viernes, 27 de noviembre de 2009

Crisis global II: Las tendencias de la etapa (Parte IV - Final)

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Competencia y ciclos

La intensificación de la competencia entre grandes corporaciones transnacionales es otro rasgo de la etapa neoliberal. La concurrencia histórica inicial entre pequeñas compañías y la rivalidad posterior entre colosos nacionales ha sido actualmente complementada por una lucha entre firmas que operan a nivel global. La nueva envergadura de los actores en disputa intensifica significativamente la magnitud de las crisis. El volumen de excedentes invendibles observados durante la eclosión del 2008-9 es ilustrativo de esta creciente escala.

En el plano financiero esta dimensión de los concurrentes amplía el espesor de los capitales sobre-acumulados. Por esa razón, la rivalidad que entablaron los bancos por colocar préstamos y acaparar negocios de alto riesgo supera todo lo conocido. La competencia despiadada en este terreno ha continuado luego del estallido, mediante compras y fusiones de entidades que incrementan la centralización del capital.

Esta competencia expresa la dinámica turbulenta que siempre ha caracterizado a la acumulación. El capitalismo opera a través de giros ascendentes y descendentes del nivel de actividad, que dificultan la preeminencia de prolongados estadios de estancamiento.

Sin embargo, muchas caracterizaciones resaltan esta última parálisis cómo un dato de la economía contemporánea. Con esta visión presentan una imagen errónea del sistema, que a su vez refuerza la interpretación de la eclosión reciente, cómo un arrastre de los años 70. En este caso se asocia la última crisis con una agonía perdurable de la acumulación, olvidando que el capitalismo no languidece en el inmovilismo. Al contrario, es un sistema sometido a las contradicciones que genera el crecimiento turbulento.

Muchos enfoques que resaltan la preeminencia del estancamiento, atribuyen esta tendencia a la gravitación alcanzada por los monopolios. Consideran que la presencia de estos grupos reduce la inversión, el riesgo y la innovación, permitiendo a las empresas obtener ganancias estables, mediante la manipulación de los mercados, la concertación de los precios y el acaparamiento de las rentas financieras. (20)

Pero un funcionamiento de este tipo no es muy compatible con la dinámica de un sistema asentado en la concurrencia por beneficios surgidos de la explotación. Lo que diferencia al capitalismo de todos los regímenes sociales precedentes es esta pugna irrefrenable entre los empresarios. Las firmas batallan por reducir costos y aumentar la productividad, mediante inversiones que generan variaciones imprevistas de los precios y situaciones periódicas de quiebra.

La preeminencia de la competencia impide estabilizar monopolios únicos y dominantes en cada actividad. Siempre hay por lo menos dos concurrentes que disputan algún mercado. Esta rivalidad erosiona el mantenimiento de precios comunes y estables. Si el capitalismo pudiera recrearse con acuerdos entre grandes compañías, también lograría disipar las crisis, aligerando excedentes mediante algún reparto consensuado del crédito o las áreas de venta. La dinámica de la acumulación impide esta coordinación y desata crisis de gran alcance.

El ritmo de esas convulsiones constituye una incógnita de la etapa. La secuencia del en Estados Unidos (1981-82, 1991-92, 2001, 2009) ha influido significativamente sobre las fluctuaciones de la economía global y sobre los momentos de picos de situaciones de sobreproducción o sobre-acumulación. Partiendo de este impacto, algunos analistas han retomado la evaluación de la temporalidad del ciclo, asignando determinación tecnológica o variada a ese movimiento (comportamiento de los salarios, consumo de los sectores no productivos, precios de las materias primas, desproporcionalidades). (21)

Pero otras visiones cuestionan la propia vigencia del ciclo en el capitalismo contemporáneo. Estiman que esas fluctuaciones sólo operaron durante el auge de ese régimen social y han perdido relevancia en su decadencia. (22)

Este enfoque no indica cuál sería la conexión existente entre los movimientos cortos y la evolución histórica del capitalismo. Las fluctuaciones son tan inherentes al capitalismo cómo la sucesión de las crisis. Los colapsos siempre irrumpen entre fases de ascenso y descenso económico. Si estas oscilaciones hubieran quedado reemplazadas por crisis permanentes, resultaría imposible diferenciar estos estallidos de cualquier otra circunstancia de la vida económica. No habría forma de evaluar la aparición de estos episodios cómo acontecimientos específicos. Lo que permite distinguirlos es la subsistencia de los ciclos.

En los hechos, ningún investigador confunde el análisis de la crisis, con el desenvolvimiento corriente del capitalismo. En general, evalúan estas disrupciones cómo contrapartes de la prosperidad, la reactivación o el crecimiento. En la eclosión del 2008-09 se ha verificado claramente la persistencia de ambos procesos. Todos los ingredientes de la crisis salieron a la superficie (pánico bursátil, insolvencia bancaria, quebranto industrial), al concluir una fluctuación del ciclo (marcha ascendente de los negocios y auge de ganancias antes del temblor).

La persistencia de ambos fenómenos es una necesidad del capital para su reproducción. Este régimen se basa en la extracción de plusvalía, la centralidad de la competencia y la pugna por el beneficio. Pero necesita digerir sucesivos procesos de valorización y desvalorización del capital, a través de oscilaciones periódicas. Estos vaivenes se encuentran insertos en la estructura genética de la acumulación.

Ondas largas

Una diferencia importante de la etapa neoliberal con sus precedentes de entre-guerra o posguerra es la ausencia de un correlato nítido con fases de estancamiento o crecimiento de largo plazo. Mientras que las transformaciones cualitativas que caracterizan al período en curso están a la vista, la dinámica cuantitativa del nivel de actividad no presenta signos claros.

Los cambios registrados en el primer terreno son incuestionables. El modelo actual ha incorporado formas de consumo más segmentadas, normas de producción globalizadas y tipos de comercio más liberalizados. También las finanzas han sido des-reguladas, la competencia se desenvuelve entre empresas transnacionales y las protecciones sociales del estado han perdido gravitación.

Pero estas transformaciones no se proyectan al ritmo de actividad. Resulta difícil definir el perfil de la etapa en términos de intensidad o quietismo productivo. No se ha repetido la tónica depresiva de 1914-1945, ni la pujanza de 1945-75.

En las últimas décadas la economía mundial se distanció del comportamiento relativamente homogéneo que mantuvo en los períodos precedentes. Han coexistido situaciones muy variadas, como el estancamiento de Europa, el ascenso y recaída de Japón, los vaivenes de Estados Unidos, el despegue asiático y la regresión de la periferia. ¿Cuáles son los patrones de esa evolución?

Una minoría de partidarios del esquema de ciclos largos de Kondratieff postula la vigencia de una onda ascendente. Consideran que esa tónica se ha estabilizado por el efecto combinado de tasas de beneficios elevadas e intensa innovación tecnológica. Estiman que un ajuste recesivo corto (1974- 1982) fue seguido por cierta indeterminación, que a mitad de los 90 desembocó en el debut de una fase expansiva. (23)

En la vereda opuesta se ubican quiénes resaltan la persistencia de un curso descendente desde los años 70, que atribuyen a la ausencia de una potencia hegemónica, capaz de timonear el crecimiento global. Pronostican un contexto de caos geopolítico que se prolongaría durante dos décadas. (24)

Ambos enfoques toman distancia de la temporalidad clásica de ondas sucesivas de distintos signo cada dos o tres décadas. Cómo esta secuencia ha quedado claramente vulnerada, otros analistas estiman que los ciclos largos han perdido utilidad para evaluar el capitalismo actual.

Pero desechando la indagación de los movimientos extendidos se renuncia a un instrumento importante para comprender el período en curso. La temporalidad de las fluctuaciones prolongadas siempre ha dependido de las singularidades de cada etapa histórica. Estas peculiaridades han quedado signadas en la actualidad por la mundialización neoliberal. Es muy probable que el avance cualitativo de la internacionalización comercial, financiera y productiva opere como el factor contemporáneo más condicionante de esas fases, a través de su impacto sobre tasas de ganancia, que también se han globalizado parcialmente.

En cualquier caso, estas incógnitas no serán resueltas recurriendo al viejo contaste de la etapa actual con el boom de posguerra. Esta contraposición universaliza una época específica, cómo patrón general de desenvolvimiento capitalista y olvida que los años 50 y 60 solo incluyen un pequeño recorte de la historia de este sistema.

El auge de 1896-1914 que sucedió a la crisis de 1873-96 ofrece incluso pistas de mayor interés para develar el curso reciente. Fue un período con varios ingredientes próximos a la época actual (deflación, libre-comercio, internacionalización, liberalismo), que registró una fase de expansión mediana (19 años) y no abarcó a todos los países.

La interpretación marxista de las ondas largas ofrece un punto de partida más sólido para indagar la dinámica actual de estas fluctuaciones. Esta visión siempre mantuvo cierta distancia crítica hacia la periodización fija, al explicar el debut de cada movimiento largo por el desenlace de la lucha de clases. Este esquema se aleja de las cronologías estrictas, desde el momento que la confrontación clasista opera como determinante extra-económico de la tasa de ganancia, que a su vez define el inicio de una onda larga. (25)

Pero una aplicación de ese criterio plantea serios desafíos, ya que su diagnóstico se ubicaría más próximo a una onda ascendente que a un declive. Los dos presupuestos de esa mirada para la fase expansiva -un shock político exógeno favorable al capital y una recuperación estructural de la rentabilidad- se han verificado en las últimas décadas. Con el colapso de la URSS y la restauración burguesa en China, el capitalismo se generalizó a todo el planeta y la tasa de ganancia ha registrado una nítida recomposición.

La tónica actual del movimiento largo persiste cómo un problema irresuelto, pero dentro de una nueva etapa neoliberal de contundentes contornos. Seguramente el análisis de la crisis contribuirá a resolver esta asignatura pendiente, mediante estudios del impacto regionales y las causas de la crisis. En los próximos textos abordamos ambos problemas, evaluando el efecto del temblor en América Latina y analizando las discusiones teóricas marxistas sobre el origen de la eclosión.

