miércoles, 23 de diciembre de 2009

¿Consume y serás feliz?

Ernesto Carmona

La ausencia de noticias reales recrudece en los medios comerciales en vísperas de Navidad, mientras intensifican la propaganda sobre un supuesto “fin de la crisis” fundado en el afán de compras banales inculcado en los pueblos. Los “contenidos informativos” están saturados de ofertas navideñas disfrazadas de noticias chatarra, por ejemplo las últimas “novedades” tecnológicas que deberían regalarse a los seres queridos o dónde se pueden comprar gangas para los regalones.

La parafernalia comercial contrasta con la historia legendaria del nacimiento del Niño Jesús alumbrado por María en un modesto pesebre. El patrimonio familiar sólo era el burrito de José, pero hoy la meta universal es regalarse un sofisticado “burrito” japonés cero kilómetro, no importa que contamine el ambiente.

En todos los países resuena la misma consigna mediática: “salgan a comprar y sean felices (antes que se acabe la mercancía)”. Las chimeneas echan humo y gases fabricando juguetes, pinturas tóxicas y toda clase de objetos ornamentales sintéticos que pronto se convertirán en basura. Esto ocurre “aquí y en la quebrada del ají”. Es una pandemia mundial.

Pero en los noticiarios de TV no hay espacio para explicar cómo y por qué fracasó tristemente la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, ni la manipulación de sus acuerdos hecha por los países industrializados, los mismos que destruyen el planeta liderados por EEUU. El fin del mundo ya no es una amenaza de Nostradamus o una profecía más. Es un hecho real, no del futuro sino del presente. Una prueba flagrante es esta Navidad fría en EEUU y Europa, con 20 grados bajo cero. Allí también hay pobres que son los primeros en morir congelados.

La TV logró que todos conozcan los nombres de los Simpson y sepan dónde y qué comprar para estas navidades. Y pocos saben de qué tratan los acuerdos de Kyoto de 1997 que el gran capitalismo sepultó en Copenhague 2009. La TV infla “la propuesta” del guerrero Obama, un saludo a la bandera para “congelar” en dos grados el aumento de la temperatura global (que probablemente tampoco se cumplirá), pero oculta que no se permitió hablar a los líderes de 170 países no industrializados, relegados al rol de meros “oyentes” pobres, con la excepción de Evo Morales y Hugo Chávez, que dijeron sus verdades.

Los grandes medios no informan sobre problemas reales, sino que saturan con propaganda y noticias basura o banales. Por tanto, la gente no debería comprar tantas tonterías, atender menos la pantalla chica e informarse mejor apoyando los nuevos medios independientes, no comerciales o públicos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Llamado de Chávez a la construcción de una V Internacional

Flor Neves (LITCI)

El 19 y 20 de noviembre se realizó en Caracas el "Encuentro Internacional de Partidos de Izquierda", llamado por Chávez y el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), que reunió varias organizaciones de diversos continentes.

El centro del encuentro fue el debate sobre las bases militares de EE UU en Colombia, el golpe en Honduras, bien como la construcción del socialismo del siglo XXI, que se tradujeron en una plataforma común - el Compromiso de Caracas.

Al final de este encuentro, Chávez hizo públicamente un llamado a la construcción de una V Internacional. Se decidió crear un grupo de trabajo para preparar el evento constitutivo de fundación de la nueva Internacional en abril de 2010, siendo que los diversos partidos presentes podrán o no venir a formar parte de esa plataforma.

La importancia de la construcción de una organización Internacional

En primer lugar, no podemos dejar de decir que la propuesta de Chávez volvió a reflotar la discusión sobre la necesidad de una organización Internacional. La propuesta de una V Internacional se apoya en una percepción cada vez mayor de los trabajadores y pueblos a nivel mundial de que los ataques que sufren a diario tienen un carácter global, del cual las grandes empresas multinacionales esparcidas por el mundo entero son la mayor expresión. Esos ataques hacen surgir la necesidad de alguna unidad, también ella internacional, que dé una respuesta a esos ataques.

Asimismo, es interesante que Chávez haga este llamado reivindicando aparentemente la herencia de las internacionales anteriores y de aquellos que fueron sus principales fundadores y figuras, como Marx, Engels, Lenin, Rosa Luxemburgo y Trotsky.

La propuesta de una V Internacional de Chávez viene en el sentido de una organización que coordine y articule la lucha contra las amenazas imperialistas y militaristas. En nuestra opinión, los promotores de la iniciativa de la V Internacional, a pesar de sus choques con algunas políticas imperialistas, no son consecuentemente antimperialistas. Sin embargo, aunque lo fuesen, continuarían usurpando el nombre de la Internacional en pro de un proyecto con signo de clase opuesto a aquella que es la herencia de la I, II, III y IV Internacionales.

La historia de las Internacionales es la de la lucha por la emancipación de la clase obrera

La historia de las Internacionales Socialistas es la historia de la lucha por la independencia de la clase obrera frente a la burguesía, sus organismos e instituciones. Cada una de ellas representa, sin embargo, prácticas diferentes de madurez del movimiento obrero y su organización.

La I Internacional correspondió al nacimiento del movimiento obrero mundial y correspondía a la necesidad objetiva de que la clase obrera se agrupara en una organización Internacional propia, que impulsara y apoyara las luchas de forma más organizada, consciente e independiente de la burguesía. A pesar de que su organización correspondía todavía a un momento inicial de organización del proletariado y de no funcionar aún como un verdadero partido internacional, su gran mérito fue haber mostrado que era posible y fructífera la unidad internacional de los trabajadores, y haber hecho penetrar el internacionalismo en el seno de la clase. Además del apoyo a diversas huelgas y luchas obreras, la I Internacional apoyó la Comuna de París, la primera experiencia de poder autónomo de la clase obrera.

La II Internacional fue la internacional de la organización de la clase obrera. Fue en su seno que se integraron amplias masas de trabajadores en varios países que, organizándose en sindicatos y partidos políticos, hicieron su aprendizaje político y sindical. Es en la II Internacional que los partidos obreros socialistas y marxistas, por primera vez, ganan peso de masas. La II Internacional muere como organización revolucionaria, cuando la mayoría de sus dirigentes apoya a sus respectivas burguesías nacionales en la 1ª Guerra Mundial, haciendo predominar la unidad nacional (policlasista) frente al internacionalismo proletario.

La III Internacional nació como reacción a la traición de la II Internacional en la I Guerra Mundial y a la necesidad de la lucha por el poder del proletariado frente a la decadencia del capitalismo y su burguesía en la época imperialista. La III Internacional se apoyaba en el gran triunfo de la Revolución Rusa donde, por primera vez en la historia, la clase obrera tomó el poder y construyó su propio Estado. Por ello, fue la Internacional que representó el proletariado en acción en la lucha por el poder. La III fue el primer intento de construir una verdadera dirección revolucionaria mundial que pudiese dirigir la revolución socialista internacional, que destruyera al imperialismo y condujera la clase obrera al poder en todos los países del mundo. La III Internacional significó, por ello, un salto cualitativo al constituirse como el primer Partido Revolucionario Mundial, superando el frente de organizaciones obreras de la I Internacional o la federación de partidos de la II. La III Internacional se burocratizó y degeneró producto de dos grandes derrotas del proletariado mundial, que llevaron a un retroceso de la revolución mundial: el triunfo del estalinismo dentro de la URSS y del nazismo en Alemania.

La IV Internacional surge como continuación del proyecto de la III Internacional, de construir un Partido Mundial de la Revolución Socialista, en tanto dirección de la clase obrera mundial para la toma del poder a nivel internacional. En ese sentido, esta tenía como objetivo rescatar la herencia del marxismo y luchar contra ese nuevo fenómeno contrarrevolucionario en el seno de la clase obrera: la burocracia estalinista.

"La liberación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores"

A pesar de las diferencias entre sí, decurrentes de las tareas históricas que se antepusieron al proletariado mundial en diferentes momentos, hay un aspecto fundamental que une todas las internacionales: la batalla constante por la independencia política y organizativa de la clase obrera. Por ello, desde la I Internacional el lema fue: la liberación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores. De la misma forma, el Manifiesto Comunista, escrito por Marx y Engels, fundadores de la I Internacional, y que fue un documento de referencia para las distintas Internacionales, afirmaba que la historia de la humanidad era la de la lucha de clases.

Por ello, la canción que une a todas las Internacionales es un himno a la clase trabajadora y a la lucha contra la burguesía, todos los explotadores y sus representantes. Podemos leer en la canción de la Internacional: "Señores, patronos, jefes supremos/ Nada esperamos de nadie/ Seamos nosotros los que conquistemos/ La tierra madre libre y común/ Para no hacer protestas vanas/ Para salir de ese antro estrecho/ Hagamos nosotros con nuestras manos/ Todo lo que nos dice al respecto/ Bien unidos hagamos/ En esta lucha final/ Una tierra sin amos/La Internacional."

La lucha de las Internacionales por el socialismo está directamente relacionada a este proyecto de independencia de la clase obrera, con el objetivo último de la toma del poder por el proletariado, concretada en la destrucción del sistema capitalista y el estado burgués que lo sostiene, y la construcción de un estado obrero. Por ello, como refería el Manifiesto Comunista: "Los Comunistas proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados por el derrumbe violento de todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante la idea de una revolución comunista! Los proletarios nada tienen a perder a no ser sus cadenas. Tienen un mundo a ganar. Proletarios de todos los países, uníos!". Es decir, el socialismo de que se reclamaban las diferentes Internacionales era el fin de la explotación capitalista, de aquellos que de ella viven y de las instituciones que la sustentan, como los gobiernos burgueses del mundo entero y sus fuerzas armadas, pues sólo aboliendo la explotación es posible alcanzar una sociedad más justa.

Chávez quiere construir una V Internacional basada en partidos y gobiernos burgueses

Al hacer la propuesta de construir una V Internacional, Chávez está reivindicándose toda una tradición de lucha de la clase obrera en oposición a la burguesía y sus gobiernos, por la destrucción del sistema capitalista y construcción de un sistema superior: el socialismo. Sin embargo, este llamado de Chávez, no está apoyado en partidos de tradición obrera. Por el contrario, Chávez, el [PSUV], los dirigentes y partidos sus aliados tienen una naturaleza de clase opuesta a las Internacionales Obreras y Socialistas, siendo elementos ajenos a la clase obrera.

En primer lugar, Chávez, es el Presidente del gobierno burgués de Venezuela, donde hasta hoy no acabó la explotación y, según el propio Chávez, todavía no fue destruido el estado burgués - después de casi 10 años de gobierno. Un ejemplo es que en la dirección del [PSUV] encontramos varios millonarios, que aunque se consideren "socialistas", enriquecen a costa de la explotación de los trabajadores venezolanos. Además, Chávez es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas venezolanas, que son, por excelencia, la fuerza de sustentación del estado burgués y de represión de la clase obrera.

Pero el carácter de clase de la V Internacional queda todavía más claro cuando vemos algunos de los partidos a quien Chávez dirige la invitación para formar esta nueva organización.

Uno de los partidos presentes en el Encuentro y a quien Chávez dirigió la propuesta de integrar una V Internacional fue el Partido Comunista Chino. Este partido fue - recordemos - responsable, durante su gobernación de varias décadas, de la restauración del capitalismo en China. Esta restauración significó que, a manos del PC Chino, China es hoy uno de los países con más bajos sueldos y más alto nivel de explotación en el mundo, lo que está llevando las mayores multinacionales del mundo a transferir su producción a China en busca de mayores tasas de ganancia. Como si no bastase, es también el Partido Comunista Chino que, hasta hoy, gobierna el país con una dictadura sanguinaria, que asegura a través del miedo y represión las altas ganancias de la burguesía china e imperialista, no permite la libertad de expresión y reprime a los trabajadores que luchan por mejores condiciones de vida. Es, por lo tanto, a cuesta del sudor de los trabajadores chinos, que existen hoy multimillonarios en las filas de aquel que se llama Partido Comunista Chino, pero que nada tiene de comunista.

