martes, 15 de diciembre de 2009

Guatemala: Entrevista a la Comandante Lola, de la URNG: “La injusticia que se vive día a día sigue poniendo en pie de lucha a los pueblos”

Marcelo Colussi (Desde Guatemala, especial para ARGENPRESS.info)

Alba Estela Maldonado, más conocida como “comandante Lola”, es una mujer de una fuerza inquebrantable. Militante de base y comandante guerrillera por años, fue fundadora del Ejército Guerrillero de los Pobres –EGP–, una de las cuatro fuerzas que luego se unirían formando la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, de la que fue su Secretaria General, organización popular guerrilla que por años constituyó el principal elemento de contrapoder y opción revolucionaria en Guatemala, con una enorme capacidad de organización de base, casi en condiciones de repetir las experiencias triunfantes de Cuba y Nicaragua.

Ante el cambio de escenario mundial con la caída del campo socialista soviético, ya desmovilizada la organización guerrillera, con la firma de la paz en el año 1996 ingresa a la lucha política en los términos del parlamentarismo tradicional, siendo diputada al Congreso por la URNG entre 2004 y 2008. Militante revolucionaria por toda la vida, crítica incansable, dialogó con Argenpress por medio de su corresponsal para Centroamérica y el Caribe, Marcelo Colussi, acerca de la viabilidad, o no, de los movimientos armados en la actualidad y, en términos generales, de las posibilidades de transformación que se avizoran para el campo popular en Latinoamérica para los próximos años.

Argenpress: Luego de la experiencia de estas últimas décadas en Latinoamérica, hay quien dice que los movimientos armados en la actualidad no tienen viabilidad, aunque de hecho al menos en dos países (Colombia y el sur de México) existen y están operativos. ¿Qué balance podemos hacer respecto de estos movimientos y de su lucha en estos años pasados, y qué perspectivas de futuro podría pensarse para propuestas armadas en la región?

Comandante Lola: Si decimos que hoy día los movimientos armados no tienen viabilidad, con eso estamos desconociendo que en estos momentos se están desarrollando guerras en distintas partes del mundo. En todo caso, movimientos armados hay; lo que habría que ver es si esa forma organizada de lucha, surgida del pueblo y con un proyecto de transformación de la sociedad, es hoy día la estrategia más válida, tal como se la conoció aquí décadas atrás. En América Latina esa lucha armada tomó la forma de guerra de guerrillas, con distintos niveles de desarrollo en cada país. Esa forma de lucha –lucha armada, o lucha insurreccional, o guerrillera, o guerra popular– obedece a ciertas condiciones, entre las cuales la fundamental es el nivel de conciencia y de organización de sectores importantes de la población, que ven en esa modalidad de lucha una posibilidad concreta de cambiar las cosas. Eso es lo que determina o no, lo que hace posible o no, el desarrollo de una guerra popular. En América Latina, fuera de los países donde hay procesos en que las democracias actuales permiten ciertos avances a sus pueblos, como por ejemplo Venezuela o Bolivia, en la mayoría de países hay elementos que estarían, por un lado, obstaculizando el desarrollo de una lucha armada popular, pero por otro lado, gestando también condiciones que pueden crear nuevos niveles de conciencia. Esas condiciones serán las que, en un futuro, podrán decidir si la gente se plantee nuevamente la posibilidad de un intento de lucha armada revolucionaria.

Las políticas neoliberales han tenido efectos muy nocivos en nuestros países; uno de ellos es el factor organización. En el momento en que los sindicatos son debilitados, los líderes cooptados, cuando aparecen las ONG’s jugando un papel tan nefasto en términos de dividir la organización local, todo eso crea una situación muy difícil para la organización de nuestros países.

En cada país la situación tiene sus particularidades. En el caso de México, por ejemplo, que tuvo una lucha del movimiento zapatista tan largamente preparada, la aparición de una propuesta armada en Chiapas tuvo un efecto positivo, en tanto abrió espacios para la propia organización de la gente, creando así un repudio hacia lo que se había constituido en una dictadura de partido. Desde el punto de vista organizativo, quizá México es diferente a otros en la región, aunque en lo económico-social esté igualmente golpeado que los otros países por esta marea neoliberal. Creo que, a su modo, la llegada del movimiento armado en el sur de su territorio despertó una nueva conciencia ciudadana, y no sólo en Chiapas, sino a nivel nacional, incluso en el Distrito Federal.

En El Salvador, el triunfo electoral del Farabundo Martí para la Liberación Nacional –FMLN–, la ex guerrilla que estuvo a punto de tomar el poder por la vía armada en algún momento, puede ayudar a avanzar en la organización popular y en la construcción de nuevos niveles de conciencia. De hecho tienen la presidencia, aunque eso no es tener el poder, pero de todos modos esa coyuntura puede servir para hacer crecer la organización popular, y seguramente deberán hacer su división entre partido y gobierno.

El caso de Venezuela impone que se avance en la organización popular desde abajo para que sea la misma gente la que defienda el proyecto bolivariano actual, y lo haga profundizar. No hay dudas que el proceso actual ha traído beneficios a grandes masas populares, pero todo el proyecto tiene debilidades, como por ejemplo estar centrado casi exclusivamente en la figura de un líder, que sin dudas es tremendamente carismático, pero que solo no puede construir si no se apoya en un verdadero partido revolucionario de base y en una organización popular genuina. Sin dudas allí están habiendo cambios importantes; hay una transformación en marcha, quizá no una revolución, pero sí un proceso de cambios populares, por eso Venezuela está en la mira de la Colombia guerrerista de Uribe, y por supuesto, en la estrategia imperial de Estados Unidos.

Por su parte Brasil y Uruguay, con pasos tibios no confrontativos, abren expectativas. Pero ahí no hay procesos populares fuertes. No conozco mayormente como para opinar, sin embargo veo que hay esperanzas de parte de la gente.

Creo que en cualquiera de nuestros países latinoamericanos el elemento que puede hacer decidir nuevamente a la gente retomar las armas para intentar cambiar las cosas buscando mayor justicia, es el nivel de conciencia y organización. En Guatemala he escuchado de pequeños grupos que hablan de retomar las armas. Nosotros, años atrás aquí en Guatemala, tuvimos dos referentes muy importantes para decidirnos por la lucha armada: uno fue la Revolución Cubana, y el otro la lucha de Vietnam. Eso influyó no sólo desde el punto de vista ideológico sino también desde la estrategia y la táctica de la organización militar. Esos fueron los referentes en el exterior. Por otro lado en lo interno, habíamos gozado de una revolución democrático-burguesa de diez años de duración, entre 1944 y 1954, con Juan José Arévalo y luego Jacobo Arbenz a la cabeza, que trajo una serie de transformaciones positivas en prácticamente todos los aspectos de la vida guatemalteca: lo económico, lo social, lo político, lo organizativo, lo cultural. Todo eso ayudó a forjar una conciencia democrática en amplios sectores de la sociedad guatemalteca, que incluso se tenía a sí misma por revolucionaria. Eso fue una gran base que ayudó a que, luego, a partir de esa conciencia, surgiera el movimiento revolucionario armado. Cuba y Vietnam influyeron, sin dudas, pero también fue muy importante todo este movilización que se había dado en lo interno de nuestra sociedad, porque apenas unos años después del golpe militar de 1954 con la ayuda estadounidense que terminó con la presidencia de Arbenz y todo el proceso de cambios que se venía dando, ya aparece el movimiento armado. Había un campesinado que conoció la reforma agraria y luego fue golpeado muy duramente, había una juventud motivada para seguir profundizando los cambios que se venían dando unos años atrás, y todo eso hizo posible la idea de tomar las armas para recuperar lo que se estaba perdiendo con el golpe militar.

Argenpress: No hay dudas que, luego de estas décadas de represión feroz, a lo que se suma el empobrecimiento por los planes neoliberales, los pueblos han quedado desorganizados, incluso desideologizados. A ello se suma, como un elemento negativo más en contra de la lucha popular, el nivel tecnológico que han alcanzado las fuerzas armadas del sistema. ¿Es posible hoy, ante todo ese monstruoso aparato militar, ante esa disparidad técnica tan enorme, sumada a la desorganización imperante, pensar como viable una propuesta de lucha armada?

Comandante Lola: La disparidad técnica en el campo militar no es el factor determinante para la lucha popular. Si pensamos en una genuina propuesta de lucha popular, de guerra revolucionaria de base, por experiencia propia te puedo asegurar que la técnica tiene sus límites, no es todo. Se topa con la inteligencia, con la capacidad y la participación de la gente. El ejército de Guatemala sin dudas fue una fuerza altamente capacitada en lo técnico, pero en su lucha anti-guerrillera en términos militares se topó, se enfrentó con un límite en forma rotunda. Pese a toda su preparación técnico-profesional, se topó contra nuevas formas de resistencia popular basadas en la inteligencia, en la capacidad de respuesta creativa del movimiento guerrillero. Tan es así esto que lo que determinó la llegada a la firma de la paz, aunque esto el Estado y mucho menos el ejército no lo reconocen en forma pública, no fue el factor político sino el militar. La desmoralización a la que llegó el ejército en la lucha armada fue el factor clave. Esa es la versión no dicha de los hechos; militarmente se llegó a un punto donde, pese a todo su enorme aparato y su preparación, el ejército no podía derrotar al movimiento guerrillero, y eso lo fue minando.

Argenpress: Esto viene a demostrar que una guerra no se gana sólo con el aparato militar sino que también necesita el apoyo popular, que pasa a ser un factor clave. Para muestra: Vietnam, o lo que ahora está sucediendo en Irak.

