lunes, 22 de marzo de 2010

Francia: La derrota regional provoca alerta, pero no la muerte de la derecha gobernante

.
Las elecciones regionales de Francia concluyeron el domingo por la noche, con un resultado que muestra que el partido gobernante UMP ha perdido 21 de las veintidós regiones en Francia metropolitana, en favor de la izquierda.

El resultado fue ampliamente considerado como una fuerte alerta del rechazo público contra la actual administración central.

La izquierda francesa, dirigida por el partido Socialista, elogió la victoria "sin precedentes", pero aún es difícil predecir hasta dónde la unidad izquierdista en una base local puede lograr que haya un candidato creíble para enfrentar a la derecha gobernante en la elección presidencial de 2012.

La derrota, un reflejo de la decepción pública

Durante la última votación realizada antes de la elección presidencial, los partidos de izquierda ganaron 54,3 por ciento de los votos, contra un 36,1 por ciento del partido gobernante UMP, y 8,7 por ciento de la extrema derecha del Frente Nacional, según señaló el instituto de encuestas 'Opinion Way'.

El partido Verde, conocido como Europa Ecología, acumuló un total de 12,18 por ciento de los votos en la primera vuelta, ocupando el tercer lugar, después del vencedor Socialista y el gobernante UMP.

Mientras que el poder político emergente, fomentado por las elecciones europeas del año pasado, el partido Verde acordó formar una alianza con los socialistas para la segunda ronda.

La decepción pública contra el partido gobernante es comprensible, ya que la tasa de desempleo nacional llegó a 10 por ciento, la más alta en una década, y se espera que el déficit público sea de 8,2 por ciento del Producto Interno Bruto en 2010.

Stephane Rozes, analista político, dijo en una entrevista reciente dada a la estación de televisión France 24 que las dificultades económicas actuales que enfrenta el partido gobernante estuvieron a favor de la izquierda, quien fue considerada como la más capaz para enfrentar las necesidades locales.

Sarkozy se cuestiona sobre realizar la reforma

El presidente Sarkozy, ambicioso en avanzar con las reformas nacionales sobre la jubilación, educación e impuestos de carbono, está enfrentando crecientes obstáculos y una caída en la tasa de aprobación.

Semanas antes de la elección, anunció una pausa en su plan de reforma en 2011, y días antes de la elección, descartó una reorganización de gran escala en su Gabinete.

No obstante, después de la celebración de las elecciones, es más difícil para el partido gobernante ignorar la histórica derrota y el gran poder que obtuvo la oposición.

Mientras que el poderoso sindicato francés CGT instó a un día de protesta el martes debido a los salarios y pensiones, y el partido Socialista, de izquierda, está determinado en derrotar al UMP, Sarkozy debe recuperar parte de la confianza pública tan pronto como sea posible.

El secretario general presidencial, Claude Gueant, dijo que Sarkozy llevará a cabo un "menor reajuste técnico" en el Gabinete, y el Palacio del Elíseo señaló que el primer ministro, Francois Fillon, fue convocado por el presidente para valorar el lunes por la mañana los resultados de la elección.

Si el Elíseo en realidad lleva a cabo su promesa de "escuchar la voz del público francés", será inevitable un fuerte cambio en el Gabinete, ya que una encuesta reciente mostró que 57 por ciento de los ciudadanos de este país lo exigen, e incluso 37 por ciento pidió un nuevo primer ministro.

Aun hay un largo camino para la izquierda

En términos de una alianza de partidos, la izquierda ha ganado una gran fuerza, pero aún requiere de tiempo para hacer surgir un candidato prominente que enfrente a Sarkozy.

El partido Socialista, la fuerza dirigente de la izquierda, es considerada como un partido cronológicamente dividido. El emergente partido Verde ha mostrado su ambición por realizar un mayor papel en los asuntos regionales, aunque haya unido fuerzas con los Socialistas.

Durante el tiempo restante de Sarkozy en la presidencia, la unidad se la izquierda ahora enfrenta una prueba sobre cómo coordinarse para hablar con una sola voz.

Como lo dijo Stpehan Rozes, Francia ha sido gobernada por presidentes de derecha desde 1995. El pueblo francés se ha acostumbrado de alguna manera a la división de poder, en donde la derecha gobierna de manera central y la izquierda controla las autoridades regionales.

Los observadores señalaron que la elección regional no ha concluido, sino que se trata del inicio de una competencia entre la gobernante derecha y la oposición de izquierda para la elección presidencial de 2012.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.