lunes, 1 de marzo de 2010

Colombia: El legado militar de Álvaro Uribe tras ocho años de gobierno

José Bautista (XINHUA)

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, entregará el cargo el 7 de agosto de 2010 en medio de una histórica popularidad y con un legado en seguridad y defensa en el país tras ocho años de gobierno ininterrumpido.

Después de que la Corte Constitucional rechazó el viernes la realización de un referendo para permitir que el mandatario aspire a un tercer mandato en el periodo 2010-2014 por considerarlo inconstitucional, los colombianos analizan la gestión de Uribe.

"Aquí se cierra un capítulo importante de la historia política del Colombia", señaló el candidato presidencial por el movimiento Compromiso Ciudadano por Colombia, Sergio Fajardo.

La más reconocido por los colombianos es el combate de su gobierno a grupos armados ilegales como las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como a las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a través de la Política de Seguridad Democrática.

Uribe recuperó la presencia militar y policial en diversas regiones del país andino y la continua lucha armada contra la delincuencia común, el narcotráfico y el terrorismo, mediante una estrecha alianza con Estados Unidos a través del Plan Colombia y la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de Drogas (Atpdea, en inglés).

Desde 2003 el gobierno colombiano lideró el proceso de desmovilización, entrega de armas y la reinserción a la vida civil de más de 30.000 paramilitares de las AUC, hasta lograr la desarticulación del grupo ultraderechista.

El proceso incluyó la entrega voluntaria de más de 120 jefes paramilitares, los cuales fueron judicializados a través de la Ley de Justicia y Paz, que les redujo sus penas a cambio del la confesión de delitos.

Algunos fundadores y jefes del extinto grupo de ultraderecha fueron extraditados a Estados Unidos, acusados de narcotráfico.

Desde 2004, las Fuerzas Armadas y la Policía de Colombia propinaron efectivos golpes a la cúpula guerrillera y la estructura operativa de las FARC, con la muerte de líderes rebeldes como "El Negro Acacio", "Martín Caballero" y las capturas de "Martín Sombra", "Sonia" y "Simón Trinidad", este último en Quito, capital de Ecuador.

En 2008 el ejército colombiano abatió al segundo líder de las FARC, Luis Edgar Devia, más conocido como "Raúl Reyes", en un bombardeo militar en territorio ecuatoriano, lo cual generó la ruptura de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Ese mismo año una operación militar rescató a la colombo-francesa Ingrid Betancourt, tres contratistas estadounidenses, siete miembros del Ejército Nacional de Colombia y cuatro miembros de la Policía Nacional de Colombia que permanecieron secuestrados por las FARC, a través de la denominada "Operación Jaque".

El fortalecimiento en seguridad y defensa estuvo acompañado de la generación de confianza inversionista foránea, el desarrollo industrial y la incentivación del turismo, el desarrollo agrario y el comercio internacional.

A 161 días de concluir la administración de Uribe, Colombia busca concretar un tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos, las negociaciones de tal acuerdo con la Unión Europea y la puesta en marcha de los TLC con el Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras).

Colombia intensificó desde 2009 los contactos para ingresar a los mercados de Asia-Pacífico, donde espera incrementar las relaciones comerciales, políticas y de inversión con la región, fortalecer vínculos con China y Japón, e ingresar al Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.