viernes, 20 de noviembre de 2009

Obama, una presidencia en crisis

Luis Oviedo (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Desde el manejo del Congreso a las elecciones locales; del Medio Oriente a Afganistán y Honduras, las condiciones de la crisis mundial parecen revelarse superiores a las fuerzas políticas de Obama. A diez meses de su asunción, el balance de una presidencia en crisis.

Barak Obama pierde ‘lustre’ presidencial luego de que su partido fuera derrotado en las elecciones a gobernador celebradas en Nueva Jersey y Virginia a comienzos de noviembre. La derrota habría obedecido a un traspaso “importante, en estampida” de votantes “independientes” y de una pequeña fracción de “demócratas” al partido republicano (The Wall Street Journal, 6/11).

En The Wall Street Journal (6/11), el editorialista Daniel Henninger dice que “el votante norteamericano está absoluta, total y de manera constante disgustado con los dos partidos políticos (...) el votante está desesperado por un liderazgo político”. El autor asigna la “desesperación del votante” a una crisis de fondo del régimen político y del aparato estatal en todos sus niveles (militar, diplomático, económico e institucional).

Los traspiés de Obama no revitalizaron, sin embargo, al Partido Republicano, otra manifestación de la crisis.

Algunos medios señalan la importancia del rápido crecimiento del desempleo en estos resultados: “En nueve meses” (entre la quiebra de Lehman Brothers y la de GM), “la estructura económica de los Estados Unidos implosionó” (The Wall Street Journal, 6/11).

Desempleo

En octubre, la tasa de desempleo alcanzó el 10,2% (la más alta desde 1983). Si se contabilizaran categorías más amplias de trabajadores (los que dejaron de buscar empleo o los obligados a aceptar empleos de tiempo parcial), alcanzaría el 17,5%. En algunos estados decisivos (California, Illinois, Michigan), ya supera el 20%.

De acuerdo a un estudio del ‘Centro de Prioridades Presupuestarias’, con tasas de desempleo del 11% a comienzos de 2010, demanda récord para ayuda alimentaria y asistencia para calefacción y vivienda (...) “un conjunto de Estados con una población combinada de 100 millones de habitantes y que representan un tercio del PBI norteamericano (...) quedarían al borde de la quiebra” (wsws.org; 12/11). Otro millón de trabajadores (docentes, estatales) terminaría entonces en la calle.

Para Jeffrey Sachs, “Obama perdió la iniciativa económica (...) perdió el rumbo en la cuestión del empleo” (Financial Times, 11/11).

Palestina, sin política

Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y principal aliado palestino de Washington, anunció que no se presentará a la reelección presidencial. Abbas es el principal abogado de la llamada “solución de dos Estados”, un eufemismo. La renuncia de Abbas significa el agotamiento de esta perspectiva como ‘salida’. Cuando asumió, Obama exigió a Netanyahu (primer ministro israelí) el congelamiento de esos asentamientos. Netanyahu nunca dejó de ‘ampliar’ las colonias existentes, y recibió felicitaciones de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

“Lo peor de todo es que los norteamericanos han vacilado sin ninguna visión ni plan. Repentinamente, luego del más brillante de los comienzos, Obama parece estar haciéndolo picadillo” (The Economist, 12/11).

“¿Israel es demasiado fuerte para Obama?”, preguntaba hace un tiempo una revista (The Economist, 5/11). La división del régimen político norteamericano – respecto de Israel e Irán– es violenta y abierta. Apenas Obama reclamó el congelamiento de los asentamientos, Elliot Abrams –uno de los ‘halcones’ del establishment de la defensa– le exigió que actuara como ‘un estadista’ y reconociera los compromisos asumidos por anteriores gobiernos norteamericanos (demócratas y republicanos) en la extensión y mantenimiento de los asentamientos sionistas en Cisjordania y Jerusalén (The Wall Street Journal, 26/6).

La prensa ‘seria’ dice que la victoria de Netanyahu sobre Obama “amenaza en el largo plazo la propia existencia de Israel” (The Economist, 12/11). Esconde su origen en la crisis del régimen político norteamericano.

Afganistán, sin aliados ni gobierno

En ningún otro lugar, la crisis de Obama es mayor que en Afganistán.

Desde hace varios meses, el alto mando militar y la Casa Blanca no logran llegar a un acuerdo acerca del pedido del general McChrystal –máxima autoridad militar norteamericana en Afganistán– de que se envíen 40.000 soldados adicionales para impedir que Estados Unidos sea derrotado. Bastó que Mc Chrystal pidiera más soldados, para que el principal funcionario diplomático norteamericano en Afganistán –Karl Eikenberry, ex comandante militar en ese país– pidiera públicamente a Obama que no mandaran a nadie. No vale la pena pelear, dice Eikenberry, porque no se puede ganar.

Mientras, la retirada ya está siendo preparada en la prensa, con cargo a la cuenta política de Obama.

John Mearsheimer escribe que “como en Vietnam, no importa si Estados Unidos gana o pierde. No tiene sentido para el gobierno de Obama gastar más sangre y recursos presupuestarios para vencer al talibán. Estados Unidos debe aceptar la derrota e inmediatamente comenzar a retirar sus fuerzas de Afganistán” (Foreign Policy, 14/11).

Honduras, con la política de los republicanos (desconocer a Zelaya)

Obama puede mostrar una única ‘victoria’. Después de seis meses, logró que el senador republicano Jim DeMint –representante político de los golpistas hondureños en Washington– levantara su veto a la designación de Arturo Valenzuela como secretario de Estado adjunto para América Latina.

Pero la crisis hondureña no está cerrada. La OEA sigue exigiendo la restitución de Zelaya y adelantó que no reconocerá las elecciones si ello no ocurre; es, también, la posición de Brasil, Argentina y otros países.

Los republicanos reclaman enfrentar abiertamente al chavismo y a sus variantes más al sur. Por eso impulsan la penetración militar en Colombia y agitan contra Morales, Lugo y Mauricio Funes.

Obama en la tormenta

Obama ha sido llamado a tomar la posta de un presidente (Bush hijo) que ya había fracasado en todos los terrenos. Obama está obligado a defender los mismos intereses sociales, políticos e históricos de Bush y a darles una ‘salida’ con métodos democratizantes.

En este terreno, el principal “logró” de Obama fue “comprar tiempo” (Stratfor, 2/11).

Autor foto: Pete Souza – White House

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bases militares de Estados Unidos en Colombia están destinadas para contrarrestar influencia de Brasil

Ricardo Zedano (RIA NOVOSTI)

Las siete bases militares estadounidenses en Colombia están destinadas para contrarrestar la influencia del Brasil y no para combatir contra Venezuela, declaró a RIA NOVOSTI el líder del Partido Nacionalista del Perú, Ollanta Humala Tasso.

Según Ollanta, de formación militar, Colombia como quiera que llame al acuerdo que permite a EEUU utilizar siete bases militares en su territorio al fin y al cabo son "bases militares norteamericanas" cuyo objetivo es contrarrestar la influencia política del Brasil en la región latinoamericana y no combatir contra Venezuela.

Debido a que en la última década tienen centrada toda su atención en Europa y Asia Central, EEUU "se despreocupó" del continente latinoamericano en el que surgió una nueva corriente política que es firmemente defendida por Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia entre otros países de la región, dijo el político peruano.

Destacó que la instalación de las bases militares norteamericanas en el país granadino es un instrumento para desestabilizar la región que está obligando a los países vecinos a implantar una política de resguardo de fronteras puesto que Venezuela, Ecuador, Brasil y el Perú colindan con Colombia. Añadió que los pueblos latinoamericanos desean la paz y manifiestan el firme rechazo a la instalación de las bases militares norteamericanas y de cualquier otro país en la región.

En el caso del Perú

El Ejecutivo puede permitir la instalación de bases militares norteamericanas en el Perú pese a que su constitución no lo contempla, razón por la cual el Partido Nacionalista anticipadamente se ha opuesto a esto y denunciado que en el país hay personal de la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA, por sus siglas en inglés) que está formando bases militares norteamericanas, señaló el líder del Partido Nacionalista peruano.

Asimismo, Ollanta denunció que el Perú había contratado, a un costo de 9 millones de dólares anuales, los servicios de Global CST, empresa vinculada a los "servicios de inteligencia israelí" [Mossad], para asesorar al ejército peruano en la lucha contra los remanentes subversivos que hay en las zonas de selva en el Perú, lo cual también fue rechazado por su partido ya que el ejército peruano tiene "una experiencia de más de 25 años de lucha antisubversiva".









Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Entraremos en guerra con Colombia y Estados Unidos?

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

La pregunta es pertinente y no precisamente por los llamados de alerta del Presidente Chávez al respecto.

El posicionamiento estratégico de fuerzas militares estadounidenses al norte del sur de nuestra América le brinda una capacidad de movilización como nunca antes la tuvo y representa la puesta en marcha de un vasto plan militarista, con un teatro de operaciones que abarca la totalidad de nuestro continente, concatenando los planes Puebla-Panamá, Colombia (o Patriota) y Dignidad (extensivo éste último al amplio y rico territorio de la Amazonía), de manera que Estados Unidos podrá hacer realidad la doctrina Monroe de una “América para los americanos”; pero a lo cual habría que agregar la ambición nunca abandonada de la oligarquía neogranadina de apoderarse de las riquezas petrolíferas del golfo de Venezuela, en lo que podríamos afirmar que se juntaron el hambre con las ganas de comer, en una alianza política y militar bastante amenazadora para la estabilidad regional.

No es simple azar que el gobierno de Brack Obama esté ejecutando la fase actual de esta estrategia de dominación continental, continuando así la vieja política imperialista y guerrerista, de sus antecesores en la Casa Blanca (comenzando con el golpe de Estado perpetrado en Honduras) en un mundo unipolar, cuya estabilidad depende en gran medida de los intereses de los grandes conglomerados empresariales estadounidenses, europeos y japoneses, en una cruzada por regir absolutamente el mercado mundial, sin medir para nada las catastróficas consecuencias que ello tendría en todos los aspectos, incluyendo la posibilidad de acabar con todo vestigio de vida en la Tierra.

