lunes, 28 de septiembre de 2009

Las 25 noticias más censuradas en 2008/2009

Tricia Boreta - Peter Phillips (PROJECT CENSORED)
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

La ilustración de la tapa de este año de Proyecto Censurado se titula “No Noticias”. La imagen simboliza la situación de hoy en los medios en Estados Unidos, donde los periódicos están colapsando porque han perdido su contenido. En los treinta y tres años de Proyecto Censurado no habíamos visto una ausencia tan completa de noticias reales como lo evidencia la industria mediática posterior al 11 de septiembre 2001.

Mentiras, engaño, propaganda, noticias incompletas y censura abierta son todo lo que hoy ofrecen a diario los medios corporativos de EEUU. Ya no podemos aprender más sobre esto. Los medios corporativos son inútiles para los trabajadores y la democracia. Las noticias reales deben buscarse en otra parte, pues no se encontrarán en la gran prensa corporativa. 

La visión de Proyecto Censurado respecto a las noticias más encubiertas de este año revela el surgimiento de un poder corporativo militarizado que controla gobiernos y recursos no sólo en el extranjero, sino también en casa, en EEUU. 

A pesar del nuevo rostro que exhibe el imperio con Obama, las historias de este año muestran una proliferación de batallas entre las fuerzas de los pueblos, todavía desunidas, contra las industrias transnacionales. Desde la compra del Congreso de EEUU y el nombramiento de corruptos corporativos para llenar cargos federales clave, a la explotación y subyugación acelerada de Palestina, Sudán, Somalia, Haití, Nueva Orleáns, Appalachia y la Amazonía, así como Nigeria, Iraq, Afganistán y Paquistán, que son los nuevos blancos de la agresión imperial en desarrollo. Y está creciendo una resistencia mundial masiva.

La selección de las noticias “top” de Proyecto Censurado Proyecten se ha ampliado grandemente este año para incluir a investigadores y estudiantes universitarios a través de la nación. Veintiocho profesores, desde Nueva York a California, han incorporado activamente el plan de estudios y los procedimientos de investigación de Proyecto Censurado en sus salas de clase. Las noticias rescatadas por este libro representan el trabajo de centenares de estudiantes y de profesores.

*) Introducción al capítulo I del libro “Censored 2010”, que contiene las 25 noticias “top” más censuradas por la gran prensa de EEUU.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Se acabó la crisis?

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

Viene de meses atrás la historia de los “brotes verdes” (green shots), que presuntamente advertían acerca de la cercana superación de la recesión. A estas alturas, se da por un hecho que ya ese umbral ha sido traspuesto. Así lo afirma incluso Ben Bernanke, Presidente de la Fed estadounidense. Resulta sin embargo notable que la mayoría de las voces se expresan con cierta tímida cautela.

Repetitivamente se habla de una recuperación débil que, por muchos meses más, irá acompañada de un desempleo creciente. Y no faltan quienes adviertan que incluso el alza registrada en los últimos meses en las bolsas de valores podría haber sido excesiva. En concordancia con ese ambiente de optimismo contenido, son persistentes los llamados que se hacen a fin de mantener las excepcionales medidas de estímulo económico adoptadas por los gobiernos, así como de proceder con máximo cuidado a la hora de reducirlas. Por su parte, el vaivén de los indicadores económicos reafirma que la recuperación es endeble. Es como a modo de un enfermo que, al intentar levantarse de la cama, lo hace con paso trastabillante, arriesgando de continúo un costalazo que podría resultarle muy doloroso.

Y, en definitiva, ¿es cierto que quedó atrás la crisis? De seguro lograron evitar una catástrofe económica que pudo haber empequeñecido la depresión de los treinta. El caso es que viene a confirmarse lo que ya uno sabía: el capitalismo es un sistema que tiene cierta relativa capacidad para aprender de sus propias fallas, y además posee ductilidad suficiente para emerger –golpeado pero aún fuerte- de sus propios excesos y desordenes. Si se logró evitar el colapso económico en gran escala fue justo porque se sacó provecho de las enseñanzas acumuladas. Sin duda, esto resucita a John Maynard Keynes. Y a ver a qué contorsiones intelectuales recurre el neoliberalismo mundial para seguir escamoteándole su puesto como el principal economista-ideólogo del capitalismo durante el último siglo. A su lado, todos los santones del panteón neoliberal –de Friedman o Hayek a Buchanan o Becker- resultan un bonsái intelectual. Y, sin embargo, los desafíos futuros empequeñecen incluso a Keynes. Tampoco en él encuentra el capitalismo las respuestas que tanto le urgen.

Es evidente que esta débil recuperación ha comprometido un esfuerzo concertado de los poderes públicos a una escala sin precedentes en la historia del capitalismo. Jamás se vio un nivel de intervención estatal tan extraordinario ni una sincronización tan precisa de gobiernos y bancos centrales de todos los países ricos. Cierto que han existido diferencias de énfasis, las cuales sintéticamente se retratan en el contraste entre la ortodoxia relativa de Merkel en Alemania, frente a las agresivísimas políticas fiscales de Obama y Brown en Estados Unidos y Gran Bretaña. En cambio, es notable la coincidencia en un punto: la masiva movilización de recursos públicos destinados a salvar a los grandes bancos transnacionales estadounidenses y europeos, justo los principales responsables del desastre.

Enormes dudas e incertidumbres ponen sordina a los vacilantes cantos de victoria que se entonan. Propongo una breve y seguramente incompleta enumeración de las preguntas y problemas no resueltos.

- Las gigantescas intervenciones públicas dejan una enorme carga fiscal para el futuro. Sin excepción, todas las potencias capitalistas principales enfrentan la perspectiva de un aumento sostenido, a lo largo de un período muy extenso, de sus deudas públicas. En orden descendente los casos más agudos son los de Japón, Italia y Estados Unidos. En principio esto debería implicar menor disponibilidad de capitales y tasas de interés más elevadas durante un período largo, consecuencias ambas poco promisorias para países que, como Costa Rica, han apostado a la ruleta de la inversión extranjera como locomotora principal de su crecimiento económico.

- Algunos bancos –destacadamente Goldman Sachs y J.P. Morgan- han sacado rico provecho del masivo subsidio público recibido, de la desaparición de muchos de sus rivales principales y de la debilidad crónica de los otros grandes bancos que sobreviven. Estos últimos –por ejemplo el Citi o el Bank of America- son ejemplo claro de bancos zombi, que mantienen apariencia de vida tan solo porque el Estado los sostiene. El caso, pues, es que, detrás de la estabilización aparente de los sistemas financieros, es muy posible que se escondan enormes huecos financieros en las contabilidades bancarias. Esa probablemente sea una de las razones por las cuales no se logra terminar de reactivar el crédito, no obstante los onerosos esfuerzos realizados por los bancos centrales, en especial la Reserva Federal estadounidense. Podríamos decir que han pateado la bola hacia adelante a la espera de que la recuperación económica permita a estos bancos salir a flote. Pero, a su vez, la debilidad de estas entidades es uno más entre los muchos frenos que restan ímpetu a la recuperación. Y si esta no es lo suficientemente vigorosa ello podría llevar a una nueva ronda de problemas financieros, especialmente en los bancos más expuestos, cosa que, eventualmente, podría revivir los fantasmas de la recesión. Hasta en la hipótesis más optimista, es improbable que los sistemas financieros estadounidense y británico (y, en menor grado, el europeo continental) logren “sanearse” satisfactoriamente, excepto en un extenso período, quizá de cinco a diez años. Ello mantendrá vigente por largo tiempo un peso muerto que inevitablemente frenará la economía.

- El desempleo configura un panorama sombrío que se cierne sobre todas las economías capitalistas avanzadas. Resulta ciertamente paradójico aseverar que la recesión ha sido superada, cuando al mismo tiempo se siguen destruyendo millones de empleos. En lo social y político ello augura mayor descontento e, incluso, agudizados conflictos. En lo económico, esa es otra ancla que frena la recuperación y deja sembrada, en combinación con otros factores negativos, la posibilidad de una recaída en la recesión.

- El fuerte endeudamiento de las familias trabajadoras y de estratos medios –especialmente agudos en Estados Unidos- se combina con el elevado desempleo y la segura escasez relativa de créditos, todo lo cual permite anticipar una corrección a la baja de los niveles de consumo que seguramente será un fenómeno persistente a lo largo de un período de unos cinco a diez años. Estados Unidos ya no será más la locomotora que arrastra la demanda a nivel mundial, lo cual tendrá duras consecuencias para los países exportadores, desde China, Alemania y Japón hasta las corrongas “mini-potencias” exportadoras tipo Costa Rica. A la India de seguro le irá mejor, justo porque su mercado interno sigue siendo la base de su economía.

- La crisis ha puesto en evidencia que la estabilidad sistémica del capitalismo demanda con urgencia el restablecimiento de regulaciones de los sistemas financieros, apropiadas de acuerdo a las actuales condiciones de integración global de las finanzas. Un año después del colapso de Lehman Brothers el asunto sigue constreñido al puro ejercicio retórico. El peso de los intereses implicados, torna improbable que se de ninguna modificación sustantiva en esa materia. En tal caso, es fácil anticipar que a mediano y largo plazo emergerán nuevas burbujas especulativas, las cuales ocasionarán nuevos episodios de inestabilidad y recesión, alguno de los cuales podrían empequeñecer el que hemos vivido en el período reciente. Se reconoce que hoy mismo hay algunas burbujas relativamente localizadas –por ejemplo en China- que podrían derrumbarse próximamente. El dólar –en su papel dual como moneda nacional estadounidense y divisa universal- es en sí mismo una suerte de inmensa burbuja planetaria, la cual se sostiene gracias al terror que a todo mundo –desde chinos y alemanes a japoneses y gringos- infunde las consecuencias catastróficas que tendría su derrumbe. En general, este capitalismo en fase de decadencia, parece estar marcado por el signo de la más aguda inestabilidad y no muestra capacidad para salir de ese círculo autodestructivo. 

Queda por delante un camino muy escabroso. La intervención pública, en escala sin precedentes, no logró impedir la recesión más aguda de los últimos 70 años, pero si previno la debacle total. Quedan planteados desafíos colosales. La economía ha rebotado tímidamente hacia arriba y los sistemas financieros dan signos de fragilísima estabilidad, en ambos casos gracias a la gigantesca intervención pública. Pero ni el crédito ha recuperado una relativa normalidad ni el consumo de la gente podrá fácilmente volver a sus antiguos niveles, mucho menos en tanto persista un alto desempleo. La economía aún está lejos de caminar por sí misma. Sigue necesitando de inmensas muletas estatales. O sea, el riesgo del retroceso hacia la recesión conserva plena vigencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Del G-7 al G-20

Antonio Peredo Leigue

En Pittsburgh, USA, comenzó una reunión del llamado G-20, que ha tenido similar rechazo al que enfrentaba el G-7+1 cada vez que se reunía. Hay razones muy claras para tal similitud, porque el G-20 o Grupo de los 20, no es más que una ampliación de su progenitor, que es el G-7+1. Por supuesto, las siglas son muy apropiadas para marear al público y ocultar intenciones.

