viernes, 18 de diciembre de 2009

El polvo de los mitos: Revolución y contra-revolución en los capitalismos de la miseria (Parte III - Final)

Paulo Alves de Lima Filho (IBEC, especial para ARGENPRESS.info)

d - Sobre el vientre de las revoluciones burguesas conservadoras

El vientre de las revoluciones burguesas conservadoras está pleno de monstruos. Guerras, sublevaciones, revoluciones y contra-revoluciones, masacres y genocidios en él se suceden infinitamente, sin que esas revoluciones consigan dar a la luz un hijo sano y longevo. Ellas se desarrollan por la historia como tortuoso camino eternamente incompleto. Marchan para un futuro que nunca alcanzan. Parecen nunca ser modernas si miradas en el espejo de las pocas hijas pródigas de las revoluciones burguesas radicales.

Habitada por los personajes más bizarros nacidos del polo conservador nunca destruído pertenecen a un orden particularmente inhumano de capitalismo. El orden de los capitalismos de la miseria (algunos solo recientemente elevados al escalón remediado o rico). Forma particular de capitalismo dedicado al obscurantismo militante, alienado de la emancipación, arrastrándose trás de ella con siglos atrás de su cola. Ya decadente sin haber logrado el apogeo de sus congéneres radicales.

Objeto tan complejo, capaz de engañar a los más eminentes historiadores (4). Si Hobsbawn, en 2007, expresa perplejidad e incomprensión sobre el por qué del continente latinoamericano haber “permanecido al margen de la historia occidental y allí continua”, si él es capaz de tan gran absurdo, entonces estamos todos perdonados. Somos de hecho una particularidad todavía por descifrar, obstrutiva a pesar de nuestros más que seculares esfuerzos teóricos.

Ocurre, muy resumidamente, no ser el atraso, sino que la vanguardia de la evolución del capital. La invención del Nuevo Mundo Ibérico colonial, luego mundializado a lo largo de los siglos XV al XVII, fue la cuna del sistema mundial capitalista, el espacio de plena libertad con el cual el capital contó para su más rápido y crecimiento sin trabas. Nacemos como forma histórica intencional y planeada del capital y nos tornamos naciones por casualidad. Nuestra medida histórica es, por lo tanto, el capital mundial en su forma genérica, más desarrollada. Fue de esa forma que transitamos de un polo nacional dominante a otro.

Ahora estamos subordinadamente en el nivel genérico monopolista y bajo el imperio mundial absoluto de ese capital. Nuestro capitalismo de la miseria se estacionó en su última fase y la revolución desapareció del léxico a no ser en FHC y Lula bajo la forma de la revolución silenciosa. La revolución invocada por FHC en su discurso de asunción no era más que la neoliberal. (5)

e - El sentido de la política en las revoluciones burguesas conservadoras.

Hay dos líneas de adecuación política burguesa al dominio absoluto del capital financiero. La línea subordinada más directamente a este, la de la derecha burguesa - al estilo de nuestro viejo Partido Republicano en la Primera República - vinculada a la declinación del estado como capitalista colectivo capaz de confrontarse con la fuerza política y económica del capital dominante. Otra línea, que expresa el fortalecimiento del estado nacional como forma de realización de otras fuerzas sociales, inclusive capitalistas y no hegemónicas, necesitadas de afirmarse bajo el imperio no contestado del capital financiero. Esa línea es lo que podemos llamar genéricamente de izquierda burguesa, a semejanza de lo que fue entre nosotros el viejo Partido Democrático.

La revolución burguesa conservadora mantiene sus viejas polaridades políticas respectivas a la forma del capital dominante. Su forma modernizada no supera las limitaciones impuestas por el capital en su dimensión mundial - las fuerzas solidarias y más directamente dependientes de esta (la derecha) y las fuerzas no - automáticamente solidarias y necesitadas de afirmación contra este (la izquierda). Situación ontológica del mundo colonial ibérico desde su nacimiento en el siglo XV.

PT y aliados de un lado y del otro el PSDB (Partido Social Democrata brasileiro) y su coligación reproducen las viejas anclajes coloniales. La gran novedad es la dimensión todavía muy minoritaria de las fuerzas populares de la extrema izquierda, o sea, de la izquierda proletaria socialista y comunista. Muchas de estas, todavía se encuentran imantadas al polo izquierdo de la política y en gran medida porque la teoría de la superación revolucionaria del status quo necesita resolver los impases no resueltos de las revoluciones socialistas del siglo XX.

f – Revoluciones burguesas conservadoras, revoluciones socialistas y otras revoluciones.

Decíamos en la introducción que esta era histórica vive bajo las ruinas del fracaso de cuatro vertientes de la transformación social. De allí vivimos hoy inmersos en el polvo de sus mitos. El denominador común que explica su fracaso es el presupuesto metafísico de todas, su ignorancia del deslímite del capital, su incontenible sed de destrucción que nos aproxima a la posibilidad muy real de extinción de la vida humana sobre el planeta no solamente por los artefactos atómicos que crean inseguridad creciente, sino por el efecto estufa derivado del modo capitalista de producir.

Decíamos también que el proceso de modernización capitalista en los marcos de las revoluciones burguesas conservadoras, en los capitalismos de la miseria, a través de reformas sucesivas, no es capaz de liquidar su forma particular miserable. Y hablamos de miseria como categoría total: económica, política, cultural, social. O sea, la particularidad de las revoluciones burguesas conservadoras está en su imposibilidad de saltar a la liquidación de la miseria a través del capitalismo. En América Latina asistimos al fracaso de las revoluciones políticas redundantes en el proceso de industrialización bajo el influjo ideológico de las varias teorías desarrollistas y del cepalismo en particular. La permanente reproducción del polo conservador renueva infinitamente sus formas obstruídas conservadoras, como un loco caleidoscopio. Lo viejo renovado pesará natural y permanentemente sobre lo nuevo, de modo de limitarlo, cerceando su alcance y profundidad.

Pero no sólo el salto capitalista autónomo, democrático, soberano fue y permanece imposible, sino también su transformación radical en sentido comunista. Su forma particular conformará naturalmente las dos ilusiones: la de la posible transformación capitalista sin revolución capitalista radical y la de la transformación socialista radical sin la emancipación de los trabajadores. La transformación socio-económica en los marcos de las revoluciones burguesas conservadoras se enfrenta con la maldición del caleidoscopio, su forma particular de producción y reproducción del capital.

Aquello que tomó la designación de desarrollismo y socialismo en el siglo XX originó procesos irremediablemente condenados al fracaso, o sea, a la permanencia en los horizontes del capitalismo de la miseria. Eso no quiere decir absolutamente capitalismos insignificantes, sea visto los BRICS, uno más poderoso que el otro. Refiero-me a su necesaria incapacidad congénita de hacer avanzar la acumulación ampliada del capital con liquidación de los complejos socio-económicos pretéritos, o sea, sin la reproducción modernizada de las viejas clases explotadoras. De tal forma que no solo observamos allí la involución común a todo el sistema capitalista de inmanente liquidación de la emancipación social en esta entrada en la fase de declinación final (que podrá durar siglos), sino la imposibilidad de evolución hasta los niveles de su apogeo en el siglo XIX.

Y la fuerza que mantiene la dinámica hasta el momento irresistible de esas sociedades en los marcos miserables es el mismo capital como fuerza social mundial. De allí que solamente su superación desamarrará el nudo que ata la mayor parte de la humanidad a la reproducción de sociedades capitalistas de la miseria. Pero mientras la revolución anticapitalista no ocurre en los polos dominantes del capital, esa superación ocurrirá y continuará ocurriendo, como ocurrió en la historia del siglo XX y en este siglo, exactamente en el universo de los capitalismos de las revoluciones conservadoras.

Cual, entonces, es el secreto de la transición anticapitalista que no consigue ir más allá del capital en eses capitalismos? Cual el secreto del fracaso de los así llamados socialismos del siglo XX? Esa respuesta es esencial para las revoluciones del siglo XXI y aquellas revoluciones socialistas que todavía persisten.

Este trabajo se encuentra incompleto. Falta toda la discusión sobre “La Dinámica propia de la sociedad comunista”.

Notas:
4) Vea entrevista de Hobsbawne en “Folha de São Paulo”, del 30/09/2007, donde el dice: ” Dejando de juicios de valor... Lo más impresionante para mi hoy es percibir que antes yo consideraba 40 años un tiempo muy largo en la historia, y ahora sé que cabe en una vida humana. Para un historiador, América Latina, Brasil, son lugares donde se puede acompañar un proceso entero. Como fue importante para Darwin con relación a la biología, ocurre de la misma forma para la historia. Es un continente increíble. Pero lo que continúa siendo un misterio para mi es porque, además de su gran potencial, América Latina haya permanecido a márgenes de la historia occidental y allí continua. Y es de ese modo, también, que está entrando en el siglo 21”.
5) “Esta verdadera revolución social es de mentalidad solo irá acontecer con el concurso de la sociedad (...) “Yo los convoco para cambiar el Brasil”. (1995) Observe la impropiedad conceptual de tomar como sinónimos revolución y cambio.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela necesita una revolución de verdad (Parte III - Final)

MOVIMIENTO GUEVARISTA REVOLUCIONARIO (especial para ARGENPRESS.info)

¿Es el PSUV el partido de la revolución socialista?

Desde el punto de vista político, se presionó de todas formas a algunos partidos y movimientos para que ingresaran al nuevo partido de gobierno (psuv), y de esta forma, reeditar un virtual nuevo pacto de punto fijo, con la existencia de solo dos grandes tendencias: la derecha tradicional capitalista, y la nueva izquierda capitalista y reformista.

En este esquema diseñado por el bloque en el poder, no cabía ninguna posibilidad para los sectores revolucionarios, y así lo hicimos saber en su momento. Pese a todo lo anterior, no fueron pocos los movimientos que decidieron ingresar al nuevo partido. Algunos lo hicieron siguiendo la táctica del entrismo, otros alegaron que no había que dejar solas a las masas en la nueva aventura y tampoco faltaron los que pretendían cambiar todo desde dentro con un llamado “apoyo crítico”.

Cada uno de estos sectores deberá hacer su propio balance después de transcurrido bastante tiempo desde aquella decisión, pero lo que ya esta bastante claro, es que el PSUV es un partido pluriclasista en su base social, pero su dirección es una dirección burguesa y que representa a este sector social. No dudamos ni por un momento de la honestidad y compromiso revolucionario de la mayoría de la base social “bolivariana”, sino hablamos de las direcciones y la burocracia partidaria que allí se desarrolla.