Comandante Lola: Por supuesto. Ahí está la clave. Es importante destacar que nosotros, como movimiento revolucionario, sin dudas sufrimos los efectos de lo que sucedió en Europa del Este con la caída de ese modelo de socialismo. No éramos inmunes a esas consecuencias, definitivamente, y todo eso tuvo efectos muy fuertes, como también los tuvo en Cuba y en todos los movimientos revolucionarios del continente. Pero de todos modos, luego de ese golpe asistimos al nacimiento de nuevos movimientos populares, como los sin tierra en Brasil, o los piqueteros en Argentina, o los movimientos indígenas en Bolivia y Ecuador; todo lo cual deja ver que, de algún modo, se están gestando nuevas condiciones para la lucha popular. La pobreza puede adormecer, porque te lleva a pensar con desesperación sólo en el día siguiente, pero también te puede llevar a pensar con perspectiva de mayor futuro, y te pone en marcha para una lucha con más visión, a más largo plazo. La página nunca está cerrada. Todo ese descontento, esa injusticia que se vive día a día, sigue poniendo en pie de lucha a los pueblos; y ahí están los movimientos que luchan por el poder local, en los municipios, en las aldeas, todo lo cual va creando un entramado de certidumbre que permite ver a la gente que si se organiza, que si lucha por las reivindicaciones de un pequeño lugar, se pueden tener logros concretos. Y eso, sin dudas, tiene un efecto multiplicador en términos políticos. Sería incorrecto, sería ignorar el curso de la historia no reconocer que los pueblos tienen momentos de retrocesos, de derrotas. Recientemente hemos pasado momentos muy difíciles, de derrotas populares grandes. Aquí en Guatemala se llegó a los Acuerdos de Paz, que son un instrumento interesante para plantear modificaciones en lo social, sin dudas, pero no fueron cumplidos posteriormente. Si bien es cierto que se cumplieron algunos puntos concretos en lo que tiene que ver con la desmovilización y el final de la guerra, en lo económico y social no se avanzó ni un milímetro. Se avanzó en algunos aspectos puntuales, como el relativo mayor protagonismo que ahora tienen los pueblos indígenas, sin dejar de destacar la cooptación de que son objeto muchos de sus líderes. Pese a todo, también se han ido haciendo cosas. Un pueblo tan golpeado como el de Guatemala, con 250.000 muertos, y creo que eso vale también para cualquier parte de Latinoamérica, no se puede rehacer para la lucha si no pasa un cierto tiempo hasta que se den nuevamente condiciones. La juventud actual definitivamente está influida por este individualismo tan grande que se ha forjado estos últimos años, por la competitividad. Todo apunta a eso actualmente, la salida individual, el desentenderse de los problemas colectivos. Pero pese a todo ello, no deja de haber movimientos juveniles críticos. Y también sigue habiendo movimientos sociales con nuevas propuestas alternativas. Claro que, en muchos casos, todo ese potencial se va viendo cooptado por un discurso condicionado por la cooperación internacional y por todo ese amplio abanico de ONG’s, que obligan a seguir una determinada agenda, lo “políticamente correcto” como suele decirse. Pero más allá de eso sigue estando la pobreza, el hambre, y como otro elemento muy importante en toda América Latina que también sirve para inmovilizar, está el problema de la violencia. Nada de lo relacionado con esta ola de violencia que vemos en cualquiera de nuestros países es azaroso, casual; eso tiene algo ahí atrás que maneja los hilos, hay una direccionalidad en estos hilos invisibles que nos amarran. Eso, desde los poderes, sirve para crear un estado de terror en la gente, que se utiliza para inmovilizarla, para quitarle la libertad de andar tranquila por la calle. Junto a eso tenemos un nuevo elemento en todo el panorama social que es el narcotráfico. Eso es algo nuevo, que anteriormente no existía y que de pronto hace su entrada casi al mismo tiempo en todos nuestros países. Lo curioso es la fuerza que este fenómeno ha tomado en sociedades que no son consumidoras de drogas. Por eso es importante observar a dónde nos lleva esto, porque sin dudas tiene consecuencias, y muy grandes por cierto, en el tejido social. Todo esto sirve para controlar, para desmovilizar, para detener procesos sociales.

Argenpress: Es decir que, luego de los procesos militares que vivimos en los distintos países latinoamericanos, ahora se nos tiene maniatados con todos estos hilos invisibles que mencionabas: la delincuencia común que crece, el narcotráfico, los nuevos mecanismos de terror. Sin dudas, estamos desmovilizados. ¿Cómo se logra nuevamente la movilización entonces?

Comandante Lola: En general le tengo desconfianza a estos procesos democráticos que estamos viviendo. En Guatemala, no sabría precisarlo para otros países, descarto la toma del poder por vía electoral. Pero sí le tengo confianza a la lucha electoral para temas relacionados a poder local. Ahí sí le apuesto mucho, y de hecho lo podemos constatar con los lugares donde ganamos electoralmente. Ahí se puede hacer mucho, tanto en lo relacionado con organización de la gente como con aspectos vinculados a infraestructura social. Todo eso sirve para ir construyendo cohesión social, para organizar en definitiva. Si lo que los poderes buscan es dividir, en muchos casos incluso a través de las ONG’s, también es posible construir en sentido contrario, sumando en vez de dividiendo. Esa es una rica experiencia de los procesos locales donde hemos participado electoralmente, donde se demuestra que sí se puede avanzar a ese nivel, entregando cuentas cabales, siendo transparentes en la ejecución de la obra pública. Hay experiencias muy bonitas en ese sentido, reducidas por cierto, pero esperanzadoras.

Argenpress: O sea que de lo que se trata es del trabajo de base, trabajo de hormiga, de organización casa por casa prácticamente. ¿Y no es eso lo que, a su modo, hacen las actuales iglesias evangélicas, extendidas por toda Latinoamérica?

Comandante Lola: Sí, por supuesto. Ante una organización popular fuerte, como hubo décadas atrás, viene esta estrategia de las iglesias evangélicas, de las que hay miles por todos lados, en cada comunidad rural, en cada barrio en las ciudades. No hay dudas que son, en definitiva, una estrategia de control social. En ese sentido, visto desde la lógica de los poderes, es una estrategia exitosa. Pero al lado de ese mecanismo de control, efectivo hasta cierto punto, sigue estando la pobreza. Por eso la historia hay que verla en términos amplios, considerando no sólo el aquí y ahora concreto, sino con una mirada de más largo plazo. Décadas atrás vivimos momentos de auge social, de auge en las luchas populares y sociales que van desde la descolonización de parte del África y de Asia, el triunfo en Vietnam, movimientos fuertes en América Latina, la Revolución Cubana, luego vimos la caída de parte de todos esos sueños con los procesos de hundimiento del socialismo en Europa del Este, y luego vimos el resurgir de numerosos movimientos sociales, y hoy por hoy estamos en un momento de puntos suspensivos, de observar y esperar mientras se trabaja en la creación de conciencia y de organización de base. Eso hace que luego surjan nuevos liderazgos, necesidades, y por tanto demandas. Es decir: están abiertas las páginas de la historia. Y los movimientos armados juegan el papel de catalizadores de procesos sociales cuando así lo exige la situación. Por ejemplo en el caso de los países centroamericanos, en Guatemala, El Salvador y Nicaragua, la determinación de iniciar un movimiento armado obedeció a situaciones concretas, teniendo posteriormente un gran respaldo popular. En Guatemala, por ejemplo, en un momento en que aquí había una población de siete millones a nivel nacional, alrededor de un millón estaba involucrada con el movimiento revolucionario de una u otra manera. Fueron movimientos con enorme respaldo popular, en cualquiera de estos países, por eso se fortalecieron, crecieron y llegaron a ser una verdadera opción de poder popular. Aunque hoy día esos procesos están golpeados, no están terminados.

Argenpress: Sin dudas, los movimientos populares en Latinoamérica están bastante golpeados. ¿Cómo se podrán poner de nuevo en pie de lucha?

Comandante Lola: Hoy día nos han golpeado, pero la historia no está terminada. América Latina sigue siendo una región con gran movimiento, con la mayor agitación. Tan agitado, que ahí está el caso de Honduras, por ejemplo. Honduras representa quizá el lugar más débil en la región, con mayor presencia de Estados Unidos desde toda la historia con su gran base militar, y que fue elegida para dar el ejemplo a Guatemala y a El Salvador de hasta dónde se puede llegar. Lo cual se complementa con las bases militares en Colombia, que representan una amenaza tremenda, y no sólo para Colombia. Y pese a todo eso, ahí está el movimiento revolucionario en Colombia, golpeado, pero en un proceso de sanar heridas y de fortalecimiento.

Los movimientos de resistencia siguen estando, sin dudas, con otras características y no sólo como movimientos armados. Pueden tomar nuevas formas, como decíamos hace un momento: los movimientos indígenas, campesinos, los movimientos de desocupados, pueden ser insurrecciones populares, movimientos locales. No sabemos bien cómo, de qué manera, pero en algún momento las poblaciones van a explotar, porque dentro de los límites del sistema y con estos gobiernos no hay salida. Eso está más que demostrado: no hay salida. Y la salida hay que buscarla de alguna manera. Un ejemplo aleccionador, muy bonito en relación a la organización popular y la resistencia, es el que tenemos en Guatemala con la lucha contra la minería. Eso representa la defensa de los propios recursos nacionales por parte de la población en forma organizada. Hay algo muy importante en términos de creación de futura conciencia para lo que se pueda ir dando en un futuro: en muchos de nuestros países latinoamericanos, las luchas no son hoy contra los terratenientes dedicados a la agricultura de exportación dueños de vastas extensiones sino que nuestras burguesías están, cada vez más, insertas en el mundo global, por lo que aparecen nuevos campos de conflictos ligados a esa globalización, y hoy por hoy, uno de los elementos más problemáticos viene dado por la lucha de las poblaciones que está confinada a territorios olvidados donde se encuentran los recursos que ese mercado global va necesitando cada vez con más voracidad: el petróleo, los minerales estratégicos, el agua dulce, la biodiversidad de las selvas tropicales. Es decir que hoy aparecen nuevos campos de lucha que ponen en marcha los procesos de levantamiento popular: la defensa de los recursos naturales, del agua, de los bosques. Ha habido cambios en relación a décadas atrás en cuanto a qué es lo que se está defendiendo, y la forma en que se hace. Lo importante es determinar quiénes son hoy día los actores de esas luchas, de esas rebeliones, tomando las características que sean. Quizá no serán movimientos armados con la forma de guerrillas que se dieron años atrás, pero seguramente irán apareciendo nuevas formas.

Argenpress: Pese a ese retroceso en la lucha popular en todo nuestro continente, se mantienen aún los movimientos revolucionarios armados en Colombia (con dos fuerzas operativas) y en Chiapas, en el sur de México. ¿Qué perspectivas les ves hoy a esas propuestas?

Comandante Lola: Es difícil decirlo. Los zapatistas han mantenido un silencio en los últimos tiempos que no permite saber exactamente qué están haciendo. Es importante destacar de ellos que de una lucha y una reivindicación regional se irradiaron a nivel nacional transmitiendo elementos de rebeldía y de construcción de una conciencia ciudadana que antes no había en México. No está claro que harán en el futuro.

