miércoles, 23 de septiembre de 2009

Ranking mundial de “Noticias Basura” y “Noticias Engaño” (II): ¿Qué es el “Infotretenimiento”?

Mickey Huff - Frances A. Capell

Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

A menos que cambiemos la dirección,
probablemente lleguemos adonde nos conducen.
Proverbio chino

Después de revisar las historias de Noticias Basura y Noticias Engaño, se pone de manifiesto la tragedia y farsa de aquella noción de que los medios corporativos son de alguna manera un servicio de interés público gracias a su selección de las noticias. Lo que ahora están proporcionando son distracciones y distorsiones que en una sociedad democrática guían a un electorado cada vez más desinformado, inconsciente y sin preparación.

Los ejecutivos de los grandes medios regularmente le dicen al Congreso y a la FCC [Comisión Federal de Comunicaciones] que solamente están entregando al público lo que el público quiere. Empero, encuesta tras encuesta muestran que el público, aunque gusta del entretenimiento, prefiere que las noticias presenten solamente los hechos y después se ofrezcan visiones contrapuestas. En los últimos dos años de audiencias regionales de la FCC sobre la desregulación de los medios, el público dijo de forma aplastante que quiere más diversidad, más opiniones y más opciones. 

No obstante, cada año, los estadounidenses deben mantenerse ociosos mientras observan otra sesión del Ídolo Americano o la Sonrisa del Sherif Más Duro de EEUU diciendo: “Usted está bajo arresto”… Las noticias y las líneas de entretenimiento se han empañado a tal punto que ha surgido un nuevo género donde las noticias son entretenimiento y el entretenimiento se convierte en noticia: Ése es el Infotainment (infotretenimiento).

EEUU no sólo es cada vez más una nación de gente obesa, pero que está al borde de otro fenómeno equivalente: la obesidad cultural y mental. Somos una nación inundada por un mar de información, pero con tenemos una falta de comprensión. Somos un país donde más de un cuarto de la población sabe los nombres de los cinco miembros de la ficticia familia Simpsons, empero solamente uno entre mil puede nombrar todos los derechos protegidos conforme a la Primera Enmienda a la Constitución de EEUU. 

La gente confía en que las noticias existan para decirles qué está ocurriendo. En su lugar, demasiado a menudo, Nosotros El Pueblo conseguimos noticias abusadas o nos conformamos con desperdicios. Los valores periodísticos se han vendido enteros a los intereses comerciales y ya no son tan sagradas nuestras bases, nacional y constitucionalmente protegidas como valores. Basura hacia adentro, basura hacia fuera. Bastante es bastante. Esta Venta del Cuarto Poder ha terminado. Es la hora para la revolución de los medios.

En 1976, el mismo año de fundación del Proyecto Censurada, fue estrenada una película llamada Network. El protagonista principal era el conductor desilusionado de un noticiario de televisión, llamado Howard Beale. En el film, Beale entregó a sus espectadores consejos reales sobre la predisposición de los medios, propaganda y la emisión de información inútil y trivial. Incluso gritó: “¡Estoy tan enojado como el infierno y no voy a seguir más con esto!”. Treinta y tres años más tarde, nos deja a todos chillando sobre los tejados y dirigiéndonos a la blogósfera. Es la hora de escapar de la “mediocracia” y de declarar nuestra independencia mental de las “noticias corporativas”, que algunas veces resultan no ser noticias en absoluto. 

Notas: 
*) Mickey Huff es profesor asociado de historia en Diablo Valley College y director asociado del Proyecto Censurado y la Fundación Libertad Mediática. Frances A. Capell es estudiante de la Universidad San Francisco State y colaboradora del Proyecto Censurado.
**) Texto tomado de Infotainment Society: Junk Food News and News Abuse, http://www.projectcensored.org/articles/story/infotainment-society-junk-food-news-and-news-abuse-for-2008-2009.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

José Manuel Zelaya en Honduras y el neoconservadurismo

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La tensión aumenta en Honduras tras el regreso clandestino a Tegucigalpa del Presidente José Miguel Zelaya.

Se encontraba hasta horas atrás en las instalaciones de la Embajada del Brasil en Honduras lo que equivale a estar en territorio brasileño de acuerdo a las normas internacionales. 

A estas alturas no se sabe qué es lo más importante. Si Zelaya, Honduras o Brasil. Lo que importa es descifrar el entramado político que hace que un presidente se sitúe clandestinamente en una Embajada, haciendo de ello una situación no solamente grave sino que está revelando el estado actual de las relaciones internacionales y los puntos claves en el poder. 

Entró sin la autorización del gobierno de facto hondureño lo que significa que hubo una operación que violó el cerco militar y policial montado para evitar su entrada. 

O es otro ardid como la liberación pactada de Ingrid Betancourt en Colombia con apoyo de la Cruz Roja y Francia, y quién sabe otros países más que se hicieron los desentendidos. 

No hay que descartar que la operación se ha visto beneficiada por una probable división en el ejército que era conocida. Están los militares que aceptan el Acuerdo San José, y los que rechazan la intervención extranjera. 

La operación, nítida, impecable, se ha llevado a cabo con el conocimiento de los gobiernos y organismos más involucrados en las negociaciones del Acuerdo San José que patrocina el regreso de José Manuel Zelaya a la presidencia. De los gobiernos que negociaban y están al tanto de esta operación no hay que descartar a nadie.

Si no fuera porque existe un incongruente drama político detrás que compromete el status quo de las relaciones internacionales en la región, el tema es intrigante, y como éste espacio se revela cada vez más como mitad verdad y mitad mentira, no sabremos quizás jamás los verdaderos antecedentes del acontecimiento. 

Tal como ha sido el golpe de estado original que lo derrocó. Aún no conocemos detalles importantes, y el nudo de las negociaciones. Y todo resulta en algo lastimoso para la comunicación y la enseñanza. De qué habla uno al final. De lo que apenas conoce y está en condiciones de analizar. Tanto la ciencia política como las relaciones internacionales y por cierto el periodismo, deberían tener marcaciones en todas sus entradas curriculares de que lo que se trata es siempre algo diferente u otra cosa, y que no es lo que aparece. Es el “resplandor del movimiento” como lo he planteado en otras oportunidades. 

Al final lo que prima es la disputa por el poder, la supremacía, quién es más fuerte, no de quién tiene mejores argumentos. Lejos está la posibilidad de saber quién tiene o qué es la razón. 

Es valiente u osado en extremo lo de José Manuel Zelaya, y lo de Brasil hasta cierto punto. El cuadro que se ve en sus grandes rasgos es grotesco. Ni los organismos internacionales, ni las presiones de variadas fuerzas de poder internacional, han podido persuadir a un gobierno de facto de que operó fuera del derecho. Significa que detrás del este gobierno hay precisamente un poder mayor. 

Eso es incuestionable, y si la barra del horizonte apunta hacia el Norte y más específicamente al neoconservadurismo ultra enquistado en las instituciones estadounidenses a través de la seguidilla de administraciones republicanas en los últimos 30 años, hay que señalarlo. 

Estamos en presencia de un problema en primera instancia de Estados Unidos que sabrán sus autoridades resolver. Sin embargo el problema es mayor y es internacional, por la fuerza gravitante que ejerce ese neoconservadurismo en redes internacionales perfectamente reconocibles ahora en Roberto Micheletti en Honduras como un puntal símbolo de ese poderío.

Pero también está en José María Aznar y Rajoy en España, en Nicolás Sarkozy en Francia y Angela Merkel en Alemania, en Mauricio Macri en la Argentina, o Sebastián Piñera en Chile, Silvio Berlusconi en Italia, y el Janata Party en India, y muchos otros repartidos con esa bandera que ha sido rentable en el caos económico y político gestado. 

Todo ese escenario de poder abierto del neoconservadurismo, ha hecho que José Manuel Zelaya con el apoyo de Brasil y seguramente Estados Unidos haya optado por el mecanismo de presión más inesperado y se produce mientras sesiona la Asamblea General de la ONU y a pocos días de comenzar la reunión de los G 20 en Pittsburgh EEUU.

A pesar de que en EEUU Septiembre es el regreso a las actividades laborales, estos eventos internacionales sin duda representan un acontecimiento en un país que se aisló por una década, que vive permanentemente en un “estado de autismo internacional” por la paranoia anti terrorista ahora y la anticomunista de siempre, y que ahora exhibe una crispada oposición conservadora a las reformas del nuevo gobierno. 

Hay que resaltar que el gobierno actual de EEUU ha reiterado su apoyo a Zelaya y ciertamente aprovecha la oportunidad que se presenta con estos dos eventos internacionales mayores en su territorio, para contener en parte el apoyo del partido republicano al gobierno de facto en Honduras, que es en la práctica su único sostén internacional. Esto hay que decirlo sin ambages. 

La operación de Zelaya en la embajada de BRASIL en Honduras, es osada porque es como una vuelta de mano al gobierno de facto y es un golpe a Micheletti. 

En una operación inédita en los anales de los conflictos y relaciones internacionales, y hay que destacar que los miembros de la comunidad internacional que apoyan a Zelaya están involucrados o comprometidos con su ejecución, estaríamos frente a la forma menos ortodoxa de hacer presión para imponer los términos de un estado de derecho. 

Es como otro tipo de intervencionismo haciendo rememorar las maniobras europeas para contener el poderío del imperio Turco Otomano, más de un siglo atrás, cuando aparecían y desaparecían enviados sin aviso. 

Hasta el momento Brasil y Venezuela aparecen como los más comprometidos con este regreso sui generis de Zelaya. 

Brasil sin embargo es el principal actor, y en particular emerge de una vez por todas como el poder regional que hasta ahora había permanecido en un perfil activo pero contenido. 

Está por verse si es un acierto para el regreso de Zelaya a la presidencia, y de ser así, no podría estar ocurriendo sin el conocimiento y aprobación del Departamento de Estado en EEUU. 

De fructificar, la dupla Brasil-EEUU en estas lides sería casi imbatible y el gobierno de facto en Honduras pareciera tener los días contados. 

De resistir y llegar a las elecciones, Micheletti estaría en el panteón neoconservador de los que resistieron a la intervención liberal progresista extranjera – por darle un nombre - estableciendo un nuevo paradigma. Honduras así se convertiría en tema central de una estática teoría de las relaciones internacionales guiada en las últimas décadas por ese neoconservadurismo que no cede mi una pizca de espacio. 

Basta ver cómo agudizan la oposición a Barack Obama en EEUU, con un ferviente apoyo del izquierdista fuera de pista. Mientras tanto el hondureño debe estar sufriendo mucho y la democracia espera. 