La lucha de tendencias al interior de dicho partido, es casi nula, ya que el sector dominante se ha asegurado el control burocrático de prácticamente todas las estructuras. Se podrá argumentar que en distintos sectores existen realidades particulares distintas, pero eso nos puede hacer confundir tratando de explicar el todo por la parte, y explicar el fenómeno global a partir de pequeñas experiencias lo que no conduce a un diagnóstico acertado de la realidad.

Hoy el PSUV, pretende darle algo de sustancia al descolorido eslogan del socialismo del siglo XXI, que no es otra cosa que el viejo y gastado capitalismo con un rostro algo más social. Esta sustancia vendría de la mano de impulsar la formación política de sus cuadros dirigentes bajo la dirección del partido comunista chino, el mismo que dirige un estado de corte burgués, donde a sus trabajadores, se les paga salarios miserables y el mismo que hoy por hoy, mantiene a flote la economía de Estados Unidos a costa del robo de la plusvalía a su clase trabajadora y en el mantenimiento de una virtual esclavitud para los sectores más explotados. Todo el supuesto “milagro chino” con su acumulación gigantesca de capital, proviene de la súper explotación de su mano de obra y de las condiciones infrahumanas en que sobreviven sectores de su población.

Hablando de justicia...

La puesta en práctica de la policía nacional, la aprobación de la ley de control de armas y explosivos, y la virtual aplicación de la ley antiterrorista que no fue promulgada, implican un endurecimiento de la represión por parte del Estado. La pregunta que se formula sola es quien será el objeto de dicha represión.

Venezuela y no es un misterio para nadie que viva en este país, tiene uno de los índices de criminalidad más altos del continente y la seguridad no solo se ha transformado en un tema que entrega dividendos políticos, sino que además se ha convertido en un excelente negocio para la burguesía. Millones y millones de dólares se invierten cada año en las empresas que brindan seguridad a un segmento de la población que esta en condiciones de pagar por dicha seguridad.

De tal forma que el mantenimiento del actual clima de inseguridad pública, favorece en primer término a la burguesía ligada al lucrativo negocio de la seguridad. Es este sector empresarial el que absorbe la mayor parte de funcionarios activos y en retiro de las policías y de la fuerza armada, y es precisamente de donde provienen la mayoría de las bandas organizadas fundamentalmente en torno al delito de secuestros y de tráfico de armas.

El sicariato en todas sus variantes, actúa de manera permanente y organizada en Venezuela desde hace varios años. No es un misterio de donde provienen principalmente los sicarios.

Todos saben que es la policía y la guardia nacional, quien maneja el tráfico de armas en los barrios y en las cárceles del país en alianza estrecha con el narcotráfico, paramilitares y sectores de la burguesía ligada a este lucrativo negocio de la seguridad.

La policía y la guardia nacional, muchas veces cumplen funciones de custodia y escolta a la burguesía tanto dentro como fuera de su horario de trabajo, y esto los pone en condición de un pequeño ejercito privado a disposición de quien pueda pagar. De allí al sicariato, hay un solo paso y eso es lo que ha sucedido en estos años.

La inseguridad y el miedo de la población, sirven como un verdadero bloque de contención social a las demandas de la población, ya que la gente observa quien pone siempre las víctimas y quienes son los victimarios. En estos años de avance de las luchas sociales, el sector campesino ha pagado caro su movilización y lucha por la tierra. Ya son más de 300 dirigentes y campesinos asesinados por mandato de los terratenientes y eso no parece tener fin. En los sectores suburbanos y urbanos industriales, han sido los trabajadores los golpeados en forma salvaje por este flagelo.

En los barrios de las grandes ciudades, las bandas de delincuentes son quienes realmente tienen el control del sector atemorizando con su accionar y paralizando en los hechos, toda vida social comunitaria.

Estas bandas son armadas fundamentalmente por la policía, y muy especialmente en Caracas, donde la PM se destaca en el tráfico de armas y venta de municiones. No existe prácticamente ningún vecino que no conozca esta situación y los grados de impunidad alcanzados por estos parásitos policiales, llenan de indignación a toda la población que sin embargo, se siente impotente para actuar al observar el poder alcanzado por estos delincuentes. La lucha contra la inseguridad, es parte integrante de la lucha de clases y uno de los terrenos donde se expresa con toda su crudeza el papel que cumplen los aparatos represivos del estado capitalista.

La alianza de la delincuencia con muchos policías, empieza a expresar el quiebre profundo que sufren las instituciones del estado capitalista y esa creciente descomposición, es señal más que evidente de la crisis general del sistema que sin embargo, aún impone sus condiciones.

Esta situación se ve avalada al comprobar que en Venezuela la impunidad es total. Aún nadie esta preso en forma efectiva por las masacres cometidas durante la cuarta república, la violencia organizada y desatada por la derecha durante el golpe de Abril, aún no se castiga y ni hablar del asesinato de líderes sindicales y campesinos.

En el terreno económico, no ocurre algo diferente. Cientos de miles de fraudes, estafas, comisiones ilegales, enriquecimiento súbito, tráfico de influencias, sobreprecios, usurpaciones y robos descarados, quedan impunes y nada se puede hacer al respecto. Se produce un ilícito, se descubre, queda el escándalo, se promete una investigación y luego ya sea por acción directa de la policía o de los tribunales, el imputado logra salir del país y burlar la necesidad de justicia de todo un pueblo.

No ocurre los mismo con más de dos mil obreros, dirigentes, estudiantes, mujeres, campesinos y pueblos originarios que se encuentran ya sea encarcelados, o con régimen de presentación en tribunales. La policía, la ley y los tribunales, al servicio de la burguesía.

En tribunales, a pesar de la llamada depuración, siguen existiendo las mafias y las bandas organizadas de delincuentes del derecho burgués, que amparados en su investidura, siguen sirviendo los intereses de una clase putrefacta y parasitaria que no tiene nada que ofrecer que no sea su pestilencia burguesa.

Así las cosas, no es ningún alivio para la población la creación de la policía nacional ni el fortalecimiento de algunos órganos de inteligencia. Creemos que a medida se agudice más la crisis del sistema, más dura será la represión especialmente para las y los trabajadores. No hace mucho el presidente amenazó con la DISIP a los trabajadores de Guayana y con militarizar el Metro de Caracas si las y los trabajadores seguían exigiendo sus derechos.

La protesta social pretende ser transformada en un ilícito y se criminaliza la movilización por distintas vías. Al decir esto, no estamos defendiendo las provocaciones de la derecha fascista. Creemos que lo que busca la derecha con ellas, es justamente servir de cortina de humo para que luego se reprima a los trabajadores con el consentimiento de una parte de la población que puede asimilar la legitima protesta de los explotados por sus derechos, con un intento desestabilizador de la derecha fascista.

¿Vamos rumbo al socialismo?

Definitivamente no. A la existencia objetiva de una base social que aspira a un cambio de sistema político-económico que se oriente al socialismo, existe una dirección claramente burguesa que buscará por todos los medios defender sus intereses de clase a costa de lo que sea y que en este momento, hace usufructo de un lenguaje seudo revolucionario para asegurar granjerías y privilegios. Esta dirección acompañada por la burocracia y en alianza abierta con los sectores empresariales de los que ya forma parte, no duda ni un minuto que tiene que impedir el socialismo y se empleará a fondo en esa empresa.

No se trata como creen algunos compañeros de cambiar a un ministro o a un equipo económico. Si fuera así, estaríamos validando con nuestra opinión que el problema es la administración del sistema y no el sistema mismo. La apuesta que se hace desde la administración del estado, no es económica, sino es una apuesta de clase que responde en un último término a una decisión política largamente madurada.

La apuesta que ya se hizo por este sector gobernante, tiene que ver con el fortalecimiento de la burguesía en contra de la fuerza de trabajo y con la proyección de ese sector burgués a nivel latinoamericano. Eso no quiere decir que esta burguesía entre en abierta contradicción con el imperialismo, solo quiere negociar desde otra posición de poder y obtener así una tajada mas grande del pastel.

La reorganización del estado y hasta cierto punto su involucramiento en el sector productivo, no nos puede segar la vista en relación que este es un estado burgués y capitalista, que tiene por misión servir las necesidades del capital y cuando el estado entra directamente a la fabrica, tiene por misión regular en favor de la burguesía el mercado de la fuerza de trabajo y enfrentar directamente a la clase trabajadora. El capitalismo de estado no tiene otra misión que gestionar la acumulación de capital para luego ser entregado al sector privado. Esa es la lamentable historia no solo de América Latina, sino de muchos países europeos entre los que se pueden señalar los que formaron parte del bloque oriental.

La independencia de clase. Una necesidad revolucionaria.

Frente a todo este panorama descrito, a la clase obrera y a los sectores explotados de la ciudad y el campo, solo les cabe mantener su independencia de clase frente al gobierno y al estado, mediante la elaboración de sus pliegos reivindicativos y sus planes de lucha por mejorar sus condiciones de vida y avanzar en la elaboración de un programa de gobierno propio que efectivamente se proponga terminar con el sistema capitalista.

Esta necesidad política de la clase trabajadora, es también la esperanza de muchos otros sectores explotados, que ven como su calidad de vida desciende mientras la burguesía se fortalece. La activación de esos sectores sociales, no se producirá si primero no observan como la clase obrera conquista su propia independencia de clase y avanza resueltamente detrás de un programa revolucionario socialista.

La revolución socialista no ha fracasado, porque esta no se ha producido aún en Venezuela y para que se produzca, hay que organizarla desde ya en todos los lugares donde se encuentre un revolucionario.

Cuando hablamos de organizar la revolución socialista, hablamos de plantearnos el problema del poder y el ejercicio del mismo por la clase trabajadora. Eso necesariamente nos lleva a desarrollar un proyecto como clase que se asiente en un programa y en un tipo de organización que no solo realice el acto revolucionario y destruya el poder de la burguesía y su estado, sino que sea capaz de iniciar la construcción práctica del socialismo y desarrollarlo. Ese poder no puede ser un partido o movimiento, tienen que ser las masas de trabajadoras y trabajadores, explotados de la ciudad y el campo, organizados en un nuevo tipo de organización social revolucionaria. Esa es la genuina expresión del poder popular y de clase que se debe de organizar desde ya.

Esa perspectiva no nos hace perder de vista los objetivos del momento y su posterior desarrollo. No basta con llamar a la organización del poder popular en forma genérica. Este poder de clase debe tener expresiones concretas en cada lugar de trabajo, en cada universidad, liceo, campo o barrio, y esa organización no cae del cielo ni será regalo del estado. Son los revolucionarios organizados quienes deben impulsar esa construcción social desde lo más simple hasta lo más complejo.

