miércoles, 28 de octubre de 2009

Proyecto Censurado: El control secreto de los debates presidenciales en Estados Unidos

George Farah (OPEN DEBATES - DEMOCRACY NOW!)
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Las candidaturas de Obama y de McCain negociaron un detallado contrato secreto que estableció los términos de los debates durante la campaña presidencial de 2008. El acuerdo incluyó quiénes asistirían a las discusiones, qué temas deberían tratarse y la estructura del formato de cada debate.

Desde 1987, una empresa privada creada por y para los partidos Republicano y Demócrata, llamada Comisión de Debates Presidenciales (CPD, su sigla en inglés), patrocina las discusiones de los candidatos presidenciales y pone en práctica los contratos de estas controversias. Para blindar de cualquier crítica a los candidatos de los dos principales partidos, el CPD no da a conocer públicamente el contenido del contrato.

En 1986, los comités nacionales republicano y demócrata ratificaron un acuerdo para “asumir el control de los debates presidenciales” de la Liga de Mujeres Votantes, entidad no partidaria. Quince meses más tarde, incorporaron a la jefatura de la Comisión de Debates Presidenciales a Frank Fahrenkopf, del partido Republicano, y a Paul Kirk, del partido Demócrata, quienes todavía comparten la jefatura de la CPD y cada cuatro años ejecutan y encubren los contratos elaborados en común por los candidatos republicano y demócrata.

Antes de la formación del CPD, la Liga de Mujeres Votantes actuó como un patrocinador auténticamente independiente de los debates entre 1976 y 1984, asegurando la inclusión de candidatos independientes populares y prohibiendo a los dos grandes partidos efectuar campañas de manipulación de los formatos de los debates.

En 1980, la Liga invitó al candidato independiente John B. Anderson a que participara en un debate presidencial, pero el presidente Jimmy Carter rechazó con firmeza su participación. Cuatro años más tarde, cuando las campañas de Ronald Reagan y de Walter Mondale vetaron 68 proposiciones de miembros del panel para eliminar preguntas difíciles, la liga denunció públicamente a los candidatos por “abusar totalmente del proceso”. La protesta pública que vino enseguida persuadió a los candidatos a aceptar a los miembros del panel de la Liga para el debate siguiente.

Y en 1988, cuando las campañas de George Bush [padre] y de Michael Dukakis elaboraron el primer contrato secreto del debate –un “memorándum de entendimiento” dictado por quienes iban a participar, sobre quién haría las preguntas e incluso la altura de los podios– la Liga declinó llevarlo a cabo. En su lugar, la Liga difundió un comunicado de prensa señalando que “las exigencias de las dos organizaciones de campaña perpetrarían un fraude contra el votante estadounidense”.

Los dos partidos principales, sin embargo, no quisieron más a un patrocinador que limitara el control de sus candidatos. Consecuentemente, crearon el CPD para ejecutar los debates y desde que
tomó el control en 1988, obtiene financiamiento mediante contribuciones de grandes corporaciones. Las transnacionales interesadas en verse favorecidas por los reguladores que se elegirán para el Congreso donan millones de dólares en contribuciones al CPD y las locaciones del debate se convirtieron en carnavales corporativos, donde las compañías patrocinadoras comercializan sus productos, servicios y agendas políticas. El gigante tabacalero Phillip Morris fue el principal patrocinador en 1992 y 1996. El principal contribuyente, Anheuser-Busch Companies, Inc., patrocinó debates presidenciales en su ciudad sede de St. Louis en 1996, 2000, 2004 y 2008.

No es asombroso que el CPD haya podido incrementar en millones de dólares las contribuciones corporativas. Frank Fahrenkopf y Paul Kirk, co-presidentes y controladores del CPD, son lobbystas registrados de corporaciones transnacionales. Kirk recogió 120.000 dólares para hacer lobby en favor de Hoechst Marion Roussel, compañía farmacéutica alemana. Fahrenkopf gana aproximadamente 900.000 dólares anuales como principal cabildero de la industria del juego del juego, que mueve 54 mil millones de dólares en EEUU. Como presidente de la Asociación Estadounidense del Juego, dirige enormes contribuciones financieras a los candidatos importantes del partido republicano y satura los medios de información con testimonios de “expertos” que exaltan las “muchas ventajas” del juego. “No vamos a disculparnos por intentar influir elecciones políticas”, dijo Fahrenkopf.

“Éstos son los individuos que deciden quién conseguirá participar en los foros políticos más importantes de Estados Unidos de América”, señaló el periodista George Farah en “Open Debates”.

Añadió: “Las prácticas de cabildeo de Kirk y Fahrenkopf demuestran su buena voluntad para proteger intereses corporativos a expensas de los intereses de los votantes. Esto no resulta sorprendente desde que las dos sillas de la co-presidencia CPD están dispuestas a proteger intereses importantes de los dos partidos a expensas de los intereses de los votantes”.

La estructura actual permite que las corporaciones donen dinero a los partidos Demócrata y Republicano, que esencialmente apoyan su duopolio sobre el proceso político y excluyen las voces de terceros que puedan resultar hostiles para el poder corporativo.

Históricamente, los terceros candidatos han desempeñado papeles críticos en nuestra democracia por introducir al conocimiento popular los grandes problemas que eventualmente fueron cooptados por los dos grandes partidos, como la abolición de la esclavitud, derecho a voto de las mujeres, seguridad social, leyes de trabajo infantil, escuelas públicas, elección directa de senadores, vacaciones pagadas, compensación por desempleo y formación de sindicatos. Con la exclusión del discurso de los terceros candidatos, estos no pueden romper el silencio de los dos partidos en problemas donde hay desacuerdo de los partidos principales con la mayoría de los ciudadanos estadounidenses.

Respecto a los últimos debates, Farah cuestionó que “en un país donde las corporaciones constituyen la fuerza política y económica dominante, ¿por qué los debates se hicieron sin mencionar la palabra “corporación”? ¿Por qué no hay preguntas sobre reformar el financiamiento de las campañas? ¿O del crimen corporativo? ¿Devastación ambiental? ¿Pobreza infantil y falta de viviendas? ¿Libre mercado y globalización? ¿Concentración de la propiedad de los medios? ¿Gasto militar? ¿Inmigración? ¿Libertades civiles y derecho a la privacidad?”

Durante los últimos 20 años en que el CPD patrocina los debates presidenciales se han excluido las preguntas desafiantes, los moderadores enérgicos, el seguimiento de las preguntas, las interrogaciones de candidato a candidato y las refutaciones. Típicamente, los formatos del CPD impiden el examen profundo de asuntos críticos y permiten que los candidatos reciten una serie de eslóganes memorizados.

El legendario periodista y conductor de noticiarios Walter Cronkite -recientemente fallecido- dijo que los debates presidenciales patrocinados por el CPD son un “fraude injusto”.

Fuentes:
Open Debates, 18 de septiembre de 2008, “Pro-democratic Groups Call on Debate Commission to Make Secret Contract Public”, por George Farah; y Democracy Now! 2 de octubre de 2008, “No Debate: How the Republican and Democratic Parties Secretly Control the Presidential Debates” (entrevista a George Farah).
Estudiantes investigadores: Erin Galbraith, Natalie Dale y Kerry Headley
Evaluador académico: Mickey Huff, Sonoma State University

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: Discurso de Andrés Manuel López Obrador en la asamblea del Movimiento Nacional en Defensa de la Economía Popular y en apoyo al SME

Amigas y amigos:

Gracias por su apoyo y respaldo. Como siempre, gracias de todo corazón.

Cada vez es más claro que en México un puñado de potentados domina con arrogancia y cinismo.

Tengamos presente que la actual oligarquía nació del pillaje, se conformó con el saqueo de bienes de la nación y del pueblo. Ninguno de sus integrantes ha hecho fortuna con imaginación, trabajo y de conformidad con la ley. Casi todos se han enriquecido en los últimos 20 años, al amparo del poder público. No se trata, en sentido estricto, de empresarios con tradición, con vocación productiva y dimensión social, sino más bien de traficantes de influencias, de delincuentes de cuello blanco.

Esto explica en mucho su arrogancia y su ambición desmedida de poder. Por eso han secuestrado a las instituciones constitucionales; tienen como empleado a Felipe Calderón; mandan en el PRI y en el PAN, y son dueños o controlan los principales medios de comunicación.

Este es el principal problema de México: Hay una mafia insaciable, enferma de codicia, dispuesta ha imponerse a costa del sufrimiento del pueblo y a conspirar contra la paz pública y la estabilidad social.

Sólo así se explica que, en plena decadencia, cuando se está hundiendo el país, se empeñen en mantener su política antipopular y entreguista. Sin aceptar ninguna responsabilidad en la tragedia nacional están exigiendo mayores sacrificios al pueblo.

Con saña imponen a todos más contribuciones, cuando ellos, el año pasado, obtuvieron ingresos por 5 billones de pesos, la mitad del Producto Interno Bruto, la mitad de toda la riqueza que se generó el año pasado en nuestro país, y sólo pagaron el 1.7 por ciento de Impuesto Sobre la Renta.

¿Dónde está su honorabilidad, dónde está su compromiso con México, dónde está su buena fe? Cuánta razón tenía Hidalgo cuando decía que el único dios de los opresores era el dinero.

Es lamentable ver a Calderón hecho un guiñapo, obedeciendo fielmente a esta camarilla. Escucharlo decir que quiere ayudar a los pobres aumentando impuestos. Lo cierto es que da pena ajena cada vez que abre la boca.

Recientemente, se atrevió a sostener que el golpe a la empresa pública Luz y Fuerza del Centro se debió a la ineficiencia de los trabajadores, que por culpa de ellos se dejaron de crear 100 mil empleos en la región centro del país, cuando todos sabemos que el propósito es seguir entregando la industria eléctrica a particulares, nacionales y extranjeros.

Y qué decir de Peña Nieto, que al día siguiente o a los dos días de la infamia contra los trabajadores del SME, salió a respaldar a Calderón y, junto con otros gobernadores, apoya abiertamente el aumento de impuestos, de las gasolinas, el diesel, el gas y la luz, porque además de congraciarse con la oligarquía, se quedarán con una parte importante del botín.

Las Cámaras de Diputados y Senadores están convertidas en un mercado de intereses y componendas. Es todo un espectáculo observar cómo diputados del PRI y del PAN aprueban aumentos de impuestos, cuando hasta hace unos meses, en sus campañas políticas, de manera cínica, prometían a sus electores exactamente lo contrario.

Llama la atención ver maniobrar al senador Manlio Fabio Beltrones, fingiendo, tratando de engañar que es opositor al paquete económico, cuando en realidad lo que busca es defender los privilegios fiscales del pequeño grupo de potentados del país.

Y por si fuera poco, es patético el sometimiento y la vileza que prevalece en la mayoría de los medios de comunicación. Baste decir que 15 días antes de la desaparición injusta e ilegal de Luz y Fuerza, un lunes, iniciando la semana, casi todos los columnistas y conductores de radio y televisión, alineados y por consigna, empezaron a preparar el terreno para tratar de justificar el golpe al SME.