En cuanto a Colombia, después de los golpes recibidos últimamente, que fueron fuertes, tengo entendido que están en un momento de espera y de fortalecimiento interno. El presidente Uribe, con toda su maquinara bélica durante dos períodos presidenciales, y ahora quizá un tercero, no logró derrotar al movimiento revolucionario. Colombia es una sociedad atravesada por el narcotráfico a todos los niveles, lo que descompone mucho la opción revolucionaria, y en medio de ese escenario tengo entendido que ahora el movimiento revolucionario está buscando su incidencia en el ámbito ciudadano.

Argenpress: De lo que se trata, entonces, es de ir fomentando la organización popular desde abajo. Esa es la clave, definitivamente. Lo cual lleva a esta pregunta: ¿es posible construir alternativas reales de cambio sin tener el poder político? Te lo pregunto porque hoy día ha aparecido esta formulación de “cambiar el mundo sin tomar el poder”. ¿Es posible eso?

Comandante Lola: Es muy complejo esto. Tomar el poder político es indispensable, es decisivo. Hay que tomarlo y mantenerlo, creando reglas nuevas, dado que no podemos atenernos a las actuales reglas de estas llamadas democracias, que no permiten ningún cambio real. El poder político es definitorio para hacer esas transformaciones necesarias. Si no se construye el poder político desde abajo, y también desde los cuadros medios, que son los que mueven todo el aparato de Estado, no se puede plantear ningún cambio social real. En ese sentido, veamos ahora qué se puede construir de verdad en El Salvador. Muy probablemente ahí no se tome el poder económico, sino que apenas se podrá tener el poder político, y siempre en forma relativa. Es probable, incluso, que no se toque al poder económico, pero se pueden ir construyendo nuevas condiciones en la base, y esa es la potencialidad del actual proceso. Lo electoral es importante, pero no es el punto de llegada; eso sirve para seguir ganando posiciones políticas desde abajo. Esa podría ser la estrategia del FMLN: aprovechar el relativo poder político de que dispone ahora para acumular fuerzas desde abajo para etapas posteriores.

Lo mismo podríamos decir del caso venezolano. Allí el actual poder político dispone de enormes recursos económicos que le permiten hacer mucho, pero para generar una verdadera transformación social profunda y sostenible se necesitan construir los instrumentos políticos que lo permitan, en este caso: un partido de base con organización popular sólida.

Foto: Guatemala - Alba Estela Maldonado (comandante Lola), fundadora del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). / Autor: GRANMA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Elecciones presidenciales en Chile 2009. El gobierno de Centro-Izquierda en su momento más crucial

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La continuidad del proyecto democrático de la coalición llamada Concertación de Partidos por la Democracia que surgió para enfrentar y acabar con el gobierno militar en 1989, vive su hora más crucial.

El triunfo de Sebastián Piñera, un candidato del neoconservadurismo y la extrema derecha, al obtener un 44.03% de los sufragios del domingo pasado, coloca a la oposición al gobierno de la coalición de centro-izquierda, con la primera opción de vencer en segunda vuelta el 17 de enero próximo.

El surgimiento de una tercera fuerza opuesta a la Concertación, representada por la candidatura del ex -socialista, Marco Enríquez Ominami Gumucio, con un 20.12 % de la votación, se convierte en el factor que incida en la continuidad de la Concertación. O, en el regreso del neoconservadurismo en Chile desde 1989, con el fin de la dictadura militar.

Entre Piñera y Enríquez-O-G, sumarían una mayoría avasallante de más del 60 % para que la derecha y el neoconservadurismo se instalen con comodidad en Chile.

El candidato de la coalición que ha gobernado por 20 años, Eduardo Frei, obtuvo un 29.62 % y el candidato de la izquierda extraparlamentaria Jorge Arrate consiguió un 6.21 %.

Ambas votaciones formando un bloque anti derecha con 35.83% no alcanzarían ni remotamente para contrarrestar la alianza del candidato de derecha y la tercera fuerza.

Esta tercera fuerza es integrada por miembros desencantados de la Concertación, ex izquierdistas transformados en neoconservadores, y grupos anticomunistas que se han sumado a la campaña anti gobierno.

Esta nueva fuerza política, ha manifestado un fuerte rechazo al pacto acordado entre la Concertación y el Partido Comunista para que éste pudiera obtener votos de la Concertación para sus candidatos a diputados, a cambio de que votos comunistas y de sus aliados vayan a candidatos de la Concertación.

Esta fuerza también refleja trazos inequívocos del anticomunismo enraizado en grupos de la izquierda chilena que forman parte de la historia. A partir de este pacto, este contingente se ha convertido en fervorosos opositores a la Concertación, entrando en la misma lógica de la extrema derecha que no concibe a militantes comunistas en el parlamento.

En estas elecciones, que se incluían las de parlamentarios y senadores, en el mencionado pacto, el Partido Comunista obtuvo tres diputados después de estar 37 años fuera del parlamento debido al sistema electoral de dos mayorías llamado binominal, una herencia de la constitución de la dictadura.

Aún así, el discurso de votar en contra de la derecha y el pinochetismo que representaba la alianza que lidera Piñera, no prendió en la población para apoyar al candidato de la coalición de centro izquierda, Eduardo Frei.

Sería paradójico que la Concertación en un acto de apertura hacia la izquierda extra parlamentaria y hacia los comunistas, promoviendo un pacto que genera tres diputados comunistas, le tuviera que entregar la banda presidencial a un gobierno de extrema derecha anticomunista.
En el plano internacional, el posible triunfo de la derecha en Chile significaría un reforzamiento del eje neoconservador en la región, que se inicia con Felipe Calderón en México, continúa con Alvaro Uribe en Colombia, y acabaría con Alan García y Sebastián Piñera en Chile.

Siendo que la situación de continuidad en el poder del Partido del Trabajo en Brasil es incierta, así como es la del peronismo en Argentina, estaríamos en presencia de una recuperación de poder de las fuerzas derecha en la región.

El impactante triunfo de Evo Morales en Bolivia rompe esa sensación ambiente en la región de que estaríamos frente a una reconversión política en la región hacia las posiciones más neoconservadoras. Pero la lucha está allí, y los poderes fácticos externos se expresan en estas disputas por acceder al gobierno.

Mal que mal es el capital transnacional el que está también en juego, aunque no está demostrado por la experiencia Bush, que los estados dominados por neoconservadores entregan garantías de estabilidad económica y política.

En Chile hay gran júbilo en aquellos que rechazan a la Concertación para que siga gobernando después de 20 años en el poder, y el clima adverso a la coalición de gobierno generado por los medios, puede significar su derrota en segunda vuelta
Para la segunda vuelta, la hora más difícil no es la de Eduardo Frei o de su coalición, sino la de Chile y de la ciudadanía, particularmente aquella que respondió al coro que decía “basta de gobiernos de Concertación”.

Los argumentos dependiendo del origen, se centraban en la mala gestión social y económica del país, en la corrupción, y en la incapacidad de solucionar problemas históricos y urgentes.

En la lectura, quedaba la sensación de un periodo largo de fracasos.

¿Cómo alterar en 30 adías ese clima en su favor, que hasta el momento es de una oposición implacable a esa continuidad?

Considerando el bombardeo mediático más implacable en contra de una coalición en la historia política chilena, ese 29.62 % de Eduardo Frei tiene el mérito de haberse obtenido bajo un clima sin compasión

En este proceso de desgaste de imagen, se introducía automáticamente el factor de la alta adhesión a la presidenta Michelle Bachelet. A la hora de juzgar a Frei, los evidentes logros conseguidos por la coalición que lo apoya quedaban en el limbo.

Esta elección se trasladó en un ejercicio contra la Concertación y la figura de Frei, y ningún candidato perdonó, convirtiéndose en uno de sus candidatos que más obstáculos ha enfrentado para establecer su credencial del presidente que necesita Chile.

La Concertación es blanco fácil porque simboliza el poder corporativo ligado a lo concreto y al día a día.

Nunca antes la Concertación enfrentaba en una elección presidencial a tres fuerzas que la convirtieron en el enemigo a vencer.

Sebastián Piñera con su 44%, quiere seducir al llamado mundo progresista que hasta ahora se siente confundido entre el abanico conceptual de Enríquez-Ominami Gumucio, las invitaciones al socialismo de Arrate, y las propuestas de la Concertación para mejorar.

En su discurso, el “todos contra la concertación” puede prender para la segunda vuelta. No necesita mucho, es la prolongación del clima y al cual se acopló óptimamente el discurso que generó el 20% a Enríquez-Ominami Gumucio.

La invitación de Arrate, que obtuvo un respetable 6.21%, para establecer unidad frente a la derecha aparece tarde, y será una tarea titánica para cambiar el clima anti Concertación generado por el bombardeo mediático de varios años.

Esa falta de unidad va más allá de las tendencias, y los liderazgos internos del llamado progresismo, o la batalla de los egos políticos.

Tiene que ver con la idiosincrasia de la Concertación por haberse asimilado (por supervivencia) a las posiciones del neoconservadurismo que han prevalecido desde mediados de los años 80, no pudiéndose zafar del estigma de sus comienzos para cogobernar con la derecha.

En el progresismo y la izquierda multicolor a su vez, todavía existe un debate con más dudas que certezas y a la hora de ofrecer un plan riguroso que prenda en la población, ese debate pareciera estancarse. Los llamados a constituyentes son loables, aunque deben congeniar con la demanda sistémica del diario vivir.

Los fundadores de la Concertación no se imaginaban que podían estar 20 años en el poder, y tampoco concebían una posible derrota frente a la actual oposición. Algo que debió haberse hecho a tiempo no se hizo, o algunos que debieron haber hecho algo en el momento preciso no lo hicieron. Siempre es así.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: ¿Final del juego?

Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)

Comprobado: No hay “golpe” perfecto. Ni con ayuda de Washington.

¿Qué falló?.

La transición no está completa, o como dice la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton; las elecciones del 29 de noviembre representan un importante hito en el proceso, pero no son el final de la crisis, sino "un paso más en el camino hacia la instalación de un Gobierno legítimo en Honduras, que lleve a la reconciliación nacional".

Y ese final deseado, (aun no alcanzado), le está dando fuertes dolores de cabeza a Washington

El subsecretario de Estado norteamericano para América latina, Arturo Valenzuela, no ocultó su disgusto cuando el Congreso hondureño se negó a reinstaurar en la presidencia del país al presidente depuesto, Manuel Zelaya, como se les había ordenado.