Foto: Honduras, Golpe de Estado – Fuerzas golpistas en los alrededores de la embajada de Brasil en Tegucigalpa. / Autor: P. Carbajal

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Asamblea de la ONU y reunión de los G-20. La reforma al capitalismo y la cultura fuera de las agendas

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La reunión de jefes de estado del Grupo de los 20 programada para los días 24 y 25 de Septiembre en Pittsburgh EEUU forma parte del tour político anual de Septiembre centrado en la Asamblea General de la ONU (AG), de esta semana.

Ambos eventos hay que verlos en la perspectiva de las expectativas. 

Son las dos primeras reuniones que evaluarían el estado de la crisis económica, cuando la sensación más dramática está más distante. El diagnóstico en septiembre 2009 no es el de 12 meses atrás en 2008, y el clima en las economías más desarrolladas si bien es de preocupación, existe más tranquilidad. 

En Pittsburgh el énfasis en la agenda estará determinado por los pendientes que permanecen de la crisis económica o recesión como se le logró llamar. Ahora como que este concepto hubiera quedado suspendido con el repunte en las bolsas y el sistema financiero, en gran parte de los países desarrollados. 

Hay una sensación de alivio y el comentario económico internacional de los libremercadistas a ultranza es que el mercado no se equivocó y volvió una vez más en gloria y majestad. 

Es tal el triunfalismo, que la terminología de 12 meses atrás usada por el legendario compacto ideológico llamado The Economist, quedó atrás. Hubo un momento en que este afamado medio acariciaba las posiciones de Joseph Schumpeter para salir de la crisis, y no descartaba el regreso a formas del estado de bienestar para paliar los efectos sociales de la crisis. 

Hoy todo eso no es historia sino parte de la euforia periodística de medios funcionando en perfecta sintonía con lo que el público desea leer o escuchar. Son medios camaleones en su propia medida, aunque formen parte del corazón del sistema financiero especulativo, y aparenten neutralidad analítica. Han optado desde su raíz. Adoran el capitalismo y detestan cualquier cosa que huela a socialismo. The Economist es el prototipo teórico, y la situación que experimenta Barack Obama con la oposición republicana es el campo operacional. 

Donde sí existe un problema no resuelto es respecto a los déficits fiscales en una mayoría de países cuya proyección en los años venideros es al alza si no se toman medidas de ajuste fiscal similar al ocurrido en los años 80 que determinó el ciclo de privatizaciones y desregulaciones que 25 años más tarde comienzan a sentirse sus efectos más profundos. 

En este sentido, la mayor y tal vez única corrección posible es lo que concierne a la regulación del sistema financiero y que el desarrollo del capital especulativo no se “coma” al circuito básico de la producción económica. 

Más allá de esta contención al sistema financiero descontrolado, las variables básicas del sistema de crecimiento económico por la expansión comercial y el libre mercado, desregulación de la seguridad laboral, apertura comercial indiscriminada, continuarán marcando la tendencia de la recuperación. 

Se ha comprobado que el sistema ha funcionado así en la recuperación de las crisis de los años 70 y 80, y no hay razón en las elites políticas y económicas de los países desarrollados para alimentar la noción de una reforma al sistema capitalista y un retorno a los conceptos del estado de bienestar. 

Un ícono de ese entusiasmo inicial por reformar al capitalismo es el Presidente de Francia Nicolás Sarkozy, principalmente cuando declaraba a los cuatro vientos una reforma al sistema capitalista en el peak de la crisis a medidos de 2008. Con la reculada, hoy podría aparecer en una señal gráfica de Andy Warhol como un ícono de la euforia. 

Las posturas son más cautas y están determinadas por el déficit fiscal que subirá en 2010 en una mayoría de los países desarrollados según las proyecciones oficiales de sus propios Bancos Centrales. De alguna forma el erario nacional se destinó en la mayor parte de los casos a planes de estímulo a las economías y en menor medida a amortiguar los efectos sociales de la crisis. 

Aunque el clima es más tranquilo respecto a la crisis hoy, sin embargo el comercio globalizado es otra área de preocupación por el proteccionismo interno en los países por la presencia de fuertes lobbies y grupos de poder para mantener los márgenes de ganancia y rentabilidad. 

La agenda de la Asamblea General de la ONU en cambio es más política. 

Como que la agenda económica está transferida a los G-20 o a las agrupaciones regionales de países como ASEAN, u órganos como la Organización Mundial de Comercio.

Subrepticiamente el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han expandido sus roles post crisis y en ningún momento se les sindicó como parte del problema de la economía mundial, sea por sus diagnósticos equivocados o extemporáneos, sea por sus medicas correctivas inadecuadas. 

El FMI y el BM siempre salen incólumes de estas crisis, y en definitiva el ámbito de la gestión de Naciones Unidas en coordinar la salida de estas crisis aparece cada vez más como reducido. Esta es una tendencia marcada en las últimas dos décadas, lo que significa otro golpe al multilateralismo concebido en la carta fundamental de la ONU. 
 
Veamos la agenda de esta Asamblea general de la ONU. Tiene poco que ver con la crisis económica. 

Se destacan el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales; la promoción del crecimiento económico sostenido del desarrollo sustentable; el desarrollo de África; la promoción de los derechos humanos; la coordinación eficaz de las actividades de asistencia Humanitaria; la promoción de la justicia y del derecho internacional; la Corte Internacional de Justicia; el Desarme y el Informe del Organismo Internacional de Energía Atómica; la reducción de los presupuestos militares y la información objetiva sobre la transparencia en los gastos militares. 

Son todos sin excepción temas de alto contenido político y por lo demás pendientes con situaciones en franco estancamiento como el Desarme, la reducción de los presupuestos militares, los derechos humanos, la asistencia al África, y por cierto la paz y la seguridad internacional.

Cultura: una ausencia determinante 
 
Sin embargo nada es perfecto, y un tema tan crucial como las determinantes culturales en el desarrollo una vez más ha quedado sumergido y disperso en los supuestos de las otras áreas y muy probablemente los elementos subyacentes culturales que se cruzan transversalmente en la mayor parte de los aspectos del desarrollo económico en particular no son abordados con la especificidad necesaria. Se podría decir que no está en agenda y es probable que en la historia de estas Asambleas no haya estado nunca como prioridad. 

Cultura ha sido definida en general como otro producto de la historia tecnológica del ser humano, y no como un eje en la inconmensurabilidad de las estrategias de supervivencia de las personas en el día a día. 

Qué es lo que se cruza en la cabeza de un individuo cuando determinada operación es exigida de él por el sistema, no es algo que importe demasiado al planificar el desarrollo desde la concepción convencional de la política pública. 

Esto en cuanto a la urgente necesidad de cambio en los patrones de desarrollo en los países más vulnerables, desprotegidos y con menos acceso a la globalización, en suma, los países y poblaciones todavía en estado de sub desarrollo, o los condenados de la tierra como diría Franz Fanon. 

Existe como un temor generalizado en el circuito de las Agencias de la ONU para enfrentar las realidades sociopolíticas y socioculturales donde operan o se basan las actuales estrategias adoptadas para llegar a las metas de desarrollo del milenio que deberían cumplirse en 2015.

Estas metas que son ocho y que por primera vez la ONU y los países que la forman acuerdan cumplirlas con mediciones en el tiempo, constituyen el primer esfuerzo serio de empujar la enorme inversión social bajo parámetros mensurables con la voluntad política comprometida desde las cúpulas de los países. 

Estas metas son un menú ambicioso de iniciativas que supuestamente forman parte central de las agendas gubernamentales y consisten en: erradicar la pobreza y el hambre; lograr educación primaria universal; promover igualdad de género y empoderamiento de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna; combatir el SIDA malaria y otra enfermedades, asegurar sustentabilidad medioambiental; y desarrollar una sociedad global para el desarrollo. 

En entrevistas con funcionarios de la ONU encontré la sensación de que con las estrategias ya conocidas y que han dado resultado, existiría – es el supuesto- una situación de “Ahora o Nunca” para cumplir esas metas. 

Con evidencia empírica que acomoda el argumento, esta posición atribuye menos peso a las variables culturales que podrían estar obstaculizando el cumplimiento de estas metas en los distintos niveles en que operan las diferentes intervenciones.

Meterse a fondo en explorar esas determinantes culturales que obstaculizan el desarrollo en el nivel que sea, comunitario, institucional, u hogar, ha estado allí como una necesidad permanente aunque marginalmente abordada. La pregunta es por qué. 

Claramente, al ser uno de los elementos más sustantivos que permiten a las poblaciones observar más directamente su rol más activo en el diagnóstico de sus necesidades y en el diseño de los programas en su beneficio, el indagar en esa determinante cultural resulta altamente peligroso, porque expone las falencias de esas estrategias que han sido divulgadas como las exitosas para cumplir aceleradamente esas metas. Sería mejor, menor aceleración y mayor precisión cerca de la comunidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: Lugo se debilita y no reacciona

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

A diferencia de su política exterior, alineado con coherencia y decisión a los gobiernos progresistas del continente, en el plano interno paraguayo Fernando Lugo persiste en actitudes contradictorias que empalidecen su imagen y resultan muy difíciles de comprender por la mayoría del pueblo, aún esperanzado en sus promesas de cambio.

Por una paradoja, su mayor aliado, en su primer año de gobierno, ha sido el Partido Colorado, ese que, por lógica, debió ser su gran enemigo pero que, producto de la ineptitud, cobardía y mala conciencia de sus dirigentes, fue incapaz de reaccionar del profundo colapso al que lo sometió la derrota en las elecciones del 20 de abril del 2008.

Empero, la cúpula de esa cofradía, que esquilmó el país durante las últimas seis décadas, está abandonando su papel de ladero contranatura y resurge en la escena televisiva con su vieja hiel y las marchitas imágenes de impresentables “correlíes”, que se juramentan fidelidad personal y “a los ideales del glorioso partido y la patria”.

Varios signos, registrados por diversos medios en las últimas semanas, permiten pensar que han terminado los días fáciles para los principales contendientes de la política nacional, esa que tanto empobrece los análisis superficiales de la prensa retardataria, convertida en el principal partido de oposición, con un lenguaje extremadamente soez.

El General ® Lino Oviedo, convertido su partido UNACE en bisagra parlamentaria, con un tercio de bancas en ambas cámaras, se posiciona como el más empecinado heredero ideológico del estronismo, la fracción más radicalizada de los colorados, decidido a dar batalla abierta a Lugo, con la intención de succionarle el máximo de puestos claves. 

Esa avalancha derechista está facilitada por la debilidad e incoherencia del Gobierno, que permite el retorno de la hediondez de la política nacional, caracterizada por la vieja lucha entre los principales cabecillas de las familias mafiosas, rapiñeras del Estado, cuya administración controlan a su antojo, pese a la pérdida de la jefatura del Ejecutivo.