Algunos, rasgándose las vestiduras, llegaron a cuestionar que había trabajadores que ganaban hasta 8 mil pesos al mes, cuando la pregunta obligada sería: ¿Y cuánto les pagan a ellos? Por cierto, sería conveniente que lo hicieran público, porque hay algunos que obtienen más que los diputados, que los senadores, que los magistrados y hasta más que los ministros de la Corte, que reciben 600 mil pesos mensuales.

En fin, amigas y amigos, son tiempos de canallas, pero no venimos sólo a hablar de eso. Venimos a defender al pueblo y a la nación. Venimos a oponernos a los aumentos de impuestos y a la injusticia cometida contra los 44 mil trabajadores del SME. Este es un acto de resistencia civil pacífica.

Les recuerdo que el 13 de octubre presentamos, tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, en tiempo y forma, dos proyectos de decreto para enfrentar la crisis de las finanzas públicas sin aumentar impuestos, combustibles y sin endeudar al país.

Aquí repito, el gobierno sostiene que hay un déficit o faltante de 360 mil millones de pesos y nosotros proponemos que se apruebe una ley de austeridad republicana, que ya se presentó para ahorrar 200 mil millones de pesos y que se lleve a cabo una reforma legal para abolir los privilegios fiscales de los potentados, con lo cual se obtendrían 300 mil millones de pesos. Es decir, con estas dos medidas se generarían 500 mil millones de pesos.

De esta manera, no sólo se resolvería el problema de las finanzas públicas, sino que habrían disponibles 140 mil millones de pesos para fortalecer a pequeñas y medianas empresas, proteger el empleo, apoyar al campo y garantizar el derecho del pueblo a la educación, la salud y al bienestar.

El día de hoy –como aquí lo informó el senador Monreal— me reuní con senadores de los tres partidos del Frente Amplio Progresista y les pedí, a nombre de nuestro movimiento, que se promueva la aprobación de estas dos iniciativas, antes de votar la Ley de Ingresos y otros proyectos fiscales enviados por la Cámara de Diputados.

Les expresé a nuestros senadores que es falsa la afirmación de que “no hay de otra”, esa cantaleta que usan cada vez que cometen una fechoría. Claro que sí hay de otra. Existe nuestra propuesta que es viable y justa.

Asimismo, les insistí a nuestros senadores, de manera respetuosa, que no aprobaran el aumento al IVA, a los servicios de telecomunicaciones, a los depósitos en efectivo y que no aprobaran el aumento al Impuesto Sobre la Renta, que afecta más a quienes ganan de 6 mil a 50 mil pesos mensuales, que les afecta más, porque están queriendo aumentar el ISR de 28 a 30 por ciento.

Pero el que obtiene de 6 mil 400 a 50 mil, va a tener que pagar en promedio 7.5 por ciento más de Impuesto Sobre la Renta. Hasta en esto hay regresividad.

Tampoco considero deben aceptar el alza del 17 por ciento en promedio a las gasolinas, el diesel, el gas y la luz, ni aceptar el aumento del déficit público.

Aquí abro un paréntesis para expresar mi reconocimiento a nuestros diputados del movimiento que actuaron de manera consecuente la semana pasada. Estoy seguro que de la misma forma van a actuar nuestros senadores.

Se trata de un asunto de gran trascendencia para la vida pública del país. Es inaceptable que por mantener privilegios de la alta burocracia y de los potentados, se decida exprimir aún más al pueblo y se siga endeudando al país.

Sólo recuerdo que un mayor déficit público es sinónimo de más endeudamiento, porque hablan de déficit público y mucha gente no sabe a ciencia cierta de que se trata. Recuerden ustedes que cada vez que escuchen que va a aumentar el déficit público, es que van a contratar más deuda, que van a endeudar más al país, con todos sus inconvenientes que esto significa.

Si aumentan el déficit público hay el riesgo de que baje la calificación crediticia del país, que se eleve el pago por el servicio del financiamiento y, desde luego con esta medida, se continúe hipotecando el futuro de los mexicanos.

Es el momento de iniciar, desde el Senado, un debate nacional sobre los privilegios de las cúpulas del poder económico y del poder político en México. Debe saberse por qué los altos funcionarios públicos de nuestro país ganan más que en otras partes del mundo.

Es obligado que con argumentos se explique por qué un trabajador asalariado, un profesionista, un integrante de la clase media, un pequeño o mediano empresario y comerciante, paga en proporción a sus ingresos, hasta 1,500 por ciento más de Impuesto sobre la Renta que los más grandes empresarios y banqueros del país.

Hagamos valer como ciudadanos nuestro derecho a la información. Exijamos que se transparente todo lo relacionado con el pago de impuestos. Tenemos que oponernos a la violación del principio de progresividad que establece el artículo 31 de nuestra Constitución.

Amigas y amigos:

Aquí reitero, al mismo tiempo, nuestro apoyo firme y decidido a los trabajadores electricistas. Es injusto y es inhumano lo que les están haciendo.

Nada más es cosa de pensar cómo se atreven en épocas de crisis, cuando no hay trabajo, despedir a 44 mil trabajadores. Dijo hace unos días el pelele de Calderón que no tenía problemas de conciencia. Si es así, realmente estamos frente a una persona que no tiene sentimientos, porque nadie podría tener tranquila su conciencia tomando una decisión de dejar sin trabajo en estos momentos a 44 mil trabajadores.

He estado pendiente desde Oaxaca. Estoy recorriendo todos los municipios de usos y costumbre y he estado leyendo las crónicas en los periódicos, sobre todo en el único periódico que realmente defiende al pueblo y defiende a los trabajadores.

Me conmovió leer hace unos días que una trabajadora del SME, obligada por las circunstancias, porque es una canallada lo que están haciendo, fue a cobrar su liquidación. Cuando le entregaron su liquidación, lloraba diciendo qué cómo les hacían eso. Y esto es lo que duele en estos momentos, en esta situación por la cual atraviesan los electricistas y sus familias.

Por eso, todo nuestro apoyo a los trabajadores del SME.

No podemos nosotros, lo dijo la vez pasada, reemplazar a la dirección del SME en la toma de decisiones, en qué hacer ante esta situación. Nosotros vamos a seguir actuando bajo la conducción de los dirigentes del SME. Vamos a seguir apoyando sin protagonismos, pero con efectividad.

Continuaremos participando en todas las movilizaciones y acciones de resistencia civil pacífica que ellos convoquen. Y ya iniciamos la campaña de acopio de víveres para apoyar, en todo lo que podamos, a sus familias.

No olvidemos: La defensa del SME es la defensa de los derechos del pueblo. Es defender las conquistas de todos los trabajadores, de los campesinos, de los indígenas, de los estudiantes, de las clases medias y de los sectores más pobres del país. Si no hacemos nada por ellos, la oligarquía no se detendrá, con soberbia y autoritarismo, irá por más y contra todos.

Por eso es momento de unidad de todas las fuerzas progresista del país. Unidad del movimiento campesino, del movimiento obrero, del movimiento ciudadano, todos juntos para parar esta ofensiva y lograr la derogación de ese decreto ilegal e inconstitucional.

¿Aceptan la propuesta del SME de unirnos?

La Comisión de Enlace de nuestro movimiento con los dirigentes del SME ya nos ha informado. Aquí informó Jesús Martín del Campo de los acuerdos y tareas. Vamos a darle seguimiento a todo este acuerdo de defender los derechos de los trabajadores electricistas.

Amigas y amigos:

En estos momentos definitorios, y esto hay que tenerlo muy presente, aunque tengamos el corazón caliente, debemos actuar con la cabeza fría. Una cosa es resistir con firmeza y otra es caer en la trampa de la violencia.

Nada de provocación, como ustedes lo saben y lo dicen. Eso es lo que quisieran. Tenemos que darle la vuelta, no es un asunto que se tanga que resolver enfrentando a la policía o al Ejército. Este es un asunto que se tiene que resolver con la movilización ciudadana y con la resistencia civil pacífica.

Lo que quisieran nuestros adversarios es que perdiéramos la cabeza, no lo van a conseguir. Nosotros tenemos la razón y la razón siempre triunfa. La justicia tarda, pero llega.

Lo importante, y hay muchos ejemplos en la historia. Miren, cuántas lecciones nos dejó el mejor presidente que ha habido en la historia de nuestro país, Benito Juárez. Una de esas elecciones tiene que ver con la perseverancia y la terquedad en la defensa de los ideales, de los principios y de las causas que se defienden.

Lo importante es la perseverancia y la terquedad. Lo importante es no cansarnos y, mucho menos, claudicar. Estemos atentos y pendientes a cualquier llamado. Sigamos respaldando a nuestros legisladores, a los senadores y cuando regrese de nuevo el proyecto, que espero se modifique en el Senado, cuando regrese a la Cámara de Diputados, de nueva cuenta, estoy seguro que ahí van a estar, de pié, en lucha, con argumentos nuestros diputados, defendiendo al pueblo y defendiendo a la nación.

Esto todavía no termina. Acudamos al llamado que nos hagan los dirigentes del SME. Sigamos defendiendo al pueblo y a la nación, pero no dejemos de hacer trabajo de orientación, trabajo de concientización y organización.

Ahí está la clave, hay que orienta, hay organizar al pueblo, para derrotar a la oligarquía en el terreno político, de manera pacífica, hasta construir un gobierno verdaderamente democrático, un gobierno del pueblo y para el pueblo, para que entonces las riquezas de México y el fruto del trabajo del pueblo se distribuya con justicia, alcance a todos, haya bienestar en nuestro país y se garantice la felicidad que merece nuestro pueblo.

Ese es el propósito principal: la transformación de la vida pública de México. No olvidemos ese objetivo superior, queremos la transformación de la vida pública del país.

Y, repito, ha habido en la historia de México tres grandes transformaciones: la Independencia, la Reforma y la Revolución y nosotros queremos llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública de nuestro país.

No es esta lucha nada más para ocupar cargos públicos. Entendemos que la política es hacer historia y a eso estamos convocados. Ese es el propósito que tenemos.

Dirán algunos que es utópico, que es un sueño, pero los sueños de las mujeres y de los hombres de hoy, van a ser las realidades del mañana.

Tenemos que salvar a México, tenemos que liberar a nuestro pueblo de la opresión.

¡Viva la resistencia civil pacífica!

¡Viva los trabajadores electricistas!

¡Viva el SME!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: Paros y huelgas ferrocarrileras de 1958/59 y los electricistas que luchan 50 años después

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. La historia mexicana registra las luchas ferrocarrileras de 1958/59 como las más grandes batallas obreras del siglo XX. Todas las acciones que los obreros del ferrocarril, encabezados por uno de los líderes históricos más importantes –Demetrio Vallejo- fueron de enorme trascendencia, pero lo más importante como experiencia obrera, fueron los paros obreros sincronizados, la gran huelga y las elecciones unánimes a favor de Vallejo.