Ver también:

Notas:
20) Brenner Robert, “Un análisis histórico-económico de la actual crisis”. Sin Permiso, 22-2-09. Brenner Robert, Una crisis devastadora, Against the Current n 132, enero-febrero 2008
21) Foster John Bellamy, Magdoff Fred, “Financial implosion and stagnation”, Monthly Review, vol 60, n 7, December 2008.
22) Martins sugiere el primer determinante y Astarita subraya la incidencia de los segundos componentes. Martins Carlos Eduardo. “Los impasses de la hegemonía de Estados Unidos”. Crisis de hegemonía de Estados Unidos. Siglo XXI, México, 2007. Astarita Rolando, El capitalismo roto, La linterna sorda, Madrid, 2009 (cap 3).
23) Beinstein Jorge, “Las crisis en la era senil del capitalismo” El Viejo Topo 253, 2009, Madrid.
24) Dos Santos Theotonio. “El renacimiento del desarrollo”. Oikos, n 1, año 9, 1 er semestre 2005.
25) Wallerstein Inmanuel, “Entrevista”, www.diagonalperiodico.net, 22-2-09, Wallerstein Immanuel Capitalismo histórico y movimientos anti-sistémicos: un análisis de sistemas – mundo, 2004, Akal, Madrid, (cap 28).
26) Mandel Ernest, Long waves of capitalist development, Verso, London, 1995.

Bibliografía:
-Aglietta Michel, Berrebi Laurent, Desordres dans le capitalisme mondial, Odile Jacob, Paris, 2007.
-Amin Samir, “Debacle financiera, crisis sistémica”, Memoria n 234, febrero-marzo 2004, México.
-Arrighi Giovanni, “The winding paths of capital”, New Left Review 56, Mars-April 2009, London
-Arriola Joaquín, “Crisis monetaria, crisis de acumulación” El Viejo Topo 253, 2009.
-Burzgalin Aleksander, Kolganov Andrey, “The economic crisis whose fault is it, and how can it be overcome”.
-Caputo Leiva Orlando. “La economía mundial: la crisis inmobiliaria de Estados Unidos”. Seminario Taller del Ministerio del Poder Popular para la Planificación y el Desarrollo con Economistas Internacionales, Caracas, 27 al 31 de marzo de 2008.
-Engert Klaus, “Long waves and the present crisis: has finance long delayed the deep overproduction crisis?”, International Seminar: Marxist analyses of the global crisis, 2-4 October 2009, IIRE, Amsterdam.
-Frank André Gunder. El subdesarrollo del desarrollo, Nueva Sociedad, Caracas, 1991
-Grossman Henryk. La ley de la acumulación y el derrumbe del sistema capitalista, Siglo XXI, México, 1979.
-Harman Chris, “The slump of the 1930, and the crisis today”, International Socialism n 121, London, January 2009.
-Harvey David. La condición de la posmodernidad, Amorrortu, Buenos Aires, 1998 (cap 7 a 9).
-Hobsbawm Eric, “Después del siglo XX: un mundo en transición”, 31-7-09
-Husson Michel, El capitalismo puro, Maia Ediciones, Madrid, 2009.
-Johsua Isaac, “Capitalism: fin d´epoque?”, Contretemps, n 1, 1 er trimestre 2009.
-Machado Joao, Leite Jose Correa Guedes Odilon, “Crise economica e crise de civilizacao”, Enlace, 2009
-Mandel, Ernest. El capitalismo tardío, ERA, México, 1978, (cap 2).
-Páez Pérez Pedro, “Crisis del Capitalismo y Capitalismo de Crisis”, XI Encuentro Internacional sobre Globalización y problemas del Desarrollo, La Habana, 2-6 marzo 2009.
-Pantich Leo, Gindin Sam, “Rethinking crisis” Monthly Review 54, November 2002.
-Sabado Francois, “Crise en Europe et anticapitalistes”, Inprecor 549-550, mai-juin 2009.
-Sanuk Jean, “La Chine peut elle sauver le capitalisme mondial? ”, Inprecor n 543-544, novembre-decembre 2008
-Sapir Jacques, “Rèflexions sur les conséquences de la crise et les tendances economiques a venir”, 31-10-08.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Cómo se fabrica “el éxito” de una bloguera?

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Barack Obama acaba de consagrar el meteórico estrellato de la bloguera Yoani Sánchez al responderle el 19 de noviembre 7 preguntas que el coro de bombos y platillos de los grandes medios presentan como “un fuerte golpe al gobierno de los hermanos Fidel y Raúl Castro”. (1)

La guerra perpetua de propaganda de EEUU contra Cuba hoy remece al mercado comunicacional-político de los grandes medios con un nuevo “exitoso” producto internacional: la bloguera Sánchez, que “cuenta la verdad desde el interior de la isla en estilo coloquial”.

Sánchez tiene un acceso privilegiado y rápido a Internet, mientras el común de los mortales en la isla sufre la deficiente conectividad de satélites caros y de baja calidad por no tener acceso al cable submarino de fibra óptica. El bloqueo a Cuba también se extiende al ciberespacio y a los servicios tecnológicos de grandes compañías como Microsoft, dando como resultado una conectividad a Internet tan precaria y lenta como la de sus orígenes analógicos vía línea telefónica. Con frecuencia, tanta lentitud distrae al usuario y le hace olvidar, momentáneamente, qué página está esperando abrir…

Pero Sánchez no tiene problemas. Aunque esté en Cuba puede utilizar tecnologías estadounidenses cuyo acceso esta imposibilitado por el bloqueo de EEUU. Su sitio madre se llama www.desdecuba.com, una “denominación de origen” o marca registrada que podría hacer creer a algún incauto que su conexión a la red y todo el esfuerzo de mantenimiento “on line” radica en la isla, pero la verdad es que el servidor está alojado en Alemania, registrado a nombre de un viejo amigo, Josef Biechele, y atendido por los servidores de la compañía Cronos AR Regensburg, sucursal germana de la empresa Strato. Una simple visita a http//www.cronon-isp.net/index.html indica que esta empresa no presta servicios a usuarios comunes, como –por ejemplo– a blogueros.

¿Por qué en Alemania? Probablemente porque allí Sánchez dejó buenas conexiones cuando regreso a Cuba después de vivir más de 11 meses, con permiso de residencia en el exterior, radicada en Suiza y Alemania. Esta filóloga, formada en la gratuita Universidad de La Habana, emigró a Europa en busca de mejores horizontes pero súbitamente regresó a la isla para convertirse en bloguera, probablemente con una oferta mejor remunerada que lo ya conseguido fuera de su país.

Cómo eludir el cyber-bloqueo

La compañía Cronos AR Regensburg no promociona sus prestaciones. Tampoco publicita precios, ni características de los servicios que otorga por contratación directa. El soporte técnico de su sitio atiende casi en exclusiva a la bloguera Yoani, bajo el tipo de “herramienta diseñada a mano”, cuyo precio de mercado asciende a varios cientos de miles de dólares, a los que deben sumarse los costos de las versiones en 18 idiomas, los recursos de publicidad en Internet y la capacidad de memoria del sitio para el almacenaje de contenidos por largo tiempo.

El registro del dominio del blog lo mantiene la empresa Godaddy, que es una de las compañías contratistas que utiliza el Pentágono en la cyber-guerra propagandística de estos tiempos. Así, Yoani tiene acceso preferencial a las tecnologías norteamericanas que el bloqueo prohíbe para Cuba.

En su guerra propagandística de 50 años contra Cuba, EEUU fabricó antaño al “poeta paralítico” Armando Valladares, puso en marcha una estación de radio y TV y abrió la producción en serie de “periodistas perseguidos en Cuba” desde una seudo escuela de periodismo enclavada en su Oficina de Intereses de La Habana. La bloguera es la nueva heroína de este mercado comunicacional-político que prodiga millones de dólares. Su éxito dejó en el camino los cadáveres de unos cuantos competidores del lucrativo mercado de la disidencia en Cuba, que absorbe millones de dólares del contribuyente de EEUU.

En medio siglo de fracaso propagandístico contra Cuba, y entre variados fiascos y desfalcos comunicacionales, EEUU y la CIA terminaron inclinándose por “la cyber-guerra”, centrando su esfuerzo y patrocinio en la fabricación de cyber-disidentes, a quienes dotan de sitios web que después son ampliamente promocionados y citados como referentes de información fidedigna sobre Cuba. Entre sus últimos “productos” aparecen, entre otros, CubaEncuentro y CubaNet, pero la nueva mercancía empacada bajo Yoani Sánchez resultó un mejor exponente de la sustitución de una disidencia tradicional desgastada y obsoleta.

La cyber-Sánchez puso en crisis de sobrevivencia (por escasez de dólares) a sus competidores del negocio de la disidencia en Cuba, que ahora aparecen como ineficaces, mientras patalean sin elegancia sólo para mantenerse a flote, con Vladimiro Roca y Martha Beatriz Roque a la cabeza del listado.
Sánchez integró el consejo de redacción de la revista “Consenso”, financiada desde el exterior y dirigida por Manuel Cuesta Moura. Pero se alejó de este personaje, dicen que por desavenencias más económicas que políticas, fortalecidas por el sueño del negocio propio, en un ambiente en que la notoriedad y la remuneración suelen ir de la mano. Yoani comulga y hace de caja de resonancia indirecta de los grupos “por la libertad en Cuba” pero no se ha interesado en formalizar su participación en ninguno, a diferencia de su marido, Reynaldo Escobar, quien si milita en ciertos núcleos de la contrarrevolución interna, según fuentes periodísticas cubanas.
Muchos cubanos ven a Yoani Sánchez como a una simple mercenaria más, reclutada para la guerra ideológica contra su país por los servicios especiales estadounidenses. En Internet existen más de 700 blogs sobre Cuba, poco o nada conocidos, pero sólo el suyo utiliza un elaborado lenguaje coloquial para narrar las desgracias de los cubanos. Y lo más relevante es cómo sus dueños reales se hicieron cargo del financiamiento y la promoción de los grandes medios de difusión que levantaron el fenómeno de “la valiente bloguera” que CNN en español suele entrevistar mientras carga bajo el brazo su costosa computadora portátil tipo laptop.
Bambalinas del “éxito”

La conversión en fenómeno fue cuidadosamente planeada y puesta en marcha por una maquinaria propagandística aceitada por los grandes poderes fácticos internacionales que manejan el mundo informativo contemporáneo. En abril de 2007 apareció el blog “Generación Y”, que a los cinco meses, apenas en octubre, capturó la atención del corresponsal en Cuba de la agencia británica Reuters, quien promovió el sitio en un cable que apareció en varios periódicos del mundo. A los dos meses de este primer empujón publicitario, The Wall Street Journal, el diario del mundo financiero estadounidense, le dedicó una página completa al blog con llamado en portada. Días más tarde, el 3 de enero 2008, el diario español El País, que es el mascarón de proa del poderoso grupo mediático transnacional Prisa, dedicó su contraportada a una entrevista a Yoani Sánchez.