Por esa razón es que las consignas “control obrero” o “consejos de trabajadores”, nos parecen justas, pero extemporáneas. ¿Cuales obreros controlan? ¿los de A.D? ¿los del psuv? ¿A cuales consejos nos referimos? ¿cuantos de esos consejos existen? ¿esos trabajadores tienen conciencia de clase? ¿quieren el socialismo? ¿donde están esos consejos organizados y cuantos hay?

Creemos que la revolución es algo serio y planificado y no solo consignas que expresan deseos que no tienen estos que ver con la realidad. La realidad actual para los revolucionarios, es de una desventaja de carácter estratégico que tiene expresiones en lo teórico, político, organizativo, social, cultural, económico-material, militar y numérico.

Esta realidad debe ser reconocida para poder ser cambiada y nuestro trabajo en la actualidad debe expresar las necesidades objetivas que nos separan de la revolución. Creemos que los revolucionarios debemos emprender una acumulación de fuerzas de carácter histórico en todos los terrenos antes planteados y dar respuestas reales a esas necesidades.

De allí que hemos formulado desde hace ya mucho, dotar a la clase obrera de una herramienta política de gran potencia, que sea capaz de llevar el problema del poder a las grandes masas y ayudar a su organización detrás de este objetivo. Esa es para nosotros la tarea de las tareas en este momento y como tal trabajamos en esa dirección. Las tareas agitativas son parte de este trabajo, pero no son el trabajo, a pesar que a veces todos nos confundimos en esta labor.

La construcción y el desarrollo de la herramienta política, sin duda que nos coloca en la senda que creemos correcta, pues nos fortalece para plantearnos el gran objetivo. Sin organización revolucionaria no habrá revolución socialista, ya que esta no se realiza por ósmosis ni por intuición de las masas y ni siquiera porque existan sectores adelantados dentro de la clase obrera. La revolución socialista es un acto científico revolucionario que requiere de una ingeniería social y de una construcción práctica que no admite improvisaciones. Esto no quiere decir que hayan recetas preestablecidas, pero sabemos que se necesita un colectivo con herramientas teóricas, con la convicción más firme, con una gran dosis de disciplina, con un plan estratégico y con una fuerza material que permita la construcción de un nuevo imaginario social y su puesta en movimiento para llevarlo a cabo.

Es por eso que hemos planteado la unidad de los revolucionarios a partir de una serie de definiciones iniciales que nos vayan acercando hacia el objetivo. Hemos planteado la elaboración de un programa que basado en la realidad social que vive nuestro pueblo, permita dar grandes pasos hacia el desarrollo de una conciencia de clase de las trabajadoras y trabajadores.

También hemos llamado a desarrollar en todo su potencial, la lucha de ideas y de masas por el socialismo como una corriente que empiece a expresar los deseos de cambio real que existen en el país.

Hemos invitado a las demás fuerzas revolucionarias, a examinar en forma detenida la situación de Venezuela y a romper en base a esa lectura, con el reformismo capitalista que ahoga y asfixia todo progreso de las masas y hemos dirigido nuestras fuerzas a empezar a construir el poder popular como expresión concreta de lo que tiene que ser el nuevo poder de las trabajadoras, trabajadores, pobres y explotados de la ciudad y el campo, en contraposición al poder burgués expresado en el estado y sus instituciones.

Estas son a nuestro juicio, las grandes tareas de los revolucionarios que además deben abordarlas en medio de una creciente lucha de clases, que se expresará en los próximos tiempos en forma aguda sobre todo en los sectores obreros. Debemos participar de esas luchas y potenciar nuestra propuesta en el seno de las masas. Nuestro gran desafío será construir en medio de la lucha y de una creciente necesidad de pasar rápidamente a otro momento histórico en cuanto al alcance de nuestro proyecto.

Nuestros objetivos están claros y hemos sido siempre muy precisos en cuanto a ellos. Debemos seguir por la senda trazada llevando a todo el pueblo, el optimismo de que viene otro tiempo y ese tiempo que viene, es el tiempo de la revolución socialista verdadera.

Vamos con alegría y llenos de orgullo por este hermoso camino revolucionario. Nadie nos regalará nada, porque todo tiene que ser conquistado. Hoy estamos mirando aún la historia y nuestra invitación es para que empecemos a realizar nuestros sueños y seamos constructores de una nueva arquitectura social.

En esta nueva arquitectura social, el papel más importante sin duda lo cumplirá la juventud y es hacia ella que debemos orientar nuestro esfuerzo. Vamos hacia la juventud desatando todas sus energías retenidas durante este tiempo. Allí esta la cantera de donde saldrán las mujeres y hombres que cambiarán para siempre esta historia de miseria y explotación. Vamos hacia la juventud con la verdad como arma política, con claridad, sin argucias ni medias tintas que a nada conducen. Vamos a organizar la rebeldía y a transformarla en ideas y acciones revolucionarias por todo el país. Tenemos que sembrar al Che por toda Venezuela y rescatarlo de la vitrina del mercado donde lo han colocado durante estos años. Vamos a sembrar Venezuela de revolucionarios.

Vamos todas y todos, trabajadoras, trabajadores, explotados, mujeres, jóvenes, pueblos originarios, campesinos, estudiantes, pobladores, comunidades, profesionales y soldados. La revolución que queremos ya viene, y con ella la alegría de construir para nosotros y no para la burguesía.

¡¡¡Construyendo la idea y el instrumento revolucionario!!!

¡¡¡Adelante con todas las fuerzas de la historia!!!

¡¡¡O revolución socialista, o caricatura de revolución!!!

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Panamá: 20 años de la masacre (Basado en hechos reales)

Giovanni Beluche

Juan tenía siete años en 1989 y aún recuerda como si fuera ayer la noche del 19 de diciembre de ese año. Como todo diciembre, el final del ciclo lectivo le permitía cambiar los cuadernos por las ilusiones de los juguetes que iba a desempacar el día de navidad. Garabateó con su puño y letra su pedido al barrigón vestido de rojo, que llamaba al público en la puerta de una lujosa juguetería cerca de la Plaza 5 de Mayo. Anotó unos carritos Hot Wheells y un Nintendo, “pero si no se puede por lo menos tráeme unas Tortugas Ninja”. Su corazón conjugaba un poco de ilusión y una dosis de conformismo, porque a su corta edad ya entendía de las limitaciones económicas de su familia.

A las seis de la tarde la mamá puso en la mesa el arroz con guandú, las tajadas fritas y las lentejas. Esta vez no había para comprar carne, pero sí para una refrescante limonada endulzada con raspadura. Juan se sentó junto a su papá, que había hecho un alto en su jornada como taxista para compartir un rato con la familia. La mamá comió con la hermanita en brazos. Media hora después el padre se despedía con un beso y salía para aprovechar que en diciembre la gente toma taxi para no llevar tantos paquetes en los “Diablos Rojos” atestados de pasajeros.

Bajo protesta “porque ya estoy de vacaciones” Juancito aceptó irse a dormir a las 9:00 p.m., se acostó a soñar con tortugas karatecas y carritos súper sónicos. “El otro año pido la pista para los carritos”. Se fue quedando dormido con el olor a pescado frito y patacones, que en las noches vende la vecina bajo su ventana en la calle 25 de El Chorrillo. A la cuartería entraba la brisita fresca de diciembre, desde su cama alcanza a ver el cielo despejado y se duerme sintiéndose el niño más dichoso del mundo.

Sin saber qué hora era, Juancito despertó sobresaltado por los estruendos que venían de la calle, su madre se abalanzó sobre él con la hermanita en su regazo y quedaron los tres bajo la cama. ¡Son bombas, es horrible!, gritaba la madre mientras Juan se tapaba los oídos y la bebé pegaba gritos. Habría transcurrido media hora cuando los vecinos tumbaron la puerta y le gritaron a María que saliera con sus hijos porque el caserón de madera estaba ardiendo en llamas. Corrieron escaleras abajo, María apretaba las manos de Juan para no dejarlo atrás. La calle era un infierno, El Chorrillo entero lloraba lágrimas de sangre y fuego, las personas parecían zombis deambulando por el mundo de los vivos, tropezaban unos con otros si saber adónde dirigirse.

Las bombas habían dejado de estallar y a lo lejos escucharon que un gigante metálico, con patas de oruga, ingresaba al barrio. Detrás venían hombres que parecían extraterrestres, con ropas y cascos llenos de guindarejos que asemejaban ramas y hojas. Un sonido nuevo y desconocido golpeó los oídos de la familia, no sabían bien qué era, pero cada vez que tronaba caían vecinos con el cuerpo agujereado. Por todas partes aparecían los extraterrestres con sus máquinas sanguinarias, el tropel de habitantes del barrio se contaba por miles, pegaban gritos de terror. María trataba de buscar refugio en los multifamiliares de Patio Pinel, cuando vio caer un helicóptero norteamericano derribado por el fuego antiaéreo de las metrallas patriotas. Pasado ese susto se percató de que Juan ya no estaba asido a sus manos, lo había perdido, ¡¿qué será de mi niñito?! Preguntaba chillando sin que nadie respondiera.

Juan apenas atinó a correr hacia la Avenida de los Poetas, en el camino resbaló en un charco de sangre y quedó tan embarrado como cuando iba a buscar conchuelas aprovechando la marea seca. Como era pequeñito logró escabullirse sin que lo vieran los soldados y se refugió en una cueva bajo el malecón, que era su guarida cuando jugaba al escondido con sus amiguitos del barrio. Desde su escondite escuchaba los aviones que volaban con sus faros apagados, veía lucecitas rojas que surcaban el cielo tratando de atinarle a las naves invasoras, después supo que se llamaban balas trazadoras. Casi ni respiraba para no ser detectado por los extraterrestres, cuyas botas le asustaban caminando cerca. Lo más espantoso fue cuando una lancha arribó a la orilla y vio como metían cuerpos de panameños que los llevaban mar adentro, luego la barcaza regresaba vacía para llenarse nuevamente con su tenebrosa carga.

Amaneció y todo estaba en una aparente y sepulcral calma. Escuchaba llantos a lo lejos, alguien gritaba el nombre de su ser querido desaparecido en la refriega. Arrastró sus pies descalzos entre escombros y metales retorcidos, tropezó con un cuerpo inerme y carbonizado. Unas horas bastaron para hacerlo pasar de su inocente niñez a la crudeza de la vida, perdón, de la muerte. Un presidente de los Estados Unidos decidió regalar desolación a los niños y niñas panameñas en esa navidad. No encontraba explicaciones, no hallaba a su madre y hermanita, mucho menos a su padre que estaba trabajando cuando empezó el horror. Toda la zona era un desastre y los yanquis invasores no dejaban que la Cruz Roja asistiera a los heridos.

