miércoles, 31 de marzo de 2010

Argentina: Cambios por la salud de los genocidas. El juicio sigue sin Bussi y con Cattáneo desde su casa

PRIMERA FUENTE

El Tribunal Oral Federal decidió ayer separar al genocida Antonio Domingo Bussi del histórico juicio oral y público por el deterioro de su salud física y ordenó que el represor Alberto Cattáneo siga el debate desde su casa a través del sistema de teleconferencia. Ahora, sólo tres imputados estarán presentes en la sala de audiencias, mientras que Menéndez continuará aislado en una habitación del edificio judicial.

Antonio Domingo Bussi, el principal imputado por los crímenes de lesa humanidad cometidos en Tucumán durante los años sangrientos de la última dictadura, ya no será juzgado en el juicio que se sigue por las 22 víctimas torturadas y desaparecidas en la ex Jefatura de Policía. Así lo decidió ayer el Tribunal Oral Federal al separar al ex gobernador de facto del debate debido al deterioro de su salud física teniendo en cuenta el último diagnóstico del médico forense de la Corte de la Nación, Cristian Rando.

Después de casi cinco horas de deliberación, los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y Josefina Curi, también resolvieron que el represor Alberto Cattáneo, otro de los imputados, siga en el juicio pero desde su casa a través del sistema de teleconferencia. Rando también había recomendado que se tome esta medida debido a que el ex segundo de Bussi sufre de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El perito había alertado que no era conveniente que sea sometido a situaciones de estrés ni a continuos traslados desde su casa al Tribunal Oral.

En ambos casos, el Tribunal ordenó que se realicen monitoreos médicos. En el caso de Bussi, que sean bimestrales a cargo del médico forense de la Cámara Federal de Apelaciones, Raúl Asial, mientras que Cattáneo tendrá que ser revisado diariamente por personal del Siprosa.

En forma similar a como había dispuesto para Bussi el 23 de marzo pasado, Cattáneo deberá seguir las audiencias de debate desde su casa, ubicada en Salas y Valdéz al 500, en la ciudad de Yerba Buena. Allí, se instalará el personal técnico y los instrumentos tecnológicos que otorgó la Corte de la Nación para que funcione el sistema de teleconferencias y el represor siga en directo el juicio. Tendrá que estar acompañado de uno de sus defensores públicos (Pablo Lauthier y Adolfo Berttini), personal médico y un secretario del TOF que constante la comunicación. Asimismo, se dispuso el uso de la fuerza pública y una orden de allanamiento en caso de que sea necesario para ingresar a la casa del militar retirado, ex segundo comandante de la V Brigada de Infantería durante la última dictadura militar.

Ahora, en el banquillo de los acusados, con tres bajas (Mario Zimmermann falleció, Bussi fue separado del juicio y Cattáneo estará en su casa), sólo quedarán Roberto “El Tuerto” Albornoz y los hermanos Luis y Carlos De Cándido. El Tribunal Oral dispuso que Menéndez siga aislado en una habitación del edificio judicial, tal como lo recomendó el médico de la Corte.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.