Con la disposición de bases militares en territorio colombiano, el imperialismo yanqui tiene acceso directo a los yacimientos de hidrocarburos, agua y biodiversidad, además de otros recursos necesarios, de una buena porción de la América del sur, pudiendo establecer un comando supranacional bajo su guía, al modo de la OTAN, al cual obligaría a sumarse a las fuerzas armadas de los países aliados para librar colectivamente una hipotética “guerra contra el narcotráfico y el terrorismo internacionales”. De esta forma, Estados Unidos mueve sus piezas de ajedrez, sin perder su objetivo central, único, de dominar nuestra América entera, así tenga que violentar descaradamente toda la estructura del Derecho internacional, como ya lo hizo en sus aventuras bélicas en Afganistán e Iraq. Para conseguirlo, libra una guerra de baja intensidad manifestada a través del control, distorsión y manipulación de los hechos noticiosos, deformando cualquier propósito y lucha emancipadores y nacionalistas de nuestros pueblos, anticipando un cambio negativo en la correlación de fuerzas que haría imposible ya su hegemonía de más de un siglo. Así, los amagos verbales y la indignación diplomática que suele mostrar el régimen estadounidense en contra de alguno de los gobiernos revolucionarios y progresistas actuales de nuestra América (sobre todo, contra el de Venezuela) van preparando sicológicamente a la población de estos países para que se justifique su intervencionismo, endosándole la culpa a sus presidentes por no acatar la línea de Washington. Por ello, los diferentes medios de difusión (controlados por las elites económicas, vinculadas a la potencia del norte) se hacen eco inmediato de sus puntos de vista, sin ninguna reflexión crítica u objetiva, imponiendo una realidad sesgada de las cosas, lo que ayuda a crear una polarización política y social que se acerca mucho a una lucha de clases en cada una de estas naciones.

Lo cierto es que un conflicto armado entre Colombia y Venezuela (u otra nación cercana, como Ecuador), involucraría directamente a Estados Unidos, lo cual desembocaría en una conflagración aún mayor y prolongada, puesto que no serían únicamente las tropas regulares las que intervendrían en la misma, sino también (y quizás con mayor motivación y sentimiento patriótico) los distintos grupos subversivos de la región, algo que no le conviene para nada a la clase política colombiana, pues aumentaría el riesgo de perderlo todo, en lo que sería -sin duda- una guerra de liberación nacional semejante a la ya librada contra el imperio español hace doscientos años. Aún así, habría que desconfiar del patriotismo y lealtad de algunas de las fuerzas armadas de nuestros países, dada su formación castrense obtenida en cursos y entrenamientos junto con las fuerzas del Pentágono, bajo los principios de la doctrina de seguridad nacional yanqui. Por ello resulta fundamental y determinante la movilización y la conciencia patriótica-revolucionaria de nuestros pueblos, elementos contra los cuales no funciona la eficiencia mortal de las armas y tropas gringas. Y, por ello también, los augurios de una guerra contra Colombia y Estados Unidos no lucen inmediatos, pero esto no anula nunca sus posibilidad, como se vio en los casos de Panamá e Iraq tras una campaña propagandística intensa que les preparó el terreno; cosa que se ha de tomar en cuenta a riesgo de perder nuestro derecho a la autodeterminación y la independencia legadas por nuestros Libertadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La calle

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

El escenario más novedoso y destacado de la situación política actual es la evaluación, por parte del oficialismo, de la movilización popular como problema político inmediato, alarmante y con efectos desestabilizadores. Esto, no deja de ser uno de los problemas más interesantes y profundos de cualquier debate social, ya que la ocupación de la calle compromete a todos los sectores sociales.

Para el oficialismo, lo que le pone una cuota dramática al resto de su mandato está dado por la forma en que evolucionen los hechos en la calle.

Sin duda, que un gobierno, que se considera asimismo como popular, empiece a descubrir maniobras “desestabilizadoras” y se sienta amenazado por cada una de las manifestaciones callejeras no deja de implicar de por si una definición política concluyente cuyos resultados empiezan a aparecer evidentes.

La transición, entre la pasada tesis kirchnerista acerca de la concreción de un frente “destituyente” de la derecha oligárquica, a la actual tesis de una conspiración desestabilizante de la “zurda loca”, debe someterse a análisis, porque es el propio gobierno el que se encarga de definir la situación política como una situación transicional.

Los medios burgueses, se encargan de hacer visible algo que ya se venía anunciando desde hace bastante tiempo atrás -y que muy pocos habían tomado en cuenta- a la izquierda del kirchnerismo hay un mundo y entonces se interrogan desconcertados acerca de cómo hará el oficialismo para frenar el proceso “que lo corre por izquierda”.

Al peronismo, como un nuevo capricho de la historia, lo vuelven a sobrevolar los viejos fantasmas del pasado, que creyó haber aniquilado por decreto presidencial. Y sea porque son tiempos de farsa o sainete, hoy les toca defender a los viejos derechistas y burocráticos dirigentes sindicales, a los imberbes que ayer fueron echados de la plaza al grito de “que pasa general, que está lleno de gorilas el gobierno popular”.

La cerrada defensa de la burocracia sindical, realizada por la presidenta el mismo día en que les solicitó suspender la marcha de la CGT en contra de los trabajadores, es absolutamente reveladora de la orientación que el kirchnerismo esta dispuesto a darle a los acontecimientos: el principal enemigo para el gobierno popular, es la manifestación de las tendencias democráticas e independientes que se viene dando en el seno de los sindicatos y en los lugares de trabajo. Para el progresismo kirchnerista, la defensa de los Moyano, Caló, Daer, Belén, es una prioridad, porque son estos sectores los que hacen potable la gobernabilidad. Brillante e ilustrativo: la democracia burguesa se sustenta en la capacidad de probados derechistas del campo sindical, los cuales tienen lo más destacado de su currículo en las páginas dedicadas a su complicidad con los golpes de estado y en la facilitación de identidades de luchadores obreros a los esbirros de la dictadura, para defender su institucionalidad.

La institucionalidad kirchnerista depende entonces de un Juan Belén, adjunto de la CGT y ahora famoso dirigente metalúrgico, que llamó a exorcizar nuevamente al movimiento obrero de la “zurda loca y la cuarta internacional”.

Belén, es un paradigma de estos pilares democráticos que sostienen a la presidenta. El viejo burócrata, a poco de habérsele soltado la cadena, afirmó, sin rectificar sus declaraciones, haberse sentido traicionado por su “subconsciente” a la hora de hacer estas imputaciones en contra del cuerpo de delegados del Sindicato del subte, la Comisión interna de Kraft-Terrabusi y los maestros de la Ctera, tratando de dar una explicación psicopatológica a una posición ideológica; por supuesto que nadie cree en semejante pose de ingenuidad.

En realidad a Belén su “subconsciente” no lo traicionó, lo salvó.

Debe tenerse en cuenta que lo de “loca” siempre es más moderado que el “zurda de mierda”, viejo grito de guerra que los burócratas sindicales lanzan desde siempre en contra de aquellos que demandan la democratización de los sindicatos. Belén actúo de acuerdo a los tiempos que corren, tratando de amenazar con una sonrisa en los labios.

Lo que es importante saber de esta anécdota, es que el “subconsciente” de los Belén no se han “curado”, en tiempos nacionales y populares, de la ideología de la triple A y que estas declaraciones no hacen más que ratificarlo; en buenas manos pretende dejar el kirchnerismo el futuro de la institucionalidad democrática.

La lucha por las calles y el control de los lugares de trabajo es una preocupación central de la burocracia sindical y de los movimientos oficialistas. Fue el propio Néstor Kirchner el que pretendía dejar su impronta en el acto convocado por la CGT en contra de los trabajadores. En la evaluación final, que llamó a retirada, se pueden destacar dos motivos: el primero, que polarizar con la izquierda, dejando la defensa del espacio de la lucha por la democratización de los sindicatos a la movilización independiente de los trabajadores, podría ayudar a acelerar el proceso antiburocrático ya que la burocracia sindical tiene suficientes antecedentes como para invitar a movilizarse en su contra, no solo a trabajadores “de izquierda” sino a diversos sectores sociales que la repudian. Segundo, porque el peronismo sindical movilizado podía terminar a los tiros, como en San Vicente, y en este sentido darle también un fuerte empujoncito a los sectores que denuncian las prácticas mafiosas de los burócratas.

La cuestión es que la calle todavía, y por un largo rato, seguirá sin la presencia de oficialistas sino contamos, por supuesto, a las patotas oficialistas o el personal uniformado que responde órdenes del ejecutivo.

La democratización de los sindicatos será parte de una fuerte discusión en los tiempos que vienen; la calle y los lugares de trabajo serán los escenarios elegidos para tal fin. La vieja burocracia de la CGT y la no tan vieja de la CTA tendrán reservados sus congresos cerrados y regimentados para intentar, expulsiones mediante, frenar el vigoroso proceso de debate que se viene verificando entre las bases de los gremios privados y estatales.

El resto de trabajadores, que aun ven este proceso de lejos, tendrán en la calle la expresión más viva de lo que esta en juego en este debate.

El piquete, la huelga y la manifestación callejera adornaran el paisaje urbano por largo tiempo; es que quizá, el tiempo de la democratización sindical que se adelanta y acelera se trasforme necesariamente en un freno a la velocidad de un tránsito rutinario en un capitalismo en crisis.

Fuente foto: Presidencia de la Nación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Feroz embestida de los "gordos" contra la libertad gremial

Eduardo Lucita (LA ARENA)

¿Fue realmente un exabrupto de alguien a quién le atrasa el reloj? ¿Será que el Alzheimer le jugó una mala pasada? ¿O tal vez una reacción sincera de quien siente que el piso se está moviendo?

Las declaraciones del dirigente sindical metalúrgico Juan Belén, que por si fuera poco es también secretario adjunto de la CGT, impactaron en el mundo sindical y político. No es para menos retrotrae a épocas anteriores que el imaginario colectivo creía superadas. En una visión benévola puede pensarse que han sido espontáneas, pero las repitió dos y hasta tres días después, y por otra parte no puede obviarse que ese tipo de caracterizaciones forman parte del acervo político-cultural histórico de la dirigencia sindical peronista de todos los tiempos.

El conflicto de los trabajadores del subte resultó el precipitador de la reacción, pero sin dudas hay algo más detrás de esto.

El caso del subte

A lo largo de los últimos años un recambio generacional coincidió con una renovación del cuerpo de delegados en subterráneos, que triunfaron en sucesivas elecciones internas donde la participación de los trabajadores era masiva y de creciente apoyo a quienes sostenían una línea independiente del sindicato oficial. Los nuevos delegados instalaron formas de participación y resolución orientadas a la democratización de la toma de decisiones, incorporaron prácticas asamblearias y otras formas de consulta a las bases, con las que lograron conquistas sociales significativas. Hoy su representatividad es incuestionable.

Así lo han reconocido numerosas veces el Ministerio de Trabajo y la propia Metrovías, negociando directamente con ellos sin participación del sindicato oficial. Esta situación no podía menos que crear conflictos con una directiva formada en las peores prácticas burocrático-autoritarias del modelo sindical argentino. A mediados de diciembre pasado la UTA organizó la elección de delegados modificando los criterios democráticos y convocándolas con escaso tiempo de antelación. Los delegados llamaron a boicotear esas elecciones amañadas. Resultado: la abstención llegó al 93 por ciento, y los trabajadores de base no reconocen a los delegados burocráticos elegidos con el voto de casi nadie.

