miércoles, 10 de febrero de 2010

Argentina: LAPA, “el voto en disidencia abre una puerta”

Katy García (PRENSARED)

María Elba Martínez, abogada de la familia Rico, considera que tanto el fallo dividido como las dos condenas realizadas a empleados jerárquicos de Lapa brinda oportunidades de avanzar en la cuestión de la responsabilidad sobre los principales directivos de la compañía. En cuanto a la reacción de los familiares por el fallo manifestó que es "comprensible" pero aclaró que "el sentido común no es el sentido jurídico".

El Tribunal conformado por Leopoldo Bruglia, Jorge Gorini y María Cristina San Martino, resolvió por mayoría que ocho de los seis imputados quedaran libres. La abogada María Elba Martínez, querellante en la causa, afirmó que “el voto de San Martino abre una puerta” para el planteo en Casación del mismo modo que las dos condenas realizadas.

Martínez considera que el fallo fue realizado desde una perspectiva penal restrictiva pero no cree que haya habido corrupción. En diálogo con Prensared la abogada penalista y de derechos humanos manifestó que este tipo de causas son muy complejas desde lo operativo y también desde lo teórico. El sentido común pide cárcel para los responsables pero “el sentido común no es el sentido jurídico”, afirmó.

Como es público, el Tribunal Oral Federal 4 resolvió en fallo dividido que dos gerentes de alto rango de la compañía sean condenados a tres años de prisión en suspenso. Se trata del jefe de operaciones y el gerente administrativo, Valerio Diehl y Gabriel Borsani respectivamente.

En cambio, absolvió a Gustavo Deutsch, ex presidente de la compañía; a Ronaldo Boyd, ex vicepresidente, a Fabián Chionetti, ex gerente de operaciones y a Nora Arzeno, gerente de Recursos Humanos. Además, sobreseyó a Damián Peterson y Diego Lentino-ex miembros de la Fuerza Aérea- por extinción de la acción penal por prescripción.

El 31 de agosto de 1999, perdieron la vida 65 personas entre pasajeros, tripulantes y dos personas murieron en la Costanera, mientras iban en automóvil. En febrero de 2008 se inició un juicio penal a los responsables de lo ocurrido. Cerca de 1.200 testigos declararon ante el TOF4 durante el juicio que duró casi dos años.

- ¿Qué evaluación realiza de lo resuelto por el Tribunal?

- Indudablemente, la esperanza es lo último que se pierde y la resolución de las absoluciones, especialmente la de Deutsch, fue impactante para todos y más para las familias de las víctimas. No obstante, había cosas que se venían discutiendo desde hace tiempo. Por ejemplo, la prescripción sobre la cuestión de las Fuerzas Armadas presentada en los inicios del juicio. Estaba en casación, había subido a la corte. Allí habíamos impugnado con el fiscal, otros abogados y con la Asociación de Víctimas Aéreas. Quiero decir, que si bien impacta a la gente, era una cuestión que tenía que resolverse en sentencia porque ya había sido planteado.

- ¿Tuvo responsabilidad el empresario Deutsch?

- Los niveles de responsabilidad son otra cuestión. Sin haber leído aún los fundamentos, el encuadre me recuerda al caso Austral que en los tres primeros genera impunidad y en los dos últimos, los operadores de línea, aparecen como los responsables porque habrían estado más cerca del control de las circunstancias. No obstante, esto ya se venia planteando con charlas entre fiscales y abogados. Mi postura es que Deutsch tiene responsabilidad y veo que la jueza Sanmartino ha logrado una vía para sancionar incluso en el caso de Arzeno cuya absolución que es pedida por la fiscalía lo resuelve por la duda. Creo que se podría haber hecho un esfuerzo a partir de los nuevos criterios que se están dando sobre la responsabilidad. En materia de derechos humanos esta cuestión rompe, y hay un antes y un después con la incorporación de la teoría de (Claus) Roxin del autor mediato. Pero, evidentemente, en ese caso hubo un plan sistemático para matar, algo que acá no puede decirse que haya ocurrido.

- ¿Faltan elementos teóricos o instrumentales para resolver estas cuestiones excepcionales?

- Pienso que se está avanzando y en esto Cromañón dio un paso. Pero, en principio, en relación a la responsabilidad objetiva -que es la mera pertenencia-, es muy peligroso. Es lo que hacían los militares con los militantes políticos y sindicales. Si bien se amplió en Cromañón con el dolo eventual, que es otra cuestión, se debe tener cuidado con esto. Pero este tipo de hechos sobre los que la sociedad pide responsables a nivel penal siempre se han planteado como responsabilidades civiles y es lo que hace Estados Unidos. Argentina, sin embargo, tiene las dos casi únicas condenas en el mundo a empresas de aviación como Lapa y Austral. Por lo general, se resolvía a nivel de falencias empresarias que no implicaran hechos delictivos. Personalmente, entendí que se puede ir por más y plantee en su momento el dolo eventual. Además hubo otro elemento que se dejó de lado no en la Cámara sino en la Instrucción y que fue la estructura económica. Por eso, De Narváez fue imputado y luego sobreseído. Porque a lo largo del juicio, usted ve que la estructura financiera de precios, para ganarle al ómnibus, tuvo una incidencia definitiva en la parte de seguridad. Faltaba gente capacitada entre los mecánicos, herramientas etc.