Vamos por partes. Después de la crisis financiera de los años ’70, se formó el G-7 integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Es evidente que estaban allí los países altamente enriquecidos del planeta. Y esto fue parte de un acuerdo por el que Washington dejó de ser el rector mundial de las finanzas e incluyó a los otros 6 que reclamaban igualdad de derechos. No es necesario decir que, las demás naciones, debían resignarse a jugar con las reglas que disponían estas siete potencias. Para ejemplo, podemos señalar que, estas reglas, incluyen la vigencia del dólar como moneda de transacción internacional, excepto para los países que forman ese grupo selecto. 

Disuelta la Unión Soviética, los 7 se propusieron un mercado tan vasto como el que ofrecía Rusia y los otros países desprendidos de la URSS. Los gobiernos de esa unión dispersada, se pusieron de acuerdo y propusieron que Rusia integrara el club de los ricos. Los ávidos comerciantes aceptaron la reclamación y así formaron el G-7+1 que luego pasó a ser G-8. Rusia y sus representados se beneficiaban con beneficios suficientes para crear algunas empresas millonarias y percibir beneficios por la instalación de sucursales.

La estructura parecía tener todos los factores a su favor. Pero los pueblos comenzaron a reaccionar. Allí donde se reunía el G-8 se realizaba una asamblea paralela de protesta. Las medidas que, hasta entonces, se tomaban en función de los intereses de esos países y sólo de ellos, eran denunciadas y, quienes trabajaban contra sus privilegios, explicaban las consecuencias de cada una de ellas.

Algo había que hacer para contrarrestar esa campaña desastrosa para los intereses de los países enriquecidos. Fue así que se decidió integrar a los gobiernos de 11 países a los que calificaron de “emergentes”. Ya sabemos que, cuando se trata de justificar su enriquecimiento, nos ponen nombres simpáticos como: en vías de desarrollo o emergentes. En orden alfabético, invitaron a Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, China, Cora del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía. Pero los países enriquecidos necesitaban seguir definiendo por sí mismos. Los países emergentes tenían que cumplir el rol de agregados y nada más. De ese modo agregaron nada menos que a la Unión Europea, aunque ya estaban allí Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, miembros de la UE. De modo que éstos resultaban doblemente representados. Así estaba mejor.

El procedimiento, por lo tanto, es simple. El G-8 más la UE toman las decisiones y los emergentes deben decir: así sea. 

Pero ya no pueden engañar al pueblo. En Pittsburgh se han reunido gentes de todo el mundo, para protestar contra la reunión de los que llamaremos G-8+12. En otros términos, para que lo entiendan bien: los llamados países emergentes, o más propiamente los gobiernos de esos países, que aceptaron ingresar al grupo con la intención de frenar el apetito desatado de los países enriquecidos, tienen que llamarse a reflexión sobre el papel que están cumpliendo. Los hombres y las mujeres que están allí, protestando contra esta tramoya, pese a la represión policial que, a ratos es brutal, les reclaman a ellos: no cubran los escándalos del negocio internacional que los gobiernos del G-8 hacen a costa de la miseria de todos nosotros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

De la traición y el crimen no se regresa: ¡Qué vergüenza, señor ministro!

Elisa Rando (especial para ARGENPRESS.info)

Sí, ¡Qué vergüenza señor ministro! ¡Qué vergüenza!

Usted, ¿sabe, qué es la vergüenza?

Usted, no nos sorprende. Siempre que necesita justificar sus atropellos, menea su origen proletario. Quizás no falte a la verdad. Pero, en todo caso no honra su origen.

Proletario quiere decir obrero. Obrero quiere decir trabajador. Y trabajador es el hombre, la mujer y muchas veces el niño, que producen riquezas que no consumen. Objetos que no poseen. Placeres que no conocen. Esto no sale de alguna elucubración ideológica, apátrida y trasnochada. Esto surge de la vida misma. De la vida cotidiana. Del análisis doméstico. De la feria y del mercado. Del árbol genealógico y las historias clínicas. De la memoria colectiva de todos los que integran la siempre utilizada y luego olvidada clase obrera. Esa que va al paraíso. ¿La recuerda? Era cuando usted empezaba y yo era joven y militante. De pie la aplaudíamos en los modestos cines de Lavalle. De pie y a los golpes peleábamos en las calles en su defensa. Nunca tuve aspiraciones de ministra y lo más alto que llegué fue a Coordinación Federal. En la calle Moreno. Tiene unos sótanos espléndidos. Sórdidos, sombríos, siniestros. Las tres SSS. Se acuerda de las tres SSS alemanas. ¿A usted, alguna vez lo llevaron allí?

Pero vea si soy apresurada. Allí arribita empecé a desmadrarme. Utilizo, espontáneamente, la palabra proletario.

¿Sabe por qué? No necesito pensarlo.

Me sale de las entretelas. Sale sin pensarlo. Sale del corazón y la bronca de cualquier revolucionario. De cualquiera que se sienta un poquito socialista. Surge naturalmente.

El proletariado es la pieza más simbólica e indispensable en el proceso de producción capitalista. En la máquina de la explotación mundial del ser humano, es la que masifica hombre y las mujeres que trabajan. Eso todo junto, es la clase obrera.

Proletario, es un vocablo con fuerza propia. Pero de uso y especulación ajena. Nadie se confunda. Algunos, muchos, lo maltratan. Cuanto más lo necesitan más lo maltratan y desprecian. Cuanto más indispensable resulta, más pronto se deshacen de él. Lo reemplazan, por temor al reclamo, a la indemnización o a la huelga. Huelga solidaria. De clase. De clase proletaria. De clase obrera. Señor ministro, entérese. Por favor, entérese.

Su padre, se lo habrá contado.

El proletario muestra. Muestra en su propia explotación, la presencia siempre infame de su explotador. El capitalista explotador existe. De carne y hueso, es su hacedor. Machaca lo más barato, la carne humana. Sin explotación, no habría proletariado. Sin proletariado no habría acumulación ladrona de jornales no pagados. Y eso es un robo, en todas partes, es un robo.

Favorecido por la complicidad de los gobiernos, el machacador, machaca. En esa complicidad se concreta, sostiene y maquina el sistema. Se juntan y amparan los ladrones. Por lo tanto, todos, confabulados utilizan como materia prima al hombre que desprecian y humillan, pero que le resulta indispensable para crear las riquezas que no reparten. Que crecen y acumulan con la fuerza y el sufrimiento ajeno. Que ni siquiera pagan. A esos, a los explotadores ampara el sistema que sostenemos todos. También el explotado. Sistema para reprimir, someter, perseguir, encarcelar, torturar y desaparecer a los que tienen la dignidad de sentirse personas con derechos adquiridos…Y se organizan y luchan. Luchan con la dignidad de la que carecen los gobiernos y la clase explotadora. Aquí y en el mundo entero.

El capitalismo no tiene nacionalidad, de la misma manera que no tiene sentimientos. Exige complicidad, y la obtiene. Reclama impudicia. Paga serviles y servicios. Cómplices y socios de sus delitos. Son delincuentes reconocidos y atentos. Justificados y amparados por leyes que hacen fantoches con el mismo grado de desvergüenza con el que usted actúa, señor ministro.

Y también ustedes, señores jueces. Señores fiscales. Señores senadores, diputados. Todos tan atentos con los desatentos. Todos dando la espalda a la Razón y a la Justicia. Mofándose de las organizaciones obreras que luchan sin ser reconocidas. Que son ilegales por luchar. Mientras se paga a capitalistas metidos a gremialistas para sostener al poder de turno. Para que actúe urgente y servicialmente en defensa del sistema y la explotación. Con un grado de ferocidad inconcebible. Dictando leyes o disparando balas contra obreros empobrecidos arrojados a la miseria y a la mendicidad sin solución ni futuro.

Con la misma ligereza aceptan órdenes de las Cámaras Empresariales, nido de ilegales, legales, que disponen de secuaces en todos los estamentos del estado. Que somete y reprime y desaparece, a los que no tranzan con sus mafias organizadas. Cuando se les dio la gana. Cuando se les dio la orden.

Mendicantes de leyes de excepción que amparan el despilfarro y el atropello, hasta los límites insolentes del desconocimiento de la condición humana. Del derecho de los pueblos. De la razón que se espanta asombrada por la incomprensión y la intolerancia.

¿Usted, señor ministro, se ha dado cuenta de lo que ha hecho? ¿De lo que está pasando?

¿Tiene la dimensión exacta. Las consecuencias de los episodios que ensombrecieron la tarde del viernes 25 de septiembre? ¿Tiene noción del alcance de sus disposiciones? ¿Qué ha hecho señor ministro, con la legislación, los obreros y la historia?

¿Tiene conciencia de la etapa que usted ya pudo haber iniciado la tarde del 25 de septiembre? ¿De la terrible orfandad legal en que nos metió la tarde-noche del viernes 25 de septiembre?

Se lo recuerdo. Fue en Pacheco. Había gente honesta. Obreros. Trabajadores.

Como fue su padre. Explotados, como fueron y son todos los padres y madres que trabajan. Gente, pero claro, gente pobre. ¡Pobre, la gente pobre! Sr. ministro. ¿Por qué no fue a Pacheco? Los despachos entabican la verdad. Los traidores los transitan. Y usted los escucha. Y los paga.

Que tristeza me dio lo que miraba. Que aleccionador fue lo que miramos. Qué imposibilidad de vuelta atrás, es lo que evaluamos.

Usted ha provocado con su gesto de Napoleón enfurecido y desclasado un retroceso que rememora épocas que todavía están en deuda con la justicia y la razón.

Sólo eran obreros que querían seguir siendo obreros. ¡Vaya delito de inconscientes! Querer vivir y educar a sus hijos en la cultura del trabajo.

Sólo había hombres y mujeres. Sus hijos, desde afuera miraban sin entender. Sólo eran hombres y mujeres que todos los días, desde la madrugada se inclinan sobre máquinas que producen manjares que los pobres no consumen.

