viernes, 4 de diciembre de 2009

‘Los medios de comunicación corporativos ahora están en la industria del entretenimiento’

Albertina Navas (MEDIACIONES – CIESPAL)

Peter Phillips es uno de los líderes del Proyecto Censurado de la Universidad de Sonoma (EE.UU.), que cada año elabora una lista de las 25 noticias más censuradas por los medios de comunicación corporativos estadounidenses. El ranking 2010 incluye dos historias del Ecuador. Este experto en investigación de medios compartió sus reflexiones en Quito.

De todo hay en la viña de los medios de comunicación: noticias de primera plana, otras intrascendentes, aquellas que cambian la historia y muchas que mueren tan pronto se publican. Pero quizás las más delicadas son aquellas noticias que nunca llegan a ser noticia. En éstas se enfoca el Proyecto Censurado, que lidera Peter Phillips.

Este es un programa de investigación de medios que realiza la Universidad Sonoma State (EEUU), en cooperación con 9 universidades. Cerca de 250 estudiantes de distintas carreras se encargan de buscar noticias en 800 fuentes de información independiente con el fin de ver cuáles de ellas no han tenido eco en los grandes medios estadounidenses. Luego, éstas son revisadas por expertos para constatar su pertinencia y precisión.

Se evalúan entre 700 y 1.000 noticias anualmente y un Comité del Proyecto Censurado elige aquellas 25 historias más relevantes, sin un orden en específico, y en función de su cobertura, contenido, fiabilidad de fuentes e impacto para una comunidad.

El ranking de las 25 noticias más censuradas 2010 escogió dos informaciones de Ecuador: La declaración de ilegitimidad de la deuda externa y los derechos de la naturaleza consagrados en la Constitución.

Peter Phillips estuvo en Quito en octubre de este año, en el marco del Seminario Internacional ‘Ética, periodismo y democracia’, organizado por CIESPAL y el Ministerio de Coordinación de la Política. Aquí sus reflexiones.

Sr. Phillips, usted dice que los medios corporativos no censuran, sino que son los dueños quienes filtran las noticias, ¿cómo funciona este mecanismo?
Es un proceso de consentimiento de fabricación, que es propaganda, según lo explicaron Noam Chomsky y Edward Herman hace 21 años. Es la teoría de cómo los medios de comunicación priorizan su rentabilidad y las fuentes oficiales a favor del capitalismo estadounidense. Estos son los filtros de qué historias están bien y cuáles no.

La palabra censura viene del latín y hace referencia a los tiempos en que el Gobierno censuraba y controlaba las noticias. Lo curioso es que la autoridad ni siquiera tenía que hacerlo, pues los periódicos lo hacían ellos mismos.

Esta censura no es tan manifiesta, pero en los últimos 20 años, los medios de comunicación se han consolidado como tentadoras empresas y cada vez apoyan más a la agenda de expansión global del capitalismo estadounidense e interactúan con grandes multinacionales. En EEUU, 1 de cada 5 miembros de los directorios de medios corporativos es parte de esas multinacionales, que son de las 1.000 más grandes del país.

Es un complejo militar e industrial el de los medios de comunicación, que tiene una agenda subyacente de defensa de la libertad, pero no la de los estadounidenses, sino de la libertad de hacer negocios, del poder de las empresas estadounidenses en todo el mundo y del imperio estadounidense, establecido a partir de la Segunda Guerra Mundial.
Pero no es usual ver a los dueños de los medios de comunicación en las redacciones diciendo: “Escribe esto” o “no escribas eso”. La presión es más sofisticada. Entonces, ¿cómo imponen sus intereses?
Contratando gerentes o editores que tengan su misma ideología para que seleccionen las noticias con los parámetros que a ellos les interesan.

Por ejemplo, hubo el caso de un periodista de The New York Times, que cubrió la Guerra del Golfo; ellos nunca le dijeron que escriba esto o lo otro, sino que le decían que querían ver las noticias desde un punto de vista patriótico y relevar el poderío estadounidense, “buena prensa”.

Usted es muy crítico con los medios de comunicación como corporaciones. ¿Acaso considera inmoral que los medios quieran ganar dinero?
La rentabilidad puede interferir en alguna medida. Por ejemplo, hay medios sin fines de lucro, como The Guardian, que gana dinero, pero no emite acciones. Los medios corporativos en EEUU tienen hasta un 30% de rentabilidad, pero despiden a los periodistas, recortan al personal y tienen acuerdos de marketing en distintas ciudades.

El modelo de negocios de ganar dinero a partir de la publicidad se está derrumbando. Ésta ha caído casi un 50% en EEUU y los periódicos cierran. La gente joven ya no lee periódicos.

Otro modelo puede ser sin fines de lucro, el de los subsidios de fundaciones o una parte de los impuestos, sin compromiso. Es una buena forma de apoyar la democracia.

Si un periodista recibe la orden de publicar o de no publicar una determinada noticia, ¿qué le sugiera usted que debiera hacer?
Si hubiera objeción de conciencia, sería maravilloso para que pueda evitar esta interferencia al flujo de la información. Una opción sería publicar la historia en otro medio o tratar de darla a conocer de alguna otra manera.

Depende si está en capacidad de perder su trabajo o no. A veces, hay que tomar decisiones difíciles para que la historia salga a la luz.

¿Se puede juzgar a aquellos periodistas que han seguido instrucciones por preservar un trabajo, que es el sustento de su familia?
Son decisiones difíciles. Siempre hay que pensar en las circunstancias de las personas y pensar también en que cuando las empresas hacen recortes de presupuesto pueden ser irracionales y dejan sin trabajo a una persona que tiene seis hijos, porque eso es mejor para la organización. No creo que haya que juzgar a los periodistas con tanta dureza, solo sugiero a los periodistas que hagan lo que creen que deben hacer.

Se ha cuestionado la posibilidad real de que los periodistas sean independientes, pues todas las personas tienen una historia de vida, unos intereses, una ideología… ¿Cree usted que la independencia del periodista es posible?
No, todos estamos sesgados. Qué investigar, a quién preguntar, qué preguntar… todo implica ideas preconcebidas sobre lo que el periodista quiere escribir. Y está bien. Lo malo es esa idea de objetividad que se quiere introducir en las escuelas de Periodismo, desde hace 100 años. Lo que digo es: presentar los hechos, hacer alguna interpretación y contar algunas historias. Lo que no creo es que haga falta entrevistar a un comunista para dar balance a una nota sobre capitalismo. Hay que apoyar a la democracia.

Si ningún periodista es independiente, ¿a qué se refiere cuando habla de medios independientes?
Los medios independientes son los no corporativos. Aquellos que no informan solo por dinero, sino por el amor de contar una historia y de contar la verdad. Todos necesitamos un trabajo y tener un ingreso para pagar las deudas.

Hay gente que tiene un trabajo en el día y escribe para otros medios en sus tiempos libres. Cada vez habrá más de esto. El problema es que los medios corporativos tienen una visión muy estrecha. El primero es hacer dinero, las fuentes oficiales, el espacio para sus principales anunciantes y su ideología.
Por eso, es clave preguntarse quiénes están en el Directorio de los medios.

Usted también es muy crítico de los departamentos de Relaciones Públicas y de la presión que estos ejercen sobre las salas de Redacción. ¿Cómo su presencia ha alterado las dinámicas de las redacciones?
Los departamentos de RR.PP. reducen las redacciones porque antes los periodistas se planteaban a dónde ir para conseguir la noticia, pero ahora llaman a la unidad de Relaciones Públicas del Departamento de Estado.

Cada vez se gasta más dinero en esto. Antes del 11-S, Clinton gastaba US$ 60 millones, ahora se destinan a este rubro US$ 1.500 millones. No hay que olvidar que los departamentos de Relaciones Públicas no se preocupan de mentir o no, sino de mantener su participación de mercado. Sólo buscan historias que levanten emociones.

Uno de sus estudios hace referencia al trabajo de agencias internacionales de prensa, en especial de AP, a quienes usted atribuye una condición Disneylandia. ¿Qué significa esto exactamente?
Es un estado en el que no sabes qué es verdad y qué no. Es una hiperrealidad. Disneylandia es solo un ejemplo para ilustrar la situación en la que sabes que estás ahí, pero lo que ves no es real. Al ver a los medios de comunicación corporativos pasa lo mismo: no se sabe qué es real y qué no.

¿Los periodistas están al tanto de esto?
No. Los medios de comunicación se han convertido en una industria de entretenimiento. Ellos tratan de presentar historias emotivas e intencionalmente lo hacen. Solo buscan una conexión emocional, que genere adicción. Ver las noticias es una adicción. Es un delirio de inconciencia, de excitación, de no saber nada…

Los periodistas se desenvuelven muchas veces en condiciones laborales muy adversas. ¿Cree usted que esta sea una decisión deliberada, en ciertos casos, con el fin de reproducir y mantener esta lógica de poder?
Claro y el capitalismo lo hace automáticamente. Los directivos de los medios tratan a los periodistas diciendo: ‘Si tú no lo haces, hay muchos más que lo pueden hacer por ti’. Esto hace competir a los periodistas.

¿Existe la posibilidad del trabajo periodístico independiente y de ganar dinero a la vez?
Es una gran pregunta. Mucha gente escribe excelentes historias en sus blogs o en otros medios independientes y no ganan dinero por eso. Un medio independiente no está pensado per se para hacer dinero. Por eso, el Gobierno debe reconocer la importancia de la información para la democracia y apoyar estas iniciativas.

*) Albertina Navas, Albertina Navas, periodista, CIESPAL.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ecuador consagra el “derecho a la comunicación”

Ernesto Carmona

Los grandes medios transnacionales y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) aúllan de dolor porque Ecuador debate una ley que regulará el derecho a la comunicación establecido en la nueva Constitución. El Grupo de Diarios de América (GDA) difundió en todos los grandes diarios de la región que “el periodismo latinoamericano hoy está atravesando uno de sus momentos más complejos”.

El GDA y El Mercurio de Chile aseguran que “eso no guarda relación con la crisis económica mundial ni con el debate sobre el acceso a los diarios en Internet” sino que la “amenaza en este momento proviene -en su mayoría- de leyes restrictivas impulsadas por diferentes gobiernos, con el objetivo de levantar barreras a la libertad de expresión y a la labor fiscalizadora que los medios ejercen sobre los poderes públicos”.

