lunes, 5 de octubre de 2009

Proyecto Censurado: Amenazantes piscinas de basura nuclear en Carolina del Norte

Jeffrey St. Clair (COUNTERPUNCH)
Traducción de Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)


Uno de los basureros atómicos más letales del territorio de EEUU está situado en la selva virgen de Carolina del Norte, cerca de la central nuclear de Shearon Harris, propiedad de la corporación Progress Energy. La planta tiene las más grandes piscinas de almacenamiento de desechos radioactivos del país, porque no sólo es una central nuclear de generación eléctrica, sino también un depósito de barras de combustible gastadas pero altamente radiactivas usadas antes en otras estaciones nucleares.

Las barras usadas de combustible nuclear son transportadas por ferrocarril y almacenadas en cuatro piscinas densamente llenas, donde se conservan refrigeradas con circulación de agua fría. El ministerio de Seguridad de la Patria (Department of Homeland Security) identificó a Shearon Harris como uno de los blancos más vulnerables de EEUU ante eventuales ataques terroristas.

Sin embargo, la amenaza existe, más allá de cualquier especulación sobre atentados terroristas. Si se produjera una falla en el sistema de enfriamiento, el resultado sería un incendio virtualmente inextinguible que podría accionar una fusión nuclear, poniendo en extremo peligro a más de doscientos millones de habitantes de esta enorme zona de Carolina del Norte. Un estudio reciente de los Laboratorios Brookhaven estima que un estallido de fuego en las piscinas podría causar 140.000 cánceres, contaminaría miles de kilómetros cuadrados de territorio y apagar el incendio provocaría daños materiales superiores a 500 mil millones de dólares.

La Comisión Reguladora Nuclear (NRC, por su sigla en inglés) estimó que, en el mejor escenario, existe un 1% de posibilidades de fuego en las piscinas. Pero los antecedentes de la planta de Shearon Harris están lejos de ser los mejores.

La planta experimentó cuatro paradas de emergencia en 1999. Algunos meses más tarde, en abril de 2000, falló el sistema de vigilancia de la seguridad de la planta, diseñado para comunicar rápido la detección de una emergencia seria. Y ésta no fue la primera vez. De hecho, el sistema de alarma de emergencia de Shearon Harris ha fallado quince veces desde que se inauguró la central en 1987.

En 2002, la NRC puso a la planta en alerta frente a nueve cuestiones de seguridad sin resolver, detectadas por investigadores del organismo durante una inspección de prevención contra incendios. Cuando la NRC regresó a la planta para una reinspección, algunos meses después, determinó que las acciones correctivas eran “no aceptables”. Entre enero y julio de 2002, forzaron cuatro veces a los ejecutivos de la planta Shearon Harris a cerrar manualmente los reactores.

Los problemas de refrigeración continúan con regularidad. En la primavera boreal de 2003 hubo cuatro cierres de emergencia de la planta, incluyendo tres períodos de cuatro días. Uno de los incidentes ocurrió cuando el núcleo del reactor no pudo refrigerarse adecuadamente durante una operación de reaprovisionamiento, en una serie de circunstancias de la planta potencialmente catastróficas ocurridas mientras la bóveda del mismo reactor permanecía apagada.

Entre 1999 y 2003 hubo 12 problemas graves que obligaron a paralizar la planta. Según la NRC, el promedio nacional para los reactores comerciales es de una paralización cada dieciocho meses.

El congresista de Carolina del Norte David Price envió al NRC un informe de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés) y de la Universidad de Princeton que señaló claramente a las piscinas de basura nuclear como el mayor riesgo de la planta. “El reabastecimiento de combustible descargado recientemente de un reactor pudo conducir relativamente rápido a un recalentamiento con riesgo de fuego”, escribió Bob Alvarez, un ex consejero del ministerio de Energía y co-autor del informe. “El fuego bien pudo extenderse a un combustible más viejo. Las consecuencias a largo plazo de la contaminación del terreno ante tal acontecimiento podrían ser perceptiblemente peores que Chernobyl”.

El estudio recomendó arreglos relativamente baratos, que le habrían costado a Progress Energy aproximadamente 5 millones de dólares al año, menos que el bono anual de 6,6 millones que cobra Warren Cavanaugh, el presidente ejecutivo (CEO, en inglés) de la corporación.

Progress Energy desechó la idea y recurrió a la ayuda del comisionado de la NRC Edward McGaffigan para contrarrestar el informe del MIT/Princeton. McGaffigan es un entusiasta de la energía nuclear que ha trabajado para republicanos y demócratas. Veterano del Consejo de Seguridad Nacional de la administración Reagan, McGaffigan cobró un interés especial en promover más centrales nucleares enfocándose en los 50 estados del país como clientes. Durante la administración Clinton sirvió dos períodos como comisionado de la NRC, se mostró como un promotor incansable de la construcción y desregulación de centrales nucleares y desestimó constantemente los riesgos asociados al transporte y almacenamiento de la basura nuclear.

La intromisión de McGaffigan fue considerada un ultraje por muchos activistas antinucleares. Lewis Pitts, un abogado ambiental de Carolina del Norte, dijo: “La NRC ha ordenado la producción de un estudio falso para negar décadas de ciencia sobre los peligros de fuego en las piscinas”.

El autor de este reportaje, Jeffrey St. Clair (de “CounterPunch”), concluyó: “Si sucede lo peor será por culpa del gobierno de Washington, que ha permitido que la instalación de Shearon Harris se convierta en una bomba de relojería nuclear”.

Fuente:
CounterPunch, 9 de agosto de 2008, “Pools of Fire”, por Jeffrey St. Clair.
Estudiantes investigadores: Krisden Kidd y Karene Schelert
Evaluador académico: Heidi LaMoreaux, Ph.D., Sonoma State University


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Movimientos armados en Latinoamérica: ¿Volverán?

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

¿Qué pasó con las guerrillas?

Desde hace algún tiempo suele decirse que los movimientos armados en Latinoamérica, las legendarias guerrillas de corte socialista, han desaparecido, y además que ya no son una opción política válida. De ambas aseveraciones puede decirse que son relativas. Es decir: hay que ver quién dice eso, y en qué contexto.

Sin ningún lugar a dudas vemos que muchos, o quizá la mayoría de movimientos político-militares nacidos hacia los años 60 y 70 del pasado siglo desaparecieron, fueron derrotados en el plano bélico. Esa es una verdad inobjetable. La política contrainsurgente impulsada por Washington en el marco de la Guerra Fría, que dio como resultado la Doctrina de Seguridad Nacional en que se formaron las fuerzas armadas de la región, fue el factor clave para contener el ascenso de las luchas populares y los movimientos armados que se expandían por aquel entonces. Sería miope no ver que de casi todas esas guerrillas -muy bien organizadas en su momento, con fuerte impacto popular en muchos casos- hoy día no queda nada, o queda muy poco. O peor aún: lo que queda es un espíritu de derrota y un profundo miedo incorporado en el imaginario colectivo. ¿Cuántas de ella hoy ejercen el poder político en sus países? ¿Cuántas quedaron totalmente desintegradas?

En general, todos los movimientos armados que se alzaron para aquella época sufrieron terribles golpes merced a las guerras sucias que barrieron el continente, con tácticas que no repararon en nada. La desaparición forzada de personas, las torturas, los ataques indiscriminados contra población civil que jugaba el papel de su base social, el clima de militarización de toda las sociedades, la sistemática violación de derechos humanos básicos como parte de las campañas intimidatorias, todo eso fueron elementos de la maquinaria contrainsurgente con que se les derrotó en el plano militar. Pero lo importante a destacar es que ello no sólo significó una derrota bélica: fue, básicamente, una derrota para toda la población civil. Luego de ese tiempo de combate contra el “enemigo interno”, cuando el fantasma del “comunismo apátrida y ateo” fue el blanco de todas las fuerzas armadas de prácticamente todos los países latinoamericanos, lo que quedó fue una desmovilización mayúscula, terror instalado en todas las poblaciones, desánimo.

Sobre esa derrota -que es la derrota de las guerrillas, pero más aún lo es de los procesos organizativos de los pueblos- se erigieron las políticas de ajuste estructural que hicieron retroceder a todas las sociedades en varios años. En el medio de la euforia triunfalista del gran capital, reforzada por la caída del bloque soviético, se cerraron prácticamente todos los espacios de disidencia política. La idea de protesta armada quedó sepultada en el olvido. Los movimientos guerrilleros que lograron sobrevivir la debacle de las políticas neoliberales no tuvieron mucho más espacio político que negociar salidas decorosas (con mucho de rendiciones encubiertas, porque no había condiciones para seguir la lucha). Así, con suertes distintas, se transformaron en fuerzas políticas en el marco de las democracias constitucionales vigentes.

Retomando la afirmación con que se abría el artículo, podemos decir que es cierto en relativa medida que los movimientos armados desaparecieron, pero no lo es totalmente. En Colombia continúan vigente, y de hecho, de los dos grupos que operan, uno de ellos es el más viejo del continente, con ya más de 50 años de existencia y un poderío que no parece poder ser derrotado en lo inmediato (según estimaciones de estrategas tanto colombianos como estadounidenses, así se replegaran totalmente, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia demorarían unos 20 años en ser vencidas en el plano militar). Por otro lado en Chiapas, en el sur de México, el movimiento zapatista (movimiento guerrillero bastante sui generis, por cierto, que no usa las armas, pero guerrilla al fin) sigue vivo y sin miras de ser derrotado en lo inmediato. Es decir: si bien en términos generales estas expresiones han sufrido derrotas contundentes en lo militar o se han “reciclado” pasando a formar parte del juego político vigente (con saco y corbata, y todo lo que eso significa), no puede decirse que hayan desaparecido en su totalidad: en algunos lugares siguen operativas y los planes geoestratégicos de Estados Unidos para todo su patio trasero las contempla como un factor importante del panorama político-social.

Pero lo más importante de la afirmación citada va en relación a si, hoy por hoy, son o no una forma política válida.

¿Opción política?

Habría que contextualizar la pregunta: ¿opción “válida” para quién? ¿En qué sentido? Para las derechas, obviamente que no lo son. Son subversivas, y punto. Es decir: son la más radical expresión de opción de cambio, mucho más que cualquier partido político de izquierda (los de saco y corbata), o que un movimiento popular incluso, visto que se ayudan con el poder de las armas. Ahora bien: para el campo popular, para quienes pueden pensar y anhelar genuinamente procesos de transformación, ¿constituyen hoy los movimientos armados una salida?

Después de las experiencias de terribles represiones vividas las décadas pasadas en Latinoamérica, y luego de la fenomenal marea mediática que une “izquierda” con “violencia” -ahí está el caso Chávez como patética expresión de esta matriz que ya se ha impuesto: el “autoritario castro-comunista que, mostrando los dientes, exporta su revolución y su socialismo del siglo XXI por otros países del área trayendo la confrontación”-; después de los fantasmas de una Guerra Fría que nunca se han extinguido -el “comunismo” sigue siendo malo y violento por antonomasia, “expropia televisores o artículos de cocina y roba niños para dárselos al Estado”-, después, incluso, del fracaso de proyectos de izquierda que se centraron en la acción armada (desde la columna guerrillera del Che en Bolivia hasta las guerrillas urbanas de Uruguay y Argentina, desde los movimientos guerrilleros de Venezuela de la década del 60 hasta el desaparecido Sendero Luminoso en Perú, etc., etc.), en todos los casos desarticulados y exhibidos como “fanáticos violentos” que sólo trajeron desgracia a los pueblos donde operaban; después de todo este historial no muy glorioso precisamente, queda la pregunta: ¿son realmente una opción válida para plantearse cambios revolucionarios?