Y lo que le digo no es ni chacarera argentina ni rock americano. Es la verdad absoluta de una clase que vende –cuándo tiene y dónde tiene- su fuerza de trabajo. Sólo para seguir siendo un explotado más el día siguiente. El mes siguiente. El año siguiente. Cadena sin fin que rompe sólo el final de la vida.

Usted, señor ministro, ¿analiza lo que hace, antes, durante y después de hacerlo?

Si lo hace, ¿con quién consulta?

Si consulta, ¿quién lo autoriza?

Si lo autorizan, ¿por qué se esconden?

Si se esconden ¿dónde los encontramos?

Si los encontramos ¿qué debemos hacerles?

Porque usted solito, solito ¿delineo el plan y la estrategia? Se contestó todas las dudas –supongo que tuvo dudas- evaluó las consecuencias?

Cuando mandó que la locura perversa y asesina barriera Pacheco. ¿Lo pensó un poquito? ¿Cuándo, como usted dice, militaba- nunca recibió un palazo en la cabeza?

¿Qué hizo? ¿Les dio las gracias, y se fue? ¿Usted no sabe que la gente si no trabaja se muere de hambre? ¿Usted no sabe que el hambre de la gente es su condena?

En Pacheco, los obreros –hombres y mujeres- de overol y manos duras, son los que elaboran todos los días, los dulces, las golosinas y los bizcochos que inventaron hace tiempo para el té de las cinco, en las casas donde se puede tomar té, a las cinco de la tarde. Aquel té, que usted pensó, estaba tomando Julio Jorge López en casa de la tía. ¿Lo recuerda, señor ministro? Cuando usted inventó “la historia” del té y de la tía, López ya había sido secuestrado por los desconocidos de siempre. Y ya, también, lo había encapuchado y asesinado, en homenaje al “valiente” comisario Etchecolatz. Usted era entonces Ministro del Interior y que yo sepa, por sus dichos y su inacción, no fue imputado. Tampoco Julio Jorge López contó para su rescate, con los valientes que ayer gasearon, tirotearon, arrastraron a mujeres embarazadas. Levantaron por los pelos a niños y adolescentes que reclamaban a sus padres. Las fuerzas policiales que usted mandó, señor ministro, tomaron declaraciones en lugares ilegales, como es el interior de la fábrica donde trabajan los mismos detenidos. Lo hicieron, sin la presencia de abogado alguno. Lanzaron la antigua sombra de la brutalidad acaballada, como fue la fuerza bruta de la montada. Nobles bestias, conducidas por bestias, al servicio del terror y del espanto. Los abogados fueron cercados en los playones exteriores y la locura se apoderó de todos. Se secuestró la razón y la justicia se quitó la venda. Todo el mundo verá la verdad de lo que afirmo. Los medios, ¿los medios denunciarán? Los medios que ya no existirían si no tuvieran matrículas renovadas, por los años que querían. En las reuniones internacionales ¿qué dirán? Señor ministro ¡qué vergüenza! ¿Qué pensarán de nosotros, los argentinos? Que hacemos poesías al mundo libre.

¿Que pasa con las libertades plenas? En las puertas de la capital misma del país argentino. ¿No es hora de que le exijamos un poco más de cordura? Pedimos lo indispensable. Le pedimos coherencia señor ministro. Crecimiento y coherencia. Al menos la misma que tiene con la mafia que lo visita.

Cuando firmó, o tomó el teléfono. Cuando gritó, porque el miedo hace que algunos griten… y muy fuerte para darse coraje ¿No le asistió un segundo la vergüenza, el temor o una modesta pizca de duda y de memoria? La duda no es patrimonio de los débiles. La duda importa tener conciencia. La del hijo del obrero, por ejemplo. ¿Dónde la olvido? señor ministro. Su padre ¿qué le diría, su padre?

Muchas veces –dicen los que saben-, que un poco antes de morir no se grita…, pero se llora. El miedo de morir. El miedo de morir que muchas veces se parece al miedo de vivir sin dignidad ni provecho. Pero usted que es más guapo que valiente, parece que no tuvo dudas. Es un hombre sin dudas. ¿Sabe, señor ministro? Es peligroso carecer de dudas.

Usted, su entorno, se habrán quedado con algunos trofeos muy queridos de la lucha por la libertad y la justicia. De la lucha por nuestros compañeros desaparecidos, que ahora estarían clamando justicias en las calles. Pero quiero que sepa, la impunidad no se obtiene con trofeos prestados. Ni pañuelo ajeno consuela demasiado.

De la justicia así olvidada, los pueblos cuando se cansan y reaccionan, suelen ser irreductibles. Pero siempre son justos. Porque… siempre tienen razón. Los estafaron.

Nos asisten 30.00l razones para exigirle prudencia. Para demandarle justicia. Para proteger la dignidad. Para mirar para abajo. Que la clase obrera va al paraíso no tenemos dudas. Pero que usted comparta ese paraíso estoy segura que allí no nos encontraremos. Y una cosa más. Soy una modesta ciudadana que pasó varias calamidades en su vida militante. Como tantos. Y como muchos más que recorrerán los mismos caminos transitados. No crea que recién comenzamos y que practicamos el escapismo y el goce diletante. Es cierto, soy marxista. Soy socialista desde antes que usted naciera. Perdone la primera persona, pero no integro ningún montón arremolinado por el viento. No me equivoco de carpa . No me abrazo al enemigo. Tampoco al poder de turno. No voy con banderas rojas a rancho ajeno.

La Revolución es cosa de gente seria. Que se lo cuente el Che.

Deje que los pueblos, el nuestro también, construyan y hagan realidad sus sueños de solidaridad proletaria.

Señor ministro, no lo atropelle. No lo estafe.

El cansancio lo demanda y la vergüenza que no demuestra, lo obliga.

La clase obrera, tiene un símbolo. Se llamó y se llama Agustín Tosco. Fue obrero. Luz y Fuerza era su gremio, Córdoba, su lugar. Y el Cordobazo su honra.

Ese es mi modelo. Le pido. Le exijo, que lo respete.

A los que luchan… hasta el final.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Terrabusi y la dictadura: No es una represión más

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

Sin lugar a dudas el kirchnerismo se imponía, hasta acá, el darle un carácter original a todos sus actos de gobierno.

Sin embargo, en la feroz represión desatada contra los trabajadores de Kraft-Terrabusi, que luchan por la defensa de sus fuentes de trabajo, demuestra que los recursos usados por los “nacionales y populares” no se diferencias de las épocas de plomo de la dictadura militar. 

La planta de Terrabusi funcionó durante horas, y aun continúa funcionando al momento de escribir estas notas, como un centro de detención clandestino.

Gases, balas y perros en contra de trabajadores indefensos que siguen detenidos en condición de desaparecidos, ya que nadie da informaciones sobre donde los tienen. Las denuncias abarcan la aplicación de tortura dentro de la fábrica, golpes en contra de los detenidos que continúan privados del derecho a la legítima defensa, sin que se pueda conocer su estado físico ni la identidad de los obreros de Kraft-Terrabusi detenidos-desaparecidos por la fuerzas policiales y la gendarmería.

Organizada por el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, a pedido de la Unión industrial argentina y del propio gobierno de EE UU, la represión no guardo en esta oportunidad el cuidado por los símbolos “democráticos”, tan caros al gobierno y a sus acólitos seguidores de los organismos de DDHH y del centroizquierda. Todo lo contrario. Los organismos de derechos humanos, creados o cooptados por el gobierno, sirven de excusa para organizar una de las peores represiones de los últimos años.

La policía que utilizó recursos bestiales para desalojar a trabajadores indefensos, cargando sobre mujeres y niños presentes en el lugar - según las propias declaraciones del coordinador del operativo, oficial Salvador Baratta- contó con la supervisión de la secretaria de Derechos Humanos del gobierno. 

Aníbal Fernández no es nuevo en estas gloriosas lides de arremeter contra trabajadores indefensos. El ministro, que responde tan servilmente a los intereses de la patronal imperialista de la Kraft, como a sus patrones nacionales de la UIA, todavía tiene que rendir cuentas sobre su responsabilidad en el asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en el puente Pueyrredon, en junio de 2002.

Pero Fernández, por más represor que pueda ser, no hace otra cosa que responder a las ordenes de su Jefe y de la señora presidenta, la que en estos momentos se pavonea por EE.UU buscando un acuerdo con el FMI y aplaudiendo los planes guerreros del “progresista” Obama, que pretende declararle la guerra a Irán, para quedarse con su petróleo, como antes Bush se la declaró a Irak, con la misma intención.

El conflicto de Terrabusi no sólo desenmascara toda la hipocresía de la demagogia populista del kirchnerismo. 

El papel de las centrales sindicales es la otra pata de este sistema represivo. Tanto el gordo Daer, como el “combativo” Moyano, prepararon el clima represivo al denunciar el supuesto “extremismo” de los trabajadores en lucha. Tampoco esto es original. Moyano hacía declaraciones similares tres décadas atrás cuando justificaba el accionar de la paramilitar triple A. Daer se reserva el papel de provocador en contra de las bases de su propio gremio y, porque no decirlo, de consuetudinario forro de la patronal. 

Pero si hay un papel escandaloso en toda esta trágica historia antiobrera es el que cumple la CTA de Yasky. Durante todo el conflicto, la “central alternativa” no movió un dedo a favor de los trabajadores; puede que ahora saque alguna declaración edulcorada de condena a la represión en general, pero durante todo este tiempo defendió objetivamente la tesis de Moyano y la UIA al pronunciarse en contra de los “métodos que como Central no aprobamos”.

Por último, cabe destacar el papel de una prensa desclasada y parapolicial que inunda tantos los medios públicos como privados. El apasionado relato de algunos “periodistas” que contaban la represión como si se tratara de un partido de fútbol no deja lugar a dudas: se necesita una nueva prensa, que no la vamos a encontrar en la nueva ley del gobierno derechista K; los trabajadores, sin embargo, harán rápidamente la experiencia sobre la necesidad de una prensa independiente que responda a los intereses de la lucha en contra de los despidos y por la defensa de sus intereses.

La represión en Terrabusi deja varias enseñanzas. La patronal de Kraft intenta despedir masivamente trabajadores para ajustar ritmos de producción y salarios a la baja; para esto intenta descabezar la organización interna de la fábrica. La complicidad con los despidos por parte del gobierno (Ministerio de Trabajo, fuerzas policiales), la burocracia sindical, la prensa burguesa y la Justicia, muestran que ésta política es una política de estado. El kirchnerismo en su afán por acordar con el FMI ha entrado en declarado estado de descomposición.