Así planteadas las cosas los delegados reales llegaron a la conclusión que ya no tenían espacio, que para defender sus logros y no retroceder en su concepción de un sindicalismo democrático y participativo debían tener su propia organización. Presentaron en tiempo y forma legal su pedido de reconocimiento formal para la "Asociación Gremial de Trabajadores de Subtes y Premetro", se apoyan en la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales, en el convenio 98 de la OIT y en un reciente fallo de la Corte Suprema sobre libertad de afiliación sindical. Sin embargo, lo que es un simple trámite administrativo ha sido rechazado tres veces por el Ministerio de Trabajo, obviamente presionado por la UTA y la propia CGT en alianza con la empresa Metrovías. Así las cosas los paros son casi inevitables.

No es sólo el subte

Según un reciente artículo del departamento jurídico de la CTA son varios miles las asociaciones gremiales que están reclamando su derecho al status de "simplemente inscriptas" que les otorga la legislación vigente, y por el cual pueden elegir delegados y tener tutela sindical, lo mismo que, como primer paso, reclaman los trabajadores del subte con su AGTSyP. Se comprende así por qué la embestida contra la "zurda loca", que engloba también a la CTA y la vincula con la Cuarta Internacional, organización de reconocida raíz trostkista. Es que la central alternativa es la principal impulsora de nuevos sindicatos. Pero no sólo eso, Belén se dirigió "a todos los poderes, a todos" en una clara advertencia al gobierno nacional y a los poderes judicial y legislativo.

Sus dichos replicaron en "la pesada de la UTA" que provocativamente coreaban en las estaciones del subte "son los zurdos que no quieren trabajar" y fueron acompañados por varios de los dirigentes llamados "gordos" y por toda la dirección de la CGT. Una defensa corporativa de la desprestigiada dirigencia sindical, cuyo poder se asienta en el sindicato único por rama de actividad. Pero es también una reacción producto de su incapacidad de dar respuesta a los problemas que plantea la crisis y frente a la cual aparece cada vez más alejada de los intereses concretos de los trabajadores, como lo demuestra su actitud en el conflicto de Kraft, pero no sólo en éste.

En este sentido el acto, convocado supuestamente en defensa de la institucionalidad democrática y del gobierno, encerraba en realidad un acto contra los propios trabajadores, contra las tendencias clasistas y antiburocráticas que están surgiendo en numerosas fábricas y lugares de trabajo, como contrapartida del extrañamiento y el desinterés de los dirigentes sindicales históricos. El rápido levantamiento del acto, por expreso pedido de la Presidenta de la Nación, puso en evidencia que el referente de esta dirigencia sindical no es el movimiento obrero, no son sus afiliados, sino el aparato estatal y la voluntad presidencial.

Un futuro conflictivo

Pero es también una actitud preventiva frente a lo que se ven venir frente al alerta dado por la crema dirigencia empresarial en el reciente Coloquio de IDEA en Mar del Plata. La principal conclusión del evento fue "lo peor de la crisis ya pasó pero el problema son ahora los costos laborales". Preparan así el terreno para su salida clásica: aumentar la productividad del trabajo. Los empresarios ya no ponen en el centro de sus exigencias mayores prebendas impositivas para invertir, tampoco devaluación, sí mantener congeladas las paritarias y seguir disponiendo a voluntad de la fuerza de trabajo (entiéndase menores salarios, extensión de la jornada, mayor intensidad del trabajo, reducción de las plantillas y de la masa salarial).

Uno de los principales empresarios asistentes al evento respondió ante una pregunta sobre la futura evolución de los precios "la inflación está bajando, pero estamos en el 12 ó 14 por ciento, esto en un año recesivo, si el año entrante crecemos al 3 por ciento la inflación va a crecer. Vemos un futuro de mayor conflictividad social".

En su propio laberinto

En privado, funcionarios reconocen que la ley les da la razón a los delegados y a la CTA, pero dicen que el gobierno no puede hacerla cumplir porque eso abriría una crisis con la CGT que no está en condiciones de afrontar.

Así las cosas, la dirigencia de la CGT está embretada por el gobierno, que se cobra con el compromiso de mantener la paz social; por el empresariado, del cual por lo general son socios y que busca incrementar la explotación del trabajo y por las bases obreras que ya comienzan a protestar por el deterioro de sus salarios y que resisten despidos, suspensiones y cambios en las condiciones laborales.

En este cuadro de situación las declaraciones de marras no son sólo expresión de un pasado que no pasa, sino también una seria advertencia acerca de cómo se preparan estos dirigentes a perpetuidad para un futuro que ya llegó.

Foto: Argentina – La presidenta Cristina Fernández de Kirchner con el titular de la CGT, Hugo Moyano, y el ferroviario José Pedraza. / Autor: Presidencia de la Nación

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El crecimiento de la organización autónoma de los trabajadores. Un proceso en marcha

ACTA

En las últimas semanas el debate público acerca de las formas de organización sindical ha crecido en intensidad. Ello se verifica no sólo en numerosas declaraciones de dirigentes sindicales y políticos, recogidas por los medios masivos de comunicación, sino también en un crecimiento de las acciones que distintos grupos de trabajadores llevan adelante en pos de desarrollar las estrategias organizativas que estiman más convenientes para la defensa de sus intereses.

A nivel discursivo este crecimiento suele ser vinculado con conflictos de alta intensidad que se han desarrollado recientemente en el área metropolitana, específicamente el encabezado por la Comisión Interna de los trabajadores de Kraft (ex Terrabusi) para enfrentar los despidos colectivos decididos por la patronal, y el que llevan adelante los trabajadores del subterráneo de Buenos Aires para lograr el reconocimiento de su organización sindical, cuyo trámite de inscripción se encuentra pendiente de resolución desde hace más de un año.

Sin embargo, estos casos constituyen ejemplos de un fenómeno que se extiende incipientemente al conjunto de las actividades económicas y en todo el país. En efecto, durante los últimos años los trabajadores hemos desarrollado distintas formas organizativas, cuya trayectoria ha resultado dispar. Aún así, la resultante de este proceso da cuenta de un salto organizativo, que se ve plasmado tanto en la creación de nuevas organizaciones, muchas de ellas en contextos extremadamente hostiles, como en la expansión de las instancias de representación en los lugares de trabajo.

En este marco, el objetivo de este trabajo es identificar algunas de estas múltiples experiencias, a fin de señalar la profundidad que este proceso posee en la actualidad, y las proyecciones que se derivan sobre el conjunto de la organización de la clase obrera.

Esta enumeración es apenas una muestra del conjunto de acciones colectivas desarrolladas por los trabajadores en los últimos, y entendemos que constituye un insumo para caracterizar la dinámica actual de las organización colectiva de los trabajadores, más allá de aquellos casos que han ocupado un lugar central en los medios masivos de comunicación. A su vez, también podrá ser complementada con otras experiencias organizativas que en la actualidad los trabajadores llevan adelante.

• Mineros de San Juan
Los trabajadores mineros de San Juan constituyeron, en el año 2009, una nueva organización sindical denominada Organización Sindical Mineros Argentinos (OSMA-CTA). El impulso inicial provino de los trabajadores de la mina Veladero, perteneciente a la multinacional Barrick Gold, luego de un accidente donde fallecieron dos compañeros de trabajo. La reacción patronal frente a la creación del sindicato fue el despido sin causa de su secretario general, José Leiva, quien en la actualidad cuenta con una orden judicial para ser reinstalado en su puesto de trabajo. El nuevo sindicato también estuvo conformado por trabajadores de otras minas de la provincia de San Juan, y en los últimos meses se han multiplicado los encuentros con trabajadores mineros de otras provincias. En la actualidad cuenta con más de 400 afiliados.

• Trabajadores del Plástico de Mendoza y Tierra del Fuego
En el ámbito de la industria plástica, en los últimos meses han surgido dos experiencias organizativas en las provincias de Mendoza y Tierra del Fuego. En ambos casos, se trata de colectivos de trabajadores que han conformado nuevas organizaciones, con ámbito de actuación a nivel provincial, y cuya inscripción sindical se encuentra en trámite.

• Asociación de Buzos Profesionales
El sindicato de buzos profesionales fue creado en el año 2000 y obtuvo su inscripción gremial en diciembre de 2001. Actualmente cuenta con más de 200 afiliados, cuya actividad resulta estratégica para sectores tales como la explotación de hidrocarburos en la plataforma continental, y para la actividad marítima en general. A pesar de contar con simple inscripción, ya han celebrado acuerdos salariales con la cámara patronal, y son ampliamente mayoritarios en la representación del conjunto de los buzos.

• Petroleros de Santa Cruz
Los trabajadores petroleros de la provincia de Santa Cruz decidieron, recientemente, conformar una nueva organización sindical. El impulso inicial provino de un grupo de trabajadores que fueron elegidos por sus compañeros como delegados en el ámbito del sindicato de la actividad que posee la personería gremial. Sin embargo, a partir de la disconformidad absoluta con las negociaciones que lleva adelante el sindicato con personería gremial, en las que no tuvieron ningún tipo de participación, decidieron avanzar con la construcción de una herramienta propia. La respuesta de la patronal no se hizo esperar, y como represalia despidió al Secretario Adjunto de la nueva organización, Víctor Chamorro. En la actualidad, la lucha por su reincorporación, así como por las mejoras en las condiciones de trabajo, constituye uno de los principales ejes de la organización.

• Trabajadores de Comercio de Tierra del Fuego
El Sindicato de Trabajadores del Comercio de Tierra del Fuego se conformó en el año 2009, al calor del fallo dictado por la Corte Suprema en el caso “ATE” y del convenio celebrado entre la CTA provincial y el gobierno local, donde se reconoce la plena vigencia de la libertad sindical en la provincia. Como consecuencia de esta organización, la empresa Carrefour despidió a dos dirigentes de la ciudad de Río Grande, que fueron reincorporados luego del conflicto organizado por el nuevo sindicato a nivel provincial. La inscripción de esta organización se encuentra en trámite.

• Trabajadores del Algodón de Entre Ríos
El Sindicato Obrero de la Industria del Algodón de Entre Ríos se constituyó en el año 2009, con el apoyó activo de la CTA. El origen de esta organización se remonta a un conflicto con la empresa Textil Ejemplar S.A. de la ciudad de Paraná, que concluyó con el despido de Juan Castañeda, uno de los referentes de la organización. En la actualidad su reincorporación constituye un reclamo permanente, junto con la lucha contra la precarización laboral y los maltratos y abusos patronales en los lugares de trabajo.