En abril de 2008, a menos de un año de su aparición, el mismo diario El País le otorgó al blog el “Premio Ortega y Gasset”, que incluye 15 mil euros. Al mes siguiente, en mayo, la revista estadounidense Time, de Time Warner, el mismo grupo propietario de CNN, la designó entre “las 100 personas más influyentes del mundo” en la categoría “héroes y pioneros”. Al año de la aparición de su blog “Generación Y”, la Sánchez se codeaba con figuras del espectáculo como Brad Pitt, Angelina Jolie, Oprah Winfrey y Mia Farrow y políticos como George W. Bush, Evo Morales, Hu Jintao y el Dalai Lama.

El paso siguiente fue que en febrero del 2009 la Sánchez fue seleccionada entre “las 10 intelectuales más influyentes de Ibero América”, según un “estudio” de la revista Foreign Policy, editada por el Carnegie Endowment for International Peace (Fondo Carnegie para la Paz Internacional), un “tanque de pensamiento” (think tank) o centro de estudios privado dedicado a fortalecer la presencia de EEUU en la política internacional. Este ranking la ubicó en quinto lugar, sólo antecedida por Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Fidel Castro y el Nóbel José de Sousa Saramago. Por debajo de la cyber-disidente quedaron relegadas las figuras de intelectuales como Eduardo Galeano, Carlos Fuentes y Fernando Savater.
Por añadidura, la bloguera recibió a fines de 2008 el BOB categoría “mejor Weblog”, un premio internacional de la Deutsche Welle –la radio y TV alemana– que fue acordado por un jurado de doce periodistas, casualmente con un solo hispano parlante y entre ellos, una representante de Reporteros sin Fronteras, organización dedicada a combatir al sistema político de Cuba. Entre los patrocinadores del premio se encuentran transnacionales como Hewlett-Packard y la fabricante de teléfonos móviles HTC Corp., proveedora mundial de tecnología Windows/Mobile.

Los amigos… ¿de la CIA?

La propaganda del premio BOB (2) afirma que “la blogger cubana Yoani Sánchez logra describir con mucho esfuerzo cómo se vive el día a día en Cuba. Continuamente ha de enfrentarse a limitaciones que le impiden incluso leer su propio blog. Es como ella dice: una blogger a ciegas. Sus post son enviados por mail fuera de Cuba y son sus amigos los que los publican en el blog”. Uno se pregunta si esa buena gente que en definitiva hace el blog ¿son sus amigos… de la CIA?

La propaganda prosigue que “a pesar de estas dificultades, Yoani es una auténtica estrella de la blogósfera y mantiene el contacto con una enorme comunidad de internautas en todo el mundo”. Bueno, enseguida, le concedieron el premio del jurado del concurso Bitacoras.Com, de nuevo en España y en un certamen en que el premio se dirimió sin votación ni participación de los lectores y usuarios. En octubre de 2009 recibió una mención en el premio “María Moors Cabot”, que otorga la estadounidense Universidad de Columbia, considerado el galardón internacional de periodismo más antiguo y que incluye 15 mil dólares.
Ninguno de estos premios provino de colectivos sociales o votaciones populares. Siempre fueron otorgados a dedo por grandes grupos de medios de comunicación estadounidenses y españoles y patrocinados por grupos transnacionales.

Curiosamente, el sitio www.LaListaWIP.com, que selecciona los personajes más famosos en Internet, no toma en cuenta a la Sánchez ni siquiera entre las 100 personas más importantes de Cuba. Más curiosa todavía es la coincidencia de que este portal esté patrocinado por el grupo Prisa y el diario El País, a quienes nadie puede negar la condición de “espónsores” públicos de la bloguera. Y es que LaListaWip es un medidor estadístico automatizado que no puede inflar arbitrariamente el tan premiado blog, que tampoco figura entre los 100 primeros del mundo.
Pese a la campaña de premios 2008/2009, el “fenómeno de la bloguera” siguió siendo poco conocido. Tampoco aumentaron sus visitantes en el ciberespacio. Quizás la desesperación condujo a orquestar un hecho publicitario con paliza y falso secuestro “por presuntos agentes de la policía política”, que de paso ayudaría a la campaña sobre supuesta violación de los derechos humanos en Cuba. Así fue como el pasado 6 de noviembre se montó un espectáculo cuyos promotores no fueron capaces de acreditar con videos que permitieran probar las lesiones que asegura haber sufrido Yoani. Tampoco pudo demostrarlo cuando ella misma convocó a la prensa extranjera.

Pero el espaldarazo publicitario vino como “golpe periodístico” añadido a las 7 respuestas de Obama, aunque nadie sabrá nunca quien redactó las preguntas…

1) http://www.contactomagazine.com/articulos/obamayoanisanchez1109.htm
2) http://www.thebobs.com/index.php?l=es&s=1258547238717151PYUAGWPV

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: Los estudiantes toman la UNAH en protesta contra las elecciones

Dick Emanuelsson - Mirian Emanuelsson (Cámara)

¡“Aquí estamos los que respondemos por la universidad”!

Escucha la entrevista (9 min.) al dirigente universitario MARVIN AMÍLCAR PÉREZ: http://www.box.net/shared/kmiiqtvnc5

La universidad Autónoma de Honduras UNAH, fue tomada esta mañana por estudiantes que no permiten que la Alma Mater sea convertida a un establecimiento para legitimar las elecciones y el golpe de estado, dice el dirigente estudiantil Marvin Amílcar Pérez en la siguiente entrevista realizada medio día hoy.

Para las 20.00 horas esta noche esta programa la “retoma” por parte del ejercito y los Comandos Cobras. Según Daniel Molina, inspector y vocero de la Policía Nacional entrevistado en Radio Globo, los estudiantes cometen un “delito electoral” cuando rechazan la decisión del Tribunal Supremo Electoral de convertir el territorio autónomo universitario a un centro de votación para este domingo.

Las elecciones son organizadas por el régimen de facto y el presidente constitucional, Manuel Zelaya Rosales ha declarado que serán impugnadas y que no tiene absolutamente ninguna validez ya que “han sido organizadas por un régimen usurpador”, según Zelaya.

Las FF.AA. son los encargados de distribuir las urnas, vigilar los centros de votación y recoger y entregar las urnas de los 112.000 km2 al TSE. Han llovido denuncias contra el cuerpo uniformado desde que los generales asumieron la responsabilidad en un decreto expedido por el régimen de facto hace un mes.

Y según denuncias realizadas esta mañana en Radio Globo por Suyapa Alemán, vicepresidenta del Partido de Unificación Democrática (UD), en Santa Bárbara, bastión de la Resistencia, los militares están colocando afiches y carteles firmados por las mismas FF.AA. convocando la población a recurrir a las urnas este domingo. La Sra. Alemán renunció ante el TSE su candidatura como diputada al congreso nacional, argumentando que las elecciones legitiman el golpe de estado el 2u8 de junio. Sin embargo es imposible ejecutar una “fiesta electoral” bajo las botas militares.

Escucha la entrevista (9 min.) al dirigente universitario MARVIN AMÍLCAR PÉREZ: http://www.box.net/shared/kmiiqtvnc5

Foto: Honduras, Golpe de Estado - El dirigente estudiantil Marvin Amílcar Pérez habla sobre la toma de los universitarios en la UNAH en contra de las elecciones del 29 de Noviembre de 2009. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sindicato universitario en Honduras: “La democracia esta echada por la borda”

Dick Emanuelsson - Mirian Emanuelsson (cámara) (especial para ARGENPRESS.info)

Acá no debe haber un centro de votación. La Universidad Patrono como tal ha jugado posición con el gobierno de facto, dice el sindicato universitario SINTRAUNAH y comenta la toma de la UNAH por parte de los estudiantes.

Escucha la entrevista en audio: http://www.box.net/shared/qgty6mpb52

SINTRAUNAH, el sindicato de los trabajadores de la Universidad Autónoma de Honduras (UNAH) rechaza la decisión del Tribunal Supremo Electoral hondureño de instalar mesas receptoras de votos en la Universidad Autónoma de Honduras (UNAH) y apoya a los estudiantes en la toma de la UNAH iniciada este jueves.

Oswaldo Ávila, fiscal de la dirección del sindicato de Sintraunah dice que en situaciones normales no ha habido problema que la universidad sea un lugar para celebrar la fiesta electoral. Pero, igual como los estudiantes, los trabajadores de la universidad subrayan que en Honduras se ha cometido un crimen a través el golpe de estado ejecutado el 28 de junio. Por eso, la orden del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a las autoridades universitarias de entregar las instalaciones a los militares y policías y hasta 5.000 reservistas que han sido incorporados en las FF.AA. para encargarse todo el aparato electoral este domingo, encuentra un contundente rechazo de la sociedad universitaria, tanto de los estudiantes, trabajadores como los docentes, dice Ávila.

“Es un momento totalmente ilegal e ilegítimo, básicamente por que se ha dado un golpe certero para la democracia hondureña. La democracia esta echada por la borda. La Universidad Patrono como tal ha jugado posición con el gobierno de facto y en ese sentido prácticamente autorizando las instalaciones para la prestancias de ese motivo”.

“Estamos en una franca y abierta oposición en un plano de Resistencia de 152 días a todo el sistema y de régimen”, resume el dirigente sindical.

Agentes de seguridad retenidos por los sindicalistas

El año pasado dirigentes de SINTRAUNAH retuvieron a tres agentes de los organismos de seguridad del estado que estaban haciendo inteligencia a la sede sindical adentro del territorio universitario. Poseían de listas de nombres y apellidos de 130 dirigentes sindicales y populares. También los agentes tenían fotos de los dirigentes o de sedes sindicales, números de teléfonos en los celulares de los agentes, etcétera.