El retorno del Partido Colorado a la pelea está apuntalado en la acción agresiva del Poder Judicial y del Legislativo contra Lugo. La burocracia estatal, además, con 230 mil funcionarios, inamovibles en sus privilegios y exhibiendo vicios inenarrables de desquicio y corrupción, sabotea todo lo que huela a los cambios que reclama el pueblo.

A diferencia de un sector del gobierno que aparenta comodidad en la apatía, miles de militantes políticos y sindicales vienen impulsando numerosos debates en todo el país, registrando algún cosenso en la necesidad de efectivizar un apoyo crítico a Lugo, para contrarrestar la impotencia y resignación que expresa el grueso de sus colaboradores. 

Lugo paga, entre muchas cosas, un alto tributo por haber conformado un equipo de secretarios, ministros y otros funcionarios cercanos, improvisados al máximo, elegidos sin mucha prolijidad en una dirección ideológica progresista. Carece de un equipo de estrategas y los pocos útiles están desbordados. Hay de todo, como mercado de pulgas.

A ese déficit se suma las reiteradas zancadillas del Vicepresidente Federico Franco, del Partido Liberal, la mayor fuerza electoral de la gobernante Alianza Patriótica para el Cambio (APC), quien no pierde oportunidad de manifestar su distanciamiento del Jefe de Estado, cuyo puesto confiesa ambicionar porque se declara más capaz.

Rechazo de la misión militar de Estados Unidos

En medio de los sube y bajas de Lugo, la pasada semana prohibió que continúen las “misiones de ayuda” de militares de Estados Unidos en territorio paraguayo, medida que generó beneplácito mayoritario entre la población y un profundo malestar de la derecha política, los grandes medios de comunicación y militares nostálgicos de la tiranía del General Alfredo Strossner, incondicionales a Washington. 

Desde hace años, el Pentágono venía desplegando cientos de soldados por varios departamentos de Paraguay, en el marco de una misión de ayuda a pobladores pobres, con el pretexto de aportar alguna atención sanitaria, pero ciertos aspectos de la conducta de esa soldadesca, ha ido provocando un creciente rechazo de la ciudadanía.

Se sospecha, en grueso, que esas misiones, organizadas por la USAID, tienen un claro objetivo de estudio de la capacidad insurreccional del pueblo y, en particular, del campesinado, principal organización social en la lucha popular por reclamos de cambios profundos en la estructura político-económica del país.

Algunos expertos extranjeros en geoestrategia, sostienen por su parte que el principal propósito de esas misiones de Estados Unidos en varios países, es la instalación permanente de faros de observación e ingerencia de sus servicios de inteligencia, apoyados en sus 875 bases militares diseminadas por todo el planeta.

En el caso específico de Paraguay, el Pentágono habría intensificado en los últimos años la utilización de la región del Chaco en una operación multinodal terrestre para intentar controlar toda la vida de esa inmensa zona norteña, cuyo suelo, que podría atesorar gas y petróleo, fue motivo de una horrorosa guerra con Bolivia, entre 1932 y 1935.

Además de los indicios de riquezas en el subsuelo, el Chaco interesa por otros motivos. Está equidistante del sur de Bolivia, región que ha sido laboratorio de muchos Golpes de Estado en Suramérica, y de las Tres Fronteras (Argentina/Brasil/Paraguay), con epicentro en Ciudad del Este, cuya población es predominantemente árabe, enemiga de la política de Israel y con muchos simpatizantes con la lucha del pueblo palestino.

Más importante aún que todo eso, sería el extenso mundo amazónico, con Brasil y Venezuela como blancos cuidadosamente escogidos, en el objetivo final del Pentágono de instalar una permanente ingobernabilidad que resquebraje el proceso de integración regional.
 
Rociado con Round-Up y mueren indígenas

Entre las medidas positivas del Gobierno destaca la gratuidad de los servicios de salud, aunque Hacienda deje sin presupuesto y no se pueda satisfacer la demanda en todo el país y la medida quede saboteada por el déficit en infraestructura y en personal, en almacenamiento de insumos y en la calidad de la atención a los pacientes, no desmerita la obra que encabeza la meritoria Ministra Esperanza Martínez.

Con un millón y medio de personas en extrema pobreza, mitad sin nada y otro tanto con un mísero ingreso de un dólar diario, representando un cuarto de la población total del país, que apenas registra un 20 por ciento en situación holgada, la Secretaría de Acción Social despliega una intensa labor paliativa, pero con un enfoque caritativo.

Dos buenos intentos, pero el mes pasado, y ante la estupefacción general, Lugo derogó un decreto suyo con el que había intentado frenar el rociado de las plantaciones de soja con agrotóxicos, decisión que recibió un apoyo generalizado, en especial de los pobladores más expuestos a la contaminación ambiental, entre los cuales se habría registrado varios casos de intoxicación, en particular de algunos niños. 

Ahora hay siete indígenas muertos y una docena gravemente afectados, bajo sospecha médica de envenenamiento, contraído presumiblemente al beber agua contaminada por el Rund-up, herbicida prohibido desde la Guerra de Vietnam, en la década del 60, pero utilizado siempre por los grandes consorcios transnacionales como Monsanto y Cargill.
 
En los 13 meses del gobierno de Lugo el acierto más trascendente es el acuerdo firmado en agosto con su colega brasileño Lula da Silva, para que el gigante vecino triplique el pago, de 120 a 360 millones de dólares/año, por la energía eléctrica que se lleva de la Represa de Itaipú, de la que un 50 por ciento pertenece a Paraguay, país sin industrias de peso, que apenas consume cinco, aprovechándose el socio con el 95 restante. 

Otros puntos del programa electoral de la APC, como la reforma agraria y el combate de la corrupción, enquistada en todos los rincones del país, apenas esbozan algunos signos de avance, lejos de los reclamos legítimos de las víctimas del perverso funcionamiento del Estado, de espalda, por años, a las reivindicaciones de justicia social y de empleo.

Frente al incumplimiento de las promesas y a la incomunicación que existe entre la acción del Ejecutivo y la población, que ignora casi todas las pocas cosas buenas que han ejecutado algunos ministerios, un porcentaje importante dentro de las fuerzas aliadas a Lugo, expresa desazón porque no pueden entender muchas de sus decisiones.

Una mayoría parlamentaria, que acaba de adjudicarse nuevos aumentos de salarios y regalías diversas, decidió prolongar por un año el mandato de los Intendentes, colorados y liberales, tres cuartas partes imputados por graves delitos económicos, pero Lugo aún no se decide a vetar tremenda afrenta al pueblo, que se lo reclama en voz alta.

Ante esa situación, el mandatario, sin experiencia en la administración pública, da la impresión de haber sido sorprendido y superado por la magnitud de los vicios y la corrupción de toda la estructura del Estado y que, en lugar de enfrentar el problema, ha optado, pragmáticamente, por seguir la corriente, adaptándose a ella.

Hay una sensación generalizada de que Lugo se deja estar, sobrepasado por los vicios de las máquinas partidarias y empresariales y, aunque nunca le da la espalda a su principal adversario, aparenta despreocupación frente a una oposición Light, incapaz de conducir acciones trascendentes. Cálculo ligero del que se puede arrepentir.

Los colorados y todas las fuerzas enemigas del presidente, aparte de continuar utilizando todos los recursos del Estado en beneficio de las viejas roscas mafiosas enquistadas en el poder, intentan relanzar una etapa táctica para retomar la calle que ha abandonado el Gobierno, los movimientos sociales y los partidos con discursos progresistas que, incapaces de superar su división, alimentan la decepción ciudadana.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Hacia el fin de un ciclo (Parte II)

.

Christian Castillo - Fredy Lizarrague (IPS KARL MARX)

Este trabajo fue realizado el 26 de Mayo de 2009, publicamos el mismo por la validez del análisis.

El “capitalismo en serio” de la era K: Se fortalece la “patria sojera”

Un segundo aspecto que queremos analizar son los realineamientos que se están dando entre las distintas fracciones de la burguesía. Durante los ‘90 Argentina vivió un proceso de extranjerización de su economía. Mediante el endeudamiento y las privatizaciones, la entrada de capital extranjero se transformó en el factor dinámico del ciclo de la “convertibilidad”, donde la paridad con el dólar y las tasas de interés por encima del promedio internacional hacían altamente rentables tanto los negocios financieros como la explotación de las empresas de servicios públicos y energía privatizadas. Así mismo, el MERCOSUR servía como base para el desarrollo de un mercado regional para la industria automotriz, que vivió un período de ascenso, al contrario de lo que acontecía con el grueso de la producción industrial. Mientras, tomada de conjunto, la industria manufacturera decaía en tanto porcentaje del PBI, los sectores exportadores de la industria y las automotrices vivían un momento de fuerte expansión.

Por el contrario, durante el período de la “pos convertibilidad”, marcado por el default de una parte de la deuda externa y por la devaluación, el flujo de capital extranjero quedó fuertemente limitado, concentrándose en la entrada de capitales brasileños, mexicanos y chilenos, es decir, en el ingreso al país de algunas de las empresas que son parte de las llamadas “translatinas”. Esto no implicó, sin embargo, una disminución significativa del peso del capital imperialista sobre la economía nacional, como vimos en lo referente a la composición de las 500 principales empresas de la industria y los servicios.

El fuerte crecimiento económico de estos años permitió que el conjunto de la burguesía tuviera importantes ganancias durante este período y apoyara lo central de la política económica del kirchnerismo. Los mismos sectores que habían sido parte del bloque que promovía la dolarización en 2001 fueron disgregándose y algunos se acomodaron a la nueva situación para recuperar después de un par de años altos niveles de ganancia, como las telefónicas y los bancos. En el caso de las patronales agrarias –que en los ‘90 estuvieron divididas entre el sector más poderoso nucleado en la SRA y en CRA, favorable a la convertibilidad, y la Federación Agraria que se alineó con la fracción devaluadora de los capitalistas– se fue constituyendo un entrelazamiento de intereses que se expresó en toda su magnitud en el conflicto desatado a partir de la resolución 125. En el agro se fueron desarrollando un conjunto de transformaciones productivas, proceso que comenzó a mediados de los ‘90 pero que avanzó durante el período posterior a la devaluación, cuando se inicia un ciclo de alza de los precios de las materias primas y da un salto cualitativo la “sojización” de la producción agropecuaria. La implementación de la siembra directa y el “nuevo paquete tecnológico” controlado por Monsanto favoreció la penetración del capital financiero en el agro, gracias a la conformación de “pools de siembra” y al creciente peso de grandes empresas que abaratan costos gracias a la producción en escala. Los propietarios de menor envergadura que sobrevivieron a los ‘90 (donde desaparecieron alrededor de cien mil productores, un tercio del total, la mayoría con 500 hectáreas o menos) se transformaron en gran medida en rentistas, al arrendar sus campos a estos “nuevos actores” de la producción agrícola. La Federación Agraria se alió así a su rival histórico (la Sociedad Rural Argentina) separándose de la UIA. La frontera agrícola fue ampliada, desplazando de sus tierras a campesinos dedicados a la producción de subsistencia y se avanzó fuertemente en la deforestación en provincias como Chaco, Salta y Santiago del Estero.