• Trabajadores del Ajo de Mendoza
La organización sindical de los trabajadores ajeros de la provincia de Mendoza se conformó en el año 2008. El núcleo inicial estuvo constituido por 500 trabajadores de la Cooperativa Campo Grande, que vienen desarrollando numerosas acciones tendientes a eliminar la utilización fraudulenta de cooperativas de trabajo, por medio de las cuales se precariza la situación laboral de los trabajadores del sector. Estas denuncias han sido acompañadas con otras tales como la utilización de trabajo infantil y el pago de salarios inferiores a los mínimos legales. La inscripción gremial del sindicato se encuentra actualmente en trámite.

• Trabajadores Fileteros del Pescado de Mar del Plata
La Unión de Trabajadores del Pescado y Afines se constituyó en Mar del Plata en el año 2006, como consecuencia la explotación laboral que padecen los trabajadores del pescado, que prestan su labor a través de falsas cooperativas de trabajo. Como consecuencia de su organización y de los conflictos desarrollados para lograr la plena vigencia de las normas laborales, fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad. Sin embargo, aún persisten en reclamar por ser reconocidos como trabajadores y por la registración de sus relaciones laborales. La inscripción de la organización se encuentra aún en trámite.

• Motosierristas de Misiones
La organización de los trabajadores motosierristas en Misiones encuentra sus orígenes en los procesos de tercerización impuestos por las empresas papeleras, principalmente Alto Paraná S.A. Como consecuencia de esta fragmentación empresaria, los motosierristas pasaron a estar encuadrados en el ámbito de la actividad rural. Sin embargo, su acción organizativa la han impulsado junto con el Sindicato de Obreros y Empleados del Papel (SOEP-CTA). En dicho marco, durante los últimos años han reclamado mejoras en la seguridad e higiene, que los empleadores tengan a su cargo el costo que insumen las herramientas de trabajo (el combustible para las motosierras entre otros), y el reconocimiento de la representación sindical que ellos mismos construyen en el ámbito del SOEP.

• Panaderos de Villa María–Córdoba
La organización de los trabajadores panaderos de Villa María, Córdoba, se remonta a principios del siglo XX. Sin embargo, su pedido de inscripción gremial solo se presentó a fines de los años ’90, y fue resuelto favorablemente en el año 2004. En la actualidad se encuentran tramitando la personería gremial, puesto que en su ámbito de actuación constituyen la organización más representativa de los trabajadores panaderos.

• Trabajadores de la Energía de Chaco
La Organización de los Trabajadores de la Energía de Chaco (OTECH) se constituyó en el año 2004, y obtuvo su inscripción gremial en el año 2007. En la actualidad desarrollan su actividad principalmente en la empresa distribuidora de la energía de la provincia (SECHEEP), donde cuentan con más de 100 trabajadores afiliados. A nivel nacional, articulan con la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA–CTA).

• Luz y Fuerza de La Pampa
El Sindicato de Luz y Fuerza de La Pampa se constituyó en el año 2002, y logró su inscripción gremial en el año 2004. Desde entonces lleva adelante la representación de los trabajadores de las cooperativas eléctricas de la provincia, participando en numerosos procesos de negociación colectiva con cada una de ellas. A nivel nacional, articulan con la Federación de Trabajadores de la Energía (FeTERA–CTA).

• Trabajadores del Vestido de San Juan
El Sindicato Obrero de la Industria del Vestido de San Juan cuenta con personería gremial desde el año 1968. En dicho ámbito un grupo numeroso de trabajadores del vestido decidieron conformar una agrupación interna, que este año se presentó en las elecciones internas del sindicato. La respuesta del oficialismo fue anular una y otra vez la convocatoria, imponiendo trabas para el desarrollo de las elecciones. A pesar de ello, este grupo de trabajadores, que contaron con el apoyo de la CTA, pudieron finalmente presentarse y triunfar en las elecciones. En la actualidad, se encuentran desarrollando acciones tendientes a mejorar las condiciones de trabajo de los obreros de la industria del vestido en la provincia.

• Trabajadores Azucareros de Salta y Jujuy
El desarrollo organizativo de los trabajadores de los ingenios en las provincias del noroeste ha recobrado un gran impulso en los últimos años. En tal sentido, se han organizado conflictos de diversa intensidad, principalmente vinculados a reclamos de índole salarial, y un conjunto significativo de organizaciones sindicales, entre los que se encuentran las organizaciones en los ingenios San Martín de Tabacal, La Mendieta, La Esperanza y San Isidro, ha comenzado a articular con la CTA en las provincias de Jujuy y Salta.

• Trabajadores de Prensa y Comunicación de Salta y Jujuy
En el año 2008 se constituyó la Asociación de Trabajadores de la Prensa y la Comunicación de la Provincia de Salta (ASPRENSA-CTA), con la finalidad de desarrollar una herramienta que incluya no sólo a los trabajadores formales, sino al conjunto de trabajadores que prestan servicios en la actividad bajo múltiples formas de precarización laboral. En idéntico sentido, acaba de incorporarse formalmente a la CTA la Asociación Sindical de Trabajadores de Prensa y Comunicación de Jujuy (ASITPREN-CTA).

• Remiseros de Bahía Blanca
Los trabajadores de remises de Bahía Blanca constituyeron su organización gremial recientemente a pesar de encontrarse, en su totalidad, en relaciones laborales no registradas. La precarización laboral que padecen no constituyó un obstáculo para que decidieran organizarse en forma colectiva, logrando la reincorporación de compañeros que habían sido despedidos y comenzando a entablar negociaciones colectivas con las empresas que controlan la actividad en la localidad de Bahía Blanca.

• Trabajadores de Mensajería y Cadetería de Buenos Aires
El Sindicato Independiente de Mensajeros y Cadetes (SiMeCa-CTA) se constituyó en el año 2000, y obtuvo su inscripción gremial en el año 2005. Su actuación cobró gran notoriedad durante la rebelión de diciembre de 2001, y en los últimos años han desarrollado numerosas acciones tendientes a garantizar la vigencia de los derechos laborales de los trabajadores de la actividad. En tal sentido, han reclamado la sanción de una norma que regule las tareas de mensajería y cadetería, y han denunciado la existencia de altos niveles de siniestralidad laboral. A pesar de resultar la organización más representativa de la actividad, el Ministerio de Trabajo de la Nación le ha otorgado la personería gremial a otra organización, disposición que ha sido recurrida por el SiMeCa.

• Trabajadores del Transporte de Pasajeros de Tierra del Fuego, San Juan, San Luis, Buenos Aires, Córdoba, La Plata, Salta, Chaco.
En los últimos años la organización autónoma de los trabajadores conductores del transporte de pasajeros se expandió a numerosas provincias. Ello fue canalizado a través de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA-CTA), cuyos orígenes se remontan al año 2001, en el marco de un conflicto en la zona norte del Gran Buenos Aires, por el quite de pagos remunerativos para la verificación de las unidades, denominado “tome y deje”. Su expansión se circunscribió, en los primeros años, al área metropolitana y a la provincia de Salta, habiendo obtenido su inscripción gremial en el año 2003. Luego del fallo ATE, numerosas experiencias de organización colectiva de los trabajadores del transporte de pasajeros se fueron aglutinando en torno a la UCRA, que hoy cuenta con representantes en las provincias de Tierra del Fuego, San Juan, San Luis, Tucumán, Chaco, Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Chubut y La Pampa, entre otras.

• Trabajadores de la Seguridad Privada de Neuquén, Santa Cruz y San Luis
En mayo 2003, se crea en la provincia de Neuquén el Sindicato de Trabajadores de la Seguridad Privada, cuya inscripción gremial aún se encuentra en trámite. En el año 2004, la experiencia se replica en la provincia de Santa Cruz con la creación del Sindicato de Vigiladores, Investigadores y Seguridad Privada (SIVISPSC-CTA). En Septiembre de 2008, a raíz de un conflicto con la obra social del sindicato con personería gremial (UPSRA), se constituye el Sindicato de Trabajadores de Vigilancia Privada de la Provincia de San Luis.

•Trabajadores de Empresas Tercerizadas de Edesur
En el año 2009 se desarrollaron diversos conflictos en empresas tercerizadas que prestan servicios para EDESUR. En la empresa Leveltec el despido de 11 trabajadores que se habían afiliado a la Federación de Trabajadores de la Energía (FeTERA–CTA) operó como disparador para la constitución de una agrupación a través de la cual los trabajadores iniciaron una campaña de difusión y protestas, que culminó en la reincorporación de los trabajadores cesantes en el mes de Agosto. A su vez, también se afiliaron a FeTERA y a CTA los trabajadores de la firma Eulen, encargada del mantenimiento eléctrico de los edificios de Edesur.

• Tareferos de la Yerba de Misiones
En el año 2009 se conformó en la localidad de Montecarlo, provincia de Misiones, el Sindicato de Tareferos, Trabajadores Temporarios y Desocupados, que agrupa a todos los trabajadores de la yerba mate de la provincia. La idea de conformar el sindicato nace en el año 2008, en virtud de una serie de conflictos originados en reclamos salariales y en el pedido de mejoras de las condiciones laborales de los trabajadores del sector.

• Repositores de Supermercados de Mar del Plata, Bahía Blanca y Neuquén
En la Ciudad de Mar del Plata, en el año 2001, se conformó una agrupación de repositores externos dentro del Sindicato de Empleados de Comercio, que cuenta con personaría gremial. Luego de una serie de impugnaciones a las listas, amenazas y actos discriminatorios, en el año 2002 este grupo de trabajadores decidió conformar el Sindicato de Repositores Externos y Merchandising (SIPREM-CTA), que desde entonces lleva adelante numerosos reclamos por las condiciones de trabajo de los trabajadores de la actividad. En esta misma actividad, en el año 2009 se conformaron organizaciones sindicales en la provincia de Neuquén y en la Ciudad de Bahía Blanca y Punta Alta. Este último tiene una llegada a los más de 600 trabajadores que se desempeñan en esa actividad en la región.

• Petroleros de Río Cuarto–Córdoba
En el año 2009 quedó constituida en la ciudad de Río Cuarto la Asociación Gremial de Trabajadores del Petróleo y Afines de la Provincia de Córdoba (AGTPC), adherida a la Federación de Trabajadores de la Energía (FeTERA) y a la CTA. Su inscripción gremial se encuentra en trámite, y en la actualidad están desarrollando una campaña de afiliación, visitando distintas ciudades de la provincia de Córdoba con el objetivo de hacer extensiva esta propuesta organizativa a los trabajadores de la actividad en todo el territorio provincial.