En estos momentos, inicios del siglo XXI, el poder de la derecha política, de los grandes capitales, de la industria cultural que maneja planetariamente las cabezas de buena parte de -por no decir toda- la humanidad, es grande, muy grande, desmedidamente grande. Su poder asienta, entre otras cosas, en el miedo que ha creado, y en la sensación de casi invencibilidad con que se presenta. Los movimientos armados sobrevivientes pudieron comprobar fehacientemente este poder con el operativo que terminara en marzo del 2008 con el segundo comandante de las FARC, Raúl Reyes, en una incursión asistida con la más desarrollada tecnología militar que pudo detectarlo de noche en el medio de la selva. Ante ese sofisticado y aparentemente imbatible poderío militar cabe la pregunta práctica, lógica y necesaria, con los pies sobre la tierra, si es posible enfrentarse con visos de realidad a esa fuerza que se muestra tan colosal. Poder de fuego, por cierto, del que dispone la gran potencia del Norte y que se puede traspasar a las fuerzas armadas de cualquier país latinoamericano para controlar estos movimientos subversivos. Si la diferencia militar se muestra tan grande: ¿es legítimo entonces, es racional, es lógico plantearse la lucha armada hoy?

Esta es una pregunta no sólo práctica sino en definitiva -y quizá básicamente-, ética: ¿para qué se organiza un movimiento de lucha armada? ¿Qué se busca con una organización político-militar como cualquiera de las numerosas guerrillas que han surgido en Latinoamérica? (igual que en otras partes del mundo, en África, en Asia). La lucha armada no es un deporte, no se lleva a cabo por el puro placer de disparar tiros, obviamente. Tiene una finalidad política. Es un instrumento, una herramienta, un paso para la consecución de fines superiores: la toma del poder político acompañando procesos populares de construcción de un nuevo modelo de sociedad. Por eso, lo que la motiva es una cuestión profundamente ética, de convicciones, de principios irrenunciables. Aún a riesgo de parecer producto de un soñador desconectado de lo real, valen los versos de Luis Burela: “¿Con qué armas, señor, pelearemos? ¡Con las que les quitaremos! dicen que gritó”. Por todo ello, entonces, no deja de ser necesario aclarar lo que se preguntaba más arriba: después de las experiencias de movimientos armados fracasados, y ante la despolitización que sufren las sociedades productos de las represiones sufridas y de los planes neoliberales que sólo dejan espacio para la sobrevivencia a las grandes mayorías, ¿cómo encarar una lucha transformadora? ¿Son realmente válidas las expresiones armadas? Hoy por hoy, ¿pueden triunfar y dar paso a la construcción de experiencias como las de Cuba o Nicaragua, que fueron justamente triunfos de guerrillas acompañadas de pueblos movilizados?

Si vemos la respuesta de la derecha (la de Washington y la de las oligarquías nacionales de los países de América Latina), es que no. Luego de Nicaragua, la última revolución triunfante del siglo XX, en 1979, la represión fue feroz. Los movimientos armados de la región centroamericana, que al igual que los sandinistas podrían haber llegado a tomar el poder político con el fuerte apoyo popular con que contaban, fueron brutalmente reprimidos. El genocidio de Guatemala (200.000 muertos y 45.000 desaparecidos, proporcionalmente comparable al holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial) y las masacres de El Salvador (75.000 muertos) son la elocuencia de cómo se les cerró el camino a esos grupos insurgentes. Luego de feroces procesos de guerra sucia, ambos terminaron deponiendo las armas y concertado salidas negociadas a las guerras internas en que se encontraban. Puestos ya en la arena de la lucha constitucional, siguieron derroteros distintos, pero más allá de las evaluaciones de cómo se movieron cuando pasaron a la legalidad, sus posibilidades de impulsar transformaciones sociales quedaron muy menguadas. En Guatemala pasaron a ser una muy pequeña fuerza política casi sin incidencia parlamentaria, y en El Salvador, si bien ganaron la presidencia a principios del 2009 -con la figura de un extrapartidario, no hay que olvidar-, queda la pregunta de hasta dónde podrán profundizar cambios reales. De hecho, en este orden, el legendario movimiento urbano Tupamaros, de Uruguay, acompañó al actual presidente, Tabaré Vásquez, y ya vemos por dónde anda este gobierno (más de lo mismo, no pasa -o no puede pasar- de las recetas neoliberales). Entonces: ¿“traición” de los Tupamaros, o constatación de las posibilidades reales de cambio que puede ofrecer la legalidad capitalista?

La pregunta abierta gira básicamente en cómo construir alternativas reales para la transformación social; los movimientos armados que se creyeron una herramienta para ello algunas décadas atrás, hoy día abren estos interrogantes. ¿Quién está más cerca de la revolución socialista: los colombianos con dos grupos insurgentes muy operativos o, por ejemplo, los chilenos, con varios gobiernos elegidos democráticamente que se vienen sucediendo dentro de los patrones de la legalidad capitalista? ¿O el cambio será gradual, lento y sin traumas, como lo quiere la Revolución Bolivariana de Venezuela, socialismo por decreto? ¿Es posible cambiar algo? ¿Sigue siendo válido el socialismo revolucionario, o hay que declararlo ya finiquitado? ¿Qué significan los recién festejados 60 años de “socialismo” chino, ahora en su versión de socialismo de mercado -y cuarta potencia mundial en lo económico, con poderosos arsenales nucleares-? ¿Sigue teniendo sentido el llamado a “enmontañarse” para luchar por un mundo nuevo?

¿Es posible cambiar algo?

Esto lleva a plantear el papel de las vanguardias revolucionarias -¡menudo tema!-. ¿Para qué existe un movimiento político-militar como todas esas guerrillas que funcionaron en décadas pasadas en Latinoamérica? ¿Son un elemento catalizador de procesos populares? En Cuba y en Nicaragua, en otros contextos, con un campo socialista aún vigente, con otros escenarios políticos a nivel internacional, evidentemente sí sirvieron para disparar procesos de organización popular que resultaron en cambios políticos profundos. Luego de esas experiencias, ninguna guerrilla pudo llegar a tomar el poder. El caso del movimiento zapatista en el sur de México es algo distinto: son un referente, son un laboratorio si se quiere, pero aún no se puede decir que hayan iniciado un proceso de real de construcción de un nuevo modelo de sociedad. A no ser que los municipios liberados donde actúan sea el camino. Otra pregunta para profundizar entonces: ¿socialismo nacional?, ¿socialismo municipal?

Bolivia, Ecuador, Venezuela, sin movimientos de acción armada que hayan facilitado cambios y en el medio de andamiajes legales capitalistas, transitan hoy procesos políticos que quizá pueden ir conduciendo hacia modelos socialistas. ¿Es ese el camino? ¿Qué se necesita para transformar las sociedades: poderosos movimientos de base como en Bolivia y en Ecuador, líderes carismáticos como en Venezuela? Obviamente no hay manual. Décadas atrás se podía ver en las columnas guerrilleras, fusil en mano, un instrumento para eso. Y en ese contexto se podían pedir “varios Vietnam” en el mundo como modo de apurar los procesos de transformación. Hoy día, viendo con los pies en la tierra que las tecnologías militares de la derecha pueden detectar y aniquilar una persona en todo el globo terráqueo con una precisión digna de película de ciencia ficción (por ejemplo, recordemos la recaptura de la embajada de Japón en Perú en 1996, donde con asistencia satelital y detectores de calor humano se pudo implementar un contragolpe militar demoledor, sólo como para dar una pequeña muestra de ese poderío), viendo eso, y además considerando el grado de desmovilización imperante: ¿son una opción válida los movimientos de acción armada?

Es cierto que después del fabuloso montaje mediático del 11 de septiembre de 2001 con la peliculesca caída de las Torres Gemelas quedó oficializada la sentencia: “Toda resistencia, en cualquier parte del mundo, se haga con un arma o una pluma, denunciando algo o fomentando la organización de la gente, es terrorismo e insurgencia, y como tal será castigado”. ¿Qué queda después de eso? ¿Es válida o no entonces la resistencia del pueblo iraquí? ¿Es válida o no la resistencia armada en los lugares invadidos por la bota imperial? En general, ante esta estrategia de guerras preventivas que impuso la Casa Blanca, ¿es válida o no la resistencia, cualquiera sea?

Tomando esto como matriz de lo que va siendo nuestro mundo, nuestra aldea global, ¿deja de ser válida entonces la resistencia? Es cierto que los iraquíes mueren por cantidades industriales con las tropas estadounidenses dentro de su territorio (ya van más de un millón), pero ¿qué otra alternativa les queda que resistir de esa manera, fusil en mano o con bombas caseras eliminando, cuando pueden, a un pobre soldado norteamericano, en muchos casos negro o latino, tan alejado de Wall Street como cualquier habitante del Sur? Extendiendo esa matriz al mundo, donde las fuerzas del gran capital dominan en forma impune, y donde no dejan de poner zancadillas a cada proceso de liberación que se intenta por aquí o por allá, ¿no es válida toda forma de resistencia entonces?

Este pequeño escrito no pretende para nada ser un llamado a la lucha armada. Solamente intenta fomentar un debate por mucho tiempo silenciado: ¿cuáles son los caminos para conseguir un poco más de justicia?: ¿el juego de las instituciones democráticas dentro de la legalidad capitalista?, ¿la organización popular de base?, ¿las vanguardias armadas?, ¿una combinación de todo ello?, ¿rezar o prender velas para que las cosas cambien?

Sin dudas que las guerrillas en Latinoamérica no lograron grandes cambios, porque fuera de los dos países mencionados (y en uno de ellos, Nicaragua, por poco tiempo), toda la lucha de décadas pasadas no prosperó como muchos pensaban. ¿Dónde va Colombia con dos movimientos armados en lucha y más de 50 años de guerra interna? ¿Dónde va el zapatismo: qué logrará en el mediano y largo plazo? ¿Reaparecerán grupos armados en el corto plazo en América Latina? ¿Y dónde va Bolivia con el actual proceso con sus campesinos indígenas cada vez más organizados? Hugo Chávez, como militar del ejército venezolano, perseguía guerrilleros algunas décadas atrás; hoy habla de socialismo del siglo XXI y tiene algunos ex combatientes en su gabinete. ¿Para dónde va ese experimento?

Son todas preguntas para ampliar, no para cerrar el debate antes de comenzarlo. Quizá lo más dinámico hoy por hoy en la lucha por arrancarle al sistema mayores cuotas de justicia son los movimientos populares que han ido surgiendo estos últimos años, ese “pobretariado” -como lo llamó Frei Betto- que se va constituyendo en el principal fermento de protesta, en muchos casos sin mucha direccionalidad política, pero evidentemente con un gran potencial transformador.

