jueves, 25 de febrero de 2010

Un paso adelante en Latinoamérica y Caribe

Néstor Núñez (AIN, especial para ARGENPRESS.info)
La concreción en México de la idea de establecer una Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuyo establecimiento oficial tendría lugar el próximo año en Caracas, no puede menos que entusiasmar a todos aquellos que en estas tierras abogan por la intendencia y la autodeterminación.

Bajo esa égida, el mecanismo convocó a las naciones integrantes del Grupo de Río y el CARICOM, y decidió trabajar al margen de los Estados Unidos y Canadá, y soslayó la presencia del régimen hondureño surgido de elecciones ligadas al golpe de estado fascista de junio del pasado año.

Estos elementos por si mismos indican un buen inicio, desligado esencialmente de un centro de poder nocivo como el norteamericano, y del reconocimiento y admisión de regímenes nacidos de la violación de los derechos legales y de la voluntad popular.

Fue también altamente positiva la unidad regional en el apoyo a Argentina ante la nueva violación de sus derechos sobre las Malvinas por las autoridades de Gran Bretaña, y el impulso que brindará la zona a la solidaridad con el pueblo haitiano, víctima de un terremoto que agravó en extremo la situación de pobreza y subdesarrollo impuesta a esa nación del Caribe por siglos de explotación colonial y neocolonial.

Pero con todo, no es precisamente un lecho de rosas el contexto en que empieza a nacer este nuevo organismo regional. Si la potencia del Norte no está directamente presente en su seno, no faltan ni posiblemente faltarán quienes intentarán que las políticas del imperio se hagan oír en los debates.

No puede pasarse por alto que dentro de la futura Comunidad habrá gobiernos y personeros proclives en el hemisferio a la presencia militar extranjera y de programas económicos sustentados en la dependencia.

De manera que al tiempo que la Comunidad de Naciones Latinoamericana y Caribeña concreta un viejo sueño de concertación y convergencia, no deja de ser otro terreno de lucha regional entre los que en el Sur aspiran a romper cadenas, y los que insisten en asirse a las amarras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.