• Otros casos
Asimismo, hay que mencionar otras experiencias de organizaciones sindicales de nuevo tipo como el Sindicato de Empleados Riojanos de la Salud y Afines (SERSALUD-CTA), que cuenta con Inscripción Gremial y cuyo secretario general es Roberto Carrizo. A ello se suma la Asociación de Personal y Empleados Legislativos de Santa Cruz (APEL-CTA), también con Inscripción Gremial y que cuenta como secretario general a Luis Osvaldo Gutiérrez. Además, se incorporó a la CTA la Asociación del Personal Jerarquizado Estatal de Santiago del Estero (APJE-CTA), con Inscripción Gremial y cuyo secretario general es Juan Facundo Aguirre. Por último, el 15 de octubre ingresó en la Agencia Territorial Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación el pedido de Inscripción Gremial del Sindicato Único de Trabajadores de Registro Automotor Córdoba (SUTRAC-CTA). El secretario general de la Comisión Directiva Provisoria es el compañero César Maidana. En la asamblea de constitución de la nueva organización sindical, los trabajadores votaron su incorporación a la Central de Trabajadores de la Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chorros, médicos, laboratorios, gobierno y neuromarketing

Edgardo Carlos Engelmann

Mis pacientes compran remedios en las farmacias. Mi familia compra remedios en las farmacias. Yo compro remedios en las farmacias. Yo soy médico. Algunos de mis pacientes son médicos.

Los medicamentos están carísimos. Esta semana volvieron a aumentar. Llegan las noticias de que, a moneda constante, el precio de los medicamentos en Argentina es seis veces mayor que en España. El ingreso per cápita de España y demás países de la Unión Europea es muchísimo más alto que el argentino.

¿Cómo se explica? ¿Qué se puede hacer?

Cómo “todos los caminos llevan a Roma” podemos decir que si investigamos las causas y consecuencias de cualquier hecho de la vida social de un país, nos terminará indicando la realidad sociopolítica en la que este se encuentra. Se puede investigar la falta de viviendas, los precios, la educación, la corrupción gubernamental y empresaria, la educación, etc.; y siempre nos llevará a las mismas causas y consecuencias.

Las causas: la ausencia de un Estado vigoroso y regulador basado en el principio de igualdad de oportunidades que es la esencia de la democracia.

Las consecuencias: la inseguridad por aumento del delito de todo tipo (robos, hurtos, asesinatos, secuestros, usura, incumplimiento de garantías constitucionales, etc.) y la inseguridad de condiciones dignas de vida basadas en el trabajo digno, el comercio justo, la educación igualitaria y de excelencia y el acceso a la vivienda digna junto con el adecuado control de la polución ambiental que deteriora los recursos vitales del país y La Tierra.

En el caso de los medicamentos vemos que asoman diversas “puntas de icebergs” que conectan a los laboratorios con prácticas oligopólicas o monopólicas en diversos medicamentos que, si no los fabrican o importan determinadas empresas (laboratorios), sencillamente no hay; y los argentinos carecemos de la posibilidad de acceder a tratamientos para curarnos. También observamos diversos atisbos, nunca debidamente aclarados, de corrupción entre los laboratorios y las Obras Sociales, las Empresas Prepagas y el PAMI.

Nos enteramos también de pagos espurios a médicos que hacen experimentos cínicos en hospitales públicos y que reciben pagos por dichas actividades. Que someten a los pacientes a protocolos de investigación que no siempre son conocidos y aceptados por los “conejillos de indias” involuntarios y humanos (claro, a los verdaderos cobayos nadie les pregunta, aunque hay asociaciones que luchan por sus derechos). Eso, precisamente, es lo que no ocurre con los pacientes humanos. Ni los sindicatos ni el Estado (con cualquier gobierno, y quizás más el actual, a la cabeza) defienden los derechos a la salud si no que miran únicamente el poder económico que les otorga los negociados con los laboratorios. Se dice que haber enfrentado a los laboratorios medicinales nos costó la presidencia del Dr. Illia, coincidentemente médico, a manos del general Onganía como brazo armado de los negocios nacionales e internacionales.

¿Por qué los médicos se prestan? Porque, al igual que los delincuentes comunes (y creo que nos ponemos tras esa línea) que”salen de caño”, queremos tener más cosas que no tenemos. Muchas veces básicas (si, sencillamente no llegamos a fin de mes con nuestras familias y no podemos pagarnos la necesaria capacitación continua) y otras superfluas. Estas últimas nos son inculcadas a base de neuromarketing (miserable utilización de la neurociencia) que apunta directamente a nuestro núcleo acumbens para producirnos placer y necesidad de búsqueda compulsiva del mismo, mediante el aumento de la dopamina que nos hace disfrutar y , con sus conexiones a la corteza cerebral frontal, planificar la manera de conseguir más bienestar inmediato.

Los chorros que salen a robar y son objeto de especial atención de los medios, que jamás le dedican un centésimo de espacio a la desigualdad, la marginalización social y la falta de educación como causas científicamente probadas del fenómeno delictivo, sufren el mismo proceso de lavado de cerebro televisivo y multimediático que, a la vez les crea la necesidad de tener lo que no tienen y los estigmatiza como irrecuperables proponiendo sólo castigo y nunca solución.

Los laboratorios estimulan este estado de cosas aliados directamente al gobierno de turno, que permite y aprovecha la situación para disponer de ejércitos de desesperados que consumen el neuromarketig político electoral, usando todo tipo de presiones desde sus casas matrices en EEUU y en Europa.

También se presiona a la opinión pública desde los multimedios, muchas veces en manos de políticos aspirantes a cargos electivos, llenándola de miedo ante amenazas de epidemias benignas que distraen de los temas fundamentales que hacen a los más pobres verdaderamente vulnerables.

En Argentina se pueden fabricar, en laboratorios estatales la mayoría de los medicamentos necesarios. Los gobiernos de derecha capitalista ultraliberal, de los últimos cincuenta años, por no decir de toda nuestra historia como país, hacen todo lo posible para que esto no ocurra y desmantelan y niegan presupuesto a estos establecimientos. También se alían a las transnacionales que contaminan, arrasan y desertifican nuestro territorio, lo que, está probado, genera enfermedades que requieren tratamientos con medicamentos. Lo mismo hace el Estado al estar ausente de los controles de la contaminación con PCB de los transformadores eléctricos en las calles y muchísimos ejemplos más.

Se podría poner fin, al monopolio de la salud cara, con políticas tendientes a que el Estado compita con los privados. Si así lo quisiéramos todos, sólo votaríamos a quién tenga en su plataforma política esta idea y los ayudaríamos a ponerla en práctica. El fenómeno de neuromárketing multimediático y la falta de una educación con conciencia de solidaridad de nación, cala hondo en quienes no tienen la oportunidad de liberarse mediante el uso del razonamiento científico, que se atiene a las pruebas y se autocorrige. Es así que se produce el fenómeno de absoluta idiotez de las clases medias que apoyan a empresas y clases dominantes, como colectivo social si no que como individuos sufren la opresión y el manejo de sus vidas por parte de las mismas clases que defienden.

Planes como el Remediar no sirven de otra cosa que una maniobra clientelar más y sí le sirven de fabuloso negocio a los laboratorios que le venden al Estado y a los funcionarios que llevan a cabo las transacciones comerciales.

Sería bueno que los chorros no tuvieran que ser chorros, los médicos no fuésemos tentados por los laboratorios y estos no se comportaran aliados a gobiernos de derecha liberal corruptos. Es decir sería bueno que funcionara la democracia en su sentido igualador y protector de los ciudadanos.

Esto, que manifiesto en esta entrada, lo siento igual que el dar una mala noticia a los pacientes y familiares respecto de su salud. Estamos muy enfermos como sociedad, tanto que no están funcionando correctamente nuestros pocos anticuerpos. Espero que esto sea, en cierto modo, un estímulo para nuestro sistema inmunitario y nos ayude a curarnos.

Como resulta obvio, el medicamento lo tenemos nosotros, no tenemos que comprárselo a nadie.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Olfato

Claudia Cesaroni (APE)

.

Caso 1:

Supongamos que dos amigas, actrices de muchos años y larga fama, a las que llamaremos Susana G. y Mirta L., salen a recorrer negocios de la localidad bonaerense de San Isidro. Quieren pasear tranquilas y no ser importunadas, por lo que se cubren sus ajados e intervenidos rostros con grandes anteojos negros, y agregan sombreros y chalinas. Pasean y charlan. Se detienen delante de una vidriera. Miran extasiadas las carteras y los zapatos expuestos. Se consultan. Se asoman adentro del negocio, para cerciorarse de que no haya otras clientas que puedan cargosearlas. Optan por seguir su camino, pero al llegar a la esquina vuelven a deliberar y entonces deciden que sí, que esa cartera, ese par de zapatos, se merecen un rato de su tiempo y de su tarjeta. Así que vuelven sobre sus pasos, entran al negocio, pasan un largo rato tocando, sopesando, eligiendo, probándose, mirándose a los espejos. Finalmente, eligen, pagan, y se van.

En la esquina, un policía bonaerense las vio desde que comenzaron a circular por la cuadra. Le pareció reconocerlas, pero no podría asegurar que efectivamente eran Susana G. y Mirta L., porque no les vio la cara, oculta tras los anteojos negros, las chalinas y los sombreros.

Caso 2:

Supongamos ahora que dos adolescentes, a los que llamaremos Luciano A. y Ramiro C., de pocos años, -17, 16- deciden salir a caminar juntos por la zona comercial de algún barrio bonaerense, pongamos que Lomas del Mirador o Moreno. Visten pantalones gastados, zapatillas rotosas, buzo con capucha y gorrita con visera. Las manos en los bolsillos, el eterno paso cansino de los adolescentes, cuchicheos y risas.

Se detienen frente a un negocio de celulares. Miran extasiados los nuevos modelos, los que tienen radio, mp3, cámara de fotos, y varios etcéteras que no pueden pagar. Después de estar allí parados unos minutos, deciden seguir camino, porque para qué mirar lo que no se puede comprar. Pero luego se arrepienten. Total, si algo les sobra es el tiempo: pueden entrar, mirar, preguntar precios, toquetear un rato los aparatitos. Vuelven sobre sus pasos, se dirigen de nuevo hacia el negocio.

En la esquina, un policía bonaerense que los estuvo mirando desde que aparecieron doblando la esquina, llama rápidamente a un patrullero, toca su silbato, da la orden de alto, corre para detenerlos. Ramiro C. sale corriendo, asustado. El policía dispara una, dos, tres, siete balas, hasta que Ramiro C. cae. Luciano A. queda a merced del policía. Es detenido, y luego desaparece. Literalmente.