Pero en vez de ejercer sus tareas periodísticas y “cavar” en este caso dramático, en los medios de comunicación masivos ligados al régimen de facto, han sido presentados varios miembros u organizaciones sindicales como financiados y al servicio tanto al presidente Hugo Chávez como a la guerrilla de las FARC-EP de Colombia.

Allanada la casa de Juan Barahona

Incluso fue allanada la casa de Juan Barahona, presidente de la central obrera FUTH y destacado vocero y líder del Frente de Resistencia Contra el Golpe de Estado por cuatro agentes de los organismos de seguridad. Fueron destruidos muebles y los encapuchados agentes causaron horror y trauma a las tres pequeñas hijas del dirigente sindical con graves consecuencias psicológicas y físicas. El caso tuvo una repercusión internacional por lo cual no se pudo ocultarlo y los agentes fueron sentenciados a 18 meses de prisión.

En la entrevista al dirigente de Sintraunah, el compañero hace un muy interesante relato acerca la historia de la lucha del pueblo hondureño, basándose en los tres hermosísimos murales que cubren tres de las cuatro paredes en la aula de la sede sindical en la Universidad Autónoma en donde menciona las grandes luchas obreras en las minas, en las bananeras, la Gran Huelga General el 1954, la represión, la muerte y desapariciones de lideres populares en otros regímenes militares.

Escucha la entrevista en: http://www.box.net/shared/qgty6mpb52

Foto: Honduras, Golpe de Estado - Oswaldo Ávila, fiscal de la dirección del sindicato de Sintraunah, rechaza en nombre de SINTRAUNAH las elecciones que son calificadas como ilegales e ilegitimas. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: Confrontación sin cambios

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

La ineptitud del Gobierno de Fernando Lugo, para convertir sus promesas de cambios en hechos concretos, y la incapacidad de la derecha paraguaya para conformar una oposición organizada, con conducción y plataforma definidas, está generando un clima peligroso de desgobierno y de desestabilización emocional entre la población.

El Partido Mediático, encabezado por el Diario ABC, asociado a la Embajada de Estados Unidos, aparecen como las únicas fuerzas tácticas coherentes, seguras en sus coincidentes objetivos de impedir que el país comience a transitar por senderos de cambios políticos y económicos, y de soberanía e independencia.

La preocupación ante el impasse en el que está sumido el país, abarca a todos los sectores sociales, desde el millón 200 mil excluidos, que carecen de ingresos diarios mínimos, hasta la “platocracia” empresarial avarienta, pasando por una amplia clase media y el reducido porcentaje de asalariados formales, parte sindicalizados.

El mundo campesino, con alto porcentaje de “los sin nada” y otros muchos expulsados de su tierra por el canibalismo sojero, cuyas familias pueblan cordones miserables, se suman a la enorme masa de changadores, vendedores de helados, panchos, baratijas, relojes y perfumes falsificados, que recorren las ciudades, entre miles de niños que tienen la calle por hogar. Seis millones suman los paraguayos, un cuarto emigrado.

No es consecuencia de una política de cambios la confrontación en crecimiento, que amenaza con someter al mandatario a un juicio político, sino que el enfrentamiento está alimentado por la impotencia de Lugo y su equipo, además de sus seguidores de las fuerzas progresistas divididas, y por la voracidad de la derecha más radicalizada, predominante en los Partidos Colorado y Liberal.

Algunos analistas pretenden comparar la actual coyuntura paraguaya con la que existía en Honduras antes de junio, cuando la alianza oligárquica-imperial dio el Golpe de Estado contra el Presidente legítimo Manuel Zelaya.

Sin embargo, hay diferencias notables, porque el centroamericano tomó medidas que afectaban a los intereses de los sectores corruptos de siempre y a poderosos capitales extranjeros que operan en el país, pero nada de eso ocurre en Paraguay, donde se condena al mandatario por simples enunciados.

En los 16 meses de administración, Lugo no ha cumplido con ninguna de sus promesas y, al contrario, reedita viejos vicios de descontrol administrativo, campo favorable a la desprolija derecha empresarial, que contribuye a desmejorar su imagen pública, con el despilfarro de gastos de su entorno y los escándalos que genera su inconducta amorosa, muy bien explotada por el Partido Mediático.

Cambios no hay, pero sí confrontación, hija putativa de un Ejecutivo inerte y de una oposición alocada, enceguecida, al punto que cualquiera de los pequeños parches y remiendos que hace, más o menos bien este Gobierno caritativo y conciliador, los ve mal de todas maneras.

La derecha sanciona intenciones, quizás buenas para la mayoría de la población, y discursos y frases sueltas de buena voluntad, pero muchas destempladas e irresponsables, que el pueblo continúa esperando que se traduzcan en medidas concretas de justicia social, aportando fuentes de trabajo y controlando el costo de vida.

Esas fuerzas han perdido capacidad de reflexión. Desperdigadas, con permanentes choques internos por mezquinos apetitos, aunque capaces de amontonarse rápidamente para proteger sus fortunas de difícil justificación. Hacen el ridículo al oponerse al más mínimo enunciado que aluda a cambiar algo de la paupérrima situación nacional.

Curioso es que la derecha, siempre tan incondicional, no aprenda de la actitud inteligente que ha adoptado la Embajadora de Estados Unidos.

Con guantes blancos y hábil tozudez, Liliana Ayalde rentabiliza muy bien los intereses específicos del imperio, cultivando relaciones de amistad y protección de Lugo, al que seguramente considera menos malo que todos los que se ofrecen para sustituirlo.

Al mismo tiempo, y abriendo el paraguas, la diplomática prodiga un discreto trato casi tierno con los principales promotores del golpismo.

Ayalde, con larga experiencia en Afganistán y Colombia, ejerce poderosa influencia en importantes áreas de la política nacional paraguaya, tanto en tiendas de la oposición, en particular en el Parlamento, como en el seno del Gobierno, con un hipotético control parcial del Ministerio del Interior, según sospechas del movimiento social y sindical.

Días atrás la Embajadora le regaló a Lugo armas por un millón y medio de dólares, para ayudarlo a combatir al Ejército Popular Paraguayo (EPP), una nebulosa que bien podría ser la máscara de un grupo de delincuentes comunes, pero que sirve de pretexto para reprimir a la combativa población campesina sin tierra, del noreste del país.

Curioso movimiento guerrillero el EPP, cuya única acción conocida es la de secuestrar personas acaudaladas para pedir millones de dólares, pero que nunca ha difundido un programa político, ni reclamado la liberación, por canje, de algunos de los presos que, desde la cárcel, se declaran sus cabecillas.

Circulan hipótesis en Asunción, en dirección a ciertos grupos de resentidos sociales que tanto impugnan a la izquierda como a la derecha, utilizando un palabrerío político radicalizado, que podrían estar siendo utilizados por agentes policiales o/y militares e, incluso, por fuertes capos del narcotráfico que les estarían dando cobertura en sus grandes establecimientos rurales, donde muchos fiscales sólo llegan en los festejos.

El mal paraguayo acusa una acefalía política de tal magnitud que la derecha se ha visto inducida, probablemente por servicios extranjeros de inteligencia, ha quemar una embarcación que siempre a sido sumamente servicial a los intereses corporativos del gran capital, pero sin llegar nunca a desnudarse: los mayores medios de comunicación.

La obsecuencia de las grandes empresas de la información, con los sectores retardatarios, no es novedad en el mundo, cierto, pero lo que sí es nuevo es el nivel de su entrega, que últimamente llega a desnudarse y mostrar todos sus instintos de desprecio al pueblo y de un miedo creciente, que intenta ocultar agrediendo.

Los mayores medios de comunicación en Paraguay, obsecuentes mandaderos de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), constituyen, hoy por hoy, la principal fuerza enemiga del Gobierno, al que quieren aniquilar, encabezando una cruzada contra un contendiente que no hace nada para defenderse y que aparenta indiferencia ante el peligro cercano.

Están subidos a un ring, furiosos, desmadrados y, con un lenguaje soez y violador de la Constitución llaman al golpe, bombardeando a un rival que, bien mirado, apenas es un adversario inofensivo. Los cinco cotidianos escritos, los cuatro principales canales de televisión y las emisoras de mayor alcance nacional, están a la cabeza de la cruzada.

Paraguay no es excepción. En el mundo, el Estadista es una especie que se extingue, personalidades políticas descollantes no hay y, quienes se aferran a salvar el sistema capitalista, incapaces de generar nuevos conductores de masas, han descubierto que una herramienta muy útil es la manipulación de la información y de las mentes.

La mitad de la población, sacudida por la miseria, libra batalla diaria para conseguir comida, agua y abrigo, y un tercio, sorprendido por la mutación del tablero político, económico y cultural global, no consigue sobreponerse para comenzar a elaborar una respuesta, con imaginación y creatividad. El otro tercio, es el opuesto al cambio y el que continúa usufructuando de las desgracias de la mayoría. ¿Hasta cuándo?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Otra mirada sobre la inseguridad

Luis Brunati (especial para ARGENPRESS.info)

El termino “inseguridad” tiene, en la actualidad, un claro significado.

Si se nos anuncia que alguien va a hablar sobre seguridad no habría dudas: sabríamos que va a referirse a la problemática delictiva. En el mismo sentido, un Ministerio de Seguridad sería el encargado de conducir a la Policía y luchar contra el delito. Sin embargo, las cosas no siempre fueron así.

El vocablo “seguridad” es definido por el diccionario como “Calidad de seguro”, en tanto que “seguro” es definido así:

“Libre y exento de todo daño o riesgo. Indubitable y en cierta manera infalible. Firme, que no está en peligro de faltar o caer. Desprevenido, ajeno de sospecha. Seguridad, certeza, confianza. Lugar o sitio libre de todo peligro.”

De manera que, si nos atenemos a la simple definición del término, un Ministerio de Seguridad debería ocuparse del pleno empleo, la certeza de futuro, la previsión social y, en general, de todo aquello vinculado a la dignidad humana. Hacer de la sociedad un espacio deseable, promisorio, alcanzable, en lugar de tratar de impedir los efectos indeseables de una sociedad injusta.