Envalentonada por el crecimiento de los últimos años, toda la cadena de la producción agropecuaria (que incluye a los sectores propietarios nucleados en la Mesa de Enlace, pero también a las aceiteras y cerealeras exportadoras, a las empresas como Los Grobo y El Tejar, a las multinacionales que manejan el negocio de las semillas y agroquímicos y al capital financiero que interviene en la producción y comercialización agraria), entrelazada con el capital financiero internacional, fue conformando lo que los intelectuales kirchneristas y filokirchneristas han denominado el “agropower”, la fracción de la burguesía local por la cual se expresan más directamente las presiones del mercado mundial para que Argentina organice su economía alrededor de la producción que le demanda la división del trabajo internacional: principalmente la soja, un producto primario con bajo valor agregado, acompañada por el trigo, maíz, carne y leche. Un sector que tiene como ideal al llamado “modelo agroexportador” que se desarrolló entre 1880 y 1930.

Durante los gobiernos de Duhalde y Kirchner, si bien las patronales agrarias vieron un aumento importante de su rentabilidad, aún respecto de los promedios de la década de los ‘90, fueron un sector políticamente relegado, especialmente durante los años de gobierno “pingüino”, incluso antes de la 125. En este período, los sectores políticamente más favorecidos fueron la industria, que se vio beneficiada por el tipo de cambio y distintos subsidios directos e indirectos (en parte surgidos de lo recaudado por el Estado en concepto de retenciones) y un sector de capitalistas “amigos” que creció de la mano de obras públicas y otros negocios (concesiones petroleras, del juego, etc.). Sin embargo, se mostró como una utopía reaccionaria el intento “desarrollista” de recrear una burguesía industrial pujante: el mercado interno local es una base muy estrecha para un proyecto de este tipo, con salarios muy bajos en parte importante de la clase trabajadora como para impulsar una demanda sostenida y una productividad industrial muy por debajo de los parámetros internacionales en una economía mucho más abierta a la competencia internacional de lo que era a mediados de los ‘70. Y a su vez los salarios son relativamente altos para que en Argentina se produzca un desarrollo industrial exportador de tipo asiático, pues éste se dio en base a la disponibilidad de mano de obra barata y abundante. En realidad, más allá del uso demagógico del “vivir con lo nuestro”, un desarrollo nacionalista autárquico no está en los planes de ningún sector burgués de peso en el país, pues implicaría un enfrentamiento a las potencias imperialistas y un necesario (y peligrosísimo) apoyo en el movimiento obrero que no se atreven ni a pensarlo.

El “agropower” viene pujando por un nuevo realineamiento de fuerzas al interior de la burguesía, teniendo como aliados a una parte del capital imperialista y como voceros más directos a políticos que pertenecen tanto a la nueva derecha empresarial, expresada por Macri y De Narváez, como a la propia Elisa Carrió, que postula “retenciones cero” y la vuelta al FMI13. Es un sector que tiene una importante relación con algunos de los principales medios de comunicación, como Clarín y La Nación, los organizadores de Expoagro, así como diversos sectores capitalistas que tienen inversiones personales en el sector. Durante el conflicto de la Mesa de Enlace con el gobierno lograron el apoyo de gran parte de la población de las ciudades de la pampa húmeda y de sectores de la pequeña burguesía urbana. Se saben a su vez un sector dinámico y competitivo a nivel internacional, de donde surgen gran parte de los dólares sobre los que se sostiene la economía nacional. Sin embargo, por más que logre un realineamiento de fuerzas más favorable al interior de la burguesía, es difícil que este sector pueda imponer un plan “neomenemista” ya que su “proyecto de país” implicaría liquidar la redistribución de la renta agraria que históricamente ha permitido sostener a la burguesía mercadointernista (e incluso a sectores de la gran burguesía) y entrar en guerra civil con el movimiento obrero. Y además tiene en contra la dinámica de la crisis internacional, donde la tendencia es a la intervención de cada Estado para preservar a su propia burguesía y no una dinámica “globalizadora” como la que se dio a los comienzos de los ‘90. 

Por ello, lo que hoy parece primar como política burguesa es un intento por reconstruir una especie de “centro” que permita contener tanto a las patronales agrarias como a los sectores de la industria que se vieron beneficiados en estos años, alrededor de una devaluación mayor del peso luego de las elecciones. El mismo intento de reflotar el Grupo de los 7 “que agrupa a la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba), la Cámara de Comercio (CAC), la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Confederaciones Rurales Argentina (CRA), la Cámara de la Construcción (CAC), la Sociedad Rural Argentina (SRA) y la Unión Industrial Argentina (UIA)” es a la vez una forma de “marcar la cancha” frente al nombramiento de directores estatales en las empresas en las que el Estado tiene acciones, producto de la nacionalización de las AFJP, y un intento de lograr un bloque burgués único que permita, de algún modo, superar la fragmentación actual e imponer la agenda pos electoral14. En el mismo sentido tenemos que mencionar el nuevo protagonismo que está desplegando la Asociación Empresaria Argentina (AEA), compuesta en su mayoría por empresas que se cuentan entre las 100 que más venden o facturan15.

Sin embargo, este intento de recomponer cierta unidad burguesa no es sencilla, ya que la combinación entre crisis económica y política hacen surgir fricciones permanentes, como pudo verse en el enfrentamiento que se dio en la Unión Industrial Argentina a partir de las declaraciones del presidente de la filial local de FIAT, Cristiano Ratazzi, que atacó el proteccionismo y la política de “vivir con lo nuestro” que achaca al gobierno nacional y a otros industriales16.

Ni que hablar si la crisis económica pasa a tomar características catastróficas, como ocurrió a fines del 2001, cuestión que llevará a nuevos realineamientos en la burguesía y entre las clases en general, mediados así mismo por la dinámica de la lucha de clases y por lo que esté ocurriendo en el terreno internacional.

El peronismo dividido tendrá que “gestionar” la crisis

Kirchner asumió el gobierno en mayo de 2003 en medio (y producto de) una crisis profunda del régimen de partidos, no sólo del radicalismo que había implosionado luego de la caída de De la Rúa17 sino también del peronismo que presentó en la elección presidencial tres candidaturas distintas (Kirchner, Menem y Rodríguez Sáa). El santacruceño, que llegó a la presidencia bendecido por Duhalde y sólo con un 22% de los votos, logró prestigiarse rápidamente aprovechando el crecimiento económico que se había iniciado meses antes y capitalizando medidas como el recambio de la Corte Suprema y su discurso de “derechos humanos”, incluyendo el voto de la bancada oficialista para la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. En ese entonces Kirchner jugaba con la idea de separarse de Duhalde rearmando el sistema político en base a dos coaliciones, una de centroizquierda (la “transversalidad”) y otra de centroderecha. En 2005 aprovechó el pico de su popularidad para deshacerse de Duhalde, en la elección en la que Cristina derrotó en Provincia de Buenos Aires a Chiche Duhalde. Luego logró incluso la adhesión de diputados que habían asumido como parte de las listas duhaldistas, a la vez que poco a poco fue abandonando su discurso “transversal” y “pejotizando” su gobierno, aunque con una campaña presidencial de Cristina que, de la mano de Alberto Fernández, puso su acento en tratar de seducir a las clases medias (que en el caso de muchas ciudades votaron en su contra) detrás de la idea de “hacer un país normal”. La “transversalidad” (que al menos discursivamente incluía a los “movimientos sociales”) dio paso a la “concertación plural” con los “radicales K” (gobernadores e intendentes nada “progresistas”, como Cobos). Hasta el conflicto con las patronales agrarias el peronismo estaba alineado casi en su totalidad con Kirchner (recordemos la reunión con Lavagna para reincorporarlo al PJ oficial en el verano de 2008), a caballo del triunfo electoral en las presidenciales de octubre de 2007. Durante el conflicto por la Resolución 125 comenzó un decantamiento respecto del oficialismo por izquierda y por derecha, que ha continuado hasta el presente, llevando a Kirchner a tener que apoyarse en una base cada vez más estrecha, con sectores peronistas fuera del PJ y una oposición interna dentro del mismo que va con candidatos enfrentados a los del oficialismo buscando mantener el voto “sojero” de las provincias de la pampa húmeda y de Entre Ríos.

Para enfrentar su desgaste político, con la llegada del parate económico como parte de la crisis capitalista internacional, los Kirchner han realizado decenas de jugadas tácticas que han tenido como característica su rápido agotamiento, con excepción de la nacionalización de los fondos jubilatorios, una medida que aunque le ha dado cierto aire al gobierno de los K ha sido tomada en forma tardía en función de los tiempos de la crisis. Así, en los últimos meses de 2008, hicieron 13 anuncios vinculados a planes de incentivo al consumo, a inversión en obra pública y al blanqueo de capitales, cuyo impacto fue muy limitado en contener la caída de la economía. Ya a comienzos de este año fue el anuncio del adelantamiento de las elecciones legislativas para el 28 de junio, tratando de evitar un escenario de derrotas previas en elecciones locales varias, como ya había ocurrido en Catamarca. Luego vino la medida de coparticipar parte de lo obtenido en concepto de retenciones a la soja, con el fin de quitarle base a una nueva ofensiva de las patronales agrarias. Finalmente, el recurso a las “listas testimoniales” en la Provincia de Buenos Aires, poniendo a Scioli como segundo de Kirchner en la lista de diputados nacionales y a los intendentes a encabezar las listas de concejales de cada distrito bonaerense18, tratando de sumar votos de “abajo hacia arriba”, partiendo de la imagen favorable con la que cuentan tanto el gobernador bonaerense como varios intendentes. Con ello Kirchner pretende también cerrar el paso al “doble juego” de los intendentes (es decir, a poner seguidores suyos en las listas de concejales tanto del Frente Para la Victoria kirchnerista como en las del “peronismo disidente” de Francisco De Narváez y Felipe Solá) y tratar de resultar vencedor en el plebiscito en que ha transformado la elección legislativa.

