lunes, 22 de marzo de 2010

Brasil: Aumentará Petrobras las inversiones en el periodo 2010-2014

.
La empresa petrolera semiestatal de Brasil, Petrobras, anunció que aumentará sus inversiones entre 200.000 y 220.000 millones de dólares en el período 2010-2014.

Petrobras fijó esta suma debido a la cotización variable del dólar, que representa un aumento de 14,6 por ciento sobre el Plan de Negocios 2009-2013 (174.500 millones).

La adopción del valor más bajo representa 40.000 millones de dólares al año, lo cual significa que la compañía petrolera mantendría sus inversiones estabilizadas al nivel de 2009, cuando invirtió 39.775 millones.

Aún con la adopción del valor tope, el promedio anual de inversiones llegaría a 44.000 millones de dólares, sólo 10 por ciento más que lo invertido el año pasado.

Este valor aparenta ser muy bajo al tomar en cuenta que durante 2009 las inversiones crecieron 33 por ciento, en relación con 2008.

Los desafíos que Petrobras tendrá que enfrentar en el período 2010-2014 son enormes, debido a que deben terminarse cinco grandes refinerías que se encuentran en construcción, montar el parque de equipos necesario para explotar las reservas del denominado "pre sal" y poner ese conjunto de yacimientos en producción.

Sólo las refinerías en los estados de Maranhao, Ceará, Río Grande del Norte, Pernambuco y Río de Janeiro requerirán volúmenes enormes de recursos para alcanzar la proyectada ampliación de la capacidad de refinación en 1,5 millones de barriles diarios.

Es posible que los números cautelosos de la empresa se relacionen con una de las principales fuentes de recursos para la explotación del "pre sal", cuyo régimen de explotación se discute en el Senado de Brasil.

Para capitalizar a Petrobras con ese fin, el gobierno brasileño decidió contribuir con 5.000 millones de barriles de petróleo del "pre sal", lo que llevará a una ampliación del capital social de la empresa proporcional al valor de aquel volumen de crudo.

Pero ese petróleo necesita ser primero localizado (las reservas conocidas del "pre sal" están en áreas ya concedidas) y luego evaluado, para que se sepa exactamente a cuánto asciende la contribución del Estado, que en la actualidad funge como accionista controlador pero minoritario de la petrolera.

Como los planes de inversión son revisados cada año, es probable que los valores calculados por el director financiero de Petrobras, Almir Barbassa, sean apenas un volumen de recursos aproximado, mientras se define el nuevo régimen legal de explotación.

"Vamos a elaborar un plan para que las inversiones queden dentro de la faja aprobada por el Consejo de Administración (de 200.000 a 220.000 millones de dólares)", dijo Barbassa al anunciar que el papel del crédito en ese plan no superará el 35 por ciento.

El directivo consideró que a más tardar en julio de este año concluirá el proceso de capitalización de la empresa, una vez que el Congreso Nacional apruebe la definición de las nuevas reglas.

En cuanto al balance de 2009 difundido el pasado viernes, la reducción de 12 por ciento en las ganancias anuales de la compañía no es un elemento significativo, ya que representa la comparación con lo que la empresa ganó en 2008.

Cabe recordar que en 2008 se registraron récords históricos en el precio del petróleo, hasta la explosión de la crisis financiera en el tercer trimestre de ese año, debido a la especulación desenfrenada que antecedió a la recesión.

Petrobras señaló en un comunicado que los resultados del año pasado reflejan la reducción de los precios de venta del petróleo en el mercado internacional, las pérdidas por el tipo de cambio y los gastos extraordinarios con participaciones especiales.

Las participaciones especiales son contribuciones que las empresas petroleras pagan al estado brasileño sobre los volúmenes de petróleo extraídos de los campos más productivos.

De igual forma se registraron reducciones en los precios medios de los bienes y servicios utilizados por la compañía y menores importaciones.

Barbassa admitió que no se logró la meta de producción establecida para 2009, que era alcanzar un promedio diario de 2,05 millones de barriles.

La producción llegó a un promedio de 1,97 millones de barriles diarios, 79.000 barriles por debajo de lo previsto.

En función de esa circunstancia, la meta para 2010 se redujo de 2,25 millones a 2,10 millones de barriles.

Analistas del mercado coincidieron sin embargo que las ganancias de 16.110 millones de dólares son enteramente satisfactorias.

"El precio del petróleo se vino abajo en la primera parte del año (2009) y aún así la empresa consiguió salir bien. Mostró estar en mejores condiciones que sus pares internacionales", dijo el economista Erick Scott.

El analista de XP Inversiones, Rossano Oltramari, dijo por su parte que se trata de un buen resultado al considerar el escenario de crisis, sobre todo porque se mostró un aumento de la productividad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.