La defensa, por parte de los sectores democráticos y combativos de la sociedad, de la lucha de los trabajadores de Terrabusi, va más allá de la solidaridad con un grupo de trabajadores en conflicto, es la defensa de los propios derechos del conjunto de los trabajadores y la movilización en contra del estado policial que se manifiesta detrás de esta represión kirchnerista, que utiliza plantas fabriles como centros clandestinos de detención.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Represión, presupuesto y Fondo Monetario. Las zonas de licuación de la "primavera progre" del gobierno kirchnerista

PRENSA DE FRENTE

Es muy difícil que alguien dude de cuál es la ubicación política del ministro jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, o del secretario general de la CGT, Hugo Moyano: son dos consecuentes kirchneristas.

Tampoco hay muchas dudas sobre cuál fue el papel que les cupo, a Fernández y a Moyano, en la brutal represión a los trabajadores de la empresa Kraft-Terrabusi, el viernes 25 de septiembre: el jefe de Gabinete presionó al gobierno bonaerense para que pusiera en marcha el operativo represivo y Moyano, con una macarteada típica de sus épocas de dirigente de la Juventud Sindical Peronista y aliado de la Triple A, dejó en claro que la CGT no pensaba gastar ni una frase en defensa de ese grupo de trabajadores.

En concreto, es imposible no asumir la actitud funcional a los intereses de la multinacional norteamericana Kraft de parte del gobierno de Cristina Kirchner, que terminó a garrotazos con la supuesta resurrección de sus pulsiones “progres” al compás del debate de la ley de medios, suposición fortalecida por las concesiones que, en ese proceso y para conseguir la media sanción de Diputados, había hecho a las demandas de los legisladores de centroizquierda.

Amparada por la entidad política de los enemigos puntuales del gobierno en el tema de la ley de radiodifusión, tal como en buena medida había sucedido con el conflicto con las patronales rurales, la suposición resultaba de todos modos bastante antojadiza teniendo en cuenta las características más estructurales de la política oficial.

De hecho, la represión a los trabajadores de Terrabusi, y el nulo prurito del gobierno por no aparecer comprometido con esa acción, se producen en simultaneidad con la escandalosa nueva cifra del INDEC sobre el índice de pobreza, la del 13,9 %, y con la presentación de un proyecto de ley de Presupuesto de 2010 que, en el primer año en el que se supone que no va a haber ingresos excedentes sino más bien déficit, consagra el financiamiento de los costos sobre los hombros de trabajadores y jubilados.

También se da junto con la reapertura del recurso al endeudamiento, aquel famoso “retorno a los mercados voluntarios de crédito” del que nos habla desde que asumió el ministro de Economía Amado Boudou –no por nada un producto del ultraliberal C.E.M.A.-, reapertura consolidada a través del viaje de la presidenta a Estados Unidos para disciplinar la situación de la Argentina al nuevo esquema de orden económico capitalista planteado por la crisis. Ahora, nuestra economía volverá a estar supervisada por los técnicos del Fondo Monetario Internacional –ése al que le pagamos toda la deuda, aun por adelantado- aunque, ojo, Cristina dixit, el organismo “no va a decirnos cómo nos tenemos que manejar”.

En todo caso, y después de la experiencia de los acuerdos alcanzados en Diputados para la media sanción de la ley de medios, será interesante seguir el tema de la relación entre el oficialismo kirchnerista y los representantes de la centroizquierda en el trámite de tratamiento del proyecto de Presupuesto para 2010. Ya son varios los diputados de ese espacio que vienen planteando cuestionamientos duramente en contra de los diseños del proyecto –en rigor el programa de política económica del gobierno-, en la medida en que no contempla ningún instrumento de política social más allá de los fondos para el programa de la formación de cooperativas de trabajo cuya implementación punteril ya mereció una contundente medida de protesta de las organizaciones sociales. Y por lo tanto desestima la posibilidad de discutir algún sistema de universalización de los planes sociales. También porque propone mantener intocados los salarios de los trabajadores del Estado, no pagar sino agrandar la deuda del Tesoro con la ANSÉS –esto es usar más fondos de los aportes de los trabajadores- y al mismo tiempo prevé persistir en los mismos criterios de “movilidad” a la baja –en términos de valor real- de las jubilaciones. Y, claro, ni hablar de reforma tributaria progresiva que ponga fin a las exenciones del impuesto a las Ganancias que beneficia a grupos económicos y personas individuales de los sectores de mayores ingresos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Despidos y represión en Terrabusi: ¿será ésta la política K ante la crisis?

FPDS

Después de la represión, el gobierno recibió a representantes de la empresa Kraft-Terrabusi en el Ministerio de Trabajo, a pedido de la Embajada de Estados Unidos. Es que por estos días, el ministro de Economía Amado Boudou, pichón de Cavallo formado en el CEMA, anda de gira por el mundo esforzándose para que los acreedores financieros le “den crédito” al país, y para eso congraciarse con “la Embajada” vuelve a ser necesario.

Fue el vocero del propio ministerio el que informó públicamente del resultado de la gestión: “la empresa no se irá del país, y no seguirá despidiendo más trabajadores”. De esta forma el gobierno pretende dar por “irreversibles” los 155 despidos, y a través del Ministro Fernández convalidar la represión que por la mañana él mismo le reclamó abiertamente por las radios al gobernador Scioli. 

Pero no sólo desde la más altas esferas del poder ejecutivo se estuvo contra los trabajadores para congraciarse con la empresa yanqui: la CGT de Moyano, el más importante sostén del gobierno, recuperó el macartismo de la derecha peronista en los 70 hablando de la “ultraizquierda” en lugar de hablar de los trabajadores que perdían su trabajo, y ninguna organización popular kirchnerista acompañó efectivamente a los trabajadores en los más de 40 días que dura el conflicto, ni se los escuchó repudiar la represión. Aún con sus limitaciones, fueron la izquierda partidaria e independiente, los estudiantes y organizaciones barriales quienes estuvimos al lado de los laburantes, dimos visibilidad al conflicto y logramos que toda la sociedad se vea interpelada por una consigna que, aunque circula desde hace meses en periódicos y afiches, no había superado los ámbitos militantes: “que la crisis no la paguen los trabajadores”. 

Los despidos en Terrabusi, aún con su importante dimensión para el conjunto de los trabajadores y el pueblo, conforman apenas uno de los tantos conflictos de envergadura en desarrollo o que se vienen. Otras luchas obreras, barriales o de desocupados cuestionarán también a otros factores de poder, como empresas multinacionales, monopolios (comunicacionales y de los otros) o gobernadores o intendentes del conurbano, quienes también pedirán represión. Si el proceder ante el conflicto de Terrabusi va a marcar el modus operandi del gobierno, pasos positivos como la Ley de Servicios Audiovisuales, o un nuevo proyecto de reforma del sistema tributario que anuncian, quedarán diluidos en un marasmo de crecientes rechazos desde abajo. Si la misma pasividad, falta de compromiso, complicidad con los poderosos y justificación de la represión que se mostró desde quienes sostienen al “proyecto K” van a ser la forma de encarar la difícil situación que se presentará a partir de las luchas populares que ya se esbozan con más fuerza, el gobierno tendrá otros motivos de preocupación, más allá de la “derecha” antipopular y reaccionaria que acompañó a las patronales agroexportadoras y batalla contra la ley de Medios. De parte del pueblo, los sectores que desde hace rato dejaron de ver al kirchnerismo como una opción real de defensa de sus intereses, acrecentarán su rechazo y su lucha contra esa misma "derecha" empresarial, comunicacional y política, pero también contra el gobierno si se muestra funcional a esos intereses, como en el caso de Terrabusi. Deberemos ser los propios trabajadores y el pueblo quienes nos vayamos volcando a la lucha para ser quienes, organizados, nos defendamos del hambre, la exclusión y la voracidad del capital, a la vez que vamos construyendo y madurando una verdadera alternativa política de transformación social.

Por eso, como sucedió el viernes con la resistencia en Terrabusi pero también con muestras activas de solidaridad en Capital, La Plata, Cipolleti y en otros puntos del país, convocamos a manifestar este lunes en reclamo de la reincorporación inmediata de los despedidos, en Capital, en Rosario, y en cada punto del país donde se convoque a la solidaridad activa con los trabajadores y en repudio a la represión. 

FPDS : Frente Popular Darío Santillán

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Solidaridad con los trabajadores de Terrabusi - Kraft Foods

MONAREFA

Ciento 160 despedidos son muchos, son 160 familias que engrosarán la larga lista de la desocupación.

Esa desocupación seguirá abriendo el camino de la precariedad en todos los niveles, la desesperación y la falta de perspectiva para la familia y para la realidad más próxima.

La zona norte donde está emplazada la fábrica, ahora de capitales norteamericanos, conforma parte del ¨famoso cordón industrial¨ que alguna supimos tener. A partir del gobierno de Isabel Martínez, año 1975, continuando después la última dictadura militar, comenzó el desmontaje del país industrial para reconvertirlo en un país prebendario, sin fuentes de trabajo, con bolsones de desocupación. 

Hoy gran parte de esta zona está cubierta por el resultado de décadas de una política económica voraz, donde los trabajadores son DESAPARECIDOS SOCIALES como afirma Juan Carlos Cena, en su trabajo EL DESOCUPADO es un desaparecido social.

Hoy, esas zonas son lugares destruidos por las que nadie puede circular, donde abunda la delincuencia por el hambre y por la desocupación de años. 

Por ello, la inseguridad es la consecuencia de un país arrasado, destrozado. Pero hay un amplio sector social, una clase media que sigue mirando la realidad por el pequeño ojo de una cerradura. Que condena la inseguridad, exige la pena de muerte, que quiere a los chicos en la cárcel desde los 12 años, condena si se corta una ruta, una calle o se hace un festival de solidaridad cuando hay desocupados.

Una clase social que aborrece a la burocracia sindical, a los burócratas y cuando aparecen trabajadores que enfrentan a las burocracias, las condenan por lo que hacen. Nada les conforma, esta clase conforma una opinión pública que se queja de todo, y quiere un mundo a su medida.

Hoy Moyano, el burócrata repudiado por esa clase media pacata, aseguró que la comisión interna de la ex Terrabusi está "politizada y lleva a la ultraizquierda". Es decir, el mismo sentir une a Moyano con esa clase media. 

Por otro lado, condenan a los trabajadores de Terrabusi, condenan a quienes los apoyan, condenan, como premisa esencial. Condenan la lucha de los trabajadores por querer ser hombres y mujeres dignos, de la misma manera que lo hace el gobierno y la empresa Kraft. 

Hay que preguntarse ¿Que hacen los trabajadores cuando pierden el trabajo, deben cruzarse de brazos y soportar la injusticia? es una pregunta o dos que hay que hacerse.