El policía de San Isidro y el de Lomas del Mirador o de Moreno vieron las mismas acciones, pero realizadas, en un caso, por dos señoras de clase alta, y en el otro por dos adolescentes de clase baja. El paseo mirando vidrieras de unas se transforma gracias al olfato policial en el merodeo sospechoso de los otros, y es el olfato policial el que decide pedir autógrafos en un caso o detener, perseguir y si es preciso matar en el otro.

Hasta ahora, ese olfato no tenía cobertura legal. Pero en estos días el gobernador Scioli presentó un proyecto de reforma del Código de Faltas provincial que, según ha denunciado el Comité contra la Tortura de la provincia de Buenos Aires, acompañado por 40 organizaciones sociales y de derechos humanos, “podrá meter presos a vagabundos, mendigos, merodeadores, borrachos, ‘trapitos’ o cuidacoches, limpiavidrios, vendedores ambulantes sin autorización, intérpretes de sueños, parapsicólogos, travestis y prostitutas. Pero además afecta la vida de todas las personas, prohibiendo y castigando con arresto las despedidas de solteros y recibidas de estudiantes donde se saque parte de la ropa o arrojen sustancias que afecten su aspecto, se tome cerveza o se juegue al fútbol en la plaza o las veredas, tirar agua durante el carnaval o llevar una llave sin poder explicar su tenencia. Tampoco los ciudadanos podrán cubrirse el rostro en la calle o gritar en su propia casa. Como si esto fuera poco, apunta al corazón de la democracia reprimiendo las manifestaciones públicas: se podrá detener a los que participan en marchas o reunión de personas, los que escriben graffitis y leyendas, los que pegan carteles en lugares no autorizados, los que se reúnen ‘tumultuosamente’, los que participan de piquetes, cortes de calle o escraches. También los que insulten en la calle o hagan un dibujo torpe que ofenda la ‘decencia pública’”.

Estos son los proyectos del gobernador Scioli. El que dice que la calle es de la policía. Pocas frases, como esta, desnudan con mayor claridad un tipo de pensamiento. El que, no nos cansaremos de repetir, solo produce más dolor, nuevas muertes jóvenes, enormes injusticias. Y contra el que, irremediablemente, con la palabra y con las acciones, es preciso seguir peleando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Canal 13, un territorio al margen de la ley

Carlos Saglul (ACTA)

Un nuevo fallo acaba de ordenar al Grupo Clarín reponer en sus puestos a dos delegados de Canal 13 que fueron despedidos en el marco de la elección para la comisión interna de la Unión de Trabajadores de Prensa (UTPBA-CTA) Ricardo Junghanns y Marcelo “Toba” Moreira.

“La empresa es un territorio al margen de la Ley. Les dieron 48 horas para reincorporarnos pero no sabemos que va a pasar. De lo que si estamos seguros es de seguir luchando hasta volver a entrar en Canal 13”, dijo Junghanns a ACTA.

¿Que dice el fallo?

Aparece a un año de elegida la nueva comisión interna y de que nos despidieran. Ya había un fallo anterior que ordenaba reponernos en nuestros puestos y fue desconocido. Ahora la Cámara de Apelaciones Sala 8 les ordena una medida similar.

¿Suponen que la empresa puede reaccionar?

La empresa es un territorio al margen de la ley, ni siquiera los derechos constitucionales pasan por la puerta. Incumplen todos los convenios. De cualquier manera, van a tener que atenerse a lo que decidan ya que la Cámara comunicó a la Justicia Penal que el medio desobedece los fallos judiciales.

¿Todos los sindicatos están prohibidos en el Grupo Clarín?

Básicamente no nos permiten agremiarnos a los periodistas. Temen que nos organicemos. Les preocupa que la organización de los trabajadores pueda incidir sobre su línea ideológica que ya sabemos cual es.

¿Cuál es el papel del Ministerio de Trabajo?

Desde el despido hemos mantenido una mesa de conversaciones en conjunto con nuestro gremio la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires. En general, el Ministerio de Trabajo coincide con nuestras posturas. El problema son sus reacciones, muy tibias…

¿Qué pasa ahora?

Estamos viendo, charlando con los compañeros que nos acompañan en esto, como hacer para cumplir el fallo de la Justicia. Suena raro pero es así. Lo que podés tener por seguro es que vamos a volver a Canal 13 no sólo a trabajar sino como delegados. Porque ese es el mandato que nos dio la gente. Ser sus delegados para dar vuelta la situación de impunidad e injusticia que se vive en ese medio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Libertad y Democracia Sindical. Canal 13 no permitió el ingreso de los trabajadores despedidos

Valeria Garay (ACTA)

Los delegados de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA-CTA) en Canal 13 Ricardo Junghanns y Marcelo Moreira, acompañados por inspectores del Ministerio de Trabajo, no pudieron hacer cumplir los fallos de la Justicia en primera y segunda instancia, que los habilita a ocupar sus puestos de trabajo.

"Nosotros vamos a insistir no solamente con nuestra reinstalación, sino con que Canal 13 y TN cumplan con el convenio colectivo de trabajo; es decir, es imposible trabajar en un marco donde está en juego la libertad de prensa, los contenidos y las editoriales, sin libertad desde el punto de vista de aplicación de las leyes mínimas laborales.”, expresaron los delegados, momentos después de que se les negara el ingreso a Canal 13.

Ricardo Junghanns y Marcelo Moreira, editores del canal, llegaron esta tarde acompañados del secretario gremial de la UTPBA, una escribana pública y dos inspectores de la cartera laboral, que certificaron fehacientemente que la empresa no les permite a los delegados el acceso a sus puestos de trabajo.

"Esta gente no permite que los trabajadores nos organicemos, porque que creen que está en juego el control editorial que hacen sobre cada uno de sus productos. Nosotros creemos que la libertad de prensa se debe ejercer desde, en primer lugar respetando los derechos de los trabajadores de prensa, que es lo que nos da garantías a nosotros de sentirnos dueños de nuestras propias producciones e ideas y en segundo lugar, el poder organizarnos libremente para poder participar en un debate plural sobre qué significan hoy los medios de comunicación en la Argentina.”, explicaron los delegados.

Moreira y Junghanns fueron despedidos un año atrás, como parte de una campaña intimidatoria destinada a evitar la organización de los periodistas de Canal 13 que no obstante votaron sus delegados, que como es histórico en el Grupo Clarín, la empresa no reconoce.

En cuanto a los pasos a seguir Junghanng informó: "Esta pelea la vamos a seguir dando. Creemos que es una pelea difícil, pero nosotros estamos dispuestos a hacerlo y creemos que con coherencia, acompañados con la solidaridad de todos los compañeros, continuaremos y veremos las mejores maneras de llevar nuestros reclamos. Estamos convencidos que si no logramos mejorar esta situación, es muy difícil seguir ejerciendo la tarea de periodista".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La ESMA, del banquillo al banco

LA VACA

Se postergó por segunda vez el inicio del juicio oral por los delitos cometidos en la ESMA, a raíz de la repentina decisión del Poder Ejecutivo de disponer una nueva integración del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 5.

La fecha próxima no fue dictada, y la espera de justicia abre la polémica.

¿Qué significa que el juicio no comience este jueves, como estaba planeado, y su fecha esté nuevamente indefinida? En palabras del comunicado lanzado este martes 17, el directorio del Espacio para la Memoria señala: “Esto implica que tenemos que seguir esperando para que sean juzgados los represores de uno de los más grandes centros clandestinos que funcionó en nuestro país, y que sigan gozando de impunidad. Ya esperamos más de 30 años, no podemos seguir esperando; no queremos seguir esperando. Queremos justicia por todos los compañeros y que las madres y abuelas puedan vivirlo. Necesitamos justicia para poder decir genocida y que no sea sinónimo de impunidad”.

El martes 17 de noviembre estaba programada una visita y conferencia de prensa en la Escuela Mecánica de la Armada, ahora ocupada en parte por la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en parte por el Espacio para la Memoria. En ese marco y, desde las 11, los medios de comunicación pudieron recorrer guiados por especialistas las instalaciones del campo de concentración. Se abrieron las puertas - y evidencias - de aquel lugar tan tenebroso.

Cartografía del terror

La ESMA es escalofriantemente grande; las pseudo calles se cuelan entre enormes edificios, cada uno asignado a una función específica de esa máquina de terror.

Ahora, Al fondo de la Enfermería, la Asociación Madres de Plaza de Mayo le pone vida al lugar con su espacio cultural. En el último edificio se alza el Casino de los Oficiales; y para llegar a su zona habremos pasado primero por el edificio de los Automotores - destinado la reparación mecánica de los Falcon sin patente-, la imprenta - donde se emitían documentos falsos-, el llamado Pabellón Coy y la mencionada Enfermería.

Por un costado, tras salir por una puerta lateral del Salón Dorado -hoy sede de la conferencia-, el guía lleva al tumulto de cámaras y libretas a la primera parada: el sótano. Y así anticipa el tono de la recorrida.

Al sótano lo separan no más de 20 escalones de la superficie. Debajo, una especie de galpón vacío se extiende 50 metros. Las separaciones están señaladas por carteles explicativos - al mejor estilo museo - que describe un sitio o transcribe algún testimonio. El primero de ellos, junto al umbral: “Por esta puerta, la mayoría de los desaparecidos fueron trasladados a su destino final”.

El sótano funcionó, en efecto, como la principal sala de torturas. Todos los miércoles se renovaban los detenidos, y a aquellos que ya habían pasado por allí los trasladaban hacia Aeroparque. Y luego, historia conocida.

Está conectado mediante escaleras con diferentes arterias del edificio. La famosa Capucha, donde convivían los detenidos, una de ellas.

Otras separaciones distinguen oficinas y la llamada “huevera”, donde se producía el material audiovisual para la difusión de la propaganda de la dictadura.

Salimos y el respiro nos dura hasta la nueva orden del guía. “Suban hasta el último piso”. Y marchamos.

El primero y el segundo edificio no son parte de la recorrida; los carteles, sin embargo, muestran que allí estaban los dormitorios de los militares, tanto aquellos del Grupo de Tareas como los que trabajaban en la propia Escuela. Allí traían regularmente a sus respectivas familias, y en las escaleras mismas se cruzaban con los encapuchados detenidos. Todos sabían qué estaba pasando allí dentro.

Los pisos están alfombrados, hay lámparas, placards, ventanales y hasta un balcón. Bastante diferente de lo que se verá más arriba.

El tercero piso responde a la simetría propia del edificio: está separado en dos facciones iguales, pero con distintas funciones históricas.

A la izquierda, estaban las “cuchas” - en jerga militar - donde comían, dormían y vivían los detenidos-desaparecidos. Es la famosa Capucha, y se estima que se agrupaban allí alrededor de 100 o 150 personas; tres, en poco más de 2 metros cuadrados.