Deambuló hasta que un gringo con la cara pintada de negro lo correteó durante cinco minutos y, al darle alcance, lo llevó a empellones hasta un camión lleno de civiles que serían transportados a un Centro de Concentración en el área del canal. Mientras lo trepaban al vehículo, vio a unos extraterrestres con un aparato que lanzaba fuego incendiando los caserones de madera que aún se mantenían en pie. El cura católico Javier Arteta de la Iglesia de Fátima, encubrió a estos asesinos acusando a la resistencia panameña de ocasionar el siniestro, poco tiempo bastó para evidenciar su mentira, ¡Que dios lo perdone, yo no!, razonó Juan años después cuando tuvo conciencia plena de todo.

Ya en el campamento militarizado se reencontró con su madre y su hermanita. Del papá supo que al comenzar la invasión trató de llegar a la casa para proteger a su familia. Cuando doblaba de la Avenida de los Mártires (en honor a los caídos en otra invasión gringa) rumbo a la Avenida A, se topó con la infantería yanqui, precedida por los tanques que le pasaron por encima a varios vehículos, en uno de ellos murió una familia completa, otro fue el taxi con que el papá de Juan se rebuscaba unos reales para mantener a la familia.

En medio de la matanza un gordo asumió como presidente en una base militar extranjera y otro entró a la ciudad subido en un tanque invasor, cual reina de los carnavales de Las Tablas. Casi 20 años después lo hicieron alcalde de la capital panameña. El dictadorzuelo criollo se escondió bajo las enaguas del Nuncio Apostólico sin disparar un tiro, entregándose luego a sus amos de siempre. El barrio mártir de El Chorrillo desapareció, tragándose los sueños de tortugas ninja de Juan y las pertenencias de 18 mil personas. La cantidad de muertos es imprecisa, han sido identificados más de 500 panameños, pero la Asociación de Familiares de los Caídos calcula que podrían sobrepasar los 4 mil. Veinte años después permanecen sin abrir cuatro fosas comunes. Vale decir que la armada más poderosa del mundo reconoce que 26 de sus asesinos entrenados yacen en el infierno desde aquel fatídico diciembre de 1989.

Con 27 años de edad Juan ha visto pasar a cinco presidentes, todos serviles y vendepatrias; ninguno ha querido rendir homenaje a las víctimas de la invasión declarando el 20 de diciembre como Día de Luto Nacional. Ni un solo soldado gringo ha sido procesado por crímenes de guerra. Juan y miles más quedaron esperando la indemnización por los daños materiales, pero lo que más le duele es la indiferencia de muchos hacia la memoria histórica de quienes como su padre murieron en una guerra injusta y desigual.

Giovanni Beluche es sociólogo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Elección presidencial en Chile. Segunda Vuelta 17 de enero: El neoconservadurismo criollo y una transición amenazada

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Desde el fallecimiento del general Augusto Pinochet hace tres años, y otros hechos como el ajusticiamiento a militares violadores de DDHH, en Chile ha prendido la idea en muchos sectores, de que el proceso de desprogramar la cultura de la dictadura y sentar una democracia plena, habría concluido.

Para todos los efectos de síntesis, a este proceso se le ha llamado de “transición”. Se han escrito varias interpretaciones aunque también se han generado discrepancias.

Si uno tomara al pie de la letra lo que es una democracia con plenos derechos restituidos a las personas y con amplios poderes ciudadanos, estaríamos hablando en América del Sur al menos, de transiciones que se prolongan eternamente.

Es así que se intenta cerrar el capítulo y dar vuelta la página, como que se decretaran períodos presupuestarios en los países respecto a las etapas de la democracia, siendo que se trata de un proceso cultural continuo.

Lo de Chile es más concreto. El posible regreso del neoconservadurismo al poder después de 20 años, pone en peligro el proceso de transición de la dictadura a una democracia pensemos que básica, para evitar decir plena. .

Desde el fin de la dictadura militar en 1989, Chile ha completado 20 años intentando cerrar el capítulo de la transición, a través de una coalición política de centro-izquierda llamada Concertación de Partidos por la Democracia que ha gobernado por ese mismo período.

En la coyuntura decisiva de si esta coalición pierde o gana frente a la derecha, en la segunda vuelta del 17 de enero, el punto principal es que esta transición que la coalición de gobierno ha podido impulsar con eficacia, no ha concluido, como algunos cuarteles proyectan con injustificada vehemencia.

Completar la transición es una tarea pendiente de la Concertación.

Sería un error histórico pensar que la transición se completa a través de un gobierno liderado por un conglomerado de derecha, que pone enormes dificultades para que esa transición se consolide y se cierre como capítulo.

Por la cerrazón de la alianza de derecha, esa transición, que es uno de los principios básicos para asegurar la gobernabilidad, ha quedado a veces en el limbo.

En la evaluación está inconclusa en varias áreas: la Constitución concebida en dictadura militar y que no ha sido reformulada a cabalidad; los procesos inacabados de reparación y justicia a los DDHH; en cerrar el sistema electoral binominal basado en las dos coaliciones de mayoría que se reparten los escaños parlamentarios, una aberración ética en ingeniería electoral; entregar plenas garantías de libertad de prensa; la ley de amnistía; rectificar las leyes que perjudican la protección al empleado, y en reducir al máximo el autoritarismo del estado que se prolonga como cultura después de una larga dictadura. Son algunas áreas.

Los 20 años de Concertación han sido insuficientes en cuanto a cerrar los procesos señalados propios de una transición con muchos obstáculos.

El país cayó a veces en lo que un sociólogo (Philip Slater) llama en EEUU: “La cultura del toillette; poner en el alcantarillado aquello que no queremos ver, o no conviene que exista.”

Las “llaves del reino” para impedir que regrese el neoconservadurismo

Para impedir que el neoconservadurismo regrese al poder en Chile, “las llaves del reino”, valga la metáfora, las posee Marco Enríquez –Ominami, el candidato independiente que logró un porcentaje de 20% en la primera vuelta el 13 de diciembre.

Es más que suficiente para considerar que representa una “tercera fuerza”, aunque no tenga partido y en estas elecciones “sus” candidatos no hayan obtenido escaños parlamentarios, por el momento.

Lo que él diga o haga, contribuirá en gran parte a decidir quién será el próximo administrador del estado de Chile.

No es porque sea el “dueño de los votos”, como el mismo lo ha reiterado, sino porque es dueño de una postura que logró un porcentaje suficiente como para hacer depender de esos votos, al posible triunfo de los dos candidatos que pasaron a segunda vuelta – el de centro izquierda Eduardo Frei con un 29.6 %, y el de derecha Sebastián Piñera con un 44%.

Debo haber sido uno de los primeros en usar el término tercera fuerza cuando estaba en el 10% de las encuestas varios meses antes de la elección del 13 de diciembre, en un artículo que escribí para ARGENPRESS.

Desde hace mucho tiempo, no había surgido un personaje político que en menos de un año se posicionara con tanto vigor y pudiera incidir en forma tan crucial en una elección presidencial como Marco Enríquez Ominami, y con el poder de voz que dispone.

Mañana puede ganar Senastán Piñera el candidato de la derecha y el neoconservadurismo, y se le atribuirá a él.

Puede ganar Eduardo Frei, el candidato de la coalición oficialista de centro izquierda llamada Concertación y será también por él.

Independientemente de lo que decida o haga, avanzó con creces, y todavía puede aspirar a influenciar más en este proceso de culmina el 17 de enero, cuando se decida quién administra Chile por cuatro años más.

Las “llaves del reino”, las tiene Marco Enríquez-Ominami, aunque para algunos les duela en los huesos.

La Concertación es hasta ahora, la fórmula de gobierno que a Chile le ha comenzado a dar resultados para salir de la estela que dejan 17 años de dictadura militar penetrante en el tejido social del país.

Chile en políticas sociales y económicas ha progresado considerablemente y están los informes de Naciones Unidas que lo corroboran.

Con todo el reclamo de la gente en materia de políticas públicas sociales, es probable que Chile tan vilipendiado internamente por la política, sea el paradigma de un estado de desarrollo para dar el salto a la próxima etapa más alejada del subdesarrollo. Hay que reconocerlo.

Hay que reconocer también que existen problemas, y numerosas necesidades insatisfechas todavía, y especialmente no hay mucha alegría porque las estrategias de supervivencia están exacerbadas por un sistema económico que tal vez demanda más de lo que recompensa.

Sin embargo, la coalición de centro izquierda que en 1989 inicia un proceso de democratización con el fin de la dictadura militar, sin duda entrega más garantías por la sencilla razón de haber administrado eficazmente una transición difícil pero pacífica, y con un modelo de mediación y proceso de reconciliación respetado en otros países.

Frente a las contradicciones inconmensurables que se presentan en un período político con altísima distorsión por el bombardeo propagandístico para que la coalición de gobierno pierda el poder a toda costa, surgen interrogantes respecto al representante de la tercera fuerza.

La primera es, si Marco Enríquez-Ominami percibe todas las situaciones generadas por los resultados de la primera vuelta, con la misma agudeza con que diagnosticó los problemas en la Concertación.

El candidato de la coalición de centro-izquierda aparece como el más vulnerable, enfrentando un clima marcadamente adverso por la inmensa propaganda montada en su contra en los medios con más llegada en poder de la derecha.

La segunda es, si frente a la magnitud de la tarea de haberse transformado en un mediador de poder en un momento crucial para el país, estará en la disposición y con la libertad suficiente para coliderar y absorber el esfuerzo colectivo mayor de reordenar el contingente de la izquierda y el centro político, para evitar que regrese la derecha y el neoconservadurismo al poder.

El posible regreso del neoconservadurismo al poder en Chile después de 20 años pone seriamente en peligro el proceso de transición de la dictadura a una democracia plena.

El tema decisivo consiste en que sobre la conciencia de este “propietario de las llaves del reino”, un joven político de gran dinamismo e indudable talento mediático, se está haciendo depender tanta historia, y en un tiempo tan breve.

Es como una situación de extraña distorsión para un país de trayectoria un poco más colectiva.

¿Es la “tercera fuerza” la que decide? O es el personaje que la aglutinó y un grupo de hábiles asesores, los que deciden. En una especie de “foquismo” de los años 60 remodelado con bagatelas de democracia burguesa.