La larga lucha comenzó en abril de 1958 en la sección 15 de la ciudad de México, se transformó el Plan Sureste con la fuerza de las secciones de Matías Romero, Tierra Blanca y Veracruz, y concluyó con la brutal represión que desató el presidente López Mateos el 27 y 28 de marzo de 1959 contra miles de obreros y Vallejo, su líder máximo. Es una experiencia que lo electricistas del SME pueden tener presente hoy.

2. En abril de 1958 gobernaba Adolfo Ruiz Cortines (ARC) y sólo le quedaban ocho meses para entregar el cargo a López Mateos, quien había sido su secretario del Trabajo y esperaba ser electo a la Presidencia. Desde 1956 ARC había venido reprimiendo los movimientos estudiantiles del Politécnico (invadido militarmente y cerrado como internado) y de la Nacional de Maestros, así como a los profesores de la sección IX encabezados por Othón Salazar que luchaban por democratizar al SNTE. Cortines, a pesar de que había iniciado una era de alta productividad (el llamado “desarrollo estabilizador”) sentía que la política se le iba de las manos cuando los obreros ferrocarrileros irrumpieron con el Plan Sureste y la Gran Comisión encabezada por Demetrio que rechazaron 200 pesos de aumento y exigieron 350 como demanda.

3. La campaña de prensa y radio, impulsada por el gobierno y los empresarios contra los obreros ferrocarrileros fue brutal. Se repetía que los obreros abusaban de su situación privilegiada y querían imponer sus caprichos al gobierno “democrático”. Aunque Fidel Castro aún no triunfaba en Cuba, las campañas anticomunistas de la llamada “Guerra Fría” en el mundo, eran gigantescas. Pero los dirigentes derrocas no se dejaron intimidar. El 26 de junio, tal como proclamaba el Plan Sureste, se paralizó durante dos horas todo el sistema ferroviario; el 27 el paro fue de cuatro horas; el 28 de seis horas y el 29 se prolongó por ocho horas. Ruiz Cortines hizo la propuesta de 215 pesos sin perjuicio de la revisión de noviembre. Se aceptó la propuesta porque en los hechos se les reconoció al no intervenir los líderes charros del sindicato.

4. El triunfo del Plan del Sureste fue indiscutible. El líder gobiernista del sindicato de ferrocarrileros (STFRM) Samuel Ortega, así como sus seguidores, habían caído en el más grande desprestigio, a pesar de la gran campaña anticomunista en los medios. Los miembros de la Gran Comisión instrumentaron un nuevo y decisivo paso: procedieron a organizar la VI Gran Convención que eligió a Vallejo secretario general y a Gómez Godínez al consejo de vigilancia; esto provocó la caída de Ortega y la imposición de otro charro: Salvador Quezada, pero la secretaría del Trabajo se negó a reconocer a Vallejo. El 19 de julio se realizó una enorme manifestación con la participación de miles de ferrocarrileros y el apoyo de maestros, electricistas, petroleros, telegrafistas, estudiantes; pero la Alameda Central se llenó de granaderos, policía montada, etcétera.

5. Los convencionistas adoptaron un plan de paros escalonados para lograr el reconocimiento de Vallejo. Al iniciarlos el 26 de julio, el gobierno llamó de inmediato a Vallejo para negociar; pero nada se resolvió y se reiniciaron los paros el 31 por dos horas; al día siguiente con tres horas; el 2 de agosto con 5 horas. Por la tarde agentes secretos y uniformados, con el apoyo del ejército, asaltaron las secciones 15,16,17 y 18 del DF en medio de una nube de gases lacrimógenos; arremetieron y golpearon con furia a las secretarias y trabajadores resultando muertos tres obreros, aprehendidos 200 y otros heridos e intoxicados. Se comenzó a recontratar a jubilados como esquiroles, es decir, para reemplazar a los huelguistas. Pero al día siguiente hubo un paro de telegrafistas y los electricistas y maestros amenazaron con huelgas de apoyo.

6. El gobierno dio pasos atrás, se rindió, y tuvo que aceptar la realización de elecciones sindicales en 15 días y el registro de Demetrio Vallejo. Se obtuvo la libertad de todos los presos, el regreso al trabajo de todos los cesados, el pago de los salarios caídos y retiro de las tropas de todos los locales sindicales. Producto de ese rotundo triunfo surgió aquella canción conocida como La Rielera (“Yo soy rielero, tengo mi Plan, es del Sureste, vamos a ganar y si me dicen vamos a parar, con gusto paramos, vamos a triunfar”) Así obtuvo vallejo la secretaría general del STFRM con la siguiente votación: 59,760 para él y nueve (9) para la planilla charra. Además en todos los estados de la República se derrocó del comité ejecutivo a todos los charros para ser encabezados por comités vallejistas. Fue entonces cuando los medios de información le bajaron un poco.

7. Así Vallejo, por primera vez en la historia de México, construyó un comité ejecutivo democrático e independiente que caería porque el gobierno de López Mateos, los grandes empresarios y el gobierno norteamericano trabajaron mucho para echarlo abajo mediante las calumnias y las provocaciones. Vallejo caería en una trampa tendida al preparar un nuevo movimiento de los ferrocarrileros del Pacífico, del Mexicano y Terminal de Veracruz, que habían quedado pendientes de revisión. Se le armó toda una provocación para que caiga en una trampa y el 28 de marzo de 1959 fue brutalmente aprehendido y encarcelado junto a más de dos mil obreros. Permaneció en la cárcel 11 años, cuatro meses y 11 días y se convirtió en importante bandera del movimiento estudiantil de 1968. Luego sería otra historia.

8. Los datos los extraigo de un libro -¡Nos llevó el tren! (Los ferrocarrileros de Yucatán)- que me publicó en 1999 la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Yucatán (AUDY).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Cara y Sello

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

La figura del ex presidente Eduardo Frei, tanto como la del joven diputado señor Marco Enríquez Ominami representan, en estricto rigor, dos rostros concertacionistas. Es cierto, el primero de ellos se inscribe en la tradición más conservadora del conglomerado oficialista, mientras que MEO irrumpe como un ácido crítico del establishment de la Concertación. Ambos conforman el cara y sello de la coalición en el gobierno y su enfrentamiento electoral no hace sino poner en la escena pública las tensiones, fisuras y contradicciones que la han acompañado desde su origen mismo.

A lo largo de dos décadas, hemos asistido a una serie de roces y discordias entre las diversas tendencias que han dado vida a la Concertación de Partidos por la Democracia. Si bien, durante los primeros años, tales desavenencias se mantuvieron en un nivel de baja intensidad, éstas se fueron acrecentando a medida que el fantasma de la dictadura quedaba en el pasado y la coalición comenzó a mostrar signos de desgaste.

La era de la presidenta Bachelet ha sido, sin duda, el momento más crítico para este conglomerado. Muchos parlamentarios díscolos terminaron, finalmente, por alejarse de sus filas, sea hacia la derecha o a la izquierda del espectro político. Los argumentos de los disidentes no difieren mucho entre ellos y se resumen en la idea de una agrupación política que ha perdido su razón de ser. Tras casi dos décadas en el poder, el balance no es alentador.

Todos los díscolos coinciden en su crítica: prácticas de cúpulas convertidas en mafias partidistas que actúan al margen de las mayorías y que han convertido el aparato público en un espacio para su propio beneficio. El tenor de la crítica ha sido duro, a ratos despiadado, en que los términos recurrentes han sido: corrupción e ineficiencia, entre otros. Lo que resulta evidente de todo ello es que, en efecto, una asociación de partidos nacida para restituir la democracia en el país y propender a una sociedad más equitativa, no ha estado a la altura.

Para alegría de la derecha, hoy asistimos, por vez primera, a un proceso electoral en que se presenta una Concertación bicéfala devorándose a sí misma. De acuerdo a las cifras disponibles, ambas candidaturas concertacionistas se encuentran virtualmente empatadas en primera vuelta. Aunque en política nada es definitivo, las declaraciones del comando de MEO no dejan lugar a duda alguna: “No hay nada que negociar. La suerte está echada”. Así las cosas, de no ocurrir algo imprevisto fuera de todo cálculo, la posibilidad de que la derecha tradicional llegue al gobierno ha dejado de ser política ficción. Estamos frente a una situación en la cual, la Concertación ha lanzado una moneda al aire que puede ser cara o sello: la paradoja estriba en que cualquiera sea el resultado, siempre pierde la apuesta.

Álvaro Cuadra es investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP/ ARCIS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Por los dioses, la patria o lo que sea

Eduardo Pérsico (especial para ARGENPRESS.info)

Al referirse a la relevancia de las religiones en el desarrollo de la humanidad, el escritor José Saramago dijo ‘lo único que han hecho ha sido matar, matar y matar’; una apreciación no muy ajena a los pensadores independientes en serio y que en otros términos ya había dicho Bertrand Russell, al recordar las persecuciones y crímenes que ocurrieran entre los mismos cristianos. Una profunda disidencia con las religiones de dos pensadores que no invalidarían a cierto humorista de los años cuarenta en Buenos Aires, F.P., al decir que ante la pedofilia y homosexualidad creciente en los colegios de curas era lógico la adoración de los sables, pero que bendecir los cañones de Benito Mussolini en Italia ya era demasiado...

Irreverencias aparte, las religiones aún vigentes están vinculadas al oro y no fueron casuales las uniones entre reinados y religiones, bien demostrado por los Reyes Católicos de España al impulsar la conquista de América con atropellos a punta de espadas y de cruces. En la Conquista, generada por el hambre como desde siempre fueron las migraciones del hombre, los indígenas de las Antillas fueron sometidos a trabajos forzados para así cargarse la mayor cantidad de oro a España, y al romperse así la economía agrícola antillana sobrevino la casi extinción de su población, sin la menor conmiseración del catolicismo que consideraba seres inferiores a esos nativos que en verdad los dueños del territorio. Luego Hernán Cortés imaginó hallar en México una riqueza imposible de satisfacer y el señor Inca Moctezuma no podía comprender semejante codicia. Esa vez y conocida como la Noche Triste, los conquistadores abandonaron Tenochtitlán con muchísimas pérdidas humanas, pero por 1561 Francisco Pizarro con el secuestro de Atahualpa, el último señor Inca, obtendría ‘una habitación de tres metros por cinco de ancho repletas de oro, y dos habitaciones más llenas de plata’. Atahualpa fue aconsejado por su gente que atacara con sus miles de guerreros a Pizarro, que sólo contaba con 167 hombres, pero como este igual que Moctezuma temía que los españoles fueran hijos del rey Viracocha, no lo hizo y los españoles no tardarían más de una hora en liquidar a los tres mil guerreros nativos. Así empezaría la fundición en lingotes del oro tallado por los orfebres para ser fletados a España, y con la muerte de Atahualpa moriría también una cultura con más de tres mil años de antigüedad; eso sí, con la bendición de dios nuestro señor padre todopoderoso, conquistador por ese entonces.