Hay por lo menos una situación social injusta, donde en lugar de preocuparse por quienes apoyan a los desocupados hay que preguntarse por qué esta empresa norteamericana desafía las conciliaciones obligatorias, puede capturar al ministerio de Trabajo y lograr que las fuerzas de seguridad repriman a su gusto. Nos debemos contestar, somos un país colonizado, hoy, buscando la dependencia perdida del país del norte.

Preguntarse y contestarse por qué hay que tolerar la desocupación injusta y no protestar porque en esa protesta molesto al otro.

Esta clase media que hoy condena a los trabajadores de Terrabusi – Kraft Foods, alentaron los cortes de ruta justos o injustos según la mirada del denominado campo, luchando por sus intereses y por no desaparecer, aquí nuevamente, lucharon por no desaparecer, por sus intereses. Y molestaron la realidad de otros, nadie lo puede negar, pero se callaron.

Es de recordar lo de piquetes-cacerolas, la lucha es una sola. Ellos también cortaron las calles, les afectaban los bolsillos, la clase dominante les expropio los ahorros, no la ultraizquierda como dice Moyano

Si avalaron al campo, ¿por qué condenan a los trabajadores? Si salieron con las banderas, las escarapelas y se alegraron cuando el vicepresidente dijo no al gobierno con la 125, ¿por qué hoy condenan tan despiadadamente a los generadores de riqueza? que son los trabajadores. Es una obligación señalar porque también se callaron cuando desmantelaron las empresas nacionales como el ferrocarril.

Quienes hoy están luchando por su fuente de trabajo, como lo hicimos los ferroviarios en 1991-1992, con un sindicato que no condena, por el contrario avala lo que hace la patronal, que no intercede ante el Estado y le exige al ministerio de Trabajo que pare la actitud arbitraria de la patronal norteamericana, así nos ocurrió a los trabajadores ferroviarios

Las luchas cuando tienen un contenido, el no desaparecer, no perder la fuente de trabajo, no perder el lugar donde seguir sembrando, son justas, en todos los casos. Pero no se puede seguir analizando la realidad por el pequeño ojo de la cerradura, lo que me gusta lo tolero y quienes me resultan intolerantes no me interesa lo que sufran.

En su conjunto, trabajadores y el pueblo, tendrán que pensar que la solidaridad y la unidad en la acción son elementos imprescindibles para emprender la lucha por una vida justa, digna y libre, para poder construir un país justo, digno y soberano.

Las causas, son profundas y merecen un análisis más cuidadoso y detallado. Un 40 por ciento de desocupación en el 1º y 2º cordón industrial de la provincia de Buenos Aires habla a las claras. Cuando se pierde una fuente de trabajo, difícil encontrar un nuevo espacio laboral.

La lucha continúa.

Nuestra fervorosa solidaridad con los compañeros de Terrabusi.

25 de septiembre del 2009

MONAREFA – Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Criminalización de la protesta social: La CTA repudió la represión y expresó su solidaridad con los trabajadores de Terrabusi

ACTA

La policía desalojó el viernes la planta de la ex Terrabusi en medio de una represión feroz a los trabajadores que reclaman la reincorporación de todos los despedidos. En ese marco, la conducción nacional de la CTA expresó su solidaridad con los trabajadores y exigió a las autoridades una inmediata solución al conflicto.

Pedro Wasiejko, secretario adjunto de la Central indicó, en declaraciones formuladas este anochecer a ACTA, que "resulta inadmisible el uso de la fuerza para reprimir a trabajadores que están protestando en defensa de sus puestos de trabajo".

Ý añadió: "La CTA se solidariza con los compañeros en conflicto, reclama la inmediata liberación de los trabajadores detenidos y exige al Gobierno que arbitre de inmediato todas las medidas a su alcance para esclarecer los hechos, deslindar las responsabilidades y sancionar a los autores materiales e ideológicos de este atropello a los trabajadores".

Por último, Wasiejko pidió al Ministerio de Trabajo de la Nación que "tome cartas en el asunto para garantizar la fuente de trabajo al personal despedido. De lo contrario, se estará dejando en la calle a más de 150 familias en un contexto de crisis y retracción económica", subrayó.

Por su parte, frente al desalojo de los trabajadores de Terrabusi, el diputado e integrante de la Mesa Nacional de la CTA, Claudio Lozano, responsabilizó al Poder Ejecutivo Nacional y al de la Provincia de Buenos Aires "por cualquier situación represiva que pudiera plantearse contra los trabajadores de la empresa".

Señaló, además, que "el Poder Ejecutivo está permitiendo que la empresa (extranjera) desconozca las leyes argentinas haciendo de cuenta que su territorio es una suerte de embajada en la que se pueden despedir delegados que, en la legislación argentina, gozan de inmunidad por haber sido electos por los trabajadores de la empresa para integrar la Comisión Interna".

Cabe consignar que luego de una jornada intensa, la empresa y el Ministerio de Trabajo firmaron un principio de acuerdo que sólo garantiza los puestos de trabajo existentes y el pago de los salarios adeudados pero que dejó al margen a los casi 160 obreros cesanteados.

Paralelamente y cumpliendo una orden judicial, la policía cargó con gases lacrimógenos y balas de goma para desalojar la planta fabril en medio de un repudio generalizado por esta renovada demostración de judicialización de la protesta social.

Ante los graves hechos ocurridos esta tarde en la planta de la empresa alimentaria de la ciudad bonaerense de General Pacheco, los representantes nacionales de la CTA expresaron su solidaridad con los trabajadores despedidos, mientras que una representación de la CTA Capital participó de la movilización realizada en la intersección de la Avenida de Mayo y 9 de Julio.

“Repudiamos la actitud de la Unión Industrial Argentina (UIA) que respaldó a la empresa estadounidense Kraft-Terrabusi frente a los despidos y la represión ejercida sobre los trabajadores”, dijeron los dirigentes de la la Central de Trabajadores de la Argentina de la Capital Federal y de distintos gremios del sector privado que confluyen en la CTA. Además, exigieron al Ministerio de Trabajo que “realice todas las acciones tendientes a garantizar la reincorporación de todos los despedidos y el pago de los haberes caídos”.

Un recorrido por el conflicto

Luego de la tensión generada desde esta madrugada con la intervención de la Policía Bonaerense en la planta, la empresa Kraft Foods Argentina SA realizó este viernes una manifestación unilateral ante el Ministerio de Trabajo, donde ratificó su "vocación de continuar su actividad productiva" en el país, mantener los "puestos de trabajo existentes" y "cumplir con el pago de salarios correspondientes".

Los ex empleados y manifestantes reunidos dentro y fuera de la planta reaccionaron de manera contundente a la negativa de la empresa a reincorporar a los trabajadores despedidos.

Pasadas las 17.30 la policía comenzó a tirar gases lacrimógenos hacia la planta tomada por los despedidos, y desde la terraza hacia la explanada donde se encontraban los manifestantes. Más tarde, la montada ingresó a la fábrica y desalojó violentamente el playón de ingreso.

El desalojo fue por orden del juez de Garantías Nº1 de San Isidro Ricardo Costa, que emitió una instrucción para que "el uso de la fuerza pública se constituya en la medida de lo estrictamente necesario, en el último mecanismo de acción y siempre velando por el debido resguardo de la integridad física de los involucrados".

El encargado del operativo dijo que “hay unos 40 demorados” y confirmó, una hora más tarde de iniciados los disturbios, “que la planta está desalojada”. En la puerta, unos 300 manifestantes, entre ex trabajadores, agrupaciones estudiantiles y sociales, se mantenían en alerta.

"La policía entró y desató una represión feroz sobre los familiares que estaban afuera y hacia los trabajadores que estaban dentro. Esto es una brutalidad, tiraron gases lacrimógenos y balas de goma donde estaba el resto de los trabajadores y su familia, hay nenes chicos y gente grande", dijo el abogado de los trabajadores, Edgardo Moyano, desde el predio en General Pacheco.

“No nos dejaron ver el expediente en todo el día”, denunció el abogado y agregó que “la fiscal Capra no recibió a los organismos de derechos humanos”. Además expresó que “no se entiende por qué el Gobierno pone al servicio la policía en función de una multinacional y se olvida de los trabajadores despedidos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Repudio a la represión en Kraft / Terrabusi

La brutal represión a los trabajadores de Kraft-Terrabusi el viernes último es un ejemplo de lo que no debemos ni podemos consentir ni aceptar en ninguna circunstancia y sin atenuante alguno.

La razón de ser de una democracia popular viable es el arbitraje de la conflictividad social dentro de ciertos límites que requieren particular atención hacia las políticas judiciales y policiales. La disposición jurídica y represiva para el ejercicio de semejante brutalidad, incompatible con una existencia colectiva democrática, permanece entre nosotros como una deuda por la que habremos de reclamar cada vez que se manifiesten sus efectos de violencia y maltrato.

No es correcto, ni viable, ni creíble suponer -como lo hacen algunos- que la defensa del derecho constitucional al trabajo y la evitación de su pérdida, sabiendo lo que esto significa para familias que dependen del salario para vivir, pueden ser objeto de solución sólo por vía judicial, u objeto de discusión sobre cuál autoridad jurisdiccional debería hacerse cargo.

El estado debe intervenir protegiendo los derechos constitucionales y garantizando el derecho tanto a la protesta como a la obtención de soluciones justas, tutelando especialmente a la parte más débil de un conflicto. Caso contrario, se favorecerá -por acción o por omisión- la gravitación de la lógica brutal del más fuerte.

Alejandro Kaufman
Director

Julio Moyano
Secretario Académico

Carrera de Ciencias de la Comunicación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Vengadora anónima”

Néstor Sappietro (APE)

La mentira anda suelta.

En estos días se pasea impunemente por los medios de comunicación, y hasta podría decirse que tiene sus propios espacios televisivos en los resúmenes semanales donde muy pocos resisten un archivo.

La mentira anda suelta.

Y en este mundo al revés, donde quien debiera informar desinforma, termina incrustada en nuestra vida burlándose de las víctimas cuando el delito lleva la empuñadura del Estado.

La mentira anda suelta. 

Y uno, saludablemente, se afirma en la militancia de la sospecha ante cada titular, ante cada información, ante cada anuncio.

Finalizaba enero de este año y el diario “Crónica” tituló "Vengadora eliminó a ladrón". La protagonista de la noticia era una mujer llamada "vengadora anónima" por el diario, que había logrado "abatir a un hampón de 14 años". Luego, "la valiente mujer, escapó". 

“Una vengadora anónima elimina a un hampón de 14 años”.