Cerrados los espacios reales de transformación económico-social como ha venido pasando en estos últimos años con los planes neoliberales, más allá de las democracias formales que se mantienen siempre bajo vigilancia (Honduras es la patética demostración de qué son esas “democracias”, siempre al borde de poder ser violadas), no es impensable que puedan reaparecer movimientos armados. Quizá como reacción desesperada, así como puede ser cada francotirador iraquí apostado en algún rincón de su país (si es que a eso se le podría llamar “reacción desesperada”). Sin dudas que la diferencia de potencial bélico entre la derecha dominante y posibles grupos insurgentes de izquierda es enorme, mucho mayor hoy que hace algunas décadas cuando surgían las primeras guerrillas en el continente. Pero también es enorme el retroceso sufrido en el plano político, por lo que no sería nada impensable que aparezcan esas respuestas ¿desesperadas?

No estamos proponiéndolas; simplemente estamos diciendo que, ante la cerrazón de los mecanismos “democráticos” no parecen tan imposibles nuevas reacciones insurgentes. Ernesto Guevara fue el heroico guerrillero unos años atrás, en algún sentido casi reverenciado; hoy, ¿sería un loco soñador, un dinosaurio prehistórico? Sin dudas las cosas son de acuerdo a las circunstancias. En la década de los 60 del pasado siglo, con toda la ola libertaria que barría el mundo, con una Revolución Cultural impetuosa en China, con teorías de cambio dando vueltas por todos los espacios sociales, con cuestionamientos varios a los poderes constituidos, en esa marea de marea de cuestionamientos muchos vieron en la lucha armada una opción. Hoy el mundo es distinto. Entre hiper consumo de show futbolístico por televisión y fanáticas iglesias evangélicas que dan salida regulada al fabuloso descontento popular, la energía transformadora se ve bastante golpeada, manipulada, encajonada. ¿Qué permiten estas actuales democracias vigiladas, de baja intensidad? No mucho. ¿Todo cambio real necesita la movilización, la fuerza, la protesta subida de tono, tal como son estos “violentos” movimientos populares que barren el continente sin ser partidos políticos ni grupos organizados: movimientos indígenas, campesinos sin tierra, desocupados, jóvenes sin futuro, piqueteros, etc.? Sin dudas. Nos guste o no, la violencia sigue siendo la partera de la historia.

En todo caso, todo este escrito es un simple comentario y no un llamado a la acción armada concreta. Más precisamente, es una invitación a debatir estos puntos: no sería imposible que los movimientos armados de izquierda reaparezcan, dadas las dinámicas políticas que se van dando en la región. Quizá eso sería entrar en un nuevo espiral de contra-violencia estatal, peor aún al sufrido años atrás, con ejércitos más represores que los que ya pasaron. Pero hay que entender la dinámica en juego; si ello sucediera es, como dijo el sub-comandante Marcos en Chiapas, porque “tomamos las armas para abrir paso a un mundo en el que ya no sean necesarios los ejércitos”.

El debate está abierto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Más enriquecimiento de ricos en Colombia. Uribe Vélez regala millones y millones de pesos de dineros públicos

Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

Violencia creciente en el campo. Contra la crisis social el presidente Uribe Vélez responde con más represión y muertes.

En la Revista Cambio N° 847 de septiembre, fue lanzada una tremenda denuncia pública bajo el título de “riego de dineros públicos”. Se registra que en Colombia, bajo el gobierno del Presidente Uribe Vélez, se ejecuta un programa retardatario denominado “Agro Ingreso Seguro”, que consiste en que el Estado entrega gratuitamente, sin intereses, sin obligación de devolver, centenares de miles de millones de pesos, para que los beneficiarios particulares, grandes terratenientes que no han sido capaces de explotar a lo largo de los años las tierras de que se apropiaron mediante adjudicaciones de baldíos o el uso de la fuerza pública para despojar a los pequeños campesinos e indígenas que las explotaban desde la época colonial.

El Espectador, periódico liberal de propietarios colombianos, en edición del primero de octubre de este año, denunció en su editorial la política agraria en esa materia del gobierno de Uribe Vélez, diciendo: “El escandaloso reparto de subsidios del programa gubernamental “Agro Ingreso Seguro” a modelos, reinas, y numerosos miembros de unas mismas familias, riquísimas por cierto, denunciado por la revista Cambio, y las ideas económicas con que los responsables han intentado dar un parte de normalidad, son semejantes a las de las “lánguidas damas de las cortes francesas del siglo XVIII”, quienes pensaban que hacer fiestas en los castillos reales era bueno para el pueblo porque les daba trabajo a modistas, peinadoras, pasteleros, decoradores y ejércitos de meseros y cocheros. De la misma manera, se nos quiere convencer ahora de que a punta de acumular regalos a los más ricos, algunas migajas caerán finalmente de sus mesas opulentas sobre los más pobres. Ni los más insensibles militantes de la Revolución de Reagan pudieron articular unos principios más cínicos e insensibles con un país, la mitad de cuya población está sumida en la pobreza o la indigencia… “Las odiosas exenciones tributarias, los regalos de las zonas francas y ciertos contratos de obras públicas parecen animados de la misma proclividad de darle más a quienes más tienen, de hacer más ricos a los ricos, de tratar de impulsar el crecimiento por medio de la satisfacción de las apetencias monetarias de ciertas minorías pudientes”. Y agrega y denuncia enérgicamente el editorial de El Espectador: “pero lo peor es que esa obsesiva propensión para favorecer a los ricos no se queda ahí. El círculo se cierra con el hecho de que son estos opulentos receptores de los regalos del Estado los mismos financiadores de las periódicas campañas de la reelección…no debe sorprender a nadie que una política como la descrita esté agudizando las grandes diferencias entre los ricos y los pobres. El aumento del índice Gini que mide la desigualdad en la distribución del ingreso, a una cifra de 0.59 (1 es el máximo) muestra que Colombia gracias a estas orientaciones, tiene hoy una de las tres peores distribuciones del mundo…este escandaloso ambiente ha sido posible por la hábil y permanente convocatoria a mantener el respaldo a un gobierno que prometió… la seguridad de los colombianos. A cambio de dicha seguridad, un país atemorizado y anestesiado está presenciando, “mudo y conforme”, cómo se está socavando por medio de transferencias a los más ricos, los soportes éticos de una sociedad que debería buscar unas bases más justas, equitativas y solidarias”.

Agrega la mencionada revista, además, que el programa Agro ingreso seguro ha beneficiado a hijos de políticos, reinas de belleza y familias millonarias de la Costa Caribe colombiana que apoyan política y electoralmente al presidente Uribe Vélez y sus amigos. Es la corrupción política y moral más grave que registra la historia de Colombia, por el cinismo de su aplicación y la dinámica de corrupción que ha desatado en Colombia bajo el gobierno del presidente Uribe Vélez.

La Ex reina de belleza de Colombia de 2005, Valerie Domínguez, ha sido beneficiaria de un millonario subsidio no reembolsable al programa gubernamental. Es una donación sin costo ni intereses, ni pago de la deuda, que le hace el gobierno de Uribe Vélez, siguiendo las ideas de su ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, conservador, de ultraderecha, que está en campaña de elección propia y que lanzó el programa y lo divulga en su propia campaña electoral. El presidente Uribe y su ex ministro son los líderes de esta política de obsequiar los dineros públicos, abiertamente, a sus adeptos latifundistas, quienes destinarán parte de ese regalo presidencial para gastos de la campaña del propio presidente Uribe o la del ex ministro Andrés Felipe Arias. Otra reina de belleza del mar, Ana María Dávila, le giraron el año pasado 440 millones de pesos para financiar sus “actividades agrícolas”. Curiosamente, dice la Revista Cambio, que “las dos reinas tienen el mismo comisionista de bolsa Juan Manuel Dávila Fernández de soto, que es novio de Valerie y hermano de Ana María, quien recibió subsidios por más de 435 millones de pesos. A su vez, el padre de Ana María recibió un subsidio de 445 millones de pesos y su esposa María Clara Fernández recibió otro obsequio de 440 millones. Dice la revista Cambio que “la familia Dávila una de las más ricas e influyentes de Santa Marta, recibió en el último año más de 2.200 millones de pesos en subsidios para “Riego y drenaje”. Como el tema que se viene tratando es bien largo y seguiré investigando todo lo ocurrido. Varios colombianos estamos empeñados en descubrir el monto total de dineros públicos entregados y regalados por el gobierno de Uribe a terratenientes, latifundistas, reinas de belleza muy importantes en la costa Caribe colombiana y en el Departamento del Valle.

Es de mucha trascendencia porque la denuncia puede lograr que el presidente Uribe suspenda su política de guerra y exterminio de colombianos, utilizando los miles de millones de pesos que obsequia y regala libremente a latifundistas retardatarios.

No tengo más remedio que recordar las palabras del gran poeta chileno Pablo Neruda, cuando el también notable poeta colombiano Eduardo Carranza, terminó su discurso en homenaje a Neruda denunciando la crisis política, moral y social que afectaba a Colombia, le dijo: “Pablo, esa es Colombia”.

Murió Mercedes Sosa. Cuando terminaba de escribir este trabajo sobre la corrupción política de Colombia, acaban de informar por televisión la noticia de la muerte de Mercedes Sosa. El hecho me golpeó muy duramente porque estaba desde ayer pendiente de la suerte final de esa notable mujer, cantante extraordinaria, militante política democrática y ejemplar en el mundo, nos conocimos en Bogotá. Estuve con ella por bastante tiempo, ayudándola y orientándola sobre la situación nacional, la ayudé en la preparación del espectáculo donde se iba a presentar. Estábamos en un hotel en el centro de Bogotá, conversando sobre su viaje, su estado de salud y su visión de la situación política Argentina y el mundo. A pesar de la represión política de la que era víctima, estuvo como siempre agradable, simpática y acogedora. De un momento a otro se presentaron decenas de estudiantes de la Universidad de los Andes que funciona prácticamente en los costados del sector oriental del centro de la ciudad, un grupo de estudiantes se hizo presente para pedirle que fuera a cantar en la universidad, conducía el grupo de estudiantes, en esa época estudiante de la Universidad de los Andes, Pablo Lasserna, quien se ha convertido en una figura de la radio y televisión en Colombia, era muy joven. Ahora lo veo en un programa sobre preguntas y premios de bastante valor económico. Nos pusimos de acuerdo y quedamos en que Mercedes iría a cantar un poco antes de la hora del almuerzo, cuando todos los estudiantes estaban en los patios de la universidad, lamentablemente no pude asistir por otros compromisos, después ella con una impresionante alegría de la reunión con jóvenes idealistas, combativos de tendencias democráticas, ejecutó su improvisado programa de canciones levantando a lo más alto de la cordillera de los andes el eco de su voz suave y amorosa. Me encontré luego con ella, quedé en que cuando viajara a Paris la visitaría en su casa, y nos despedimos. Ahora en estos momentos, con motivo de su muerte, sufro la pena de esa noticia, y renace el afecto, admiración por esa gran mujer argentina, demócrata, solidaria con los pueblos y una capacidad de lucha impresionante. Me uno con mi familia, al duelo universal que causa esta noticia, pero por mi edad le puedo decir: “hasta luego Mercedes. Nos veremos de nuevo en el espacio de la democracia socialista que nos unió siempre”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Demagogia Olímpica: Brasil en la senda de sus glorias

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La elección del Río de Brasil para organizar los juegos Olímpicos 2016 ha sido la demagogia olímpica al rojo vivo.