Ya ni vale cuestionar la conquista española de América, pero si el aporte mayor a las culturas existentes fueron las liturgias del catolicismo y el inicio de un sistema económico irracional y feroz que en pleno siglo veintiuno, con su liberalismo capitalista que exige invasiones y un pibe muerto de hambre cada cinco segundos, mi amigo Saramago tiene toda la razón sobre el aporte de las religiones y punto. Y acaso sea tiempo de preguntarle a los papas, ayatolas y rabinos qué pervive de tantos hombres roncos de gritar por cierto dios, bandera o patria siempre imaginaria; esos millones y millones de miserables sometidos a un perpetuo territorio emocional y desangrados en el campo de alguien, que como premio, no le dará ni un metro para dejar de herencia. El pobre común, el humillado que jamás lo sabe si con rezos, plegarias y alabanzas lo engañaron por siglos a jugarse la vida. Infeliz de creerse victorioso con su espada, arremetiendo hasta sentir costillas bien adentro lo único en verdad suyo en la pelea: el furor enemigo. Despanzurrado y hecho jirones no recibe más discursos, arengas o promesas para ganar su empeño; él y sus iguales enfrentados engordarán la tierra de otros, pero sus hijos o su hembra ni un sitio bajo el sol. ¿Será por ley de dios que también su causa de pelea se muera el mismo día y prosigan entre rezos, sotanas y plegarias los inmortales dueños de la tierra y el oro? Bienes inconmensurables que quienes Mandan se apropian sin medir las hambrunas perpetua o la metralla. Este inconfeso pero renovado Destino Manifiesto hitleriano que no jodamos, resulta inevitable para seguir con la explotación de los países centrales contra el resto. Algo sugerente de que esta historia de la especie humana sigue siendo una trágica historieta.

Eduardo Pérsico, escritor, nació en Banfield y vive en Lanús, Buenos Aires, Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Economía mafiosa de mercado

Alfredo Grande (APE)

“en una cultura no represora, el orden de los factores siempre altera el producto”
(aforismo implicado)

Cayó el hijo de Emilio Pérsico por drogas
Pablo Pérsico, hijo del subsecretario de Economía Social del ministerio conducido por Alicia Kirchner, fue detenido cuando transportaba plantas de marihuana en una camioneta oficial. El caso trascendió anoche, a pesar de que la detención se produjo en horas de la mañana.
El hijo de Emilio Pérsico, de 19 años, se encuentra involucrado en una causa por tráfico de estupefacientes para la comercialización, delito que prevé una pena de entre 4 y 15 años de prisión. La causa se encuentra a cargo del juez Guillermo Atencio y el joven permanece en la comisaría de El Dique.
(Diario Crítica de la Argentina 20/10/09)
Dijo que hay agentes que reclutan chicos para robar
Polémica por la denuncia de un juez contra la Policía. Ninguna de las declaraciones preanuncia la apertura de una investigación judicial, pero dos ministros de la Provincia, un fiscal y un juez Contencioso Administrativo mantienen una "guerra de comunicados" por la presunta conexión de la Policía bonaerense y los menores que cometen delitos. La saga comenzó el 9 de octubre, cuando la Cámara de Apelaciones de La Plata habilitó el traslado de menores a comisarías para averiguación de antecedentes. Estas facultades estaban suspendidas desde 2008, cuando el juez Luis Arias declaró inconstitucional la operatoria policial. Resultado: el magistrado advirtió que recurriría a la Suprema Corte. Y unas horas después denunció que los policías reclutaban chicos para robar, a cambio de dosis de paco.
(Diario Clarín 23/10/09)
El gerente de Aerolíneas intentó justificar el vuelo especial para ver a la Selección
Mariano Recalde afirmó que el chárter a Uruguay el día del partido por Eliminatorias se debió a "una gran demanda de pasajes". Y calificó de "mal intencionada" la información de que hubo sindicalistas, además de otros directivos de la empresa, entre los pasajeros. El gerente general de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, intentó esta mañana justificar un polémico vuelo a Uruguay el día del último partido por Eliminatorias de la Selección, en el que habrían viajado directivos de la compañía y sindicalistas ocupando sólo un tercio de los asientos disponibles. Afirmó que se dispuso por "una gran demanda de pasajes".
(Diario Clarín 22/10/09)

Siempre me interesó pensar en la “delgada línea roja”. El salto en la cualidad es apenas la sombra de un pelo en la tierra. Otra versión del mismo concepto, quizá un poco más de barricada, es la conocida serie: “no es lo mismo... un gato montés, que te montés un gato”. Con el indudable valor de lo clásico, es portador de una profunda sabiduría. La inversión de la lógica formal genera un salto en la cualidad. Si las tres tristes noticias que encabezan la nota, las pensamos como analizadores, nos daremos cuenta que de diferentes maneras, están hablando de lo mismo. Y lo mismo es, a mi criterio, el deslizamiento del capitalismo serio, como mito refundacional de la burguesía nacional, aunque nunca demasiado popular, al mercadeo mafioso. Como todos sabemos, las mafias son el nivel fundante de la sociedad capitalista. Las empresas legalmente constituidas y bendecidas por la nueva cultura tributaria, tienen prácticas mafiosas. O sea: ilegales, ilegítimas, incalificables. En un Estado de Derecho cuya biblia laica fuera la Constitución Nacional, los trabajadores recibirían una parte de las ganancias de las empresas. O sea que la famosa flexibilidad y los premios a la productividad, banelco más, diners menos, son anti constitucionales. Dicho en otros términos: las frecuentes alusiones a “la caja”, que curiosamente también es feliz, alude a la financiación ilegal de las actividades legales. Repito porque después de escribirlo a mí también me impresiona. Actividades legales financiadas con actividades ilegales o ilícitas. Desde los juegos de azar, urgencia y necesidad, hasta los agro-trucho-negocios. Desde el famoso y optimista refrán del “roba pero hace”, a la amarga comprobación de que “hace para robar”. Si nadie hace la plata trabajando, como dijo el mejor analista de la cultura actual, que no es Aguinis (Marcos) sino Barrionuevo (Luis), la pregunta que se impone es: “¿y entonces cómo la hace?”. Y reaparece la delgada línea roja. No es lo mismo que robe pero haga, a que haga para poder robar. En este último caso, el robo está predeterminado. O sea: el robo es el nivel fundante de la motivación del ciudadano en la función pública. Como en la mala praxis médica, se impone la inversión de la prueba: cuando el funcionario cumple o le hacen cumplir su mandato, tendría que demostrar en forma fehaciente que no robó. Esto implicaría un salto cualitativo porque después de tantos planes y plancitos, privatizaciones, expropiaciones invertidas, megacanjes, blindajes, defaults, devaluaciones, compra de terrenos fiscales, re estatizaciones deficitarias, etc, he llegado a la conclusión que es necesario probar la honradez porque la condición de ladrón tiene algo más que duda razonable. Y no se trata de la versión walt disney que es la ocasión la que hace al ladrón. El ladrón hace la ocasión, las ocasiones, aunque habitualmente se denomine gobernabilidad a esta producción cuasi industrial de ocasiones. En realidad, la preocupación por la gobernabilidad que es obsesiva en todos los gobernantes, es una genuina preocupación de que no se corten los negocios, los que son bajo cuerda o los que son sobre escritorio. La denominada “corrupción estructural” que el imán de Anillaco pretendió combatir expropiando al revés las empresas públicas, no deja de ser una forma encubridora, al mejor estilo de la cultura represora, de referirse a la rapiña organizada, garantizada y asegurada. “Custodiado por expertos”: la pléyade de abogados, contadores, asesores de imágenes, cafischios del pensamiento, garantizarán que la mujer del César y el mismísimo César, lo parezcan aunque no lo sean. Cuando la línea roja deja de ser delgada y se transforma en una grieta amarillenta de pus, el temor al estallido excita los reflejos represores. Pero los factores siempre pretenden que, aunque se cambie su orden, el producto de la rapiña se incremente. El país generoso, donde las máscaras de la impunidad se estrenan día tras día en el carnaval del diablo. Las tres tristes noticias tienen un hilo conductor y predador que las une. Cambian los medios, pero siempre es el mismo fin. Lo público/estatal se pone al servicio del interés privado/mafioso. Una economía mafiosa de mercado sigue vigente, que es transversal a clases sociales y partidos políticos. Y diría a respetables instituciones fundadoras de la nación. El mayor obstáculo para la desmanicomialización antes de Macri (D.M. podría designar la era 1 donde comienza la depredación sistemática de la ciudad macrinómana de buenos aires, que espero sea conocida por su sigla Ci.Ma.B.A) fueron los sindicatos que organizan a los trabajadores de los hospitales psiquiátricos. Porque ya está suficientemente demostrado que “el guerrero que murió lleno de honor, ni murió ni fue guerrero”, como nos dice Discepolin en el tango “Chorra”. Que bien podría tener una re lectura de género y llamarse “Chorro” y ¿por qué no?, una amplificación mayor y titularse: “Chorras y Chorros”. La subasta del petit hotel de la venus del chanchito, la María Julia, es una de las tantas pruebas de los dichos. En esta economía mafiosa, hasta el propio Gobierno propone que la ayuda social se haga con tarjetas plásticas directamente en el banco. Para intentar impedir el denominado clientelismo, piadoso eufemismo para referirse al mercado cautivo de las mafias de la distribución. Que es sabido, tienen su propia versión de la distribución de la riqueza. La Marcha de los Chicos del Pueblo es necesaria por muchas razones. Una de ellas, denunciar a esta economía mafiosa de mercado que, aunque en años de democracia se ha vestido de seda, pero mafia se queda.

Fuente foto: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Algunos funcionarios dicen que son "lugares de contención espiritual"

Irina Santesteban (LA ARENA)

En los últimos días, Lonquimay fue noticia a nivel nacional a raíz de las declaraciones del intendente Luis Rogers, quien expresó que los cabarets son lugares donde se brinda "contención espiritual" a camioneros y jóvenes.

A pesar de los no poco frecuentes casos de secuestros y desapariciones de jóvenes y niñas, en todo el territorio nacional, que se presume son víctimas de la trata de personas con fines de prostitución y esclavitud, todavía hay quienes piensan que los prostíbulos son un "mal necesario" en la sociedad.

Para una visión patriarcal y machista, parcialmente superada en la actualidad, la prostitución es el "oficio más viejo del mundo", al que recurren los hombres para saciar sus apetitos sexuales. Para algunos, si desaparecieran o se obligara a cerrar los prostíbulos, aumentarían los abusos sexuales y los ataques contra las mujeres.

Sin embargo, estos lugares siguen existiendo con gran actividad y nadie puede decir que hayan disminuido los delitos sexuales, ni los ataques o abusos contra mujeres y niñas.

Respecto a la prostitución, existe un debate sobre el carácter de este "viejo oficio", pues están las mujeres que consideran, por un lado, que es un "trabajo", definen a las prostitutas como "trabajadoras sexuales" y hoy existe una organización que las agrupa: Ammar, (Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina) y por el otro a quienes consideran que estas mujeres se encuentran en "situación de prostitución", a la que se llega por la falta de oportunidades de estudio y de trabajo.

