jueves, 25 de febrero de 2010

Gran Bretaña: Difundieron una guía sobre ley de suicidios asistidos

.
La Fiscalía Pública de Gran Bretaña difundió hoy una guía con aclaraciones sobre la ley de eutanasia para casos de suicidios asistidos en Inglaterra y Gales, dando prioridad a la motivación de quienes ayudaron a morir y no a las características del fallecido.

Las puntualizaciones se realizaron tras una decisión de la Cámara de los Lores de apoyar el caso de una británica que busca quitarse la vida en una clínica en Suiza con la ayuda de su esposo.

Keir Starmer, director de la Procuraduría General, afirmó que la eutanasia sigue siendo ilegal en Reino Unido y puede ser penada con hasta 14 años en prisión.

Sin embargo, según las "líneas guía" publicadas por Starmer, quien asiste por compasión a un enfermo terminal -que decidió morir sin estar presionado en ese sentido- y no gana nada con esa muerte, muy probablemente no será acusado por los tribunales de Inglaterra y Gales.

Hasta ahora, más de 100 británicos con enfermedades terminales se trasladaron a la clínica suiza Dignitas para quitarse la vida, y ninguno de sus familiares y allegados involucrados en los casos fue condenado al regresar a Gran Bretaña.

Ello se debe a que las autoridades británicas pueden decidir caso por caso si elevar cargos criminales o no.

La nueva "clarificación" contempla si la persona está actuando por razones de compasión, si cooperó con la Policía y si quien espera morir está en condiciones mentales de tomar dicha decisión.

La guía no abre la puerta a la eutanasia, ni tampoco desestima la ley votada en el Parlamento al respecto, destacó Starmer.

"Esta clarificación no modificará la ley sobre suicidio asistido. No abre la puerta a la eutanasia ni desestima la decisión del Parlamento", agregó el director de la Procuraduría.

"Pero sí otorga un marco claro para que los fiscales puedan decidir qué casos deben ser levados a la corte y cuáles no", agregó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.