La alusión atañe a Argentina, Ecuador y Venezuela, cuyos poderes públicos recientemente han legislado sobre el rol que deben desempeñar los medios, particularmente los audiovisuales que se apropiaron y lucran del espectro radioeléctrico, un bien público como el agua y los recursos naturales, que debieran pertenecer a todos los ciudadanos. Está claro que lo que es “bueno” para la SIP, CNN, el diario El País, el GDA y todos los grandes medios que se apropiaron en exclusiva del “derecho a informar” no es bueno para los pueblos ni el derecho ciudadano a estar oportuna y verazmente informado

El proyecto de Ley de Comunicación de Ecuador fue redactado por la Comisión Ocasional de Comunicación Social de la Asamblea Nacional, en un impecable procedimiento democrático. El texto será debatido por el pleno de la Asamblea el próximo 10 de diciembre. Las observaciones que surjan en este primer debate deberán ser incorporadas por la Comisión para un segundo debate y votación que, al parecer, se realizará en febrero del próximo año.

Hace más de medio siglo, un Presidente de Ecuador se quejó que en su país existía una “prensa venal y corrupta”. Y sus dichos hoy conservan plena vigencia, no sólo en su país sino prácticamente en todas las naciones de la región e incluso en el “primer mundo”. El Dr. José María Velasco Ibarra fue elegido Presidente en cinco ocasiones (1934-1935, 1944-1947, 1952-1956, 1960-1961 y 1968-1972). Y aún siendo un político de derecha creía tan poco en los medios que solía decir “Dadme un balcón y seré Presidente”. El Presidente Rafael Correa también ha coincidido en quejarse de los excesos de "una prensa mediocre", "corrupta" o "malintencionada". Y no es el único en América Latina. Por suerte…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: Cifras de “Hagamos Democracia” contradice las de TSE

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Exclusiva entrevista con el coordinador de “Hagamos Democracia”, Rolando Bú que Según el Instituto “Hagamos Democracia” la participación electoral llegó a 47 por ciento en las elecciones hondureñas.

Escucha la entrevista en audio: http://www.box.net/shared/9gp8vhopvx

El instituto electoral “Hagamos democracia”, acusado por varios presidentes latinoamericanos como Chávez y Daniel Ortega de servir a la CIA y los intereses estadounidenses desestabilizadores en los países latinoamericanos, se sostiene en una exclusiva entrevista a este reportero que la participación en las elecciones hondureñas el 29 de noviembre solo alcanzaron 47 por ciento de participación electoral.

A diferencia al Tribunal Superior Electoral, “Hagamos Democracia” tenia su reporte ya elabora
do a las 20.30 de la noche el domingo pasado cuando fueron llamados para sentarse con los magistrados y presentar los resultados. Los magistrados del TSE quedaron perplejos y sorprendidos por que TSE no tenía ni siquiera una cifra verificada a presentar. Fallaron completamente por que habían prometido al pueblo hondureño con bombo y platillo de presentar un pronóstico seguro sobre el curso de las elecciones ya a las 19.00 horas de la noche, es decir, dos horas después que se cerraron las mesas receptoras de y los locales electorales en Honduras.

¿Por qué pasaron 5,5 horas antes de que los magistrados, dos de ellos directamente elegido por Micheletti y el congreso nacional en contra la constitución, presentaron?:

1) que tenía una falla técnica que nadie entendía la explicación y

2) que las cifras que iban a presentar no eran cifras verificadas ya que había la mencionada falla
técnica en las comunicaciones.

Empresa golpista contratada por TSE

Hay que recordar que una de esas empresas de ‘comunicación’ contratada por el TSE, la TIGO, subempresa de la transnacional sueca Millicom International Cellular S.A., actuó a favor al golpe de estado el 28 de junio, acción que causó indignación en el fuerte movimiento sindical sueco.

La organización Feministas en Resistencia denunció en el mes de agosto que el asesor principal de la empresa TIGO en Honduras es el ex coronel de las Fuerzas Armadas Billy Joya Améndola: “Joya es Asesor de Seguridad del gobierno golpista y estratega de la represión contra el pueblo hondureño que se manifiesta pacíficamente a lo largo y ancho del territorio nacional", dijo la organización en un comunicado de prensa.

Cuando el magistrado del TSE, Saúl Escobar, informó esa noche del domingo que habían (TSE) contratado la empresa “Hagamos democracia” y la presentó como una excelente empresa que habían trabajado en 80 diferentes procesos electorales y entre ellos 30 en Latinoamérica, y para reforzar esa “Hoja de vida” aún más, decía que “el margen de error solamente es menos de un (1) por ciento”, pues todos los televidentes en Honduras y en el exterior que seguían en vivo la cadena nacional en Honduras y sus elecciones, se impactaron tremendamente por las palabras del magistrado del TSE.

Todas las cifras de porcentaje, candidatos presidenciales y partidos coincidían casi en décimo. Solo discrepaba la cifra en un tema; la participación electoral.

Mientras TSE sostenía, sin ninguna cifra verificada, que la participación electoral alcanzaba más de 61 por ciento, “Hagamos Democracia” informaba en su carta de sobre sellado que Saúl Escobar abrió y leyó, que la participación del pueblo hondureño en estas elecciones solo alcanzaba 47 por ciento.

Y NO ES MÁS QUE LÓGICO, si pensamos en forma racional, calmada y serena. El presidente elegido por el pueblo hondureño, Manuel Zelaya y el Frente de Resistencia Contra el Golpe de Estado, hicieron un llamado al pueblo hondureño de no participar en las elecciones. Las encuestas realizadas acerca el golpe, la simpatía por los diferentes personajes en el país dan datos muy favorables al derrocado presidente y también a la Resistencia. Por eso no es nada de extrañar que la participación electoral fuera muy baja. Todos nosotros que recurrimos barrios y colonias en calidad de comunicadores sociales pudimos constatar que Tegucigalpa era una ciudad de fantasma. Los mismos reportes hemos recibido de otras partes del país. Pero el TSE habla de una “masiva participación”.

ESTUDIAMOS LOS DATOS de “Hagamos Democracia”, pues dicen que la participación electoral en Honduras ha aumentado sucesivamente desde las elecciones en medio de la década -90 hasta el 2005. Ese año votaron 2,190,398 personas del padrón electoral, que llegaba a 3,976,550 personas), según el Web de TSE [1].

Según “Hagamos Democracia” el 29 de noviembre votaba 47 por ciento, equivalente a 2,162,000 personas, 28.000 persones menos que el 2005 a pesar que el padrón electoral aumentó más de 600.000 personas, de 3,976,550 a 4,6 millones de hondureños. Y la diferencia entre el TSE y “Hagamos Democracia” es más de 14 por ciento.

¿Por que esa grañidísima diferencia si, según el magistrado Saúl Escobar del TSE, el “margen de error” de la empresa que ellos supuestamente había contratado ni siquiera alcanza un (1) por ciento y que todos los otros datos de porcentaje de partido, diferentes candidatos etcétera no tenía más de décimos de diferencia?

Habla “Hagamos Democracia”

Pero en la participación, si, más de 14 por ciento y esa fue la primera pregunta que hacemos al coordinador de “Hagamos Democracia”, Rolando Bú:

– El asunto esta en que nosotros presentamos un valor de participación en la proyección de la muestra nuestra. Trabajamos con una muestra que es aleatoria calculada científicamente por un error de más o menos uno (1) por ciento. El Tribunal (TSE) trabaja con los datos de las urnas, datos totales.

– Por el otro lado, nosotros trabajamos con el valor del padrón electoral, que ellos nos han dado, 4,6 millones. Yo no he conversado con los magistrados todavía, pero es probable que ellos estén restando aspectos como migración. Pero hasta ahora no esta claro la situación. Para poder aclarar tenemos que esperar que ellos terminan el escrutinio el número total y el porcentaje y en base de eso hacer el porcentaje, dice el coordinador de “Hagamos Democracia”, Rolando Bú.

La dilatación del escrutinio es táctica ante el mundo

Los resultados que los hondureños tendrían en dos horas están por esperarse mucho más tiempo. Se trata de una política de táctica. ¿Y cual es la razón? Pues, presentar a todos los medios del terrorismo mediático, los “Invitados de la extrema derecha extranjera internacional”. Pero sobre todo a la Cumbre Iberoamericana de los Jefes de Estados que fue realizada en Portugal al día siguiente de las elecciones y en cuyo seno estaba el tema de las elecciones hondureñas. Varios jefes de estados latinoamericanos y caribeños fueron literalmente víctimas por las presiones de Hillary Clinton para, por lo menos, no acatar las propuestas del campo del ALBA de un NO rotundo de reconocimiento a las elecciones arregladas por un régimen de facto, hecho sumamente insólito y que asustaba presidentes como Cristina Kirchner y otros.

Otro evento importantísimo es el de la OEA este viernes. Si la OEA se deja de llevar por la posición estadounidense, tenlo por seguro que los días de la organización, que Che Guevara tildaba de ser el “Ministerio de asuntos coloniales de Estados Unidos”, están contados. Pero la táctica de los golpistas y los gringos a través el TSE es dilatar, como han hecho durante cinco meses con los diferentes “Acuerdos y Pactos” organizados por la Casa blanca, el escrutinio por que, si realmente ha sido elecciones honestas, tendrán un resultado que, quizás, gira alrededor de la cifra que “Hagamos Democracia” presentó ante los magistrados a las 20.30 de la noche el domingo pasado y que cayó como un balde de agua fría al TSE.

Seguimos la entrevista al coordinador Rolando Bu:

Registraba 1173 mesas y actas electorales
* ¿Cuantas personas tenia “Hagamos Democracia” contratadas el domingo pasado?

– El proyecto nuestro es un proyecto que viene siendo preparado del año pasado y comenzamos a trabajar al inicio de este año en un consorcio que tiene experiencia en otros momentos electorales. Y para lograr la confiabilidad de un 99 por ciento para la muestra y un margen de error un (1) por ciento, la muestra cayó en 1,173 puntos (centros de votación) en todo el país. Honduras muestra al azar aleatoria, como Usted sabe bien, esta muestra cuando tienen esa parametración consideran la carga por mesa electoral como esta distribuida, consideran también el historial que ha tenido el país en cuanto a la participación en los anteriores periodos electorales, etcétera, una serie criterios para establecer la muestra y el grado de error y de confianza. En función de eso se calcula la muestra y se asegura de que en los diferentes puntos muéstrales, no importa donde caigan, puede ser en la Mozquitia, en las de la Bahía, o en una montaña, la muestra hacía allá, hay que ir a recoger el dato.

– Y lo otro es que no es una encuesta a boca de urnas. La nuestra es que el resultado se toma del acta una vez que termina el escrutinio. Es una diferencia con las encuestas de boca de urnas. Nuestro observador no se mueve de mesa en mesas en un centro de votación. El observador (nuestro) se queda en una mesa desde que abre a las 6 de la mañana hasta que termina a las 7 p.m. de la noche y ahí permanece el observador a diferencia a otros observadores que se mueven mesa en mesa, recogiendo incidencias y datos generales. Nosotros concentramos cada observador en una sola mesa. Eso es lo que da un alto grado de sistematización.