Por extensión, el diccionario define otros dos vocablos:

“De seguridad” Locución adverbiativa que se aplica a los objetos y dispositivos que sirven para hacer segura una cosa. (Ej.: dispositivo o elemento de seguridad)

“Seguridad social” Legislación que protege a los trabajadores y sus familias de cualquier eventualidad.”

La lingüística estructural – y en especial la semántica – dan cuenta del significado no rígido y mucho menos definitivo de las palabras. De hecho, las palabras cambian su significado y esto resulta fácil de comprobar. Se diría que es una de las tantas experiencias de cambio sencillamente observable. Las palabras pueden ampliar o restringir su significación e incluso es posible verificar cambios desvinculados de su extensión. Algunos de los principales factores de cambio de significado de las palabras, tienen relación con la interacción de causales históricas, lingüísticas, sociales y psicológicas.

Pero está claro que, en su camino de evolución, las palabras no asumen el nuevo significado una vez agotado el anterior. No es ése el mecanismo. El nuevo significado es, en realidad, una resignificación. Una actualización del significado precedente.

Desde este razonamiento es posible advertir que al hablar de “inseguridad”, estamos haciendo referencia a muchas otras “inseguridades”. Es decir que, al hablar de “inseguridad”, en realidad estamos resignificando el término, una amplia gama de “inseguridades” que, en última instancia, tiende a abarcar el conjunto de significados que la psiquis social concluye sintetizando en una expresión determinada. En otras palabras, la nueva acepción de la palabra inseguridad, da cuenta de la inseguridad laboral, provisional, sanitaria, entre otras, sin dejar de incluir aspectos más complejos, de naturaleza institucional y existencial, es decir de horizonte.

Sin duda, son muchas y muy profundas las causas que inciden en un sentimiento como el de la inseguridad de horizonte y van desde la inseguridad producida por los aspectos indeseables generados por la fenomenal revolución tecnológica, generadora de más y más desempleo, hasta la superpoblación planetaria, la declinación de la incidencia religiosa en las distintas culturas o crisis terminal del concepto de “progreso permanente” en que se apoyó la modernidad.

La depredación no es sólo “ecológica” en el sentido que usualmente se asigna a ese término. La velocidad y voracidad de la ola depredatoria tiende a ser aceptada como un hecho irreversible, esparciendo la idea de que inevitablemente, todos habremos de ser alcanzados por sus efectos. Asistimos a ese espectáculo bajo diversas formas. La apropiación de los recursos naturales, “justifican” guerras. La pobreza y devastación que sufren determinadas regiones del planeta, tienden a ser “naturalizadas” del mismo modo que la opulencia y el despilfarro de otras. Las batallas épicas de otrora parecen haber sido substituidas en el imaginario colectivo, por la inmigración legal o ilegal.

Es curioso, pero cuando el que tiene más piensa en los desposeídos, sólo piensa en términos de alimentación y a lo sumo de salud. Pero en carne propia hasta el más insensible sabe que su inclusión demanda mucho más que pan y agua. Pan y agua no suenan a vida sino a castigo. Los habitantes de los grandes centros urbanos, es decir, donde se verifican los mayores niveles de inseguridad, somos más concientes que nadie de la fenomenal vidriera de bienes y servicios que ofrece el presente a quien pueda adquirirlos. En un contexto así, resulta obvio que los “planes sociales” pueden llegar a resolver el hambre, pero no el sentimiento de exclusión.

Comparar las imágenes de futuro que imaginaba el cine, la literatura, la plástica o la ciencia ficción durante el esplendor de la promesa inclusiva, es decir a mediado del siglo XX, con la idea de futuro que esas mismas expresiones ofrecen hoy, son suficientes para imaginar lo que siente el ser humano en el presente.

Los cambios se aceleran. En sólo 30 años la humanidad pasó de un horizonte de armonía, planificación y bienestar general a la idea de futuro caótico, sólo eludido por nichos del privilegio.

El 80% de la humanidad debe conformarse hoy con el 13% de los ingresos, mientras que el 20% más rico disfruta de 87%. Entre otras cosas, las tecnologías que ahorran tiempo de trabajo humano, ha generado una masa de población sobrante calculada en 2.000 millones de personas. El recalentamiento global, la contaminación de los suelos, el agua y el aire. La manipulación genética al margen de toda razón ética al impulso del afán de lucro y el arrasamiento de los bienes naturales, son algunos de los efectos inocultables del riesgo que corre el planeta mismo. Resulta obvio que el progreso ya no es más progreso.

Mientras el ser humano de los años ‘50 se percibía a sí mismo como generador de armonía, el ser humano actual comienza a pensar: “si no cambiamos, desapareceremos como especie”. Lúcida frase que hago mía pero en realidad pertenece Leonardo Boff.
La inseguridad en Argentina

Medir es comparar.

En un acto reflejo, realizado en forma automática y más a menudo de lo que advertimos, cotidianamente tomamos medidas necesidad de pensar en el proceso que implica. Las expresiones, casa grande, objeto pesado o gran sequía son simples comparaciones con otras tomadas como patrón. Es probable que en algún lugar de la memoria figure aún la definición de metro patrón generada por la Academia se Ciencias de Francia o alguna otra más moderna, pero lo importante es asumir que medir es siempre comparar.

Ahora bien, ¿con que unidad de medida asumida como patrón hablamos del incremento de la inseguridad presente? La respuesta es obvia: con la medida de inseguridad conocida, y lo cierto es que Argentina en general y los grandes conglomerados urbanos de nuestro país han tenido un alto estándar de seguridad.

Hasta no hace muchos años nos sorprendía saber que, en algunas grandes ciudades del mundo era riesgoso andar solo por la calle después de la caída del sol. Más aún, resultaba llamativo, una especie de contrasentido, que sociedades que tomábamos como ejemplo de evolución y desarrollo en otros sentidos (ciudades de EE.UU. y Europa por ejemplo), exhibieran una cara tan contradictoria en relación con el tema de la inseguridad. En principio, se podría decir que medir el desarrollo de una sociedad en función de sus logros materiales, no habrá de conducir a un resultado eficiente en términos de calidad de vida.

Lo cierto es que, mientras en otras deslumbrantes ciudades del mundo se tornaban riesgosas luego del ocaso, Buenos Aires se jactaba de tener una avenida que “nunca duerme”, librerías que no cierran y una intensa actividad social nocturna libre de riesgos. Durante largo tiempo el índice de seguridad de Buenos Aires y otras grandes ciudades del país fue muy alto. Es indudable que es ése y no otro el patrón de medida, la unidad de medida de nuestra inseguridad de hoy.

Dos preguntas se desprenden en forma obligada de esta consideración: ¿cuáles fueron las razones de aquellos niveles de seguridad? -y consecuentemente- ¿cuáles son las razones de los actuales niveles de inseguridad?

La respuesta es simple. Argentina pasó de 2,8% de subocupación y 3% de desocupación en 1974, al 20% y 21% respectivamente en 2002. En el presente, casi el 50% de la población activa trabaja en negro, se encuentra contratada en forma precaria o no tiene posibilidad de obtener empleo y el INDEC (cuyas estadísticas están seriamente sospechadas de manipulación) acaba de reconocer un índice de desocupación superior al 9% De una cobertura social que llegó a superar el 90% en 1974, hemos pasado a un presente en el cual esa cifra apenas supera el 20%, componiendo los jóvenes el sector más perjudicado.

En el área educativa no nos va mejor. Históricamente ubicados en los primero lugares en 2005, pasamos a ocupar el puesto 51 en una encuesta realizada entre jóvenes de 14 y 17 años de edad en 57 países realizada por la OCDE, organismo relacionado con UNESCO y UNICEF. Por debajo de Argentina se puede encontrar a Colombia, Túnez, Azerbaiyán Qatar y Kirguizistán. Entre otras cosas el estudio señala que el 50% de los jóvenes de la franja no están en la escuela (cursando el secundario).

Sin embargo, mientras la pobreza puede llegar a ser soportada en condiciones de equidad, no sucede lo mismo con la injusticia, sobre todo en ausencia de horizonte. La diferencia entre los salarios más bajos y más altos, que rondaba las 6 veces hace 30 años, hoy supera las 18 veces (valores real de mercado para el rubro construcción, tomando como base el salario de bolsillo en blanco, sumado todos los adicionales y descontado el correspondiente impuesto a las ganancias). Sin embargo, aunque la diferencia provoque asombro, para establecer la profundidad de la brecha en relación a quienes solo perciben planes sociales, esa cifra debe ser multiplicada por 2, o sea 36 veces.
Degradación de la Ley

Al exigir leyes más duras se está diciendo al mismo tiempo, “las leyes que tenemos, son insuficientes”, (leyes que prevén penas insuficientes o aplicadas con insuficiente rigor o ambas cosas). Por extensión deberíamos entender que se están demandando leyes de “temer”. En un lenguaje más presentable: leyes que por su propio peso infundan “respeto”. El reclamo de “mano dura”, hace lo mismo en relación los jueces y la policía. El conciente colectivo ha detectado el incumplimiento de la ley e imagina modos de hacerla cumplir, colocando la pena de muerte en el límite extremo de esa lógica.

Surge una pregunta obvia ¿La idea de que en Argentina la ley no se cumple, remite solo al ámbito del llamado “delito común”? Cuando analizamos la conciencia colectiva, ¿no sería razonable hacerlo en términos más amplios? La falta de respeto a las leyes y a la Constitución Nacional en su carácter de ley de leyes, ¿no compondrá entre los argentinos un fenómeno extremadamente más extendido de lo que nos animamos a pensar? ¿Será absolutamente inocuo que un presidente haya dicho por ejemplo? “Si decía lo que iba a hacer no me hubieran votado”, jactándose de haber burlado la soberanía popular ¿No tendrán efecto sobre la conciencia colectiva, las innumerables modificaciones a la Constitución y las leyes, con fines exclusivamente electorales y de ambición personal? ¿Qué efecto se supone que tendrán sobre la conformación de la psiquis social medidas tales como el veto presidencial a la Ley de Protección a los Glaciares, aprobada por casi unanimidad en ambas cámaras y el posterior cambio de voto de una gran cantidad de legisladores?