Con la separación respecto del oficialismo de Reutemann en Santa Fe y Schiaretti en Córdoba, el kirchnerismo tiene perdidas las elecciones en estas dos provincias así como en la Ciudad de Buenos Aires y, posiblemente, en Mendoza, o sea en cuatro de los cinco principales distritos electorales del país. Su destino depende de una victoria en la Provincia de Buenos Aires y, en particular, en el Gran Buenos Aires, intentando alcanzar, entre un 35 y un 40% de los votos de la provincia y apostando a una división pareja del voto opositor entre el pan-radicalismo y el peronismo disidente. Pero aún en el caso que logre su hipótesis de máxima, su liderazgo dentro del peronismo no volverá a ser el mismo. Distintos pronósticos coinciden en que, aunque el gobierno podría retener por poco la mayoría propia en el Senado, difícilmente la mantenga en la Cámara de Diputados.

El peronismo se encuentra dividido en tres sectores de peso: a) los que aún respaldan a Kirchner, fundamentalmente los intendentes de conurbano, Scioli y la burocracia sindical (moyanismo y un ala de la CTA); b) el peronismo aliado al macrismo (o PRO-peronismo) cuyas cabezas visibles son Solá y De Narváez, detrás de los cuales está Duhalde y su troupe; c) el peronismo “federal” al cual se postulan liderar Reutemann, Schiaretti y Busti, que apoyaron a la patronal sojera pero no aceptaron aliarse a Macri, con lo cual pretenden representar cierta continuidad con el “modelo K” en lo que respecta a la relación con los sindicatos y el aparato pejotista.

Kirchner está pagando los costos de no haber construido “tropa propia” durante los años de su apogeo. Sus aliados actuales (como Scioli, los intendentes del Gran Buenos Aires, los gobernadores de provincias del norte y de la Patagonia y la dirección de la CGT, fundamentalmente Moyano) son sectores que tienen a su vez juego propio y que también se preparan para un posible cambio de timón en el PJ, al que aspiran liderar o condicionar. El propio Scioli compite con Reutemann por este liderazgo posterior, cuestión que también será dirimida en función de los propios realineamientos que se están dando al interior de la burguesía, ya que ambos expresan distintas fracciones. Y hay que ver cómo se alinean los actuales peronistas disidentes ante este escenario futuro, ya que De Narváez puede en 2011 ser tanto el candidato a gobernador de Reutemann o Scioli –menos probable de Solá que quedó debilitado con el adelantamiento electoral– como de una candidatura presidencial de Mauricio Macri alternativa al peronismo. Como vemos, un panorama abierto que no estará exento de sorpresas.

Aunque hay varias especulaciones sobre que hará Kirchner luego del 28 de junio. Scioli aparece hoy como el más probable candidato presidencial de recambio que puede proponer el mismo kirchnerismo para articular un nuevo esquema de poder al interior del PJ –donde tengan cabida sectores hoy enfrentados con el kirchnerismo y éste quede como ala de “centroizquierda”– y a la vez exprese una primacía del “partido de la producción” bonaerense, con peso de la industria pero manteniendo una relación de negociación –y no de enfrentamiento como la actual– con las patronales agrarias. 

Es probable, sin embargo, que todo resulte mucho más convulsivo, ni hablar si finalmente Kirchner no obtiene la diferencia buscada en las legislativas; o si, por el contrario, logra un resultado más o menos favorable y cree que puede seguir gobernando como si nada hubiera pasado, sin negociar cuotas de poder con aliados y adversarios. Y menos aún, si más allá de la mejora parcial en los precios de la soja –que volvieron a los niveles de comienzos de 2008 debido en gran parte a la importante caída en la cosecha de este año19– nuevas vueltas de tuerca de la crisis internacional aceleran todos los tiempos.

Si el kirchnerismo no logra contener su desgaste, hay que ver hasta dónde un peronismo fragmentado como en la actualidad puede volver a jugar el papel de “partido de la contención” que tuvo en 2001, cuando Duhalde tenía el control del PJ de la Provincia de Buenos Aires y, en alianza con el radicalismo alfonsinista, pudo recomponer, al calor de la conformación de un escenario económico internacional favorable, la maltrecha gobernabilidad burguesa trastocada por la crisis y los levantamientos populares de diciembre de 2001 y primeros meses de 2002.

Respecto al resto de los partidos, coaliciones o proto partidos de la burguesía, en el caso del espacio radical, con el PS como satélite, es clara la tendencia a una convergencia entre sus distintos sectores, con una previsible interna entre Cobos y Elisa Carrió para definir quién encabezará en 2011. Esta tendencia se apoya en el pase a la oposición al kirchnerismo del grueso de las clases medias, cuestión que ya se había manifestado en las elecciones presidenciales de 2007 en varios de los principales centros urbanos y se extendió en el conflicto por las retenciones a los pueblos y ciudades de la pampa húmeda.

En el caso de Macri, que expresa el intento de poner en pie un partido de la derecha empresarial con perfil de “gestión”, depende para su proyección nacional de articular con algún sector del peronismo –como está haciendo en esta elección– o, en todo caso, apostar a una elección presidencial con tres candidatos parejos y apostar a ganar la totalidad del voto antiperonista en una hipotética segunda vuelta contra Scioli o Reutemann.

De conjunto, la política conciente de una fracción de la burguesía para imponer una cierta organicidad de los partidos políticos, que vimos en su máxima expresión en los días que siguieron a la muerte de Raúl Alfonsín, sólo ha tenido resultados hasta el momento limitados, aunque en esta elección hemos visto cómo los candidatos más mediáticos han debido “revalorizar” la importancia histórica de los “aparatos” existentes. Es que frente a una crisis de magnitud, como la que se perfila, la burguesía no puede dejar todo en manos de figuras mediáticas incapaces de actuar frente a eventuales acciones de masas. El repentino renacimiento del amor por los partidos responde al instinto de una clase que vio en la muerte de Alfonsín cómo perdía a uno de sus pocos hombres experimentados en defender la “gobernabilidad” a cualquier precio.

Notas:
13) En el peronismo Schiaretti y Reutemann también expresan los intereses de los capitales sojeros de Córdoba y Santa Fe, aunque si aspiran a jugar un papel dirigente en el PJ, sus planteos tienen que contemplar de alguna forma las necesidades de los “barones” del conurbano y de la base sindical del peronismo.
14) Según señalaba Marcelo Bonelli en el “Panorama Empresario” del diario Clarín analizando dicha reunión “los líderes de las centrales empresarias… decidieron conformar un equipo técnico para elaborar ‘cinco iniciativas básicas de consenso’. Entre los puntos centrales se incluirían: corregir los actuales desvíos macroeconómicos y emprolijar pautas de salarios, devaluación y tasa de interés; reforma impositiva, para tratar en un marco fiscal el tema retenciones; medidas de fondo para enfrentar la crisis internacional; regenerar el perdido clima de negocios e inversiones; normalización de las estadísticas oficiales. Los ‘jefes’ del G-7 autóctono hablaron de política y sacaron una conclusión: los márgenes de acción del Gobierno se achicarán después de las elecciones” (24/04/09).
15) AEA tiene actualmente como presidente a Luis Pagani de Arcor, y como vicepresidentes a Paolo Rocca de Techint, a Héctor Magnetto del Grupo Clarín, a Sebastián Bagó de Laboratorios Bagó, a Viktor Klima de Volkswagen, a Amalia Lacroze de Fortabat del Grupo Fortabat, a Enrique Pescarmona de IMPSA, Carlos Miguens del Grupo Miguens, a Aldo Roggio del Grupo Roggio, a Miguel Acevedo de Aceitera General Deheza, a Antonio Gomis Saez de Repsol-YPF y a Alfredo Coto. De conjunto es una asociación que reúne a los principales grupos económicos locales junto a representantes de empresas multinacionales (que nuclean a un 40% del total), principalmente de capitales europeos, siendo el Citi es prácticamente el único grupo estadounidense representado. De los sectores con fuerte incidencia en la producción agraria están sólo Los Grobo, Nidera y Sancor, y Aceitera General Deheza en el caso de las cerealeras exportadoras.
16) Ratazzi declaró en una conferencia dada en la Fundación Libertad que era equivocado pensar que se podía “vivir con lo nuestro” como opinaban “muchos industriales” y que Argentina era el único país que no había aprendido nada de la crisis del ‘29. También señaló que la UIA “estaba cambiando”, y que ahora se iba a alinear más claramente con el campo y la AEA, y que durante el mandato como presidente de la central de las patronales industriales de Juan Carlos Lascurain sólo iba a las reuniones de comisión directiva “a leer el diario”. Las respuestas no tardaron en llegar, puntualizadas en el hecho del “doble discurso” del presidente de la FIAT, que en estos años recibió importantes subsidios por parte del gobierno al igual que el conjunto de las automotrices, estimados en un 35% del costo de producción.
17) Recordemos que la candidatura presidencial de Leopoldo Moreau obtuvo en las elecciones de abril de 2003 sólo un 2% de los votos nacionales.
18) Unos 45 intendentes participarán en las listas oficialistas.
19) La cosecha total caería de unas 97 millones de toneladas en el 2007/2008 a unos 75 millones en la cosecha 2008/2009.

Ver texto completo...

Democracy Park 5: no te la podés perder...