En Chile se presenta en esta elección, la situación ideal para los grandes aciertos y fracasos en la historia, claro, dependiendo del lado en que se observa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Crece la presión mundial sobre la cumbre climática

Ernesto Carmona

Por primera vez en la historia del hombre crece la conciencia mundial del riesgo para la supervivencia de la especie humana que introdujo en la Tierra el sistema capitalista de explotación de los recursos naturales de los países ricos a través de grandes corporaciones “sin dios ni ley”. El modelo neoliberal global convierte a la tierra en un cascarón hueco en beneficio exclusivo del lucro corporativo.

La faena de destrucción ni siquiera ya da trabajo a los pobres, que antiguamente conseguían el sustento usando masivamente la pala y el pico al extraer las riquezas del planeta para sostenerse con los salarios de sus empleadores. Hoy el desarrollo tecnológico permite al gran capitalismo salvaje destruir "más con menos" mano de obra y más contaminación. “Crecimiento económico pero con desempleo y gases” es la consigna en boga.

Hace cincuenta años el camión más grande usado en la minería del cobre en los países productores de ese metal cargaba 40 toneladas de mineral en bruto, hoy la minería cuprífera del Perú encargó camiones chinos capaces de transportar 400 toneladas. Una planta de tratamiento tenía una capacidad promedio de 3.500 toneladas diarias, hoy procesa más de 35.000. La destrucción se multiplica por 10. Muy pronto estos procesos se harán con robots, o como los “Depredator”, aquellos mortíferos avioncitos a control remoto –sin “valientes pilotos” como John McCaine en Vietnam- que el presidente Barack Obama está usando masivamente en Afganistán y Pakistán para intensificar las muertes de civiles en su lucha inmoral “por la paz y contra el terrorismo islámico”, a la vez que recibe el Nobel de la Paz. Cuando la depredación del planeta ya no necesite mano de obra ¿quién podrá comprar los artículos de consumo que produzca el capitalismo en un cascarón vacío y contaminado?

Reclamos de Chávez y Morales

El presidente Hugo Chávez exigió compromisos concretos a los países ricos para salvar el planeta en la cumbre de Copenhague: "No cambien el clima, cambien el sistema", dijo. "El capitalismo es como un incendio mundial que acaba, que mata, que condena". Preguntó sarcástico si los ricos ya tenían otro planeta donde vivir, una vez que terminaran la destrucción de la Tierra.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, propuso un referéndum mundial entre todos los pueblos del mundo para un acuerdo que permita rescatar la Madre Tierra de los abusos del capitalismo, ante la ausencia previsible de un consenso en la Cumbre del Cambio Climático en Copenhague.

"Como aquí no va haber acuerdo, yo quiero sugerir a los jefes de Estado que consultemos al pueblo para que esto sea vinculante en la aplicación de lo que se quiere en el mundo", dijo Morales ante delegaciones de 192 países.

Morales propuso preguntar a los ciudadanos del mundo si están de acuerdo "con restablecer la armonía con la naturaleza reconociendo a la madre tierra", si se deberían "cambiar los modelos de consumo y derroche impulsados por el capitalismo" y si los "países desarrollados deben reducir y reabsorber sus gases para mejorar el ambiente".

Recolección de firmas

La ONG Avaaz ya reunió más de trece millones de firmas para hacer presión sobre “los líderes mundiales”. Un grupo de jóvenes sentados en medio del centro de conferencias de la Cumbre lee constantemente los nombres de todos los firmantes de una petición por un acuerdo real. Otro grupo hace lo mismo en la oficina del primer ministro canadiense, y se rumorea que hoy habrá nuevas acciones y demostraciones en Copenhague y otras ciudades.

Según Avaaz, en una conferencia telefónica de emergencia con 3.000 miembros de ese grupo, el primer ministro británico Gordon Brown les dijo: "Lo que ustedes están haciendo en Internet alrededor del mundo es absolutamente crucial para establecer los puntos de la agenda. En las próximas 48 horas, no subestimen el efecto que causan sobre los líderes aquí en Copenhague". Pero pocos creen en la sinceridad del político británico, ni en las migajas que prometió Hillary Clinton “para que los países pobres no sigan contaminando”. El daño no lo hacen los pobres (eufemísticamente, países “en desarrollo”), sino los ricos.

Millones de personas vieron por TV al carismático y voluntarioso arzobispo surafricano Desmond Tutu en la vigilia de Avaaz cuando dijo a cientos de delegados y un numeroso grupo de niños reunidos en Copenhague:

"Nos manifestamos en Berlín, y el muro cayó.
Nos manifestamos por Sudáfrica, y el apartheid cayó.
Nos hemos manifestado en Copenhague -- y conseguiremos un Acuerdo Real".

Las cosas no parecen ser tan simples, pero la Cumbre de Copenhague quizás sea la última oportunidad de frenar la mayor amenaza que la humanidad ha enfrentado jamás. Avaaz invitó a “hacer lo que podamos” firmando su petición de un acuerdo real. “En las próximas horas estaremos escribiendo Historia. ¿Cómo recordarán este momento nuestros hijos y nietos?”, preguntó la ONG. Por lo menos quiere poder decir que “hicimos todo lo que pudimos”. Ver:
http://www.avaaz.org/es/save_copenhagen/98.php?CLICK_TF_TRACK

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuba: Reflexiones del compañero Fidel. La hora de la verdad

.
Las noticias que llegan de la capital danesa reflejan caos. Los anfitriones, después de concebir un evento en el que participarían alrededor de 40 mil personas, no tienen forma de cumplir su palabra. Evo, que fue el primero de los dos Presidentes del ALBA en llegar, expresó profundas verdades que emanan de la cultura milenaria de su raza.

Aseguró, según las agencias de noticias, que tenía un mandato del pueblo boliviano de bloquear cualquier acuerdo si el texto final no satisface las alternativas. Explicó que el cambio climático no es la causa sino el efecto, que estábamos en la obligación de defender los derechos de la Madre Tierra frente a un modelo de desarrollo capitalista, la cultura de la vida frente a la cultura de la muerte. Habló de la deuda climática que los países ricos deben pagar a los países pobres, y devolverles el espacio atmosférico arrebatado.

Calificó de ridícula la cifra de 10 mil millones de dólares anuales ofrecidos hasta el año 2012, cuando en realidad se necesitan cientos de miles de millones cada año, y acusó a Estados Unidos de gastar trillones en exportar el terrorismo a Irak y Afganistán, y crear bases militares en América Latina.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela habló el día 16 en la Cumbre a las 8 y 40 a.m., hora de Cuba. Pronunció un discurso brillante, que fue muy aplaudido. Sus párrafos eran lapidarios.

Impugnando un documento propuesto a la Cumbre por la Ministra danesa que presidía la Conferencia, expresó:

“…es un texto que viene de la nada, no aceptaremos ningún texto que no venga de los grupos de trabajo, que son los textos legítimos que se han estado negociando estos dos años”.

“Hay un grupo de países que se creen superiores a nosotros los del Sur, los del Tercer Mundo…”

“…no nos extrañemos, no hay democracia, estamos ante una dictadura”.

“…venía leyendo algunas consignas que hay en las calles pintadas por los jóvenes… Una: ‘no cambien el clima, cambien el sistema’… Otra: ’si el clima fuera un banco, ya lo habrían salvado.’”

“Obama [...] recibió el Premio Nóbel de la Paz el mismo día que envió 30 mil soldados a matar inocentes a Afganistán”.

“Apoyo el criterio de los representantes de las delegaciones de Brasil, Bolivia, China, solo quería apoyar [...] pero no me dieron la palabra…”

“Los ricos están destruyendo el planeta, ¿será que se van a otro cuando destruyan este?”

“…el cambio climático es sin dudas el problema ambiental más devastador de este siglo.”

“…Estados Unidos llegará si acaso a 300 millones de habitantes; China tiene casi cinco veces más población que Estados Unidos. Estados Unidos consume más de 20 millones de barriles diarios de petróleo; China llega apenas a cinco o seis millones de barriles diarios. No se puede pedir lo mismo a Estados Unidos y a China.”

“…reducir la emisión de gases contaminantes y lograr un convenio de cooperación a largo plazo [...] parece haber fracasado, por ahora. ¿La razón cuál es? [...] la actitud irresponsable y la falta de voluntad política de las naciones más poderosas del planeta.”

“…la brecha que separa a los países ricos y pobres no ha dejado de crecer pese a todas esas cumbres y promesas incumplidas y el mundo sigue su marcha destructiva.”

“…El ingreso total de los 500 individuos más ricos del mundo es superior al ingreso de los 416 millones de personas más pobres.”

“La mortalidad infantil es de 47 muertes por cada 1000 nacidos vivos pero en los países ricos es de solo 5.”

“¿…hasta cuándo vamos a permitir que sigan muriendo millones de niños por enfermedades curables?”

“Dos mil 600 millones viven sin servicios de saneamiento.”

“El brasileño Leonardo Boff escribió: ‘Los más fuertes sobreviven sobre las cenizas de los más débiles.’”

“Juan Jacob Rousseau decía … ‘Entre el fuerte y el débil la libertad oprime.’ Por eso es que el imperio habla de libertad, es la libertad para oprimir, para invadir, para asesinar, para aniquilar, para explotar, esa es su libertad. Y Rousseau agrega la frase salvadora: ‘Solo la Ley libera.’”

“¿Hasta cuándo vamos a permitir conflictos armados que masacran a millones de seres humanos inocentes con el fin de apropiarse los poderosos de los recursos de otros pueblos?”

“Hace casi dos siglos un libertador universal, Simón Bolívar dijo: ‘Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca.’”

“Este planeta vivió miles de millones de años sin nosotros, sin la especie humana; no le hacemos falta nosotros para que él exista, pero nosotros sin la Tierra no vivimos…”

Evo habló en la mañana de hoy jueves. Su discurso será también inolvidable.

“Deseo expresar nuestra molestia por la desorganización y por las dilaciones que existen en este evento internacional…”, dijo con franqueza al inicio de sus palabras.

Sus ideas básicas:

“Cuando preguntamos qué pasa con los anfitriones, [...] nos dicen que es Naciones Unidas; cuando preguntamos qué pasa con las Naciones Unidas, dicen que es Dinamarca, y no sabemos quién desorganiza este evento internacional…”

“… estoy muy sorprendido porque solamente tratan de los efectos y no de las causas del cambio climático.”

“Si nosotros no identificamos de dónde viene la destrucción del medio ambiente [...] seguramente nunca vamos a resolver este problema…”

“…están en debate dos culturas: la cultura de la vida y la cultura de la muerte; la cultura de la muerte, que es el capitalismo. Nosotros, los pueblos indígenas, decimos, es el vivir mejor, mejor a costa del otro.”