* ¿Le da un grado mucho más científico que el observador que esta fluctuando entre las mesas?

– Es correcto. Es por eso nuestra metodología exige que el observador tiene que estar ahí hasta que cierra la mesa. NO se puede moverse más que un ratito cuando tiene que ir a votar si esta cerca. Si esta lejos donde tiene que ir a votar, normalmente no logra a votar.

NOS DETENEMOS UN RATITO SOBRE las declaraciones acerca el EXACTITUD de los datos registrados por los 1173 funcionarios que ya unas horas después que las mesas receptoras de votos habían contado sus votos enviaron todos los datos a “Hagamos Democracia” en Tegucigalpa en donde resumieron los datos.

Lo que nos dice Rolando Bu es que ellos lograron juntar los datos de 1,173 mesas o puntos de de los 8.000 mesas que habían en todo el país. Y el resultado, repito, de los partidos, candidatos de diferentes niveles coincidían perfectamente con los datos presentados por el TSE. Pero, según TSE, la participación electoral que “Hagamos Democracia” registraba en una octava parte del país, que bastante, discrepa con más de 14 por ciento. Un hecho extraño para no decirlo, casi imposible.

Rolando Bu cuenta sobre diferentes experiencias que han ejecutado en diferentes países y últimamente estuvieron en Guatemala y El Salvador. Y en ambos casos los datos registrados por “Hagamos Democracia” coincidían en décimos con los respectivos TSE. Pero por que falla con una tremenda diferencia en Honduras con su TSE? es la pregunta clave en esta elección.

Atacada periodista por los “Observadores internacionales”
* La directora del Instituto Programa para las Americas, Laura Carlsen, una reconocida analista política estadounidense, fue prácticamente atacada físicamente por unos 60-70 extranjeros invitados por TSE en calidad de “observadores internacionales” cuando daba declaraciones en el hotel a un canal de televisión internacional que, parece, no les cayeron bien. ¿Usted tiene algún comentario e información sobre eso y también su percepción de estas elecciones que no tenían ninguna representación de observadores internacionales como el Centro-Carter, de la OEA, Unasur, etcétera?

– No, no tenemos ninguna información sobre ese caso. Como hemos estados ocupados en otros temas,. . .

* ¿Cuanto ha pagado el gobierno de Micheletti por su servicio de este proyecto?

– Micheletti no tiene nada que ver con nosotros.

* ¿El Tribunal Supremo Electoral?

– Tampoco.

* Saúl Escobar decía el domingo en vivo que ellos (TSE) habían contratado una empresa muy prestigiosa, “Hagamos Democracia”.

– Es una equivocación, El tribunal lo único que hace es la acreditación de los observadores por que nosotros somos una ONG.

* ¿Por que entonces Saúl Escobar tenía un sobre sellado con su informe?

– Habíamos acordado en el Convenio con el Tribunal de que los resultados del conteo rápido les iban a entregar al Tribunal en un sobre cerrado. Eso fue el convenio que hubo desde que se inició el programa en febrero-marzo.

* Hablamos del financiamiento de su organización. Es fácil encontrar en el Internet en páginas de NED (National Endowment for Democracy, USA) o en USAID que tienen financiamiento de Estados Unidos en donde la administración de Obama ha sido acusada por jugar doble o haber participado activamente en el golpe de estado en Honduras el 28 de junio. ¿Cuál es el financiamiento en su totalidad de Estados Unidos a “Hagamos Democracia”?

– Nosotros trabajamos con diferentes fuentes de financiamiento. No lo puedo decir el porcentaje exactamente pero trabajamos con noruegos, holandeses, con organizaciones nacionales como suizas y la Unión Europea, es decir, no solamente con USAID.

* ¿Cuanto ha pagado USAID a “Hagamos Democracia” en su presupuesto el año 2009?

– No le podía decir exactamente pero no creo que llega al 29 por ciento.

* ¿De un presupuesto total de cuanto?

– De más o menos 300.000 dólares.


Foto 1: Honduras, Elecciones - Una imagen ilustrativa de las elecciones hondureñas el 29 de noviembre de 2009: Ausencia del electorado y militarización los comicios. El Instituto Jesús Milla Selva en la Colonia Kennedy, en Tegucigalpa. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson
Foto 2: Honduras, Elecciones - Una mujer vota en las elecciones hondureñas el 29 de noviembre de 2009en el Instituto Jesús Milla Selva en la Colonia Kennedy, en Tegucigalpa. Solo votaron 47 por ciento de los hondureños. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Uruguay: Queríamos cambiar el mundo y ahora queremos arreglar la vereda (José Mujica dixit 1º Dic. 2009)

Eduardo Abeleira (especial para ARGENPRESS.info)

Es una opción, seguramente con más probabilidad de ser concretada. El “arreglo de veredas”, la cosmética y lo superficial, el cambiar algo para que nada cambie, es tan viejo como el mundo. No hay nada novedoso en esas palabras. Quizás, para algunos desprevenidos, o muchos, lo novedoso es que lo diga Mujica. Que lo viene repitiendo pero no se escucha o no se quiere escuchar.

El mensaje es claro, no admite segundas lecturas.

Hasta Quino con su Mafalda decía “apurémonos a cambiar el mundo antes que el mundo nos cambie a nosotros”.

Los años de cárcel también cumplen su cometido: dejar en carne viva y marcar a fuego la imposibilidad del cambio, utilices el método que utilices. Podés arreglar lo hecho, mejorarlo, hasta darle un rostro humanizado, pero ni se te ocurra cambiarlo, no se puede.

Y eso se enseña por las buenas o por las malas. Cuando el complejo sistema educativo, cultural, generador de paradigmas a seguir, cuando el machacar de los medios no alcanza, cuando se rebasan los límites permitidos y tolerados, la cárcel, la tortura, la desaparición y la muerte son las herramientas a utilizar.

Los sistemas represivos del Estado cumplen su cometido último y principal, domesticar a los rebeldes, cuidar el orden establecido, marcar claramente las fronteras.

No se puede dice el sistema y el miedo, materializado en las últimas y siempre latentes dictaduras

(Honduras es una muestra patente) te dice que lo mejor que podés hacer es arreglar las veredas. No saques los pies del plato, que la miseria y la necesidad siempre necesiten de la limosna, que en última instancia nos recuerda lo bueno y solidarios que somos con quienes nada tienen y a quienes somos capaces de darles…lo que nos sobra.

¿Porqué a alguien le sobra lo que a otros les falta?

Pregunta simple si las hay, que quieren enredar con falsas respuestas.

Arreglémosle la vereda a los que les falta, que vean en las vidrieras y la tv, la otra vida, esa a la cual nunca llegarán pero a la que la zanahoria presenta tentadora y ahí nomás.

Que la sientan propia aunque sea por una hora, mientras dura el programa o la propaganda, mientras el referente te dice que sos él más importante aunque solo te arreglen la vereda y no te convoquen a construir otra casa, otro país, otro mundo.

Nada de romper estructuras que seguirán siendo injustas y malas, vamos a blanquearlas, a pintarlas, es más, vamos a dejar que los humildes y excluidos, las pinten y las blanqueen, para que cuidan aquello en lo que trabajaron y sigue siendo de otros.

Otros pocos y poderosos.

Si no hay manera de extirpar el dolor y el sufrimiento (pobres siempre hubo) te los calmo. Que haya 200.000 pobres menos (?) es una gran victoria aunque sigan padeciendo 700.000 más. Paciencia se les pide a quienes no tienen nada más que perder, paciencia se les dice a los buenos samaritanos de clase media que hasta lloran frente al televisor mientras descansan del strees cotidiano que produce la oficina o los despachos.

Se hace lo que se puede, quien reclama algo más está poniendo en peligro lo poco conquistado, le está haciendo el juego a la derecha que espera nuestros desaciertos para salir, nuevamente, a sangre y fuego.

Mientras sigamos así, graduales y pragmáticos, el poder está tranquilo, hasta aboga por la alternancia democrática que permitirá reafirmar ante el mundo, lo civilizados que somos.

Por suerte no tenemos aborígenes en número tal que comiencen a reclamar sus derechos. Rivera se encargó de ese problema.

Por suerte no tenemos ningún milico vocinglero y escandaloso que hable de imperialismo, capitalismo y ¡horror! de socialismo. Ya lo dijo Fukuyama, la historia se terminó.

El sistema es malo pero perfectible, es lo mejor que se conoce, dicen quienes lo disfrutan mientras millones y millones se mueren de hambre y sed en el mundo.

Pero son números de una estadística, son pobres, son anónimos.

Se le pide paciencia a la sed, al hambre, a la falta de vivienda, a la ausencia de educación, de salud. Se le pide paciencia a quienes siempre la tuvieron, a quienes siempre la padecieron.

La impaciencia tiene mala prensa, es una prueba palmaria de la mala educación de las masas populares, especialmente si se organizan y reclaman ante la lentitud de las respuestas.

Porque la demora o el hacer lo que se puede no le cuesta la vida a nadie… de quienes participan de la repartija. Quienes la sufren están acostumbrados, tienen la piel endurecida y aguantan, porque muchas veces no están en situación de visualizar las salidas y creen, fervorosamente, en aquellos que supieron captar su atención y generar la fe que muchos perdieron.

¿Acaso es más importante la deuda externa, fraudulenta e ilegítima, como muchas veces se dijo y se demostró que la deuda interna, legítima y desesperante por lo urgente?

¿Acaso seguiremos creyendo el cuento de la inversión extranjera que viene a generar trabajo y esperaremos que la copa se derrame, cuando sabemos que está agujereada hacia los países de origen de tales capitales?

Es verdad, el tiempo generacional y finito de cada uno hace replantear muchas cosas cuando se acerca la fecha de vencimiento. Es una espada de Damocles sobre la cabeza de todos.

Y muchos piensan si no es mejor hacer algo de lo posible ahora antes que pelear por lo necesario que nunca termina de llegar.

Los tiempos históricos no son iguales para los pueblos y los individuos, los tiempos humanos tienen urgencias que hay que resolver sin que esa resolución sea eludir la extirpación de causas que conllevan el flagelo del hambre y la enfermedad, la miseria y la desesperación.

No hay “arreglo de vereda” que dure si no hay cambio realizado.

Construir lo nuevo es explorar territorios desconocidos, arriesgarse al silencio o la muerte, romper con lo establecido, asumir los colores de la utopía y renegar de la comodidad y la satisfacción con que el sistema nos contiene.