Los ejemplos en este sentido serían interminables. Con seguridad la mayoría de nosotros podría recordar hasta más de un caso donde no solo se dañó el respeto colectivo a la ley, sino que además, la burla a la ley originó algún perjuicio en carne propia. Pero cuidado, este fenómeno no se reduce al plano de lo político y el gobierno, que sin duda son quienes tienen mayor responsabilidad en relación al efecto pedagógico de la impunidad en el cumplimiento de la ley, hay ejemplos de este comportamiento en el ámbito empresario, impositivo, comercial, académico y hasta deportivo. Entre nosotros el quebrantamiento de la ley no paga.

Dónde estaban las voces que hoy reclaman leyes más duras cuando se hipotecaba la Nación, se hacían fabulosos negocios personales con las privatizaciones o se pretendía hacer creer que se había pagado la deuda externa. En este país se denominó “candidaturas testimoniales” a una escandalosa farsa, en la cual fuimos por Ley obligados a participar. Aquí, el enriquecimiento en la función pública, la corrupción y el tráfico de influencia, son moneda corriente. Porque no se reclama mano dura contra ese tipo de delitos ¿será que hay una ley de descuento por mayor?

“Primer mandatario” es quien tiene la primera y máxima responsabilidad en el cumplimiento de la voluntad del mandante, que es el pueblo. Pero en nuestro país, la picardía, la viveza, la especulación, el oportunismo, las “operaciones publicitarias” y la compra de conciencias, suponen estar en condiciones de sustituir a la ética, la vocación de servicio y la inteligencia: ¿Es posible imaginar que esto inversión de valores no habrá de acarrear consecuencias?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Inseguridad

Tomás Buch (RIO NEGRO ON LINE)

Al parecer, la inseguridad, el temor a ser asaltado y, tal vez, muerto por unos pocos pesos o por un auto que irá a un desarmadero clandestino, es la mayor preocupación de los argentinos -o, por lo menos, de los habitantes del Gran Buenos Aires-. En el "interior" también tenemos miedo. Es una cuestión delicada pero, si bien hay quien lo considera un tema para especialistas, éstos tampoco saben qué hacer y todo el mundo opina -especialmente los famosos del negocio del espectáculo y lo que aquí se entiende por informativo y que no toca otros temas que éste-. De modo que esa generalización de las opiniones de los que no conocen nada del tema, y que también me toca, me lleva a opinar también.

Empecemos por una constatación: mal de muchos, consuelo de tontos. Cada víctima de un asesinato o de una violación en el conurbano bonaerense me duele. Pero nuestro país ni figura en la lista de los más violentos -dejando de lado aquellos que están en guerra o casos como Colombia, donde se combaten a la vez tres o cuatro guerras civiles-. Entre las ciudades con mayor cifra de asesinatos por 100.000 habitantes, Ciudad Juárez es la número uno del mundo, con 130. Caracas es la segunda, con 96; la tercera, Nueva Orleans, con 95; Tijuana (México) es la cuarta, con 73, y Ciudad del Cabo la quinta, con 62. En San Pablo, hace poco, el crimen organizado dirigió desde una cárcel la toma de la ciudad de 18 millones de habitantes. Brasil tiene sólo el 2,8% de la población mundial, pero "aporta" anualmente el 11% de los homicidios mundiales -cada 12 minutos una persona muere asesinada-. El promedio anual de muertes por armas de fuego asciende allí a 40.000. Nueva York, Los Ángeles, Boston, Dallas, Filadelfia o Nueva Orleans -la ciudad donde más ha crecido el crimen- son sólo algunas metrópolis estadounidenses donde los asesinatos han aumentado considerablemente en lo que va del año, tornando nuevamente peligrosas las calles norteamericanas donde -en muchos estados- existe la pena de muerte, reclamada a gritos por algunos "ricos y famosos" en nuestras playas, a pesar de que todos los estudios indican que eso no disminuye la delincuencia, porque muchos criminales "están jugados". Estados Unidos tiene otras peculiaridades: una es el derecho constitucional de cualquiera a poseer armas de cualquier tipo; otra es que tira a los pobres a la basura -como lo demuestra la dificultad de Obama de lograr darles una cobertura médica elemental-.

Argentina no figura en ninguna de estas listas. En la Argentina, en el 2007 se perpetraron 711.987 robos, hurtos y otros delitos contra la propiedad (datos del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Sistema Nacional de Información Criminal). A su vez, en Francia, desde febrero del 2007 hasta enero del 2008 se comprobaron 2.352.951 delitos contra los bienes, es decir 6.446 delitos por día. De ellos, los robos fueron 1.778.888 y los actos de vandalismo, 461.977 (datos del Ministerio del Interior, Policía Nacional, Observatorio Nacional de la Delincuencia, Bulletin Mensuel, febrero del 2009, reproducidos por Eric Calcagno, ex embajador argentino en Francia). De acuerdo con estas cifras, la tasa de delitos contra la propiedad por cada 1.000 habitantes-año fue en Argentina de 17,8 y en Francia de 37,3; es decir, sufrimos menos de la mitad de robos y destrucciones que en Francia. La violencia no es, pues, un fenómeno local ni es culpa del gobierno de turno. Tampoco parece tratarse de un problema que tenga solución dentro de los parámetros en los que se lo está planteando: represión, clamor por mayores penas y por bajar la edad de imputabilidad, pena de muerte, más policía.

¿Qué se espera de un sistema en el que los dos mayores negocios son las armas y la droga y donde la desocupación no hace más que aumentar por doquier? Estamos ante un problema global que debe atacarse localmente: es una tarea imposible. La pequeña burguesía está asustada, diría un marxista. Y la pequeña burguesía asustada termina clamando por el fascismo. Mientras tanto, tenemos a la mitad de la población por debajo de aquello que definimos arbitraria y falsamente como "línea de pobreza". Y ciudades dentro de las ciudades en las que la policía no se atreve a entrar pero sobran armas y donde todos los vecinos saben quién impunemente vende droga a los menores. Ciudades secretas donde la violencia es aún mucho mayor que afuera pero transcurre en un silencio metafórico porque los disparos de las armas al alcance de cualquiera se oyen. Guerras de pobres contra pobres.

Los crímenes que más espantan son los asesinatos y las violaciones, y la gente sale a las calles reclamando más seguridad al gobierno. Pero el gobierno está sobrepasado, tanto la policía como la Justicia, y mucha gente pobre les teme más a los policías que a los criminales; a veces, con razón, porque son socios. En cuanto a la Justicia, sólo el seis por mil de los delitos recibe una sentencia de prisión efectiva, a lo que se agrega que uno de cada tres detenidos por año es reincidente. Los ricos recurren a la policía privada: el mercado de la vigilancia privada aumentó casi un 30% en cuatro años. Esta cifra contempla solamente la vigilancia humana, a la que se agrega la electrónica -que sólo puede constatar un crimen después de cometido pero que aumentó un 60% en dos años (según datos de la Cámara de Empresas de Monitoreo de Alarmas)-. Otro pingüe negocio que vive de la inseguridad.

Sin embargo, nada de eso nos pone al abrigo de los criminales, que no solamente saben operar en los barrios cerrados sino que gozan de una publicidad fantástica. En los llamados "informativos" de la tevé, los crímenes y sus consecuencias -los charcos de sangre, los deudos llorosos, los testigos que no vieron nada (o que sí vieron pero no se atreven a hablar), las niñas llorosas- ocupan la mitad del tiempo que la publicidad deja libre -la otra mitad se dedica al fútbol-. La publicidad, además, muestra un estilo de vida totalmente inalcanzable para mucho más que la mitad de la población. Toda una escuela -mucho más eficaz que la degradada escuela pública- para jóvenes desocupados y sin esperanzas que enfrentan una vida corta y vacía de todo contenido. Además de la televisión están los videojuegos: juguemos a matar peatones con un automóvil virtual -quien mata más gente, gana-. O a violar chicas virtuales, la propuesta de un nuevo juego japonés que todavía no ha llegado aquí pero que por suerte ha desatado un menudo escándalo aun en la supermachista sociedad japonesa.

No estoy diciendo nada nuevo: sólo estoy repitiendo lo que ya se dijo en todos los tonos. No se trata de perdonar a los delincuentes, cualquiera sea su edad, pero tampoco se los puede dejar abandonados a su suerte, que es lo que hace esta sociedad despiadada. Es lo que se llama piadosamente "entregar a sus familias", que en la mayoría de los casos no existen o no contienen. En vez de eso debería haber escuelas-hogar que no sean cárceles manejadas por carceleros sádicos y corruptos y más y mejores escuelas; combatiendo la pobreza, ciertamente, no aumentando las ineficaces penas.

En cuanto a bajar la edad de imputabilidad, entre nosotros aún existe la institución del patronato, que permite a un juez mantener indefinidamente preso en un lugar de "reeducación" (para que aprendan el crimen en serio) a cualquier menor sin someterlo a debido juicio ni darle la oportunidad de una defensa legal.

Claro que hay muchísimo más: los adultos que hacen delinquir a los niños inimputables -eso ya lo había inventado Dickens a mediados del siglo XIX-. Y los grandes criminales de guante blanco, que siempre "zafan" por triquiñuelas legales, cuando los pobres pasan años procesados y sin condena porque no pueden pagar la fianza. Toda la sociedad es una gran escuela del crimen y del cinismo -y después nos indignamos contra los estudiantes aventajados de esa escuela-. Cuando yo tenía 10 años jugábamos a las figuritas. Ahora, los chicos de esa edad profanan tumbas.

Tomás Buch es Físicoquímico.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Subte: La 'tutela' de Tomada es lo opuesto al reconocimiento del sindicato

Néstor Pitrola (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Los trabajadores del Subte son objeto de una perversa maniobra política para meterlos en una "paz social" tipo K.

El eje de la maniobra es un paquete de supuestas concesiones que elude la simple inscripción del nuevo sindicato.

El paquete se basa en que se acepte dilatar la inscripción, sin renunciar a ella a largo plazo, por una "tutela sindical" (palabras de Tomada), que otorgaría el ministro en persona una pura promesa pues no existe tal figura jurídica. El ejercicio de la "tutela" se manifestará en la eliminación del descuento del 1% para la UTA y, dicen algunos, en el otorgamiento de la jubilación adelantada por insalubridad. La pérdida del descuento para la burocracia sería compensada por una "contribución solidaria", a cargo de Metrovías y/o el Estado. La segunda concesión, la jubilación adelantada, tampoco es tal, pues resulta jurídicamente del reconocimiento de la insalubridad y las seis horas. Estamos ante una mora en el cumplimiento de la ley, cuyo otorgamiento estaba en la gatera para ser usado como una ‘conquista' de la UTA contra el nuevo sindicato.