Nunca fue diferente. A diferencia de Río de Janeiro, Chicago, Madrid y Tokio eran opciones directas y más transparentes en el sentido de no estar vinculadas a las consideraciones de una peculiar y poco clara “política” del Comité Olímpico, ni vinculadas a la política de la política.

Se supone que al asignar la sede de los juegos deportivos más famosos del planeta, no es solo por la capacidad, sino también es un reconocimiento a la trayectoria del país, a su estabilidad socioeconómica, a su prestigio cultural, a sus contribuciones a la humanidad.

Es probable que sea por esto y por mucho más. Sin embargo puede ser mucho menos que esos intangibles del prestigio y mucho más a la hora de sacar cifras de mercado que se trafican detrás y delante de las medallas olímpicas y las expectativas de los atletas.

Ahora eligieron a uno de los países con la trayectoria más cuestionada en justicia social y con una deuda pendiente por las violaciones a los DDHH en las dictaduras militares de los años 60.

Desde 1950, Brasil no puede hacer descender el índice de desigualdad a menos de 50.0 de acuerdo al coeficiente Gini. Por muy eficaz que haya sido el esfuerzo del presidente Lula para mejorar el estándar de vida del brasilero, Brasil todavía exhibe uno de los peores índices de desigualdad con un coeficiente Gini en 2005, de 56.7. Se ubica dentro de los 15 peores del mundo, con Chile con un 54.9. Suecia el más bajo tiene 23.0 y la media de países los desarrollados está entre 28 y 38. Francia es 29.5 por ejemplo.

Es la peor elección porque crea la sensación que se está privilegiando a América del Sur siendo que Brasil culturalmente no se ha sentido históricamente parte de la “cultura latinoamericana” por una simple cuestión de lengua.

Con el presidente Lula eso sí ha habido un cambio y el ha marcado un paso diferente de los anteriores gobernantes en lo de la identidad latinoamericana. De hecho, dedica la obtención de la sede de Río como un triunfo de Sudamérica.

Aunque la historia futura puede ser otra. Brasil históricamente ha sentido la “responsabilidad” de convertirse en potencia regional y queda la duda si esa aspiración es intrínsecamente genuina por poderío, territorio y proyección demográfica en última instancia. O, es otra imposición externa de las potencias occidentales tradicionales en “dividirse” el control global al estilo de la Trilateral, con Brasil actuando como poder subrogante.

Así como los reclamos contra China por el asunto de los DDHH aparecieron cuando los Juegos de Beijing estaban por iniciarse, es probable que con Brasil ocurra algo similar en otro plano.

El 2016 en política puede ser una eternidad. Esta vez podría ser el tema del poderío bélico atómico que Brasil busca con afán.

Con todo, ese poderío y simpatía internacional que Lula ha gestado para Brasil, de pronto puede convertirse en una pesadilla en manos de una elite de políticos neoconservadores operando una transición después de 8 años de gobierno del Partido dos Trabalhadores (PT).

Así como se le veía a Lula radiante al conocer la selección de Río, no hay seguridad de que el PT y su líder lucirán igual en caso de perder las próximas elecciones presidenciales en Octubre 2010.

A un año, las encuestas favorecen con claridad al candidato de centro derecha, el gobernador de San Pablo José Serra, un ex izquierdista que buscó protección de la Embajada Italiana durante el golpe militar de 1973 en Chile. Serra es un político brillante, y hace la lectura correcta del clima conservador que se reinstala en lugares importantes del mundo después de la crisis económica.

Brasil por raíces y trayectoria política es muy proclive al conservadurismo a semejanza de EEUU. La candidatura de Serra destila ese candor del izquierdista arrepentido, muy conocido en los ambientes de Argentina, Brasil y Chile, por no haber estado en el poder mucho antes.

Las fuerzas surgidas por el desgaste del PT en el poder, no es diferente al de las fuerzas opositoras que enfrenta la Concertación en Chile o el peronismo oficialista en la Argentina.

Cuando fuerzas progresistas o de cierto acento izquierdista gobiernan por varios períodos, algo les sucede que al estacionarse en el poder se fragmentan en dos o más facciones. Sucedió con los socialistas en Francia bajo el gobierno de F. Mitterand, con los socialistas en España bajo Felipe González y al Chile de la Concertación.

No es solo la corrupción o el desgaste natural de gobernar países con sistemas precarios. Es algo más, y tiene que ver con la inevitable conversión de un contingente progresista en una elite del poder destinada a gobernar desde la función del estado. El fantasma ideológico del comunismo soviético les atemoriza tanto que se transforman en neo conservadores. El caso chileno es patente.

Brasil ha sido invitado por el club de las potencias mayores a participar en un espacio de la elite del poder mundial.

Por territorio, riquezas naturales, el Amazonas y peso específico en la región esa invitación se extiende a que se transforme en el futuro en potencia atómica. Brasil desde hace décadas que no ha disimulado esa ambición.

La apuesta es peligrosa no solo por el significado en sí de poseer armas nucleares, sino porque desequilibraría la balanza del poder en la región por completo. En algunos cuarteles ha habido algarabía por esa posibilidad porque estaría formándose un polo de poder regional que le haga frente a EEUU.

No es aconsejable creer que Brasil recibiría la aprobación de las potencias occidentales para tener poderío bélico nuclear sin nada a cambio.

Esperando a los juegos, esperemos también que no sucedan manifestaciones en las calles de Brasil y en el resto de los países, porque un país como Brasil se transformó en potencia atómica mientras es gobernado por un puñado de neoconservadores cortados a la estadounidense. De los brasileros depende solamente que este escenario sea el más improbable.

Foto: Dinamarca - El presidente Luiz Inácio Lula da Silva festeja junto a la delegación brasilera la elección de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos de 2016. / Autor: Ricardo Stuckert - ABR


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

A propósito de la Ley de Servicios Audiovisuales: La palabra y la propiedad

Jorge Sanmartino (especial para ARGENPRESS.info)

El periodista Pepe Eliaschev se considera un liberal. Denuncia atropellos, censuras y se ve en el espejo como un Quijote de las libertades públicas combatiendo contra las máquinas infernales del autoritarismo. Invitado a debatir sobre la ley de medios, no acusó la raigambre montonera de Carlos Kunkel ni hizo mención a la “tendencia” que gobierna el país. Puso bajo un manto de sospecha la intención democratizadora y antimonopólica de la ley, pues el mercado no da para infinitas radios y canales. “No hay como sostenerlas”, dijo. Por eso, la forma de asegurar buen periodismo es con fuertes y poderosos medios independientes “como en EEUU”.

Como liberal, asocia la libertad a la propiedad, en consonancia con Locke, que en el Tratado del gobierno civil asegura que la propiedad aparece cuando agregamos un trabajo a la naturaleza, la fijamos y apropiamos, separando lo que es privativo de los bienes comunes. El estado, guardián nocturno, está para velar esa propiedad. Pero desde Hegel en adelante, las constituciones de todos los países la defienden bajo reserva de excepción, es decir, de intereses del bien común más altos que la propiedad. Las empresas recuperadas, cooperativas y otros movimientos sociales han impulsado en nuestro país reformas al derecho basados en este interés general, con el objetivo de recortar los derechos de propiedad a favor del bien público. Son dos derechos que conviven pero se oponen en circunstancias especiales y allí “decide la fuerza”. La propiedad, por eso mismo, está en el centro de la batalla política socialista. Se debilitó al fragor de las conquistas sociales de la posguerra, que recortó su dominio en ámbitos como la educación, ciertos servicios públicos, la salud e incluso la vivienda. Desde hace 30 años, los políticos e ideólogos neoliberales, con un claro instinto de clase, apuntaron a restablecer la propiedad privada de esas esferas sustraídas al mercado. Y, luego de golpes militares y luchas encarnizadas, lo lograron. Las contrarreformas sociales se extendieron y transformaron la creación humana y el mismo vínculo con la naturaleza en una relación puramente mercantil. Hacia allí apuntan los movimientos altermundialistas cuando denuncian que “el mundo no es una mercancía”.

Libertad y monopolio

Pero la libertad basada en la propiedad se choca con otro obstáculo que Locke no podía teorizar: el monopolio, que es la consecuencia natural del libre mercado. Mientras el poder se traslada por entero al mercado, son las empresas privadas dominantes las que lo detentan. La denuncia del Estado hace juego con nuevo color del poder capitalista. Por eso a veces liberalismo y anarquismo se confunden malamente.

Esa es la situación actual del mercado comunicacional, desregulado en todo el mundo pero hiperliberalizado en nuestro país, que gracias a la política, es decir, a las decisiones de los sucesivos gobiernos, empezando por la dictadura militar que entregó Papel Prensa a La Nación y Clarín, aseguraron una posición monopólica indiscutible a los grupos periodísticos que no pararon de acaparar negocios bajo todos los gobiernos, desde el liberal de Menem hasta el neodesarrollista de Kirchner, quien le renovó las licencias de manera automática y facilitó la fusión monopólica en el negocio del cable.

Para los dueños de la palabra y sus representantes políticos la colonización mediática se ha vuelto algo tan natural, que consideran las frecuencias radioeléctricas como de su propiedad privada. Por ese motivo, las grandes corporaciones y las instituciones que la agrupan, denunciaron como una afrenta a la constitución y la libertad de expresión la no renovación de la licencia por parte del gobierno de Chávez a los titulares de RCTV, que dicho sea de paso estuvieron implicados en el (¿anti-constitucional, verdad?) golpe de estado del 2002. La batalla por la propiedad y la garantía jurídica es la que paladines republicanos como Mariano Grondona vienen ventilando junto a la Sociedad Rural, Marsans, los bancos propietarios de las ex AFJP, Techint, Clarín-TyC y otras joyas de nuestra burguesía nacional.

Palabra y propiedad

Pero a diferencia de otras ramas de la producción, los servicios audiovisuales atañen a las formas comunicativas por excelencia, es decir, a la propia producción y circulación del lenguaje. Es el lenguaje el mediador de una sociedad, la que otorga sentido y dirección, constituye imaginarios y crea cultura. Si somos una sociedad es porque en ella circula la palabra. Y cuando Marx decía hace más de un siglo y medio que “la prensa crea hoy en día más mitos en un solo día de lo que le llevó a los antiguos todo un siglo”, no hacía más que expresar ese poder condensado de los medios de comunicación, que desde esa época hasta nuestros días se multiplicó de manera colosal. Instrumento de voluntad y fuerza constructiva, organizadora del sentido común. Es por eso mismo que la mercantilización de la palabra esclaviza bajo su forma de valor la acción social comunicativa de los hombres y crea, para tomar un término caro al filósofo Habermas, una “interferencia estratégica” en el espacio de la opinión pública. Pero no sólo interfiriendo, sino también creando la arena y la galería.

El poder comunicacional no atañe sólo a un beneficio económico sino al poder productivo, político, social, cultural de una civilización. La paradoja es que mientras la palabra sólo deja de ser ruido cuando es producida socialmente, bajo los imperativos económicos de la sociedad actual solo es audible y visible si los beneficios de su circulación son privados.