Y para que no quede en palabras que pueden ser refutadas con otras palabras mejor dichas pasemos a algunos datos concretos sobre deseos, publicidades gubernamentales y realidades.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadísticas) en Estimaciones de pobreza por el método de ingreso de 2008 “de julio de 2009 , se constata en los últimos años una marcada tendencia a la baja en todos los grupos etarios. Sin embargo aún resulta evidente la concentración de la pobreza en los menores de edad (principalmente en menores de 6 años). Mientras la incidencia de la pobreza representa el 39,4 por ciento entre los menores de 6 años, en las personas con 65 años y más la incidencia es de 6,2 por ciento.

Esta distribución de la incidencia de la pobreza es más marcada en la capital del país, donde el 45,4 por ciento de los menores de 6 y el 43,7 por ciento de menores entre 6 y 12 años están bajo la línea de pobreza.

La capital del país, Montevideo, está gobernada por la izquierda hace ya 18 años, tiempo más que suficiente para atender este problema acuciante, y darle la dedicación necesaria que permita erradicar este flagelo que ataca a uno de los sectores más indefensos de la sociedad, los menores de 6 a 12 años.

Un país envejecido, con una emigración estructural manifiesta y que desatiende a sus niños de esta manera está hipotecando su futuro.

Y otro dato nada menor, mientras la pobreza en las personas blancas es de 19,4 por ciento casi la mitad de quienes se declaran afro descendientes, un 43,1 por ciento, están bajo la línea de la pobreza. En un país que presume de tener bajos niveles de racismo, la realidad hace trizas la teoría.

Como dice el INE, la raza como un factor explicativo de la desigualdad social.

No se explican pagos adelantados de deuda, perdón a grandes deudores agropecuarios, subsidios, teniendo ese panorama como pesado presente hacia un futuro complicado.
No es cierto que no hay vencedores ni vencidos, los hay, pero no solamente en esta elección pasada donde fue confirmada como futuro gobierno la fórmula Mujica - Astori, sino que los vencidos son una multitud que sufre diariamente la derrota y los vencedores siguen siendo una oligarquía depredadora y excluyente que no ha sufrido ni teme sufrir daño alguno en el gobierno presente y en el que se avizora.

Hay sobradas muestras de ello, quien quiera oír que oiga, quien quiera ver que vea.

También es cierta la ausencia de una alternativa nueva para esta sociedad, que aun hoy, se entusiasma y quiere creer, porque es muy doloroso el pensar que esa construcción política por la que han dado años y vidas muchísimos uruguayos, ha mellado su filo y se ha transformado en amortiguadora y sostenedora de este sistema injusto.

Parece un callejón sin salida en el corto plazo, pero como dice la canción, la vida te da sorpresas.

La vida, también, te da la oportunidad de cambiar, de equivocarte y corregir, de decir y hacer, de deshacer los entuertos o contribuir a consolidarlos, de volver a creer que vale la pena luchar por algo que quizás no lleguemos a ver, de combatir este presente dominado por un capitalismo ominoso para colaborar, en la medida que cada uno pueda y quiera, en generar esa sociedad que nos permita comenzar la carrera de la vida en condiciones de igualdad para lograr llevar a la realidad, que un mundo mejor no solo es posible sino que se ha vuelto indispensable.

El libre albedrío, la crítica que construye, la justicia y la solidaridad que debe destruir la desigualdad manifiesta y excluyente, lo necesario antes que lo posible, la utopía desplazando al pragmatismo y ese escalón de pensamiento en el que cada uno sabe que tiene un límite de resignación y tolerancia a claudicaciones que pueden llegar a profundizarse, es parte del menú que la vida también pone en nuestras manos.

Caminar a solas es posible, pero el buen peregrino sabe que el camino es largo y requiere compañeros. H. Cámara

Foto: Uruguay, Política - José Mujica, presidente electo. / Autor: Presidencia Uruguay

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Crisis, acumulación y forma de Estado en la Argentina post-neoliberal (Parte III - Final)

Jorge Sanmartino (especial para ARGENPRESS.info)

La inserción internacional del neodesarrollismo

El proceso de concentración de la cúpula empresaria y extranjerización de la misma, un patrón productivo de tipo agro-minero exportador con bajo valor agregado y la dilapidación de recursos naturales no renovables, son algunos de los puntos centrales de la inserción del neodesarrollismo argentino, igual que las restantes economías latinoamericanas (con la excepción de Brasil, y quizá de México pero por distintas razones) en la división internacional del trabajo, como países periféricos proveedoras de materias primas y alimentos para los centros de acumulación fundamentales del capital alojados en Europa-EEUU y el sudeste asiático-China.

Esta compulsión internacional afecta también a los países proveedores de petróleo y gas como Bolivia y Venezuela, y dificulta, incluso donde las clases dominantes han sido desalojadas del bloque de poder (aunque no de la arena económica social), encarar un proyecto de desarrollo independiente. Esto vale mucho más para países donde sus burguesías agrario-extractivas no sólo no han sido afectadas sino incluso promovidas y el control estatal del comercio exterior (Juntas de granos, IAPI) ha sido desmantelado. El neodesarrollismo, sin intención de afectar la propiedad (como Venezuela o Bolivia), apostó por el incentivo de la producción, en este caso sojera y petrolera, para capturar rentas extraordinarias por la vía de los derechos de importación. Este tipo de esquema redistributivo, distinto al esquema de libre mercado neoliberal, fue cuestionado por el paro de la burguesía y la pequeño burguesía agraria con el apoyo político-ideológico de amplios estratos de clases medias. Una vez más, las retenciones no constituían sólo una transferencia de rentas hacia la burguesía industrial, sino también hacia los asalariados y las clases populares, pues el salario real disminuye con la elevación del precio de tierra y el incremente del valor de los alimentos. Que una coalición de la burguesía rural haya podido hegemonizar un bloque de oposición conservadora y regresiva es ya un capítulo de psicología política, análisis de la cultura y tradiciones congénitas de las clases medias que van más allá de este trabajo.

En resumen, el neodesarrollismo se destaca por profundizar el tipo de explotación primarizante neoliberal pero se impone realizar una punción sobre sus rentas, en beneficio de un equilibrio de clases distinto al precedente, preservando las ganancias industriales y la generación de empleo. Que estos equilibrios sean precarios y desestabilizantes al dejar intacta la fuente de poder del capital financiero y la burguesía más concentrada, es justamente su talón de Aquiles, nunca tan bien representado por la desazón de un impotente Néstor Kirchner al momento del voto no positivo y su infinita ira que lo llevó a barajar de verdad la renuncia de Cristina el día posterior. Las contradicciones de coyuntura pueden ser leídas mejor desde este marco conceptual. Las oscilaciones son así constitutivas. La ley de medios va en un sentido, la reapertura de las negociaciones con el FMI y los Holdouts en otro; la asignación por hijo por aquí, la reforma política por allá. La nacionalización de las AFJP a la izquierda, el veto a la ley de protección de los glaciales a la derecha. Y así puede seguir la lista, oscilando entre el compromiso con la fuente popular de su legitimidad y la fuente del poder de la que surge su financiación y estabilidad políticas. El poder estatal a veces se hace fuerte con dichas oscilaciones. Pero a veces, esos frágiles equilibrios pueden ser rotos, pues está inscrito en la lógica del compromiso débil, incluso si los funcionarios puedan fruncir el seño en señal de sorpresa.

La burguesía y pequeña burguesía agraria, que fueron parte importante del bloque de poder, entendieron que la nueva ronda de retenciones de marzo del 2008 rompía el equilibrio de intereses y encabezaron un movimiento político cuyo objetivo fue hegemonizar ese bloque y desplazar los contenidos industriales y los intereses salariales. El kilo de lomo a 80 pesos fue una extraordinaria consigna en la que Alfredo De Angelis sintetizó con asombrosa claridad el objetivo de su programa económico y el resultado efectivo de abrir los mercados de exportación. Hay una situación inédita en nuestro país. Por las condiciones internacionales de alza inédita del precio de las materias primas y la disminución de la participación agrícola en el valor total de las exportaciones, se evitó el característico ciclo stop and go (algo que también benefició a toda América latina). Pero a su vez, la burguesía agraria sigue teniendo un peso económico y político importante, por su papel de generadora de divisas.

No, no es como Perón

La tentación de una comparación fácil extravió a más de uno. No, el Estado de compromiso débil no es comparable al Estado populista, ni el matrimonio presidencial recoge la gratitud de multitudes congregadas en la Plaza de Mayo. Ni Moyano es Vandor, porque nunca es la misma el agua que corre bajo el punte. Hemos definido el carácter del compromiso de clases como débil porque las transformaciones operadas desde la dictadura militar del 76 y sobre todo desde la era menemista han sido de tal envergadura que sus efectos perviven en las profundidades de la sociedad argentina, conquistas perdurables de las clases dominantes en todos los terrenos, ideológico, político, sindical, cultural. El movimiento obrero hoy está lejos de la posición privilegiada que tuvo en el seno del gobierno peronista del 73.

El papel que supo jugar el sindicalismo argentino en sus mejores etapas respondía a una situación particular del capitalismo argentino, donde la producción industrial y la sustitución de importaciones fueron la locomotora de la acumulación nacional, centrada en el consumo popular y la relación salarial. El final del largo ciclo expansivo de la economía sustitutiva con pleno empleo, que se dio también en toda latinoamérica, desembocó en un proceso de radicalización política y lucha de clases pocas veces vista en la historia nacional. Las cosas han cambiado desde aquella época dorada y no sería prudente volvernos melancólicos por las viejas buenas épocas del pasado. Creo que la debilidad de las clases subalternas y sus dificultades para crear alternativas sociales superadoras al principio de este siglo, está en la raíz de este compromiso débil que nació de la crisis del 2001. En este modelo las exportaciones agroindustriales y extractivas, acompañadas por los precios mundiales (que la crisis internacional morigeró pero por lo visto no cambió su sentido favorable a los términos de intercambio como reversa a la tendencia que prevaleció durante todo el siglo XX), conviven en un precario equilibrio con una sustitución parcial de importaciones y creación de empleo segmentado con desocupación, precariedad y ramas de producción dualizadas entre las de alta productividad ligadas a la empresas de capital concentrado orientadas a la exportación y de baja productividad ligadas al mercado interno.