Alfredo Grande (APE)

“Y la ley que me protege... ¿por qué la vetaron? -decía un glaciar mientras se derretía”
(aforismo implicado)

En una isla del Delta, la empresa Colony Park expulsa a los antiguos pobladores
Igual que la Campaña del Desierto
Emulando la lógica colonizadora del general Julio Roca, un consorcio abre un barrio privado a precio vil. Carece de habilitación y tiene procesos en la justicia civil y en la penal federal.
Algunas de las casi 700 hectáreas de la Isla de Marzi eran, hasta hace un año, el suelo que sostiene el hogar de alrededor de 60 personas que, a tan solo mil metros de los barrios náuticos más exclusivos de la zona Norte del conurbano, sobreviven de la siembra, cosecha y venta de madera; de la venta de juncos y abono para la tierra; y de la pesca. Sus ranchos, construidos con troncos, chapas y alambre, fueron destruidos y hasta algunos prendidos fuego. “Los del Colony Park arrasaron con todo. Hay ranchos que les echaron dos metros de tierra arriba”, relató Roberto Galloro, uno de los damnificados. Colony Park Isla Privada es un emprendimiento inmobiliario de construcción de un barrio cerrado en esa isla de la 1º sección del Bajo Delta argentino y, si bien hay dos órdenes de suspensión de obra y un juicio penal en la Justicia Federal que recayeron sobre la empresa en los últimos meses, las construcciones iniciadas en septiembre de 2008 no cesan.
Ninguna de las personas despojadas de sus hogares o amenazadas de serlo cuenta con título de propiedad. No así Colony Park, que pagó 30 mil pesos por 360 hectáreas de la isla a la compañía uruguaya Better S.A., en septiembre de 1999. Hoy, cada lote del barrio privado, de media hectárea, vale 200 mil dólares. Sin embargo, los vecinos “son poseedores para la ley argentina” del espacio donde viven o vivían según sea el caso, explicó Ferreccio a Página/12. Porque llevaron a cabo lo que se llama “posesión veinteañal”, es decir “la posesión por más de 20 años del lugar en forma pública, pacífica e ininterrumpida”.
Las pruebas serán aportadas en el marco de la causa por “falsedad ideológica” en la que se exige que “se declare nula a la Escritura Pública Nº 300”, donde figura la transacción entre Better S.A. y Colony Park S.A. “Existe falsedad ideológica porque son los isleños los que tienen la posesión”. 
(Diario Página/12 14/09/09)

El Terrorismo de Estado no es necesariamente, una dictadura cívico militar. Puede serlo, lo ha sido, quizá nunca vuelva a serlo. Pero hace tiempo que pienso que el “nunca más” tiene más que ver con las formas que con los contenidos. O sea: nunca más a que militares fascistas, con la complicidad de civiles fascistas, asalten el aparato del Estado. El Mercado, el Gran Capital, al cual hace tiempo que no solamente no se lo combate, sino que por el contrario, se lo vuelve a llamar, y con seguridad va a volver sin la frente marchita a la casita de los viejos necios, exige más sofisticación. No pretendo hacer una crítica a la banalidad de la democracia. Prefiero directamente hacer un reproche. Como Pablo Neruda, pido castigo. Ese castigo, ese escarmiento que hace tanto tiempo estamos esperando que truene, y cuando parecía que llegaba, el trueno y el rayo del 2001, entre las hojas apareció el que fuera popularizado como “el pingüino”. Y a esperar otra vez, sin truenos ni rayos y mucho menos escarmiento. 

La Colony Park, sin eufemismos, sin la jactancia de ningún intelectual, como diría el mentor cara pintada del Ñato, aquel que vendió la Estancia MODIN al cabezón por treinta dineros (1), actualiza el terrorismo de estado, el mismo del cual el genocida Roca se ufanaba mientras afanaba tierras y más tierras. Todas desiertas. Porque el Terrorismo de Estado, como la eutanasia, puede ser activo o pasivo. Las dictaduras cívico militares lo ejercieron con brutal actividad, a la que denominaron Proceso de Reorganización Nacional. Su continuidad actual se denomina “Va a estar bueno Buenos Aires”. Para el gobierno de la reina del plata, jugar limpio se parece demasiado a una limpieza étnica. Lo que se denomina Estado de Derecho, apenas ha logrado que los derechos sean apenas un estado, una estadía, una mera expresión de deseos, una cierta forma de expresarse, apenas un gesto, o quizá solamente un mohín. Si para muestra basta un botón, van dos: el hambre y la trata. Colony Park sería el tercer botón, pero si buscamos, encontramos demasiados. Tampoco acepto el remanido discurso del Estado Ausente. El Boletín Oficial es lo menos parecido a una necrológica. Hay una febril actividad de resoluciones, decretos, necesidades y urgencias que desmienten el tránsito lento de los intestinos de la democracia. Colony Park debe ser heredera de los bienes aprendidos en el Jurassik Park, pero en este caso haciendo una “joint venture” con el Tiranosauro Rex. El nombre de la bestia es Better S.A., que por suerte es Better aunque por su accionar podría ser Beast, o incluso Better Beast, porque como bestia es una de las mejores. Sin importarle demasiado que aparezca una Bella que lo transforme, vende por 30.000 pesos las 360 hectáreas. Una bestia para los negocios, que luego la Colony Park convierte en una mina de oro a barrio cerrado, variante de la minería a cielo abierto de otra bestia, la Barrik Gold. Los Ranchos contra Los Countries. Lucha de clases tan desigual, que sólo cabe esperar el exterminio de pobladores, conquistados y pacificados por la espalda, como contara Mario Benedetti. Curiosamente, son propietarios veinteañales, o sea, la tierra no es solamente del que la trabaja, sino también del que la habita, la mira, la acaricia. La tierra no es para pisarla, sino para bailar sobre ella. Pero Colony Park no cree en lágrimas, ni en gritos, ni en familias que se protegen para seguir viviendo. El Estado Ausente tiene en su perversa omisión, que en realidad es una perversa afirmación y elección por el más fuerte, por lo menos la misma responsabilidad que el Tiranosauro. En realidad, es coparticipe necesario para que, mientras nos ocupamos del monopolio de los medios, el medio sea destruido. La tala de bosques, glaciares derretidos, contaminación de tierras y de napas, son también crímenes de lesa humanidad. Una mirada desde el google earth mostrará una tierra visitada por imitadores de Atila, al frente de los “unos” que vinieron “unas” cuantas veces. Arrasan con todo. La relación costo-beneficio-rentabilidad es la nueva sagrada trinidad. Trino capitalista, tres en uno. Por eso siempre digo que mientras el neoliberalismo llora, el capitalismo ríe. Por más serio que sea, no puede dejar de reírse porque el camuflaje democrático permite que el tiranosauro sanguinario parezca un inocente colibrí. El cambio ecológico, como sucede en la física quántica, es irreversible. No hay retroceso, ni las partes rotas del ecosistema pueden recuperarse. Madres que le dan de beber a sus hijos agua con gasoil, quizá no entiendan que terminó la dictadura y que sus hijos podrán ver fútbol gratis, al menos antes de quedarse ciegos. La santísima trinidad capitalista considera, con justicia plena, nichos de mercado a las oportunidades de maximizar ganancias. Nichos y tumbas del mercado, el cementerio globalizado. En última instancia, Colony Park se constituye en un analizador privilegiado de la esencia del sistema predador. La Macro Legalidad de la Democracia encubre y garantiza la Micro Ilegalidad de la Economía. El Estado de Derecho Burgués es una formidable pantalla similar al Cinerama de la década del sesenta. Una intelectualización, una cosmovisión delirante, una hipnosis de masas, con la cual los capitalistas encuentran algo así como un enorme Parque Jurásico sin ningún tipo de control. Por ejemplo: la renta financiera no tributa. Los privilegios jubilatorios son equivalentes a títulos de nobleza. La “falsedad ideológica” excede el marco de la propiedad de las tierras. De hecho, nadie se presenta como “desterrado”, aunque en realidad hemos sido despojados de las tierras que por derecho ciudadano nos pertenece. El significante “desocupado” todavía tiene algún sentido, pero es posible que en una generación más también lo pierda. Aunque los pobladores del Delta hubieran estado menos de 20 años, o más de 200, la falsedad, la estafa, el engaño colosal tiene que ver con cuál es el sentido de la historia que avalamos. Qué tipo de humanidad queremos construir, qué tipo de humanidad queremos destruir. La Colony Park es apenas un absceso, pero nos habla de la septicemia política. Tanto preocuparse de la gripe A, y se filtra la maffia de los medicamentos. En el marco de la cultura represora, el remedio siempre es peor que la enfermedad. Y desde ya, a los sufridos pobladores del Delta no les llegarán los beneficios de ningún tratado internacional. Alguna vez pensé que la política internacional más progresista puede encubrir la política nacional más reaccionaria. Quizá la solución sea que la seguridad social le pague a todos los beneficiarios unos días en un spa. Y a los pobladores arrasados unos días más, después de todo el estado insiste en ser benefactor, para que reciban en mejor estado la gracia trinitaria del exterminio. La Democracy Park tiene cuerda de ahorque para rato.

1) Para los que no están familiarizados con la vernácula argentina, me refiero al Coronel Mohamed Seineldín, actualmente en retiro absolutamente efectivo, y a su discípulo Aldo Rico, un héroe de Malvinas para el “padre de la democracia”, el Presidente de las casas que están en orden, el Dr. Raúl Alfonsín. Que rima con Modín, pero es una casualidad. El “cabezón” es una forma tierna de referirse al ex presidente de semi facto Eduardo Duhalde.

Fuente foto: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Informalidad y precariedad en las guarderías

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Según el relevamiento de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), (2) la mayor cantidad de trabajadores no declarados se registra en guarderías de niños, countries y empleados del sector agropecuario.

Una nota periodística señala al respecto: “De acuerdo con el informe que distribuyó ayer el organismo, los operativos permitieron detectar que las guarderías de niños tenían 39,6% de empleados no registrados en la seguridad social. Esto implica que los empleadores no les hacen los aportes necesarios para poder contar con los servicios de salud y jubilación”.

Existe coincidencia en que la informalidad alcanza a un tercio de la fuerza laboral del país.

En el artículo publicado en ARGENPRESS el 25 de agosto de este año, titulado Jardines Maternales. Problemas actuales, legislación y políticas públicas, nos referíamos a la Ley Nacional de Educación donde se define la pertenencia de la primera infancia al nivel inicial y admite la articulación para la gestión, con la Secretaría Nacional de Niñez y Adolescencia y Familia y otras instituciones de educación no formal. Pero esta legislación no garantiza que la promoción del aprendizaje y desarrollo de este grupo etario pueda efectivizarse, tal como está expuesto en los objetivos.

Aunque esta articulación logra resolver algunos de los problemas de funcionamiento de los jardines, existen innumerables experiencias de muchos de ellos que deben buscar recursos para retribuir al personal y muchas trabajan en forma precarizada. Su inclusión en la órbita de educación, plantea una diferencia con los que están incorporados a la educación formal y el Estado es responsable. Concluíamos en el artículo:

Consideramos que los jardines maternales, tal cual lo describimos, es un problema que incumbe a las políticas públicas pues el reconocimiento realizado en los últimos decenios para acompañar el proceso de crianza desde una institución que cumpla con objetivos asistenciales y pedagógicos, es ampliamente difundida y conocida. Tal es así que fue incorporado tanto en la legislación laboral como en el sistema educativo. Sin embargo, dicha legislación no se lleva a la práctica o no garantiza totalmente la apertura y desarrollo de los mismos.

Las innumerables experiencias de jardines maternales organizados por mujeres y/o centros vecinales son una acción loable pues fueron al encuentro de necesidades de la población pero también pusieron al descubierto el déficit de las políticas públicas en la atención de la primera infancia.

La deuda con la primera infancia es parte de la deuda social con miles de niños en la calle, hambrientos, revolviendo la basura, en un contexto de aumento de la pobreza y la indigencia.

Es responsabilidad del Estado hacerse cargo de estas cuestiones.

Retomando estas afirmaciones, creemos además que no es sólo una declaración de principios, sino que también forma parte de los derechos humanos, que todos los/as trabajadores/as percibamos un “salario mínimo, vital y móvil” como lo señala el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

La legislación da lugar a la existencia de establecimientos informales, luego fiscalizados por otros organismos que detectan esta situación.
 