Dónde dice “elimina”, debemos entender: mata, asesina... Semejante complicidad con un fusilamiento produce una extraña mezcla de escalofrío y asco.

Suponiendo que la información (que no menciona ninguna identidad) hubiera sido cierta; ¿En qué manual de periodismo dice que se puede emplear el término “hampón” para referirse a un pibe de 14 años? ¿Cómo se puede llamar “vengadora” a quien termina de fusilar a un pibe?

La redacción de la noticia no resiste ningún análisis y sólo puede enancarse en la ola de satanización impuesta bajo la premisa de desterrar la inseguridad.

Sin embargo, a pesar del esfuerzo mediático por “cubrir” las noticias (entiéndase por cubrir al arte de tapar, ocultar, desfigurar...) la verdad termina asomándose por alguna hendija.

Siete meses después, los padres del pibe de 14 años asesinado por la “vengadora anónima”, se incorporaron a la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) y le pusieron un nombre y un relato a la desinformación aparecida en el diario. 

“Lucas Jiménez, un pibe de 14 años de la barriada de Rafael Castillo, a comienzos de este año había ido a Merlo, Libertad, a pasar sus vacaciones del colegio a la casa de su abuelo materno, donde tenía su grupo de primos y amigos.

Era la madrugada del 30 de enero. Lucas, con sus primos y un amigo de su misma edad, caminaba por la avenida Eva Perón. Faltaban un par de cuadras para llegar a la casa. Fue allí donde recibieron una descarga de más de diez balas de parte de Noemí Mioniz, policía federal de 23 años, con cinco de antigüedad, que luego de herir en la mano a uno y herir de muerte a Lucas con tres impactos en el cuerpo, guardó su arma reglamentaria y subió al colectivo a prestar servicio a la división ingeniería vial y forense”.

A los pocos días, la "vengadora anónima" de “Crónica”, denunció que le había sido sustraída su arma en un asalto. Varias semanas después, pudo ser reconocida por los vecinos de la zona que a la hora de la balacera iban a tomar el colectivo para ir a su trabajo.

El diario eligió como fuente de datos a la policía, es decir, los victimarios. 

Así es como desaparece la verdad. Así es como la mentira anda suelta. No da nombres ni detalles. Avala el asesinato de los pibes pobres y la destrucción de familias enteras. Garantiza que quienes arrancan la vida a nuestros pibes, les arrebaten también la identidad.

La mentira anda suelta, mientras los “vengadores anónimos”, caminan impunemente entre nosotros y hasta aparecen como héroes de la página diaria. 

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Mendibil, "Hay que democratizar la Justicia”

AJB - ACTA

El secretario de Interior de la CTA y flamante secretario general de la Federación Judicial Argentina (FJA-CTA), Víctor Mendibil, habló sobre la composición del Consejo de la Magistratura y la participación popular en la selección de jueces.

“Nosotros los judiciales venimos planteando desde el año 1994, cuando se reformó la Constitución, una iniciativa en el marco del Consejo de la Magistratura, sobre quién elige los jueces”, expresó Mendbil.

A renglón seguido se preguntó: “¿Quién elige a los jueces? Los eligen los abogados, los obispos, los militares de turno, o los elige la gente y democratizamos la elección. Nosotros en el `94 llevamos a la Constituyente Nacional una iniciativa de incorporar a los trabajadores judiciales y a representantes de la comunidad en esos Consejos. Ahí no nos fue bien, pero la idea quedó instalada”

“Hoy seguimos sosteniendo la iniciativa y logramos que en la provincia de Chubut, Santa Cruz y Entre Ríos, con diferencias, pero empezara a prender la cosa. En Santa Cruz hay un trabajador judicial que integra el Consejo de la Magistratura y selecciona junto a los abogados, jueces y legisladores, a los jueces en esa provincia. En Chubut logramos que tuviera estatus constitucional el mecanismo de selección de los magistrados, y en el Consejo de la Magistratura haya participación popular. Eso significa que se eligen representantes de la comunidad que no sean abogados, ni representen a partidos políticos, para la selección de los magistrados”, ejemplificó Mendibil.

Para finalizar, Mendibil señaló que “hay que habilitar un debate sobre la selección y destitución de los jueces y también los elementos a tener en cuenta en la selección de los magistrados. No sólo tener en cuenta lo académico o de quién es amigos o de qué partido político es el candidato, sino si es el mejor vecino, el más honesto, es el más comprometido con los derechos humanos y es el que tiene más instalados los principios democráticos que son la garantía de un juez independiente. Esto sería un salto muy importante y sería democratizar la justicia”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: La explotación infantil en las cortadas de ladrillos ante la indiferencia del Estado

Diego Tomas (PRIMERA FUENTE)

A pesar de los programas especiales y convenios que se firman entre provincias y el Gobierno nacional para erradicar el flagelo del trabajo infantil, en Tucumán esta problemática es alta. Se realizó un recorrido por el Este de la provincia (El Talar) y observó que más de un 40 % de los chicos en edad escolar trabajan en las cortadas de ladrillos y en las zafras del limón. En la escuela Almafuerte los maestros son testigos directos de esta realidad que cada día es más elevada. Sin embargo, los relevamientos e inspecciones que se realizan desde el Gobierno no son suficientes, muchos no cuentan con la ayuda que se anuncia constantemente.

En las última década la aparición de chicos trabajando para ayudar a solventar a sus familias a sobrevivir se intensificó en todo el país. Sin embargo y de acuerdo a los viejos informes oficiales, hace 20 años el trabajo infantil estaba asentado en las zonas rurales. Ahora este flagelo invadió las grandes y pequeñas ciudades. Chicos que se apuestan en los semáforos pidiendo, otros vendiendo golosinas, otros son limpiadores de parabrisas. También abundan en las plazas y principales paseos públicos con sus cajones para lustrar zapatos, levantar la basura con los típicos carros a tracción a sangre. En este sentido, nos interiorizamos sobre aquellos chicos que viven, trabajan y no son vistos por la gran mayoría de la sociedad. Los chicos en las cortadas de ladrillos, un mundo aparte.

La realidad demuestra que el trabajo infantil se encuentra vinculado directamente a las condiciones de vida socioeconómica de una familia, de familias pobres. Esta situación vulnerada se presenta en la total exclusión social, donde disminuyen las posibilidades reales de alcanzar niveles de vida dignos y un posible futuro de calidad de vida humana. De esta forma niños y niñas, realizan en la calle diferentes actividades como forma o estrategias netamente de supervivencia, que desarrollan como una manera de generación de ingresos. Las actividades que desempeñan estos niños para obtener los ingresos solos o con su familia, son cada de actividades sumamente pesadas, que hasta un adulto se queja.

La precarización, explotación social es total para los obreros ladrilleros

En la provincia existen cientos de empresarios que producen ladrillos ganando fortunas ya que ni siquiera contribuyen por retener personal, y las inversiones son mínimas, cuentan con un terreno de superficie mínima para extraer y crear lodo. Según los obreros, el procedimiento de producción es elaborar adobe que luego es introducido en moldes de maderas, se deja secar y recién puede ser implantado en el horno para su coacción. Cada vez que llueve los obreros no asisten a prestar con sus obligaciones y pierden dinero. Día no trabajado, día que no cobran un centavo. Carecen de la asistencia de obra social, ni por parte de los empleadores ni por el Estado.

La explotación laboral, las condiciones de precarización para con los obreros de la actividad ladrillera son una constante que afecta a más de 5 mil tucumanos. A esto se suma que sus hijos, mujeres y menores de edad de entre 12 y 17 años deben soportar las peores condiciones para ayudar económicamente al seno familiar. Según los datos que arrojaron el año pasado el Sindicato de Obreros Ladrilleros en la provincia existen alrededor de más de 300 chicos trabajadores y el 95 por ciento de los obreros no se encuentra registrado. Lo que es peor, sin el Seguro de Riesgo del Trabajo y sus obligaciones son insalubres por su esfuerzo corporal y la exposición a altas temperaturas. Las enfermedades más comunes son corporales con trastornos en la columna vertebral, riñones, además de sufrir trastornos respiratorios a la exposición de los cambios de temperaturas.

Durante los recorridos realizados se pudo hablar con varios obreros y docentes. Ramón Navarro tiene 43 años y contó que él se inició en la actividad a los 12 años y que es un trabajo muy duro y sacrificado. Su mujer lo ayuda a completar sus tareas porque el tiempo no le alcanza para terminar con su obligación. Pidió becas para sus hijos en edad escolar en la Florida y no le dieron. Se encuentra sin cobertura de obra social y sueña que algún día podrá jubilarse. Cuando se enferman quedan a la deriva y a la voluntad de algún vecino que se solidarice. Perciben entre 40 y 80 pesos diarios luego de trabajar más de 12 horas promedio.

En la escuela Almafuerte a unos 25 kilómetros de la capital tucumana asisten al menos 160 chicos de la zona de El Talar. Noemí una docente de hace diez años en ese establecimiento contó que la mayoría de los padres trabajan en las cortadas. Y que otros son jornaleros en fincas de limón. “Los chicos trabajan en las cortadas y los incentivan con monedas y lo aceptan como un juego. Trabajan a la mañana y a la tarde e incluso por la noche cuando queman el ladrillo, cuando llueve descansan”, dijo como aceptando esta difícil realidad.

La precariedad y la falta de asistencia social es constante. Viven incluso amontonados en una misma pieza por la falta de recursos. Varios factores sociales como la violencia son una constante. Muchos no quieren hacer las tareas o ya no tiene fuerzas para prestar atención. La mayoría asiste también para asegurarse un plato de comida.

Julio Domínguez hace un poco más de diez años que vino de Salta y que trabaja en estas cortadas y vive precariamente. “No tengo un lugar para vivir. La mayoría somos pobres y necesitamos la ayuda de alguien. Necesitamos chapas, camas y todo lo que sea necesario. Yo ganó 40 pesos por día de una jornada laboral sin descanso desde las 7 a las 20. Tengo problemas de espalda es constante. A mi me ayudan mi hija de 14 años y mi mujer porque no puedo solo”, relató el hombre con piel curtida.

Julio también aseguró que observa a chicos trabajando que ayudan a sus padres. “Yo no quisiera que mi hija trabaje pero no nos queda otra. “Lamentablemente estoy en negro y desde estos diez años nunca vino alguien del gobierno que nos haga un relevamiento para conseguir ayuda”. Dijo en vos baja y con un poco de vergüenza por su situación de vida.

