martes, 16 de marzo de 2010

Colombia: Preliminares de las causas de un desastre anunciado. El PDA pierde sintonía con el pueblo

Allende La Paz (NOTICOLOMBIA PRESS, especial para ARGENPRESS.info)

El PDA pierde dos senadores y eso es importante. No queda duda. Una baja de ese tipo deberá ser analizada con espíritu autocrítico y los responsables hacerse la correspondiente autocrítica.

Hemos dicho que el momento político no estaba para Gustavo Petro y sí para Carlos Gaviria. Por muchas razones. Por su impecable hoja de vida. Y porque ante tanto ”clientelista” despersonalizado en las filas oficiales, ninguno como Carlos Gaviria con la estatura de estadista para rescatar a Colombia del hoyo profundo en el cual ha colocado Uribhitler. Amén de no tener rabo de paja de ninguna especie y poseer la madurez necesaria que el momento requería.

Esto desde luego deberá verse con ese espíritu autocrítico y no echarle culpas a los demás. Un candidato presidencial tiene el deber de liderar a su partido o movimiento en las elecciones para parlamento y él debe ponerse a la cabeza y no esperar que los candidatos hagan el trabajo de ”carga-ladrillos”.

Evidentemente tendrán que abordarse los métodos y el trabajo de los diferentes sectores. En momentos en que la media -tv, internet, correos electrónicos, etc- es crucial para el trabajo político, debió hacerse uso más prolífico en ese campo. Jorge Enrique Robledo, Gloria Inés Ramírez, Gloria Cuartas, entre otros, hicieron un buen uso de éste recurso y ya sabemos del resultado.

Es necesario también resaltar que no hubo la sintonía del PDA con las luchas populares. No es sino viviendo la vida de los luchadores populares como sabremos cuáles expectativas tienen y cuáles no. No es solamente ir a la manifestación, sino vivir todo lo relacionado con la convocatoria, preparación, organización, etc, como vamos logrando los vasos comunicantes entre ”líderes” y bases populares, e ir expandiendo ésta con el trabajo de hormiga de concretar uno a uno a los votantes e irlos asimilando a las estructuras de base del PDA.

De otra parte, el mantenimiento de un discurso aislado del sentir de las masas aisló al PDA. No hay un programa decidido y claro sobre los puntos que son el sentir del pueblo colombiano. Temas como el Intercambio de Prisioneros de Guerra, búsqueda de la Paz a través de diálogos con la insurgencia armada, lucha contra el neoliberalismo practicado por Uribhitler y el señalamiento de su continuidad con los candidatos ”oficiales”; además del señalamiento de la corrupción y el narco-paramilitarismo, brillaron por su ausencia en el discurso general del PDA.

Hemos dicho que el pueblo premió a los audaces. Y los audaces han sido Jorge Enrique Robledo, Gloria Inés Ramírez y otros líderes, que han sabido interpretar el sentir del pueblo con sus propuestas y el pueblo les respondió. Jorge Enrique machaconamente llenaba nuestros correos de sus pensamientos, sus denuncias, sus propuestas, y yo desde la lejanía orienté a algunos familiares y amigos a depositar el voto por él, también por Gloría Inés o Gloria Cuartas.

Es necesario también señalar que los ríos de dinero, así como los fraudes a través de la comisión de delitos electorales, como el denunciado de la presión sobre los votantes del programa gubernamental ”Familias en Acción” (4 millones de ”afiliados” en todo el país, pagos con dineros estatales), le hizo un enorme daño al PDA, que no contó con éste ”recurso”. De paso hay que decir de igual manera que Uribhitler al entrometerse en las elecciones lo convierte, no en el ”gran elector”, sino en el ”maestro” del fraude y debemos recordar aquella frase que hemos manejado, siguiendo a la senadora Piedad Córdoba, que ”todos los caminos de la delincuencia conducen a Uribe”.

No quisiera terminar sin señalar que no todo está perdido. El desencanto hará presa de algunos, pero nuestro deber es persisitir. Deberá haber las evaluaciones del caso de los diferentes sectores que se mueven al interior del POLO y comenzar el trabajo para encarar las presidenciales. No podemos permitir dejarles el campo a los sectores ”oficiales” sin ninguna clase de lucha. Podremos quedar tendidos en el campo, pero el enemigo del pueblo colombiano deberá pagar un caro precio.

En ese orden de ideas, nada más saludable que arrancar ésta nueva etapa con el recibimiento de los prisioneros de guerra que las FARC entregará unilateralmente. En el movimiento COLOMBIANAS Y COLOMBIANOS POR LA PAZ hay varios de los líderes populares del PDA y ellos seguirán, estamos más que convencidos, jalonándo este proceso. Mas es necesario que, ojalá, todo el POLO estuviera en todos y cada uno de los procesos de lucha del pueblo colombiano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.