Liberalismo y socialismo

El proyecto de ley que fue aprobado en Diputados incluye cambios que demandaron mediante una estrategia adecuada los bloques de centroizquierda. Ella es democrática, porque asegura jurídicamente la inclusión de nuevos actores que no lo estaban con anterioridad, y es liberal porque pone restricciones muy claras que obstruyen la formación de monopolios al nivel de lo que hoy son Clarín, Ávila y otros grupos. Es progresista porque exige cuotas de producción nacional, resguarda derechos del niño, entre otras medidas. Todas ellas se alimentan unas a otras.

Pero el liberal Pepe Eliaschev tiene razón cuando avisa que, en concreto, en este mundo encantado de la mercancía, no hay mercado para que cientos de nuevos actores se arrimen al fogón de la palabra. Porque para tener voz es preciso tener dinero, y mucho. La incorporación de la tecnología digital que multiplica por cinco cada frecuencia, ensancha más aún el abismo entre sus capacidades democratizadoras y la lógica restrictiva del capital. Para dar y recibir la palabra, que alcance a grandes mayorías en el ágora nacional se precisa lo que sólo unos pocos tienen.

La denuncia de los representantes del establishment comunicacional privado alertan sobre este nudo y agitan el fantasma chavista, advirtiendo que el gobierno se presta a financiar a miles de radios y emprendimientos comunicacionales para que sean afines “al régimen”. La derecha, que en este debate sobre la palabra quedó, literalmente, muda, ilumina, sin embargo, el camino que las clases subalternas deben recorrer.

La democratización real y completa de la palabra exige sustraerla a la lógica mercantil, brindar a cada ciudadano la posibilidad irrestricta de usarla en el parlamento cumunicacional del siglo XXI. Democracia y capitalismo aquí se repelen.

El acceso formal al espectro radioeléctrico de sindicatos, movimientos sociales, indígenas, radios comunitarias, cooperativas, universidades, etc., constituye un elemento de democratización política. La izquierda debe defenderla. En sintonía con Marx, que en La cuestión judía sostenía que la emancipación política era un avance que se debía apoyar, aunque el objetivo era la emancipación social, aquí el avance legal debe servir como plataforma para colocar el poder de la palabra más allá del capital. No se avanza un paso denunciando que unos y otros son capitalistas, como tampoco se puede gritar en una bomba de vacío. El que no sabe reconocer en política la paleta de colores está perdido para la causa del socialismo. La demanda de presupuestos culturales y periodísticos para todos los emprendimientos comunicacionales, desde el último barrio hasta la última fábrica, bajo las mil y un formas que pueda adquirir en la política cotidiana, constituye un norte político cultural que la izquierda no debería soslayar y que, si se aprueba la ley de servicios audiovisuales, contará con un piso más alto desde el cual encarar dicha tarea.

Jorge Sanmartino es integrante del EDI (Economistas de Izquierda) y de la Asociación Gramsciana Argentina.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Kraft Foods se quiere comer crudos a sus trabajadores

Emilio Marín (LA ARENA)

La multinacional tiene apoyo de su embajada para violar leyes laborales argentinas.

Después de 43 días de conflicto, la intransigencia de Kraft Foods se refuerza por el apoyo político que recibe de la embajada de Estados Unidos y la cúpula de la Unión Industrial Argentina.

Desde el 18 de agosto, cuando se conocieron los 156 despidos ordenados por la multinacional de la alimentación, ha transcurrido un conflicto de mucho impacto político aún irresuelto.

Los delegados y miembros de la Comisión Interna de ese establecimiento, abandonados por completo por Rodolfo Daer y la plana mayor del Sindicato de la Alimentación (STIA), tuvieron que adoptar medidas de fuerza y fueron acompañados por marchas solidarias. Por caso la CTA movilizó el 30/9 y hubo otros actos y cortes en apoyo.

La confrontación tomó visos de batalla campal el viernes 25 de setiembre en horas de la tarde, cuando más de 300 policías bonaerenses desalojaron la fábrica a tiros y a palos, con la montada y la división perros. El operativo dejó 65 presos y decenas de heridos, en su mayoría obreros pero también hubo algunos efectivos lesionados.

Antes de ese punto de inflexión, el conflicto de Kraft estaba en los medios de comunicación. Pero desde ese día lo estuvo muchísimo más.

Desde la empresa se argumenta que sus medidas son legales, ajustadas a la ley de asociaciones profesionales, que le permitirían negar el ingreso a delegados que son “un peligro” para el personal y las instalaciones. Los directivos pusieron como blanco al núcleo de la Comisión Interna y demás delegados, que fueron cesanteados junto al resto de los trabajadores sin respetar el fuero sindical.

Los capitales estadounidenses destilaban veneno contra los delegados, acusándolos de violentos y extremistas. Allí se detecta la primera coincidencia con Rodolfo Daer, mandamás de la Alimentación y ex secretario general de la CGT durante el menemismo. Daer declaró que la Comisión Interna era de “extrema izquierda” y había “ideologizado” el conflicto. La toma se produjo el 24 de agosto y apenas tres días después Daer había roto públicamente con esos afiliados de STIA. Era una forma de decir a la multinacional: “cuentan con nuestra comprensión para con los despidos”. Y un mensaje al gobierno provincial y nacional: “si mandan la policía a reprimir, yo no defenderé a los revoltosos”.

Los que supuestamente debían defender los derechos de los empleados ni siquiera repararon en el origen de la pelea: en julio el personal realizó una medida de fuerza luego de reclamar infructuosamente a Kraft que adoptara soluciones sanitarias en medio de la Gripe A.

La policía llegó el 25/9, arrasando con los ocupantes de adentro y con los familiares y gente solidaria que estaban del lado de afuera del portón. Obvio, ni Daer ni ninguno de los suyos estaba en el lugar. Sintomáticamente la avenida se llama Henry Ford, a tono con la hegemonía estadounidense en General Pacheco. Nunca le iban a poner Gaucho Rivero.

Perfiles del monopolio

¿Por qué esa patronal embistió tan brutalmente contra su personal? Según Carlos Tomada (Página/12, 30/9), fue por ánimo de revancha contra una ocupación donde habría habido –según la empresa- algunos daños y que demoró varias horas la salida de los ejecutivos. Estos de victimizaron como si hubieran sido objeto de un secuestro express.

La razón aludida por el ministro puede haber pesado porque los monopolios suelen ser revanchistas con sus asalariados. Pero hay otro aspecto a considerar: la planta está ahora ocupada por policías y gendarmes, al personal le han cambiado modalidades de trabajo y horarios, que no han podido ser revertidos justamente por la ausencia de los delegados, impedidos de ejercer sus funciones gremiales.

Con esa violación de las leyes argentinas, los ejecutivos de Kraft modifican las condiciones de trabajo según su unilateral decisión. Y a tal punto están decididos a ello que no les importó que la cartera de Tomada y Noemí Rial los multara en 13 millones de pesos por incumplir el punto 5 del acta firmada el 28/9, que habilitaba el ingreso de los delegados.

¿Esa conducta será una golondrina que no hace verano? ¿O será el inicio de una escalada de las grandes patronales para revertir de hecho las leyes laborales y generar conflictos sociales? A nadie escapa que las consecuencias de estas confrontaciones impactan sobre la imagen del gobierno nacional.

La Unión Industrial Argentina dirigida por Héctor Méndez asumió como propia la defensa de la patronal foránea y reclamó mano dura a la presidenta de la Nación, en orden a proteger “la seguridad jurídica” y “el clima de inversiones”. La UIA era leal a su propia historia. Es que el anterior propietario de Terrabusi, Gilberto Montagna Terrabusi, fue presidente de la entidad. En la ola desnacionalizadora de los ´90 vendió su fábrica y no se sabe que a los millones de dólares los haya invertido en la industria nacional. Si algún paraíso fiscal hablara…

Kraft se devoró a Terrabusi en unos segundos, como quien se come una Oreo o se toma un vaso de jugos Clight o Tang. Es la segunda multinacional alimentaria del mundo detrás de Nestlé y a principios de setiembre pasado hizo una oferta hostil de compra a Cadbury, la fábrica británica de chocolates, por 16.700 millones de dólares. Ese es el monstruo que pisa fuerte en Pacheco.

Lo que importa

La multi y su operador gremial, Daer, más sus amigos de los monopolios mediáticos, han llamado la atención sobre la pertenencia de Ramón Bogado y otros delegados a la CCC, PTS y otros partidos, como si eso fuera un delito o explicara las causas del conflicto. A este cronista le merece una crítica el hecho de que Bogado haya sido orador junto a Pedro Apaolaza (Carbap), Abel Guerreri (SRA) y Alfredo de Angeli (FAA), entre otros promotores del lock out destituyente, en el acto que organizaron en Cañuelas, el 25 de mayo último. No parece que compartir escenario con esas expresiones patronales haya sido la mejor manera de festejar el primer gobierno patrio.

Pero esa crítica política a Bogado es una cosa. Y otra muy diferente es ubicarlo como “el malo de la película” en la prolongada lucha de Kraft; al contrario, hasta ahora ha defendido los intereses de los trabajadores. Tendrá trabajo para explicar a sus compañeros el por qué de su alianza con la Sociedad Rural durante 2008 y parte de 2009, toda vez que Hugo Biolcati, titular de esa entidad, condenó la movilización de los muchachos y muchachas de la alimentación. “Vemos con preocupación el estallido de este tipo de conflictos en las empresas porque hay algunos comisiones internas que parecen más poderosas que la propia CGT”, expresó el sojero-tambero durante el seminario de IDEA en Rosario (Clarín 30/9).

Hay que dejar las teorías conspirativas de lado. Lo objetivo es que había una justa lucha gremial contra una multinacional norteamericana y que el gobierno se terminó poniendo ese día 25/9 –esperemos que no para siempre- del lado de los poderosos.

La historia se puede reconstruir desde los diarios. La embajada de EE UU llamó a Daniel Scioli pidiendo la “solución” de la toma de fábrica, según admitió el gobernador estando en Miami en la pronorteamericana “Conferencia de las Américas” auspiciada por The Miami Herald y el Banco Mundial. Aníbal Fernández también exigió a Scioli “ser un poco más expeditivo” en Pacheco, según ventiló en varias radios. Y así se desencadenó la represión, una más de la administración Kirchner contra el mundo del trabajo.

La injerencia no terminó allí pues la flamante embajadora Vilma Martínez, llegada hace pocos días a Buenos Aires, emitió un comunicado reclamando “el respeto por los derechos de propiedad y las decisiones del sistema judicial”. Argumentó que empresas “made in USA” proporcionan “buenos puestos de trabajo a 155.000 argentinos”. Al menos los 3.000 de General Pacho no entran en esa categoría de “buenos”.

A lo largo de 40 días el kirchnerismo apareció como “amable componedor” de las partes, vía Tomada, pero a la hora de la verdad, terminó ordenando la represión policial. Scioli y Fernández fueron los directamente involucrados aunque ninguno de ellos habría dado ese paso sin consultar con la presidenta reunida en el G-20.