¿Qué es la informalidad?

La informalidad se refiere a un tipo de relación laboral que

• no está sujeta a la legislación laboral nacional, 

• al impuesto sobre la renta, 

• a la protección social o a determinadas prestaciones relacionadas con el empleo.

La nueva definición de la OIT: del “sector informal” a la “economía informal” (3)

La 90ª Conferencia Internacional del Trabajo de 2002 promovió un cambio sustancial en la concepción y en la definición (OIT,2002). Se trataba de resolver problemas estadísticos pendientes, siguiendo el nuevo paradigma propuesto por Juan Somavia, y limar diferencias que sobre el tema existían entre empleadores y trabajadores. La noción de “trabajo decente” estructuraría las siguientes dimensiones: trabajo productivo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad, en el cual los derechos son respetados y cuenta con remuneración adecuada y protección social. De esto se deduce que en la economía informal se constata un déficit del “trabajo decente” y para resolverlo sería necesario atacar las causas profundas de la actividad y de la informatización.

La nueva concepción

El concepto tradicional de sector, actividades o trabajo informal, hacía referencia a cuatro categorías

1. los trabajadores por cuenta propia (excluidos los profesionales y técnicos)

2. los trabajadores familiares (auxiliares) no remunerados

3. los trabajadores y propietarios de microempresas

4. el servicio doméstico

Según la nueva concepción la economía informal comprenderá también a todos los trabajadores sin protección social (denominados generalmente como no registrados o “en negro”). Se agregan dos consideraciones a tener en cuenta:

1- registro parcial o incompleto que facilita las actividades informales, poder acceder a los beneficios de las empresas formales pero sin pagar todos sus costos;

2- siempre mantiene vínculos de importancia con la economía. Importa bienes y exporta bienes y servicios hacia los otros sectores.

Composición del sector informal

En la distribución por sexo las mujeres informales suman alrededor de 1.556.090 (39%), los varones 2.435.387 (61%). Estas cifras son de mayo de 2003, cuando podía considerarse informal cerca del 45%.

Según un estudio de C. Pok y LOrenzetti se concluye con estas afirmaciones:

- La informalidad no es una excepción marginal y transitoria de nuestro del mercado de trabajo pues en mayo de 2003 significaba aproximadamente la mitad de la población económicamente activa (PEA).

- La informalidad en las actividades independientes adopta múltiples modalidades y es heterogénea, asegurando diversos niveles de reproducción:

a) por debajo o en la línea de indigencia,

b) entre la línea de indigencia de pobreza,

c) sobre la línea de pobreza y permitiendo la obtención de excedentes

- La informalidad no se circunscribe a un sector, sino que atraviesa toda la estructura económica con diversa intensidad.

- La presencia de las mujeres es determinante dentro de los empleos informales.

- La informalidad de los asalariados desde el punto de vista de su registración se encuentra tanto en los pequeños establecimientos informales como en las empresas formales de mayor tamaño.

Las guarderías, los jardines maternales y/o comunitarios cuyas relaciones laborales son informales, son establecimientos donde las empleadas no están registrados legalmente como de institución educativa.

Una de las características de estos establecimientos, es que el personal suele desplegar conocimientos tácitos con presencia determinante de mujeres 

¿Qué significa que las mujeres que pertenecen a estos establecimientos tienen conocimientos tácitos.

¿Qué es el conocimiento tácito?

Hay estudios sobre la organización del trabajo que se ocupan del tema abordándolo desde las nuevas tecnologías 

Algunas reflexiones de S. Wood.

Cabe destacar tres dimensiones principales de las cualificaciones tácitas (Manwarig y Word), 1985) (4):

1- la ejecución de tareas rutinarias implica un proceso de aprendizaje por el cual las capacidades se aprenden a través de la experiencia ;

2- se requieren diferentes grados de percepción para realizar determinadas actividades;

3- tiene que ver con la naturaleza colectiva del proceso laboral.

El aspecto social del trabajo ha sido destacado por autores que señalan la importancia, para la pertenencia a una organización, de cualidades tales como la afinidad, la camaradería, el cumplimiento de horarios y la obediencia. (…)

La cualificación y la división sexual del trabajo (5)

Las nociones de la “construcción social” de la cualificación y de las capacidades tácitas se pueden aplicar y se ha aplicado a la cuestión de la segregación de empleo entre hombres y mujeres. (…) El hecho mismo de que las mujeres sean excluidas de tantos empleos, se puede usar para reforzar el argumento general de que las capacidades no son socialmente neutrales. La infravaloración de ciertas capacidades que las mujeres pueden desempeñar en la actualidad con tasas de productividad más alta que los hombres se ha ido reconociendo cada vez más. Los ejemplos más obvios son las tareas delicadas, repetitivas y monótonas que requieren destreza, tales como las operarias de ensamblaje en el sector electrónico o en la confección. Aún cuando mucha gente crea que las mujeres están “naturalmente” más adaptadas a este tipo de trabajo, es infravalorado constantemente y definido universalmente como falto de cualificación o semicualificado. . Esto se explica en parte por el hecho de que las diferencias en la habilidad para hacer este tipo de trabajo pueden reflejar la manera en que las mujeres son preparadas para él desde muy jóvenes; el trabajo muy cualificado a menudo no se reconoce como tal; precisamente porque la formación no tiene lugar dentro del lugar de trabajo y se concibe, por tanto, como una habilidad natural que poseen las mujeres y no los hombres. (…) Más aún las feministas han hecho hincapié en la forma en que los hombres excluyen directamente a las mujeres, y como tales han incorporado al debate su concepto de patriarcado al subrayar que hay una contienda no sólo entre el capital y la mano de obra, sino también entre hombres y mujeres. Así, en muchas situaciones las tácitas de exclusión por parte de trabajadores varones no van dirigidas simplemente contra sus colegas varones, sino también contra las mujeres, como ha mostrado Cockburn (1983) en su estudio sobre trabajadores de imprenta.”

En nuestro caso, en los establecimientos, llamados guarderías, jardines maternales, y/o comunitarios, algunas mujeres se incorporan con un aprendizaje informal y otras con una formación profesional.

Cuando hablamos de aprendizaje tácito en nuestro objeto de estudio, nos referimos a las tareas domésticas y de crianza, tareas que no son suficientes para emprender el cuidado y atención en una organización destinada a la crianza de la primera infancia. Es observable que en muchas de éstas, confluían: mujer, informalidad y precariedad.

Por otro lado, de modo indirecto se subestima los avances que se ha hecho en la formación docente, incorporando una comprensión científica del proceso evolutivo de la niñez, así como las propuestas pedagógicas.

Existe una larga tradición social para que la dupla madre-niño/a se reproduzca, aunque tenemos que reconocer que desde la mitad del siglo XX, se comenzó a separar deberes y derechos de cada uno de los términos de la dupla, en el período crítico de la década de 1990, cobró un nivel destacado.

¿Qué perspectiva tiene el abordaje de un tema tan complejo?

En la coyuntura, las propuestas de “trabajo decente” tienen que ser efectivizadas, es decir el trabajo del personal de guarderías, jardines maternales y comunitarios tiene que ser registrado e incorporado a la seguridad social.

Podríamos sintetizar en dos propuestas.

a. El estado debe garantizar el funcionamiento de guarderías, jardines maternales y/o comunitarios.

b. El personal empleado tiene que estar registrado y con cobertura social.

Notas:
1) Desde hace varias décadas se habla de jardines maternales, pues se consideró que estas instituciones debían tener objetivos de asistencia básica y pedagógica y no sólo “guardar” a los infantes. Desde nuestro punto de vista objetamos el término “maternal” pues fija la tarea de crianza en la madre.
2) Clarín, 18 de agosto de 2009.
3) Neffa, Julio C. (Coordinador). La informalidad, la precariedad laboral y el empleo no registrado en la provincia de Buenos aires. Ceil-Piette- Ministerio de Trabajo, Provincia de Buenos aires.
4) Publicado en el acta sociológica 30, num.1, 1987. La organización social del trabajo. Ediciones Pirámide
5) Op.cit.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Derecho al aborto: disparen contra la jueza Carmen Argibay

Irina Santesteban (LA ARENA)

Las declaraciones de Carmen Argibay, referidas a su conocida posición favorable a la despenalización del aborto, le costaron a la magistrada durísimos cuestionamientos de abogados y médicos católicos.

El seminario internacional sobre derechos sexuales y reproductivo organizado por la agrupación Católicas por el Derecho a Decidir, que se realizó en el auditorio del Anexo del Senado de la Nación la semana pasada, tuvo como una de sus figuras a la ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carmen Argibay, quien defendió enfáticamente el derecho de "cada mujer a decidir lo que a ella le conviene" frente a un embarazo. 

Las jornadas se realizaron en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que es una alianza compuesta por más de 300 organizaciones de mujeres, feministas, movimientos sociales, organismos de derechos humanos, partidos políticos y funcionarios y funcionarias de diferentes niveles.

La jueza Argibay expresó que la despenalización del aborto debe ser debatido en forma amplia, dejando de lado insultos y tabúes, y planteó que "el aborto es algo que ocurre, que es parte de nuestra naturaleza humana". Se pronunció a favor de la consigna de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, que reza: "Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir" y exhortó a que las mujeres y los varones progresistas se unan para promover un cambio en la legislación, como proponen las organizadoras del seminario.

El proyecto de ley, que fue presentado el año pasado en la Cámara de Diputados de la Nación, permite la interrupción del embarazo durante las primeras doce semanas de gestación del feto. Para la vocal de la Corte, los abortos que se realizan en el país son fruto de embarazos no deseados que, a su juicio, pueden llegar a ser tan trágicos para una mujer o una familia, como un embarazo forzado, o sea, fruto de una violación.

Igualdad de oportunidades

Carmen Argibay defendió el derecho a decidir de las mujeres, cuestión que tiene que ver con la "dignidad y la libertad" para que cualquier decisión sea tomada estando debidamente informada y conociendo las responsabilidades que dicha decisión implica. 

Para la jueza la dignidad de las mujeres pasa también por la igualdad de oportunidades, que no es tal desde el momento que en nuestro país sólo tienen acceso a interrumpir un embarazo no deseado, aquellas que pueden pagarlo, aún corriendo los riesgos de esa intervención, tanto desde el punto de vista médico como penal. Para las mujeres de los sectores más pobres, el aborto sólo es posible en condiciones sanitarias no adecuadas, y su consecuencia más directa es la alta tasa de mortalidad materna en nuestro país.