“Estamos decepcionados por esta decisión”, fue su reacción

Hoy ese mismo señor le pide a Honduras que cumplan el resto del pacto, y que "tomen las medidas necesarias para resolver la crisis, instaurando un Gobierno de “unidad nacional”, tal y como estipulan los acuerdos Tegucigalpa-San José, firmado por golpistas y zelayistas a principio de noviembre
La Casa Blanca considera que su “Frankenstein”, Micheletti, se ha convertido en una piedra en el zapato (o de sus planes, que es lo mismo), y demandan que se acelere su salida y se forme un gobierno de transición, para legitimar el traspaso del mando, el 27 de enero próximo.

Incluso el mandatario electo, Porfirio Lobo, rechaza recibir de Micheletti la presidencia. ”Sería como recibir un beso envenenado”, dijo.
Quienes conocen a Lobo aseguran que es un centrista al mando de un partido donde abundan las posiciones de ultraderecha. Tras vencer en las elecciones Lobo aseguró que iba a iniciar un proceso de diálogo en el que no iba a "descartar a nadie". Pero sus esperanzas se esfumaron pronto

Cuando nadie se lo esperaba, Manuel Zelaya retomó la iniciativa e intentó abrir un diálogo político con Porfirio Lobo fuera del país, donde abordarían la salida a la crisis. “El acoso de la dictadura ha vuelto imposible cualquier negociación en suelo hondureño. No permiten el ingreso de ninguna persona a la embajada”, señaló

México había sido la opción elegida por Zelaya. El presidente Felipe Calderón había mandado un avión, que lo esperaba en la vecina nación salvadoreña, y los gobiernos de Estados Unidos y Brasil ya estaban notificados. Sólo necesitaba que la dictadura firmara el salvoconducto

A última hora del día 9, el dictador Micheletti le bajó el pulgar a toda la operación. Según explicó Zelaya , le habían pedido que renunciara formalmente a su cargo presidencial a cambio de su libertad.
Con esa movida el régimen de Micheletti "prácticamente abortó" un proceso de diálogo y reconciliación promovido por México, al intentar imponerle un documento "denigrante", denunció Zelaya.

Una reunión en la República Dominicana fijada para el día 12 entre Zelaya y Lobo se frustró por segunda vez, debido a la negativa del gobierno de facto hondureño a conceder un salvoconducto a Zelaya

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, estimó que los golpistas buscan mantener la crisis política para "condicionar" al presidente electo Porfirio Lobo, que ha lanzado un "diálogo nacional" e iniciado esfuerzos para cumplir con los otros requisitos del acuerdo Tegucigalpa-San José.

Micheletti teme que una inclusión popular desarmaría el "modelo", y le acarrearía problemas al “nuevo gobierno”. Parte de la premisa que las elecciones del 29 de noviembre (con una abstención del 65-70 por ciento) la ganó no solo Lobo; también el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que se reafirma en su lucha por una Asamblea Constituyente para recuperar soberanía popular, todo tipo de derechos y refundar el país.

En cambio para Lobo la figura es diferente. Como no va a poder gobernar con la derecha dura, va a proponer un gobierno de unidad, (nada gratuito, por supuesto). Parte del hecho evidente del aislamiento de su "gobierno", la ilegalidad e ilegitimidad de las elecciones y de su resultado, y la continuidad y profundidad de la resistencia popular.
Entonces, para salir de esa “crisis”, Lobo podría disfrazarse de cordero, dice el periodista Guillermo Almeyra; para intentar negociar con el ala más moderada del zelayismo, una reforma de la Constitución aceptable para Estados Unidos y para las clases dominantes.

Alberto Ampuero es periodista radicado en Riverside, California.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: A profundizar la Resistencia

TORTILLA CON SAL

Entrevista con Margarita Murillo del 7 de diciembre 2009.

“En cualquier momento muchos dirigentes vamos a morir o vamos a quedar a medio camino pero eso tampoco nos debe dar la oportunidad a nosotros de dejar de hacer el trabajo organizativo y de conscientización de la población”.

TcS : Ahora que estamos a más de una semana de las elecciones quizás será posible analizar un poco la situación actual. Primero, ¿cómo ve usted lo que pasó el día de las elecciones?

MM : El día de las elecciones el Frente en San Pedro Sula se fue a una marcha y hubo una represión bastante grande, los gases lacrimógenas, la tanqueta, golpes, heridos, encarcelados, unos 38 compañeros presos. Pero eso ya sabemos que cada vez que el Frente vaya a hacer una movilización lo van a reprimirnos. Ya estamos conscientes de esa situación. Ese fue el mismo día de las elecciones del 29 de noviembre. Pero también estábamos conscientes de que el pueblo hondureño no se iba en masa como decían ellos a la votación. Nosotros pudimos observar en varias urnas donde antes en otros períodos habían hasta 500 o 600 personas en cada centro de votación y ahora las filas eran de 10 o 15, por mucho 20 personas haciendo las filas.

TcS : Se ha dicho que la gente en el campo, en la montaña no bajaron a votar. ¿es cierto?

MM : La mayoría de la gente que viven en los lugares donde no hay centros de votación no bajó a votar. La gente que salió a votar fue alguna gente donde el centro de votación estaba más cercano, en la misma comunidad. Pero la gente donde no hay centros no salió. Eso es uno. Y lo otro es que aun la gente donde hay los centros de votación más cercanos tampoco salió todos a votar. Para nosotros dentro de este proceso electoral había un abstencionismo de un 70%. Además de eso hay una información de que hay 150 mil votos entre blancos y nulos. Eso nos hace pensar a nosotros que hay un abstencionismo de más de 70% en el proceso electoral.

Nosotros como Frente hemos estado discutiendo sobre ese proceso y se han tomado acuerdos. Uno es no reconocer los resultados de este proceso electoral y otro es no reconocer al Presidente que supuestamente salió electo. Porque nosotros vemos que esa elección fue bajo un fraude electoral montado - si le dieron el gane a cualquiera que le hubieran dado fue bajo un fraude y nosotros no vamos a validar el fraude.

TcS : ¿Hubo mucha presencia militar?

MM : Bastante presencia militar. Además de los militares que están permanentes en los batallones – cada batallón lo que tiene son doscientos sesenta militares. Pero además de los integrantes de cada batallón también llamaron a todos los reservistas, ya los reservistas la mayoría son señores de cincuenta o sesenta años, pero allí andaban con su uniforme y su fusil. Por otro lado también sacaron los niños del Liceo Militar del Norte que son niños de entre 12 y 15 años, y todos los sacaron a la calle en aquellos días.

También pagaron a los guardias de seguridad de casas de seguridad de San Pedro y les pagaron para que fueran y pusieran su uniforme para ayudar en ese proceso electoral. Eso no fue solamente los batallones y la policía sino juntaron todo lo que pudieron juntar, gente pagada para poner su uniforme e ir a ayudar el proceso.

Por otro lado también a mucha gente que fueron al proceso electoral y que fueron a las mesas electorales los pagaron, algunos dos mil lempiras, algunos dos mil quinientos, tres mil lempiras, pagando para que fueran a cubrir los puestos en las mesas electorales. También, a mucha gente le dieron doscientos, trescientos y hasta quinientos lempiras para que fuera a votar. La gente que votaron allí algunos lo hicieron por cuestiones económicas. El país está en crisis económica y cualquier aprovecha quinientos lempiras que le den por ir al sufragio sin tener conciencia que están haciendo daño al país.

TcS : Ya pasó ese ejercicio fraudulento electoral. Ahora ¿qué es la posición del Frente por ejemplo con respecto a temas como la restitución de Mel Zelaya y la Asamblea Constituyente?

MM : Nosotros como Frente hemos estado en asamblea y continuamos con la misma lucha. Seguimos viendo a Presidente Mauel Zelaya como nuestro Presidente. No lo dejaron terminar el período. El presidente electo no ha sido electo bajo las mejores condiciones. Nosotros seguimos reconociendo a Manuel Zelaya Rosales como el Presidente constitucional. Y además de eso nosotros seguimos luchando hasta lograr el objetivo de la Constituyente.

Ahora nosotros también tenemos claro de que este momento puede ser peligroso para nosotros. Ellos bien podrían convocar a una Constituyente y llevarla a su favor. Ahora nosotros estamos buscando la forma de irnos a un proceso de organización de asambleas municipales y asambleas comunitarias para una Asamblea Nacional Constituyente desde la base y desde el movimiento popular.

TcS : ¿Qué van a hacer si Pepe Lobo llama a una Constituyente?

MM : Yo creo que nosotros como Frente y políticamente tendríamos que rechazar completamente ir a ese proceso de la Constituyente mientras nosotros no estaríamos negociando ninguna cuestión de una Constituyente con un gobierno que para nosotros salió electo bajo un fraude.

TcS : ¿Pero qué sería el razonamiento de rechazar la llamada de ir a una Constituyente si esa es la causa que ustedes han estado luchando para lograr?

MM : Parece bastante contradictorio ¿verdad? pero nosotros sí realmente lo rechazaríamos porque esa convocatoria a una Asamblea Constituyente, la va a hacer un presidente que ha sido electo bajo un proceso electoral fraudulento y convocarían a una Asamblea Nacional Constituyente y harían una nueva constitución a la República solo favorable a la burguesía hondureña y a los partidos políticos y nosotros hemos estado pidiendo una Asamblea Nacional Constituyente con la restitución de nuestro Presidente Mel Zelaya, porque Mel Zelaya es el Presidente Constitucional electo legalmente. Ahora que la convocara Pepe Lobo, nosotros principalmente estaríamos en contra de ir a un proceso convocada la Asamblea Nacional Constituyente con un decreto emitido por un Congreso golpista y por un presidente electo fraudulentamente.

TcS : ¿Qué piensa usted, Margarita, va a pasar alrededor de la entrega del poder el 27 de enero el próximo año?

MM : Creo que la entrega de la bandera presidencial, bueno lo van a entregar los golpistas. Si no lo entrega Micheletti lo va a entregar el presidente del Congreso – dos personajes golpistas. Creo que el Frente va a movilizarse. Van a ver movilizaciones en las principales ciudades en contra de la toma de posesión porque nosotros sabemos y estamos seguros que el 70% de abstencionismo que hubo en la población, ese 70% de abstención está en contra del gobierno.

Y si nosotros vemos que ellos ganan con un 30% o ya si había un cuarenta por ciento o un 47% como dice el Tribunal Suprior Electoral, pero todavía ese 47% lo tienen que dividirlo entre los cinco partidos políticos que participaron en el proceso. Eso quiere decir que el gane del Presidente ha sido con menos de un 15 o 20 por ciento.