Las estructuras metálicas que sostienen el techo y el techo a dos aguas mismo son los únicos vestigios de los años siniestros. Los pisos y paredes fueron remodeladas ante una visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 1979. Visitar la Capucha, entonces, obliga a desatar la imaginación. No hay elementos que sensibilicen más que la articulación de los propios testimonios, como el que Víctor Basterra - detenido del 79 al 83 y acompañante de la visita- desparrama sobre el lugar: “Nos tenían con grilletes en los pies, maniatados y con una capucha en la cabeza” - de aquí el nombre del lugar -; “Comíamos mate cocido y pan a la mañana; un trozo de carne semi - podrida al mediodía; y la dieta se repetía en merienda y cena”.

Sobre uno de los carteles que acompañan un sitio, el testimonio de Lila Pastoriza reza: “Estar en la Capucha: sin movilizarse, sin ver, sin saber quién me amenazaba o golpeaba, sin tener la menor idea sobre mi situación y destino”.

Los testimonios coinciden en la suciedad y olor del lugar. Y recuerdan la música de Radio del Plata, a todo volumen, las 24 horas.

En el paso hasta la otra ala del piso tercero, hay dos cuartuchos: es el sector de las embarazadas. Las mujeres de panza eran trasladadas allí una vez pasado el séptimo mes. Una vez que daban a luz, volvían a la Capucha. Pero ya no acompañadas.

Los bebés eran apropiados por miembros de las Fuerzas Armadas o allegados a ella. El sector de embarazadas lo comandaba Héctor Febres, hace dos años encontrado muerto mientras se desarrollaba su juicio.

“De 30 partos, tan sólo 10 lograron restituir su identidad”, asegura el guía.

Siguiendo el pasillo se abre el Pañol grande, subdividido en secciones.

Por una parte, se guardaban allí las pertenencias de los detenidos, producto del desvalijamiento de sus casas: cocinas, equipos de música, etc.

Supo estar también la llamada Pecera, sector que le vale su nombre a la estructura de acrílicos que formaban pequeñas oficinas. Allí trabajaban aquellos detenidos de los que se aprovechaba su capacidad intelectual; profesores, políticos, escritores, archivaban diarios o clasificaban información luego utilizada por las fuerzas. Se entiende que fue un sitio clave en relación directa con el proyecto político de Massera. “Hay que pensar que este lugar fue utilizado por los secuestrados como un lugar de resistencia, simulando estar recuperado de los valores, y permitirse sobrevivir. Muchos lo lograron, otros no”.

Subiendo una escalera más desde el tercer piso, en el altillo, funcionó la Capuchita, sitio de tortura y hábitat para los detenidos que no eran de la ESMA. Allí fueron secuestrados decenas de personas por el Servicio de Inteligencia, y sólo cuando la Capucha rebalsaba, mandaban a detenidos por el Grupo de Tareas.

El cuarto está dividido por un gran tanque de agua - que consta en las declaraciones del juicio - y dos de sus cuatro paredes alojan marcas de los detenidos en el sitio. Se ve débilmente trazada una cruz, junto a la palabra “fe” y el nombre Mónica. Del otro lado, hay un pequeño corazón.

Su función era doble: contenía dos salas de tortura y otra para los secuestrados. Entonces, se dormía, comía y vivía junto a las sesiones de tortura.

Nos invitan a bajar al Salón Dorado; la visita termina, la conferencia está por empezar. De lo expuesto se destacó:

La explicación y opinión de Víctor Basterra sobre la postergación del juicio oral:”Tengo entendido que se trasladó el juez Guillermo Gordo; el mismo magistrado que formó parte del tribunal que condenó al prefecto Héctor Febres, pero que postergó mucho su enjuiciamiento. Y que además, en el momento final de ese proceso, el principal imputado, o bien se le permitió matarse, o bien lo mataron”.Traducción: muy confiable no era este juez.

Sigue Basterra: “Además, al ser nombrado este sustituto, tengo entendido que fue recusado, o intenta recusarlo, la defensa de los militares. Es una pausa más a lo largo de, en mi caso, estos 25 años, pero seguimos peleando y no vamos a bajar los brazos. La herida tan profunda que le hicieron a la sociedad argentina, hace que uno se juramente para no olvidar, para no perdonar y para no reconciliarse”.

La explicación del abogado Adrián Gómez, representante de varias querellas -entre ellas la del propio Basterra-sobre la postergación del juicio: “A la justicia la vamos a respetar, pero no queremos dejar, bajo ningún punto de vista, la puerta abierta para que en algún momento los criterios políticos que cambian puedan afectar las sentencias que se dicten. Nosotros queremos sentencias sostenidas en el tiempo, que no puedan ser revisadas. No queremos que el día de mañana, los genocidas salgan a la calle diciendo que habían sido juzgados mal”.

Se agradeció insistentemente a la prensa por haber asistido y difundir la recorrida; que es una muestra de cara al postergado juicio.

En tanto, Madres, Abuelas y sobrevivientes observan como los victimarios eluden el banquillo y regresan al banco. Así es el entretiempo de la impunidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Juicio a Menéndez, “No me arrepiento de haber denunciado a Yanicelli: lo haría de nuevo”

Katy García (DIARIO DEL JUICIO - PRENSA RED)

Luis Urquiza, ex policía, víctima del Terrorismo de Estado, y testigo en la causa Menéndez II, declaró por primera vez ante la Justicia. Le explicó al Tribunal cómo funcionaba la estructura represiva del D2 y sus conexiones con el Área 311. Denunció el accionar de la “patota” en ese periodo y su continuidad en democracia.

En los setenta, Luis Urquiza era estudiante de psicología y trabajaba en la Policía Provincial en la seccional 16. Al poco tiempo recibió la orden de traslado al Departamento de Informaciones (D2), ubicado en el pasaje Santa Catalina. Esta nueva situación modificó para siempre su vida. (1) En diálogo con PRENSA RED, repasa lo ocurrido cuando declaró, por primera vez, ante la Justicia.

Otro ingrediente se suma a este desafío que acepta cumplir como testigo. Se encontraría cara a cara con uno de sus torturadores: el “Gato” Gómez. “Casi no declaro”, le confiesa a este medio. El organismo le jugó una mala pasada, aunque transitoria. Pudo decir todo lo que sabe acerca del funcionamiento y la estructura del Centro Clandestino de Detención D2, hoy convertido en espacio de la memoria.

Por otra parte, Urquiza goza del extraño privilegio de ser el único exiliado en democracia. Fue cuando acusó a Carlos Yanicelli y a otros represores de haberlo torturado en esa dependencia. Las intimidaciones le hicieron imposible permanecer junto a su familia en Córdoba. Como víctima, la causa denominada Gontero -apellido del represor que le disparó en una pierna- ya fue elevada a juicio. “Habré saldado una deuda”, afirma sobre esta cuestión. También valora el reconocimiento que el gobierno provincial les realizó a varios ex policías por haberse opuesto al Terrorismo de Estado.

- ¿Qué fue lo que más lo afectó durante la dictadura?

- Son varias cosas. Pero, indudablemente, lo que más me afectó fueron las torturas que recibí y las secuelas físicas que me dejaron. Y lo otro, el exilio. Perdí el contacto con mi país. Me fui a Dinamarca, formé una familia y tengo dos hijos. En 1997, cuando había decidido volverme, tuve que emprender mi segundo exilio en plena democracia. Esos son los puntos más duros.

- Hace unos días, declaró bajo juramento como testigo, ¿Cómo se sintió?

- Me citaron como testigo y me sentí bien. Fue la primera vez que pude contar en Argentina, ante un tribunal, lo que me pasó. Aunque antes había declarado en Amnisty International y ante el juez Garzón. Pero acá es donde sucedieron los hechos y además estaría frente a uno de los torturadores, el “Gato” Gómez. No tuve miedo ni tampoco odio, aunque estuve a punto de no ingresar al recinto porque se me subió la tensión. Volver para atrás y los recuerdos me afectaron; pero lo superé, me vio el médico y dije lo que tenía que decir. Eso, creo, es lo importante.

- ¿Qué elementos o situaciones valora como importantes para la causa Menéndez II y que tuvo oportunidad de decirle al Tribunal?

- Lo más importante fue que pude explicar toda la estructura de la D2 cómo estaba dividida, cómo funcionaba y las relaciones que tenía con el área 311. Las visitas que veía, o que el mismo asesor militar lo era del jefe de policía que también era militar.

- ¿Cómo funcionaba ese Centro Clandestino de represión ilegal?

- Yo hice 18 guardias. Ya venía marcado desde antes que ingresé a la policía junto a otros estudiantes universitarios. No nos querían por eso. Estaba en la Seccional 16 y de la noche a la mañana, me trasladan al D2. No quería trabajar ahí porque estaba estudiando. En ese tiempo pude observar y tener una visión para después determinar cómo funcionaba. (Raúl) Telleldín era el número uno, Esteban el dos y Tissera el tres. Seguía la Brigada de Informaciones que era el grupo de la calle, donde estaba Romano. Luego, el grupo de fábrica donde estaban infiltrados para sacar información sobre potenciales “subversivos” y el grupo de la facultad.

También se encontraba Raúl Yanichelli en sumarios. En el área archivo había carpetas con fojas de personas detenidas. Otra sección era Armas que no tenía relevancia y el Centro de Operaciones Tácticas (COT) a cargo de Tissera, y ayudado por los colaboradores detenidos Charlie Moore y Carlos López.

Así, pude ver que eran unos 100 personas las que trabajaban. No estaban aquí sino afuera, pero aparecían a fin de mes a cobrar el sueldo. Varios ingresaban desde la gobernación y venían acá en comisión. Eran gente de ellos, malhechores, gente jodida.

Yo hacía guardias de 24 por 48. En casi todas, por las noches, venía gente que se identificaba como del Área 311 y se reunían con Telleldín. Y después, a través de la radio, cuando hacían operativos avisaban para liberar zonas y al revés. Eso le dije al Tribunal.

- ¿En esas 18 guardias, alguna vez escuchó gritos de los torturados, ruidos?

- Si. La función mía era la guardia de entrada y tenía vedado pasar al fondo, porque el trato con los detenidos lo tenía la “patota”. Ingresaban por el portón grande a los detenidos. Si eran legalizados, sus nombres pasaban a la guardia. Con los otros no sé que pasaba. Recuerdo un operativo grande. Salieron unos 6 autos. Hicieron un operativo en barrio Ituzaingó o en Ferreyra. Dijeron que a una mujer que se había resistido y estaba embarazada, la mataron.