La movilización popular barrió con un gobierno constitucional pero no tuvo la densidad social ni la capacidad política de alumbrar un ciclo radicalmente diverso al híbrido, insulso y desapasionado neo-desarrollismo post-neoliberal. Pero no podía ser de otra manera luego de la catastrófica década del 90, que licuó el poder social de las clases populares, fragmentó a la clase trabajadora, transfirió un poder inmenso al capital financiero concentrado e impuso un paradigma ideológico y cultural consumista y de mercado que perdura hasta el día de hoy. Las alternativas a semejante revolución conservadora no podían emerger por generación espontánea. No nace de la noche a la mañana un proyecto y un movimiento que lo encarnen. La resistencia al neoliberalismo, los nuevos sujetos sociales emergentes, el clima ideológico adverso al neoliberalismo desde fines del siglo pasado, son un suelo propicio a una recomposición social, política e ideológica de las clases subalternas. Pero no es una tarea fácil ni inmediata. No siempre se dispone del tiempo suficiente antes de grandes acontecimientos. Ni un avance popular ni una restauración conservadora, aún bajo ropajes progresistas, puede ser descartada. El compromiso de clases es siempre precario y dinámico, depende también de condiciones externas del capitalismo mundial no controladas por los actores nacionales. El paro agrario, el clima ideológico conservador que se instaló en franjas de clase media, el papel que en ello juegan los grandes medios de comunicación son evidencias suficientes para reconocer grandes reservas entre las fuerzas del capitalismo más concentrado y los ideólogos del libre mercado. Pero tampoco es despreciable el activo popular con el aprendizaje de todos los años de resistencia antineoliberal. En definitiva, lo apasionante de la política, que en definitiva decidirá el curso posterior de esta historia, es que está abierta a la lucha, con límites y condiciones sí, pero sin determinismos de ningún tipo.

Ver también:

Jorge Sanmartino es Sociólogo UBA- IEAL, integrante del colectivo Economistas de Izquierda (EDI).

Bibliografía:
-Borón, Atilio (2009). Entrevista con Fernando Arellano Ortiz. En http://www.emancipacion.org/modules.php?name=News&file=article&sid=2637
-Castillo, Christian (2008). “Campos” que no son nuestros: un análisis del enfrentamiento entre el gobierno y las patronales agrarias. Encuentro Pre-Alas, 24, 25 y 26 de Septiembre, Argentina, UNNE. En http://www.unne.edu.ar/prealas/files/F3%20Castillo.pdf
-Evers, Tilman (1987). El Estado en la periferia capitalista, México, Siglo XXI.
-Gaggero, Jorge (2008). La progresividad tributaria. Su origen, apogeo y extravío (y los desafíos del presente). Documento de trabajo nº 23 – CEFIDAR, diciembre. En http://www.cefid-ar.org.ar/documentos/DTN23.pdf
-Godio, Julio; Robles, Alberto José (2008). El tiempo de CFK, Buenos Aires, Corregidor.
-Grasso, Federico (2009). Desigualdad y crecimiento. La literatura, los debates y su medición. CEFIDAR, documento de Trabajo Nº 25. En http://www.cefid-ar.org.ar
-Neffa, Julio C; Panigo, Damian (2008). “Modos de desarrollo, crisis y empleo. Enfoques regulacionistas”. En Toledo, Fernando C.; Neffa, Julio C. coordinadores. Interpretaciones heterodoxas de las crisis económicas en Argentina y sus efectos sociales, Argentina, Miño y Dávila.
-(2009). El mercado de trabajo argentino en el nuevo modelo de desarrollo. Documento de Trabajo, Dirección Nacional de Programación Macroeconómica, Dirección de Modelos y Proyecciones. En http://www.ceil-piette.gov.ar/areasinv/empleo/empleopub/09dmercadodetrab.pdf
-Palomino, Héctor (2007). Panel “De la protesta social al conflicto sindical”, en Primer Congreso Internacional de Relaciones del Trabajo de la Universidad de Buenos Aires “Nuevas perspectivas en el mundo actual de las relaciones del trabajo”, Buenos Aires 26, 27 y 28 de septiembre. En http://www.relacionesdeltrabajo.fsoc.uba.ar/docs/001-palomino.pdf.
-Petras, James; Veltmayer, Henry (2009). Espejismos de la izquierda en América Latina, México DF, Lumen.
-Poulantzas, Nicos (1987). Estado, poder y socialismo, México, siglo XXI.
-Sader, Emir (2009). El nuevo topo. Los caminos de la izquierda latinoamericana, Buenos Aires, Siglo XXI-Clacso coediciones.
-Sanmartino, Jorge (2008). Transformaciones económicas y dinámicas políticas después de la crisis. En http://www.lahaine.org/index.php?p=27528
-Svampa, Maristella (2008). Cambio de época, movimientos sociales y poder político, Buenos Aires, Siglo XXI.
-Varesi, Gastón Ángel (2009). La configuración del modelo post-convertibilidad: políticas y clases. Algunas claves para su caracterización, 2002-2007. En este volumen.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El bonapartismo K

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Contrariando la recomendación popular, el gobierno K ha decidido ponerle al mal tiempo peor cara: por eso ha amenazado con recurrir al veto del Ejecutivo todas las veces que lo entienda necesario para contrarrestar las votaciones adversas del Congreso, donde ha perdido la mayoría.

Como la oposición carece de los dos tercios para rechazar los vetos, Argentina entraría en la situación original de un régimen que no podrá gobernar por medio de leyes ni tampoco de decretos, sino por la omisión de unos y otros; incluso los decretos de necesidad y urgencia deberán enfrentar el obstáculo de una votación negativa a la hora de la convalidación legislativa. Como precaución, el oficialismo hizo sancionar, antes de la renovación de las Cámaras, la reforma política y la prórroga por dos años de la emergencia económica. La primera lo habilita para organizar sus planes para las elecciones de 2011; la segunda lo confina a gobernar con una escala inferior de recursos legales –las resoluciones ministeriales.

Semejante transformación en los métodos corrientes de gobierno autoriza a caracterizar al régimen que se inaugura en forma oficial el 10 de diciembre como un bonapartismo puro o extremo, es decir en disolución. La medianoche es el momento más oscuro de la jornada, pero al mismo tiempo el comienzo de la cuenta regresiva hacia la madrugada. La otra particularidad es que, luego de la cesión de derechos presidenciales del marido a la esposa, tenemos un bonapartismo siamés. Nada es más contradictorio con el bonapartismo que el mentor de ese bonapartismo haya pasado a ocupar una banca de diputado y, para colmo, en un bloque minoritario, pues en lugar de ponerse por encima de la refriega entre las fracciones burguesas en disputa (como hacen los bonapartes) ocurrirá lo contrario: será el blanco privilegiado de los huevazos. Néstor Kirchner no tuvo en cuenta que las candidaturas ‘testimoniales' son para el otro mundo, no para éste. Una última característica de este bonapartismo, que nace senil, es que la burocracia sindical en la que pretende apoyarse es una fuerza completamente oxidada.

Sin Corte ni quebradas

La tardía consagración del bonapartismo K, que durante más de seis años había sido una insinuación neutralizada por el afán de crear un bloque de centro-izquierda, expresa el grado de descomposición del régimen político democratizante en su conjunto. Nada menos que la Corte escogida por los K en esos tiempos idos de la ilusoria ‘concertación plural' está serruchando el esquema de poder del gobierno a fuerza de aplicar el mentado ‘estado de derecho'. Es así que, por estas horas, una jueza que cuenta con el aval de sus superiores está enviando a la policía para imponer por la fuerza, y a como dé lugar, la lista Celeste de Aeronavegantes, cuya victoria electoral en 2006 fue birlada por el fraude cometido por la burocracia de la kirchnerista Alicia Castro. Los extremos a los que tuvo que recurrir la magistrada obedecieron a que las burocracias K de Aerolíneas y LAN habían decidido apoyar su desconocimiento del fallo con un cese de los vuelos. Con la misma determinación, la Corte le quitó a la dirección del sindicato de judiciales el manejo de los códigos de descuento, que le daba el derecho a deducir de los salarios las cuotas por los préstamos requeridos por sus afiliados y cobrar las comisiones respectivas. Sin ninguna duda, también con el aval de la Corte, la mafia de Zanola ha ido a la cárcel sin derecho a la excarcelación, y se anuncian asimismo las detenciones de defraudadores similares en las próximas horas. Un ‘mani pulite' judicial en Italia (manos limpias) destruyó literalmente a los viejos partidos de ese país, y algo parecido ha comenzado a ocurrir con Berlusconi desde que la Corte Constitucional de Italia declaró inválidas las leyes que protegían al cafishio de los cafishios de los innumerables procesos judiciales que tiene en su contra. El mismo juez Oyarbide, que tiene la causa de los medicamentos, procesa la referida al enriquecimiento del matrimonio presidencial. Los fallos de la Corte también han dado impulso al tema de la "libertad sindical" que la burocracia cegetista ha tomado como una provocación, pero ha ido incluso más allá en esta misma línea, pues acaba de impugnar un acuerdo entre representaciones sindicales opuestas, entre los trabajadores legislativos, que había tejido con paciencia Héctor Recalde, el ladero jurídico de Moyano, porque ese acuerdo no fue ratificado en asambleas de afiliados (!!!).

Bonapartismo subterráneo

El ejemplo más eminente de esta consagración de un bonapartismo en crisis (con parlamento y poder judicial en contra) es el acuerdo que armó el Ministerio de Trabajo con el Cuerpo de Delegados del Subte, con la intervención activa del ala K de la CTA. El acuerdo ignora el reclamo de inscripción gremial que solicitó el Cuerpo de Delegados hace más de dos años, a pesar de que el límite legal del trámite es de 90 días. Además establece una cláusula de ‘paz social' que significa, entre otras cosas, que los delegados del Subte no recurrirán a la Justicia contra la demora en su reconocimiento. El ministerio busca, de este modo, mantener la tutela de la burocracia de UTA en el Subte y, en general, el apoyo del moyanismo. Sin embargo, como concesión a estas renuncias de los delegados, el acta los reconoce efectivamente ante el ministerio como tales y se compromete a gestionar ante la empresa los reclamos del Cuerpo de Delegados. El derecho al sindicato ‘simplemente inscripto' ha sido canjeado por un compromiso político oficial de reconocimiento parcial del Cuerpo de Delegados como una suerte de semi-sindicato que gestiona reclamos (pero ante el Estado). La intención del gobierno es ‘comprar' estabilidad política en el transporte, tanto con los delegados como con la burocracia de UTA. Es un equilibrio de trapecista. En la medida en que el grupo firmante del Subte se comprometió con la ‘paz social', ha pasado a ser una de las patas del régimen bonapartista que necesitan construir los K. Entretanto, estos mismos K solamente podrán preservar esa ‘estabilidad política' si logran un entendimiento con los Roggio en materia de tarifas y de subsidios; con los delegados, en materia de salarios y reivindicaciones; y con la UTA en el mantenimiento de su monopolio del convenio colectivo y en la posibilidad de seguir saboteando al Cuerpo de Delegados.