Un segundo ejemplo del carácter burgués de los aliados a quien Chávez propone construir la V Internacional es el PRI (Partido Revolucionario Institucional) de México. Este partido gobernó México durante 60 años, con un fuerte régimen [bonapartista], y es el gran responsable de la implementación de los planes neoliberales y de la entrega completa del país al imperialismo, principalmente a través de la firma del TLC.

También presente en el Encuentro e invitado a participar de la V Internacional estaba el Partido Justicialista de Argentina, más conocido como peronista, que desde los años 40, gobernó por varios mandatos Argentina, siendo hasta hoy un pilar fundamental de sustentación del estado burgués y de mantención de la explotación de los trabajadores en este país. Entre sus dirigentes más recientes encontramos a Menem, que fue responsable de la entrada con fuerza del neoliberalismo en Argentina, privatizando las grandes empresas del país, y también los gobiernos de los Kirchner, que son hasta hoy los grandes agentes de las petrolíferas internacionales en Argentina.

Los diversos partidos a quien se dirige el llamado a la V Internacional de Chávez son, así, en su mayoría partidos burgueses, aunque tengan importantes apoyos en la clase obrera y en la población pobre. Otros son partidos obreros burocráticos y degenerados, que ya no representan en nada a la clase obrera y dirigen gobiernos burgueses contra los trabajadores. Todos tienen en sus filas a grandes millonarios. En común tienen el hecho de ser organizaciones ajenas a la clase obrera y cuya trayectoria fue de traición a los trabajadores y pueblo pobre, siendo que siempre que subieron al gobierno fue para profundizar la explotación y entrega de los países al imperialismo.

V Internacional: un proyecto que usurpa la herencia de las Internacionales para juntar burgueses y obreros en una misma organización

Según el Manifiesto Comunista "El gobierno moderno no es sino un comité para dirigir los negocios comunes de toda la clase burguesa". El llamado a la construcción de la V Internacional de Chávez, parte de un jefe de gobierno burgués - aliado a otros gobiernos burgueses - que, como no podría dejar de ser, sirven a los intereses de la burguesía, a pesar del mayor o menor apoyo obrero que puedan tener.

De la misma forma, el socialismo del siglo XXI incluyó a los empresarios y millonarios "socialistas" que, más no podrían hacer que defender su propiedad privada, a pesar de que esta sólo puede existir en la condición de privar de toda propiedad a la inmensa mayoría de la sociedad.

¿Qué tiene entonces en común la propuesta de la V Internacional de Chávez con la tradición de la III o de la IV de Lenin o Trotsky, de que Chávez se reclama? La III y la IV encabezaron la revolución rusa que destruyó el estado burgués y su ejército, expropió a la burguesía y acabó con la explotación, construyó un ejército revolucionario, apoyado en lo mejor de la vanguardia obrera organizada en soviets, que se alzó en armas contra los ejércitos de los principales gobiernos burgueses e imperialistas del mundo. En nuestra opinión, no tienen nada en común. Por ello decimos que Chávez usurpa la herencia de las internacionales anteriores, cuando hace el llamado a la V Internacional.

En primer lugar, porque esta no es una Internacional Obrera, pues pretende juntar partidos burgueses y partidos obreros, gobiernos burgueses y movimientos de trabajadores. Gobiernos y partidos burgueses con enfrentamientos (mayores o menores) con el imperialismo, existieron varios en la historia, como fue el caso de [Perón] en Argentina, Cárdenas en México o Vargas en Brasil. Sin embargo, cualquier organización internacional que se formara a partir de esos gobiernos sería un frente de la burguesía y no una Internacional Obrera.

Ninguna de las Internacionales Obreras se fundó o fue compuesta a partir de gobiernos burgueses, exactamente porque con o sin choques con el imperialismo, estos partidos y gobiernos son de naturaleza opuesta a la de las Internacionales: son burgueses y no obreros. Es por ello que sólo cuando degeneraron, las Internacionales aceptaron cruzar la frontera de clase e integraron en sus filas gobiernos burgueses, como fue el caso de la II Internacional, o se permitieron tener multimillonarios en sus partidos, como los Partidos Comunistas que habían encabezado la restauración capitalista en sus países.

La tradición de la III Internacional de que nos reivindicamos es la de que, si el imperialismo sale a atacar un país colonial o semicolonial, salimos a luchar para derrotar el ataque imperialista y defender (sin apoyo político) el gobierno que el imperialismo quiere derribar. Esto nunca significó, sin embargo, dentro de la tradición leninista apoyar un gobierno burgués y mucho menos juntar en una misma organización burgueses y proletarios, pues la independencia política y organizativa de la clase es un principio intocable.

Una Internacional será obrera o será lo opuesto de las Internacionales. Cualquier propuesta de organización internacional que se proponga a juntar la burguesía y la clase trabajadora, no será más que un retroceso de décadas en la historia del movimiento obrero, como un instrumento para trabar las luchas de los trabajadores subyugándolas a las respectivas burguesías. El resultado de eso quedó bien claro por el rumbo que tomó a II Internacional desde su capitulación a las burguesías nacionales en la I Guerra hasta hoy, donde el socialismo desapareció, de la sombra obrera del pasado poco o nada resta, y quedan sólo las políticas burguesas de ataque a los trabajadores.

En segundo lugar, como consecuencia de no ser una Internacional Obrera, la propuesta de Chávez de una V Internacional, tampoco es la de una Internacional Socialista y Revolucionaria. El socialismo en la tradición de las Internacionales y en el marxismo, no es un simple enfrentamiento con algunas políticas del imperialismo (en nuestra opinión, inconsecuente en el caso de Chávez y sus aliados) y la adopción de políticas asistenciales, sino uno [proyecto] de destrucción del estado burgués (y sus fuerzas armadas) y de construcción de un estado obrero, en una sociedad sin explotación y donde estratégicamente se pretende abolir la propiedad privada de los medios de producción. Este [proyecto] no es posible junto con millonarios y gobiernos burgueses, sino sólo contra ellos.

Por último, no podemos dejar de decir que esta usurpación de la clase obrera que Chávez pretende hacer con la propuesta de la V Internacional, ya se puso en marcha en la propia Venezuela con el [PSUV], que tiene en su dirección empresarios socialistas, no como excepciones individuales, sino como representantes de una clase: la burguesía "bolivariana". La propuesta de una V Internacional de Chávez es, así, una extensión internacional del [proyecto] que, a nivel nacional, se concretó en el [PSUV]: un partido burgués, aunque con base obrera, formado a partir del gobierno, centralizado [burocráticamente] y de forma directa a partir de la figura del comandante-jefe Chávez.

La necesidad de una Internacional Obrera y Revolucionaria para derrotar el capitalismo y el imperialismo

Dicho esto, reanudamos como empezamos: la importancia de la construcción de la Internacional. La cuestión que se pone es entonces qué Internacional necesitamos construir, ya que rechazamos la propuesta de Chávez de construir a V Internacional.

Lo que nos proponemos es dar continuidad a la revolución de Octubre en Rusia, que tenía en su centro la clase obrera y el pueblo organizado de forma independiente en [sovietes], expropiando la clase dominante y luchando en armas contra la burguesía. A pesar de los grandes acontecimientos y cambios que sin duda existieron desde esa época hasta ahora, lo que sin duda no cambió fue que sin destruir el estado burgués en todo el mundo, no habrá socialismo y libertad para los pueblos.

Es por ello que desde la época imperialista - de decadencia capitalista, revoluciones y contrarrevoluciones -, el modelo de Internacional por el cual consideramos que hay que luchar es el de la III Internacional de la época de Lenin y Trotsky: una Internacional Obrera y Revolucionaria. Tal como la III, una Internacional que sea un Partido Mundial de la Revolución Socialista, compuesto por importantes Partidos Obreros, centralizado democráticamente (y no dirigido [burocráticamente] por un Comandante). Ese es el instrumento que hoy necesitamos construir para derrotar al capitalismo y al imperialismo: una Internacional que sea un partido para la toma del poder por el proletariado y que sea mundial, porque sólo si es mundial el socialismo podrá ser victorioso.

La III Internacional como instrumento para la revolución socialista mundial fue destruida por Stalin, que abandonando el Internacionalismo Proletario y la independencia de clase, por el socialismo en un sólo país y la colaboración con el imperialismo y las burguesías nacionales llevó a la degeneración de la III y posteriormente a su fin.

Debido a la lucha que trabó contra la burocratización de la Unión Soviética y por mantener vivo el internacionalismo proletario, fue la IV Internacional, fundada por Trotsky, la que acabó por representar la herencia de lucha heroica de la Revolución Rusa y de la III Internacional, en una época marcada por el dominio de las burocracias contrarrevolucionarias en el seno del movimiento obrero.

Hoy, la batalla que hay que dar - y que nos proponemos llevar a cabo - es, por lo tanto, la de la reconstrucción de la IV Internacional, que nada más es que reanudar la tradición de la III de lucha por la construcción del Partido Mundial de la Revolución Socialista, agrupando los revolucionarios de distintas tradiciones sobre la base de un acuerdo sólido y claro alrededor a un programa marxista y revolucionario para el mundo actual.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Con la sangre y el sudor de los argentinos

Marcelo Ramal (especial para ARGENPRESS.info)

Los Kirchner decidieron ingresar al Bicentenario con un estricto apego a la historia de su clase, la burguesía. El matrimonio cerró 2009 con el slogan de Avellaneda, quien en la crisis de 1877 aseguró que “los tenedores de bonos argentinos deben reposar tranquilos”, aun a costa de “la sangre y el sudor de los argentinos”. Cristina Kirchner, para no ser menos, anunció el empeño de casi 7.000 millones de dólares de las reservas para pagar los vencimientos de la deuda.

A fines de 2005, Kirchner había manoteado las reservas del Banco Central para cancelar la deuda con el FMI. Hace un año, la crisis mundial le impidió hacer lo mismo con el Club de París. El nuevo “fondo” que han creado los K tiene “propósitos amplios”, porque podrá ser utilizado para pagar todo tipo de deuda pública. Varios analistas alertaron que los fondos buitres podrían resarcir sus deudas del “fondo del bicentenario”.

No sobra nada

Los voceros oficiales dicen que el nuevo fondo “sólo” capturará el 37% de las reservas “excedentes”, que serían aquellas que no estarían afectadas a respaldar la circulación y los depósitos en moneda nacional. Pero, en verdad, no existe ningún excedente. Con los 17.000 millones de dólares de supuestas reservas sobrantes, el Banco Central tiene que responder por una cifra casi similar en concepto de las deudas que ha contraído con los bancos privados. El “fondo” creado por la camarilla tiene por fin pagar la deuda usuraria de Argentina, como se viene haciendo desde la dictadura militar: a ese ‘honorable’ objetivo apunta el “fondo del Bicentenario”.

Endeudamiento y desendeudamiento

Hasta el menos avezado de los economistas advirtió que el “fondo de desendeudamiento” no tiene otro propósito que el de facilitar nuevas deudas. Al ofrecer las reservas como garantía, el gobierno confía en obtener mayores créditos. Pero ya propuso esto mismo hace un par de meses, cuando anunció el canje de la deuda que quedó impaga en 2005. Después, el gobierno se topó con un agravamiento de la crisis mundial, una cadena de defaults y la amenaza de otros nuevos, además de la quiebra de las provincias, varias de las cuales están al borde de imprimir moneda propia.