Un párrafo final sobre el principal representante empresario a la hora de justificar los despidos: Pedro López Matheu. Este llevó la posición más dura a las negociaciones en Trabajo y no dejó entrar a la prensa a filmar la situación interior de la planta, el martes 29/9, que hubiera documentado el no ingreso de los delegados y las adversas condiciones laborales impuestas por el capital. López Matheu fue hasta setiembre de 2006 el representante de Clarín en Adepa (Asociación de Entidades Periodísticas de Argentina); allí presidía la Comisión de Libertad de Prensa e Información. Ni defendía la libertad de prensa en Clarín-Adepa ni la libertad laboral en Kraft sino a empresas monopólicas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Represión en Kraft-Terrabusi

CORREPI

El viernes 25, a las 17:30, cientos de efectivos policiales de infantería, caballería, división perros y motorizada, apoyados en el perímetro por gendarmería nacional, que descargaron balas de goma, palos y gases lacrimógenos contra los trabajadores de Kraft-Terrabusi, sus familiares y los manifestantes movilizados en su apoyo. El operativo militar, ordenado por la fiscalía provincial a pedido de la empresa multinacional, fue dirigido por el comisario Salvador Baratta, personaje que merece más de un párrafo extra.

Especie de Mario “Chorizo” Rodríguez post-90, Baratta desarrolló casi toda su carrera en el conurbano sur, de donde es oriundo. Después de la comisaría de Solano y otros destinos en la zona, fue destinado como jefe de narcotráfico en el conurbano norte. Allí se especializó en coordinar con otras fuerzas. Luego pasó a la departamental La Plata, donde gestó el plan “Círculo de Proximidad”, tendiente a que “la ciudadanía recupere la confianza en su policía”.

Sonó con fuerza como posible jefe de la bonaerense, y finalmente lo nombraron superintendente de la región noroeste, que abarca los municipios de Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre, Escobar, Campana, Zárate, Pilar, Exaltación de la Cruz, Malvinas Argentinas, José C. Paz, San Martín y Tres de Febrero. Fue el vocero de la versión oficial del operativo en el que el subcomisario de Matheu, Claudio “Orejón” o “El Cheto” Brítez ejecutó a la competencia de su hermano, el narco “Cartucho” Brítez, en Villa Madero, San Martín (ver Boletín nº 532, “Una familia muy normal... policial”).

La represión en Terrabusi, con 65 detenidos (28 que se encontraban en el interior de la planta y 37 capturados fuera de ella) que fueron liberados a la madrugada, imputados por atentado y resistencia a la autoridad y usurpación, en el caso de los que estaban dentro de la fábrica, tuvo varios ingredientes que muestran sin tapujos cómo la política represiva estatal se profundiza en la medida en que se hacen más evidentes las consecuencias de la crisis que los capitalistas se cobran, como siempre, a costa de los trabajadores.

Vimos a la viceministra de trabajo del gabinete nacional oficiando de vocera de la empresa yanqui, cuando dio lectura a lo que ella misma calificó de “declaración unilateral” de los explotadores. El fin de la conferencia de prensa fue la señal para el inicio del ataque militar. La planta funcionó, a la vez, como comisaría y fiscalía. Los pocos compañeros abogados de organizaciones que pudieron trasponer las rejas coronadas de alambre de navajas fueron recluidos en un playón sin acceso directo al fiscal ni a los instructores policiales, mientras otros directamente quedaron por fuera del perímetro de la fábrica, sin poder ingresar.

Pocas veces se muestra tan claramente la función del gobierno en un estado burgués: defender a cualquier costo los intereses de sus mandantes, los capitalistas. Juez, fiscal, ministros, policías, gendarmes, todos exhibieron sin ambigüedades su rol de sirvientes de la empresa, en este caso yanqui, para todavía mayor claridad.

Mientras tanto, el conflicto persiste. En comunicación telefónica, uno de los delegados de la comisión interna nos confirmó que “no hubo acuerdos ni acta de resolución”. Kraft, la empresa en la que el Tesoro de los EEUU posee acciones, cuyo director, Warren Buffet, es el millonario más importante del mundo, ofrece reincorporar a sólo 30 de los 156 obreros despedidos y abonar el salario de la primera quincena...

La burocracia sindical, en bloque, evidencia también su alianza con el gobierno y los empresarios. Las diferencias que puedan tener Daer y Moyano desaparecen cuando deben ejecutar las políticas de la UIA y del gobierno en defensa de los capitales del imperio. Los conflictos interburgueses quedan a un lado cuando hay que atacar a la clase trabajadora.

La fábrica sigue militarizada, con los efectivos usando de dormitorio el quincho de la planta. Gendarmería volvió a desplegar varios batallones para impedir nuevos cortes de la Panamericana. La comisión interna sigue sin poder ingresar a la planta.

La forma en que el gobierno encaró la “resolución” de este conflicto, es un intento de demostración de fuerza de la burguesía a toda la clase trabajadora, en momentos en que, como venimos señalando, la profundización de la crisis augura nuevas y renovadas luchas. Ellos también lo saben.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El agua y el fuego

Carlos del Frade (APE)

El primer proceso de potabilización del agua en la Argentina se llevó adelante en el año 1821. Le correspondió al entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires y, al mismo tiempo, representante de las Provincias Unidas del Río de la Plata ante las otras naciones del mundo, don Martín Rodríguez.

Sin embargo, miles y miles de argentinos hoy no tienen acceso ni al agua potable ni tampoco a los servicios cloacales.

Quizás uno de los casos más alevosos se verifique en la ciudad de Rosario.

Abrazada por uno de los ríos más caudalosos del planeta, el Paraná, miles de rosarinos no tienen acceso al agua potable.

Incluso el gobierno socialista de la provincia de Santa Fe informó en los últimos dos meses que recién en el año 2024 habrá agua potable para todos los que viven recostados sobre el Paraná.

¿Qué pasó en todos estos años?

¿Qué hicieron con tantos proyectos de acueductos y supuestas obras de infraestructura en casi todas las comunas y ciudades de la provincia?

Nadie responde este tipo de preguntas.

El problema, sin embargo, es peor que una simple crítica intelectual.

La inexplicable ausencia de agua hace que se pierdan vidas.

No hay agua para apagar incendios.

En estos días, dos hermanitos de tres y un año y medio, Facundo y Joel, respectivamente, murieron calcinados cuando el fuego se devoró la casilla de latas y cartones en la que habitaban en la zona sudoeste de Rosario.

Los vecinos quisieron ayudar pero debían traer el agua desde las zanjas que están cerca porque ninguna canilla está cerca del lugar.

Un primito, Santiago, de tres años pudo salir de la casilla y salvar su vida. "Lo encontramos un poco antes de que llegara a la vereda, lo abrazamos y lo sacamos rápido; mi consuegra lo vistió y ahí contó que habrían jugado con fuego", sostuvo una mujer del barrio.

"Nos asustamos todos porque si el fuego agarraba a los árboles, se iban a quemar todas las casas... Mi hijo no pudo entrar a la casa porque caían cables prendidos fuegos... Todos corrimos, tiramos agua con la manguera, con tachos, con todo lo que podíamos, hasta sacamos de la zanja mientras esperábamos a los bomberos. Estábamos desesperados, sentíamos cómo explotaban algunas cosas adentro de la casa en llamas, los árboles se iban incendiando, fue terrible", comentaron los vecinos ante los medios periodísticos.

La mamá de los chiquitos, Romina Funes, de solamente veintiséis años no pudo pronunciar palabras. Su compañero y papá de los nenes calcinados, Hugo, que trabaja como sereno donde puede encontrar alguna changa, pidió “un lugarcito” para despedir a Facundo y Joel.

No les quedó nada. El fuego se lo comió todo.

El agua de zanja no alcanzó para salvar la vida de los chiquitos.

Agua de zanja porque no había canillas ni agua potable en un barrio de la ciudad abrazada por uno de los ríos más caudalosos del planeta, el Paraná.

Facundo y Joel no fueron asesinados por las llamas sino por la pobreza inventada y multiplicada y por la increíble desidia que ya lleva doscientos años en llevar agua potable a los que viven al lado de los ríos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Misiones: Los tareferos de Montecarlo comenzaron la huelga de hambre

ACTA

En principio son 9 los huelguistas que ayunan frente al Banco Nación de Montecarlo, en la provincia de Misiones. “Vamos a formalizar el hambre que ya estamos pasando con nuestras familias”, destacaron. Reclaman la devolución de las asignaciones familiares confiscadas por la ANSES y la regularización de las condiciones laborales. En Misiones se estima en unos 30 mil los peones rurales que trabajan en toda la provincia. La problemática de este sector afecta a unas 160 mil personas si se cuenta el grupo familiar.

Omar Wilfrido González, José Alberto Galeano, Omar Galeano, Juan Cristóbal Maidana, Aurelio Portillo, Gregorio Sotelo, Fernando Aquino, Enrique Acosta, Fermín Martinez, Aureliano Acosta son los tareferos que comenzaron a las 18,30 de este domingo la huelga de hambre frente al Banco Nación Argentina sucursal Montecarlo.

Con esta medida extrema, que podría extenderse hasta que desde ANSES les devuelvan las asignaciones familiares confiscadas desde agosto último, denuncian el hambre y el abandono al que son sometidos miles de familias de trabajadores rurales en la provincia.

“Nosotros lo que estamos haciendo desde hoy con la huelga de hambre es formalizar lo que ya estamos sufriendo desde hace mucho tiempo con nuestras familias, porque hace mucho que estamos teniendo hambre, semanas en que estamos comiendo salteado, semanas en que ya no sabemos como hacer para que nuestros hijos puedan ir a la escuela, ya no aguantamos más y queremos que alguien nos ayude a resolver este problema pero sin mentiras, no queremos que nos mientan más”, destacó uno de los huelguistas en el comienzo de la medida de fuerza.

Al comienzo del ayuno firmaron un acta con los puntos del reclamo y solicitaron a las iglesias, la CTA de Montecarlo, el Movimiento Social de Misiones, el Concejo Deliberante local e intendencia, la conformación de una mesa para llevar adelante las negociaciones a fin de resolver el conflicto con las autoridades provinciales y nacionales”.

Entre los reclamos se destacan en primer lugar el pago de asignaciones familiares de inmediato con retroactividad de acuerdo a lo adeudado a cada trabajador; la entrega de mercaderías de acuerdo a los integrantes de cada grupo familiar, 4 cuatro integrantes 2 bolsas, hasta 7 integrantes 3 bolsas y mas de 7 cuatro bolsas, o el valor de la mercadería a entregar a cada familia no podrá ser inferior a 300 pesos mensual; incorporar en el subsidio interzafra como beneficiarias también a los trabajadores en negro para lo cual cada trabajador deberá realizar una declaración jurada contando sus datos personales tiempo de trabajo y empleador en la policía, concejo deliberante, o municipalidad atendiendo a que en el municipio no existe delegación de trabajo; útiles escolares mínimo cuaderno, lápiz y birome y zapatillas para los niños en escuela primaria para lo cual se verificara el listado en cada escuela; solicitar a la empresa prestadora deservicio de agua y luz el no corte de los suministros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Entre Ríos: Cuatro facultades ratificaron su rechazo a los fondos de Minera Alumbrera

PRIMERA FUENTE - DIARIO JUNIO

Pese a que el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Entre Ríos aceptó recibir la plata de la cuestionada minera, cuatro facultades de esa Casa del Altos Estudios decidieron no contar con ese dinero. Las denuncias por el daño ambiental que causaría Minera Alumbrera fueron motivo suficiente para rechazar los fondos de la multinacional.