TcS : ¿Usted piensa que el Frente va a poder mantenerse unido? Porque una de las cosas que ha pasado es que una facción partido Unificación Democrática dirigida por Cesar Han, participó en las elecciones. Mucha gente ven eso como un acto de sabotaje en contra del Frente de Resistencia al Golpe de Estado como si fuera quizás una quinta columna. ¿Qué piensa usted sobre este tema?

MM : Nosotros desde antes del proceso electoral llamamos a la gente de la Unificación Democrática para que desistiera de ir al proceso electoral que ya se sabía que era fraudulento. Ellos no quisieron desistir. Mucho compañeros que andaban en el Frente y que iban como candidatos a elecciones renunciaron de las planillas. Cesar Han se fue con bastante poca gente en las planillas para su proceso electoral.

Nosotros también tomamos un acuerdo que todo compañero de Unificación Democrática que fueran a participar en el proceso electoral, nosotros desde ese momento lo estamos declarando golpista y traidor al frente. Porque ellos anduvieron mucho tiempo con nosotros pero estamos dando cuenta de que lo que andaban haciendo fue captando caudal político para sus cuotas el día de las elecciones. Pero como Frente tomamos la determinación de que no se iba a hacer acompañamiento a ese proceso electoral.

Para nosotros Cesar Han sigue siendo traidor. Desde antes Cesar Han ha sido traidor. Se quedó con el partido en una Asamblea amañada, vendió dispensas. Además de eso despilfarró dinero del partido, destruyeron los bienes del partido. Desde ese momento para nosotros Cesar Han es traidor y ahora terminó de confirmar eso y no es traidor solamente al Frente, al partido y a la militancia del partido sino también a la Patria por haber participado en un proceso electoral de esa naturaleza.

TcS : Con ese tipo de división y con la nueva ola de represión que se ha desatado en contra de la Resistencia – Andres Pavón de CODEH ha dicho que en la opinión de su organización se está regresando a los tiempos de las escuadrones de la muerte - ¿qué perspectivas hay para que el Frente se mantenga unido y resuelto a seguir a pesar de la represión?

MM : Creo que eso es uno de los retos que el Frente debe de estar analizando profundamente a diario, cómo vamos a mantener la unidad del Frente. Para nosotros el retiro de Cesar Han no es división del Frente porque ellos tomaron la decisión de irse al proceso electoral aun desconociendo los acuerdos del Frente. Entonces ellos se retiraron y para nosotros ese no es una división del Frente.

El Frente más bien en este momento está agarrando fortaleza porque se está organizando a nivel de comunidades, barrios, colonias, caseríos, municipios, departamentos. Entonces el Frente está agarrando más fuerza organizativa. A lo mejor muchos militantes de la UD que no estaban de acuerdo con Cesar Han están dentro del Frente. Para nosotros Cesar Han ha quedado con muy poca participación, con muy pocas militantes del partido y no sería una causa de división en el Frente.

Por otro lado nosotros estamos haciendo un plan estratégico a diez años plazo para ir viendo como el Frente va a ir subiendo de caudal político y como va subiendo con su militancia. Además nosotros sí estamos conscientes de que después de este proceso electoral va a ver una represión selectiva contra cuadros selectivos del Frente. Sabemos que hay persecución, que han habido encarcelamientos que han habido asesinatos de que esto va a continuar.

Y sabemos como las estructuras del ejército están aprovisionándose de cosas. Ahora no es el batallón 3-16. Ahora es el batallón 14-5. Cambia. Y su sede está en Casamata de nuevo. Lo mismo de antes. La sede del 3-16 estaba en Casamata, un cuartel en Tegucigalpa. Ahora es del 14-5. No se distingue en nada. Solo son números que cambian.

Pero las estructuras son las mismas. Las está dirigiendo Billy Joya. Entonces es igual. Y además de eso ahora tienen mejor logística. En la 105 Brigada de San Pedro Sula tienen alrededor de 25 motocicletas nuevas sin placas para salir a perseguir y ajusticiar gente. Tienen vehículos nuevos que les ha regalado la empresa privada. Eso para nosotros es la nueva logística que ellos tienen y que van a poner en práctica en el momento oportuno.

Pero nosotros como dirigentes que tenemos años de andar ya en estas luchas también hemos aprendido pues a evadir algunos métodos de represión del enemigo. Pero tampoco es que pensamos que no somos vulnerables. Sabemos que en cualquier momento muchos dirigentes vamos a morir o vamos a quedar a medio camino pero eso tampoco nos debe dar la oportunidad a nosotros de dejar de hacer el trabajo organizativo y de conscientización de la población para incluir al Frente.

Más bien eso de que haya persecución y de que haya encarcelamiento y de haya asesinatos de compañeros nos debe de dar más oportunidad y más fuerza para continuar haciendo ese proceso de unidad y de conscientización y de organización de la población para hacer más fuerte, al final, el Frente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: El menos malo

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Varios hechos, acaecidos en los últimos días en este país, facultarían a cualquier jurado que pudiera formar el pueblo, a otorgar el collar de la inmoralidad al Poder Judicial, y el de la amoralidad al Parlamento, diferenciándose de esas condecoraciones el Ejecutivo por ser el menos malo de los tres poderes que, un día lejano, esquematizó Montesquieu.

Esa escala de antivalores se verificó en una reciente encuesta encomendada por el cotidiano Ultima Hora, uno de los eslabones de la cadena mediática que quiere destrozar al Gobierno de Fernando Lugo, lanzada en intensa campaña para convocar un juicio político con el fin de posicionar al ultraliberal Vicepresidente Federico Franco.

Éste, Presidente del Partido Liberal, con licencia, está obsesionado por el sillón, al punto que hace dos o tres días se declaró “presto a asumir” la jefatura del Estado, “siempre que se respete la Constitución”. Es decir que Franco, además de incurrir en traición, impulsa un Golpe tipo hondureño, revestido de legalidad.

En el sondeo, que calificó del cero al cinco, el Legislativo sacó un punto y dos el Judicial, doblados por el Ejecutivo, con un categórico apoyo a Lugo de más de la mitad de las personas consultadas, confirmando que van a encontrar serios escollos los grupos interesados en desplazar al mandatario.

La población, acostumbrada a soportar más de sesenta años de gobiernos autoritarios, represivos y corruptos, y harta de los dos partidos tradicionales, exhibe la convicción de que el urgente cambio político, económico, social y cultural que requiere el país, no llegará nunca de la mano de los colorados y de los liberales.

Con paciencia y tolerancia y, pese a la decepción que genera “el gobierno del cambio”, el grueso de los paraguayos continúa apoyando al exObispo porque, a su juicio, es el menos malo de los personajes políticos en lisa, postura que verificaría una clara evolución del pensamiento político de una importante franja de la población, que estaría forzando un paréntesis en los planes de la derecha.

Inclusive, ese sería el consejo que los golpistas estarían recibiendo de algunos servicios de inteligencia de embajadas extranjeras, tibiamente adversas a desplazar a Lugo, en el entendido de que éste, por el momento, es menos dañino que los otros políticos, en tanto no afecte la estructura del poder económico, ni al gran capital empresarial privado ni a los intereses y la estrategia diplomática de las grandes potencias.
Lugo encabeza el Ejecutivo de un Estado en el que el Derecho no existe, movido por una mayoría de actores que integran varias roscas financieras muy poderosas, encaramadas en los medios de comunicación, el tráfico de influencias, de drogas y de dineros malhabidos, que utilizan las leyes o adoptan las existentes para uso exclusivo de sus intereses, sin ninguna sensibilidad ni respeto por el pueblo.

El General Alfredo Strossner, de muy triste recuerdo, mandamás absoluto del país durante 35 años (1954/89), desplazado del poder por sus amigos y fallecido hace tres años en un dorado exilio en Brasil, legó los métodos represivos que practicó en la criminal Operación Cóndor y su herencia de corrupción administrativa y de prostitución del tejido social, siguen en plena vigencia. Fértil vientre, al decir de Brecht.

Unos pocos ejemplos confirman que el prevaricato continúa caracterizando el manejo del Parlamento y del Poder Judicial, leales herederos del estronismo, como lo fueron los distintos equipos que encabezaron el Ejecutivo hasta el 15 de agosto de 2008, cuando asumió Lugo, cuya defección de la esperanza popular, tiene expresiones muy distintas.

En descarada burla de la elemental decencia, el pasado día 10, conmemorando la jornada de los Derechos Humanos, un sector de la Cámara de Diputados galardonó al General ® Lino César Oviedo, un hombre que ha violado la Constitución en varias oportunidades, y que continúa desestabilizando la paz social.

Confeso fascista, Oviedo es Jefe del Partido Unace, un desprendimiento colorado. Oveja bajo Strossner, una vez volteado éste, fue ascendido a General y, desde ese puesto, se convirtió en activo político colorado y, desde la década del 90, amenaza constantemente con derrocar gobiernos.

Está acusado de participar en el asesinato del Vicepresidente Luis María Argaña y de ocho manifestantes, en marzo de 1999, cuando huyó hacia Argentina, protegido por Menem. Poseería una injustificada fortuna superior a los mil millones de dólares, a juzgar por la información vertida por los escritores Aníbal Miranda e Idilio Méndez.

Tras la derrota del riojano, Oviedo huyó a Brasil, donde quedó preso un año, hasta que retornó a Paraguay y fue detenido otro tiempo, logrando su libertad con el compromiso de apoyar a Blanca Ovelar, candidata del Partido Colorado contra Lugo.

La Corte Suprema de Justicia, en otra de sus farsas, rápidamente lo eximió de culpas y ahora Oviedo exige al Estado una millonaria indemnización, por los daños causados a su “honorabilidad”.

Nuevos actos ratifican la vieja ilegitimidad de esa misma Corte y su inconducta sigue sacrificando a la justicia, a los derechos humanos y al pueblo todo. Algunos Jueces Civiles, Fiscales y otros funcionarios honestos que intentan concursar y hacer bien su trabajo, son presionados, chantajeados y saboteados por jerarcas que, desde años, vienen secuestrando tan noble función.

Uno de sus ministros, Víctor Núñez, es investigado por enriquecimiento ilícito y por posesión de una estancia y de una multimillonaria empresa en las que figuran como titulares su esposa e hija, sin poder justificar el origen del capital invertido.

Tiempo atrás, Núñez estuvo involucrado en la utilización de maquinaria municipal en una perforación nocturna en el Parque Bernardino Caballero, plena Asunción, en la búsqueda de baúles de oro que habría enterrado el Mariscal Francisco Solano López en su repliegue hacia el interior, durante la Guerra de la Triple Alianza, entre 1864/70.

