lunes, 19 de abril de 2010

Argentina, Chaco y Corrientes: Detectan una alta prevalencia de parásitos en niños de comedores

CHACO DIA POR DIA

Investigadores del Instituto de Medicina Regional analizaron la situación de menores de 14 años que viven en ambas provincias. Encontraron la presencia de una especie que puede ser severa en casos de desnutrición.

Un estudio de campo, con el que se analizó a niños menores de 14 años concurrentes a comedores comunitarios, determinó una elevada presencia parasitaria en los niños, sobre todo de una especie denominada Giardiasis, que en chicos desnutridos puede generar importantes retrasos en el crecimiento.

Se recolectaron muestras de materia fecal y escobillado anal durante 18 meses a 267 niños menores de 14 años que asisten regularmente a comedores infantiles ubicados en la zona urbana y suburbana de la ciudad de Resistencia (Chaco) y la ciudad de Corrientes (Capital). La recolección se realizó en el período comprendido entre marzo de 2007 y septiembre de 2008.

Para ello el equipo de investigación se entrevistó con las autoridades de las instituciones involucradas. Se incluyeron en el estudio niños que presentaron signos y síntomas clínicos sospechosos de Giardiasis, como presencia de diarrea actual o antecedente diarreico hasta 30 días anteriores, disminución de los índices antropométricos y presencia de condiciones higiénico-sanitarias desfavorables.

Se estudiaron niños de 5 comedores periféricos de la ciudad de Resistencia: “Casa del Sol nº 22” (barrio Villa Los Lirios); “Asociación Civil Crecer con Esperanza” (Centro); jardín-guardería “El arca de Noé” (Centro); “Asociación Civil Manos Laboriosas (barrio Don Santiago y Villa Odorico); y 3 comedores de la capital correntina: “Pueblito Buenos Aires” (ubicado en el barrio homónimo) y “Casa de la Caridad Virgen de los Dolores” y “ Divina Providencia Sagrada Familia” (del barrio 17 de Agosto); además de 3 casos de pacientes que concurren al Instituto de Medicina Regional para control anual.

La población masculina como la femenina ha demostrado un alto valor de prevalencia parasitaria con 89 casos (33,33%) y con 115 casos (43,8 %) respectivamente, siendo el femenino el de mayor prevalencia. El grupo más afectado fue el comprendido entre 6-14 años con 52,1%, seguido por el de los niños de 2-5 años con 22,1%. Se encontró en los lactantes el menor número de casos. Se observó además que el aumento de casos es directamente proporcional al ascenso de la edad, indicaron los estudiosos.

Para los investigadores, se puede relacionar el número de casos con el grado de desplazamiento en el medio de los infantes, entendiendo que la mayor prevalencia se presenta en aquellos que presentan una mayor independencia de los adultos como aquellos que asisten a las escuelas, concurren a parques, se trasladan con libertad sin el cuidado de sus tutores.

Se hallaron quistes de Giardia sp. en 20% (53 de 267). “Estos valores no superan la prevalencia esperada en países desarrollados y están ajustados, hasta un 30%, para países como la Argentina, más aún nuestra región”, subrayaron. Si bien ambos sexos se vieron afectados, “notablemente las niñas marcaron la diferencia con 32 casos”, añadieron los profesionales. El grupo de 6-14 años fue el más afectado para ambos sexos, como continúa sucediendo en estudios precedentes.

Asimismo, acotaron que los niños de los comedores de Corrientes, tuvieron la posibilidad de recibir la visita de un equipo compuesto por: una odontóloga, asistente social, y de un grupo de bioquímicos pudiéndoles extraer sangre. A su vez, recordaron que en la ciudad capitalina se implementó el Plan “Chau lombriz”, por el cual las familias recibían tratamiento para “Geohelmintos”. “Por ello encontramos una baja prevalencia en algunos grupos de niños estudiados”, justificaron.

Conclusiones

Para determinar el perfil epidemiológico del binomio giardiasis-desnutrición, a los profesionales les demandó 2 años de análisis y estudios (marzo 2007 a marzo 2009). De una población de 267 niños estudiados en ambas ciudades de la región del NEA, 204 de ellos presentaron algún parásito o distintas asociaciones; el sexo femenino fue superior al masculino; el rango etareo fue superior en niños de 6-14 años. Los protozoos Blastocystis hominis, Entamoeba coli y Giardia lamblia fueron los más detectados, junto con el nematodo Enterobius vermicularis, formando asociaciones frecuentes, dando lugar a poliparasitosis.

Los quistes de Giardia sp se encontraron en mayor proporción en niñas (32 casos) con respecto a niños (21 casos) de distintas familias y comedores. La mayoría de los niños eran portadores asintomáticos del protozoo. El grupo de chicos estudiados pertenece al grupo de niños bien nutridos e inmunológicamente normales y albergan escasos parásitos en el intestino o tal vez poco virulentos.

Con respecto a los índices antropométricos podemos decir que en 13 casos, tanto niños y niñas, existió una baja relación de Peso/talla; 2 niñas con baja relación peso/ edad; 1 niño con bajo peso y 2 casos de niñas con desnutrición de I Grado. El 67,3% de los afectados con este protozoo, resultaron niños eutróficos que no presentaron síntomas característicos, convirtiéndose en portadores del protozoo, que los llevó a considerar su búsqueda en los análisis de rutina.

Analizando los indicadores utilizados para la vivienda, servicios sanitarios, educacionales y de subsistencia, “concluimos que estamos frente a poblaciones pobres social, económica y culturalmente. Todo este contexto más los inadecuados hábitos constituyen el medio ideal para la transmisión de ésta y otras parasitosis”, concluyeron los investigadores de la UNNE.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.