Luego de la resolución del Consejo Superior de la UNER de aceptar los fondos provenientes de la Minera Alumbrera, operadora del yacimiento catamarqueño Bajo de la Alumbrera, Andrea Oviedo, presidenta del Centro de Estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de la UNER, recalcó que las facultades que votaron por rechazar el dinero van a mantener su postura y no recibirán los fondos. “Esto abre el interrogante de que es lo que va a pasar con nuestro presupuesto”, indicó Oviedo al medio local DIARIOJUNIO.

El 27 de septiembre pasado, el Centro de Estudiantes de Trabajo Social fue a la reunión para argumentar las razones del rechazo a los fondos. “Lamentablemente hemos perdido la votación por 14 votos a 12”, mencionó Oviedo. Remarcó la ausencia en la reunión de cuatro consejeros que en un primer momento habían votado el rechazo de los fondos. “Ayer no entendemos bien porqué han faltado. Nos parecían que tendrían que haber estado”, dijo la titular del Centro de Estudiantes.

El fundamento del rechazo es ético porque: “consideramos que la universidad no puede ser cómplice porque no solamente contaminan a todo Catamarca y Santiago del Estero y Tucumán sino a todo el país toda vez que se está haciendo un grave saqueo de los recursos naturales de nuestra nación”, dijo Oviedo.

Minera Alumbrera hace trece años que extrae oro y cobre de Catamarca, explota 340 toneladas de roca por día y utiliza 4 millones de litros de agua por hora en zona desértica. Luego de filtraciones en el dique de colas –una olla de 30 hectáreas y 150 metros de profundidad, que hace de basurero químico—, cuatro derrames e innumerables denuncias, el vicepresidente de la compañía fue procesado por el presunto delito de contaminación.

El fiscal de la Cámara Federal de Tucumán, Antonio Gustavo Gómez, fue el impulsor de la investigación y asegura que la industria minera contamina, al igual que las pasteras y el monocultivo de soja.

El Concejo Directivo y el Centro de Estudiantes de la Facultad habían planteado el rechazo de los fondos porque “provienen de una empresa que explota una mina a cielo abierto que está perjudicando a los pueblos catamarqueños”, dijo Oviedo. La misma resolución habían adoptado las facultades de Ciencias de la Administración, Bromatología y Bioingeniería.

Debajo de la aceptación o el rechazo de los fondos, subyace un tema primordial: el presupuesto de las universidades. “Es un tema que lo venimos tratando año por año. Esto también se trató en el Consejo Superior que es urgente la asamblea universitaria que hace tres años que la venimos solicitando desde nuestra facultad y nunca se ha concretado para poder discutir el problema presupuestario que está atravesando”, indicó la titular del Centro de Estudiantes.

“Lo grave es que siempre tenemos promesas y promesas de que se va a aceptar el presupuesto que necesita nuestra universidad pero poder concretar una asamblea universitaria nos va a permitir abrir el debate sobre el grave problema presupuestario que está atravesando la universidad no sólo de Entre Ríos sino de todo el país”, sostuvo Oviedo.

Los fondos que aceptó la UNER de la Minera Alumbrera serán destinados a proyectos institucionales. “Eso también era rediscutible porque hay algunas facultades que ni siquiera pueden lograr llevar adelante el funcionamiento de esa facultades y eso demuestra que el destino de esos fondos no sabemos bien adonde pueden llegar a ir”, indicó Oviedo. En Paraná, algunos fondos iban a ser destinados a becas alimentarias para el comedor universitario. “El movimiento estudiantil de esta costa se ha opuesto”, indicó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: En Rufino quieren un “veraz” de trabajadores que reclaman

REDACCION ROSARIO

Varios sindicatos de la ciudad de Rufino salieron al cruce de la decisión del Centro de Comercio e Industria local de crear un “banco de datos” de trabajadores que reclaman judicialmente que se cumplan los derechos que las leyes les otorgan. “No podemos concebir que se pretendan imponer Listas Negras, en consonancia con la época de las distintas Dictaduras Militares”, remarcaron desde los gremios.

“Rechazamos y repudiamos dicho proceder por considerarlo discriminatorio y violatorio de la Constitución de la Nación Argentina”, arranca el comunicado de los sindicatos respecto de la iniciativa de la cámara patronal rufinense.

“No podemos concebir que se pretendan imponer Listas Negras, en consonancia con la época de las distintas Dictaduras Militares, por el simple hecho de que un trabajador pueda tener una demanda judicial contra un comerciante o industrial por no haber este último abonado sus aportes previsionales, aportes a obra social, horas extras, no pago de vacaciones, no registración ante la AFIP, despido sin causa, o cualquier reclamo que jurídicamente lo asiste”, señalaron los dirigentes sindicales.

“Entendemos que la confección de este banco de datos incurre en un claro acto de discriminación, contemplado explícitamente en el articulo 43 de nuestra Carta Magna, y en especial el artículo1ro de la Ley 23.592 - ley de discriminación, que prevé sanciones penales para sus violadores, y a la que el citado Centro parece desconocer. Esta actitud, que pretende imponer el miedo al derecho a reclamar, lleva a que los sectores patronales aumenten la explotación, el trabajo en negro, y hasta el maltrato a sus empleados por el solo hecho de que estos se ven impedidos de accionar judicialmente ante las violaciones de sus derechos, so pena de no poder ubicarse laboralmente en otro lugar, debiendo emigrar para poder llevar el sustento a su familia”, continúa la declaración de los gremios, que salieron al contraataque: “Tampoco podemos concebir que se mantenga oculta la información por parte de ese Centro de aquellos comerciantes y empresarios que, no dudamos los conocen, no cumplen con las legislaciones vigentes tanto en materia laboral explotando a sus empleados, como impositiva evadiendo las distintas imposiciones tributarias, como de aquellos que, en abierta violación al artículo 14 bis de la Constitución impiden la libre afiliación sindical de sus empleados cesanteando en muchos casos a quienes pretenden ejercer este derecho”.

“Flaco favor hacen al desarrollo de nuestra ciudad quienes pretenden proteger a aquellos que violan todo lo establecido en materia legislativa vigente y que suelen rasgarse las vestiduras alegando que aportan al crecimiento de la comunidad. Poco favor hacen también a las futuras generaciones de comerciantes e industriales al enseñarles que el crecimiento individual y económico se da discriminando, desconociendo convenios laborales y explotando a sus semejantes”, dijeron también desde los sindicatos, que concluyeron con un llamado a “dejar sin efecto esta decisión, reservándonos en caso contrario el derecho de denunciarla judicialmente y ante el Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación), no obstante reiterar nuestro más unánime repudio a esta vil actitud de la citada cámara patronal”.

El pronunciamiento fue rubricado por Centro Empleados de Comercio, Sindicato La Fraternidad, Sindicato de Obras Sanitarias, Sindicato de Conductores de Camiones, Sindicato de Luz y Fuerza, Unión Ferroviaria, Sindicato de Trabajadores Municipales y Unión Personal Civil de la Nación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Caminando por América total

Antonio Peredo Leigue

6 de la mañana. 4 de octubre de 2009. Mercedes Sosa, la voz que emocionó a tres generaciones, cesó de desgranar melodías por unos momentos. Retomó su incesante caminar desde el sur hasta la entraña América y total.

La recordamos de Cosquín, aunque ella no tenía un buen recuerdo de aquel festival. Contó que, ese otro inmortal poeta de la guitarra, Cafrune, le compró diez discos, para que pudiese pagar el alojamiento en aquella oportunidad. Pero eso no es lo importante.

Escuchando su voz de los primeros años, cuando la descubríamos en la canción, que era importante para nuestra formación política, volvíamos a encontrarnos con la misma dulce y melodiosa entonación en sus últimas canciones.

Es que ella está allí donde vibra el pueblo. Como aquella hermosa jornada en Managua, en aquellos años en que la Revolución Sandinista requería de todos los apoyos. Y Mercedes Sosa estuvo entre las decenas y decenas de artistas que acudieron a lo que entonces era la capital revolucionaria. Era la plaza principal de Managua. Al fondo, los edificios destruidos por el terremoto de 1972, al frente la imagen de Fonseca Amador, el fundador y héroe de aquella revolución que tanto prometía.

Cantó como ella sabe hacerlo. En algún momento, pese al apoyo técnico de profesionales europeos, fallaron los micrófonos. Mercedes no interrumpió su canto. Elevó la voz para que se escuchase en los últimos rincones de esa masa que había colmado la plaza de Managua y que se prolongaba en las calles adyacentes. Una y otra vez, los ‘nicas’ le pidieron que repitiese, aunque todos entendían que su esfuerzo había sido mayúsculo. Salió a saludar: “Gracias Nicaragua. Gracias pueblo”. Ni Borges, Ministro del Interior, que estaba en la primera fila de los espectadores, con los brazos apoyados en la tarima, tal como se mantuvo durante gran parte del recital, pudo lograr que cantase otra vez. Era pedir demasiado a una extraordinaria artista que da todo de sí, cada vez que canta.
Ví también cómo cantaba en el teatro al aire libre de La Paz. A 3.600 metros de altura, su voz seguía siendo tan juvenil como en aquella versión que nos llegó de Cosquín. Sigue siendo la misma voz y seguirá siéndolo, mientras la tengamos en nuestra garganta, de la que no puede salir el pesar o la alegría que, en este caso, es igual. Es que Mercedes Sosa ha sido y seguirá siendo una voz cristalina para todos y de todos nosotros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Rechazan las acusaciones de "belicismo" por los ejercicios militares

El canciller chileno Mariano Fernández desestimó las acusaciones de "belicismo" formuladas por sus vecinos a causa de los próximos ejercicios militares que tiene previsto realizar en la zona norte de su territorio.

La polémica surgió luego de que observadores peruanos desistieran de asistir a esos ejercicios, denominados "Salitre 2009", programados para fines de octubre en las cercanía de la ciudad de Antofagasta.

Durante las maniobras, las Fuerzas Armadas chilenas simularán una defensa ante un presunto ataque de un país del norte, el que se supone invadiría el territorio nacional, tras desestimar las advertencias de Naciones Unidas.

"Acusarnos a nosotros de belicistas, que no hemos tenido un conflicto bélico en todo el siglo XX, es una cosa un poquito exagerada", comentó el canciller ante las críticas de que el ensayo militar constituiría indirectamente una "provocación a Perú".

Fernández recordó que el último conflicto bélico de Chile se vivió durante la Guerra del Pacífico (1879-1884); mientras que Perú tuvo problemas militares con Ecuador en 1995.

También consideró que en el litigio que Chile y Perú mantienen en la Corte Internacional de La Haya por los límites marítimos, a "Perú le va a resultar extremadamente difícil obtener algo".

