jueves, 25 de febrero de 2010

Argentina, Tucumán: Un ex policía confirmó que existió un área secreta en la ex Jefatura

PRIMERA FUENTE

El ex agente del Departamento de Informaciones Policiales (DPI) durante 1976 y 1977, Miguel Angel Chuchuy Linares, aseguró ayer frente al Tribunal Oral que funcionó un área restringida en la ex Jefatura de Policía, ubicada en calle Santa Fe y Junín. Además negó que se hayan confeccionado listas negras desde su área pero admitió que en el D2 se hacían informes de personas públicas. Un informe comprometedor. Chuchuy Linares negó otra vez que haya visto al desaparecido Joaquín Ariño en la ex Jefatura. “Mientras me mantenga lejos de los militares, mejor. Ellos sabrán lo que han hecho”, lanzó al finalizar su relato.

El testigo Miguel Angel Chuchuy Linares, ex agente del Departamento de Informaciones Policiales durante la última dictadura, confirmó que funcionó un área secreta en el predio de la ex Jefatura de Policía durante los años ‘76 y ‘77, aunque aseguró no saber qué es lo pasaba allí. “Había un área, en el ala sur de la Jefatura, ubicada en Santa Fe y Junín, al que no tenía acceso la Policía y estaba ocupada por los militares. Había un cartel que decía prohibido pasar y no se podía ver nada”, dijo ayer frente al Tribunal Oral Federal.

Cuando el juez del TOF, Gabriel Casas, le preguntó si en esa dependencia se hacían listas de estudiantes, dirigentes y políticos “peligrosos”, Chuchuy Linares, rozando el nerviosismo, explicó que se sólo se recopilaba información y se hacían legajos de personas públicas. “Que yo tenga entendido, no se hacían ahí listas”, aclaró. Además, Casas le preguntó si los policías del D2 iban a las asambleas estudiantiles y gremiales. “Se recogían panfletos, publicaciones de diarios, u otras manifestaciones públicas”, respondió.

Informe revelador

Después, Chuchuy Linares tuvo que admitir que esa recopilación de información iba más allá y se hacían informes de antecedentes. Lo hizo después de que el abogado querellante Bernardo Lobo Bugeau pidió que se leyera un informe firmado por el oficial del D2, Oscar Gómez, del 20 de junio de 1977. En el escrito se detallaban los antecedentes del joven desaparecido Angel Garmendia, una de las 22 víctimas de la megacausa de ex Jefatura. Garmendia, según el escrito, era militante del Partido Comunista y participaba de asambleas de FOTIA.

Chuchuy Linares, testigo propuesto por la abogada querellante Laura Figueroa, detalló que ingresó a la Policía en agosto de 1975 con el cargo de agente del Departamento de Informaciones Policiales (D2) y cumplió funciones en la Policía hasta octubre de 2003. Frente a la insistencia de los querellantes para conocer cuáles eran sus funciones, el hoy jubilado policial sostuvo que su tarea era reorganizar las agencias de seguridad privadas y los hoteles. Precisó que el jefe de la DIP era el comisario mayor José Antonio Neme y aseguró que “en ningún momento hubo personal detenido ni se alojaban presos en ese lugar “.

Lo que más le causó extrañeza al presidente del TOF, Carlos Jiménez Montilla, fue el hecho de que Chuchuy Linares no recordara quien era el jefe de Policía en ese entonces. “Si usted me lo pregunta, ahora no lo recuerdo”, dijo en reiteradas oportunidades. De todos modos, en una de las últimas preguntas del abogado querellante Emilio Guagnini, admitió que sabía que Alberto Mario Zimmermann, uno de los siete imputados en el juicio, fue jefe de Policía. Con respecto a Roberto “El Tuerto” Albornoz, otro de los acusados que se desempeñó como ex jefe del Servicio de Información Confidencial (SIC) de la Policía entre 1975 y 1978, dijo no conocerlo ni saber de la existencia del SIC. “En ese tiempo no lo tenía en mi mente”, respondió. “Mientras me mantenga lejos de los militares, mejor. Ellos sabrán lo que han hecho”, insistió, en el marco de la quinta jornada del juicio oral y público que se sigue a los represores Antonio Domingo Bussi, Luciano Benjamín Menéndez y otros cinco imputados.

Caso Ariño

El ex agente policial admitió haber conocido a Marcelo Portnoy y a Pascual Ariño, cuñado y hermano respectivamente del desaparecido Joaquín Ariño, pero volvió a negar haberle dicho al segundo que vio a la víctima en la ex Jefatura. Antes lo había hecho en una declaración realizada ante el juez federal Daniel Bejas.

Chuchuy Linares contó que el mismo día en que desapareció Ariño, el 3 de junio de 1977, se enteró del hecho. “Me lo contó por teléfono su tía (con quien tenía una relación sentimental), pero en ningún momento hablé del tema con Pascual”, afirmó.

Contradicción

La abogada querellante Laura Figueroa aseguró que Chuchuy Linares incurrió en una contradicción y pidió que se lea su declaración realizada el 11 de agosto de 2005 ante el juez Bejas, en la que sostiene que la Policía no estuvo bajo las órdenes del Ejército, mientras que ayer sostuvo lo contrario ante el Tribunal Oral.

Foto: Argentina, Tucumán, Derechos, Humanos - Chuchuy Linares, ex agente del D2 de la Policía, dijo que no sabía nada de lo que hacían los militares en la ex Jefatura. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.