“…explotando al otro, saqueando los recursos naturales, violando a la Madre Tierra, privatizando los servicios básicos…”

“…vivir bien es vivir en solidaridad, en igualdad, en complementariedad, en reciprocidad…”

“Estas dos formas de vivencia, estas dos culturas de la vida están en debate cuando hablamos del cambio climático, y si no decidimos cuál es la mejor forma de vivencia o de vida, seguramente este tema nunca vamos a resolverlo, porque tenemos problemas de vivencia: el lujo, el consumismo que hace daño a la humanidad, y no queremos decir la verdad en esta clase de eventos internacionales.”

“…dentro de nuestra forma de vivencia, el no mentir es algo sagrado, y eso no lo practicamos acá.”

“…en la Constitución está el ama sua, ama llulla, ama quella: no robar, no mentir, ni ser flojos.”

“…la Madre Tierra o la Naturaleza existe y existirá sin el ser humano; pero el ser humano no puede vivir sin el planeta Tierra, y, por tanto, es nuestra obligación defender el derecho de la Madre Tierra.”

“…saludo a las Naciones Unidas, que este año, por fin, ha declarado el Día Internacional de la Madre Tierra.”

“…la madre es algo sagrado, la madre es nuestra vida; a la madre no se alquila, no se vende ni se viola, hay que respetarla.”

“Tenemos profundas diferencias con el modelo occidental, y eso está en debate en este momento.”

“Estamos en Europa, ustedes saben que muchas familias bolivianas, familias latinoamericanas vienen a Europa. ¿A qué vienen acá? A mejorar sus condiciones de vida. En Bolivia podía estar ganando 100, 200 dólares al mes; pero esa familia, esa persona viene acá a cuidar a un abuelo europeo, a una abuela europea y al mes gana 1 000 euros.”

“Estas son las asimetrías que tenemos de continente a continente, y estamos obligados a debatir cómo buscar cierto equilibrio, [...] reduciendo estas profundas asimetrías de familia a familia, de país a país, y especialmente de continente a continente.”

“Cuando [...] nuestras hermanas y hermanos vienen aquí a sobrevivir o a mejorar sus condiciones de vida, son expulsados, existen esos documentos llamados de retorno [...] pero cuando los abuelos europeos hace tiempo llegaban a Latinoamérica nunca eran expulsados. Mis familias, mis hermanos no vienen acá a acaparar ni minas, ni tienen miles de hectáreas para ser terratenientes. Antes nunca había visas ni pasaportes para que llegaran a Abya Yala, ahora llamada América.”

“…si no reconocemos el derecho de la Madre Tierra, en vano vamos a estar hablando de 10 000 millones, de 100 000 millones, que es una ofensa para la humanidad.”

“… los países ricos deben acoger a todos los migrantes que sean afectados por el cambio climático y no estarlos retornando a sus países como les están haciendo en este momento…”

“…nuestra obligación es salvar a toda la humanidad y no a la mitad de la humanidad.”

“…el ALCA, Área de Libre Comercio en las Américas. [...] no es Área de Libre Comercio en las Américas, es un área de libre colonización en las Américas…

Entre las preguntas que sugería Evo para un referéndum mundial sobre el cambio climático estaban:

“… ¿Está usted de acuerdo con restablecer la armonía con la naturaleza, reconociendo los derechos de la Madre Tierra?…”

“… ¿Está usted de acuerdo con cambiar este modelo de sobreconsumo y derroche, que es el sistema capitalista?…”

“… ¿Está usted de acuerdo con que los países desarrollados reduzcan y reabsorban sus emisiones de gases de efecto invernadero…?

“… ¿Está usted de acuerdo en transferir todo lo que se gasta en las guerras y en destinar un presupuesto superior al presupuesto de defensa para el cambio climático?…”

Como se conoce, en la ciudad japonesa de Kyoto, en el año 1997 se firmó el Convenio de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que obligaba a 38 países industrializados a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un determinado porcentaje con relación a las emitidas en 1990. Los países de la Unión Europea se comprometieron al 8%, y entró en vigor en el año 2005, cuando la mayoría de los países firmantes ya lo habían ratificado. George W. Bush, entonces presidente de Estados Unidos -el mayor emisor de gases de efecto invernadero, responsable de la cuarta parte del total de estos-, había rechazado el convenio desde mediados de 2001.

Los demás miembros de Naciones Unidas siguieron adelante. Los centros de investigación continuaron su tarea. Es evidente ya que una gran catástrofe amenaza nuestra especie. Quizás lo peor sea que el egoísmo ciego de una minoría privilegiada y rica pretenda lanzar el peso de los sacrificios necesarios sobre la inmensa mayoría de los habitantes del planeta.

Esa contradicción se refleja en Copenhague. Allí miles de personas están defendiendo con gran firmeza sus puntos de vista.

La fuerza pública danesa utiliza métodos brutales para aplastar la resistencia; muchos de los que protestan son arrestados preventivamente. Me comuniqué con nuestro canciller Bruno Rodríguez, que estaba en un acto de solidaridad en la capital de Copenhague, junto a Chávez, Evo, Lazo y otros representantes del ALBA. Le pregunté a quiénes estaba reprimiendo con tanto odio la policía danesa, retorciéndoles los brazos y golpeándolos repetidamente por la espalda. Me respondió que eran ciudadanos daneses y de otras naciones europeas y miembros de los movimientos sociales que demandaban a la Cumbre una solución real ahora para enfrentar el cambio climático. Me dijo, además, que a las 12 de la noche continuarían los debates de la Cumbre. Cuando hablé con él era ya de noche en Dinamarca. La diferencia horaria es de seis horas.

Desde la capital danesa, nuestros compañeros informaron que lo de mañana viernes 18 es peor. A las 10 de la mañana se suspenderá durante dos horas la Cumbre de Naciones Unidas y el Jefe del Gobierno de Dinamarca sostendrá un encuentro con 20 Jefes de Estado invitados por él a discutir con Obama “problemas globales”. Así denominan la reunión cuyo objetivo es imponer un acuerdo sobre el cambio climático.

Aunque en la reunión participarán todas las delegaciones oficiales, sólo podrán opinar “los invitados”. Ni Chávez, ni Evo, por supuesto, se encuentran entre los que pueden emitir su opinión. La idea es que el ilustre Premio Nobel pueda pronunciar su discurso preelaborado, precedido por la decisión que se adoptará en esa reunión de transferir el acuerdo para fines del año próximo en la Ciudad de México. A los movimientos sociales no se les permitirá estar presentes. Después de ese show, en el salón principal del evento proseguirá la “Cumbre” hasta su ingloriosa clausura.

Como la televisión transmitió las imágenes, el mundo pudo contemplar los métodos fascistas empleados en Copenhague contra las personas. Jóvenes en su inmensa mayoría, los manifestantes reprimidos se ganaron la solidaridad de los pueblos.

Para los jefes del imperio, a pesar de sus maniobras y sus cínicas mentiras, está llegando la hora de la verdad. Sus propios aliados creen cada vez menos en ellos. En México, como en Copenhague y en cualquier otro país del mundo, encontrarán la resistencia creciente de los pueblos que no han perdido la esperanza de sobrevivir.

Fidel Castro Ruz

Diciembre 17 de 2009
6 y 46 p.m.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hay que salvar al planeta y no a este sistema económico

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Mientras líderes y especialistas de todo el mundo iban a la cita de la ONU para tratar las consecuencias del cambio climático, miles de manifestantes proclamaban en las calles de Copenhague "No a los gases contaminantes, si a la vida", o "No hay planeta "B".

La reacción de esos manifestantes la mayoría jóvenes provenientes de distintas latitudes, que fueron reprimidos, encarcelados y aún deportados en estos días de la Cumbre, no debe desestimarse. Obedece a la convicción que el planeta esta jugando en tiempo de descuento.

Es que el cambio climático es ya una realidad inocultable. Los informes científicos dan cuenta que en el siglo XX la temperatura promedio de la superficie de la tierra aumentó 0,6 grados centígrados, el nivel del mar subió entre diez y veinte centímetros y los glaciares muestran un pronunciado retroceso.

La tierra misma se ha rebelado. Las catástrofes naturales de los últimos tiempos, el tsunami en la costa asiática; los terremotos en Cachemira o los tornados en el Caribe y en el sur de los EE.UU, las inundaciones en América del Sur, han mostrado una capacidad destructiva que registra pocos antecedentes. Constituyen una verdadera insurrección de la naturaleza contra un sistema económico que maximiza ganancias sin considerar sus efectos sobre el hábitat natural y sus necesarios equilibrios.

Calentamiento global

Para los científicos el fenómeno que estamos atravesando es un cambio estructural provocado por un fuerte desequilibrio global del sistema climático. Es que el aumento en la temperatura promedio de la superficie terrestre ha alcanzado niveles sin precedentes y este aumento está fuertemente relacionado con otro: el incremento de carbono en la atmósfera, bajo la forma de gas carbónico y gas metano, cuya importancia en el efecto invernadero está científicamente comprobada.

Es que la exacerbación de la sociedad de consumo y los sistemas productivos actuales hacen que se bombardee la atmósfera con un volumen de gas que casi duplica la capacidad de absorción natural. El excedente se acumula, provocando el aumento del efecto invernadero y por consiguiente de la temperatura. Esta acumulación tiende a aumentar con el calentamiento.

Aceleramiento del cambio

Es el calentamiento del planeta, producto de la actividad humana, la fuerza motriz del cambio climático estructural. Las alteraciones climáticas y su aceleración, especialmente desde la década de los '90, obedece a actividades económicas que incrementan las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero; deforestaciones; uso intensivo de campos para cultivo; drenaje de humedales; uso de fertilizantes especiales a base de nitratos; ciertos procesos industriales. Sin embargo no se trata de estigmatizar a la "actividad humana" en general, como suelen hacer los informes del GIEEC, sino responsabilizar a las formas que adquirió esta actividad desde la revolución industrial en adelante. Sobre todo la quema de combustibles fósiles y las deforestaciones.

Según el GIEEC, la estabilización del clima a nivel lo menos peligroso posible requiere que las emisiones de gases con efecto invernadero terminen antes de 2015 y disminuyan de 50 a 85% de aquí al año 2050, en relación con el 2000. El grupo diferencia los países imperialistas de los menos desarrollados. Estima que los primeros en virtud de su responsabilidad en el calentamiento global deben reducir sus emisiones de 25 a 40% de aquí al 2020 y de 80 a 95% de aquí al 2050, tomando como referencia base las emisiones de 1990, en tanto que la curva de emisiones de los segundos debe bajar de 15 a 30%.