Esa noche había mucha gente, como 30 personas detenidas. Pusieron música fuerte. Pero cuando volví a la otra guardia ya no estaban. Algunos de ellos los encontré en la cárcel. Del resto no sé qué pasó. Pero, hablando con un cocinero me contaba que a los desaparecidos los llevaban al Lago San Roque con baldes de cemento en los pies. Me decía que esto era peor en 1975, había más detenidos. Por eso es muy importante saber el rol del D2 antes de 1976, durante el Golpe, y después de la democracia.

- Nunca imaginó vivir un calvario similar…

- No. Nunca lo imaginé, ni menos en esa proporción. Fue una paradoja, porque nunca había ingresado al fondo del edificio, donde estaban los detenidos. Había visto, cuando pasaba al baño, el llamado tranvía. Siempre había gente de la Guardia de Infantería que vigilaba a una persona esposada y que no tenía posibilidades de escapar.

Era un sitio de torturas, pude ver el horror. No quiero decir que nos torturaron más que a los demás. Pero había un ensañamiento porque estaba eso de que éramos “traidores”. Nosotros caemos un viernes, nos interrogan y torturan. El sábado nos pegan sin interrogarnos, el domingo me pegan sin decir nada. Y el lunes por la noche me pegan el tiro en la pierna. No les interesaba más la información. Me pegaban por pegarme y siempre en la pierna con insultos como “traidor hijo de puta”.

A mi señora que estaba embarazada, la tuvieron tres días y nos pegaron a ambos. Otra vez, me sacaron y me hicieron un simulacro de fusilamiento. Andá rezando que te vamos a matar, me dijeron. Esperaba el tiro, esperaba el tiro, y no llegaba nunca. Discutieron entre ellos y me dijeron: te vamos a llevar a la escuelita y ahí vas a cantar todo. Nos llevaron a La Ribera, pero ahí no me pegaron nunca. Me interrogaron una o dos veces. Además estaba muy mal de la rodilla. Creo que me salvé de milagro.

- ¿La denominada “patota” era un grupo o todos?

- La patota era un grupo determinado. Eran los que hacían la calle. Entre 15 y 20, entre los que se encontraban Yanicelli, Yabour, el Moro Merlo y otros. Salían a detener, vestidos de civil como toda la D2, tipo pistoleros, con boinas, pelo largo y barba. Para que crean que podrían ser guerrilleros y quedara la duda de quiénes los habían secuestrado.

- ¿En cuanto al segundo exilio, porqué se produce?

- Y porque no se dieron las garantías de seguridad para mi. Estuve cinco meses con custodia policial. No se podía vivir, llamadas telefónicas, autos que pasaban, intimidaciones. Después tuve la custodia del Grupo Éter pero así no podía seguir. Creo que las decisiones políticas que Mestre y Aguad debían haber tomado me refiero a una limpieza dentro de la policía de modo que quedaran desarticulados, no lo hicieron. Yo me fui y a ellos los protegieron. Después, me enteré que hubo una pequeña purga en 1998.

- Usted había denunciado a Yanicelli…

- Esto surge porque en mayo del 1997, cuando el entonces diputado Tazzioli realiza un pedido de informes sobre (Carlos) Yanicelli, jefe de Inteligencia Criminal del gobierno de Mestre, y cita mis declaraciones ante la Conadep donde lo acusé como torturador.

Me contacté con el diputado a quien no conocía y me entero que esta gente estaba en actividad. Fue un shock saber que seguían en funciones. En Junio, me hacen un reportaje en la Voz del Interior y ahí lo acuso de haber participado en el D2. Al otro día, empezaron las amenazas. Pero Mestre y Aguad lo sostienen. Le dan licencia y ordenan un sumario administrativo. Me citan a mí y a otra gente: fue un bluf. El fiscal, (Marcelo) Sammartino archiva la denuncia, incluso dice que ‘era muy joven y que no le cabían responsabilidades’.

- ¿Se reunió con el ministro de gobierno Aguad?

- Tuve dos o tres reuniones. En el sumario que ellos mismos hicieron, había 100 policías en actividad que habían estado en el D2. En esos momentos pedí por los medios que les dieran de baja. La primera vez que estuve con Aguad fue cuando vino el embajador de Dinamarca, y en ese momento me ofreció protección; la segunda vez me dijo que si no tenía perfil bajo no me podía garantizar la seguridad, y que no podía darle de baja a cien policías porque la Guardia de Infantería se levantaría.

A mi entender negociaron. Le dieron de baja a Yanicelli para conservar a los otros. Por ejemplo (Jesús) Antón –actualmente preso- dirigía la Escuela de Policía. Entonces, al ver que no habría grandes cambios, decidimos con mi mujer irnos y se lo comunicamos al Embajador. Cuando se entera Aguad, me hace ir y me promete un montón de cosas por el costo político. Me ofreció trabajo, una casa. Pero yo no me iba a callar la boca.

- ¿Como evalúa la actuación de Ramón Mestre en ese momento?

- Está en los diarios de la época. Meses antes, Mestre hablaba de que el mejor policía que tenía era Yanicelli porque había ayudado a desarticular las manifestaciones y cortes de ruta que se hicieron en Cruz del Eje. Todo el aparato de inteligencia lo utilizaba ese gobierno para su beneficio. Eran favores mutuos, que ya venían de antes del gobierno de Angeloz, Medina Allende, el asesinato de Maders y todo eso.

- ¿Como ciudadano cordobés qué espera de acá en adelante?

- Cuando se realice el juicio donde soy víctima, tomaré una definición. Pero estoy dividido: tengo familia acá y allá: es el precio que tuve que pagar por las denuncias. Mi señora –la segunda- estaba integrada, aprendieron el idioma, estaban mis otros hijos del primer matrimonio y ahora es imposible volver a juntarnos.

Mis hijos son grandes y tienen su vida. Pero no me arrepiento, lo haría de nuevo. Creo que hice lo correcto. Era una cuestión de principios. No podía aceptar que alguien que no solo me torturó a mí, sino a un montón de gente, y haber matado y hecho todas las barbaridades que hicieron, estuviera ocupando el tercer puesto de la plana mayor. Si no lo hubiera hecho, tal vez hubiera llegado a Jefe de Policía.

No podía aceptar que en una democracia siguieran activos. Yo quedé mal, pero lo que me motivó a salir adelante fue buscar Justicia. Entonces, espero que los 15 imputados en la causa Gontero, entre ellos Menéndez, Yanicelli, y el Gato Gómez se sienten en el banquillo. Ahí se saldaría una deuda.

Nota:
1) Para profundizar sobre la historia de Urquiza ver "La Sombra Azul, el caso Luis Urquiza", libro escrito por Mariano Saravia. Describe y contextualiza el itinerario del horror vivido por el ex policía durante dos años en la época de la dictadura. Estuvo en el D2, en el Campo de La Ribera y finalmente en la UP1. También narra los exilios. 2005, Ediciones del Boulevard. Esta historia será llevada al cine por Sergio Shmuckler.
Foto: Argentina, Córdoba - Luis Urquiza, ex policía, víctima del Terrorismo de Estado, y testigo en la causa Menéndez II. / Autor: PRENSA RED

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: La Justicia Penal mendocina en crisis, a partir de un análisis de ADN adulterado

Leonardo Otamendi (MDZOL)

El examen de ADN realizado por la UNCuyo para determinar si Apolo Díaz (20) violó a Micaela Reina, dio negativo. Sin embargo, un peritaje similar hecho en Buenos Aires hace dos años, había determinado que Apolo violó a la niña, pero un error del fiscal en el proceso dejó al sospechoso libre y la prueba de ADN fue anulada. Significa que si ese error no hubiese existido, Díaz estaría condenado.

El caso Micaela Reina (12) sigue otorgando novedades: de tener una prueba de ADN que indicaba que Apolo Díaz (20) había violado y asesinado a la niña, hasta un nuevo examen realizado en el laboratorio genético de la UNCuyo que determinó que el semen encontrado en la ropa de la víctima no era del sospechoso. En el medio, un juicio oral que se suspendió, una causa que volvió a ser investigada y la jueza de Familia Elsa Galeral que estuvo a un paso del Jury por su actuación antes de que asesinaran a la víctima.

Mientras la madre de la niña sigue pidiendo justicia por su hija —el crimen, ocurrido en mayo de 2007, por el momento está impune—, para el Poder Judicial provincial el resultado negativo de este último examen de ADN se transforma en otro dolor de cabeza; podría haber sido condenada una persona que podría ser inocente, según el peritaje de la UNCuyo.

En el juicio por el asesinato de Micaela, su padre, Alejandro Prádenas, fue condenado por privación ilegítima de la libertad, mientras que su tío, Walter Prádenas, fue absuelto. Es decir, por la muerte y violación de la niña no hay culpables.

Todo el mundo pensaba que sí había un responsable y este era Díaz, pero por un error (para muchos discutible) del fiscal Alejandro Iturbide, fueron anuladas todas las actuaciones por decisión de la Suprema Corte de Justicia de la provincia.

Sucede que el fiscal —actualmente es Juez de Garantías— le solicitó a un laboratorio de Buenos Aires el cotejo del semen hallado en las prendas íntimas de Micaela para que se compare con la sangre del sospechoso Apolo Díaz. El resultado fue positivo: el examen indicaba un 99,99 por ciento de compatibilidad.

Sin embargo, cuando Iturbide llevó a cabo esta medida no se la comunicó a las partes (defensa y querella). Al ser una instancia técnicamente similar a la de un allanamiento, llegado el juicio contra Díaz, las abogadas defensoras plantearon la nulidad del proceso y la Corte les dio la razón. Así, todo volvió a foja cero para el sospechoso y el Procurador, Rodolfo González, le entregó la investigación al fiscal de Delitos Complejos, Eduardo Martearena, quien pidió la causa cuando asesinaron a la niña, pero Iturbide quiso dejársela y González le dio la derecha.

El fiscal especial solicitó un nuevo examen de ADN con prendas de la niña que estaban en el laboratorio de Buenos Aires y, como se sabe, el resultado fue diametralmente opuesto.

A partir de este dato, las especulaciones e hipótesis en Tribunales son demasiadas. Primero, y como se dijo, si Iturbide no hubiese cometido ese error, hoy Apolo Díaz estaba condenado por un crimen y violación, pero que el nuevo análisis indica que él no la abusó.

Pero algunos van más allá y se preguntan: ¿Y si el examen de ADN en el laboratorio de Buenos Aires fue correcto y preciso? Es decir, ese laboratorio realmente analizó la sangre de Díaz, entonces la especulación ya pasa a ser casi siniestra: alguien “plantó” la prueba y pareció que provenía de las prendas de la niña para condenar a Díaz, un indigente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...