jueves, 25 de febrero de 2010

Crisis sanitaria: Encarcelan a dos médicos en Santiago del Estero para romper el paro

Marcos Viancheto (ACTA)

El presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) y miembro de la Mesa Nacional de la CTA, Jorge Yabcowski, acusó hoy al gobernador de Santiago del Estero de manejar la provincia "como la Catamarca del caso ’María Soledad" porque "inventa causas judiciales y detiene a médicos por estar en huelga".

El martes, tras 6 meses de conflicto del gobierno local con los trajadores de la Salud, de los cuales el último mes es de paro por tiempo indetermindado, fueron detenidos dos médicos del Hospital Regional Ramón Carrillo acusados de ser los responsables de la muerte de un paciente, "un absurdo completo" según Yabkowski, porque "se culpa de no haber realizado una intervención quirúrgica a médicos clínicos".

"Siempre que se toma alguna medida de fuerza se continúa con la atención de los pacientes internados y nunca se levantan las guardias”, explicó al respecto Ana Marchese, representante de FESPROSA en Santiago del Estero.

En este sentido, Yabkowski dije que "lamentamos el deceso del paciente y nos solidarizamos con el dolor de su familia, como hacemos con con todos los casos similares, pero tenemos la obligación de aclarar a la población dos verdades fundamentales: 1) Que el paciente tenía un cáncer terminal y estaba internado a fin de seguir sólo un tratamiento de apoyo en el marco de un cuadro muy avanzado. 2) Que el gobierno provincial acordó con el sindicato local -ATSA-, que no participa del paro y al que era afiliado el paciente fallecido- hacer esta denuncia con el objetivo de quebrar la huelga"

"Calificamos de aberrante y canallesca la orden del gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, de manejar su provincia como si fuera un feudo para encarcelar encarcelar a estos dos médicos santiagueños, acción acompañada de despidos y descuentos masivos a los huelguistas, pasando por encima incluso del llamado al diálogo de los obispos santiagueños", afirmó Yabkowski.

Los detenido son los doctores Carlos Morales Oliva -cesanteado desde hace un mes por orden de Zamora- y Pascual Llugdar.

"Como FESPROSA denunciara hace diez días, Zamora imputó al Dr. Carlos Morales Oliva por el fallecimiento el 27 de enero del paciente Nicolás Chaparro, quien padecía un cáncer terminal y que estaba internado al sólo efecto de realizar cuidados paliativos. Y a pesar de que la causa está caratulada como homicidio culposo, por lo que no hay justificación para encarcelar a nadie incluso inventando esta causa, el juez Darío Alarcón, por cuenta y orden del poder político, ordenó la detención e incomunicación del Dr. Morales Oliva, un prestigioso clínico respetado y querido por toda la comunidad santiagueña", dijeron.

"Este atropello -prosiguieron- se suma a los descuentos masivos de salarios y nuevos despidos de huelguistas. El viernes último la conducción de FESPROSA y de la CTA se entrevistaron con el Ministro de Trabajo Carlos Tomada, quien se comprometió a mediar ante el Goberandor Zamora para encontrar una vía de solución al conflicto. La respuesta salvaje es digna de un heredero perfeccionado del juarismo".

"FESPROSA denunciará estos atropellos ante el Poder Ejecutivo Nacional y ante los legisladores de ambas cámaras, reiterando la voluntad negociadora de los trabajadores de la Salud santiagueña y exigiendo el cese de las persecuciones contra los mismos", explicaron. Sobre el conflico, los obispos Francisco Polti, de Santiago del Estero, su auxiliar, Ariel Torrado Mosconi y Adolfo Uriona, de Añatuya, elaboraron un mensaje en conjunto en el que expresan su preocupación ante “la situación de la salud de los más humildes de nuestra provincia, por el momento que atraviesan los hospitales ante la falta de insumos y los conflictos laborales”. Llamaron además “a toda la comunidad cristiana a orar al Señor, para que pronto se encuentren caminos de diálogo y de consenso, y así se superen las actuales dificultades”. Asimismo, exhortan a “los involucrados a abrir la mente y el corazón para escuchar a los otros a fin de que, con creatividad, se encuentren las soluciones adecuadas”.Por último, llaman a la oración “para que los servicios hospitalarios se normalicen lo antes posible”.

Más de 4000 enfermeras, chóferes, administrativos y técnicos cobran 660 pesos al mes, valor que según la canasta básica de alimentos pone a estos trabajadores por debajo de la línea de indigencia (pobreza extrema). Los trabajadores de la Salud cobran los salarios más bajos del país. De los 8.000 trabajadores del sistema, 5.600 se encuentran en condiciones de precarización laboral. Ninguno de esos 5.600 trabajadores tiene un ingreso que alcance el salario mínimo fijado por el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo que es de 1500 pesos argentinos mensuales para el mes de enero de 2010.

Marcos Viancheto integra el Equipo de Comunicación de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.