Con el nuevo guiño a los acreedores de la deuda, los Kirchner buscan remontar los embates de las entidades patronales y “blindarse” contra las conspiraciones. Con el mismo objetivo, anunciaron una nueva y jugosa moratoria impositiva, en beneficio de las evasiones capitalistas. Pero los conspiradores no dan respiro, y es así que Clarín va por más: dice que los K buscan “independizarse de las presiones del Fondo Monetario, el Club de París y Tesoros como el de Estados Unidos” (Clarín, 18/12). Pero el nuevo fondo no garantiza solamente el pago de la deuda sino que pretende satisfacer una nueva fuga de capitales, como ocurriera entre 2007 y mediados de 2009.

Nuestro programa

Cada centímetro de espacio que obtiene el gobierno cuando le reclama la “paz social” a las organizaciones obreras, lo emplea para avanzar en un curso de entrega nacional, concesiones a los capitalistas y tarifazos. Entremos al Bicentenario levantando nuestro programa, el de los trabajadores, frente a la crisis capitalista: repudio de la deuda contraída por genocidas, menemistas y banqueros. Nacionalización de la banca y del comercio exterior. Salario igual a la canasta familiar, reapertura inmediata de las paritarias. Frente al entreguismo de la camarilla oficial y sus opositores patronales, luchemos por la independencia política de los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La relación entre Moyano y los Kirchner: La principal estructura orgánica de apoyo con que cuenta el Gobierno

PRENSA DE FRENTE

No es estrictamente la lógica político-partidaria la que los une con lazos más fuertes aunque, al respecto, tienen en la etapa clarísimas acuerdos como titulares de la presidencia y la primera vicepresidencia del Consejo Nacional del Partido Justicialista. Tampoco son, centralmente, las coincidencias sobre el modelo sindical, aunque esas coincidencias sean derivación directa y complemento necesario del terreno esencial de identificación. Néstor y Cristina Kirchner comparten con Hugo Moyano, primero que todo, la concepción sobre lo que debe ser la relación entre poder y negocios en la Argentina de estos tiempos.

Se trata de un trazo común que no tiene nada de circunstancial, ni simplemente operativo. Hasta el punto de que, tras el conflicto con las patronales rurales, la crisis económica internacional y los resultados de las elecciones de 28 de junio, Moyano representa no sólo la principal sino también la única estructura orgánica de apoyo que le queda al kirchnerismo para ensayar una revitalización de su proyecto político de aquí al 2011.

Si hacía falta otro dato para corroborarlo, el acto de la semana pasada por el Día del Camionero, en la cancha de Vélez, en el que 50 mil personas aplaudieron a rabiar a la señora presidenta y al flamante diputado nacional -además de a Moyano, claro-, lo dejó suficientemente en claro.

Cuatro días después, Moyano pegaba otro público roscazo disciplinador al interior del sindicalismo peronista con la apertura de la filial porteña de las 62 Organizaciones para minar el poder del jefe nacional de ese instrumento, Gerónimo “Momo” Venegas, el complaciente –con el empresariado sojero- dirigente de los trabajadores rurales que milita en las filas del duhaldismo. Allí, Moyano volvió a hacer profesión de fe kirchnerista y a advertir contra los designios “desestabilizadores” de la oposición y sus mandantes.

Se podría decir que, en algún punto, Moyano es un buen pagador. A fines de 2006 y durante buena parte de 2007 su liderazgo en la CGT pendió de un hilo, que pronto demostró ser más bien una soga resistente. Kirchner puso su peso de presidente en ejercicio con altos índices de consenso para evitar que la entente entre Luis Barrionuevo y los “gordos”, es decir el sindicalismo más menemista, se llevara puesto a Moyano después del golpe de debilitamiento interno que le significó el protagonismo de su gente en la batalla del 17 de octubre de 2006, en la quinta de San Vicente a la que ese día se trasladaban los restos de Perón. Y Moyano devolvió, rápidamente, colocando a su gremio como el caso testigo para poner techos a los acuerdos salariales en las negociaciones paritarias año tras año

Ahora, cuando los Kirchner sufren claros síntomas de debilitamiento incluso en la relación con las organizaciones sociales que alguna vez habían conseguido cooptar, la única dimensión en la que están tanto o más fuertes que en sus mejores momentos es la de los negocios, los propios y los de sus socios Cristóbal López, Lázaro Báez o Igor Ulloa. Moyano, en cambio, consiguió recomponer su poder interno en la CGT y también crece en sus negocios, casi todos ellos rara mezcla de emprendimientos personales y familiares y de emprendimientos institucionales. Pero en todo caso desarrollados en rubros, como el de los seguros de transporte y el de seguros de riesgo de trabajo, que lo acercan casi hasta la sociedad con los más importantes empresarios transportistas.

Por la fortaleza de la alianza entre los Kirchner y Moyano, por la contundencia de la necesidad mutua, es absurdo suponer que el Gobierno esté dispuesto a aceptar mayores cuotas de libertad y democracia sindical. Imponerlas será tarea de los trabajadores mismos, a caballo de algunos saludables gestos llegados desde la Justicia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Una coincidencia metodológica

Alcira Argumedo (COPENOA)

En este artículo, la diputada nacional Alcira Argumedo desnuda la estrategia sabbatellista a la que califica como «kirchnerismo con antifaz» y explica el cambio de las relaciones de fuerza en Diputados y el significado del voto del 3 de diciembre.

Algo está muy distorsionado en la Argentina, cuando aquello que debió haber sido una mera formalidad por la cual se establecen las autoridades de la Cámara de Diputados y la integración de sus comisiones –según el criterio de respetar la representatividad de las distintas fuerzas políticas en las elecciones legislativas del 2007 y del 2009– pasó a ser una confrontación que llevaría a hablar de traiciones, derrotas, alianzas espurias, castigos, venganzas. La heterogénea y contradictoria oposición a la cual se sumó Proyecto Sur y otros bloques de orientación similar, simplemente llegó a una coincidencia metodológica por encima de sus profundas diferencias políticas: imponer reglas de juego capaces de garantizar la mencionada representatividad como base para negociar un acuerdo con el oficialismo, que se negaba a aceptar el nuevo escenario impuesto por el resultado de las elecciones del 28 de junio.

Bajo toda evidencia, las relaciones de fuerzas han cambiado en Diputados y esto es difícil de aceptar para quienes durante los últimos cinco años detentaron la capacidad de hacer aprobar –con distintos esquemas de alianzas en cada ocasión– la gran mayoría de las leyes que promovieran. Incluso lograron, como en el caso del veto presidencial a la Ley de Protección de Glaciares, que los mismos legisladores que la votaron casi por unanimidad en ambas Cámaras levantaran poco después sus manos para aceptar el veto. Tal vez la derrota haga referencia a que el diputado Gioja no continuará siendo presidente de la Comisión de Minería de Diputados, lo que le permitía actuar en conjunto con su hermano el senador Gioja, presidente de la Comisión de Minería del Senado, a fin de favorecer los negocios de su otro hermano el gobernador Gioja de San Juan con la Barrick Gold en la aberrante explotación minera a cielo abierto con cianuro y uso descomunal de agua potable: una irresponsable depredación avalada por el veto a la Ley de Protección de Glaciares. Es posible también que se considere una derrota el hecho de que alguien como Solanas pueda ser presidente de la Comisión de Energía y Combustibles, dada su histórica posición sobre el saqueo de nuestras riquezas: todavía tiene en las piernas cicatrices del atentado de 1991, cuando comenzó a denunciar ese saqueo. Debido a la coincidencia puntual acerca de las reglas de juego, se acusa a Proyecto Sur de haberse aliado con la derecha, pero no se le cuestiona al oficialismo su más profunda alianza con la derecha en casos anteriores ni tampoco su reciente alianza con la derecha para votar conjuntamente a favor de un canje de la deuda que permita honrar los reclamos de los Fondos Buitre y regresar sin gloria al FMI.

Proyecto Sur apoyó al oficialismo en determinadas leyes –la estatización de Aerolíneas Argentinas y de las AFJP, la ley de medios audiovisuales– aunque debemos reconocer que en todos los casos después hubo una trampa: los acuerdos de compra de Marsans con Airbus en vez de reconstruir la industria aeronáutica nacional; la utilización de los fondos de ANSeS para otorgar un préstamo a la General Motors o la compra de bonos, antes de pagar las deudas de ese organismo con los jubilados o instaurar el 82 por ciento móvil; la compulsión impuesta en el tratamiento de la ley de medios. No tocamos el tema de la Ley de Reforma Política y su veloz aprobación en el Senado, porque podría pensarse que nos afecta directamente. El tiempo irá demostrando si Proyecto Sur se ha aliado con la derecha.

La “tercera posición” del diputado Sabbatella es, bajo toda evidencia, un kirchnerismo con antifaz. Su nuevo bloque se conforma con el diputado electo por el kirchnerismo Carlos Heller, con Vilma Ibarra y con los socialistas-kirchneristas Ariel Basteiro y Jorge Rivas. Al acto de presentación del bloque en Atlanta concurrieron, entre otros, el viceministro de Economía kirchnerista Roberto Felleti, el diputado kirchnerista saliente Edgardo Depetri, el legislador kirchnerista Juan Cabandié, el kirchnerista Hugo Yasky de la CTA, miembros de la kirchnerista Carta Abierta y diversos simpatizantes del kirchnerismo: en la lógica de Aristóteles, sería más bien el “tercero excluido”. Sin embargo, para nosotros lo más grave y doloroso de estos episodios y de los análisis periodísticos o políticos ha sido el artero golpe bajo que un periodista propinara en su nota a una diputada hija de desaparecidos –sobrepasando límites éticos y exhibiendo rasgos de crueldad– por haber tomado una decisión en el Parlamento con la cual el periodista no concuerda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Coparticipación federal. ¿Dónde está el federalismo?

Arturo M. Lozza (ACTA)

Sólo poco más del 30% de lo que se recauda nacionalmente llega a las provincias a través de la coparticipación, pero en esta distribución injusta de los ingresos deciden todavía las concepciones neoliberales donde los que más tienen son los que menos pagan impuestos. La paradoja de una Nación superavitaria con provincias endeudadas y sus cuentas en rojo.

Desde la Constitución de 1853 Argentina adoptó el sistema federal de gobierno, por lo cual los poderes institucionales se establecen en tres niveles: Nacional, Provincial y Municipal. Se distribuyen así las funciones gubernamentales y administrativas, pero también lo que se recauda en materia de impuestos. Esa distribución desde la Nación a las Provincias, y de éstas a los municipios, se realiza desde 1935 a través, principalmente, de lo que se denomina ahora coparticipación federal de los impuestos nacionales. Lo que corresponde a cada segmento se fue estableciendo en las últimas décadas mediante pactos fiscales entre la Nación y las provincias.

Ahora bien, la Constitución Nacional en su articulo 75 establece no sólo que las provincias deben tener aseguradas automáticamente las remesas de los montos correspondientes, sino que advierte que ésta distribución deberá ser equitativa, solidaria y procurar la “igualdad de oportunidades en todo el territorio nacional”. Y ahí está la madre del borrego. Las cláusulas constitucionales jamás llegaron a cumplirse, sencillamente porque todo lo que significa impuestos, lo que es coparticipación y lo estrechamente vinculado a la distribución de ingresos, es cuestión política a la enésima potencia, es cuestión de lucha de clases, es supervivencia o no de un sistema, es relación de fuerzas. Y los que tienen la sartén por el mango no son precisamente los trabajadores sino el gran capital.