Los K pretenden neutralizar al Parlamento y a la Justicia mediante la burocracia sindical, y alargar su apoyo en el movimiento sindical entre las tendencias afines a Sabbatella o con vocación de colaboración de clases; lo mismo desarrolla con las empresas recuperadas, que han sido convertidas en apéndices del gobierno nacional o dependientes de él o de los gobiernos provinciales. Fracasó en Kraft cuando consiguió cooptar al PCR a costa de hacerle perder a éste la Comisión Interna. El rechazo en Kraft a la ‘paz social' fue expresión de una elevada conciencia de clase; la aceptación de la ‘paz social' en el Subte ha suscitado crisis y discusiones. En todos los casos, el núcleo de la cuestión no es puramente sindical sino político: la independencia del gobierno y la oposición a su armado bonapartista, o pasar a formar parte de un régimen político cuyo sustento es la defensa del capitalismo.

Aeronavegantes, legislativos, el Subte, la libre inscripción y el derecho a formar sindicatos son para el gobierno aspectos de una cuestión más general: la necesidad de superar los antagonismos entre la burocracia de la CGT y de la CTA, para juntarlos en el apoyo al kirchnerismo K. ¡Se ha comenzado a hablar de una suerte de confederación entre ambas –una central sindical "CGT-CTA"! ¡Quedaría superado el reclamo al reconocimiento de la personería gremial de la CTA! Las ‘conversaciones' en curso ponen de manifiesto, por su sola existencia, el afán de montar un régimen de arbitraje que neutralice la oposición parlamentaria y judicial. El bonapartismo puede angostarse al punto de reducirse al Poder Ejecutivo y sobrevivir por la neutralización recíproca de las clases en pugna. Pero como régimen necesita el apoyo declarado de la burocracia de los sindicatos y de otras expresiones de colaboración de clases. Concurrir al sostenimiento de semejante régimen es mortal para la clase obrera.

Pero todavía tendrán que procesarse numerosas crisis para que el tándem CGT-CTA cobre siquiera una vida precaria, pues desde ya cuenta con la oposición de una parte de los ‘gordos’ de la CGT y del ala ‘social-constituyente’ de la CTA. Por sobre todas las cosas, sin embargo, cuenta con la ‘oposición’ de ‘la realidad’: crisis mundial y desocupación e inflación en aumento.

Volvió Duhalde

Cuando la mirada abarca un panorama más amplio, se percibe que el bonapartismo siamés es un recurso desesperado; como ocurre a veces en el ajedrez, "un lance". Es que la reciente reunión de la UIA ha dejado en claro una mayúscula ampliación del frente patronal de oposición al gobierno. La UIA, además, parece haber concluido un acuerdo con la Mesa de Enlace de la soja.

En los círculos capitalistas la deliberación es intensa, más aún que la que se dejaba ver en vísperas de 2001. Viejos aliados de los K han abandonado el barco –desde los pequeños, como De Mendiguren, hasta los mayores, como Fiat-Ratazzi. Los Duhalde se han puesto a la cabeza de una nueva conspiración. Es que el ‘modelo productivo' expiró y el dólar para exportar ya no es recontraalto; el déficit fiscal impide el financiamiento y el subsidio al capital; y las medidas de protección que toman los K contra Brasil y China enfrentan a Argentina con los dos principales mercados de la exportación nacional. Las provincias se encuentran en quiebra y no conseguirán financiamiento simplemente porque se haya suspendido la ley de responsabilidad fiscal. En Argentina, la única garantía de pago es política, y el gobierno no es garantía suficiente para el capital, como lo demostrarían las intervenciones en TGN, Ausol, Metrogas y Papel Prensa. El presidente de la Corte, Lorenzetti, acaba de recordarle a los K que el principio del derecho, en Argentina, es la intangibilidad de la propiedad privada. Para hacer el canje con los bonistas, el gobierno recurre al aporte efectuado por el FMI en su pseudo moneda: los derechos especiales de giro. Es decir que le canjeará al Banco Central esa pseudo-moneda por dólares. Cuando los Dubai que se acumulan en el horizonte se transformen de nuevo en chubasco, los derechos de giro sólo servirán para ilustrar el salón de numismática del Correo.

La burguesía tampoco confía en que los K tengan resto para controlar a los sindicatos y al movimiento obrero, y por eso ven con mucho más que suspicacias las operaciones del ministerio de Trabajo (o del Social de Alicia Kirchner) con las burocracias y las internas y los delegados (o con los piqueteros). La burguesía no cree que estos métodos sirvan para imponer esa ‘paz social', mientras 2010 se presenta como un año de intensas reivindicaciones sindicales y populares –incluso nacionales, como la defensa de la independencia de América Latina contra la nueva ofensiva yanqui.

La consigna

El bonapartismo K y sus agentes de la CGT y CTA están lanzados a desviar, ya que no pueden quebrar, la transición política hacia un movimiento sindical independiente, que sea puntal de la lucha política por un gobierno de trabajadores. Esta es la cuestión política central del momento. La ‘paz social’ no es un tecnicismo más en una discusión paritaria: es la atadura política a un régimen que necesita regimentar al movimiento obrero para, de un lado, neutralizar su disposición y capacidad de lucha y, del otro, servirse de él para imponerse a la oposición dentro de su misma clase social. En todos los casos nos lleva a la derrota: si fracasa, porque lo voltea la derecha; si triunfa, porque anula nuestra capacidad de acción autónoma. Más que nunca, la consigna es: conquistemos la independencia política del proletariado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Libertad sindical: El fantasma que más preocupa a los "gordos"

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Un nuevo fantasma preocupa a los "gordos", el fantasma de la libertad sindical. ¿Pero a qué se hace referencia concretamente? ¿Qué relaciones tiene con la democracia en los sindicatos?.

A mediados de septiembre pasado varios cientos de trabajadores de la industria privada fueron convocados por Fetia-CTA para discutir las nuevas formas de lucha y organización que se están gestando. El tema de la libertad sindical estuvo en el centro de los debates. Más recientemente la decisión de los dirigentes de Fasinpat (ex Zanón) de volver a la fábrica, a trabajar en la base algo que, salvo honrosas y escasas excepciones, no sucedía desde la época de Agustín Tosco y René Salamanca agregó un nuevo ingrediente. Por último una nueva escalada en la pugna de los trabajadores del subte por el reconocimiento de su organización sindical -respaldado por dos paros de una contundencia pocas veces vistas-, y el conflicto en Kraft Foods -que dejo totalmente descolocados al Sindicato de la Alimentación y a la propia CGT- han dado nueva actualidad al debate sobre libertad de agremiación y democracia en el ámbito sindical.

Libertad sindical

Este concepto fue ganando espacios en el país a partir de la conformación de la CTA como central alternativa y su reclamo de personería jurídica. Tomó nuevo impulso cuando la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró la inconstitucionalidad del artículo 41 de la Ley de Asociaciones Profesionales, que impedía al trabajador no afiliado postularse en su lugar de trabajo. Ese fallo incide directamente en los organismos de base -comisiones internas, cuerpos de delegados, mesas de reclamos o de representantes- donde la relación capital-trabajo se expresa en forma más cristalina y transparente, donde no está mediada por las cúpulas burocráticas y su relación con el Estado y los gobiernos de turno, busca garantizar que todo trabajador, esté o no afiliado, pueda candidatearse como delegado.

Además el fallo refuerza el reclamo de la CTA y abre las puertas para que nuevas organizaciones puedan inscribirse. Pero también puede alentar la atomización del movimiento, a que las patronales impulsen sindicatos por empresa, más amarillos aún que muchos de los actuales, o su contrapartida que surjan "sindicatos rojos", que se aislen del conjunto.

Democracia sindical

En el debate actual muchas veces se confunden democracia sindical y libertad de agremiación. Puede concederse que la segunda forma parte de la primera, pero no es su valor constitutivo.

Por el contrario la democracia sindical se constituye a través de un conjunto de normas y criterios que el propio movimiento obrero se da para regir sus actividades cotidianas, y en las que nada tiene que hacer el Estado. El verdadero ejercicio y existencia de la democracia sindical se verifica en el devenir diario de las organizaciones sindicales, en sus métodos y en sus prácticas concretas.

No es una novedad que estos aspectos, constitutivos de cualquier régimen de democracia sindical que se precie de tal, están ausentes en la gran mayoría de nuestras organizaciones sindicales, por lo general verticalistas, autoritarias y burocráticas. Estos rasgos están presentes en la mayoría de las organizaciones estén inscriptas en una u otra central, aunque no se puede poner un signo igual a la CTA con la descompuesta y desprestigiada CGT.

Debates

En no pocos sectores está instalada la creencia de que nuevos sindicatos resuelven el problema democrático. Incluso la CTA pareciera restringir la democracia sindical a la libertad de agremiación y al hecho, obviamente progresivo y diferenciador, de la afiliación directa y a que sus dirigentes son elegidos por el voto directo de sus afiliados. Al mismo tiempo parece primar una concepción de paralelismo sindical, que puede ser divisionista en algunos casos y en otros puede exponer y dejar desprotegido al activismo.

Por el contrario para buena parte del activismo no burocrático la lucha por la democratización puede tomar distintos caminos. Bajo determinadas condiciones, cuando ya no quedan espacios, se puede hacer indispensable una nueva organización (caso de la AGSyP de subtes) o crear un sindicato donde no había (caso de la OSMA en la minera Barrick Gold); librar largas batallas internas, disputar y recuperar seccionales y gremios o, incluso durante mucho tiempo, acumular fuerzas en forma más o menos subterránea evitando confrontar con las direcciones.

Pero en todos los casos lo estratégico debiera ser mantener los principios de la democracia sindical. Porque nada garantiza que los "nuevos" sindicatos no puedan tener los "viejos" métodos burocráticos o las "viejas" políticas conciliadoras, que se tratan de superar. Y esto es válido para cualquiera de las centrales, también para aquellas organizaciones con influencia de la izquierda que muchas veces reproducen concepciones burocráticas al interior de las filas obreras.

El punto de partida

La organización en el lugar de trabajo es un punto de partida ineludible para avanzar en la reorganización de un sindicalismo de clase y democrático. Está en la mejor tradición de nuestro movimiento obrero, lo que un autor como Adolfo Gilly definió en un artículo como "La anomalía argentina". Esto es la permanencia a través del tiempo de comisiones internas y cuerpos de delegados elegidos por sector. Es allí donde se funde la unidad social y donde se hace fuerte la resistencia al capital.