- El ex piloto Piñeyro declaró que las ganancias estaban por encima de la seguridad, incluso hizo una película sobre el tema…

- Creo, que a la luz de los nuevos criterios de responsabilidad me hubiera gustado plantear, si hubiera podido, el dolo eventual porque, indudablemente, a través de la culpa se podría haber llevado a esta gente incluso a la detención. Son causas difíciles, largas, que requieren una gran cantidad de peritos. Cuando ocurren este tipo de accidentes se manda todo el material al exterior, a los fabricantes, y ellos se cubren bien porque estos aviones tenían problemas. Creo que hubo dos etapas en el accidente y entre ellas el fuego. Siempre quedó en el aire la existencia del fuego. Estos aviones, cambiados, porque no enviaron los nuevos que publicitaron, ya tenían problemas de cableado sobre el ala. Enviar todos los elementos a los fabricantes genera un espacio de impunidad en el orden de la contratación de los aviones que se incorporan a las flotas de empresas privadas que deben estar bajo control de los funcionarios de fuerza aérea. Si analizamos los juicios de Austral y Fray Bentos vemos que estas empresas en su mayoría son de conformación mixta civil y militar. Los pilotos eran militares y eso venía desde la dictadura.

- ¿Sí el derecho penal no tiene respuestas de cárcel como exige la sociedad qué otras respuestas existen?

- Esta gente ( empresarios) fue sancionada con la quiebra fraudulenta, tiene un fallo perdidoso en lo laboral y todo ello se incorporó a la causa. Hubo sanción civil, laboral y hubo dos condenas en lo penal porque se ajustó según creo a un criterio de responsabilidad restrictivo por parte de la justicia donde los directivos no fueron condenados.

-¿Qué no haya sido unánime el fallo abre alguna perspectiva?

- Efectivamente, el voto de la Jueza San Martino será la vía, el canal más propicio para la casación y también los criterios sobre la existencia o no de hechos delictivos y sobre la aplicación de la prescripción y la responsabilidad sobre ella que en el fuero civil atañe a las partes y en el penal exclusivamente al tribunal. En varios escritos venía señalando que la cantidad de impugnaciones presentadas por la defensa en instrucción y antes de la audiencia demoraban y debía haber sido sancionado. Se hizo al final cuando el daño ya estaba hecho. Es una modalidad de defensa que a pesar de que representaba a todos iba presentando impugnaciones de a una y esto alarga en meses y años el desarrollo del juicio. Porque ya no se defiende a través del derecho sustancial sino que genera una serie de obstáculos procesales para llegar ala prescripción. El voto en disenso abre una puerta muy importante como así también las dos condenas que hubo. Porque si se condenó a Borsani entiendo que se podría haber hecho lo mismo con Boyd. Reconozco que en el caso de Deutsch, según el criterio de responsabilidad tradicional, era más difícil pero declaró que era una empresa casi personal entonces no podía ignorar falencias. No obstante estamos esperando los fundamentos.

- ¿Ahora el sentido común de la gente los condena y queda la sensación de que el hilo se corta por lo más débil ?

- Pero el sentido común no es el sentido jurídico. Hay hechos muy graves pero que no son penales. La responsabilidad civil indemnizatoria estuvo y es el modo que asume el derecho aunque no repara. El derecho penal requiere un sentido de certeza, una norma penal, una tipificación que lo determine. Igual con la valoración de los testimonios que a veces son muy impactantes pero que a la luz del derecho penal no sirven. Pero es bueno que el derecho penal tenga restricciones. Porque la condena es grave a nivel social y civil porque resta derechos. Creo que hubo que hacer un esfuerzo, pero no creo que haya habido corrupción.

- Los familiares de las víctimas nucleadas en la Asociación fueron muy duros con el tribunal

- Puedo comprender el estallido de las víctimas, sin límites, que no siempre obedece a la realidad del derecho penal. Incluso lo fueron con los abogados. En mi caso, desearon la muerte de mis hijos. Por eso, y no porque haya habido corrupción o porque el derecho no sirva, no se pueden poner todas las expectativas de justicia en el juicio. Pienso que esta asociación podría haber incorporado otros aspectos colaterales de tipo político como presentar proyectos legislativos o de otro tipo. Pero no se hizo absolutamente nada hasta el juicio. Se trata de una entidad de víctimas aéreas pese a que en su mayoría son de Lapa y que se conformó para que no quedara tanta gente afuera, porque los únicos que no habíamos renunciado éramos cuatro personas.

Causa Lapa veredicto completo en http://www.prensared.com.ar/pdfs/Lapa.pdf

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.