Delitos

En los Encuentros Nacionales de Mujeres este debate está vigente y divide aguas entre ambos sectores. Desde Ammar, la dirigente cordobesa Eugenia Aravena es una ferviente defensora del "trabajo sexual" y como tal, ha conseguido organizar a centenares de compañeras meretrices en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) adonde tienen un lugar propio y trabajan en alfabetización, guarderías infantiles y defensa legal contra los abusos policiales.

Más allá de estas diferentes posiciones respecto a si la prostitución es un trabajo o una situación que somete a la mujer a través de la venta de su cuerpo, es evidente que en la mayoría de los locales donde se ofrece sexo a clientes, se dan también otras formas delictivas, que van desde la prostitución de niñas y adolescentes hasta la esclavitud de mujeres que son forzadas a trabajar en esos locales mediante golpes o a través de drogas, y todo ello con la complicidad de la policía y la justicia.

Por ello es saludable la decisión del intendente de Santa Rosa de cerrar los locales que, bajo la pantalla de "wiskerías" o "clubes nocturnos", en realidad ofrece sexo a clientes, sin estar habilitados para ello. Esta actitud contrasta con la del intendente de Lonquimay, que defiende la existencia de estos locales porque supuestamente brindarían "contención espiritual" a trabajadores rurales, camioneros o jóvenes. Poco parece importar, en esta curiosa opinión, que desde un club nocturno de Lonquimay haya escapado una joven oriunda de Santiago del Estero, denunciando que había sido llevada mediante engaños y luego obligada a trabajar como prostituta.

Hipocresía

La hipocresía de la sociedad en cuanto a estos locales y las mujeres que en ellos trabajan, también es digna de asombro. El domingo pasado el diario cordobés "La Voz del Interior" publicó una "nota de color" referida a una localidad (General O'Higgins) que tiene cuatro prostíbulos, pero ninguna escuela secundaria. Poco crítico de esta situación, el cronista menciona que los cuatro prostíbulos son estrictamente controlados por el municipio y que ningún habitante del pueblo se escandaliza porque están ubicados a sólo dos cuadras de la Iglesia María Auxiliadora. General O'Higgins se encuentra, además, a escasos 9 kilómetros de la ciudad de Corral de Bustos, adonde hace tres años una manifestación popular prendió fuego al edificio de los tribunales locales, en protesta contra el Poder Judicial en una zona donde hay numerosas denuncias de prostitución, tráfico de drogas y piratas del asfalto.

Si profundizamos el debate sobre los prostíbulos y las personas que trabajan o son explotadas en ellos, nos encontramos enseguida con que esta situación está ligada estrechamente al delito de trata de personas, en particular de mujeres y niñas, recientemente incorporado a nuestra legislación penal a través de la ley 23.264, de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a la Víctima. Lamentablemente, las leyes solas no pueden combatir con eficacia un delito que para existir, necesita de la complicidad policial, judicial y política.

En el caso de Lonquimay esto es más que evidente: el intendente defiende la existencia de estos locales, y el subcomisario de esa localidad está acusado de mantener una relación con la encargada de un local nocturno en Colonia Barón.

Círculo vicioso

En la mayoría de estos establecimientos existen jóvenes menores de edad o mujeres que están allí trabajando contra su voluntad, o al menos, fueron inducidas a ingresar en ese "mercado laboral" mediante engaños. Incluso en algunos casos, para obligarlas a trabajar se las somete a castigos corporales, se las amenaza con lastimar a su familia y se les retienen sus documentos, impidiendo que puedan salir a pedir ayuda. Como casi siempre son mujeres traídas de otros lugares, es mucho más difícil que puedan regresar a sus casas sin dinero ni documentos.

Además, muchas ya no quieren regresar, pensando en la discriminación que pueden sufrir por parte de sus familias y su entorno social, por haber pasado por una situación de prostitución. Salvando las distancias, es una situación similar a la que sufrían las cautivas en la etapa de la conquista de los pueblos originarios, cuando estas mujeres que fueron llevadas por la fuerza y hasta tenían hijos de sus captores, preferían quedarse en las tolderías, aún sufriendo maltratos, antes que someterse al juicio implacable de la sociedad de aquellos años.

Los mismos prejuicios que Sor Juana Inés de la Cruz denunciaba en sus inmortales versos: "Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sabiendo que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. Si con ansia sin igual solicitáis su desdén, por qué queréis que obren bien si las incitáis al mal?".

Aún con todos los avances que hoy vemos en la situación de la mujer, en algunos aspectos, pareciera que estamos en aquellos años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Juicio a Menéndez. “Quiero que tengan la valentía de decir dónde está el cuerpo de mi viejo”

Alexis Oliva (PRENSA RED)

Fernando Albareda, hijo de la principal víctima del juicio “Menéndez II", recuerda las tardes futboleras con su padre, analiza el proceso político que lo llevó de ser policía a militante revolucionario, expone sus impresiones y expectativas sobre el debate judicial y los acusados y avizora cómo continuará su vida después de la sentencia.

Aquella noche del 25 de enero de 1978, Fernando Albareda tenía siete años y estaba sentado junto a su padre en la tribuna popular norte de la Boutique de Barrio Jardín. Talleres perdía con Independiente la final del Nacional 77 y padre e hijo rumiaban su bronca de hinchas albiazules. A 50 metros de ellos, en el palco oficial, Luciano Benjamín Menéndez también veía esfumarse lo que para él hubiera sido un triunfo propagandístico como poco después sería el Mundial 78 para el dictador Jorge Rafael Videla. El padre de Fernando se llamaba Ricardo Fermín Albareda, era subcomisario de la Policía de Córdoba y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT-ERP).

Aquella otra noche del 25 de septiembre de 1979, Albareda salió de su casa -a tres cuadras de ese estadio- y partió en su Peugeot 404 blanco, que fue interceptado en la esquina de Cruz Roja Argentina y Nores Martínez por dos autos de un grupo de tareas del Departamento de Informaciones de la Policía provincial. Luego de un forcejeo, sus captores lo redujeron y trasladaron al centro de detención Casa de Hidráulica, donde lo torturaron con saña por considerarlo un “infiltrado”. Finalmente, Albareda murió desangrado y su cuerpo nunca apareció. Faltaban tres días para que cumpliera sus 37 años.

Por estos días, su hijo se sienta unos metros más cerca de Menéndez, principal imputado en el juicio que se inició el martes 20 de octubre, donde el mandamás del III Cuerpo de Ejército y todo el aparato represivo desplegado durante la dictadura en Córdoba debe responder, junto a otro militar y cuatro policías, por el crimen de Albareda y otros nueve casos de secuestros y torturas.

“Ya hace once años que trabajo acá”, dice Fernando Albareda. “Acá” es la sede del Club Atlético Talleres y su tarea la de coordinador deportivo, cargo que consiguió luego de recibirse de profesor de educación física, trabajar varios años en el Club Universitario, impulsar una escuela y una liga juvenil de fútbol y conocer a Gustavo “Sapito” Coleoni y Mario Ballarino, quienes lo invitaron a sumarse a la “T”.

Mientras caminamos hacia la platea alta norte, un Fernando distendido después de la primera semana del juicio observa al técnico dar indicaciones a los jugadores y afirma: “Este muchacho (Roberto) Saporiti es un fenómeno… Muy buen tipo”.

-En una entrevista contaste que venías a la cancha con tu papá...

-Ahí al frente… Ahí, en los escaloncitos, a diez metros de la franja blanca, ese era el lugar donde nos sentábamos siempre. Una anécdota que siempre le cuento al Sapo Coleoni: antes de los partidos, el Sapo, que jugaba en los cebollitas, entraba y daba vuelta a toda la cancha con la pelota haciendo jueguito. Nosotros vivíamos acá a tres cuadras, y mi viejo me sacaba cagando los domingos con la comida en la boca, para venir a verlo al Sapito.

-¿Era muy hincha de Talleres?

-Súper hincha de Talleres. Y el día de la final con Independiente, atrás de las tribunas había tubulares y nosotros estábamos en la punta aquella, arriba del cartel. Desde ahí vimos el partido.

-Ese día Menéndez estaba en la cancha...

-Ese día Menéndez estaba sentado ahí donde están esos chicos, con toda la cúpula militar. A veces suelo sentarme ahí... de puro morboso (se ríe). Era habitual verlos acá. Alguien decía que cada vez que jugaba Talleres parecía un desfile militar.

-¿Cuánto hace que venís remando este juicio?

-Desde que entré a H.I.J.O.S. en el 2000. También fue por una cuestión del club. Un día, un muchacho que trabajaba en Socios, Iván Ferreyra, el que edita la revista Recovecos, me escucha discutir por teléfono con el abogado que nos llevaba la causa por la indemnización de mi viejo. Era un abogado que trabaja en la policía y lo habían puesto mi hermana y mi vieja. Se demoró tanto que me empezó a pudrir y cuando lo empecé a apretar, el tipo se escudaba en que no le habíamos entregado todos los papeles. Le habíamos entregado todo, nada más que había obviado un montón de pasos por su desconocimiento y el trámite estaba totalmente frenado. Cuando Iván escucha esa charla -fue como en “Los Simuladores”, no me olvido nunca-, apareció y me dijo: “Yo tengo el nombre de las personas que te van a solucionar el problema”. Y me anotó en un papelito: “Agustín Di Toffino y Martín Fresneda”. Me dio los números y me dice: “Llamales, estos tipos te van a solucionar el problema. ¿Nunca fuiste a H.I.J.O.S.?”. Y le cuento que una vez crucé por la plaza San Martín, donde había un escrache a (Antonio Domingo) Bussi, y me puse a charlar con ellos. Con el que hablé era Emiliano Fessia, y él me dio su número de teléfono. Ese fue mi primer acercamiento a HIJOS. Después, en el 2000, cuando Iván me hace hablar con Martín y Agustín, voy al local de HIJOS y de lo que menos hablamos fue de la indemnización, porque después Martín me citó a su estudio para que le diera los datos y pudiéramos hablar a la Secretaría de Derechos Humanos y al Ministerio del Interior, para saber dónde estaba parado el trámite. Hablamos, en definitiva, de quién había sido mi padre. Les conté el caso e inmediatamente lo agarraron como propio, porque no tenían denuncias de policías desaparecidos. Empezaron a investigar y encontraron un montón de datos en la causa de la Verdad Histórica, archivados por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, junto con más de 400 causas de Córdoba. Entonces, empezamos a avanzar con la parte penal y cuando reunimos lo necesario para hacer la denuncia, colaboraron todos, pero nos quedamos una noche hasta muy tarde armando la denuncia con Lilan Luque, y después al caso lo siguieron Martín y Claudio Orosz y llegamos ahora a la instancia del juicio.

-Así que después de tanto tiempo, esta semana por fin has podido enfrentar a los asesinos de tu padre en un ámbito judicial.

-Sí.

-¿Cómo has vivido eso?