Veamos, si no, la historia argentina. La apropiación de las rentas fiscales ha sido motivo esencial de disputas y guerras internas en las épocas de enfrentamientos entre federales y unitarios. Jamás la oligarquía y los intereses financieros foráneos han dejado de cinchar en esta pugna, aún en nuestros días. Cada pacto fiscal ha sido una pelea por la apropiación de beneficios. Porque detrás de ellos, entre bambalinas, se han movido transas políticas, complicidades entre los poderes políticos y el capital concentrado, luchas feroces para anular o aplicar impuestos a favor o en contra de determinado segmento y, especialmente en las décadas recientes, por la influencia decisiva del poderoso sector financiero internacional con sus cláusulas sobre deuda externa que han determinado que en épocas de la dictadura genocida y en la del menemato, el pago de los compromisos con la banca vinculada al FMI, BID y Banco Mundial recayeran sobre las provincias que han visto así disminuir drásticamente sus ingresos por coparticipación. De esta manera, el federalismo no ha sido más que una ficción.

Pan para hoy, hambre para mañana

Hoy se habla una vez más de concretar otro pacto fiscal para encontrar fórmulas de una mejor distribución de ingresos coparticipados. Esta esperanza, sin embargo, se hace más distante si partimos del hecho que nuevamente desde el Estado nacional se pretende volver al círculo perverso del FMI que permita “platita dulce” para hoy, pero más hambre para mañana. Es historia conocida.

Pero hagamos algunas referencias comparativas. Durante el trienio de la administración justicialista de la Nación (1973/75) se incrementó la coparticipación automática a favor de las provincias, alcanzando durante 1975 al 52,4 por ciento de la recaudación total de impuestos nacionales.

Pero con Martínez de Hoz, en los años de la dictadura genocida instalada en 1976, comenzó a reducirse fuertemente esta participación provincial ubicándose hoy en alrededor del 30%. De todas maneras, a través de otros mecanismos distintos a los de la coparticipación, el Ejecutivo nacional ha ido trasfiriendo fondos, no sujetos a reglas preestablecidas, los cuales no hacen variar los conceptos de fondo.

Tal situación provocó que el Estado Nacional se haya convertido en el principal acreedor de una creciente deuda de las provincias, estimada en alrededor de 80.000 millones de pesos.

Evidentemente, una de las provincias más perjudicadas por esta concentración de la recaudación es la de Buenos Aires que hoy aloja en el conurbano a más de 10 millones de habitantes con dramáticos cuadros de miseria y marginación social, alberga casi el 40 por ciento de la población y de la pobreza total del país, registra elevados índices de carencia de servicios básicos como agua potable y cloacas; además aporta más del 35% del PBI nacional. Sin embargo, apenas recibe el 21% de los menguados fondos coparticipados.

En fin, cada provincia puede mostrar también cuotas de injusticia distributiva. Sin embargo, caeríamos en facilismos o falsas conclusiones si dijéramos que la lucha es simplemente entre Nación y Provincias. Esa pugna existe, pero la mayoría de las veces está mitigada por coincidencias de ambas partes en definiciones neoliberales. En cambio, en los resultados de esos “pactos fiscales” se refleja de un modo u otro la pelea verdadera, la de fondo, que es entre el interés del pueblo trabajador, por un lado, y los del capital concentrado, la oligarquía y los intereses financieros, por el otro. Y son estos últimos los que van ganando en la porfía.

Es decir, el combate por quien se queda con la mejor porción de la torta, se da asimismo en la distribución de la coparticipación y, sobre todo, en la recaudación impositiva, en qué se distribuye y en cómo se concreta.

Si existen exenciones impositivas para las millonarias transacciones financieras (porque sigue vigente la Ley de Entidades Financieras de la dictadura), si no se aplican las retenciones que corresponden a los grandes grupos sojeros (de la producción y de la exportación), si no se pone freno a la evasión de ganancias a los paraísos fiscales, si se mantienen los privilegios a las multinacionales del petróleo y la minería, y, en cambio, la principal fuente de recaudación de impuestos proviene del consumo del pueblo a través del IVA, siempre la coparticipación federal se asentará sobre cimientos de injusticia. Porque lo que se coparticipará será la consecuencia de una política regresiva en materia de impuestos.

Un estudio realizado por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) bonaerense acerca del Presupuesto 2010 sostiene que la coparticipación no puede realizarse equitativamente sin existir políticas fiscales activas y un sistema impositivo progresivo orientado a una mayor presión recaudatoria sobre quienes más tienen, aquellos sectores que concentran la riqueza en nuestra “Provincia rica”, que se distribuye tan injustamente.

Los trabajadores no somos los responsables, sino las víctimas, de esa regresión. Por eso no aceptamos que se utilice como excusa para que se congelen los salarios del sector estatal el argumento de que no existen fondos por la caída de la coparticipación.

Los trabajadores no aceptamos ser la variable de ajuste en esta crisis de las cuentas públicas. Una y mil veces nuestra Central ha señalado, sin respuestas desde el Gobierno, de dónde podrían salir los fondos para financiar una justicia distributiva. Y señalamos que las provincias, sobre la base de una reforma a fondo de las políticas impositivas, tienen el derecho a recibir una justa porción de la recaudación nacional. Porque el dinero está, y habrá que extraerlo de quienes lo concentran en beneficio propio y en detrimento del interés nacional.

Otro Presupuesto sin cambios

El Presupuesto 2010 –como lo sostiene la CTA- no contiene partidas que expresen una política dirigida a solucionar los problemas más urgentes de la Argentina, tampoco proyecta cambios sustanciales en materia de impuestos y coparticipación federal.

Para que ambos transiten por las vías de la justicia social, deberían tomarse entre otras las siguientes medidas:

a) Recuperar la renta petrolera para que el precio del barril que se vende en el mercado interno tenga que ver con el costo de producción local (u$a 8.-) y no con el precio internacional (u$a 70.-). Para que esto sea posible necesitamos dar de baja los decretos desreguladores y privatizadores que se implementaron en los ’90 y que aún mantienen su vigencia. Hay que ubicar a ENARSA como un actor estratégico en el mercado petrolero. Así podemos dar de baja al festival de subsidios que, en materia de energía y transporte, ha crecido explosivamente en los últimos años y que ha ido a parar a manos de un puñado de empresas petroleras, restando ingresos a la coparticipación.

b) Eliminación de exenciones en ganancias, IVA, Combustibles y Regímenes de Promoción Industrial que rigen a favor de segmentos del capital concentrado.

c) Restitución de las contribuciones patronales a los niveles de 1993. Si lo hacemos, exceptuando a las PYMES, podríamos ampliar la recaudación por contribuciones en $15.732,5 millones.

d) Gravar las transacciones financieras. Hoy están exentas.

e) Terminar con los vergonzosos privilegios de las multinacionales de la minería, vigentes desde el menemato.

f) Rechazar la consigna neoliberal que determina que las utilidades no se discuten y que para defender el trabajo hay que aceptar reducciones, congelamientos salariales o, en el mejor de los casos, el diferimiento de las paritarias, apremiando a los trabajadores a ser cautos en sus reclamos. Hay que actualizar salarios, fundamento de una mayor producción, y elevar impuestos a las grandes ganancias.

g) Acabar con las transas que terminan otorgando el perdón impositivo a los grandes empresarios y conglomerados.

h) Gravar a las grandes ganancias de los pooles monopólicos de la producción y la exportación cerealera.

i) Y para transitar hacia una justa distribución de los ingresos, se necesita transformar el sistema tributario para que paguen más los que más tienen.

Retorno al endeudamiento

Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de la CTA y de ATE bonaerenses, define en este reportaje las características y desigualdades del actual esquema de coparticipación. La coparticipación –nos explica- es un tema político que tampoco está aislado de otros temas. Porque en realidad el actual esquema de coparticipación da cuenta de la continuidad en el tiempo de un pacto fiscal que se impuso en los años 90 y que los sucesivos gobiernos mantuvieron. Se trata de un pacto fiscal que significó desestructurar los estados, transferir desde el Estado Nacional responsabilidades a las provincias y municipios, y no transferir recursos. Y mientras tanto, por distintos mecanismos, se fortalecía la concentración de los ingresos impositivos en la administración central.

¿Cuánto de la recaudación nacional llega a las provincias por coparticipación?

Hoy, del total que se recauda, principalmente en base a una política impositiva regresiva como es el IVA, solo el 32% se distribuye a las provincias de manera totalmente arbitraria. A la provincia de Buenos Aires solo llega el 21% de ese 32% siendo que nuestra provincia aporta el 40% del total de la recaudación nacional. Lo que han hecho los gobiernos a partir de Duhalde es establecer nuevos impuestos que no son coparticipables con lo cual se profundizó esa regresión.

¿Cómo resolver el tema?

No se puede resolver si no es a través de un nuevo pacto fiscal federal bajo otras reglas de juego. Establecer un nuevo esquema de recaudación y distribución de la coparticipación implica concretar una profunda reforma impositiva que haga que los sectores más concentrados de la economía aporten o aporten más. Por ejemplo, en nuestro país el segmento del capital financiero no paga impuesto a las ganancias, y las grandes empresas que controlan el comercio exterior no pagan impuestos en relación a sus exorbitantes ganancias como son los casos de Cargill, Dreyfus, Nidera, Bunge, Techint, Indupa, etc. Por lo tanto, esto requiere un abordaje político.

Hay un compromiso de las provincias ante el Estado Nacional de sostener el superávit fiscal. ¿No es éste un mecanismo de ajuste propio del neoliberalismo?

Si. El mecanismo político de disciplinamiento que han utilizado los gobiernos para garantizar que el actual esquema se sostenga han sido los sucesivos pactos fiscales, y el último pacto fue la Ley de Responsabilidad Fiscal por el cual se exigió a las provincias el cumplimiento de determinadas metas fiscales basadas fundamentalmente en el superávit, que es un mecanismo de ajuste fiscal que obliga a reducir gastos y separar el manejo presupuestario garantizando el pago de la deuda, y lo que queda del pago de la deuda asignarlo a gastos de funcionamiento comunes. Por lo tanto, esos gastos de funcionamiento deben ser lo suficientemente limitados para garantizar un superavit fiscal. Es decir, el gobierno nacional cumple hacia las provincias el rol que cumple el FMI hacia los Estados Nacionales.

Sin embargo, últimamente creció la recaudación…

En efecto, la recaudación fiscal aumentó consecuencia del crecimiento económico, pero no para fortalecer la capacidad de funcionamiento del Estado. Porque el Estado Nacional y los provinciales en nuestro país siguen siendo Estados chicos en relación a las necesidades que se tienen como población. Se utilizó el crecimiento y el superávit para el pago de deuda o para acumulación de reservas. Ese mecanismo se agotó y entonces, en vez de avanzar en un profundo cambio que permita revertir la situación, el gobierno nacional alienta un mecanismo perverso que es volver al negocio de la deuda externa, y además, en lugar de realizar ese endeudamiento a través del gobierno nacional lo hace a través de las provincias, por lo tanto, suspende la vigencia de la Ley de Responsabilidad Fiscal, no para dejar de ejercer el control sobre el funcionamiento fiscal de las provincias sino para liberarlas en cuanto a contraer deudas con lo cual la perspectiva es de mucho ingreso en lo inmediato por endeudamiento, especulación financiera y blanqueo de capitales, pero a mediano plazo esto significará un desbarajuste fiscal y un crack de proporciones. Es volver a tirar la pelota para adelante como se hizo con la convertibilidad o como ya lo hiciera en su momento Martínez de Hoz.

¿Cómo impacta esta situación en los trabajadores de la provincia?