La Cumbre de la ONU

Cuando la cumbre, que inició el 7 de este mes, fue convocada despertó innumerables expectativas. La discusión previa estaba centrada en reducir las emisiones para no superar un incremento de 2 grados centígrados en la temperatura global, pero un grupo de 43 países, las llamadas islas/Estado, que albergan unos 40 millones de personas, han planteado que no se puede superar 1,5 grados porque corren el riesgo de desparecer en los próximos 20 años.

A poco de comenzar las negociaciones las esperanzas en alcanzar una serie de compromisos, firmado por los 192 países presentes, especialmente EE.UU. y China los mayores contaminadores, se han desvanecido. Los grandes países del norte se niegan a firmar un documento que cuantifique las metas a alcanzar y no reconocen su deuda histórica con los países del sur. EE.UU. no quiere comprometerse con una reducción sustancial de sus emisiones, China no acepta que las reducciones que se acuerden resulten obligatorias y controladas por un organismo internacional. Por si algo faltara se discute quien pondrá los fondos para financiar la reconversión de los procesos productivos en los países menos desarrollados

Frente esta inflexibilidad los países de menor desarrollo han amenazado con abandonar la cumbre. Al momento de redactar este artículo las negociaciones están suspendidas y el resultado final es incierto. Sin embargo se espera que el encuentro de hoy viernes entre el presidente estadounidense y el primer ministro chino deje algún saldo positivo. Aunque como dijo el presidente Hugo Chávez al llegar a la cumbre: "Si el clima fuera un banco ya lo hubieran rescatado".

El modelo contaminante

De todas formas no puede esperarse ninguna solución de fondo. El problema radica en el modelo industrial, en el agro-negocio, en la sociedad de consumo. En última instancia en el sistema capitalista como tal, en la lógica de la acumulación de capitales y en los criterios productivistas impulsados principalmente por las corporaciones, para mantener y maximizar sus tasas de ganancia. Porque técnicamente las fuentes renovables disponibles permitirían satisfacer las necesidades futuras de la humanidad. Se lograría así una importante disminución del consumo de energía (50% o más en los países desarrollados), esto requeriría una baja significativa de la producción material, con lo que se lograría una reducción estructural de las emisiones, que debiera complementarse con la protección de los bosques existentes, ya que la deforestación es la segunda causa de emisión de gas de efecto invernadero.

Salvar al planeta y a la vida puede sintetizarse, según el especialista Daniel Tanuro, en la siguiente ecuación: "hay que producir globalmente menos, al tiempo que se atienden las demandas legítimas de tres mil millones de seres humanos que tienen muchas necesidades fundamentales insatisfechas".

Ecosocialismo

El filósofo Michael Löwy explica que "cuando el tema es ecología y socialismo, lo primero a considerar es hasta qué punto la razón capitalista está llevando a nuestro pequeño planeta -y a los seres vivos que lo habitan- a una situación catastrófica desde el punto de vista del medio ambiente, de las condiciones de supervivencia de la vida humana y de la vida en general". El presidente Evo Morales fue más directo: "Si queremos salvar al planeta hay que acabar con el capitalismo".

La cuestión es que el sistema del capital no puede resolver esta ecuación pues es estructuralmente incapaz de reducir la producción material global al tiempo que produce más para atender las necesidades aún no atendidas. Para Tanuro, "combinar el legítimo derecho al desarrollo humano y la puesta en marcha de un programa de transición mundial planificado, democrático y racional hacia un sistema energético ahorrativo y eficiente, basado exclusivamente en fuentes renovables, independientemente de los costos, sólo es posible si se recurre a medidas anticapitalistas radicales".

Es lo que se conoce bajo el nuevo concepto de ecosocialismo. "Expresión concentrada del combate común contra la explotación del trabajo humano y contra la destrucción de los recursos naturales por el capitalismo: el ecosocialismo no procede de una visión idealista y quimérica sobre la "armonía" a establecer entre la humanidad y la naturaleza, sino de la necesidad materialista de gestionar los intercambios de materia entre la sociedad y el medioambiente según la razón ecológica, es decir, del modo más compatible posible con el buen funcionamiento de los ecosistemas".

Convendría retener estos conceptos, si tomamos conciencia que el futuro de la humanidad está en duda.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

No es Posse, es Macri

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

El público y manifiesto rechazo a la designación del escritor Abel Posse como Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires es un claro indicador del pensamiento de toda una comunidad con respecto a los Derechos Humanos y en particular, al Derecho de y a la Educación.

Claro representante de la derecha cavernícola, no duda en recomendar la represión a la protesta social, la cual incluye a la que llevan a cabo docentes y estudiantes por sus derechos, afirmando que el Estado tiene la "misión esencial de reprimir".
Sin embargo, resulta claro, una vez más, que el árbol tapa al bosque... Indudablemente, la derecha porteña encabezada por Macri es el verdadero enemigo del pueblo y de los derechos que le asisten.
No es Posse, es Macri... Mal que nos pese, el pensamiento de este diplomático avalado por las dictaduras de Lanusse y de Videla es el que impera en el actual Jefe de Gobierno. No es algo menor esta coincidencia, la cual nos denota la próxima impronta que piensa desarrollar en la segunda mitad de su mandato.
En otro orden de cosas, el ejemplo de Honduras está calando hondo en nuestra derecha vernácula, la cual se reúne en el Rosedal para seguir conspirando contra un gobierno constitucional. De allí toma fuerzas el macrismo para continuar su carrera presidencialista hacia el 2011.
Hoy será Posse y mañana puede ser Bullrich u otro personaje de una derecha que avanza a pasos agigantados y a la que debemos detener antes que sea tarde.
Lo educativo es un componente importante dentro de la política estatal, porque es el Estado quien debe garantizar el ejercicio de los derechos; entre ellos, el Derecho de y a la Educación. Y el macrismo nos propone volver al esquema represivo de los años de plomo. E irán por más, porque intentarán escribir la historia de los vencedores en las aulas mediante la supresión de los diferentes programas y proyectos referidos a los Derechos Humanos.
Si queremos intentar detener este avance derechista, se impone trabajar para iniciar el juicio político a Mauricio Macri. Él es el enemigo a batir, el mismo que se alió a Duhalde, en cuyo transitorio mandato se asesinó a Kosteki y Santillán.
En todo caso, Posse es una circunstancia que es absolutamente lógica dentro del pensamiento macrista. Lo único que hizo fue explicitar claramente las intenciones, aunque tampoco debiese permanecer un minuto más en el Ministerio.
No es Posse, es Macri... No olvidemos, no perdonemos y no nos reconciliemos con quienes siguen pensando en una Ciudad y en una Argentina para esos pocos que fueron a tomar sol al Rosedal de Palermo...
Hoy, no cabe otra salida que utilizar los instrumentos de la democracia burguesa junto a nuestra lucha permanente para detener a estos personeros de la muerte en clave literaria y política. Y ello, sin dudas, es responsabilidad de todas y de todos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Hacia una Constituyente Social. “Queremos políticas sociales universales”

ACTA

Distintos movimientos sociales estuvieron en la marcha, reclamando por la universalización de la asignación propuesta por el gobierno nacional y trayendo la experiencia particular de construcción en los barrios. Un coro de voces para dar contexto a una jornada trascendente en la construcción de unidad popular.

David Gómez, integrante del Movimiento Territorial de Liberación (MTL-CTA) de la provincia de Buenos Aires, explicó que la asignación por hijo “es un paliativo, porque no termina de ser universal, habría que darle una vuelta de tuerca a la medida, hay muchos compañeros y compañeras que siguen quedando afuera de esta asignación”.

En tanto, Ayelén Gómez de Justicia y Libertad, expresó que “hoy estamos en la marcha porque no nos querían pagar el aguinaldo de los planes para las fiestas y encontramos como solución venir a esta movilización. Sobre la asignación opinamos que te dan plata por un lado, pero te sacan los planes. Esto es, lo que te dan por un lado te lo sacan por el otro. Además, las madres de 7 pibes no perciben la asignación”.

Marcela de la Fundación Che Pibe, de Lomas de Zamora, sostiene que “la asignación lanzada por el gobierno es un avance, pero no es lo que venimos pidiendo durante muchísimos años. Primero, porque no es universal y, segundo, porque quedan muchos pibes afuera al no estar registrados. Nosotros que trabajamos con pibes en riesgo, por ejemplo aquellos que no tienen documento, no tienen el derecho a la asignación”.

Mabel del Frente de Unidad Barrial Fubadeiyo dijo; “Nosotros creemos que el tema de la asignación fue un engaño, creemos que se debe otorgar $300 por hijo, debido al contexto económico que estamos viviendo, esto sumado a los planes sociales que con la asignación se cayeron”.

En cuanto a la manera de abordar y llevar las propuestas de la Constituyente a los barrios, David Gómez nos dijo que “entendemos la Constituyente como una herramienta para poder refundar el país, haciéndola carne en los barrios que estamos trabajando, tratando de generar métodos dinámicos para que todos los vecinos comprendan la importancia de las cuatro campañas que llevamos adelante”.

“Pudimos llegar al Congreso con nuestras ideas, que son la expresión de Neuquén, de todos los compañeros”, dijo Pablo Puebla, de la OLP (Organizaciones Libres del Pueblo). “El laburo que viene a ahora es mucho más intenso para todas las organizaciones de campo popular en un marco de mucho conflicto social. Nos tenemos que mantener y apoyar a lo largo del país”.

Asimismo, expresó: “Como organización social encontramos en la Constituyente lo que no estamos encontrando en las organizaciones políticas partidarias: esta amplitud, esta pluralidad. Aparte, es un espacio donde las propuestas después se ven en los resultados, se ven en las consignas que salen, esto nos hace confiar”.

Omar Giuliani, miembro de Ruca Hueney, organización que promueve emprendimientos pedagógicos, como una escuela primaria y otra secundaria, analiza el para qué de las campañas públicas.

“Las campañas tienen la lógica de construir el poder que necesitamos para que estos cipayos no nos sigan gobernando", expresó Giulani.

"La Constituyente hoy por hoy expresa la capacidad de unidad del campo popular. En esa línea es que nosotros estamos involucrados y apostamos a construir la unidad. Cada día que tardemos en construirlo se mide en la muerte de nuestros pibes”.

Ezequiel Aráoz, miembro del equipo de comunicación de la CTA Quilmes, relata una de las actividades que desde la Constituyente se están realizando en el marco de las campañas públicas.

