martes, 16 de marzo de 2010

Rusia: La prensa afirma que las elecciones demuestran crecientes voces del descontento

RIA NOVOSTI

Los comicios que tuvieron lugar el pasado fin de semana en varias regiones de Rusia demuestran la multiplicación de electores descontentos, escribe hoy la prensa local sugiriendo al Kremlin renunciar a la actual práctica del nombramiento de gobernadores.

El partido oficialista Rusia Unida obtuvo casi en todas partes un porcentaje superior al de las elecciones anteriores y perdió en varias ciudades importantes, mientras que la oposición parlamentaria mejoró sus resultados, hecho que no puede atribuirse únicamente a los problemas económicos. Tampoco cabe afirmar que la burocracia haya atendido el llamamiento a la competencia honesta, hecho por el presidente Medvédev. Más bien al revés: el uso de métodos difamatorios contra los oponentes de Rusia Unida fue mayor que en los comicios del año pasado, por no hablar ya de los habituales mecanismos de "limpieza" en el espacio electoral.

Los resultados de la votación - especialmente, en las elecciones municipales - testimonian que el efecto de las tecnologías tradicionales en las provincias se va debilitando. Los ciudadanos, cuya posición económica ha empeorado, se sienten irritados por presiones burdas. Muchos están dispuestos a votar por cualquier candidato o partido que declare una actitud crítica hacia la política del Centro o dé prioridad a la solución de asuntos cotidianos, tales como desempleo, reparación de viviendas y carreteras, o mantenimiento de infraestructuras comunales. A Rusia Unida le será cada vez más difícil ganar a costa de retumbantes promesas y retratos del duunvirato.

"Han sido elecciones reales que han demostrado problemas reales", opina el politólogo Gleb Pavlovski. Él experto constata "la aparición de nuevos electores enfadados, en persona de habitantes urbanos de posición media con los que el partido (oficialista) no trabaja prácticamente".

Al suprimir la elección directa de gobernadores, Moscú asumió la responsabilidad por la situación configurada en las regiones. Los lugartenientes del presidente ya encabezan más de la mitad de las entidades territoriales pero muchas veces demuestran su ineficiencia a la hora de resolver problemas económicos y sociales. Incumplen las tareas asignadas porque no tienen suficiente experiencia de gestión ni el hábito de comunicarse con gente irritada.

Si al Kremlin le cuesta reconocer sus errores en materia del personal y formar la reserva necesaria de ejecutivos anti-crisis, un paso lógico sería volver a la elección de gobernadores para redistribuir las responsabilidades entre el Centro, los jefes regionales y los electores que votan por ellos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.