La corrupción no tiene límites, y una de las estratagemas de los Ministros es dejar que transcurra el tiempo para que se extingan los casos más importantes, como ocurrió esta semana cuando fue eximido el exPresidente Luis González Macchi, contra múltiples evidencias de enriquecimiento ilícito. Para colmo, sus defensores pretenden que el Estado les pague sus gestiones.

El Tribunal del Jurado de Enjuiciamiento estuvo presidido por Enrique Bachetta, recién reelecto, tras una campaña electoral tipo Presidencia de la República, sorprendente por la enorme cantidad de dinero que insumió. Bachetta ha sido o es socio comercial de González Macchi y uno de sus abogados defensores.

Las cárceles del país son verdaderos depósitos de adolescentes, mujeres y hombres. Hacinados, hambrientos, sucios, enfermos, miles de seres purgan penas, mayoría sin condena, producto de la desidia del Poder Judicial, incapaz de mínima atención y de diseñar propuestas de recuperación de los presos y su posterior reinserción social.

Un entramado siniestro está en funcionamiento y todo apunta a desacreditar y asfixiar a Lugo, ante un pueblo habituado a que el mandatario es el principal responsable de todo lo que ocurra en el país, en particular en lo que respecta a la política económica, cuyo encare registra una conducta grosera, autista, frente el cuarto de población con hambre.

En otro paso en la atávica impunidad por la que camina el Poder Judicial, esta semana quedó suspendido el procesamiento del exDirector paraguayo de la Represa binacional de Itaipú, Víctor Bernal, igualmente acusado de corrupción y malversación de los “fondos sociales”, que volcaba para la campaña electoral del Partido Colorado que, para protegerse y protegerlo, lo designó Senador, otorgándole inmunidad.

En similar honda de perversidades y chicanerías, anda el Tribunal Supremo de Justicia Electoral, encabezado por Manuel Morales, acusado ante los tribunales de delator y de complicidad en varios delitos cometidos durante la larga tiranía de Strossner.

Documentos y fotografías muy comprometedoras contra Morales y otros secuaces siguen saliendo a la luz, mediante la labor infatigable de luchadores por los derechos humanos, entre ellos Martín Almada, quien descubrió en 1992 varios sitios donde estaban acumulados irrefutables pruebas de los crímenes del estronismo.

Incondicional servidor al coloradismo. Morales ha sido descubierto por la Controlaría General de la República de mantener contratados, desde fecha imprecisa, a cerca de tres mil “comisionados”, con un salario que ronda los 400 dólares mensuales, quienes estarían fungiendo de simples operadores de fracciones coloradas y liberales, en dirección a las elecciones municipales de mayo próximo.

La función de los mismos, según Morales, es la de registrar a las personas que no figuran en el padrón electoral, pero la Controlaría sostiene que, entre todos ellos, apenas 57 han identificado algún trabajo.

Octogenario y enfermo, el delator (piragué) podría irse al cementerio sin exculpar sus delitos ni los de la genocida empresa a la que continúa sirviendo, en actitud similar a la de muchos torturadores y asesinos, como es Augusto Montanaro, uno de los más siniestros ministros de Strossner, quien retornó al país, de su exilio hondureño, fingiendo amnesia y demencia senil, protegiendo complicidades.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Fondo del bicentenario: Garantía de cancelación a los acreedores externos

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

El anuncio de constituir un Fondo del bicentenario para el desendeudamiento y la estabilidad realizado en cadena nacional por el Ministro de Economía y la Presidente el pasado 14-12-09 constituye una clara señal del gobierno al poder económico mundial sobre la voluntad de cancelar vencimientos en el corto plazo (2010).

La decisión se mantiene en línea con las cancelaciones de deuda llevadas a cabo con los Organismos Financieros Internacionales, expresada con el pago anticipado al FMI en 2006 por 9.500 millones de dólares (recordado en la alocución de Cristina Fernández) y con la manifestación del gobierno de Néstor Kirchner quién señaló recién asumido que su gestión no era la “del gobierno del default”. La voluntad de pago estuvo desde 2003 y por eso el canje de deuda en cesación de pagos en mayo del 2005 y la reapertura del mismo con la reciente suspensión de la “ley cerrojo” que permite anticipar ofrecimientos de canje a los acreedores para el comienzo del 2010 por unos 30.000 millones de dólares (capital e intereses reclamados por los holdouts).

Puede interpretarse que ante dudas de inversores internacionales sobre la evolución de los recursos fiscales para hacer frente a pagos de la deuda pública, con vencimientos del orden de los 13.000 millones de dólares para el próximo año, la Argentina garantiza buena parte de las cancelaciones con reservas internacionales. El Fondo del bicentenario se constituyó por 6.579 millones de dólares, un 50% de los vencimientos previstos para el 2010. No significa que el Fondo se utilice, pero ante falta de recursos propios del Estado nacional, se acudirá a cancelar deuda con el Fondo integrado por reservas internacionales excedentes.

La estimación del Ministro es que la base monetaria se cubre con 30.000 millones de dólares de las reservas internacionales y por lo tanto, los 17.000 millones restantes, que completan los más de 47.000 millones en stock de reservas son “excedentes”. De este modo, se justifica que solo un 1/3 se destina al Fondo. Ello podría llevar a reclamar el uso de las restantes reservas excedentarias para garantizar otros destinos, por ejemplo en la promoción de producciones regionales, de cooperativas, de empresas recuperadas o emprendimientos asociativos de carácter popular, incluso asociados a la intervención económica del Estado municipal, provincial o nacional. También podrían constituirse como Fondo de financiamiento en el marco del Banco del Sur, demorado en su inicio de operatoria, o en la constitución de fondos de financiamiento que hagan parte de una “nueva arquitectura financiera” en línea con los compromisos asumidos entre algunos gobiernos de la región.

Al tipo de cambio de la fecha, el Fondo alcanza a los 25.132 millones de pesos, más del doble de los recursos anuales destinados a la Asignación de menores en la pobreza, cuyo costo se estima en un poco más de 10.000 millones de pesos. La comparación sirve para valorar los privilegios en materia de deuda interna y externa para la política económica.

La realidad es que el país, integrante del G20, necesita reinsertarse en el sistema financiero del capitalismo global y cumplir con los lineamientos definidos por el cónclave de presidentes. El G20 asigna principal papel al FMI en el restablecimiento del funcionamiento del sistema financiero mundial en crisis, al tiempo que alienta la liberalización de la economía mundial, requiriendo la normalización de la cadena de pagos, incumplida hasta hoy por la Argentina. Ello supone, además de cancelar los vencimientos regularizados para el 2010, arreglar con el Club de Paris por unos 6.700 millones de dólares y con los holdouts por unos 30.000 millones de dólares.

El país entró en cesación de pagos a fines del 2001 y comenzó a normalizar su situación con los acreedores en 2005. Ahora busca los caminos para cerrar el capítulo del default y reinsertarse como socio previsible en el concierto capitalista contemporáneo. Aspira así a ser nuevamente sujeto de crédito internacional a tasas de mercado (entre el 4 y el 6%) y alejarse de las tasas del orden del 15% de los últimos préstamos logrados. La medida asumida por el Estado serviría para reducir el costo del dinero demandado por el Estado y por el sector privado, colocando en evidencia la funcionalidad estatal al interés privado, en un momento de búsqueda de rentabilidad perdida por la crisis capitalista.

Foto: Argentina - La presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante el discurso en el que anunció la creación del Fondo del Bicentenario. / Autor: Presidencia de la Nación

Julio C. Gambina ES Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Profesor de posgrado en universidades públicas en el país y el exterior. Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP. Integrante del Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO. Director del Centro de Estudios de la Federación Judicial Argentina, CEFJA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Estrategia desestabilizadora con antecedentes. Maniobras K para que Scioli renuncie

PRENSA DE FRENTE

El gobierno nacional reaccionó ante las palabras de Biolcati, que pidió el “descabezamiento” de la gestión bonaerense. Sin embargo, con precisión quirúrgica y menos torpeza, parece ser desde las entrañas del propio entorno de Néstor Kirchner desde donde se empezaría a impulsar un clima “destituyente” en la provincia que incluya el aliento a protestas violentas que jaqueen al vapuleado gobernador. Los roles de Aníbal Fernández y Sergio Berni, el “monje negro” del Ministerio de Desarrollo Social.

El dirigente de la Sociedad Rural, agregando torpeza a su ímpetu golpista, habló de “descabezar” al gobierno de la provincia de Buenos Aires, y ni lerdos ni perezosos, en el oficialismo se le fueron al humo, tal vez con la intención premeditada de tapar las propias maniobras que se vienen aprestando para hacerle pagar al sumiso e inepto de Scioli la parte enorme de la crisis que se circunscribe a su provincia.

¿Pero un ataque a la gestión de Scioli no sería una maniobra que se le volvería en contra al propio gobierno nacional? No si, en un hipotético escenario de desgobierno provincial, Scioli renunciara y quedara a cargo del ejecutivo Alberto Balestrini, su vice y hombre caracterizado por los Kirchner como más ducho en esto de manejar situaciones de conflictividad, una condición necesaria si se quiere llegar al 2011 con la provincia alineada en su campaña electoral.

En la semana que pasó, el ministro de Salud renunció salpicado por la mafia de los medicamentos, y en el Ministerio de Seguridad las cosas están más graves aún. Pero el problema de fondo en la provincia es económico. La gestión Scioli arrastra un déficit fiscal previsto para el 2010 de más de 5 mil millones de pesos, situación que el gobierno nacional viene cubriendo con refinanciamientos y ampliación de partidas presupuestarias, más en defensa propia que del propio gobernador. La caja es una de las principales herramientas de sujeción y condicionamiento al gobierno provincial, pero no es la única.

En las últimas semanas, la fuerte indignación social por la inoperancia policial en el caso Pomar sumó nuevas certezas a la idea extendida de que la policía además de corrupta es inepta, y que además el gobernador es el principal cómplice de esa ineptitud. En sintonía, habituales voceros del entorno más directo de Néstor Kirchner empezaron a deslizar caracterizaciones de una dureza inusitada. En forma pública Horacio Verbitsky, después de sugerir que al ministro bonaerense Stornelli le podría corresponder prisión por abandono de persona en el caso Pomar, caracterizó que Scioli ya es “un inquietante pasivo para el gobierno nacional”. Aníbal Fernández, por su parte, desplegó la faz discursiva del ataque en ciernes: "La situación en la provincia de Buenos Aires no es una responsabilidad nuestra”, habló en nombre del Ejecutivo Nacional del que es su más locuaz vocero, buscando atajarse de los seguros conflictos por venir.