“En Quilmes se han reunido organizaciones sindicales, barriales y culturales y una de las actividades que hicimos, en el último tiempo, fue pintar un mural en un punto clave de la ciudad: la subida de la Autopista Buenos Aires–La Plata, que divide a dos barrios privados de la Villa Luján. Allí, ocupamos unos de los murallones que divide al barrio, donde vive la gente que no quiere ver lo que pasa del otro lado, con el barrio donde viven los compañeros que menos tienen y que la están pasando peor", contó Aráoz.

"Consideramos que esa es la frontera de la desigualdad y fiel reflejo de la actual distribución de la riqueza: mucho para pocos y nada para muchos. Actualmente en Quilmes hay 40 mil familias en situación de extrema pobreza".

La columna que llegó desde la costa atlántica, conformada por organizaciones sociales y sindicales, levantó entre sus consignas la necesidad de la libertad sindical en la Argentina. Ezequiel Navarro, secretario adjunto de ATE Mar del Plata, planteó que “es algo que venimos peleando desde hace muchos años y estamos esperando que este gobierno de una vez por todas se digne a darle la personería gremial a la CTA”.

Entre las organizaciones sociales, José Manuel Martinez , integrante del Movimiento Autodeterminado Reconstituyente Social (MARES), sostuvo que “como movimiento político, social, cultural y deportivo, con actividad en distintos barrios de Mar del Plata, venimos acompañando desde el comienzo esta construcción fundamental para que de una vez por todas se distribuya la riqueza en el país”.

Por su parte, la compañera Nora, integrante de la Agrupación Atahualpa, nos dijo que lo importante es que “queremos que se distribuya la riqueza, recuperar nuestros bienes y que tengamos un país con trabajo para todos y salud, para que nosotros vivamos dignamente, no siendo representado por nadie, no delegar más nuestra representación, ser representado por nosotros”.

La columna de Necochea trajo entre sus ejes el abordaje de la libertad sindical y un trabajo muy importante referido a la consecución de una vivienda digna.

Carlos Diaz, de la CTA Necochea expresó la voz de todos los compañeros: “Estamos acá, en este tránsito hacia la Constituyente Social, iniciando el proceso de campañas públicas, y fundamentalmente para terminar con el hambre en la Argentina, porque lo que creíamos un paso adelante (la asignación por hijo), cuando lo llevaron a la práctica quedó demostrado que no tiene la universalidad que hubieramos deseado”.

En tanto, Gerardo Peña, Coordinador de Trabajo Territorial, expresó el problema del déficit habitacional en la ciudad balnearia. “El problema de la vivienda en Necochea es muy grave, porque por un lado, hay una represión muy fuerte a aquellos que ocupan viviendas y, por otro lado, una gran desidia del estado, ya que existen un montón de viviendas desocupadas. Estamos impulsando una Ley de Expropiación de Viviendas desocupadas que deban impuestos, y peleando por eso”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Denuncia La Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos – AMMAR Capital

.
La Asociación de Mujeres Argentinas por los DDHH – AMMAR Capital que nuclea a mujeres en situación de prostitución y vulnerabilidad social, nos solidarizarnos con Laura, la mujer santafesina que fue discriminada y expulsada del Instituto de Seguridad Pública (ISEP). En el año 2002 le efectuaron una Contravención por encontrarse en situación de prostitución y vulnerabilidad social, siendo víctima de la persecución policial y de la criminalización de la pobreza que implican los Códigos de Faltas. Cuando Laura intentó encontrar una salida laboral como policía, fue discriminada, reforzándose así la exclusión social y la falta de oportunidades.

Reclamamos al Estado la defensa de los DD.HH, impulsando la existencia de políticas públicas, que no criminalicen a la mujer en situación de vulnerabilidad social, que brinden oportunidades de desarrollo y medios de subsistencia.

Reclamamos la derogación de los Códigos de Convivencia de la provincia de Santa Fe (que ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados) que estigmatiza y deja aún más vulnerables a las mujeres para ser captadas por las redes de trata y tráfico de personas.

Estamos totalmente convencidas que la prostitución representa la falta de oportunidades y, como tal, no puede ni debe ser considerada una libre elección, ni un trabajo.

Exigimos que este no sea un caso más que quede impune como los asesinatos y desapariciones de mujeres en plena "democracia".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La Barrick Gold de Argentina reprime a trabajadores en huelga y desconoce derechos sindicales

FETERA – CTA

Los antecedentes de una práctica antisindical: El pasado 30 de junio de 2009, los trabajadores de la Mina Veladero, ubicada a más de 4000 mts de altura, en la provincia de San Juan, explotada por la multinacional Barrick Gold, constituyeron la Organización Sindical Mineros Argentinos (OSMA-CTA).

El 24 de julio, la Barrick Gold, dejó cesante, sin causa, al Secretario General de esta Organización Sindical, el compañero José Leiva.

Desde entonces se han sucedido muchas acciones gremiales y legales para lograr su reincorporación. Ante la injusta e ilegal cesantía del compañero Leiva, se han pronunciado dos fallos judiciales que exigen su inmediata reincorporación.

La Barrick Gold, no ha acatado estos fallos, y se ha mantenido en una posición intransigente, en la demostración, una vez más, de que las empresas que explotan nuestros recursos naturales, constituyen un verdadero “Estado impune y soberbio” dentro del Estado Argentino.

Impunidad y Represión

En el día de ayer, 17 de diciembre/09, a partir de las 18:00 horas de Argentina, 200 trabajadores del turno que actualmente se encuentra en la explotación minera, iniciaron un paro total de actividades por la reincorporación del compañero Leiva y por aumento de salarios.

Los trabajadores, que desarrollan tareas a cielo abierto, se refugiaron de la inclemencia del frío de la Cordillera de los Andes, en los vehículos que los transportan hasta el lugar de trabajo propiamente dicho.

La Barrick Gold ordenó retirar esos colectivos y obligó a los compañeros a continuar el paro sin resguardo, a la intemperie, soportando temperaturas inferiores a cero, sin posibilidades de encender fuego o lograr algún otro tipo de calefacción; también se les negó el agua.

El desprecio de la Barrick Gold por el derecho de huelga, por el derecho al amparo, por el derecho a contar con mínimas condiciones de resguardo para los trabajadores, explica por qué ha dejado sin trabajo al Secretario General del Gremio: porque no está dispuesta a tolerar que los trabajadores se organicen para defender sus derechos, porque su política es la acumulación de riqueza basada en la explotación del hombre y el saqueo de los recursos.

La Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina, FeTERA – CTA, denuncia a la Barrick Gold por su actitud criminal de dejar a la intemperie, en plena cordillera, a los trabajadores que ejercen su derecho constitucional de huelga, por su negativa a reincorporar a José Leiva, a quien echó sin causa y fundamentalmente por su desprecio hacia los Derechos Humanos, que no constituyen, evidentemente, una preocupación para esta multinacional minera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: El gobierno de Evo Morales recupera tierras de un banquero y dueño de una televisora

.
El gobierno boliviano recuperó 3.000 hectáreas de tierra propiedad de un banquero, latifundista, político y dueño del canal de televisión Unitel -principal medio opositor-.

El viceministro boliviano de Tierras, Alejandro Almaraz, explicó que se restituyeron a favor del Estado dos propiedades del empresario Oswaldo Monasterios Nieve, porque sus trámites para adjudicarse la propiedad "fueron fraudulentos".

Monasterios fue militante del derechista Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Es dueño del Banco Ganadero, de grandes extensiones de tierra y principal accionista de la televisora Unitel, medio que asumió la oposición a la gestión del gobierno izquierdista de Evo Morales.

El presidente en ejercicio de Bolivia, Álvaro García Linera, dijo que el Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA) informó que el empresario agropecuario, Monasterios, cuenta con más de 56.000 hectáreas de tierras en todo el territorio nacional, distribuidas en 13 predios.

Se trata de los predios Monterrey, de más de 10.000 hectáreas y dotado en 1990; El Ensueño, de 500 hectáreas (1972); Curupasu, de 2.482 hectáreas (1991), y El Totaí, de 496 hectáreas (1990).

"En el saneamiento reciente, el INRA detectó otras haciendas anotadas a nombre de Monasterios, tales como El Encanto y La Encrucijada, en el anillo de 2.200 hectáreas que circunda al cerro Mutún, uno de los mayores emplazamientos de hierro en el mundo, con 40.000 millones de toneladas de hierro en el extremo oriente de Bolivia, en la frontera con Brasil", sostuvo.

La Constitución Política del Estado, aprobada el 25 de enero y promulgada en febrero, definió que arriba de 5.000 hectáreas son consideradas latifundio, y está prohibido en Bolivia.

Además, se decidió fortalecer el proceso de saneamiento de tierra y la verificación de su función económica social, que consiste en que las grandes extensiones deben justificar su actividad.

El viceministro boliviano anunció que se abrirá un proceso ante el Tribunal Agrario de Bolivia para la recuperación de todas las tierras y para su distribución en favor de comunidades indígenas sin tierra.

Las dos propiedades, una de 2.500 hectáreas y otra de 500, se hallan en el rico departamento de Santa Cruz, en el este de Bolivia, cerca del fabuloso reservorio de hierro Mutún, en la frontera boliviano-brasileña.

Hace una semana, el Tribunal Agrario expropió legalmente 12.500 hectáreas de tierras de manos de familiares del líder opositor de Santa Cruz, Branko Marinkovic, y el gobierno procedió a su inmediata redistribución a aborígenes pobres del lugar.

En el caso de Marinkovic, el Poder Ejecutivo argumentó que los territorios agrícolas forman parte de una Tierra Comunitaria de Origen (TCO), de los originarios guarayos de Santa Cruz, la que goza de la protección del Estado boliviano.

Empresarios y líderes civiles de Santa Cruz, feudo opositor y la región más próspera de Bolivia, anunciaron que tomarán acciones para frenar -según ellos- las tomas de tierras.

Líderes políticos de derecha y productores han declarado emergencia ante esta arremetida legal del gobierno boliviano, que busca legalizar la tierra y dotarla a los que la poseen para que sea trabajada de manera sostenida.

El senador del frente opositor Podemos, Walter Guiteras, dijo que estas acciones son una "venganza" del gobierno, que no sólo se ensaña con los actores políticos (en alusión a la persecución contra Manfred Reyes Villa y los diputados Pablo Banegas y Bernardo Montenegro), sino también contra los empresarios privados, con la reversión de tierras.

"La actitud del gobierno es sembrar la política del terror y del miedo. Por eso es necesario que los bolivianos que no compartimos esta forma violenta de hacer política nos unamos para evitar más violaciones al debido proceso", dijo el legislador de la derecha.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...