La situación es grave porque al no haberse modificado la estructura de recaudación y del funcionamiento estatal, en la práctica, en estos seis años, el único sector que no recuperó niveles de salarios previos al 2001 fueron los trabajadores estatales. Los trabajadores privados con empleo en blanco, con convenios colectivos, en general han recuperado sus niveles de ingreso, no así los que tenían en 1998. Pero en el caso de los estatales, al haberse mantenido este esquema de control del gasto fiscal en las provincias y en los municipios, los niveles salariales son paupérrimos. La situación se agravará aun más, de hecho este año los aumentos estuvieron por debajo de la inflación, aunque la situación es dispar, depende de cada provincia. En el caso de nuestra provincia el aumento unilateral que otorgó el gobierno fue del 9% cuando tenemos niveles inflacionarios superiores al 16% en lo que va del año. La perspectivas para el año que viene es de mucha pelea porque los trabajadores vamos a ir a la lucha para recuperar lo perdido, y no solo para mantener los niveles mentirosos del INDEC. Por su parte, los gobiernos mantendrán su criterio de control fiscal, aunque el restablecimiento de los acuerdos financieros internacionales les permitirá contar con “plata dulce” para afrontar problemas en el corto plazo. Ante eso, nosotros sostenemos que no se trata solo de una cuestión salarial, sino de poner en discusión en profundidad el esquema de funcionamiento general a través de un nuevo pacto federal dentro de una política enderezada a una reforma impositiva y establecer nuevas formas de coparticipación, que no solo ponga en discusión cuánto le corresponde a cada provincia, sino qué se distribuye y sobre quienes deben recaer los mayores impuestos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las vaquitas siguen siendo ajenas

Alfredo Grande (APE)

.

“con los ricos de la tierra, quiero yo mi suerte echar, el arroyo de la sierra, no me agrada más que el mar” (guantanamera liberal)
“No critiquemos a Ricardo Fort. Parece que Alberto Mu Mu es peor” (aforismo implicado)

Confirman la condena a dos hombres que faenaron una vaca para dar de comer a sus familias
“La pobreza no justifica cometer delitos”
Con ese argumento, la Cámara de Casación Penal ratificó la pena de tres años y medio de prisión por el robo de ganado. El hecho ocurrió durante la crisis de 2001 y los condenados no tenían entonces trabajo ni planes sociales. Deberán cumplir la pena.
La pobreza y la desocupación no justifican que una persona cometa un delito para comer. Con esos argumentos, la Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires ratificó la condena a tres años y medio de cuatro hombres que en medio de la crisis de 2001 robaron una vaca para alimentar a sus hijos. Ahora deberán ir presos. Uno de los tres camaristas votó a favor de la absolución al entender que los imputados “eran gente de bien que vivía propiamente de la caza y que circunstancialmente acudieron al cuatrereo para subvenir a las necesidades de los suyos”.
(Diario Crítica de la Argentina 19/12/09)

Oyarbide sobreseyó a los K por enriquecimiento ilícito
La medida fue tomada en base a un dictamen de los peritos de la Corte, que no detectaron irregularidades en el espectacular incremento de 158% de la fortuna K durante 2008.
Hasta su presentación de 2007, los K reconocían un capital de $ 17.824.941. Por esa declaración jurada se abrió en la justicia federal una causa por enriquecimiento ilícito que luego quedó archivada. En ese detalle, los bienes de la Presidenta y su marido alcanzaban las 42 propiedades entre terrenos, locales, casas y departamentos. Los ladrillos son la base de la fortuna de la familia, pero en los últimos años sumaron también la actividad hotelera en El Calafate, la villa turística donde ganaron las últimas elecciones con el 60% de los votos. Allí funciona el hotel boutique Los Sauces, en un terreno de 2.100 metros2 que demandó para su edificación $ 9.974.346, y donde alojarse cuesta, como mínimo, 600 dólares, o 1.150 dólares para quien elija la “master suite”. En el valor declarado de esta sociedad hay un dato llamativo: mientras que en el apartado de sus bienes Cristina consigna tener el 45% a un valor de $371.232, en el detalle de su marido, el 45% de su participación accionaria está tasado a $1.941.632, casi cinco veces más.
(Diario Crítica de la Argentina 21/12/09)

Siempre creí en la Justicia. Lamentablemente también creí en el pájaro grifo, en que la momia no podía perder con karadagián y que con la democracia se comía, se educaba y se curaba. Y algunas cosas más, que en este momento no recuerdo. Ahora lamento no haber creído las palabras que el gran discepolín escribió, quizá necesitando un antidepresivo que por suerte no tomó. “Tres esperanzas tuve en la vida, una mi madre vieja y querida, otra un amigo, otra un amor, tres esperanzas tuve en la vida, dos me engañaron y una murió”. Yo debo haber tenido más de tres esperanzas, y contando algunas ilusiones, debería tomar antidepresivos. A 8 años de las jornadas de diciembre 2001, tendríamos que pensar cuánta agua quedó debajo de esos puentes. Ante todo, el debate de cuál fue la génesis y cuál es el destino de esas jornadas, no está saldado en el campo popular. En el campo anti popular, se llegó a una conclusión. No hay que volver a ese 2001. Ese obsceno fulgor hizo que el eco demencial del “que se vayan todos” siguiera aterrorizando a funcionarios, representantes, gerenciadores de la cosa pública, y otras especies predadoras que, lamentablemente, todavía no están en extinción. Fulgor que supo deslumbrar, aunque no necesariamente alumbrar. Mientras ecos y destellos se iban disipando, las voces del estado de derecho volvieron para que tronara el escarmiento. Naturalmente: de los pobres de espíritu y de cuerpo. De los chicos pobres que tienen hambre y además, no puede ser de otra manera, tienen tristeza.

Entonces, para que los festejos conmemorativos de esa revolución que tampoco fue sean inolvidables, la Cámara de Casación Penal, algo así como un Santo Oficio para castigar los crímenes contra todo patrimonio burgués, ha dictado sentencia. Debería decir que ha defecado una sentencia, pero por algún atávico temor no lo digo. En la provincia de buenos aires, espacio atravesado por el gatillo fácil y el hambre más fácil todavía, se ha defecado, digo sentenciado que “la pobreza no justifica cometer delitos”. Y está Cámara Pinchada, que pierde justicia por todos lados, en cierto sentido, como siempre le sucede a la derecha, tiene razón. Claro: es una razón represora, pero no le pidamos al galgo que no sea rabilargo. La pobreza apenas justifica la humillación de la limosna, o el trabajo forzado cartonero, o el hacinamiento de las villas cada vez más miseria, o el terror sin nombre de los desalojos, o el horizonte cada vez más cercano del paco y el pegamento. La pobreza justifica el dolor. Justifica la resignación.
Justifica la muerte incluso. Pero todo acto que pretenda modificar el designio feroz de la parca, no está justificado. Entre el delito y el hambre, hay que elegir el hambre. No morir contento porque se ha batido al enemigo, sino morir contento porque no se ha cometido ningún delito. Entonces, sólo entonces, la extremaunción laica es posible. Murió en la honestidad del capitalismo, donde es delito ser pobre y no es delito ser ladrón. Porque todos sabemos, menos la Cámara Pinchada de Casación del Tiro Penal, que el estado de necesidad no justifica, sino que extingue el delito. Las necesidades básicas no pueden estar insatisfechas. Esa es la ley primera. Pero esta Cámara es lo que hay. No hay otra. Pero de su pestilente sentencia algo quedará, más allá del hedor. En cierto sentido, sienta jurisprudencia, más allá de la brutalidad republicana de su teoría de la justificación inexistente en caso de hambre. Si el hambre, la pobreza, no justifica el delito, ¿que podría justificarlo? Porque la Good Year de Casación Penal no sentencia: “el delito nunca tiene justificación”. O sea: minga de atenuantes. Derecho Puro. Desecho más puro todavía. Entonces se abre un espacio de especulación, de maravillosa incertidumbre, donde la ensoñación profética besa en la boca a la creatividad rebelde. De esa sentencia se desprende que: lo único que justifica el delito es la riqueza. En la mesa de los ricos, la justicia se sirve como entrada, plato principal, postre y acompaña como bocaditos al café. La plena saciedad, el goce absoluto, la acumulación de todo excedente más allá de su razonable condición de uso, la multiplicación de los felfort y las centollas, necesariamente justifican el, y mejor sería decir, los delitos. Ya lo sabía nuestro mio cid funebrero, cuando sentenció, sin cámara penal pero con cámaras de aire y cable: “hay que dejar de robar por dos años”. O sea, aggiornado al lenguaje de la Camerata de Casación: durante dos años no justifiquemos el delito con el ansia (legítima) de riqueza. O sea: apenas un tercio del mandato primero de la comadreja de los llanos, según la inmortal apelación del actual diputado Fernando Pino Solanas. Y un quinto de los dos mandatos, pacto de olivos incluido. Una bagatela. En realidad, la riqueza, o sea, la estafa, el robo calificado, la defraudación, la corruptela, los sobreprecios, los infraservicios, los retornos, los fondos reservados, las valijas, justifica el delito. Los delitos, en realidad. Desde las jubilaciones de privilegio, hasta otros privilegios sin jubilaciones. Pero como en toda república que se precie, el ejemplo siempre debe venir desde arriba para abajo, como escupida de jirafa. La pareja presidencial ha recibido el sobreseimiento en la denuncia por enriquecimiento ilícito. Mientras tanto, los que intentan inútilmente que un supermercado reparta algo del excedente entre los que todavía no han decidido el camino del delito, regresan sin pan y sin tortas. Podrían ser denunciados por Empobrecimiento Lícito, figura que no por frecuente está incluida en el Código Penal. La increíble carrera financiera de “los K” no alcanza a probar que nadie hace la plata trabajando. Pero es un dato poco grato para todos aquellos que tampoco pueden hacer plata, por más que trabajen. Parecerlo es tan importante como serlo, sobre todo porque en el país de las apariencias, las apariencias no engañan. Que después de tanta sangre derramada, mucha de ella cruelmente negociada, las vaquitas sigan siendo ajenas, debería ser un dato mas allá de la lógica partidaria (lo de lógica es un decir) y más acá, pero mucho más acá, de la lógica de la vida digna. Mientras algunos son condenados por faenar una vaca, otros discuten por porciones de la cuota Milton. Es cierto: todos somos iguales ante la ley. El problema es que la ley es desigual. ¿Esa desigualdad de la ley justifica el delito? La verdad que sí.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los cartoneros: Detrás está la gente

India Rodríguez (ACTA)

En Capital Federal en el barrio del Abasto Tere, 33 años, trabaja de cartonera, junto a Hugo, su esposo y también su mamá, Juana. Mientras tanto, en Fiorito (Lomas de Zamora), sus tres hijos. Melanie, Florencia y Huguito esperan a que sus padres regresen. Ellos viven en el barrio La Cava.

El trabajo como centro de pertenencia es una verdad incuestionable pero, qué ocurre cuando este lugar lo constituye el espacio público y más aún cuando su elemento de trabajo son los desechos, la basura. Sus historias de vida, sus estrategias de supervivencia y la clara determinación de pelear en los ínfimos márgenes que les deja el sistema constituyen el discurso que pone rostro y nombre a lo que a la ligera se suele denominar sector informal.

Entre mate y mate Tere y su familia comienzan a bosquejar su historia laboral. Comienza a contar Tere y de a poco se irán sumando Hugo y Juana.

Mi primer trabajo firme fue con el papel. Antes había trabajado haciendo limpieza, en una panadería y hasta tuve un negocito chico. Me las rebuscaba. Después empecé a trabajar con el papel.

Empezamos con el carro a caballo. Hasta hace poquito teníamos un caballo. Ese fue nuestro sostén. Después, como empezamos a ver que llegaba gente en camionetas, dejamos el carro y empezamos a pagar camiones para que nos llevaran. Así empezamos a trabajar. Los dos, con Hugo, siempre juntos

El primer día en Capital para mí fue terrible. Me daba vergüenza. Sentía que todo el mundo me miraba. Me sentí perseguida. Pero nunca me molestó nadie. Hasta que uno se acostumbra. Después, uno se aferra. Ya hace siete años de esto. Mi hijo más chico tenía meses cuando yo empecé a trabajar. Y uno se aferra a eso y cuando le falta, parece que le falta todo. Uno se acostumbra a trabajar para uno

¿Alguna vez habían trabajado por cuenta propia?