-Bien... trato de verle... le encuentro un montón de aristas positivas. Lo único negativo es verle la cara a estos tipos. Positivo, le encuentro todo y trato de disfrutarlo como el hecho histórico que es. Me da tranquilidad haber llegado a esta instancia, pudiéndole dar a los tipos que mataron a mi viejo, que vieron, participaron, callaron u ocultaron esa situación, las garantías de un debido proceso. Con todas las garantías que tiene nuestra Constitución, con un tribunal, con un abogado defensor, en una audiencia oral y pública, donde pueden hablar, explicar, negar, responder, callar, pueden hacer lo que quieran; cuestiones que no le dieron a mi viejo ni a ninguno de los desaparecidos.

-¿Y cómo los ves? ¿Qué impresión te causaron en estos días?

-Al principio no... ninguna sensación en particular, no tengo bronca, no tengo rencor… Sí los veo y me figuro la imagen de mi viejo viéndolos a ellos. Es una imagen que no me puedo sacar de la cabeza. Y supongo que a ellos, en algún punto, les debe pasar lo mismo. No sé si a Menéndez, porque en definitiva no creo que lo haya individualizado a mi viejo, pero sí los canas. Entonces, que ellos me vean a mí... debe ser más fuerte para ellos. Verlos a ellos tiene que ver con la lucha por llevar a juicio a todos los genocidas, por todo lo que sentimos los que militamos en derechos humanos, los que hacemos algún laburo social, la misma sensación que le da a cualquiera.

-¿Te miran o te rehuyen la mirada?

-Hay dos o tres que me miran, por ahí, como yo los miro... Los miro porque quiero que sientan la sensación de que los está mirando Ricardo Fermín Albareda, porque tienen la desgracia de que soy tan parecido a mi viejo y se encuentran conmigo a la misma edad... O sea, hoy tengo yo la misma edad que tenía mi viejo cuando ellos lo mataron. Entonces, para ellos debe ser más fuerte que para mí. Trato de no sacarles la mirada de encima.

-En lo jurídico, ¿qué expectativas tenés?

-En lo jurídico hemos puesto todas las expectativas. Calculo que la resolución, de acuerdo a las pruebas presentadas y a todos los argumentos tan valederos que tenemos, va a salir favorable. Confiamos plenamente en este tribunal y en la Justicia. Cuando hablábamos el otro día de las medidas que iban dilatando el proceso, nos referíamos a los abogados defensores, como (Alejandro) Cuesta Garzón. Es una vergüenza repetir una denuncia llena de contradicciones y totalmente inválida contra el fiscal (Carlos) Gonella, y con el resultado que ya sabemos. Pero confío en la Justicia.

-Desde el punto de vista humano, ¿esperás algo de los acusados?

-Así como este tipo que se suicidó fue lo suficientemente cobarde como para hacerlo, porque yo, al revés de la gente que piensa que para suicidarse tenés que tener muchas agallas, pienso que hay un montón de otras soluciones antes del suicidio. Lógicamente, hay situaciones patológicas que pueden llevar a una persona a tomar una decisión tan tremenda. Pero en este caso, es una acción de terrible cobardía y consecuente con su pensamiento. El tipo, en vez de enfrentar un tribunal, siendo que estaba presentado como testigo, porque ni siquiera estaba imputado, no tuvo agallas ni siquiera para dar su testimonio. Lo que quiero de los imputados es que alguno por lo menos tenga un segundo de lucidez y valentía para decirme a dónde está mi viejo. Es lo único que me haría terminar de cerrar el círculo. Ese círculo que todo el mundo dice que cerraría yo cuando termine el juicio, en realidad lo cerraría si pudiera recuperar el cuerpo. Sería algo para mi familia, por el significado que tiene. Digo que deberían tener un segundo de valentía, pero no creo que alguno se anime a decir dónde está el cuerpo de mi viejo, porque siempre fueron cobardes para escudarse en la patota, las armas y la investidura. Supongo que para decir dónde está el cuerpo de Ricardo Fermín Albareda hay que tener agallas. No creo que lo hagan, pero es lo que deseo.

-Este es el primer juicio en que se sienta en el banquillo la corporación policial. ¿Qué significa eso?

-Significa mucho. Creo que al significado lo dio la presencia del Gobernador (Juan Schiaretti) el otro día, más allá de un gesto político, como me lo dijo él personalmente y respeto sus palabras, no puedo desconfiar de lo que me dijo. Cuando le dije: “Gracias por venir”, me dijo que era un deber que tenía como Gobernador, porque al estar el estamento policial en juicio, él no podía hacer otra cosa que venir y apoyar este proceso. En eso hago un paréntesis, porque la corporación policial en la época de la represión fue bastante más fuerte que en otras provincias. Tal es así, que tuvo grandes disputas internas y también entre policías y militares, disputándose blancos y todo lo demás. Creo que es emblemático, sobre todo porque muchos de los que van a ser juzgados después, que formaron parte del aparato represivo en la fuerza policial, hasta no hace much estuvieron enquistados en la institución y dentro de la sociedad entera. Y algunos siguen estando, como jefes de seguridad de algún club, de un hipermercado o de un country. Entonces, la sociedad entera deberá saber qué es lo que quiere para su country, su supermercado o su club. A partir de ahora, cuando empiecen estos juicios, se va a develar qué función cumplía la policía en esa época y qué hay que hacer con estos personajes. Tiene que ser una decisión de toda la sociedad el excluirlos. No hay otra.

-¿Creés que lo del testigo suicidado puede tener que ver con esa impunidad y con que se trata de la policía?

-Creo que sí. Pienso que se debe haber visto en la encrucijada de no saber cómo iba a responder algunas preguntas que seguramente la querella y la fiscalía le iban a hacer. Al no poder salir de ahí, difícilmente haya podido aguantar esa presión y tomó esa decisión. Conocemos las internas que tienen actualmente dentro de la cárcel los que están presos. Si ves el banquillo donde están sentados, hay uno que se separa siempre.

-Sí, no hay mucha onda...

-No hay mucha onda, y es uno de los que más problemas ha tenido en la cárcel. Entonces, todo eso son indicios de que algo pasa.

-¿Las amenazas y llamadas hacia ustedes fueron más en este juicio que en el del año pasado?

-En cierta forma sí. El modus operandi es el mismo: dejan colgados los teléfonos y te ponen música. Yo ya me cansé y no denuncio más nada. Denuncié lo que me pareció más grave en su momento, que fue una carta que me dejaron en la puerta de mi casa. Eso sí lo denuncié, fue en octubre del 2007.

-¿Qué decía?

-La carta decía cosas como: “Decile a tus abogados que paren con el proceso, que no se hagan las víctimas...”. Después me decían que sabían dónde trabajaba, me ponían el horario de salida del colegio de mi nena, cosas así, que realmente me hicieron repensar algunas cosas. No de quitar la denuncia, en absoluto. Sí repensar cuestiones de seguridad, tener más cuidado, fijarme cómo me movía, quién caminaba atrás mío y ese tipo de cosas, pero sin volverme loco. Estuve bastante tiempo con custodia personal, luego mucho tiempo sin custodia y volví a tener custodia ahora para el juicio.

-¿Cómo es que tu padre llega a ser subcomisario de la policía y al mismo tiempo militante de una organización revolucionaria?

-En algunos ámbitos y algunos periodistas por ahí interpretaban que esta doble función se asemejaba a un tipo infiltrado...

-A un doble agente, como en la película de Leo Di Caprio (Los Infiltrados)...

-Claro, una cosa así. Como no entendían mucho cómo venía la mano o desconocían algunas fechas, lo veían como un infiltrado. A todos les digo lo mismo: dos más dos es cuatro. Mi viejo entró a la escuela de policía en el año 60. Salió y empezó a ejercer como policía en el 62. Y empezó a militar en política en el año 71. Si fuese a la inversa, ni yo podría negar que podría haber sido un infiltrado. Podría entender que a lo mejor la actividad política los llevó a decir: “Infiltremos a este tipo”. Pero no hay manera. Después de hacer una carrera con ascensos y todo en la policía, él empieza a trabajar en Comunicaciones de la Casa de Gobierno y para complementar su profesión se inscribe en la Facultad de Ingeniería para estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones. La Universidad Tecnológica estaba en la esquina de Duarte Quirós y Vélez Sarsfield. A la vuelta, está la Facultad de Abogacía. El se juntaba en un bar con unos amigos, frente al Monserrat. Se empezó a juntar con gente de Abogacía y de Ingeniería, y cuando empezó esta efervescencia política, él seducido por eso comenzó a militar en política. Esto que te cuento es de muy buena fuente, gente que vio cómo fue el proceso de Ricardo Fermín Albareda y cómo empieza a militar en política, gente que lo ha tenido después como compañero.

-Eso habla de un proceso de maduración política muy fuerte...

-Terrible... Y una convicción en cuanto a derechos humanos, análisis social de la situación, sensibilidad ante la desigualdad... Creo que él apuntaba mucho a eso, por los primeros trabajos sociales que empezó a hacer, como ir a una villa a enseñar a la gente cómo higienizar los utensilios y los pañales de los bebés, cómo plantar bien los postes para hacer un mejor techo... El comenzó con todo eso y viendo lo que pasaba dentro de la policía con sus compañeros, lógicamente estaba totalmente en contra. No lo podía manifestar, porque lo hubieran matado en el 73 ó 74 y no en el 79.

-¿En aquel momento hubo otros casos similares?

-Sí, hay muchos. A raíz de la denuncia que empezamos nosotros, se fueron dando distintos casos. De hecho hay un montón de casos de policías “muertos por la subversión” que en realidad son muertos por sus compañeros de la fuerza. Y hay mucha gente que recién se está enterando, familiares de esos policías que han empezado a atar cabos de algunas situaciones y se están encontrando con eso.

-¿Sería posible hoy un proceso similar de maduración ideológica dentro de la policía?

-Sería imposible. Imposible, porque hay mucha gente que se inscribe o empieza la carrera de policía porque la ven como una salida laboral, no como una vocación. El tipo que se inscribía en la escuela de policía 30 ó 40 años atrás realmente lo hacía por vocación, porque había otra situación que te permitía insertarte laboralmente, fábricas que hoy no hay, había otra posibilidad. Y hoy es como que si no te insertaste profesionalmente en un trabajo, no hay muchas chances...

-Además, dentro de la policía, la gente que pensaba como tu padre, con esa conciencia social, fue derrotada. Y la impronta que tiene hoy no es la de la sensibilidad social...