"Hemos vivido 50 años en plena paz y con el respeto indiscutido respecto del ejercicio de soberanía y jurisdicción de Chile en la zona", añadió.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mercedes Sosa: Canción con todos

Alvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

América entera está triste, la voz y la guitarra de Mercedes Sosa se han apagado. Un canto que ha sido el bálsamo que acompañó nuestros días y el de tantos, exiliados de su tierra o de su historia. La Negra Sosa, como llamaban, cariñosamente, a esta tucumana sus compatriotas, llevó sus canciones al mundo entero como un abrazo fraternal a sus hermanos. Lo hizo recogiendo todo el dolor y la ternura de sus predecesores, Violeta Parra entre muchos otros. Al igual que ellos, comprendió desde muy joven que el canto de nuestra América, tiene sentido y razón.

Alejada de la frivolidad de la farándula con que se reviste la actividad artística, Mercedes Sosa mantuvo una fidelidad última al reclamo histórico y social de nuestros pueblos. Ninguna causa noble le fue ajena, amiga de los chilenos en tiempos difíciles, su arte estuvo del lado de las víctimas, de los que sufren. Su canto valiente, como el de Víctor Jara, no buscó el halago fácil ni los falsos brillos de la fama. Su nombre ha estado unido siempre a las luchas por la Paz, la Justicia y los Derechos Humanos.

Como todos los gigantes nacidos en estas tierras, La Negra Sosa abraza una vocación latinoamericanista. Su guitarra entonó aquella inolvidable Canción con Todos, invitando a sus hermanos americanos a liberar la esperanza. Su pasión por la dignidad y la justicia no es un reclamo oscuro y triste, por el contrario, su voz transmite alegría y dulzura que comparte con todos quienes son capaces de abrir su corazón.

En estos tiempos, en que se enseñorea entre nosotros tanta miseria espiritual, disfrazada de frío pragmatismo económico o político, la voz de esta argentina de excepción nos trae la brisa fresca de aquellos sueños y utopías que han forjado a generaciones. Es cierto, Cambia, todo cambia, pero no cambia el amor, ni el recuerdo ni el dolor de mi pueblo y de mi gente. La voz de Mercedes Sosa no ha perdido su lozanía, pues sigue interpretando el sentir profundo de millones de latinoamericanos que resucitan en cada una de sus canciones.

Argentina se enorgullece, con justicia, de esta hija notable. Mercedes Sosa ingresa al panteón de los grandes de América, aquellos espíritus que han hecho suya la voz profunda de nuestro continente y han sabido expresarla para siempre, ante el mundo entero. Así, los ecos de su voz, las notas de su guitarra, seguirán acompañándonos en cada rincón de esta tierra, en los barrios de las grandes ciudades, en lejanas selvas y bosques, en la soledad de nuestros desiertos, enalteciendo la dignidad de cada hombre y mujer de este continente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: Desestima el presidente Hugo Chávez al movimiento estudiantil opositor

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, desestimó ayer al movimiento estudiantil opositor que se sumó a la defensa de presuntos presos políticos, acusados en el país de cometer delitos comunes.

"¿Cómo a un joven se le ocurre una huelga de hambre por defender a unos asesinos, a unos violadores?", cuestionó el gobernante venezolano sobre el movimiento universitario que realizó hace una semana una huelga de hambre de 72 horas en defensa de los presos políticos.

El mandatario venezolano realizó estas declaraciones durante la edición 341 de su programa dominical "Aló, presidente", el cual dedicó al tema de la salud y la atención hospitalaria.

"Lo que dan es vergüenza", fustigó el gobernante venezolano al recordar que los estudiantes solicitaron la intervención en Venezuela de una Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Universitarios de distintos centros de educación superior en Venezuela solicitaron el sábado al Ministerio de Relaciones Exteriores permitir la visita de la CIDH para constatar la situación de 50 presos políticos y alrededor de 4.000 perseguidos, quienes tienen abierta alguna causa penal en Venezuela.

La solicitud estudiantil también incluye la situación de los medios de comunicación en Venezuela.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Quién me cantará ahora Alfonsina y el mar?

Jorge Jorge González

Quiero cantar alguna estrofa de “Alfonsina y el Mar” pero, no puedo…un nudo en la garganta sólo me deja aliento para recordar aquella figura de ojos oblicuos que estremece cada día los rincones de mi casa, que sale fuera a recorrer las calles como un volcán , porque Mercedes Sosa, La Negra tucumana, es ahora cuando comienza su concierto gigante entre los humildes, entre los parias olvidados que la recuerdan a ella porque fue su voz en los años de la dictadura, cuando entonaban sus canciones como un rifle, no importa si ella no ocupaba las plazas vedadas a las multitudes, siempre estaba presente en las calles, porque era imposible silenciar su voz tremenda..

Cuba la recuerda bien, cuando hace más de tres décadas la vimos majestuosa en el antiguo teatro “Amadeo Roldán…Aun no preciso cómo obtuve una entrada para el concierto pero, sí como me convirtió en un fanático de su obra después de oírle desgranar decenas de joyas que caían sobre nosotros como un aluvión , sin respiro y queríamos más y más hasta que hubo un final….la esperé fuera más de una hora y, cuando apareció en su sencillez inmensa, no sé tampoco cómo, me acerqué a ella y le di un beso en sus dos manos; ella me miró sorprendida y me abrazó, juntó las manos mías y me replicó aquel gesto….entonces fui yo el que no comprendí nada y fui a refugiarme en la noche, donde le dije a las estrellas que una diosa me había besado y lo dije a la luna para que fuera a Tucumán a contarlo a su gente y creo que lo oyeron, porque desde entonces esos coterráneos suyos me han dejado sus nuevos discos, sus noticias, sus alegrías y tristezas, porque pasó a formar parte de mi familia y de mi hogar , no como un objeto que se olvida, si no de aquellos que alimentan el alma y el espíritu y te abrazan cuando amanece y te besan cuando el sueño te alcanza y vas a cerrar los ojos.

La Negra, junto a Joan Manuel Serrat o Silvio Rodríguez, son de esos seres superiores que no abundan, que se aman o se odian con la misma fuerza y a mi me tocó amarlos, porque han cantado lo que quería oír en mi juventud y quiero seguir escuchando ahora, porque son de esos bardos que dicen más allá de modas, de tiempos breves, que quedan para siempre atrapados en las multitudes y que pueden repetirse una y otra vez hasta el cansancio conociendo que éste no llegará jamás. ¿Quién dijo que todo está perdido?, te he escuchado decir miles de veces, ofreciendo tu corazón para hacer las cosas mejores, como todos necesitamos en estos tiempos dolorosos y frágiles; como olvidar la arena y la espuma, las angustias, la caracola marina y el fondo del mar, si vivo rodeado de agua y de náufragos y naufragios, si vivo vestido de mar, con sirenas y caballos fosforescentes dándome cobertura en mis sueños; sé que el tiempo pasa , que nos vamos poniendo viejos pero tu, Mercedes, no lo sabes y ahí sigues, como ayer, diciendo que sí y no negando las razones; Pedro el canoero y su corazón de arcilla nos llegó profundo, como tu guitarra que es tu tierra, que siembra en la oscuridad y es tu pueblo.

Déjame decirte que también yo sueño con serpientes, con serpientes de mar , también las mato y aparece una mayor, pero este es un tiempo de vivir, aun con las venas abiertas y nacerá un nuevo tiempo latinoamericano, es más, está naciendo con una fuerza telúrica y cada día se expande, no como un desierto, sino como prado verde de la esperanza…tu estarás ahí, porque la reseca muerte no te encontrará y tu Dios no permitirá que el monstruo pise la inocencia de la gente y no estaría de acuerdo en que todo se perdió y, sí, volverás, porque no es lo mismo que vivir, honrar la vida, algo que has hecho siempre y te agradecemos.

Hoy Argentina y Tucumán hacen que las campanas hagan música porque La Negra se despide, pero campanadas se oyen en toda América, los pueblos originarios cantan con la voz que siempre le entregaste y no es un homenaje, es parte del amor que regalaste a canastos llenos en carnavales de ausencia., aunque los arenales te harán quedar mal y no taparán tu huella, eso no será posible esta vez, aunque lo pidas.

María va, porque tu lograste que sintiéramos el olor a calle regada de su pueblo y nos bebimos el sol que huele a duende, porque el cantor no callará, pues si se calla, se quedan solos los humildes y eso no lo permitirías, ¿quién alzaría entonces la voz en las tribunas si miles de guitarras no desangran una inmortal canción al infinito? ¿Quién dijo que todo está perdido, si no has muerto más que como materia? La cuna de los pobres siempre estará abierta, te irás tranquila, te irás despacio, mientras yo seguiré oyendo tu música y seguiré besándote las manos que el amor conserva eternas en mi mente pero, no sé quién me cantará al oído Alfonsina y el mar.

La Habana, Octubre del 2009

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Salvador: El gobierno prevé 50 mil desempleados al final de 2009

Daniel Trujillo (COLATINO)

La situación laboral para el país no pinta muy bien. El Viceministro de Trabajo, Calixto Mejía, aseguró que al final de este año las personas sin empleo en El Salvador ascenderían a 50 mil.

“Según la proyección que se tiene es que podría cerrar el año entre 50 mil o 55 mil empleos perdidos”, aseguró Mejía durante la feria de empleo que el Ministerio de Trabajo organizó en la Universidad de El Salvador (UES). En lo que va de este año, se han perdido 35 mil empleos, producto de la crisis económica. La tasa de desempleo que indica la última de Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples es de 5.9%, aunque este porcentaje contrasta con un aumento significativo del subempleo urbano de 3.7%, al pasar de 28.4% en 2007 a 32.1% de la población económicamente activa en 2008.

Los miles de personas cesantes de empleo modificarían la tasa de desempleo arrojada por la última Encuesta de Hogares de 2008.

“Obviamente, la tasa de desempleo, con seguridad, debe haberse movido a partir de los empleos que se perdieron este año”, explicó el Viceministro de Trabajo.

Mejía añadió que de los 100 mil empleos que generará el programa “Fábrica de Empleo”, al finalizar 2009, se abrirían entre tres mil y cinco fuentes de trabajo directos e indirectos.

El segundo al mando del Ministerio de Trabajo (MITRAB) dijo que esto se generarán en el marco de los proyectos piloto de Comunidades Solidarias Urbanas y Casa para Todos.

Para mejorar los datos estadísticos del empleo, una comisión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) se reunirán la próxima semana para trabajar al respecto y medir los parámetros del desenvolvimiento del mercado laboral salvadoreño.

Más de un mil 300 puestos de trabajo

La feria de trabajo, organizada por la cartera estatal en las instalaciones del Polideportivo de la UES, espera emplear a un mil 321 personas, en su mayoría jóvenes.

Alrededor de 41 empresas recibieron el currículum de miles de jóvenes que aspiran a tener su primer empleo y sumarse a la productividad del país.

El Viceministro realizó un recorrido en la feria y fue acompañado por el Subsecretario de Trabajo de Chile, Mauricio Jelvez Maturana, quien visita el país para cooperar con el país respecto a la intermediación del Gobierno en la búsqueda de empleos para la ciudadanía. El funcionario chileno explicó que el país que representa con El Salvador están iniciando un trabajo de cooperación técnica.

“Queremos cooperar con una agenda larga con El Salvador en los componentes de intervención laboral y fortalecimiento de institucionalidad de la dirección del trabajo”, especificó Jelvez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...