Tere: No. Él sí, a veces.

Hugo: Trabajé en zapatería, también albañilería. Mi oficio es Electricista. Pero, lamentablemente no hay trabajo y hay que bancar todo y no queda otra que salir a revolver bolsas. Hay bolsas que son terribles. Porque tiran muchas cosas, como ser cosas de hospitales, cosas que uno usa. Animales muertos, llegué a encontrar ratas, conejos, loros. Además de jeringas, y todo eso.

¿No tienen cuidado?

H: Exactamente. A veces tiran los vidrios en la misma basura, sabiendo que hay gente que trabaja con eso. Yo me corté muchas veces.

T: Parece que todavía no escucharon que hay que reciclar las cosas. Las siguen tirando todo mezclado.

¿Se pusieron la vacuna antitetánica?

T: Sí, nos pusimos todos.

H: Pero igual, ahora es duro el trabajo, a lo que era antes.

T: Desde que pusieron los camiones y todas estas cosas, cambió mucho el trabajo.

H: Antes te daban de todo. Ahora te lo venden. Los mismos porteros. Te lo venden o juntan para venderlo ellos. Un portero de frente al Abasto, nos decía “No hay nada, no hay nada” y me hacía sacar todas las bolsas. Por ahí enganchaba una o dos bolsas de papeles. Pero cuando llegaba el fin de semana, lo venían a buscar en una camioneta y le llevaban todo.

T: Antes nos daban todo. Traíamos cama, colchón, heladera. Por ahí se acercaban y nos decían “¿no necesitás una mesa?” o “¿tenés chicos? Tengo ropa”. Ahora, ni ropa. No traemos nada. Uno revisaba más las bolsas porque a veces tiraban ropa linda, envueltas en otras bolsitas para que no se ensucie con la otra basura. Yo les traía zapatillas, de todo. Ahora nada. Algunos vecinos se avivaron y nos entregan las cosas en mano, pero los encargados si ven que te lo dan, se vuelven y te dicen “se equivocó la señora, dijo que no lo iba a tirar”. Y vos te quedás con la duda, si se equivocó la señora o se lo llevó él para venderlo él.

Juana, la madre de Tere ha seguido y asentido cada palabra y ahora se suma con su experiencia de mujer de 53 años:

¿Cuál ha sido primer trabajo?

Juana: Desde los ocho años me tocó trabajar. Cuando murió mi papá, ya trabajaba en una fábrica de botones, en Capital. A los 15 años me junté y con nueve chicos, me quedé viuda. Así me fui a lavar ropa, a trabajar por hora. En lo que salía, mientras tuviera para ellos para la comida. Y así. Hasta con Castells estuve Ahora empecé a vender cartón también, porque es lo ahora hay, lo otro no hay más.

¿Tiene alguna jubilación de su esposo?

J: No, nada. Me habían hecho la pensión de madre viuda, pero nunca salió. Ahora estoy buscando las partidas, para ver si me pueden hacer la pensión de los siete hijos. Pero tengo que buscar dónde están las partidas de ellos, porque cuatro chicos son nacidos en la casa. Lo único que cobro es el Plan Jefes de 150 por mes…

Juana se ha quedado en silencio tal aprisionada en sus recuerdos, se ha ido muy lejos y le cuesta volver. Tere y Hugo retoman el diálogo:

En la Feria del Olimpo venden algunas cosas en buen estado pero, ¿cuánto pueden sacar con esas ventas?

T: Es buena ayuda, pero era. Ahora, como le digo, lo venden los encargados. Si se tiene algo para vender en el Olimpo, podemos durar una semana más y guardar lo que juntamos. Es decir que tiene una platita segura, ahí. Pero si no tiene nada, tiene que venderlo. Capaz que hasta por día. ¿Qué va a sacar? Por día, quince pesos el bolsón. En cambio, si hay algo para vender en el Olimpo, uno deja y guarda el bolsón para la otra semana y ahí tengo la mercadería.

¿Qué pasa si el papel se moja?

H: Hay descuento. Si vale 40 el kilo de cartón, te lo bajan a 15, a 20. Más los kilos que te descuentan. Más lo que te roba la balanza cuando lo vas a vender. La balanza es de terror.

He visto gente recolectando papel blanco y veo que lo mojan un poco…

H: Es para que se haga un poco más pesado. Eso antes pasaba. Ahora los revisan.

T: Antes iba como iba. Le mandaba una capa de seco arriba y el mojado al medio, tipo sanguchito.

H: Antes pasaba porque valía la mercadería. Pero ahora no vale nada.

T: También cuando te lo ven muy mojado te dicen que vale para la segunda. La segunda es lo que menos vale. Con los papeles de todos colores. Diario, cartón, todo mezclado. Eso no vale nada. Cuando te dicen “esto va a la segunda”, ya perdiste todo…

¿Lo que más vale es el papel blanco?

T: Sí, y las botellas blancas. Pero para juntar un kilo, ¿cuántas botellas tenés que juntar?

H: Porque aluminio y todo eso, no se vio nunca más en la calle. Antes sacaban aunque sea una tapa de olla. Ahora no. La juntan toda los porteros.

T: Antes te salvaba… vos ibas con lo justo, y decías “ojalá encuentre un frasco de perfume”. No tenés para comprar pan y si encontrabas un frasco de perfume, sabés que lo vendés. Ahora ni frascos tiran.

¿Los frascos también se venden?

T: Sí, los importados.

¿Por qué?

T: No sé, te los compran en la Plaza Almagro. Los rellenan. Todo piratería.

¿Tiene que tener la cajita también?

T: No, el frasco solo. Igual que los de shampoo. Vos vas a comprar uno de Sedal y los rellenan con cualquier cosa. Así le pasó a Estelita, que compró dos porque los vendían barato. Cuando vino acá, no hacía ni espuma.

¿Qué dicen sus hijos del trabajo de ustedes?

H: A ellos, muchas veces no les gusta que vayamos. Cuando llueve, no quieren que ni la abuela vaya. Pero es como que ya se acostumbraron. Que si no vamos a trabajar, saben que no van a tener para comer. Ya la entendieron.

¿En la escuela, los padres de los compañeritos también trabajan en lo mismo?

T: Todos. De acá de este colegio (el del barrio) y de atrás de la vía también. Antes cuando pasaba esto, les decían a los chicos “tu papá es cartonero, tu papá es botellero”. Pero, ahora no. Todos trabajamos de esto.

Las maestras ¿qué dicen?

T: Lo entendieron también. Porque hablamos y les dijimos que tenemos este trabajo y que venimos tarde. Antes ni nos veíamos casi con él (Hugo). Cuando él trabajaba a la mañana, que empezó con esto de los camiones yo iba a la tarde a trabajar. Media hora por ahí estábamos juntos. Llegaba, me dormía y ella me levantaba para tomar unos mates y ya se iba a trabajar. Después cuando venía a medianoche, ya estaba durmiendo porque me tenía que despertar de madrugada otra vez. Y así.

Es muy esclavizante este trabajo, dice Tere a modo de cierre. Antes uno iba con sus cosas y venía a la hora que quería. Ahora no, por ahí no me siento bien o no encuentro más cosas y tengo que esperar que me vengan a buscar a las 12 de la noche, en el primer viaje. Antes no. Pero, si por las tuyas te tomás el colectivo, te suspenden. Ahora, está todo mal… Esto es así. Es la vida del pobre. Hay que lucharla día tras día por que sólo vos te tenés que hacer cargo de tu vida, por detrás de tuyo no hay nadie, sólo tus brazos y piernas. Pero por encima está Dios.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Monte Chingolo: David contra Goliat

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

Corría el año 1975, el Gobierno de Isabel Martínez de Perón estaba sumido a una profunda crisis y había autorizado la intervención de las Fuerzas Armadas en la represión al movimiento revolucionario y a los sectores populares. Ricardo Balbín, el presidente de la Unión Cívica Radical, reclamaba que se reprimiera a “la guerrilla industrial”, coincidiendo con la burocracia sindical-los Lorenzo Miguel, Lescano, y Cia.

Por su parte el Partido Comunista bregaba por la constitución de un gobierno cívico militar con los militares no pinochetistas representados por Jorge Rafael Videla.

La Triple A –el “Somatén” del” General en su Laberinto”, secuestraba y asesinaba a centenares de activitas sindicales estudiantiles, profesionales y sociales y se “inauguraban” los primeros “campos de detenidos desaparecidos-regenteados por las Fuerzas Armadas, como el llamado “La escuelita” en la localidad de Famaillá, en la Provincia de Tucumán.

Vivíamos, en el último trimestre de ese año, en una quinta junto con mi ex esposa y mis tres hijos. La misma la habíamos alquilado para poder tener un lugar donde reunirnos con dirigentes políticos y sindicales de la oposición democrática, actividad que realizaba como responsable de estas relaciones del Partido Revolucionario de los Trabajadores, dirección político militar del Ejército Revolucionario del Pueblo.

Al mismo tiempo dirigía el quincenario “NUEVO HOMBRE”, que tenía una muy buena tirada, y al que lo hacíamos con una redacción en la clandestinidad y lo colocábamos en las playas de distribución sin ningún problema, apareciendo sólo mi nombre como director y responsable de la publicación.

El 23 de diciembre, en vísperas de la Navidad, estaba en casa preparando unas milanesas para los chicos cuándo llegó mi hermana Emilia Susana, y me dijo que teníamos que irnos ya que iba a haber una acción muy importante en la zona y seguramente la represión realizaría rastrillajes y podría llegar hasta la quinta.

Al mirar el rostro y la mirada de la “Nena”, me dí cuenta que la situación era seria, por lo que rápidamente preparamos una pequeña valija con ropa para todos y en el Citroen, nos dirigimos rumbo a la Capital.

Al llegar a la Avenida Mitre advertimos el paso de helicópteros artillados y veíamos, desde lejos, fogonazos y sentíamos explosiones, no detectando de que lugar provenían.

Sorteamos varias pinzas de uniformados, militares y policías, que no nos detuvieron porque veníamos con tres niños y cargados de juguetes, y finalmente llegamos a la casa de Luis Piriz, un gran compañero que fue meses mas tarde secuestrado -desaparecido.

Todos teníamos una gran incógnita y nos preguntábamos que estaba pasando, por lo que encendimos la radio y el televisor. Las noticias eran confusas, se hablaba de que había habido un fuerte enfrentamiento en la zona Sur del Gran Buenos Aires entre fuerzas del Ejército y la policía y grupos subversivos, con muchas bajas

Durante toda la noche siguieron reiterando la información, sin precisiones. Los nervios nos consumían y estábamos todos preocupados por la surte de los compañeros. Dos meses atrás habíamos lanzado la propuesta de un Frente Antigolpista, que había sido bien recibida por la oposición democrática, por lo que está acción debía estar enmarcada en esta estrategia, la de frenar el golpe militar que parecía inminente.

Al día siguiente, a la reunión de ámbito, donde funcionábamos juntos “legal”, solidaridad y juventud, llegó Eduardo Merbilaha, integrante del Buró Político, del Partido y nos informó que el 23 de diciembre en horas de la tarde una unidad del Ejército Revolucionario del Pueblo había intentado copar el Batallón Depósitos de Arsenales 60l “coronel Domingo Viejobueno”, ubicado en la localidad de Monte Chingolo, en el partido de Quilmes.

Participaron cerca de doscientos combatientes, las tres Fuerzas Armadas habían movilizado miles de efectivos, aviones, helicópteros artillados, tanques ya que estaban advertidas de la realización de esta acción, por un infiltrado. Los combates duraron casi toda la noche y la decisión y la confianza en el triunfo que tenían los compañeros fue determinante para lograr el menor número de bajas en una relación absolutamente desproporcionada.