Aún así, estas declaraciones quedarían en la anécdota si no fuera porque, además, operadores K se están encargando de alentar la conflictividad social en la provincia.

La gestión de “Cacho” Álvarez al frente del Ministerio de Desarrollo Humano bonaerense está siendo la encargada de avanzar con un drástico recorte presupuestario en el área social, que afecta desde a Cáritas y el Movimiento de los Chicos del Pueblo, hasta a los grupos territoriales más combativos. Durante estos meses, gran parte de las organizaciones barriales del conurbano concentraron su atención en la lucha por el ingreso de sus bases sociales al Programa de trabajo en Cooperativas que impulsa el Gobierno Nacional, protagonizando piquetes, bloqueos de puentes, marchas y acampes dirigidos al gobierno nacional o a los municipios más hostiles, priorizando esta búsqueda de trabajo mientras veían cómo la gestión de Cacho Álvarez recortaba mes a mes becas juveniles, subsidios comunitarios y abastecimiento alimentario para los comedores comunitarios. Transcurridos los meses, el gobierno nacional en algo cedió para calmar la demanda al ministerio que conduce la cuñada de la Presidenta, aunque el Programa Argentina Trabaja sigue siendo conflictivo en su implementación. Parte de la estrategia de descompresión social, entonces, desde el propio ministerio de Alicia Kirchner, está siendo patear la conflictividad al territorio bonaerense, logrando el doble objetivo de sacarse un problema de encima, y forzar a que todos los problemas posibles recaigan en el ya definitivamente desgastado gobernador bonaerense.

Para esta estrategia, el gobierno nacional cuenta con los servicios del Coronel Sergio Berni, Subsecretario de Abordaje Territorial, hombre de confianza de Néstor y Alicia K.

Mientras el periodista de Página/12, Martín Piqué, le preguntaba al propio Scioli si no había escuchado "rumores de saqueos" en el conurbano, Berni dedicó las últimas semanas a convencer a grupos barriales marginales del conurbano para que apunten sus protestas a la provincia de Buenos Aires, y para ello negoció algunas incorporaciones en el Plan de Cooperativas (que no dirige personalmente, pero sobre el que tiene más manejo que el propio Subsecretario de Asistencia Crítica a cargo del programa, el integrante del Movimiento Evita Ernesto “Indio” Paillalef). Diversos grupos poco conocidos o prácticamente inexistentes, de dudosa legitimidad barrial y más afines a la lógica punteril del PJ que a la identificación con los movimientos sociales, se sumaron a la ola del reclamo genuino por cooperativas de trabajo. Sergio Berni es especialista en el manejo de estos grupos, que se caracterizan por el interés económico de sus demandas, en relación inversa a la solidez ideológica o incluso ética de sus modales.

Esta estrategia de “soplar el fuego para el lado de la gobernación de Scioli” tiene antecedentes. Tiempo atrás, un grupo marginal y poco conocido apañado por el gobierno nacional, el MP-29, realizó una toma violenta del Ministerio de Desarrollo Humano bonaerense. El hecho sucedió hace exactamente dos años, en un conflictivo diciembre de 2007, cuando el gobierno nacional buscaba marcarle la cancha a un Daniel Scioli que todavía pretendía vuelo propio. Quien comandaba el grupo, Daniel Rodríguez, fue condenado a prisión; durante la investigación se allanó el domicilio de un asesor del gobierno nacional, y en la casa de Rodríguez y su madre, en Quilmes y Berazategui, se secuestraron fusiles Mauser; escopetas Itaka de 12,70 mm., y otras armas.

Para los movimientos de desocupados de larga trayectoria y serio trabajo de base, estas estrategias y maniobras internas del poder no hacen otra cosa que complicar su labor y embarrar la cancha de las luchas populares. Sin ir mas lejos, la objetiva situación de ajuste sobre las políticas sociales generará, hoy martes 15, justificadas protestas de las organizaciones que protagonizaron, hace un mes, el acampe de desocupados en la Capital Federal. La provocación policial, como sucedió en varias de las últimas protestas, es otra variable de las maniobras a que pueden apelar uno u otro bando del poder para enrarecer el clima de la lucha popular.

Refiriéndose a los hechos de violencia de aquel diciembre de 2007, Gustavo Muñizaga, referente del Movimiento 29 de Mayo de similar denominación al grupo de Rodríguez que protagonizó la toma violenta del Ministerio de la Provincia cuando el gobierno nacional le quiso dar señales claras al gobernador Scioli, al ser consultado sobre la acción, no dejó dudas y orientó el señalamiento en una clara dirección: "¡Pregúntenle al ex casco azul Sergio Berni si conoce al MP-29!", declaró.

Foto: Argentina - Daniel Scioli, gobernador de la Provincia de Buenos Aires. / Autor: Gobernación de la Provincia de Buenos Aires.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los fallos de la Corte marcan el camino

Marcos Wolman (ACTA)

EL unicato sindical no es lo mismo que la unidad sindical. Esta última se alimenta de la unidad en la acción, alcanzada en asambleas plurales y democráticas realizadas periódicamente, donde los dirigentes rindan cuenta de su actividad y se formen cuadros clasistas que le den continuidad a la organización.

La unidad se abriga con la renovación de sus direcciones para terminar con el reinado de caudillos que viven a costilla de los trabajadores, exigiendo que nos debemos abrir "al mundo", su mundo, el Imperio que nos hace socios de las pérdidas. Donde ellos pavonean y nosotros pagamos sus crisis.

Es la regla de oro, cada vez que se la traiciona, deja de ser una institución clasista que defiende los derechos de los trabajadores activos y jubilados, por la cual fue creada.

A nadie escapa que los sindicatos agrupados en la CGT son sometidos arbitrariamente a los dictados de jerarcas comprometidos con los gobiernos de turno, sean militares o civiles; actúan como los clásicos muñequitos con pies de plomo; siempre caen parados.

Mientras que los trabajadores que ellos dicen representar están sumidos en la pobreza, la marginalidad y la desocupación, donde el contraste entre los que dicen representar y los representados es abismal.

No quieren perder las canonjías: aún a costa de la traición y la vida palaciega, son los mimados del sistema, dado que son el punto de apoyo que tienen malos políticos y patrones para seguir saqueando a los sectores populares, acumulando fortunas producto de la entrega de las riquezas del país al mejor postor, que los haga socios de esas reservas estratégicas que debieran servir al bien común, lo que nos hace cada vez más dependientes del Imperio.

Están los que quieren volver a la "Década de 1880”, cuando la oligarquía gobernaba directamente el país y éramos dependientes del Imperio ingles; se autodenominan "los opositores" y se juntan en Palermo para mostrar su "poderío" invitando a la UIA (Dios los cría y ellos se juntan: dicho popular).

Son viejos conocidos que ahora se unen y protestan porque la Corte Suprema de Justicia de la Nación dio un nuevo paso en favor de la libertad y democracia sindical, y a ellos los obliga a negociar con más de un sindicato que defiende al obrero, cuando es más fácil hacerlo con los que gerencian a los sindicatos que con los trabajadores representados por sus legítimos dirigentes, elegidos libremente sin trabas en los reglamentos electorales para ser candidatos, propuestos en asambleas democráticas y votados en elecciones libres de fraude.

Este miércoles, a las 15.00 en nuestra marcha Nº 924 brindaremos nuevamente con "pan y agua" para que el grito de dignidad y justicia llegue a todos los despachos de la Cámara de Diputados y Senadores, a la Presidenta de la Nación y al Poder Judicial.

Estaremos rodeados por trabajadores activos y jubilados de nuestra CTA reclamando:

A) Por el 82% móvil en la misma categoría, cargo y/o función del trabajador activo.

B) Por $ 1.600 de jubilación mínima, vital y móvil y el restablecimiento a las escalas jubilatorias.

C) Por una nueva Ley de Previsión que cumpla con la Constitución Nacional.

D) Por el PAMI dirigido por sus auténticos dueños: Los jubilados y trabajadores.

En tanto que el jueves 17 de diciembre, la Constituyente Social se hará presente en cada provincia para dar a conocer las resoluciones del Encuentro Nacional de Neuquén. Nuestra cita en la ciudad de buenos Aires es a las 15.00 en Avenida de Mayo y 9 de Julio para marchar hacia el Congreso Nacional.

Marcos Wolman es Secretario General de la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados de la República Argentina de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La minería: excelente negocio, ¿para quién?

Carlos E. Solivérez (RIO NEGRO ON LINE)

Mina a cielo abierto en la Alumbrera, que alcanzará 500 metros de profundidad. Según la secretaría nacional del rubro las empresas mineras han "invertido" en el país en el último lustro unos 40.000 millones de dólares y dado trabajo a unas 256.000 personas. Supongamos que es así y analicemos, sobre esta base y los datos que enseguida se darán, el beneficio que la actividad reportará al país en disponibilidad de productos de la minería, creación de puestos de trabajo, actividad económica, efectos sobre el medio ambiente y las poblaciones.

El producto minero más extraído hoy en el país es el oro, que en los últimos tiempos ha vuelto a convertirse en medio de ahorro y especulación financiera, con un espectacular aumento de precios que lo ha llevado por encima de los 1.100 dólares cada onza (aproximadamente 31 gramos). Se estima (las empresas no dan estas informaciones, ya que hasta los contratos de concesión son secretos) que el costo de extracción sería la mitad de eso. También se extrae cobre, plata, molibdeno y otros metales, pero no se sabe exactamente cuáles ni en qué cantidad, porque las regalías que se pagan por su extracción del país se basan sólo en las declaraciones juradas de las empresas. Estos minerales son recursos no renovables, muchos de ellos insumos críticos para procesos industriales que algún día deberían hacerse en el país. La explotación del Bajo de la Alumbrera, por ejemplo, no hace ningún procesamiento de los minerales más allá del mero aumento de su concentración. El proyecto original, abandonado por razones no hechas públicas, contemplaba la construcción en Catamarca de refinadoras de cobre, oro y molibdeno así como de fábricas de ácido sulfúrico y pelets de hierro, multiplicando valor agregado para el país y puestos de trabajo que podían ser permanentes (Aluar fabrica aluminio en el país con minerales importados).