Durante septiembre se pudo conocer que la Secretaría de Trabajo de la provincia realizó por lo menos 5 inspecciones en el sur de la provincia detectando algunos chicos mayores de 17 años pero que contaban con autorizaciones de sus padres. Sin embargo, los relevamientos que se realizan son insuficientes ya que las modalidades de estos son evadidas tanto por los patrones como por los propios trabajadores mayores explotados, precarizados. El mismo día que se arribó hacia la zona de El Talar (martes 22 de septiembre) varios inspectores realizaron relevamientos en la zona sin detectar a ningún chico en actividad laboral. En cambio, se encontró por lo menos a tres menores de entre 9 y 13 años aproximadamente que cortaban los ladrillos en un campo a menos de dos kilómetros de la escuela Almafuerte del Talar en el departamento Cruz Alta.

Cabe recordar que hace un mes la Comisión Especial de Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti), miembros de la Comisión Nacional y la Comisión Provinciales de Erradicación del Trabajo Infantil del NOA, el secretario de Trabajo, Roberto Jiménez, el secretario de Derechos Humanos, Daniel Posse, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Graciela Sare, y otros integrantes sesionaron en la provincia y anunciaron Que se entregarán mil becas especiales de 900 pesos para cada chico por año que asista a la escuela; Y que además se activa un programa especial de inserción para los padres a través de una ayuda económica.

Según informaciones fidedignas se pudo conocer que los relevamientos para otorgar estas becas se aplicaron a la ligera y sin respetar realmente los requisitos por lo cuales se los diseñó, que llegue a directamente a los chicos con mayores urgencias. Este programa es recibido en casi su totalidad por chicos de escuelas de la capital. Hubo algunas quejas incluso de padres profesionales en actividad laboral que se enteraron de casualidad que sus hijos estaban inscriptos en estos padrones especiales. Según el espíritu de este programa es para dar soluciones a chicos de muy bajos recursos y que en su gran mayoría se encuentran en el interior de la provincia.

En este sentido, Maria del Rosario Varela, Coordinadora Técnica de la Comisión Nacional de la Erradicación del Trabajo Infantil, comentó que una de las líneas de acción política es promover que las provincias cuenten con sus propias comisiones para erradicar este flagelo. “Desde el Estado nacional estamos fomentando acciones directas y políticas comunes para contrarrestar esta problemática”. Aunque las autoridades tanto nacionales, como locales no dieron a conocer las cifras de este flagelo se pudo conocer extraoficialmente que el gobierno nacional designa 1.000 becas en la provincia.

Foto: Argentina, Tucumán, Trabajo infantil - PRIMERA FUENTE registró a menores de 13 años en una cortada de ladrillos. / Autor PRIMERA FUENTE

Ver texto completo...

Argentina: El 30% de la población indígena no completó la escuela primaria

EL LITORAL - TMO

Además, el 78,2% de los chicos de 15 años y más no ha concluido el secundario. La tasa de analfabetismo infantil en los pueblos originarios es tres veces mayor que la nacional. Los porcentajes se desprenden de cifras oficiales.

Así se sufre la desigualdad educativa en las comunidades aborígenes del país: según las propias estadísticas oficiales, el 78,2% de la población indígena de 15 años y más tiene el secundario incompleto, mientras que un tercio no completó la primaria o no tiene ninguna instrucción. No sólo eso: la tasa de analfabetismo para los niños y las niñas indígenas mayores de 10 años es tres veces y media mayor que la tasa nacional, que se ubica en el 2,6%. Según la última Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI) del Indec, los niños y las niñas mbyá guaraní de Misiones, y wichí de Chaco, Formosa y Salta, tienen las tasas de analfabetismo más altas aún: 29,4% en el primer caso y 23,4% en el segundo.

Frente a este contexto, el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) lanzó la Campaña por los Derechos de la Niñez y la Adolescencia Indígena, para visibilizar las vulneraciones específicas de derechos que sufre esta población en Argentina. La campaña busca llamar la atención, reducir la indiferencia, y movilizar a toda la sociedad.

Disparidad social y étnica

Andrés Franco, representante de Unicef en Argentina, aseguró que “Unicef decidió lanzar esta campaña por cuatro cuestiones que nos parecen fundamentales. Primero, si queremos llegar a indicadores de desarrollo social adecuados debemos reducir las disparidades sociales como lo son las situaciones de niñas, niños y adolescentes indígenas. El otro punto tiene que ver con la relación estrecha que hay entre pobreza y origen étnico, indicador que nos dice dónde debemos poner nuestros esfuerzos, que en este caso, será en visibilizar la situación de la niñez indígena”.

“La tercera cuestión -prosiguió Franco- es que en una democracia no podemos hacer análisis de costo-beneficio; es decir, no podemos pensar que porque la población indígena es minoritaria puede esperar. Es más barata la educación en grandes centros urbanos y más costosa en poblaciones indígenas. Este pensamiento es peligroso. Y finalmente, nuestra campaña se basa en reconocer los derechos individuales y colectivos de las niñas, niños y adolescentes indígenas. Derechos que son complementarios y no excluyentes”.

Carencia de datos

La falta de una alfabetización eficiente explica buena parte del retraso y el abandono escolar. Entre los 8 y los 14 años, en algunas comunidades wichí y mbyá guaraní, se registran tres años o más de retraso. Estos estudiantes representan el 65,3 % de los casos en la una, y el 43 % en la otra.

Elena Duro, especialista en educación de Unicef, aseguró que “la escasez de datos sobre la situación de la educación de la niñez y adolescencia indígena es un indicador de que no es prioritaria en la agenda educativa”. Y en la misma sintonía opinó Zulma Ortiz, especialista en salud, para quien “al igual que en educación, hay carencia de datos sobre la situación sanitaria de niñez y adolescencia indígena. Las leyes están, pero no se cumplen. No hay programas de salud que incluyan a los pueblos originarios, que reconozcan su autodeterminación. Y la falta de reconocimiento de la medicina tradicional, muchas veces, impide que se salven vidas de niños”.

Por su parte, Matías Melillan, comunicador mapuche, indicó que “hay que incluir en la currícula de las escuelas la cosmovisión indígena que no se enseña en ningún espacio académico. La currícula escolar debería incorporar la verdadera interculturalidad porque somos distintos, y no hay que tener miedo a esa realidad: debemos convivir con nuestras distintas realidades y cosmovisiones”.

Qué dice la ley

La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN, 1989) y la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007) son las dos normas internacionales que instan con más fuerza a los Estados parte de la ONU a garantizar la educación de los niños indígenas. Ambos documentos fueron ratificados por el Estado Argentino.

La CDN tiene, además, jerarquía constitucional a partir de la reforma de la Carta Magna en 1994. Además, en la Argentina, la Ley de Educación Nacional impulsa una educación intercultural bilingüe que respete la lengua y la cultura de las comunidades y facilite la adaptación de los chicos y las chicas indígenas a la escuela.

Cifras

La población escolarizada en el país alcanza a 1.300.000 niños y niñas en el nivel inicial, 4.700.000 en el nivel primario y 1.800.000 en el secundario. El 0,9 % de todos los estudiantes del país es indígena, esto es, cerca de 80.000 alumnos distribuidos en los tres niveles: 11.000 en el inicial, 50.000 en la primaria y 15.000 en la secundaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Crimen organizado. Una Jueza llama a unir fuerzas contra la trata

MOMARANDU

Corrientes, Chaco, Misiones, y Formosa son las provincias en que más se recluta víctimas para los delitos nefastos pero, en especial, para la trata de personas, señala una jueza federal. “Si el estado y la sociedad no trabajan juntos, el problema se profundizará”, señala.

“Organismos oficiales y la sociedad en general deben sumar voluntades para impedir para impedir que continúe la explotación”, dijo la jueza Federal de de Sáenz Peña. Zunilda Niremperger y sostuvo remarcó que los índices de la región y son “realmente elevados”. “Hay que trabajar de manera conjunta para sobrepasar la infraestructura que tengamos”, señaló.

“Estamos en presencia de organizaciones que evidentemente reducen a un estado de esclavitud a la víctima. Muchas veces se encuentran privadas de libertad”, señaló Niremperger admitió que “existe coincidencia en estimar que la trata de personas mueve millones de dólares” y relacionó a las redes de trata con el narcotráfico y la venta de armas”.

¿Qué magnitud alcanza el delito de trata? ¿Cuántas son las víctimas? ¿Quiénes son los traficantes? ¿Qué rutas realizan? ¿Qué beneficios obtienen? ¿Se agrava el problema constantemente? ¿Por qué? ¿Dónde?, interrogó. Preguntas, que para la jueza federal los organismos estatales deben hacerse para combatir el flagelo de la trata. “Únicamente si logramos comprender la magnitud del problema podremos saber la forma de contrarrestarlo”, dijo.

La jueza además dijo a entender que si no se aborda el problema se profundizará. “La ventaja de la trata sobre los otros negocios delictivos es que las personas se mantienen en el tiempo, y resulta hasta más barata que la droga”, dijo. “La trata de personas que mayor porcentaje abarca en cuanto a su investigación o percepción es la trata con fines de explotación sexual, que comprende el 70 por ciento de los casos. El 18 por ciento corresponde a la trata laboral”, detalló. 

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Depredación minera. Anulan el procesamiento de Rooney y ambientalistas alertan que endurecerán la lucha

PRIMERA FUENTE

Desde la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) alertaron que endurecerán la lucha para que se investigue a Minera Alumbrera por contaminación ambiental, tras el fallo de Casación Penal que anuló el procesamiento del ejecutivo Julián Rooney. Denunciaron el “lobby” que la minera realizó sobre la jueza Ángela Ester Ledesma. Anticiparon que le reclamarán al representante del Ministerio Público Fiscal, Raúl Omar Pleé, que interponga un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En un giro inesperado, la Cámara de Casación Penal de la Nación echó por tierra un histórico fallo tucumano que ordenó procesamiento sin prisión preventiva de Julián Patricio Rooney en su calidad de vicepresidente de Minera Alumbrera como presunto autor penalmente responsable del delito de contaminación peligrosa para la salud previsto en el artículo 55 de la ley nacional de Residuos Peligrosos 24.051. La última medida judicial del jueves pasado, cayó como balde de agua fría a los ambientalistas del todo el país, que exigen que se investiguen los graves daños ambientales que producen los emprendimientos de minería a cielo abierto.

