históricamente considerados como patrimonio de los hombres. Los estereotipos de género, en este caso, la violencia física como característica distintiva de los varones y no esperable en las mujeres, impiden visibilizar que la violencia siempre es repudiable, independientemente de quienes la protagonicen. Además se desprende de este hecho que es apreciado un tanto como ‘gracioso’ y de menor calibre comparado con una ‘pelea de verdad’ entre varones', dice el informe.

En la misma línea, en el segmento de C5N el conductor, después de que una chica le pega una patada a un muchacho, señala: 'me encantaría saber qué piensan, sobre todo los padres de la chica.' 

En Canal 26, no aparecen comentarios que diferencien a varones y mujeres pero 'en todas las imágenes seleccionadas para hablar de violencia juvenil están implicadas adolescentes'.

'La liga', un programa que en general tiene buen criterio periodístico, no escapa a las estigmatizaciones. 'La creencia popular dice que el alcohol es cosa de hombres, pero los tiempos cambiaron y la igualdad llegó', se anuncia como si fuera un avance para la igualdad que las mujeres tomen más o como si los derechos por los que pelean las mujeres estén relacionados con el consumo de cualquier tipo de cosas.

'Esta aclaración que parecería ser positiva –analiza el informe-, más tarde se aclara, distinguiendo cuáles son las bebidas de hombres y cuáles las de mujeres. En ese caso, el conductor Matías Martin remata ‘El famoso trago de minita, que no es lo mismo que toma un verdadero hombre’ actitud que continua sosteniendo la diferenciación por género'. 

Por otro lado, 'no se describe ni se enuncia las diferencias entre consumir y abusar del alcohol; podríamos decir entonces que según este criterio, todos las y los jóvenes se alcoholizan, lo cual trae consecuencias devastadoras. Pero si este supuesto abuso es protagonizado por mujeres jóvenes, la connotación es aún peor, perdiendo de vista que cualquier bebida alcohólica de la cual se abuse, trae la misma consecuencia en cualquier ser humano: una intoxicación'. 'De acuerdo al registro de casos de la guardia del servicio de toxicología del Hospital Fernández de la C.A.B.A, por intoxicación de alcohol ingresan en un porcentaje parejo tanto mujeres como varones –continúa el informe-. Sería absurdo formular estas circunstancias como una conquista en la igualdad de los géneros. Más bien sería imprescindible reflexionar sobre las realidades de las y los jóvenes, estableciendo las diferencias educativas, sociales, económicas y de género para que, desmenuzando esas otras variables intervinientes, se logren apreciar realidades bien distintas entre las juventudes y especialmente complejas para las mujeres jóvenes, de clase popular y alejadas del las zonas urbanas'.

En el monitoreo de medios 'El encierro mediático Cómo hablan los diarios sobre los chicos en conflicto con la ley penal', la ong Periodismo Social había advertido sobre estas cuestiones. 'Un 10 por ciento de las personas menores de edad que infringen la ley penal en el país son mujeres, de acuerdo con un estudio de la Procuración General de la Nación'. ¿Cómo se traduce eso en las noticias? ¿Los prejuicios son los mismos que a la hora de hablar de varones en conflicto con la ley?

'Algo es seguro: los casos de chicas protagonistas de hechos delictivos ocupan cada vez más espacio en las crónicas policiales -dice Periodismo Social-, en sintonía con lo que ocurre en las cárceles, donde en los últimos años se registró un crecimiento en el número de población femenina. Y hay una mirada mediática hacia ellas que en muchos casos combina sanción y decepción ante quienes rompieron con lo que se espera de una niña'.

Tras presentar su Informe, el Observatorio convocó a las productoras de los programas analizados para debatir e intercambiar opiniones acerca de cómo, sin estigmatizaciones, ni discriminación, abordar las problemáticas de las juventudes.

En las dos reuniones concertadas, se brindaron información y recomendaciones a productores y guionistas de 'La Liga' y de 'Policías en Acción' quede los encuentros reconocieron que la inmediatez y la necesidad de 'impacto' con la que se construyen los docu-realitys, en ocasiones, llevan a situaciones que rozan la discriminanción y la estigmatizanción de a distintos grupos sociales y específicamente a los/as jóvenes. ' Dichos encuentros fueron muy positivos porque los representantes de los programas presentes quedaron vinculados al Observatorio para acceder a talleres de capacitación y de sensibilización, además de que en futuros programas podrían colaborar con la difusión de buenas prácticas en relación a la problemática', señalaron en el Observatorio, así como que esperan poder reunirse pronto con el resto de los programas analizados.

El Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión está constituido por el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), el Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia (INADI) y el Consejo Nacional de la Mujer (CNM); en este caso, contó con la participación del Foro de juventudes del INADI y del Consejo Federal de Juventud, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social.

Observatorio de la Discriminación en Radio y TV.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...