El reconocimiento de hecho del cuerpo de delegados, bajo la difusa ‘tutela' de Tomada, no representa nada, pues ese reconocimiento se impone en los hechos, cotidianamente, por medio de la lucha.

La burocracia de la CGT habría canjeado el acto que había anunciado para el 20 de noviembre, dicen las malas lenguas cuando conoció este paquete de ‘paz social'. O sea que tendría el visto bueno de Moyano y sus secuaces, con la intención de ganar tiempo.

En los trajines de está ‘tutela’ participaron el ceteísta K Depetris, y el ceteísta de varias puntas Claudio Marín. Marín defendió el ingreso de la ley de medios cuando aún se encontraban entre sus beneficiarias las telefónicas, sus patrones, y apoyó con alma y vida la ‘gestión' moyanista en Kraft (con los despedidos afuera). Marín organiza reuniones secretas (y divisionistas) vinculadas con el Subte en la CTA y se reúne con el ministro Tomada, como una especie de "padrino".

Donde la prensa cree ver la disputa por el "nuevo modelo sindical" de parte de una "endurecida CTA", tenemos a los representantes de ese "modelo" tejiendo un operativo para dejar en el limbo el reconocimiento (la simple inscripción) del sindicato del subte. La "constituyente social" de la CTA, que se acaba de reunir en Neuquén, no emitió una palabra de apoyo al reconocimiento del sindicato del Subte.

En resumen, el Cuerpo de Delegados clasista del Subte, que abrió una brecha en la flexibilidad laboral con sus seis horas y el pase de las tercerizadas a convenio, y que enfrentó la cooptación de la UTA cuando la burocracia de Palacios tentó a un sector del Cuerpo de Delegados con una "secretaría", está siendo presionado por la burocracia sindical de la CGT y la CTA (y en algunos casos hostigado) para que acepte gato por liebre. Que el MST y otras versiones de izquierda se sumen a la política del ‘modelo’ sólo demuestra su política oportunista.

Una salida trucha no es ninguna clase de alternativa a la inscripción simple a la que el sindicato del subte tiene absoluto derecho.

Foto: Argentina, Gobierno - Carlos Tomada, ministro de Trabajo. / Fuente: Ministerio de Trabajo

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Al Estado rogando y en el banco guardando

Alfredo Grande (APE)

.

“No busquen la quinta pata al gato ni el pelo en el huevo. Van a encontrarlo.”
(aforismo implicado)

El Gobierno les cederá a los gremios $ 3.200 millones
Alianza inquebrantable. La CGT es hoy el principal sostén político del Gobierno.
El Gobierno prepara la mayor concesión económica a los sindicatos de la CGT en el tiempo transcurrido del mandato de Cristina Fernández. Un decreto en elaboración, cuyos puntos centrales pudo conocer Crítica de la Argentina, que prevé la devolución a las obras sociales sindicales de un fondo por 3.200 millones de pesos que los dirigentes reclamaban desde hacía años. Fuentes oficiales revelaron que, una vez aprobado por la Jefa de Estado, el decreto les garantizará a los sindicalistas el recupero del manejo de esos recursos aunque de manera escalonada, durante todo el año que viene. Y, de paso, se fortalece el vínculo político CGT-kirchnerismo en un momento en que cobran fuerza agrupaciones sindicales no afines al peronismo. Se trata del Fondo Solidario de Redistribución (FSR), que la AFIP recauda sobre los aportes de los afiliados a las obras sociales para atender enfermedades complejas y de alto costo. La concesión, según los informantes, irá acompañada de una extensión del Programa Médico Obligatorio (PMO), que deben cubrir las organizaciones sanitarias (tanto de los gremios como las prepagas).
(Diario Crítica de la Argentina 16/11/09)

Los niños mbya siguen internados en el Hospital
Puerto Iguazú. Presentando un severo cuadro de desnutrición, dos niños pequeños aborígenes ingresaron el lunes al hospital Marta Teodora Schwarz de esta ciudad y siguen internados en estado delicado. Se trata de dos hermanos de 1 y 3 años de edad que entraron por la guardia del nosocomio con una complicación por gastroenteritis aguda. Roberto Arévalo, director del hospital, contó que el peso de los niños aborígenes está en un 50 por ciento por debajo del considerado normal para los pequeños de su edad. El director del nosocomio alertó que hacía tiempo que no se registraban cuadros de esas características entre niños de la comunidad mbya. Explicó que el calor intenso registrado en los últimos días favoreció el desarrollo de gérmenes, bacterias y virus, lo que a su vez incrementa las posibilidades de infección en los niños con defensas bajas.
(Diario Territorio Digital - Misiones 18/11/09)

Dos lógicas se disputan desde la noche de los tiempos la hegemonía de sentido. Una, la del sentido común, otra, la del saber popular. La primera, que a contrapelo de lo que se dice, es el más común de los sentidos, es un eco lastiforme, una repetición que se multiplica, aportando poco y nada a un de por sí, lamentable original. Un ejemplo: “Alfonsín (ahora Kirchner) no es el Che”. Sentido común. Una frase que en su aparente densidad, tiene la misma consistencia que un copo de algodón. Una lamentable empresa de telefonía celular tiene un slogan que abreva en este sentido común: “Es simple. Es claro”. No es tan simple y mucho menos claro, porque en realidad es una estafa. Desde el costo del servicio, hasta sus condiciones técnicas. Otra especialidad del sentido común: “es lo que hay”. Siempre me pregunté qué pasaría si un caballero llega a una reunión con la esposa y alguien le pregunta: “¿es tu esposa?”. Y él, rebosante de sentido común, responde: “es lo que hay”. Otra característica del sentido común es poder afirmar en universal, lo que nadie aplicaría en singular. Por ejemplo: “roba pero hace”. Nadie aceptaría esa frase como consuelo cuando un service de heladeras se afanó el chanchito de los ahorros. El sentido común actúa por dilución. “Mal de muchos, consuelo de tontos”. En realidad, consuelo de cómplices, habitualmente más malos que tontos. Esta lógica es encubridora. Por el contrario, y en polaridad absoluta con la anterior, tenemos al denominado “saber popular”. Ya no se trata solamente de un sentido, común o no. Y tampoco de una verdad. Pero sí de un saber, que tiene como fundante un ejercicio colectivo de poder. Por eso es popular, o sea, referido a los saberes del pueblo. También hay un diablo que además de saber por viejo, sabe por haber enfrentado a los dioses del lucro y de la avaricia. Un ejemplo de este saber es: “las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas”, de un artista del pueblo, nuestro Atahualpa. Otro es: “el que no cambia todo, no cambia nada”, del Armando. Este saber popular es encarnado por poetas, músicos, trovadores, actrices y actores. La tierra fértil suele ser el arte, algunas veces la política, pocas veces la ciencia. El sentido común lucha por la hegemonía, y por lo tanto pretende que ese sentido sea único. Sindicatos únicos, CGT única, dentro de poco Partido Único. En dos versiones: bombo full o boina blanca todo terreno. Por el contrario, el saber popular justamente por su origen, toma la diversidad, y cree que mejor que decir algo, es decirlo de las más variadas formas. Pero el sentido común no acepta que el saber popular avance hacia los territorios donde germinan las plantas del poder. No importa que ese poder sea transgénico. O sea: inmune a todas las “plagas” de la protesta popular, piquetes, enfrentamientos con las fuerzas del orden, búsqueda desesperada de identidad sindical legal y legítima. Si hay un “fondo solidario de redistribución”, el sentido común verá de buen grado que se materialice, porque nada mejor que redistribuir solidariamente. ¿Será ésta la tan mentada distribución de la riqueza? Pero el saber popular advierte que, si de redistribución se trata, quizá sea una especie de circuito cerrado donde circulan millones de pesos. Sería bueno conocer los circuitos por donde circula el circulante de la redistribución. El saber popular ha bautizado como “los gordos” a los beneficiarios de la santa redistribución. A esta altura ya podría hablarse de una tensión excluyente entre hiper obesos y desnutridos. Para los niños mbya, ¿habrá algún tipo de redistribución? La impresión es que no, han quedado como herederos del gaucho fierro, fuera del listado. El sentido común hablará de “gastroenteritis aguda”. El saber popular nos enseñará que estos niños desnutridos son la expresión de la guerra de la triple alianza por otros medios. ¿Cuántas triples alianzas son hoy las responsables de las muertes con hambre, y no por hambre? Aunque parezca una trivialidad, el hambre en sí no mata, a menos que no haya comida. Y esta escasez, esta carencia de alimentos, para el sentido común es normal, porque somos demasiados que comemos demasiado, no sólo en la Argentina, sino también en el mundo. Es simple, es claro. El saber popular no dejará de preguntarse, no solamente a dónde va el amor cuando se termina, como poéticamente se interrogaba Bécquer, sino más contundentemente: ¿Dónde va la comida de restaurants, confiterías, bares, que no se consume? ¿Hay previstos fondos de redistribución, que tengan alguna dignidad mayor que la corte de indigentes que mendiga algunos cachos de pan? El saber popular tiene duda razonable que el tema no es la redistribución. Que el problema real es la distribución, y que si algo está mal distribuido por más que se redistribuya, mal distribuido quedará. La nula distribución consagra la carencia, y la redistribución consagra el sobrante. Este es el sentido, aunque no sea nada común.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Democracia y libertad sindical

Eduardo Lucita

¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia sindical? ¿Cuáles son las relaciones con la llamada “libertad sindical? ¿A que se hace concretamente referencia? ¿Cuáles los alcances y las prácticas concretas?

Tanto la convocatoria de FETIA-CTA a un encuentro de trabajadores del sector privado para discutir las nuevas formas de lucha y organización; la decisión política de los dirigentes de FASINPAT (ex Zanón) de volver a la fábrica, a trabajar en la base algo que, salvo honrosas y escasas excepciones, no sucedía desde la época de Agustín Tosco y René Salamanca y los conflictos en subtes y Kraft han dado nueva actualidad al debate sobre libertad de agremiación y democracia en el ámbito sindical.