-Para nada. Lo ves en las leyes que se aprueban supuestamente en beneficio de que el policía esté más protegido en la calle, que apuntan a otra cosa. Apuntan a facilitar la posibilidad de despejar de la calle al pibe que usa gorra, capucha o pantalones caídos. Acá en el club, no sabés lo que lucho con eso, totalmente en contra de lo que pienso, porque no tengo nada en contra de un pibe que se pone gorra. Pero cuando hablo con ellos y sé que por ahí van al centro, les digo: “Muchachos, no se pongan gorra. Pero no porque no me guste que se pongan gorra. No te pongás gorra, porque te va a ver la cana y te va a llevar preso”. Me ha pasado tener que ir a buscar un pibe, que a veces por tener acá un jefe de seguridad se facilitan las cosas. Pero hay otros que no. Hay pibes que de un viernes a la tarde que terminaron las prácticas, y a lo mejor el fin de semana no jugaban, que viven en una pensión, se han ido a dar una vuelta al centro, y han vuelto recién el lunes cuando los soltaron de la ex Encausados, con las consecuencias gravísimas que puede tener eso. Ese es el miedo que por ahí nos da.

-¿Pensás que ese criterio de la “portación de cara” es herencia de la dictadura también?

-Totalmente. Yo suelo ir de pesca con un grupo de amigos, muy heterogéneo, donde hay compañeros de trabajo del club que saben lo que pasó con mi viejo y podés hablar algo de política y otros que no les interesa. Y generalmente, a los pibes que no les interesa tanto la política, me ha tocado hasta mostrarles cómo leer el diario, porque compran un producto de acuerdo a la imagen. O la imagen que tienen de un político. Me pasó con (Mauricio) Macri, de hecho. Entonces, a un profe del club, le decía: “Cuando Macri dice: Vamos a terminar con la pobreza, no es que le va a dar trabajo a un montón de gente. Va a tratar de que no aparezcan más por Buenos Aires”. Es lo mismo que hizo (José Manuel) De la Sota acá con estos guetos que armó, que todo el mundo decía “menos mal”. Menos mal nada. No les dio ninguna casa ni les facilitó la posibilidad de reinsertarse. Al contrario, los llevó del centro a donde no tenían colectivos. Entonces, fue una injusticia por una cuestión de beneficio político o un negociado a futuro. Porque ya sabemos que frente a la Terminal van a instalar el Puerto Madero cordobés. Eso proponen estos asentamientos nuevos, estos guetos, barrios cerrados con alambrado donde tenés tu comisaría, colegio, asistencia médica y “no te movás de ahí”.

-¿Qué va a cambiar en tu vida después de que termine este juicio?

-Lo primero es que me va a dar la tranquilidad de dormir tranquilo, cosa que ninguno de estos personajes puede hacer. Ni lo hicieron, ni lo van a hacer. Yo sí. Yo voy a dormir tranquilo, más que nunca. Y lo fundamental, que voy a poder hablar con mis hijos y contarles quién era su abuelo. A mí me movilizó a hacer todo esto cuando nació mi nena, Sol, que ya tiene ocho años. Nació, por una burla del destino, un 28 de septiembre, igual que mi viejo. Eso me terminó de colmar una situación que yo debía solucionar. Y la solución que encontré fue por la vía que corresponde, la de la Justicia.

-¿Es cierto que tu hija quiere ir a las audiencias?

-Ella quiere y no puede, pobre. Seguramente, algún día irá al hall y estará ahí aunque sea haciendo el aguante desde afuera. Va a las marchas conmigo desde que tiene cuatro años, no tengo manera de frenarla.

-¿Después de esto te esperan otras militancias?

-Sí. Hasta que no termine el último juicio, no voy a dejar de militar y laburar para cada uno de los procesos. En el juicio anterior (causa Brandalisis) me tocó ser el encargado de la logística, en todo lo que era la asistencia de los abogados y la organización. En eso me sentí totalmente gratificado cuando terminó el juicio con la condena. Hoy están los compañeros, con mi juicio, haciendo lo mismo que hacía yo. Y de acá en adelante, seguiré yo y otros compañeros en distintas funciones, hasta que termine el último juicio con las condenas que corresponden.

-Más allá de que esto debió haber ocurrido mucho antes, es raro vivir el presente de una Córdoba con Menéndez sentado en el banquillo de los acusados. Es, como dijiste recién, de Los Simuladores...

-A la síntesis la hizo (uno de los acusados, César Armando) Cejas, cuando desconocía su firma: “No, pero a estos papeles no los puedo reconocer, si hace treinta años que no los veo”. No es culpa mía que hace treinta años que no los vea, los tendría que haber visto al otro día de recuperada la democracia, cuando tendrían que haber abierto las audiencias y meter en cana a todo el mundo. No es culpa mía, ni de Orosz, ni de Fresneda, ni de (Graciela López de) Filoñuk, ni de nadie. Fue culpa de las políticas de Estado que hubo en su momento, que ampararon un montón de situaciones; en el Gobierno menemista peor, y la inutilidad de otros gobiernos. Hoy, la voluntad política es otra. Si vamos a hablar de la política que llevan adelante, primero Néstor Kirchner y ahora Cristina Fernández, tenemos para discutir 250 cosas. Pero en derechos humanos, no hay nada para discutir. Y no por eso somos kirchneristas... A ver, si es por eso, sí soy kirchnerista. Hay situaciones que tienen que cambiar urgente en este país, pero la política de derechos humanos, tomada por el Gobierno como política de Estado, es indiscutible.

-Y pensando en aquella Córdoba de La Perla, el D2 y la Casa de Hidráulica, y en ésta de los guetos para pobres, no es poca cosa...

-No es poca cosa. Va a sentar un precedente importante. En esta Córdoba, que ha dado muchos buenos gobernantes, pensadores, ideólogos y estrategas políticos, creo que va a ser un antes y un después, para que el que se siente a hacer política la vea de otra manera. Va a tener que solucionar algunas cuestiones sociales, va a tener que gobernar socialmente y viendo qué hace la policía, porque la sociedad no se lo va a perdonar. Este va a ser el aporte de estos juicios hacia la sociedad.

Foto: Argentina, Córdoba - Fernando, en la tribuna de la cancha de Talleres, a donde lo llevaba su padre en los años 70. / Autora: Carolina Rojo - PRENSA RED

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Histórico logro de las ONG: el Consejo Superior de la UNT escuchará a los afectados por Minera Alumbrera

Esteban Stanich (PRIMERA FUENTE)

Los consejeros universitarios aprobaron ayer la realización de una sesión extraordinaria en la que se escuchará cada una de las razones por las cuales se rechaza a Minera Alumbrera. Se trata de un significativo logro por parte de las ONG quienes, de esta forma, lograron instalar el debate ambiental en el propio seno de una institución que hoy mantiene un estrecho vínculo con la denunciada minera. Científicos, funcionarios judiciales y referentes de pueblos originarios, entre otros, podrán expresarse en dicho encuentro pautado para la segunda quincena de noviembre.

Para quien no siga de cerca el curso de los acontecimientos que marcan la tenaz lucha de las organizaciones sociales en contra de la megaminería, el hecho podrá verse, a lo sumo, como un mero avance. Pero el transcurso de los acontecimientos muestra que en los aproximados 15 años que tiene la explotación de Minera Alumbrera las ONG debieron sortear todo tipo de escollos, en su mayoría ligados a la Justicia y al poder, para poder dar pasos adelante en su lucha ambiental. Que el propio Consejo Superior de la UNT, socia de esta minera a través del YMAD, otorgue a las agrupaciones sociales una sesión extraordinaria para escuchar cada uno de los argumentos por los cuales ellos denuncian esta actividad, representa un logro histórico en los varios años de lucha que portan sobre sus espaldas.

Antes de iniciarse la sesión del órgano universitario, integrantes de la Asamblea Socioambiental del NOA (Asanoa) entregaron a cada uno de los consejeros y al propio rector, Juan Alberto Cerisola, un petitorio a través del cual solicitaban por enésima vez una sesión extraordinaria para exponer todas las razones que fundamentan su rechazo a Minera Alumbrera.

En forma paralela, también se repartieron solicitudes de idéntico tenor presentadas por la Comunidad Indígena Diaguita de los Valles Calchaquíes y otra por parte de representantes de Proyecto Sur, partido liderado a nivel nacional por el cineasta y diputado nacional electo, Ernesto “Pino” Solanas. Incluso, hasta vecinos del sur de la provincia se acercaron al debate para explicar por qué temen que el agua que consumen estaría contaminada por supuestos metales pesados provenientes de Minera Alumbrera.

En un contexto en el que se esperaba que la propuestas de las ONG sean analizadas en sesión como proyecto sobre tablas, tras la finalización del extenso orden del día, fue la decana de la facultad de Filosofía y Letras, Elena Rojas Mayer, la que dio el batacazo al solicitar al cuerpo que se le conceda la palabra al referente de Asanoa y no docente de esa dicha facultad, Alfredo Carbonel (ver video adjunto).

La contundencia de la exposición tuvo su efecto: durante la segunda quincena de noviembre las organizaciones sociales podrán explicar con detalles, en una sesión extraordinaria, cada una de las razones por las cuales reclaman que la UNT finalice su vínculo con Minera Alumbrera –a través de la UTE Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD)- y por las que exigen el cierre definitivo de esa explotación minera ubicada en Andalgalá, Catamarca.

“Creemos que este logro tiene varios factores que lo posibilitaron. La presencia y persistencia de las ONG y el crecimiento de los niveles de información fueron claves. Nuestro rechazo a Minera Alumbrera y sus razones son contundentes. Las pruebas sobre la contaminación que causa esta empresa son elocuentes y, por si nos las conocían, ahora los consejeros superiores tendrán la posibilidad de interiorizarse sobre ellas”, explicó a primerafuente Myriam Genisans, de la organización Pro-Eco. “Científicos, representantes de pueblos originarios, integrantes de la Justicia y denunciantes afectados por el daño de la minera participarán de la sesión para que todo el mundo se entere lo que está causando Minera Alumbrera”, agregó la militante social.

Tras la obtención de lo largamente reclamado, el patio del Rectorado fue otra vez epicentro de la concentración de las organizaciones ambientalistas. Sin embargo, durante la tarde de ayer el clima fue diferente. La sensación de impunidad, por momentos, dejó lado a un mesurado festejo. Se ganó una batalla, aunque saben que ese mismo escenario, como otros tantos, los volverá a congregar por motivaciones similares dentro la misma lucha que decidieron encarar en defensa del medio ambiente.


Foto: Argentina, Tucumán - Alfredo Carbonel, de la ONG Pro-Eco, expone ante los consejeros los motivos por los cuales deben escucharse a quienes desde hace más de una década luchan contra Minera Alumbrera. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Juicio a los represores de la dictadura en Rosario: Antes de Funes

REDACCION ROSARIO

La testigo que declaró este martes ante el Tribunal Oral Federal N°1 de Rosario, en el juicio Guerrieri-Amelong, Teresa Celia Meschiatti, fue una militante de la organización montoneros detenida en diciembre de 1976 en Córdoba y llevada al centro clandestino de detención y torturas “La Perla”, donde compartió cautiverio con varios militantes rosarinos, entre ellos Eduardo Toniolli y Stella Hilbrand, posteriormente desaparecidos.

Su testimonio permitió echar luz sobre un fragmento desconocido de la historia sufrida por algunas de las víctimas del centro clandestino de detención conocido como la Quinta de Funes. También declaró Héctor Kunzmann, otro sobreviviente de La Perla, que en una de las descripciones más impactantes escuchadas hasta el momento, relató una de las terribles sesiones de tormentos que recibió Toniolli.

