lunes, 15 de marzo de 2010

China: Los países limítrofes acusan a las centrales eléctricas del dramático descenso del caudal del Mekong

.
Organizaciones sociales y la prensa de los países de la cuenca del Mekong afirman que las centrales eléctricas construidas por China provocaron una catastrófica bajada de aguas de ese río.

Hacia finales de febrero de 2010, en el Mekong, la principal arteria acuática de Indochina y duodécimo río más largo del mundo, cesó por completo la navegación entre Tailandia, Laos y China. Quedó paralizado el comercio entre Tailandia y China, porque esos países no tienen frontera común y utilizan para intercambios comerciales un "pasillo" del Mekong, de unas decenas de kilómetros solamente.

Para Tailandia, la que en un tercio de su territorio se nutre de agua del Mekong, la actual situación puede redundar en la pérdida de una parte considerable de la cosecha del arroz, si no de toda la cosecha.

ONGs y expertos tailandeses insisten en que la caída del nivel de agua en el Mekong se debe a la reciente puesta en explotación de tres centrales hidroeléctricas chinas. (China planea construir ocho centrales en su tramo del Mekong).

Las autoridades chinas a su vez afirman que dichas acusaciones son completamente infundadas, señalando que al agua procedente de China le corresponde sólo el 13% del caudal del río y que el resto se forma con el agua pluvial proveniente de los países situados en el curso bajo del Mekong.

Para analizar la situación, se instituyó una comisión internacional para el Mekong, integrada por representantes de los Estados de su cuenca, menos China y Myanmar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.