La noción de Libertad Sindical ha ganado espacio en el país a partir de la conformación de la CTA como central alternativa y su reclamo de personería jurídica. Tomó nuevo impulso cuando la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró la inconstitucionalidad del art. 41 de la Ley de Asociaciones Profesionales, que impedía a todo trabajador no afiliado postularse como delegado en su lugar de trabajo.

Este fallo incide directamente en los organismos de base –comisiones internas, cuerpos de delegados, mesas de reclamos o de representantes- donde la relación capital/trabajo se expresa en forma más cristalina y transparente, donde no está mediada por las cúpulas burocráticas y su relación con el Estado y los gobiernos de turno. Al mismo tiempo que refuerza el reclamo de la CTA abre las puertas a la creación de nuevos sindicatos que, buscando escapar al control burocrático rompen, con el unicato por rama en el sector privado, pero también a una peligrosa atomización del movimiento.

Reconocimiento jurídico no es sinónimo de democracia interna

En el debate actual hay –consciente o inconscientemente- una clara confusión entre democracia sindical y libertad de agremiación. Puede concederse que la segunda forma parte de la primera, pero no es su valor constitutivo.

Por el contrario la Democracia Sindical se constituye a través de un conjunto de normas y criterios que el propio movimiento obrero se da para regir sus actividades cotidianas, y en las que nada tiene que hacer el Estado. Para nosotros el verdadero ejercicio y existencia de la democracia sindical se verifica en el devenir diario de las organizaciones sindicales, en sus métodos y en sus prácticas concretas (ver recuadro)

Estos aspectos, constitutivos de cualquier régimen de democracia sindical que se precie de tal, están ausentes en la gran mayoría de nuestras organizaciones sindicales, resulten inscriptas en una u otra central. El funcionamiento de muchas organizaciones incorporadas a la CTA, salvo excepciones, es demasiado parecida al sindicalismo verticalista, autoritario y burocrático que se nuclea en la descompuesta CGT. Por más que resulte un infantilismo –que practican muchas corrientes antiburocráticas- poner un signo igual entre ambas, ya que expresan políticas muy distintas.

¿Nuevos sindicatos o "nuevo" sindicalismo?

En algunos sectores está instalada la creencia que nuevos sindicatos resuelven el problema democrático. La CTA pareciera restringir la democracia sindical a la libertad de agremiación y al hecho, obviamente progresivo y diferenciador, de la afiliación directa y a que sus dirigentes son elegidos por el voto directo de sus afiliados. Pero al mismo tiempo prima en su dirección una concepción de paralelismo sindical, que puede ser divisionista en algunos casos y en otros puede exponer y dejar desprotegido al activismo.

El fallo de la CSJ, que sanciona la libre agremiación puede, según como se lo instrumente, garantizar la libre elección de delegados, que la CTA logre la personería jurídica, y que nuevos sindicatos puedan inscribirse. Pero al mismo tiempo puede dar lugar a una multiplicidad de organizaciones sindicales, a que las patronales impulsen sindicatos por empresa, más amarillos aún que muchos de los actuales, o su contrapartida que surjan “sindicatos rojos” que se aislen del conjunto.

Desde nuestra perspectiva la lucha contra la burocracia puede tomar distintas tácticas. Bajo determinadas condiciones, cuando ya no quedan espacios, se puede hacer indispensable crear nuevas organizaciones (caso de la AGSyP de subtes) o crear un sindicato donde no había (caso de la OSMA en la minera Barrica Gold); librar largas batallas internas, disputar y recuperar CCII, seccionales y gremios o, incluso durante mucho tiempo, acumular fuerzas en forma más o menos subterránea evitando confrontar con las direcciones.

Pero en todos los casos lo estratégico es mantener los principios de la democracia sindical. Porque nada garantiza que los “nuevos” sindicatos no puedan tener los "viejos" métodos burocráticos y/o las "viejas" políticas conciliadoras, que es lo que debemos superar. Y esto es válido para cualquiera de las centrales, también para aquellas organizaciones con influencia de la izquierda que muchas veces reproducen concepciones burocráticas al interior de las filas obreras.

No es enbtonces la pluralidad sindical lo que define sino la democratización efectiva de las organizaciones sindicales.

Fragmentación y unidad social de la clase

Para quienes formamos parte de la CPSRC la organización en el lugar de trabajo es un punto de partida ineludible para avanzar hacia nuestro objetivo: construir un sindicalismo de clase. Nos apoyamos en lo que esta en la mejor tradición de nuestro movimiento obrero: la elección de delegados por sector, porque allí radica la unidad social y donde se hace fuerte la resistencia al capital.

Un segundo punto es la asamblea como órgano máximo de deliberación. Pero debemos reconocer que en nuestro propio campo hay corrientes que reivindican la asamblea pero para explicitar sus propuestas y llamar a que las voten. Tal vez resulte más significativo y socializador la deliberación preparatoria de las asambleas, donde la gente puede participar y aportar sus propias ideas a las propuestas.

Esto es, que la base no solo se apropie de su derecho a votar sino de su derecho a ser protagonista y elevar su nivel de comprensión y político. Es cierto que este no es un procedimiento sencillo, que puede resultar lento y moroso, pero es garantía de profundización de la democracia en las filas obreras, y de que las resoluciones que finalmente se adopten tengan la fuerza social necesaria para ser ejecutadas.

Para nosotros lo central es que las bases tengan peso propio en las decisiones. Que se alcance la mayor participación posible con la menor delegación posible en los dirigentes. Sean quienes sean estos, y cualquiera fuera su ideología y posición política.

Que los compañeros/as hablen por su propia vos y actúen por su propia decisión. Con plena autonomía e independencia y que los dirigentes se sometan a estas decisiones. La unidad social que necesitamos para contrarrestar la actual fragmentación y ofensiva del capital solo será posible desenvolviendo la más amplia democracia sindical.

Representación de las minorías, para garantizar la participación en las decisiones de los que piensan diferente a las conducciones.

Rotación de los dirigentes, para evitar que se eternicen en sus cargos y lograr la menor burocratización posible, generalizando al mismo tiempo el conocimiento de las experiencias y las prácticas.

Revocatoria de los mandatos, para que la actuación de los dirigentes no sea juzgada una vez cada cuatro años, como lo es en la democracia burguesa.

Carácter imperativo de los mandatos asamblearios, para que las decisiones de la asamblea no resulten tergiversadas en los pasillos ministeriales.

Elección directa de las Comisiones Internas.

Libre expresión de las diferentes corrientes y tendencias, para garantizar el libre juego democrático y la pluralidad política.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda. Colaborador de la Corriente Politico-Sindical “Rompiendo Cadenas”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: A un año del fallo "ATE"

Matías Cremonte (ACTA)

A un año de su dictado, el fallo "ATE" de la Corte Suprema continúa generando revuelo. Desde la CGT, su secretario adjunto, Juan Belén, pronunció hace pocos días irrisorias declaraciones –pero no por eso menos graves y peligrosas– acusando a la CTA de ser "la zurda loca" y "la Cuarta Internacional", por promover la libertad y la democracia sindical.

Desde el Ministerio de Trabajo, si bien se ha consolidado la pluralidad sindical en el sector público, se retrocedió al punto de negar no ya una personería gremial –la de la CTA– sino la simple inscripción gremial al nuevo sindicato de trabajadores del subte, sin existir ningún fundamento legal para ello.

Por el lado de los empresarios siguen pateando la pelota afuera. Es el caso del asesor Julián de Diego, que escribió una nota en esta misma sección el pasado 19 del corriente, que además de relativizar la importancia del fallo, contiene varias inexactitudes.

Empecemos por éstas. Afirma de Diego que el fallo “emergió de la nada, sin saber muy bien desde dónde y por quién fue promovido”. Se trata de una acción promovida por ATE contra el Ministerio de Trabajo.

Continúa el asesor de empresas: “El caso llegó a la Corte con una apelación de honorarios y una tibia objeción a una elección de delegados promovida por ATE”. No existió ninguna apelación de honorarios, ni tibia objeción alguna. El recurso de ATE, que desembocó en la sentencia de la Corte planteó la arbitrariedad del fallo de la Cámara que ni siquiera se expidió sobre la existencia en el sector público de pluralidad sindical (donde los trabajadores del Estado pueden optar por más de un sindicato con personería gremial), sino que además se pidió la inconstitucionalidad de la ley de asociaciones sindicales por no permitir en el caso la convocatoria a elecciones de delegados a ATE.

Remata su nota de Diego afirmando que “tan exótica resultó la sentencia, que es difícil concebir que una decisión como la adoptada por el más Alto Tribunal beneficie siquiera a ATE y a la CTA”.

No es necesario aclarar que ATE fue directamente beneficiada por el fallo, ya que la Corte le dio la razón. Resultados a la vista, en el Estado hay más delegados que hace un año, y en más ámbitos que entonces. Es decir, se fortaleció su representación sindical entre los trabajadores del Estado, más allá de qué sindicato los represente.

Acerca del beneficio de la CTA con el fallo, por idénticas razones, sin dudas sigue siendo motivo de festejo y promoción de acción sindical.

En efecto, se intenta reducir el histórico planteo por libertad sindical de la CTA a la obtención de su personería gremial.

Sin embargo, la libertad que se pregona es la de todos los trabajadores a ejercer la libertad sindical, poder elegir y ser elegidos delegados en su lugar de trabajo.

Desde que la figura del delegado de base se instauró en nuestro país en la década del ‘20, siempre fue objeto de repulsión por parte del empresariado. El Consejo de la Productividad del año 1955 fracasó porque los empresarios no pudieron lograr que se elimine esta figura. El protagonismo que los delegados lograron en las décadas siguientes fue tan notorio, que la mayor parte de la represión de la última dictadura militar estuvo dirigida hacia ellos.

Seguramente por ello, según cifras del Ministerio de Trabajo, actualmente sólo el 12,7 % de los establecimientos cuenta con delegados. El modelo sindical argentino es funcional a esta realidad, y por eso los empresarios son sus principales defensores.

La importancia del fallo "ATE" radica entonces en que colabora a abrir las puertas hacia el verdadero ejercicio de la libertad sindical: la elección de delegados en el restante 87,3 % de establecimientos.

Matías Cremonte es Director del Departamento Jurídico de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...