“La lucha continúa y habrá que endurecerla. Por empezar debemos denunciar el lobby que la minera realizó sobre la jueza Ángela Ester Ledesma, hoy cuestionada por múltiples irregularidades. Es lamentable que nuestras comunidades reciban hoy la nefasta noticia que premia el sobreseimiento de Rooney, cuando esta madrugada (por el jueves) se volvió a romper el mineroducto que transporta la sopa química y los metales pesados hacia el canal Dp2, en Concepción de Tucumán, y nada menos que sobre el río Gastona”, denunció Javier Rodríguez Pardo, dirigente de Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), en el sitio oficial de la organización (www.asambleasciudadanas.org.ar)

Los ambientalistas alertaron que no se quedarán de brazos cruzados y adelantaron que le reclamarán al representante del Ministerio Público Fiscal, Raúl Omar Pleé, que interponga un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. “La idea es demandar la arbitrariedad al no admitir que la propia empresa minera reconoce el dolo ambiental en su página Web y en la página de la Secretaría de Minería de la Nación, a la que precisamente alude dicho fallo”, anticipó Rodríguez Pardo.

El fallo anulado por Casación

El 29 de mayo de 2008, la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán había dispuesto el procesamiento de Rooney. En el fallo votaron a favor los camaristas Ernesto Wayar (presidente), Graciela Fernández Vecino y Raúl Mender, y en disidencia Ricardo Sanjuan; mientras que Marina Cossio de Mercau estuvo ausente al momento de la votación. La decisión de la Cámara respondió a un recurso de apelación que había interpuesto el fiscal federal Nº 2, Carlos Brito, en contra de la resolución del destituido juez Felipe Terán, quien había declarado la falta de mérito a favor de Rooney. La causa se había iniciado en 1999 tras una denuncia del ex secretario de Medio Ambiente de la provincia, Juan Antonio González.

Concretamente, el biólogo investigador del Instituto Miguel Lillo había denunciado una presunta contaminación producida en el canal de desagüe DP2 donde la minera vuelca sus efluentes industriales. Dicho canal está ubicado en la ruta provincial 302, en la localidad de Ranchillos (Cruz Alta). Allí convergen las aguas que provienen de una planta de filtrado ubicada en esa zona, lugar donde desemboca, por medio de un mineraloducto, el concentrado de mineral que la empresa extrae del yacimiento Bajo La Alumbrera (Catamarca).

“Entendemos que se encontraría demostrada la realización de una actividad contaminante del agua a través del derrame de efluentes industriales sin previo tratamiento de descontaminación, en el curso del DP2”. De esta manera, los camaristas concluyeron el análisis de las pruebas probatorias del expediente. A esto agregaron que está demostrado que “dicho canal es utilizado como canal de desagüe, para fuente de agua de animales, riego de hortalizas y eventualmente bebida de personas y que el receptor final es el dique de Termas de Río Hondo”.

Foto: Argentina, Depredación minera - Julián Rooney ejecutivo de Minera Alumbrera. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Periodista de la comunidad toba fue baleado en el pecho y se salvó

LA CAPITAL - REDACCION ROSARIO

Bernardo Saravia, un reconcido trabajador de prensa de la comunidad Toba de Rosario recibió un diparo en el pecho al quedar en medio de un tiroteo cuando volvía a su casa desde FM Aire Libre, en donde produce y conduce un programa. Se salvó de milagro.

"Sentí el golpe y después ardor. Caí de la bicicleta y me dije: «Si me quedo acá me van a robar». Lo único en lo que pensaba era en que no me robaran la cámara". Bernardo Saravia tiene 39 años y sonríe con todos los músculos de la cara cuando dice que "ganó la lotería", cuenta la crónica publicada en la edición de este sábado del diario La Capital. Bernardo es un reconocido trabajador de prensa de la comunidad Qom local, que fotografía, filma y entrevista para medios alternativos, y tiene su propio programa radial en la radio cooperativa FM Aire Libre.

El jueves cuando volvía de trabajar, quedó en medio de un tiroteo en Rouillón y Seguí. Un balazo de calibre chico le dio en el esternón. Con ese impacto, Bernardo pedaleó ocho cuadras hasta su casa. Luego fue asistido por un móvil policial y trasladado en ambulancia al Heca. Cuatro horas después le dieron de alta, cuenta el periodista de La Capital, Leo Graciarena.

Y sigue la crónica: Para el diccionario de la Real Academia Española una de las acepciones del término "milagro" es la de "algo que ha ocurrido cuando parecía imposible que ocurriese". O "que no ha ocurrido cuando todo hacía creer que iba a suceder". Lo que le tocó vivir el jueves por la noche a Bernardo Saravia, integrante de la comunidad toba, fue algo muy cercano a esa definición.

Este hombre nacido en la localidad chaqueña de Roque Sáenz Peña emigró en 1990 a Rosario buscando trabajo. Primero estuvo afincado en el barrio toba lindero a Empalme Graneros y desde 1996 reside en zona sudoeste con su familia. 

El jueves a la noche regresaba a su casa del pasaje 1837, conocido en barrio toba como Naala, al 6200, cuando se vio envuelto en tiroteo en el que no tenía nada que ver. Poco antes de las 20.30 salió de la FM Aire Libre, ubicada en Virosaro y Teniente Agnetta en su bicicleta. Llevaba una mochila cargada con una cámara fotográfica, un grabador, una agenda, celular y varios ejemplares del mensuario de la comunidad indígena.

"Volvía para mi casa en la bici por calle Rouillón. Unos 40 metros antes de llegar al semáforo de bulevar Seguí vi que un auto venía marchando hacia atrás, como tambaleándose, y un hombre que le venía disparando a pie", recordó el periodista. "Primero pensé en que no me atropellara, después sentí un golpe en el pecho y ardor", indicó.

El impacto hizo que el fotoperiodista chaqueño cayera de la bicicleta. "Lo primero que pensé fue en que no me robaran la cámara de fotos. Había mucha gente en el lugar, pero cuando empezaron los tiros se produjo el desbande. Me toqué el pecho. Me ajusté bien la mochila, agarré la bici y empecé a pedalear hacia mi casa", relató. Herido de bala, Saravia recorrió más de ocho cuadras en bicicleta hasta llegar a su humilde vivienda. "Lo único que pensaba era en llegar", rememoró. Entró a su casa a las 20.40.

A partir de ese momento hubo una serie de cuestiones ligadas con el azar que favorecieron la suerte de Bernardo. "Llegó un patrullero de la comisaría 19ª y cuando vieron dónde me habían herido me subieron al auto y me llevaron al Heca", relató. Pero cuando el móvil policial estaba en inmediaciones de Rouillón y Biedma, dieron por casualidad con una ambulancia del Sies que estaba estacionada.

Entonces lo subieron a la ambulancia y siguieron con rumbo al Clemente Alvarez. "Cuando llegué los médicos me hicieron exámenes, me pusieron suero y después me dijeron que me había ganado la lotería", recordó. La bala, de calibre chico, le impactó en un hueso y no afectó ningún órgano vital.

El hecho fue denunciado en la seccional 19ª, situada a dos cuadras del lugar de la balacera, donde no quedó documentado el tiroteo que motivó la herida sufrida por Saravia.

Referente de los medios de la colectividad aborigen 

Bernardo Saravia es una referente como comunicador de la colectividad indígena. Integra la producción del programa cultural originario "La señal de la paloma", que va los miércoles de 17 a 18 por FM Aire Libre (96.3).

Un programa sobre historias de desarraigo y resistencia de las comunidades indígenas que habitan Rosario. Es corresponsal de la Red de Comunicación Indígena y forma parte de la producción del Boletín de Pueblos Originarios que edita el colectivo Indymedia Rosario. También es operador de radio. "Aire Libre fue mi escuela y mi universidad", reflexionó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: En 15 días se oficializará una suba en la tarifa que alcanzará a 400.000 usuarios de la luz

PRIMERA FUENTE

Después de la audiencia pública que se realizó el viernes, el Epret emitirá en 15 días una resolución que oficializará el reajuste en la tarifa del servicio eléctrico. Rondará entre un 3,5% y un 4%, mientras que EDET pide una suba del 6,4%. Alcanzará a los 400.000 usuarios, de los cuales unos 140.000 beneficiarios de la tarifa social soportarán el menor impacto. El Epret esperaría un fallo de la Justicia provincial para luego determinar si el reajuste será o no retroactivo a junio pasado, tal como lo pide EDET.

El aumento en la tarifa del servicio eléctrico es casi un hecho: rondaría entre el 3,5% y el 4% y alcanzará a los 400.000 usuarios de la luz. Lo único que resta es una resolución del Ente Provincial Regulador de Energía Eléctrica de Tucumán (Epret), que será emitida aproximadamente dentro de 15 días, según lo adelantó el interventor del ente, Augusto Contreras, luego de la audiencia pública que se realizó el viernes en el Teatro Orestes Caviglia. El ente regulador también deberá decidir si el reajuste será retroactivo o no a junio pasado, tal como lo pidió EDET. Ello dependerá de la resolución de fondo que realice la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que ya dio lugar a una medida cautelar que frena la retroactividad.

El reajuste de la tarifa no será satisfactorio para la empresa de capitales chilena, que solicitó un incremento del 6,4%. “Cualquier valor por debajo al 6,4% será insuficiente para sostener el equilibrio en el contrato de concesión”, alertó Günther Hofmann Osorio, gerente general de EDET. Sin embargo adelantó que acatará la medida del gobierno provincial.

El ejecutivo chileno argumentó que la empresa necesita más dinero para sostener las obras y mantener la calidad del servicio, debido a un alza en los costos de construcción, mano de obra y demás insumos que afectaron el valor de la Matriz de Costos de la empresa. “Lo que se pretende es mantener las tarifas en términos reales, según lo que se acordó en el contrato de concesión a través del Acuerdo de Renegociación Integral (ARI)”, explicó tras el término de la audiencia pública. Además, puntualizó que este año la inversión de la firma superará los 45 millones de pesos. “Estamos cumpliendo las inversiones con creces. Nos interesa mantener la calidad de servicio en la provincia”, acotó.

Salvo algunos cruces verbales, como suele ocurrir en estos encuentros, la audiencia se desarrolló en un clima de tranquilidad. En el lapso de tres horas, entre las 8 y las 11, desfilaron representantes de EDET, de la Defensoría del Pueblo, agrupaciones de usuarios, organizaciones sindicales y ciudadanos particulares.

Según el interventor del Epret, de todas las exposiciones, la más importante que se tomará en cuenta antes de emitir la resolución del incremento tarifario será la revisión de un índice que incide en la Matriz de Costos de la empresa y que dejó de publicar el INDEC. “Para ello vamos pedirle información a la Dirección de Estadísticas de la provincia para luego analizar si el nuevo índice coincide con el anterior”, adelantó.

Otra tarea pendiente del Epret será la actualización del padrón de beneficiarios de la tarifa social. Se estima que actualmente rondan los 140.000 usuarios, grupo que soportará el menor impacto del nuevo reajuste tarifario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...