La crueldad de los oficiales y suboficiales del Ejército, el asesinato de los prisioneros heridos, las torturas infligidas- a estos, previo a darles muerte, revela la verdadera cara del Terrorismo de Estado que ya se había instalado desde principios de 1974.

Recientemente, Gustavo Plis Sterenberg publicó una extensa y completa investigación sobre la que el llama “la mayor batalla de la guerrilla argentina”, de la que surge claramente el heroísmo de nuestros combatientes, hombre y mujeres, de no mas de 22 años de promedio y la ferocidad criminal de los represores, que vulneraron, la Convención de Ginebra que establece el derecho humanitario en un conflicto armado..

Verdaderos David, enfrentando a Goliat, los 55 compañeros caídos son recordados en este nuevo aniversario de aquél trágico diciembre del 75.

Oscar Allende y otros políticos democráticos se interesaron por la suerte de los que habían podido eludir el cerco, mientras que el Partido Comunista persistiendo en su concepción de que Videla era el militar “bueno”, me manifestó, en una entrevista que tuve con su máxima dirección, que los compañeros estaban “drogados”, tratando de esa forma de enturbiar el sacrificio de estos militantes que luchaban por una sociedad socialista, fraterna e igualitaria.

La historia de aquellos años todavía esta muy fresca para poder escribir sobre la misma y sacar conclusiones, ya que como le respondiera Mao a una periodista francesa que al triunfar la Revolución China en 1949 le preguntó que opinaba de la Revolución Francesa de 1789,”es muy reciente para que pueda tener una opinión formada”.

Sin duda de que esta gran batalla y sus protagonistas serán parte de esa historia.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex director del diario “El Mundo” y de la revista “Nuevo hombre”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Nuestra memoria ardida del 19 y 20

LA MINGA - PRENSA RED

A propósito del estallido social del 19 y 20 de diciembre que se llevó puesto a Fernando de la Rúa, y el poco y casi nulo recordatorio por parte de los medios de comunicación, trabajadores de la Minga interpelan. ¿Habremos nacido flojos para el recuerdo necesario los argentinos y las argentinas? ¿Los dioses nos habrán parido con los ojos entorpecidos al pasado?.

¿Qué duele más, el recuerdo o el olvido? De seguro algunos recuerdos duelan más que su olvido, pero los recuerdos nos fortalecen y los olvidos nos traicionan.

Los árboles crecen por el recuerdo de cómo sus abuelos encontraron alimentos, incluso sin moverse demasiados. Las hormigas se hicieron invencibles por sus recuerdos de cómo pervivir en un mundo de gigantes, y hasta el agua es eterna en su recuerdo de haber mojado a tantos dioses.

Pero nuestro pueblo amaneció el viernes y el sábado sin su memoria ardida del dos mil uno.

Repasamos los principales diarios, y nada. Pero nada! En las radios poquito y nada, en la tele nada. Ni títulos pequeños, ni palabras claves, ni zapping de la historia más reciente e influyente de nuestro pueblo.

Pasó un diecinueve con su veinte de diciembre, y nosotros y nosotras tan nada.

¿Que habrá sido de aquellos 19 y 20 de diciembre de 2001 para que pueda olvidarse, pasarse por menos, ser más chiquito que los logros de Messi para los periódicos y para el pueblo argentino?

Las mingueras y los mingueros nos sacudimos el olvido, en la memoria activa de éste y cada 19 y 20 de diciembre, en la genética de sabernos semilla de aquellos días, y con el grito saludable por trazar las relaciones con lo que nos pasa hoy.

Recordar aquel “que se vayan todos”, las broncas de las cacerolas, nosotros asesinados 38 veces. En el nudo de una Argentina nueva, un helicóptero con la cola entre las patas, cinco fugaces presidentes pasándose las papas calientes de mando en mando, la plaza vuelta a ser el espacio donde los pueblos definen su libertad, y un pincel de sangre pintando el final de una década de saqueos a nuestro país que tiene nombres y apellidos que no podemos ni debemos olvidar.

Carlos Menem, Domingo Cavallo, María Julia Alzogaray, Duhalde, los Corach, los Coan, timoneando la bestia a nivel nacional, y en las provincias los De la Sota , los Reutemann, los Saadi, los Saa, los Kirchner, los Romero, entre un ejército de activistas de un mismo proyecto: el neoliberalismo.

Este sistema político, cuyos principales ponzoñas fueron el vaciamiento del país, la instalación de una economía devaluadora y financista, la destrucción de nuestras fuerzas productivas, la tinellización de la cultura, y una orgía de poderes e intereses multinacionales, nos dejó en un pozo hediondo del que nos costará generaciones salir.

Corrupción, desocupación, injusticias, el uno a uno, la bicicleta financiera, los atentados y los crímenes irresueltos, las privatizaciones y la rifatización de la estructura energética y productiva nacional, el indulto a los genocidas, la desocupación y el hambre, la pobreza más lúcida que nunca, y la pisa con champagne, todo elevado a su máxima obscenidad, violentándonos la vida y el futuro, todo, tuvo su 19 y 20 de diciembre.

El pueblo encontrado en el pueblo, recordándose Belgrano, Moreno, San Martín, reconociéndose Azurduy, Guevara, Tosco, habitado de nuestra herencia de lucha, inventamos los piquetes, tramando una nueva identidad de piqueteros de las rutas y la historia, y la bronca partió nuevamente el tiempo pedazos posibles.

Para mal de los males, nos alimentamos de otras luchas de hermanos y hermanas latinoamericanas de aquellos años de hartazgo y saqueo. Porque los latinoamericanos somos un único pueblo, y cuando lucha uno, el que le sigue lucha acompañado. En aquel final de los noventa, hubo 19 y 20 de diciembre en Bolivia, en Venezuela, en Chile, en Perú, en México, y siguió habiendo en Honduras y Nicaragua, en Ecuador, en Uruguay, en Brasil y Colombia, y siempre lo habrá, porque todos los pueblos del continente, que somos uno, estamos hechos de liberación, y el neoliberalismo era y será lo contrario, como el capitalismo, su vena vital.

Dos mil uno, de asambleas populares, barriales, ciudadanas, de la dignidad campesino-indígena, de los traidores que no podían usar las calles, del país posible, de la democracia participativa, que tanto nutre hoy nuestras organizaciones y el horizonte político hacia donde vamos, donde cabemos todos.

Y cuando el pueblo se reconoció pueblo, sus negreros, los no-pueblo, debieron ocultarse o disfrazarse para esperar que la historia les permitiera reusar sus propios nombres, así hibernaron los Macri, los Solá, la Sociedad Rural , los menemistas, los delaruistas, los duhaldistas, los neustadistas, los capitalistas del vaso que se derrama.

Ocho diciembres después, estos nombres no solo han reaparecido y tienen votos de confianza, sino que construyen una propuesta política tan de derecha y neoliberal como la historia no la soportaría, que hoy asoman con fuerza al mañana de nuestra tierra.

¿Cuán lejos estamos hoy de aquel 19 y 20 de diciembre de 2001?, ¿qué olvido será éste que pueda alumbrarnos un mundo mejor?, ¿estará guardada en nuestra sangre aquellos días, esperando el momento de hacerse mandato? ¿cuánto 19 y 20 se hizo gobierno popular?, ¿la historia que torcimos se estará enderezando?

Desde diciembre de dos mil uno a hoy, las cacerolas fueron otra vez a las calles, pero en pedidos a contramano de aquellos, hubo cortes pero sin trabajadores ni desocupados, hubo amenazas televisadas para “que se vayan todos” pero no eran del pueblo.

Está todo tan difuso acá abajo, tan mezclado, que el progreso merecido hoy nos envenena y desaloja, que el trabajo ganado sigue siendo pobreza y exclusión, que las riquezas nunca dejaron de repartirse entre los no-pueblo, que la intolerancia de las clases poderosas ha vuelto a ser discurso naturalizado, y nosotros, pueblo, claro pueblo, señalados a dedo como vagos, sospechosos, fundamentalistas, portadores del rostro de la tierra, resbalamos en el lujo de olvidar.

Nosotras y nosotros, los organizados, los que nos bautizamos en el mandato del 19 y 20 de diciembre, los que trabajamos con las manos callosas de aquellos nuestros piquetes, tenemos muy en claro, que mientras haya capitalismo habrá 19 y 20 de diciembre, porque el capitalismo y sus formas son el revés de nuestra libertad, y nosotros seguiremos viviendo nuestro 19 y 20 de diciembre de 2001 desde el mundo que proponemos y construimos, porque será la justicia social o el capitalismo, la memoria popular o el capitalismo, la belleza de nuestros territorios y nuestras relaciones o el capitalismo.

Lo que no cambió: el poder del país sigue en manos de intereses privados, empresadores de acá y de todos lados. Pero, también ha mejorado mucho desde 2001. Mucho hemos crecido como pueblo organizado, y mucho quizás hemos errado la memoria, pero nos queda una deuda aún insalvada con la sangre de nuestros muertos: la de construir un sistema político propio, inclusivo, justo, y bello, desde las bases sociales, y en armonía con nuestra América.

Nos comprometimos hace ocho años, hace tres décadas, hace cinco siglos.

En memoria de nuestros 19 y 20 de diciembre de 2001.

La Minga: Trabajadores y trabajadoras de la Cooperativa de Trabajo La Minga Oncativo – Diciembre 2009

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Repudio

Fernando "Nando" Acosta (ACTA)

El nombramiento de Nelly Arrieta de Blaquier como Embajadora Cultural en el Gobierno de Mauricio Macri, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provoca el repudio de la CTA Jujuy, por ser ésta integrante del Directorio de la Empresa Ledesma.

El apellido Blaquier, en Jujuy, es sinónimo de explotación laboral, ya que en Libertador General San Martín (ubicado a 120 km de San Salvador de Jujuy) se encuentra el Ingenio Ledesma S. A., que desde hace 100 años produce azúcar manchada con sangre.

Los Blaquier, también tienen clara responsabilidad en la violación de los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar, donde intervinieron para defender sus propios intereses.

Vale como ejemplo de estas relaciones, el trato en la correspondencia de Carlos Pedro Blaquier con el entonces Ministro de Economía, José Alfredo Martinez de Hoz, que iban encabezadas con un “Querido Joe”.

La señora Nelly Arrieta de Blaquier, hija de Herminio Arrieta y Paulette Wollman (antiguos propietarios), Presidenta de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes, cargo que ocupa desde 1977 y ex esposa del actual Presidente del Ingenio, Carlos Pedro Blaquier; fue Vicepresidenta del Directorio en los años de plomo, cuando en Libertador General San Martín (Departamento de Ledesma), se producían los llamados Apagones del terror.

El 20 de julio de 1976, se corta la luz en todo el departamento de Ledesma, mientras policías, gendarmes, militares y personal de la empresa ingresan a viviendas en los pueblos de Libertador, Calilegua y El Talar.

En vehículos de Ledesma son trasladados más de cuatrocientos trabajadores, profesionales y estudiantes. Quienes se encontraban estudiando en Tucumán, también son secuestrados y llevados a la provincia de Jujuy. Hoy contabilizamos 36 desaparecidos en el departamento Ledesma.

El miércoles 16 de diciembre el gobierno porteño la nombró Embajadora Cultural de la ciudad. Una forma grotesca de burlarse de los derechos humanos, de los familiares de detenidos desaparecidos y de los propios detenidos por razones políticas; al entender que un personaje como éste puede resultar un referente cultural.

Lamentablemente, los tiempos de la Justicia no siempre van tan rápido como quisieramos.

