lunes, 1 de marzo de 2010

Venezuela: cambiar realidad ante elecciones

Néstor Núñez (AIN, especial para ARGENPRESS.info)
Cercanas las elecciones legislativas venezolanas la actividad anti Revolución Bolivariana cobra impulso en los cuarteles generales de la ultraderecha norteamericana, promotores de fuertes y hasta decisivas influencias en los organismos oficiales de subversión.

En ese sentido, hace poco tocó el turno a otro de los tantos informes en el cual dichos engendros “analizan” las realidades ajenas y establecen sus propias calificaciones, también para los demás.

De manera que, ante el Comité de Inteligencia del Senado, un legajo pretendidamente “serio y responsable” concluyó que el gobierno de Venezuela avanza por caminos autoritarios en materia económica, social y política, y se erige entre los principales desafiantes de la acción de los Estados Unidos al sur de sus fronteras.

El legajo cita a Caracas dentro del bloque regional de “tendencias anti estadounidenses”, con lazos amistosos con naciones “peligrosas” del orbe --como Irán-- y con pretensiones expansionistas en la región a partir de la adquisición de importantes lotes de armas rusas.

Holgaría indicar que nada de lo expuesto resulta nuevo y que esa retórica es como historieta repetida una y otra vez por Washington cuando la emprende contra aquellos que considera sus enemigos. Es el “disfraz” que se debe colocar al oponente para trastocarlo en “monstruo público”.

Eso enlaza, no por casualidad, con la reciente revelación de la colega Eva Golinger, en el sentido del masivo apoyo monetario que entidades oficiales norteamericanas como la USAID han destinado y destinan a conformar la novedosa oposición al gobierno bolivariano.

La USAID, dice la analista, está activa en Caracas desde el 2002 y se ha dedicado a patrocinar grupos juveniles opositores mediante la entrega de millones de dólares y la preparación de “cuadros” y “movimientos” que se conviertan en alternativas ante el sector derechista tradicional desgastado por su vieja historia de inmoralidades y sus rencillas internas.

De manera que detrás de los pretendidos “grupos estudiantiles” los cuales alborotan a veces en las calles de Caracas, está la inyección subversiva mezclada con la pagada promoción de noveles cabecillas contrarrevolucionarios en las listas electorales.

Es, al decir de la Golinger, “la intención de promover matices de opinión distorsionadas sobre la realidad en el país”, a la vez que aplicar “la receta perfecta para lograr cambiar regímenes en naciones estratégicamente importantes para Washington”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.