Meschiatti –que estuvo presa en La Perla hasta diciembre de 1978–, realizó su declaración ante tantos estrados y tribunales, que su relato podría ser publicado casi textual. Según contó al tribunal, su primer testimonio lo hizo “ante la ONU, después en Holanda, en el 84 testimonie ante la Conadep, testimonié en Roma, testimonié ante Garzón, y en Córdoba testimonié como unas 10 veces, además del testimonio que di en la causa Menéndez”.

La testigo refirió que “pasaron 33 años desde aquella época, y nosotros hemos podido trabajar e investigar sobre las listas de personas que pasaron por la Perla, y recuerdo unas 15 personas que vivían en la provincia de Santa Fe”.

Teresa describió las características de La Perla, con nombres y apellidos de la estructura de mando y recordó a los militantes secuestrados de origen santafesino. “El 9 de febrero lo secuestran al Cabezón Toniolli, como nosotros le decíamos”, señaló Meschiatti y agregó: “A Toniolli lo secuestran junto con una muchacha, (Analía) Arriola, que hacía un mes que estaba en Córdoba y había ido a la cita –donde la secuestraron– con sus dos hijos pequeños porque no tenia donde dejarlos, por esto los militares la consideraban una perra. En esa época la Perla estaba muy llena y por la tarde se llevaban todos los días a tres personas en unos camiones. Arriola estuvo tres o cuatro días, y se fue en uno de los camiones. A María Graciela de los Milagros Roldán y a un chico (Mario Alberto) Nivolli, también se los llevan en los camiones, eran de Santa Fe”.

La testigo relató que escuchó los “gritos de Toniolli durante su tortura”. “Al Cabezón lo torturaron en una oficina de delante de la cuadra, fue muy golpeado en la cabeza por el Sargento Díaz y el Chubi López, lo golpeaban con un bate de béisbol. En un momento pude hablar con él durante nuestro secuestro. Era un tipo alto, delgado, manos en los bolsillos, cabellos ondulados, muy movedizo, alegre. Yo le pregunté adónde lo habían golpeado y me mostró un agujero en su cabeza. Creería que estuvo máximo dos meses en la Perla, posiblemente hasta mediados de abril”, rememoró Meschiatti.

La testigo también indicó que volvió a ver a Toniolli en septiembre de ese año, “un día que lo volvieron a traer, con una chica muy bonita que estaba como en estado de shock”, que después se enteró que era Stella Hilbrand.

Cuando el tribunal habilitó las preguntas, el defensor del represor Juan Amelong, Héctor Galarza Azzoni, le preguntó a la testigo bajo que régimen estuvo en la Perla, si se movía libremente, si estaba tabicada.

Meschiatti le explicó a Galarza que no quiso detenerse en los detalles sobre su tortura, pero “tengo marcas de tercer grado en el cuerpo, para mi la época de las torturas es la época del año de las bermudas, porque es cuando se me ven las marcas”. Y concluyó: “Yo cada vez que tengo que testimoniar sobre esto, sufro. Ustedes preguntan, pero yo sufro, y no me quiero detener sobre esto”.

Una “Juaneada”

El segundo en declarar este martes fue Héctor Kunzmann, otro sobreviviente de la Perla que aportó un poco más de información sobre la suerte del desaparecido Eduardo Toniolli.

Kunzmann confirmó algunos datos señalados por Mescchiatti y describió con detalles una “paliza” recibida por Toniolli, que permitió reconstruir el modo en que se manejaban lo torturadores de la Perla.

Kunzmann recordó que “al segundo o tercer día de detención de Toniolli, un suboficial de apellido Díaz y Chubi López llevaron al Cabezón a una oficina vaciada previamente y ahí sufrió durante muchas horas una feroz paliza a garrotazos. No le permitían apoyarse en las paredes ni en el piso, tenía que estar parado. Se escuchaban gritos de los torturadores y los gritos de dolor de Toniolli. Esta se conoce como la peor golpiza con garrotes que ha recibido una persona y por eso se le empezó a llamar la «juaneada», y esto deriva de que ese era el sobrenombre con que se conocía a Toniolli, «Juan». Sobrevivió porque era una persona joven y muy fuerte, sino no sé cómo pudo haber sobrevivido a semejante golpiza”.

El testigo indicó que Toniolli “tenía el cuerpo totalmente morado y la cabeza herida, estuvo horas o quizá días temblando permanentemente de frío por esa golpiza. Cuando se movía por el lugar, como apenas podía caminar, me pidieron a mi que lo acompañara por el lugar con un poncho del Ejército”.

Kunzmann afirmó al tribunal que “después de eso Toniolli pasó a ser parte del grupo de secuestrados en la Perla, y estuvo allí no menos de un mes, no sé exactamente el día de su traslado, que tuvo que haber sido antes del 20 de abril porque mi compañera no lo conoció y fue secuestrada y llevada a la Perla en esa fecha”.

Próximas testimoniales

Al final de la audiencia desde el tribunal informaron que el próximo lunes declararán los querellantes y testigos del centro clandestino de detención Fábrica Militar, Adriana Arce, Juan Rivero y Ramón Verón. El martes será el turno de Olga Regina Moyano, Ricardo Moyano y Celso Rivero. Y el miércoles Ariel Alejandro Rivero, Guillermo Germano e Inocencia Deharbe.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Provincia de Buenos Aires: Barrios náuticos en Tigre, "Se está haciendo un destrozo desde donde se lo mire"

Florencia Yanniello, Zulema Enriquez, Florencia Ruiz, Manuel Lonkopan y Pablo Badano (RADIO ESTACION SUR - INDYMEDIA)

Ante el avance de las urbanizaciones cerradas en el Delta, los vecinos alertan sobre los graves impactos ambientales y culturales que tienen estos emprendimientos. Mientras el Municipio de Tigre llama a los desarrolladores inmobiliarios a invertir en la zona, y anuncia la preparación de un "Master Plan" con el fin de dar seguridad jurídica a los negocios, las construcciones de los barrios náuticos arrasan con cementerios indígenas y desplazan a los pobladores isleños.

El emprendimiento Colony Park, de 360 hectáreas en Río Luján y Canal Vinculación, expulsó a 20 familias que habitaban en el lugar. A pesar de que un fallo obliga a que se detengan las obras, la empresa continúa las tareas de dragado y rellenado. Además, en las localidades de Rincón de Milberg, Benavidez y Dique Luján, desde fines de la década del 90' se construyeron Nordelta (Constantini) y Villa Nueva (EIDICO), urbanizando miles de has de humedales y edificando sobre sitios arqueológicos con enterratorios de culturas prehispánicas.

En diálogo con La Flecha (Radio Estación Sur FM 98.7 - La Plata), Liliana Leiva, integrante de la Asamblea del Delta y Río de la Plata, habló sobre la "Caravana en defensa del Delta" que se llevó adelante el domingo 25, y advirtió que los emprendimientos "están destruyendo el ecosistema, los sitios que tienen yacimientos arqueológicos y los cementerios de los pueblos querandíes que habitaban la zona". Además denunció vinculaciones entre el Municipio y las empresas y señaló que "se debe respetar el lugar y la cultura de los isleños que viven en armonía con la naturaleza sin necesidad de hacer destrozos ambientales".

- Hola Liliana, buenas tardes, queríamos que nos cuentes sobre la "Caravana en defensa del Delta del Paraná" y cuál es la principal problemática que está amenazando a esta zona.

Bajo la consigna de "Vienen por el Delta", desde la Asamblea Delta y Río de la Plata, de la que soy parte, estamos alertando por las inversiones inmobiliarias que se están haciendo. Se está tratando de imponer un modelo de desarrollo de urbanizaciones que ya se hicieron en Tigre continental, todos conocemos, los barrios cerrados, que alteran drásticamente el ecosistema. Estos lugares son rellenados, endicados, terraplenados, lo que hace que el Delta deje de cumplir su función como humedal. Hubo ya varios antecedentes, en la zona de las islas que están más cercanas al Río de la Plata, ya hay un emprendimiento que se llama Colony Park, que son 360 hectáreas que han sido desmontadas, endicadas y terraplenadas para hacer un barrio privado donde se calculan que van a construir 1500 viviendas. Esto obviamente altera el servicio natural que presta el humedal que es el Delta.

-Sobre todo teniendo en cuenta que son zonas inundables y todo los perjuicios que pueda llegar a tener este tipo de emprendimientos.

Seguro, porque se rellenan estas tierras bajas, y los barrios preexistentes que ya vivimos acá, cuando venga una sudestada que suelen suceder en esta zona vamos a inundarnos con mayor facilidad. Es una de nuestras preocupaciones, más allá de que se están desplazando a pobladores originarios, que como casi todos los pueblos originarios no cuentan con escrituras para demostrar que son habitantes de este lugar pero que hace 50 o más años que viven en el lugar y que desarrollan su actividad y su cultura en relación armónica con el ambiente. Son desplazados, sus casas son arrasadas, por todo este tipo de cosas es que nosotros hacemos esta caravana.

-También hay casos de destrucción de sitios arqueológicos y sagrados como el caso de Punta Canal y otros sitios en lo que es límite con Tigre y Escobar.

Así es, justamente a raíz de todos estos emprendimientos de barrios privados se está destruyendo el ecosistema, se está desplazando a pobladores originarios, se está destruyendo todos estos sitios que tienen yacimientos arqueológicos, lugares donde había cementerios de pueblos originarios, de los pueblos querandíes que habitaban esta zona. La verdad se está haciendo un destrozo desde donde se lo mire.

-Para cerrar, hay una cuestión importante que tiene que ver con los lazos que hay entre las empresas de estas urbanizaciones cerradas con los funcionarios de Tigre, de hecho el mismo intendente Sergio Massa llama abiertamente a las empresas a que inviertan en barrios y en urbanizaciones cerradas en esta zona.

Sí, a fines de agosto el intendente de Tigre, Sergio Massa, estuvo en el Hotel Hilton en una exposición llamada Expo Real Estate 2009, donde ofreció a los desarrolladores e inversores inmobiliarios Tigre como un lugar "seguro" para esas inversiones y puso como "niña bonita" al Delta. Entonces es realmente una gran preocupación para todos nosotros, anunció un "Master Plan" que los vecinos de Tigre desconocemos. Nosotros lo que queremos es poder opinar sobre qué es lo que queremos para nuestro Delta y lo queremos proteger. Nosotros queremos que haya un régimen de protección para el Delta. No estamos en contra de que la gente venga a vivir al Delta, pero sí que respete el lugar y que respete la cultura de los isleños, y cómo nosotros podemos vivir en armonía con la naturaleza sin necesidad de hacer destrozos ambientales.


Foto: Argentina, Provincia de Buenos Aires, Tigre - Los vecinos del Delta se manifestaron por agua y tierra. / Autor: Nicolás Solo - INDYMEDIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...