miércoles, 10 de febrero de 2010

No es un cuento de camino: La impunidad del diputado violador

Narciso Isa Conde (MCB - ABP)

Era una vez un diputado dominicano violador de una menor y de otras jóvenes atractivas, quien aspiraba a la reelección cuando sus fechorías estallaron en los medios de comunicación del país. El susodicho no tuvo escapatoria y se vio forzado a aceptar su culpabilidad en esos casos. Claro, solo en esos casos, porque otros los hay en su haber tan malos o peores que esos, pero todavía permanecen ocultos.

Sus colegas, pertenecientes a un gran circo-hemiciclo de vagabunderías y complicidades, lo protegieron tanto como al diputado traficante de chinos.

El dueño de su partido, los socios del dueño y todos los demás integrantes de su cúpula, le tendieron el siempre compartido manto de impunidad. La inefable “justicia” no hizo nada más que forzarlo a ofrecer una magra pensión a sus hijos abandonados.

El diputado ronero, droguero, violador impenitente, siguió campante como Jhonny Walter rumbo a la reelección…hasta lograr que su partido lo incluyera en la lista a proclamar.

La ignominiosa ceremonia de presentación de su candidatura para el periodo 2010- 2016, y de tantas otras parecidas a la de él, se fijó para un gran encuentro a realizarse el pasado domingo 7 de febrero del 2010 en la majestuosa y emblemática Aula Magna de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Tal anuncio agredió la justa y hermosa rebeldía de feministas y jóvenes que decidieron protestar contra esa afrenta, situándose con cartelones alusivos al legislador delincuente y a sus cómplices en la parte frontal del recinto universitario, penosamente seleccionado y concedido como escenario de esa burda ofensa a nuestras mujeres y a toda la sociedad.

El hecho irritó sobremanera al cordón protector de esa perversidad política y entonces el digno plantón tuvo que sobrevivir a empujones groseros y a reacciones violentas ejecutadas contra sus protagonistas.

Hasta ese instante, todo esto no tuvo nada de sorpresa desgarrante en las almas rebeldes que protestaban con razón; pero sí de confirmación de la podredumbre impune y descarada de los usurpadores y beneficiarios del sistema político y las instituciones estatales, auxiliados en los predios de la UASD por ciertos agentes de la seguridad universitaria. La inclusión de diputado violador en la lista de candidatos era solo una expresión grotesca de esa realidad y se daba por seguro que desataría la rabia de sus cómplices e iguales.

La sorpresa desgarrante y perturbadora no estaba a la vista. Ella se desarrollaba detrás y a partir de las fronteras delimitadas por las puertas cerradas y las paredes herméticas del salón universitario usado para esa ignominia.

Las activistas feministas y demás participantes en la protesta centrada contra el diputado violador desconocían los detalles de lo que pasaba detrás de esas paredes y cerraduras y, terminado el piquete que reivindicaba el honor de nuestras mujeres y nuestra sociedad, se retiraron a sus casas sin mayores sobresaltos.

La amargura mayor golpeó y desgarró sus entrañas horas después, precisamente cuando se dieron a conocer los acuerdos de la asamblea del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) realizada en Aula Magna, uno de los nefastos componentes del actual sistema bipartidista dominicano.

Corrió veloz la voz de que en el mismo acto en que se presentaron las candidaturas del diputado violador, de otros como él, del traficante de chinos y de no pocos políticos embarrados de corrupción, asociados al lavado de dinero sucio, al tráfico de bienes raíces, a señeros cárteles de la construcción y de las drogas… todos empedernidos sustentadores de las políticas neoliberales y del reinado de la impunidad… en ese mismo acto infame, se anunció también que las candidaturas de varios dirigentes de izquierda (dirigentes de la Fuerza de la Revolución, el Miuca y el Partrido Comunista del Trabajo-PCT) adornarían la lista de diputados y concejales a presentar por esa organización política pervertida, que junto al actual partido de gobierno del presidente Fernández y a lo que queda de la escoria balaguerista, copan y manipulan las instituciones vigentes y forman parte del engendro estatal creado durante medio siglo de seudo-democracia representativa podrida.

De entrada el amargo y ácido sobresalto provocado por las perredeizadas (por lo que toca al PRD) candidaturas de “izquierda”, afectó intensamente muchas fibras sensibles… hasta que las personas conmovidas por las malas nuevas se pusieron a reflexionar y llegaron a la juiciosa conclusión de que ser de izquierda no es un rótulo sino una conducta política, una actitud ante la vida, un compromiso de lucha por la dignidad y la liberación de los seres humanos. Y recordaron que en esta tierra de nuestros amores y dolores hay muchos y muchas que no hemos arriados esas banderas libertarias, y que pronto habrán muchos y muchas más que sabrán renovarlas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.