En consonancia con la consigna que propugna la educación sexual y el uso de los métodos anticonceptivos, Argibay criticó en duros términos a la Iglesia Católica por su histórica oposición al uso de esos métodos, no sólo porque con ellos se evitan embarazos sino porque previenen enfermedades de transmisión sexual y el sida.

La furia medieval

Obviamente que tales declaraciones fueron furiosamente rechazadas por los sectores más conservadores de nuestra sociedad, entre ellos la Corporación de Abogados Católicos y el Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires, quienes denostaron a la jueza de la Corte por "apología del aborto".

Con sus conocidos argumentos que sostienen que no puede interrumpirse un embarazo porque la vida existe desde la concepción, los abogados y médicos católicos rechazan de plano cualquier debate sobre la posibilidad de legislar sobre el aborto practicado durante las primeras 12 semanas de gestación. Es que para estos sectores ultramontanos, la vida de la madre no tiene ningún valor cuando está embarazada, todo tiene que supeditarse a la vida del feto. Así sucedió en 2007 con la santafesina Ana María Acevedo, quien padecía de cáncer de maxilar y necesitaba medicación que afectaba al feto, y aunque estaba embarazada de escasas semanas, los médicos del Hospital Iturraspe de Santa Fe no quisieron practicarle un embarazo, a pesar que está permitido por el artículo 86 del Código Penal (cuando corre peligro la vida de la madre). Como se recordará, el caso terminó con el nacimiento prematuro de una bebé que murió a las pocas horas de nacer, y al día siguiente falleció Ana María, luego de meses de horribles padecimientos pues tuvo que sufrir su enfermedad sin suministro de medicación. Como Ana María era madre de tres hijos pequeños, la posición de los médicos que invocaron su religión para negarse a la práctica de un aborto previsto en la legislación, no defendió ninguna de las vidas que dicen proteger -la del bebé y la de la madre-, pero además dejó a tres niños huérfanos.

Estadística mortal

Por ello la posición de Carmen Argibay, además de honesta y valiente, tiene un gran asidero en la realidad, porque es un dato incontrovertible que en la Argentina se practican entre 500 y 700 mil abortos por año, casi dos mil por día. Y en muchos de esas intervenciones quirúrgicas muere la mujer, generalmente cuando son realizados sin las condiciones sanitarias adecuadas.

Es hipócrita seguir negándose a debatir la despenalización del aborto, y la jueza Argibay ha elegido enfrentar con franqueza aquellas posiciones que, además de conservadoras, son claramente intolerantes, pues casi siempre son acompañadas de insultos y descalificaciones para quienes opinan diferente a sus dogmas religiosos.

Equiparar el aborto al homicidio refleja una ignorancia que no tuvieron siquiera los creadores del Código Civil, pues el propio autor de este cuerpo de normas, Dalmacio Vélez Sársfield, supeditaba la existencia de la persona al nacimiento y la total separación del seno materno. El artículo 70 del Código Civil establece que si un niño nace muerto o muere antes de la separación completa del cuerpo de su madre, "se considerará como si nunca hubiera existido". 

Aún teniendo que tolerar estas posiciones fundamentalistas, es bueno que se realicen en ámbitos como el Senado seminarios donde se debata en profundidad y con altura un tema tan controvertido como el de la despenalización del aborto. Y también es muy bueno que haya magistrados que se animen a hablar contra la corriente mayoritaria en nuestra sociedad, incluyendo a los médicos, los abogados y la propia Justicia, adonde todavía existen posiciones tan conservadoras e hipócritas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ley de comunicación audiovisual: Por nuevas reglas de juego

Sonia Santoro (ARTEMISA)

La semana pasada, el proyecto de ley de comunicación audiovisual propuesto por el gobierno consiguió la media sanción de Diputados y ya está siendo analizado en el Senado. Una experta en comunicación, nuevas tecnologías y feminismo dice que el proyecto es una oportunidad para las mujeres.

Dafne Plou es una vieja pensadora y militante por la democratización de los medios. Tuvo activa participación en trabajo de preparación para lo que resultó siendo la Plataforma J de la Conferencia Mundial de la Mujer, realizada en Beijing, en 1995, donde se analiza el rol y la responsabilidad de los medios en la construcción de la imagen de las mujeres. Es periodista, investigadora en comunicación social, género y tecnología de la información. Coordinadora Regional para América Latina y Caribe del Programa de Apoyo a las Redes de Mujeres de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones. Aquí analiza el debatido proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual desde una perspectiva de derechos humanos y de género.

-¿Cómo evaluás el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual?

Creo que cumple con muchas de las demandas en las que venimos trabajando sectores sociales e independientes del periodismo y de la comunicación desde hace ya varios años. Personalmente, desde 2004 que integro la Coalición por una Radiodifusión Democrática, donde se discutieron los 21 puntos básicos por el derecho a la comunicación, que son principios importantes que este proyecto de ley toma como sustento para desarrollar luego el articulado. También desde la Red PAR, formada por periodistas con visión de género de todo el país, hicimos aportes al texto de la ley. Estoy entusiasmada pensando que quizá pronto tengamos una nueva ley, realmente democrática.

-¿Cuáles son los puntos a destacar y cuales los que te generan dudas?

Una de las cuestiones que creo importante destacar es el sentido de comunicación inclusiva que alienta esta ley, abriendo las posibilidades a que se expresen otras ideas y opiniones, sin el encajonamiento al que muchas veces llevan los monopolios mediáticos. También creo que es importante el sentido federal que da esta ley a las comunicaciones. Creo que no hay nada más patético que ir recorriendo en auto el país y escuchar que para los noticieros las radios del interior que pertenecen a las grandes corporaciones se conectan con Buenos Aires, escuchando una sola lectura de la realidad, además de la temperatura en la Capital Federal. En cuanto a dudas, estoy de acuerdo con los cambios que hizo el Poder Ejecutivo al proyecto inicial, impidiendo que las telefónicas entren a competir como dueñas de medios, pero sigo sin ver con claridad la posibilidad de tener un órgano de contralor más participativo, con más presencia de sectores independientes y de la sociedad civil.

-La oposición se queja de la presión del gobierno por sacar la ley ahora. Mauricio Macri llegó a tildar al gobierno de fascista... ¿qué opinás del rol que está cumpliendo la oposición en este proyecto?

La oposición hizo muy pocas, o casi ninguna intervención que tuviera que ver con cuestiones de fondo, con aportes a aumentar o reforzar el derecho a la comunicación, a cuestionar a los monopolios mediáticos, a pensar en la posibilidad de que existan nuevos espacios de comunicación que no estén ligados a las grandes corporaciones o a los dueños del lugar, como ocurre con muchos medios en las provincias, que responden a una familia o grupo de poder que con eso pretende controlar el discurso y el pensamiento de la población. En cierta manera, me resultó cómico que Macri acusara al gobierno de 'fascista' mientras tenía a (José María) Aznar a su lado. Quizá habría que preguntarle a Aznar por qué el Partido Popular quiere prohibir que los adolescentes y niños españoles usen facebook.

-La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) consideró que es un proyecto que restringe la 'libertad de expresión'…

El proyecto es bien claro desde el comienzo, ya que cita casi textualmente el Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo sobre el cual se basa el derecho a la libertad de expresión, uno de los derechos básicos de toda sociedad democrática. Quizá lo que le preocupe a los dueños de los grandes medios es que se pongan límites al negocio de los medios y la ley abra la posibilidad a que las organizaciones de gestión privada, sin fines de lucro, puedan operar medios. Durante estos días de debate en los propios medios sobre el tema, es interesante ver como se menosprecia al rol que puedan cumplir las organizaciones sociales como dueñas de medios. Y no sólo eso, sino que muchas veces se da a entender que serían fácilmente 'compradas' o 'manipuladas' por el poder político de turno. Pienso que las organizaciones sociales pueden contribuir mucho a la democratización de las comunicaciones en nuestro país y que su participación en radio y televisión posibilitará discutir la realidad desde nuevas perspectivas.

-De aprobarse esta ley ¿en qué aspectos favorecerá a las mujeres y al cumplimiento de sus derechos?

En el articulado de la ley aparecen algunos puntos claves en relación a la representación de las mujeres en los medios, la no discriminación, la inclusión y el derecho de las mujeres a una vida sin violencia, incluso en lo referido a la emisión de publicidad. Es interesante que la ley incluya en el artículo 71 que se dé cumplimiento a lo establecido en la recientemente aprobada ley 26.485 – Ley de protección integral para prevenir, sancionar, y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales - que incluye normativas muy específicas respecto a la violencia simbólica y mediática. También en los objetivos de la ley (Artículo 3, inciso m) se establece específicamente como uno de los fines de esta ley 'promover la protección y salvaguarda de la igualdad entre hombres y mujeres, y el tratamiento plural, igualitario y no estereotipado, evitando toda discriminación por género u orientación sexual'. Varias organizaciones de mujeres, entre ellas la Red PAR, hicieron llegar sus contribuciones y es muy importante, por una cuestión de ciudadanía sobre todo, ver que los aportes fueron incluidos en el cuerpo del proyecto de ley.

-Sobre el 33 por ciento de espacio radioeléctrico que podrían manejar las ongs ¿cómo podría ser aprovechado por el movimiento de mujeres?

Pienso que el movimiento de mujeres puede buscar alianzas con otras organizaciones sociales y participar activamente en un medio radial o televisivo. Por las experiencias que hubo en otros países, no veo espacio para una radio netamente feminista. Ni en Chile ni en Perú funcionaron estas experiencias, pero sí han funcionado programas puntuales, dentro de la programación habitual de una radio o de un canal de televisión. Sería muy bueno tener en el aire una emisora que utilice lenguajes e imágenes inclusivas, no discriminatorias y que marcara un compromiso social más allá de las opciones políticas.

-¿Qué pasa con las TICS en esta ley?

Esta es una ley de servicios de comunicación de radio y televisión principalmente, pero los principios que animan esta ley también tienen vigencia en el ciberespacio. Pero también lo interesante es que el proyecto toma algunos principios establecidos en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, convocada por Naciones Unidas en 2003 y 2005, que se refieren directamente al acceso y uso de las tecnologías de la información y comunicación. Se menciona específicamente la capacitación de mujeres y niñas para elaborar contenidos con estas tecnologías y la necesidad de utilizar las TIC para el bien común, evitando abusos, violencia, discriminación, etc.

-Mencionabas una relación entre el concepto de violencia mediática de la ley de violencia y este proyecto. ¿Qué consecuencias tendría?

Creo que es importante ver la vinculación entre ambas leyes en esta temática porque con ello se refuerzan las herramientas para que las mujeres y las niñas podamos trabajar por una sociedad con nuevas reglas de juego, sin discriminaciones ni violencias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...