Reconocimiento jurídico entonces no es sinónimo de democracia interna y no es la pluralidad sindical lo que define, sino la democratización efectiva de las organizaciones sindicales. La asamblea como órgano máximo de deliberación y el carácter imperativo de sus mandatos; la rotación de los dirigentes y su revocatoria; la representación proporcional y la libre expresión de las corrientes y tendencias políticas internas debieran ser algunos de los criterios rectores de de todo modelo sindical democrático.

De lo que se trata es que los trabajadores se reapropien de su derecho a ser protagonistas y elevar su nivel de comprensión política, que se logre la mayor participación posible con la menor delegación posible. Que tengan peso propio en las decisiones y los dirigentes se sometan a esas decisiones. Sean quienes sean éstos y cualquiera fuera su ideología y posición política. Que hablen por su propia vos y actúen por su propia decisión, con plena autonomía e independencia.

Es la actual ofensiva del capital la que está impulsando estos debates entre los trabajadores y se constituye en una seria preocupación para los "gordos". Ellos saben mejor que nadie que esto lleva a la unidad social y a contrarrestar la actual fragmentación lo que debilita su estructura y prepara mejor a los trabajadores para defender sus intereses como clase. Intereses que hace ya mucho tiempo dejaron de interesarles.

Foto: Argentina, Sindicatos – Hugo Moyano, Secretario General de la CGT (Confederación General del Trabajo). / Autor: CASA AMERICA

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Repudio a "la burocracia sindical". Se cumple un año de los trágicos incidentes en Atilra Rosario

REDACCION ROSARIO

La Agrupación de Trabajadores Lácteos 7 de Febrero, conformada por militantes y dirigentes que hasta hace un año conducían la seccional local de Atilra, difundió un comunicado ante la inminencia del primer aniversario de los incidentes que le costaran la vida a un trabajador cordobés cuando desde la conducción nacional del gremio quisieron copar el local de San Luis e Iriondo, en el que este jueves a las 11 se realizará una conferencia de prensa.

“A un año de la embestida de la burocracia sindical de Atilra”, se titula el pronunciamiento de la 7 de Febrero, que recuerda que este jueves 3 de diciembre se cumple el primer aniversario “de la feroz embestida sindical de la patota liderada por el Secretario General de Atilra Nacional, Héctor Luis Ponce, a la Seccional Rosario del gremio de los trabajadores lácteos”.

“En aquella jornada en la que la burocracia enfrentó a trabajadores entre si, fue asesinado Héctor Cornejo, quien aparentemente habría sido baleado en la esquina en Cafferata y Rioja. Dicha esquina se encuentra a dos cuadras de donde ocurrieron los enfrentamientos, San Luis e Iriondo”, señala el comunicado.

La mención al lugar donde cayó Cornejo tiene que ver con la imputación que pesa sobre dos ex dirigentes de la seccional local, Víctor Vega y Edgardo Barbero, acusados por el supuesto delito de homicidio en riña en una causa judicial en la que también se apunta contra otras personas que estaban en el lugar de los incidentes, como el dirigente de La Toma y la Comisión de Acción Gremial Carlos Ghioldi y el referente local de la Corriente Clasista y Combativa Eduardo Delmonte.

En la 7 de Febrero niegan responsabilidad de estos dirigentes en la muerte de Cornejo. Y más allá de la cuestión judicial –en la conferencia de prensa de este jueves estará Federico Garat, abogado de los imputados– en el comunicado pusieron el eje en recordar lo que pasó a partir de aquella fatídica jornada. Aquí, el texto del pronunciamiento:

A UN AÑO DE LA EMBESTIDA DE LA BUROCRACIA SINDICAL DE A.T.I.L.R.A.

Este jueves 3 de diciembre se cumple un año de la feroz embestida sindical de la patota liderada por el Secretario General de ATILRA Nacional, Héctor Luis Ponce, a la Seccional Rosario del gremio de los trabajadores lácteos. En aquella jornada en la que la burocracia enfrentó a trabajadores entre si, fue asesinado Héctor Cornejo, quien aparentemente habría sido baleado en la esquina en Cafferata y Rioja. Dicha esquina se encuentra a dos cuadras de donde ocurrieron los enfrentamientos –San Luis e Iriondo-.

Tras la llegada de aquella patota que pretendió ocupar el gremio y provocó la muerte del trabajador cordobés, la dirección nacional del gremio intervino irregularmente la seccional, luego la disolvió, expulsó a los dirigentes de la misma y con complicidad de las empresas persiguió a los obreros afines a la construcción sindical rosarina que, tras la violenta embestida, se nuclearon en la Agrupación Sindical “7 de Febrero”.

La dirección nacional dividió en dos la Seccional Rosario: los trabajadores de esta ciudad pasaron a depender de la instalada en El Trébol y los de los pueblos aledaños pasaron a conformar la flamante Seccional Totoras. De esta manera, la burocracia se aseguró eliminar todo rastro de oposición en ATILRA.

Pero coherente con la prédica de 16 años de construcción sindical, los integrantes de la Agrupación “7 de Febrero”, se presentaron en las elecciones gremiales cuya elección de Junta Electoral había gozado de burdas irregularidades –votantes que no estaban habilitados, cacheo policial selectivo que permitió que muchos mercenarios ingresaran sin ser revisados, etc-. Cabe destacar que, de haberse realizado las elecciones bajo la estructura precedente, la Seccional Rosario hubiera seguido en manos de la dirección que hizo del gremio una construcción obrera de base.

Pero el oficialismo se valió de todas las herramientas para lograr el triunfo: prohibición del voto a jubilados rosarinos (exclusivamente), repositores (solo en la Seccional El Trébol no se les permitió el sufragio a lista local; los repositores del resto del país sí los pudieron hacer), personas que votaban con dos DNI distintos, entre tantas otras maniobras que hicieron del acto fundamental de elección de representantes, un circo de la burocracia amarilla y del cómplice Ministerio de Trabajo.

Lo que siguió no es sorpresa: los representantes electos abandonaron a los trabajadores lácteos rosarinos a la voluntad de las patronales que inmediatamente profundizaron el hostigamiento y promovieron despidos encubiertos –retiros voluntarios, reestructuración de personal, adelantamiento de las jubilaciones, entre otras -. Sin lugar a dudas la muestra más cruda de esto es el caso de los 250 obreros de Cotar, cuya representación gremial en las conciliaciones fue tomada por los delegados locales: jamás se hizo presente una autoridad de ATILRA en defensa de ellos, pese a haber sido convocada.

El hostigamiento en las diversas plantas, la impotencia ante tantas injusticias ni el deterioro de las condiciones de trabajo, han hecho que los integrantes de la “7 de Febrero” promoviéramos el enfrentamiento entre trabajadores. Seguimos luchando por la dignidad del trabajador que, consideramos, se consigue sólo mediante la solidaridad entre quienes trabajamos y creemos que una mayor justicia social es posible.

AGRUPACION DE TRABAJADORES LACTEOS “7 DE FEBRERO”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Macri y el Teatro Colón. Bailando con el ajuste

Carlos Saglul (ACTA)

Los trabajadores del Teatro Colón marcharon para denunciar que se continúan achicando los elencos artísticos intentando ahora jubilar a parte del ballet en forma adelantada. Máximo Parpagnolli, de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) quien denunció la maniobra, se refirió además a la cara oculta de las reformas del máximo coliseo.

Lo que sigue es parte del diálogo mantenido por ACTA con Parpagnolli:

¿Ustedes han denunciado que se continua con la reducción de personal?

En principio el ajuste de personal incluyó a alrededor de 380 compañeros. Ahora el podría ampliarse a por lo menos 500 personas. La última medida consiste en la reducción del ballet. Ya le han enviado intimaciones a 40 compañeros para que inicien los trámites jubilatorios, al margen de toda norma o legislación vigente. Quieren destruir toda costa los cuerpos estables.

¿Qué áreas pretenden hacer desaparecer?

Eso esta enmarcado en la resolución 1224. Desaparecen 7 sectores técnicos y 2 artísticos. Se eliminan las direcciones de administración y mayordomía. Con la eliminación de las áreas técnicas desaparece gran parte de la producción propia del Teatro. Pasan a ser historia el “Cuerpo de Cantantes Líricos” y el de “Figurantes”. Suponemos que la idea es reemplazarlos con gente contratada.

¿El Teatro puede seguir funcionando de esa manera?

Será otro Colón, no ese magnífico Coliseo que fue orgullo nacional. Es el teatro privatizado de Macri con terciarización, mayores costos y para unos pocos.

¿Qué pasa con la remodelación?

Estamos presentando un recurso de amparo ante la falta de cuidado edilicio y patrimonial que significan las reformas. Ellos se están cuidado de dejar lo más parecido posible la parte visibles, es decir la sala. En cambio intervienen salvajemente en otras áreas. Originalmente lo que se planeaba realizar era una puesta en valor del edificio. Esta reforma no tiene nada que ver con eso. Es coherente con el vaciamiento en materia de personal. También en esto, se nota que la idea es un teatro sin producción propia.

¿Cómo siguen las medidas en defensa del Teatro?

La semana próxima realizamos una asamblea con todos los sectores para decidir que medidas tomaremos de aquí en más. La gente de la cultura, los sindicatos de actores y de músicos nos han apoyado. No obstante creemos que falta conciencia, no se entiende que desde la administración de Mauricio Macri y Pedro Pablo García Caffi, están destruyendo un patrimonio de la comunidad. Por eso los convocamos a todos, porque el Colón es de todos, no de Macri.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Desnutrición gerenciada

Néstor Sappietro (APE)

Cuando las manos privadas toman en sus manos cualquier pedacito del Estado, en todos los casos, tienen como único objetivo extraer utilidades, exprimir y exprimir hasta que no quede nada, cueste lo que cueste.

La provincia de Salta conoce bien esta historia. Las manos privadas la vienen saqueando, empobreciendo y alzándose con las ganancias del petróleo, el gas, el agua potable, los teléfonos... A cambio, la han sembrado de analfabetismo, desocupación y miseria.

El Estado salteño, desde hace algunos años, viene dejando en manos privadas distintas áreas de salud y el resultado, como en todos los casos, promueve las desdichas y empujan al abismo de la impotencia a los hijos del olvido.

Los hospitales son gerenciados por una fundación de origen catalán llamada Santa Tecla, y las denuncias tienen ribetes de escándalo.

“Lo que comen nuestros pacientes no cubre ni la mitad de los requerimientos calóricos y proteicos aconsejados para una nutrición normal”, dijeron los profesionales del Hospital Público Materno Infantil de Salta en una carta dirigida a la jefatura del servicio nutricional. Los médicos -en su mayoría pediatras y neonatólogos- reclaman que “se asegure el adecuado y suficiente alimento a través del aumento de las raciones diarias de todos los niños internados”.