Tal vez los minerales no queden, ¿pero no dan trabajo en zonas donde es muy escaso? El problema es que no dan trabajo estable; el yacimiento del Bajo de la Alumbrera, la primera y mayor explotación a cielo abierto del país, tendrá una duración máxima de 20 años, hasta el 2017. Cuando se agoten los yacimientos hoy en explotación sus 256.000 trabajadores deberán buscarse otras ocupaciones igualmente rentables. ¿Cuáles son? ¿Se está avanzando en la creación de los nuevos puestos de trabajo, en los sistemas de recapacitación y relocalización de los trabajadores? Ojalá algún lector me desmienta, pero según mi conocimiento no se está haciendo nada. Sin embargo, quizás no se deba ser tan negativo porque con lo que el Estado recauda de las mineras seguramente se puede hacer eso y mucho más. ¿Es así?

Durante la década del despojo menemista se hicieron importantes inversiones estatales en el relevamiento de las riquezas minerales del país y en las reformas legales necesarias para promover su acelerada extracción. Lo mismo sucedía en otras partes del mundo ya que, como señaló el entonces vicepresidente del Banco Mundial Lawrence Summers, había que trasladar las actividades tóxicas a los países de bajos salarios. En el marco de la filantrópica legislación así implementada en beneficio de las grandes empresas extranjeras, el presidente Néstor Kirchner lanzó el Plan Minero 2003, hoy en plena vigencia y expansión. Los "inversores" mineros pueden comprar en el exterior todos los bienes que requiera su tarea e ingresarlos al país sin recargos aduaneros ni pagos de IVA (si se compra un libro afuera, hay que pagar 21% más). Pueden transferir libremente al exterior todas sus ganancias sin pagar nada. Están exentos de los impuestos internos, de sellos, a los cheques y a las cuentas corrientes. Durante los primeros 5 años de operación están exentos de todos los gravámenes nacionales, provinciales y municipales. Pagan el canon minero provincial y una regalía que no puede exceder el 3% del valor -que ellos mismos declaran- en "boca de mina", del que pueden además descontar gastos. Por si fuera poco, estos beneficios no pueden ser disminuidos durante 30 años. Usan combustible y energía eléctrica subsidiados en enormes cantidades (Minera Alumbrera consume tanta electricidad como las ciudades de Neuquén y Bariloche sumadas, 300.000 habitantes). El Estado nacional (todos nosotros) construyó además una costosa línea especial de alta tensión, la Línea Minera, especialmente para darles esta energía. Si embarcan los minerales o sus refinados por puertos patagónicos son premiados con el reembolso de sus costos de fletes y seguros. En el caso de Pascua Lama, los inversores chilenos recibirán parecidos beneficios. Nadie parece haber hecho la cuenta completa, pero tengo la terrible sensación de que, en vez de recibir algo por minerales irreemplazables, les estamos pagando para que se los lleven, como si fueran improcesables residuos peligrosos. Sin embargo, aquí no termina la historia pues cuando se vayan quedarán cuentas más importantes sin saldar.

Las actividades mineras se hacen en la históricamente postergada región andina (su parte norte fue la más próspera del territorio hasta la llegada de los conquistadores castellanos), en ecosistemas áridos y frágiles donde están las fuentes de todas las aguas del territorio nacional con la única excepción del Litoral. Minera Alumbrera se apropió de la totalidad de las aguas de un río (90 millones de litros diarios) para hacer la concentración de sus minerales. Embalsó para ello sus orígenes y concentró los desechos líquidos en otro embalse (el "dique de colas") que tiene hoy unas 600 hectáreas y unos 9 billones de litros de agua ácida contaminada con metales pesados. Transporta sus minerales por 247 km en suspensión acuosa -mineraloducto que ha tenido múltiples derrames- a una planta de separación en territorio tucumano que arroja sus desechos a un canal que va a parar al embalse de Río Hondo, donde están las termas. Hubo múltiples denuncias de los pobladores de todas esas regiones, pero la empresa declara repetidamente que respeta las normas y que todo está bien. Los escasos controles estatales de contaminación hechos con previo aviso nunca encuentran nada, pero hay numerosos estudios privados sorpresivos que confirman la gravedad del problema. La mina sanjuanina de Veladero (provincia gobernada por José Luis Gioja, quien como diputado nacional y empresario del rubro fue un activo impulsor de las leyes mineras de Menem) es una explotación de oro con cianuro hecha por la Barrick Gold, muy cercana a la inminente de Pascua Lama también de su "propiedad". Ambas minas están dentro de la reserva natural provincial San Guillermo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por su riqueza en animales como vicuñas y guanacos así como yacimientos arqueológicos de las más avanzadas culturas precolombinas del hoy territorio argentino. Lindan también con grandes glaciares cuya ley de protección fue casualmente vetada por la presidenta Cristina Fernández. En Santa Cruz han quedado dentro de una zona de explotación minera -y su acceso ha sido restringido- las pinturas rupestres más antiguas del país, las del río Pinturas. Las explotaciones son usualmente a cielo abierto con explosivos que dispersan material a muchos kilómetros de distancia y alejan a los animales por centenares por kilómetros. Las mineras compran la buena voluntad de los dispersos y postergados pobladores andinos por ínfimos porcentajes de sus ganancias, haciendo escuelitas, centros sanitarios, fomentando pequeños emprendimientos productivos como cultivo de cebollas, recolección de nueces y otras actividades artesanales que, aunque de ínfima cuantía, les hacen atisbar un anhelado horizonte de progreso. Cuando las mineras se vayan -hay alrededor de 400 proyectos de distinta magnitud en proceso de aprobación en la Secretaría de Minería de la Nación, todos de pocas décadas de duración- dejarán tras de sí una catástrofe ambiental-cultural de una magnitud sin antecedentes en el país.

El problema es amplio y con facetas muy variadas, algunas de las cuales sólo pueden ser responsablemente abordadas por profesionales especializados. A ellos quiero dirigirme aquí, en particular a los de la Universidad Nacional de Tucumán, a la que le corresponde el 20% de los derechos de explotación del yacimiento del Bajo de la Alumbrera. El pasado 8 de diciembre, tras varios meses de dilaciones, se reunió su Consejo Superior para analizar las denuncias sobre Minera Alumbrera, su concesionaria. Hubo amplias exposiciones sobre el tema, la más detallada y mejor fundada de las ellas fue la del Premio Nobel Alternativo Raúl Montenegro, presidente de Funam, fundación consultora del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Era la ansiada oportunidad del gran debate nacional sobre la minería a cielo abierto, donde los que saben y son parte de las decisiones disiparían nuestra ignorancia ayudándonos a corregir nuestros errores. Los integrantes del Consejo Superior no estaban bien informados de los problemas, no se expresaron al respecto y giraron el tema a comisión, manida técnica para "lavarse las manos". Los grandes medios nacionales de comunicación, cuyos artículos casi invariablemente abogan a favor de las mineras extranjeras, estuvieron completamente ausentes.

Foto: Argentina, Catamarca, Depredación minera - Tajo de explotación de Minera La Alumbrera. / Autor: NO A LA MINA

Carlos E. Solivérez es Doctor en Física y diplomado en Ciencias Sociales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Catamarca: Hartos de las mineras, vecinos se levantaron contra Agua Rica

PRIMERA FUENTE

Integrantes de la Asamblea Ambiental de esta localidad catamarqueña mantenían, hasta el cierre de esta edición, un bloqueo al paso de vehículos vinculados con el proyecto minero de Agua Rica. Advierten sobre el enorme impacto ambiental que se causará en los Nevados del Aconquija.

Desde la mañana de ayer, vecinos de la localidad catamarqueña de Andalgalá mantienen cortado el paso a vehículos que, según denunciaron, trasladan combustibles a máquinas constructoras que se hallan en lo que será la próxima explotación minera de Agua Rica.

A través de diferentes turnos, integrantes de una asamblea vecinal local, realizan en forma ininterrumpida, y por tiempo indeterminado, una restricción al paso de cualquier vehículo vinculado con este repudiado proyecto minero, sobre el camino hacia la localidad de El Potrero, en cercanías del cruce que conduce a Chaquiago.

“Nos enteramos que irregularmente camionetas iban a trasladar combustible hacia la zona de la explotación para las máquinas que comenzarían a levantar un playón de base como estructura del campamento minero de Agua Rica”, explicó Sergio Martínez.

El ambientalista aclaró que este megaproyecto minero no tan sólo generará un impacto de enormes consecuencias socioambientales para la región sino que además viola una serie de normas vigentes. “Entre ellas, la propia Constitución de Andalgalá que declara a los Nevados del Aconquija (donde se halla Agua Rica) como santuario de la naturaleza”, afirmó Martínez.

En tanto, desde Tucumán, la Asamblea Socioambiental del NOA expresó su apoyo a la medida de lucha y resistencia de los vecinos de Andalgalá y alentó la movilización de todas las asambleas ambientales en la región.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Rechazo

Stella Maldonado (ACTA)

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA-CTA) rechaza y repudia el nombramiento de Abel Posse como ministro de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Luego de la escandalosa salida del Ministro Narodowsky que no sólo no resolvió ninguno de los problemas educativos de la ciudad, sino que los agravó y terminó envuelto en la causa de las escuchas ilegales, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires nombra como ministro de Educación al escritor y diplomático Abel Posse.

Esta designación de una persona de reconocidas ideas de ultraderecha, diplomático durante la última dictadura militar, que opina que son injustos y parciales los juicios a los genocidas, que el garantismo es un “lujo humanista” injustificable, que el rock estupidiza a los jóvenes y que usar aritos es un signo de peligrosidad y está en contra de la educación sexual, nueva aberración del gobierno de Macri que en materia de políticas sociales y educativas profundiza su direccionalidad hacia la represión, la injusticia social y el cercenamiento de derechos.

La CTERA rechaza absolutamente esta decisión que ha sido ya repudiada por un amplio espectro político y multisectorial y continuará planteando su renuncia, ya que Mauricio Macri ha confirmado su nombramiento.

La educación de la ciudad tiene serios problemas a resolver: falta de vacantes en el nivel inicial y primario en los barrios de la zona sur, graves falencias en infraestructura, obras paradas, demoras de hasta ocho meses en el pago de los salarios a interinos y suplentes, falta de actualización salarial, falta de docentes de nivel primario y secundario en varios distritos escolares, rebaja del presupuesto educativo 2010 y subejecución del presupuesto 2009.

No es designando a este personaje que concita un enorme rechazo social como se puede encarar la solución de la grave problemática educativa de la ciudad.

Los trabajadores de la educación organizados en la CTERA continuaremos nuestra lucha en un marco multisectorial para defender la escuela pública y el derecho social a la educación.

Stella Maldonado es Secretaria de Formación de la CTA; Secretaria General de CTERA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...