Ello debe generar en personajes como los Blaquier que especulen que nunca serán enjuiciados o imputados por secuestro o desaparición de personas, como ya ha sido testificado por distintos militantes en los Juicios por la Verdad, CONADEP y distintas causas penales que implican la responsabilidad de la Empresa Ledesma en el terrorismo de Estado.

Repudiamos enfáticamente esta distinción otorgada a una exponente de la clase patricia que se ha enriquecido a costa de la explotación del pueblo y el saqueo de nuestros bienes naturales y ha contribuido, toda vez que fue necesario, a interumpir el orden constitucional para avalar a las tiranías oligárquico-militares de turno.

Fernando "Nando" Acosta es Secretario General de la CTA Jujuy; Coordinador Nacional de la Constituyente Social.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: A la espera de un nuevo capítulo para los conflictos territoriales en Neuquén

Marcelo Maggio (BIODIVERSIDADLA)

El próximo año será de tensiones marcadas para las poblaciones neuquinas. La reciente sanción de dos leyes motoriza reclamos y acciones concretas: la ley de minería provincial que desencadenará una avanzada empresarial, y la prórroga de la ley de emergencia de tierras a nivel nacional que reaviva el reclamo por un “programa de relevamiento de tierras local”.

En junio pasado, la comunidad mapuche Lonko Purrán mantuvo un corte de varios días sobre la ruta 22, vía que comunica a Zapala con el resto de la provincia. El reclamo era detener la ola de desalojos a nivel provincial y que se inicien las acciones para hacer un relevamiento de las tierras pertenecientes a las comunidades originarias y que se encuentran en conflicto. Sucedía que quedaban pocos meses de vigencia para la ley nacional 26160 que marca la “Emergencia de Tierras de las Comunidades Originarias del país”, ley que el gobierno del actual gobernador Jorge Sapag,se niega a aplicar.

“El programa de relevamiento se encuentra todavía trunco en Neuquén y más aún con la negativa del gobierno de la provincia formar parte y colaborar con información con el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, la Confederación Mapuche y la Universidad del Comahue”, cuenta Martín Maliqueo, de la comunidad mapuche Lonko Purrán. Si bien los mapuche no confían en que este relevamiento sea la solución a los desalojos, creen que al menos servirá para “sacar a la luz la ilegalidad que se maneja en esta provincia, se hará evidente el negociado entre privados y el gobierno, entre los políticos que han llegado al poder y que se encargaron de repartirse las tierras”.

A partir del escandaloso desalojo a la comunidad diaguita Chuschagasta en la provincia de Tucumán, en el que el terrateniente Darío Amin asesinó a Javier Chocobar con un disparo en el abdomen, se comenzó a motorizar un reclamo por la aplicación de la ley 26160. Este pedido urgente y masivo motivó que el Congreso nacional vote a fines de noviembre la prórroga de esta ley de emergencia territorial por tres años más. Sin embargo poco se ha hecho hasta ahora para hacer efectivos los relevamientos de las tierras habitadas por las comunidades originarias en las provincias ya que priman otros intereses, como sucede en el caso de Neuquén.

Los desalojos en esta provincia pueden venir motivados por múltiples intereses, por eso “el pueblo mapuche se encuentra movilizado y en alerta máxima por la fuerte arremetida que está sufriendo por parte de la Sociedad Rural de Neuquén y por el poder provincial desenmascarado que ha logrado reunir a empresarios mineros, petroleros, estancieros, inmobiliarias, con el objetivo de armar asociaciones para resguardar las tierras que nos arrebataron a las comunidades mapuches”, informa Maliqueo.

Si bien el más poderoso interés en Neuquén es el petrolero, actualmente se motoriza la minería como fuerte vector empresario, como sucede en todo el país, a partir del apoyo directo del poder Ejecutivo Nacional. Para reforzar los intereses extractivos en la región, la legislatura provincial sancionó hace pocas semanas una infame ley minera. La avanzada minera había sido detenida por la Justicia cuando la comunidad mapuche Mellao Morales logró que prevalezca su derecho a ser consultada por ser una comunidad originaria afectada. A pocos días de la sanción de la ley minera, curiosamente, “se incendian” tres galpones de dos pobladoras que son militantes activas de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Campana Mahuida (AVACaM) que reclaman por el “no a la mina de cobre en el cerro Tres Puntas”. El principal sospechoso de ese incendio era Santiago Almendra, un ex trabajador de la empresa provincial de minas, pero también curiosamente apareció ahorcado el 14 de diciembre. Sin embargo frente a este avance de la megaminería contaminante las organizaciones sociales y el pueblo mapuche se aprestan a resistir los nuevos embates, como lo dejaron establecido en la marcha mientras se votaba la ley minera.

“Estamos reivindicando la propiedad comunitaria de esas tierras”

La situación general en la provincia de Neuquén está marcada por una constante resistencia. Según Maliqueo, “desde hace un par de meses hasta la fecha, ha habido mucha resistencia por parte de los mapuche, muchos conflictos que se han ido generando en el interior de la provincia y en diferentes territorios. La problemática socioambiental, cultural, económica ha continuado su avance sobre los territorios”.

En algunos casos los desalojos han sido noticia y la militarización avanzó con toda su crudeza, como en “la zona de Currumil, en el departamento de Aluminé, o el desalojo bien fuerte que sucedió en Picún Leufú, o el que ocurrió pocos días atrás en la comunidad Paichil Antriao, en Villa La Angostura, por parte de un inmobiliario -un yanki llamado William Fisher- que decidió iniciar juicio a la comunidad para recuperar tierras que el gobierno provincial le había vendido. La justicia falló a favor de él y con más de ochenta policías desalojó a la comunidad y tiró abajo las rukas. Hoy por hoy hay esos territorios están militarizados. En este último caso hay más de treinta policías del Grupo Especial instalados dentro del territorio, instigando todo el tiempo a la gente de la comunidad para que no se acerque a las instalaciones de la empresa”, detalló Martín Maliqueo.

- ¿Se pueden evitar estos desalojos con una ley como la 26160 de emergencia territorial?

- Claro que sería mejor si el gobierno provincial aceptaba cooperar con el relevamiento, que era una de las formas de poder asegurar toda la información disponible, pero en cambio este gobierno ha fijado una posición de no ser parte y estableció una directiva a todas las instancias del poder ejecutivo, ministerios y secretarías de no brindar información al programa de relevamiento que sea aplicado por la Universidad Nacional del Comahue. Hay una posición del gobierno de resguardar y proteger la propiedad privada vinculada a determinados negocios. Por ejemplo, el hermano del gobernador, el señor Carlos Natalio Sapag, es uno de los megaempresarios mineros de la región, es dueño de cuatro estancias, tiene testaferros, ha sido el que se ha puesto a la cabeza de pedir mano dura contra el pueblo mapuche, de salir a denunciar públicamente en los medios que el pueblo mapuche está aliado con las FARC, con la ETA, que es una fábrica de talibanes, etc. Se ha puesto a la cabeza, junto con personas nefastas como Pedro Duarte -un juez de la dictadura militar- para pedir directamente mano dura con el pueblo mapuche.

- ¿Y qué expectativas tienen ahora con la prórroga a la Ley de Emergencia de Tierras de las Comunidades Originarias?

- Yo creo que con el relevamiento no tienen vuelta atrás, se tiene que hacer sí o sí. De todos modos, con eso no se van a solucionar los conflictos territoriales ni se van a parar los desalojos porque de hecho la ley de emergencia territorial está vigente y sin embargo continúan los desalojos . Pero el programa va a sacar a la luz la ilegalidad que se maneja en esta provincia , se hará evidente el negociado entre privados y el gobierno, entre los políticos que han llegado al poder y que se encargaron de repartirse las tierras. De hecho los conflictos por las tierras no son con cualquier persona común y corriente que vive en la ciudad, sino que son todos megaempresarios, jueces, políticos, abogados, escribanos, y entre ellos está distribuida la tierra en la provincia de Neuquén.

- ¿Qué pasa con el conflicto de Campana Mahuida ahora que hay una ley provincial a favor de la minería contaminante? Ya ha habido atentados contra los pobladores que se oponen a la mina.

- En Campana Mahuida hay un proceso muy grande de resistencia. Ese conflicto tiene que ver justamente con toda esa complicidad de negociados de tierras. La Confederación Mapuche se reunió más de una vez con el Superior Tribunal de Justicia, con su presidente, y se le pidió que como órgano independiente aplique y reconozca los derechos institucionales y tratados internacionales que están vigentes. En función de eso fue que se logró frenar la audiencia pública que el gobierno de la provincia había promovido en Loncopué, una medida que violaba lo que establece el convenio 169 sobre los derechos de las comunidades indígenas. El Tribunal se expidió diciendo que no se tenía que llevar adelante la audiencia sino que se tenía que cumplir con el prerrequisito del derecho a la consulta a la comunidad afectada para ver si aceptaba o no el proyecto. Se generó un buen precedente por ese lado, pero el gobierno no se quedó atrás y decidió avanzar con una ley para la explotación minera que terminó aprobando a fines de noviembre, una ley de minería tramposa y que nosotros denunciamos.

- ¿Qué sucede en la comunidad Lonko Purrán, donde estás vos, amenazada por el ex juez Eduardo Badano que pedía el desalojo de los mapuche?

- Unos meses atrás, precisamente en septiembre, Badano se reunió con algunos mapuches dóciles de la comunidad y logró convencerlos de dejar entrar a la petrolera Apache en un sector del campo que dicen que es de su propiedad para poner en marcha su emprendimiento. El día que decidieron avanzar nos movilizamos con todas las personas que pudimos, desconociendo ese acuerdo que habían hecho, y logramos frenar a la empresa y a Badano, que se hizo presente.

- ¿El dice que es el dueño de las tierras de la comunidad y que le da la concesión a Apache?

- Claro, y como dueño de la tierra tendría el derecho a cobrar la servidumbre y cobrarle las regalías a la petrolera. Frenamos el yacimiento y hace ya tres años que está parado. Lo volvimos a frenar ahora cuando entró Badano, la policía y la empresa. Nos opusimos ahí y no lograron pasar.

-¿Cómo hacen para que no pasen en cualquier momento, tienen una guardia?

- Nosotros vivimos ahí, vemos quién entra y quién no. Cuando entra alguien enseguida nos organizamos. No vamos a permitir el ingreso de nadie que no autoricemos. La última conversación que tuve con Badano y sus socios me decían que si no trataba de llegar a un acuerdo con ellos que eran los dueños del campo iban a promover una medida cautelar en la justicia civil e iban a pedir el desalojo de las tierras.

- ¿Y ustedes legalmente tienen algún trámite iniciado para cubrirse de eso?

- Sí, tenemos un planteo de inconstitucionalidad del remate de las tierras en un juzgado, dado que la comunidad está constituida hace ya muchos años y que cuenta desde el año 2000 con personería jurídica. La comunidad Lonko Purrán pasó por dos juicios ya, los dos por usurpación, y en los dos la justicia se pronunció a favor nuestro. Se reconoció que la comunidad tenía la posesión tradicional de las tierras aunque no tuviera escritura, por estar en ellas desde tiempo ancestral.

Maliqueo cuenta que hoy viven alrededor de 20 familias en Lonko Purrán, que están allí ancestralmente y que su comunidad tiene una historia que remite a principios del siglo XX, a tiempos en que un descendiente del lonko Toqui Purrán se quedó en ese lugar para vivir y formar su familia. “Purrán fue uno de los grandes lonkos que luchó en la resistencia a la conquista del desierto”, se enorgullece. “Seguimos quedando familias mapuche en ese espacio desde ese tiempo, y cuando la comunidad retoma nuevamente la organización, por los ataques de la compañía Apache, decide reivindicar su nombre y su figura y por eso es que la comunidad se llama Lonko Purrán, en reivindicación al Toqui Purrán”, finaliza Maliqueo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...