Hasta ahora, sabíamos que los pibes llegaban desnutridos a los hospitales, pero la información supera todos los colmos: “Los chicos se desnutren en el hospital”.

“Chiquitos que ingresaron con patologías renales se han desnutrido debido a la mala alimentación, y esto termina perjudicándoles seriamente la salud”.

Una nota que lleva la firma de cincuenta profesionales, sostiene que “es inconcebible que un hospital de esta envergadura no brinde y asegure el derecho básico a una buena alimentación para sus pacientes”. Para Cristina Nesrala, presidenta de la Asociación de Profesionales de la Salud de Salta (Apsades), “esta situación gravísima es consecuencia directa del gerenciamiento privado al que está sometido el sistema público”.

En junio pasado se informaba que uno de cada tres niños salteños sufría un cuadro de desnutrición.

La doctora Gladys Pernas, jefa del Servicio de Recuperación Nutricional del viejo Hospital de Niños, advirtió en aquel momento que “con el traspaso a manos de la gerenciadora, se va a romper el equipo multidisciplinario que trabaja en el servicio, los chicos van a terminar internados en salas generales y nadie se va a ocupar de recuperarlos nutricionalmente”.

La profecía de la doctora parece estar cumpliéndose fatalmente.

El Estado generó un emprendimiento de corte empresarial donde la variable que determina una mayor o menor ganancia es la salud de los pibes.

Los profesionales de la salud han estado reclamando de todas las maneras posibles la revisión y la vuelta atrás de esta política sin encontrar respuesta. En uno de sus análisis de la situación la asociación Apsades afirmaba meses atrás que “el Estado debería evaluar y corregir la orientación de sus políticas sanitarias y priorizar efectivamente las acciones de atención primaria en vez de pagar un canon a los privados para que se hagan cargo del negocio”.

Nadie desde las órbitas oficiales acusó recibo de las advertencias.

Cuando la economía de una nación cae en manos privadas uno descubre al despertar que las empresas no vienen a modernizar, a multiplicar fuentes de trabajo, ni a optimizar recursos. Vienen, sencillamente, para hacer dinero y a multiplicar la exclusión. Sobran los ejemplos en la Argentina de los últimos 20 años.

Ahora bien, si lo que entregamos a los gerenciadores es la salud pública, el lugar preciso en donde nuestros chicos hambreados acuden para intentar recuperarse, los efectos se notan mucho más rápido. Las patologías de estos pibes no son un buen negocio. Los gerenciadores, por naturaleza, ajustan hacia abajo para reducir costos y el resultado tiene en estos días forma de titular: “Los chicos se desnutren en el hospital”.

Gerenciadores en la salud pública...

Algo así como dejar en manos de Herodes la administración de un jardín de infantes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: Los niños agonizan sobre las vías del tren

Ulises Naranjo (MDZOL)

Cuadro Nacional, San Rafael: donde antes hubo trenes llenos de productos y personas, ahora hay un caserío arrojado sobre los rieles a la buena de Dios. Cientos de niños y de perros, de hombre y mujeres de Mendoza repitiendo un destino macabro, mientras los Dueños del Reino juegan a las zancadillas. Entrá a esta nota y permitite mirarla: esta es la provincia que supimos conseguir.

Pocas cosas más representativas de una provincia que se vino a pique que un asentamiento de indigentes levantados sobre las vías del tren. La imagen es particularmente poderosa porque resume dolores largos: la ausencia del tren –y ya se dijo que un país sin trenes no es un país– y el crecimiento de la indigencia, en este caso, en una villa donde sobran los niños, los perros y el abandono institucional.

Estamos en Cuadro Nacional, distrito vecino de la villa cabecera de San Rafael. En la estación de trenes, donde antes hubo locomotoras que atravesaban el mundo cargadas de carbones, vinos, frutas, gentes y asuntos por el estilo, ahora, hay una villa con señoras tristes que riegan un par de tristes malvones y perros con garrapatas tristes y piecitas breves bajo el sol del Tercer Milenio.

Bajo estos casi ilusorios hogares, hay rieles y durmientes y un par de galpones en los que malviven carteles de bienvenida de otros tiempos. Actualmente, el caserío alberga a más de mil personas, unas 160 familias, quince años de historia, 700 niños, 500 perros y por lo menos una docena de años de dejadez estatal. ¿Ayuda oficial? Ninguna.

La excusa, para los asentamientos en esta clase de terrenos, es la misma en nuestro sur que en nuestra ciudad: los terrenos del ferrocarril son nacionales, “entonces la Municipalidad de San Rafael y el Gobierno Provincial dicen que no pueden hacer nada”.

Hubo que ponerle un nombre al lugar y esta vez no primó el afán de eternidad a través de algún nombre asociado con alcurnias, prosapias o victorias: le pusieron Barrio Nuevo, así, cortito. Vamos a conocerlo.

“Mire la villa, mírela”

Ni bien atravesamos el umbral del olvido, unos vagos se cruzan con una amenaza que oculta un chiste. “Cuidado con la villa, se pone peligrosa”, larga uno. “¿Y hay laburito pa’ los vagos?”, dice otro. Rápidamente, llegan las risas y terminan por quedar descolocados cuando ven que, en realidad, vamos a hablar con sus madres, ese objeto divino dentro de la cosmogonía del pobre.

En las villas, ellas son las que saben cómo funciona el asunto que no funciona. Las madres, ustedes saben, siempre son las que todo lo saben y por todos velan. Y si algún progreso se logra, es porque hay madres detrás y esto es así, indefectiblemente, en cada rincón del mundo.

Vamos a la primera casa: es otra mañana en la villa y el sol pega en las latas, mientras la señora Estela intenta reunir un litro de un hilito de agua que sale de su canilla. ¿Por qué todo tiene que ser siempre así de difícil? ¿No debiera uno tener agua ni bien abre el surtidor? Uno imaginaría que semejante situación puede atacarla al abrir la heladera, pero es posible que ni heladera, mire, vea.

El problema aquí, no empezó con el asentamiento, sino que, según los vecinos, tendió a solucionarse, porque antes los galpones “eran aguantaderos de delincuentes”.

“Hace como cinco que nos prometieron el barrio, pero nos piden tener el terreno comprado para hacer las casas y después pagar cuotas por lotes y por casas y se hace difícil para nosotros”, dice ella, al pie de surtidor y ya llega otra vecina.

“Acá la Municipalidad de San Rafael no entra. Dicen que no pueden entrar a este terreno y con esa excusa no hacen nada. Con Edemsa nos pasa lo mismo, para poder darnos luz nos piden un comodato para poder poner una pilastra en cada casa. Mientras tanto, estamos todos colgados y por ahí nos amenazan con que van a pasar la topadora”, escuchamos y el hilito de agua sigue cayendo y el litro parece que jamás va a completarse.

No hace mucho, la Policía de Mendoza les pidió a los vecinos que hicieran una calle que atravesara la villa como una cicatriz atraviesa el antebrazo de un preso. Lo hicieron: pusieron diez manguitos por familia, contrataron una máquina e hicieron la calle, con la intención de que fuera transitada por la Policía, porque el afán de seguridad, al fin y al cabo, no es sólo apetito de los que tienen.

Le pusieron nombre a la calle: “Unión Obrera”. Y ahora entonces vale recordar que Borges ha escrito que el nombre es arquetipo de la cosa.

“Venga, joven”, llama una vieja que se enteró. “Mire la villa, mírela”, y la villa es mirada. “Fíjese una cosita: está más limpia esta villa que la Ciudad de San Rafael y que el Cuadro Nacional”, larga. “Y le digo otra cosa: hay cero delincuencia en el barrio”, termina. Tiene razón la vieja, que sonríe satisfecha, más allá de las ausencias que, en silencio, pronuncia su boca.

“Me los traje a vivir con nosotros”

Los primeros vecinos que llegaron se fueron de una a vivir a los galpones: no era muy agradable en invierno, pero tampoco en verano. Corría la segunda mitad de los ’90 y el menemismo había hecho ya tanto daño que se lo podía respirar por las calles.

Entre los primeros habitantes que fueron a los galpones, estaba doña Luisa Montoya. Tiene 49, pero parece de diez más. Con el tiempo, a Luisa y su marido les ha ido bien; tanto que dejaron el galpón y se hicieron un ranchito con patio a 200 metros. Tan bien les ha ido, que tenían una piecita vacía ahí atrás y se la dieron a una señora con cuatro hijos, una señora que hace unos días que no está, porque ha ido a parir al Schestakow, y sus cuatro hijos se levantan a la mañana como se acostaron a la noche y así andan por ahí.

“No tenían donde ir y me los traje a vivir con nosotros”, dice doña Luisa con toda naturalidad, como si fuera normal, como si los mendocinos tuviéramos como costumbre ser solidarios y cosas por el estilo.

Hay un dato más: doña Luisa se puso un almacén y, ya saben ustedes, los vecinos vienen a pedirle fiado. Y no le pagan la cuenta. “Pero no ponga nada, porque no está declarado”, se excusa como si, efectivamente a alguien le preocupara lo que ocurre o deja de ocurrir en este caserío de largas miserias, que a esta altura ya ni propietario de las tierras exhibe.

Doña Luisa es tajante: “¿Qué se puede esperar de gobernadores e intendentes? Este barrio es de gente trabajadora: hay albañiles, gente que trabaja descarozando ciruelas, changarines, camioneros, un par de municipales: nosotros nos queremos quedar a vivir acá, pero con los servicios y pagar los gastos. Ahora tenemos que juntar 500 pesos entre todos para tener personalidad jurídica”, comenta ella, quien, a la sazón, es la presidente de una Unión Vecinal que, como un personaje de Ionesco o Pirandello, busca su personalidad, pero jurídica.

“Esto era un bosque de delincuencia; ahora es un barrio y los vecinos de nosotros nos agradecen. Los que nunca se han aparecido, salvo cuando hay elecciones, son los políticos”, finaliza.

Sus niños y los otros niños, ya más acostumbrados a nuestra extraña presencia, juegan con los chocos. ¿Qué estarán pensando exactamente? La respuesta, tal vez, demorará unos diez o doce años en ser develada, si no es que antes, como dicen los mayas, los cineastas y los rockeros, este mundo de mierda no vuela en mil pedazos de una buena vez por todas.

Mientras tanto, ahí puede palparse una evidencia incontrastable: los niños son hermosos, aun cuando agonizan sobre las vías del tren.

Haga clic en las fotos para ampliar:


Autor fotos: Agustín Mauricio (MDZOL).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...