lunes, 1 de marzo de 2010

Chile: Sebastián Piñera dice que el terremoto provocará cambios en su programa de gobierno

.
El presidente electo chileno, Sebastián Piñera, afirmó el domingo que su programa de gobierno tendrá que ser reformulado para atender las necesidades que surgieron tras el terremoto de 8,8 grados Richter que sacudió la zona centro y sur del país y que ha dejado hasta ahora unos 708 muertos.

"Vamos a tener que adecuar nuestro programa de gobierno", dijo Piñera, recalcando que el fenómeno provocó daños "mucho más profundos, graves de lo que se pensó".

El mandatario que asumirá el próximo 11 de marzo dijo además compartir la instauración de un toque de queda en las regiones del Bío Bío y el Maule por que a su juicio, "se está perdiendo el sentido del orden público, tenemos que recurrir a todos los recursos y nuestras Fuerzas Armadas están preparadas".

"La gente necesita tranquilidad y orden público, que desgraciadamente se ha estado perdiendo", comentó el empresario, para luego asegurar que "esta noche vamos a tener una muy difícil situación (...) especialmente en Concepción", la ciudad ubicada a 90 kilómetros del epicentro del sismo, y a unos 500 kilómetros de Santiago.

La falta de agua, alimentos y electricidad han generado saqueos, desórdenes y enfrentamientos con la policía en algunos sectores de la región del Bío Bío, de la Araucanía y en la capital.

Las ciudades sureñas de Talca, Curicó, Concepción y Temuco fueron las más afectadas por el sismo especialmente la infraestructura más antigua, lo que generó la mayor cantidad de víctimas fatales.

Las zonas ribereñas de las regiones próximas al epicentro sufrieron las consecuencias de un tsunami producido pocos minutos después del terremoto.

El sismo fue el fenómeno de mayor magnitud producido en el país en más de 50 años, el segundo mayor de su historia, en una nación caracterizada por su sismicidad.

Ayuda internacional comienza a llegar a Chile después del terremoto

Los suministros médicos enviados por Argentina han llegado ya a Chile, y supone el primer lote de ayuda internacional que el país recibe después del devastador terremoto del sábado, informó el domingo el Ministerio de Defensa de Chile.

El lote incluye tres hospitales de campaña equipados con generadores de oxígeno, equipos de tratamiento de agua, teléfonos satelitales y medicamentos para el control de enfermedades, agregó el Ministerio.

De las 94 instalaciones médicas de las zonas afectadas por el terremoto, ocho quedaron inhabilitadas y 10 resultaron gravemente dañadas, según autoridades sanitarias.

Los representantes de países latinoamericanos para Chile se reunirán el lunes para debatir formas de coordinar las labores de rescate de sus países.

Un terremoto de 8,8 grados de magnitud asoló el sábado Chile, dejando al menos a 708 personas muertas y cientos de otras desaparecidas.

Los líderes de muchos países, incluidos China, Estados Unidos, Rusia, Perú, Bolivia, Venezuela, México, Alemania y Nicaragua, enviaron sus condolencias al gobierno y al pueblo de Chile y expresaron su deseo de ofrecer ayuda de emergencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.