lunes, 26 de abril de 2010

Argentina, Córdoba: A los obreros de la alimentación no los conforman con caramelos

REDACCION ROSARIO

Las cuatro plantas cordobesas de Arcor están paralizadas desde el martes en reclamo de un aumento salarial de 30 por ciento. En el conurbano bonaerense, en Kraft y Pepsico se cumplieron la semana pasada una serie de paros parciales y desde el jueves iniciaron un esquema de trabajo a reglamento. Por su parte, el personal de FelFort convocó para este lunes a una marcha a Trabajo y en Ice Cream amenazaron con paro si no se resuelve la paritaria.

Según informa El Cronista, el estancamiento de la discusión salarial en la industria de la alimentación disparó un escenario de fuerte conflictividad en la actividad, que amenaza profundizarse esta semana si no se destraba la negociación entre el sindicato y las cámaras empresarias del sector.

La situación más crítica se registra en Córdoba, donde desde el martes pasado los trabajadores mantienen totalmente paralizada la producción en las cuatro plantas de Arcor y en otras importantes fábricas de la provincia, y realizan bloqueos y cortes de ruta en reclamo de un aumento salarial de 30 por ciento.

En tanto, el personal de las alimenticias ubicadas en el territorio porteño y bonaerense adoptaron un esquema de trabajo a reglamento y anunciaron para esta semana diversas protestas y movilizaciones para presionar por la definición de la paritaria del sector.

El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), volvió a criticar al “sector empresario por su intransigencia” e insistió en su reclamo de “llevar el salario inicial a 3.200 pesos”.

El titular del STIA, Rodolfo Daer informó a Télam que “la cámara empresaria oferta alrededor de un 24 o 25 por ciento en tres cuotas y para nosotros es insuficiente, ya que los trabajadores necesitan un salario incial de 3.200 pesos para hacer frente a la canasta familiar”.

“Hoy un trabajador de la alimentación recibe como salario inicial 2.100 pesos y eso no le alcanza ni remotamente para darle de comer a su familia”, añadió.

El gremio viene realizando diversas medidas de fuerza ante la negativa empresaria, que consistieron en un paro de una por turno el lunes 5 de abril; un paro de dos horas por turno el lunes 9 y la movilización frente a la cámara empresaria del miércoles 14.

Frente a ese cuadro de creciente conflicto en la actividad y tras el desconocimiento de la conciliación obligatoria dispuesta el jueves, las autoridades del Ministerio de Trabajo citaron para este lunes a los dirigentes de la Federación gremial del sector y representantes de las empresas con el objetivo de intentar un acercamiento sobre el nivel de la recomposición salarial que descomprima la tensión en las fábricas.

Sin embargo, la posibilidad de un rápido entendimiento fue minimizada, según El Cronista, por voceros de la negociación ante la importante brecha que separa el reclamo sindical, que exige elevar el sueldo básico de $ 2.230 a $ 3.200 y pretende un aumento de 30 por ciento para el resto de categorías de la actividad, mientras las empresas ofertaron una mejora de 24% en tres cuotas y por el término de un año.

El paro por tiempo indeterminado en las plantas cordobesas de Arcor fue dispuesto el martes pasado por los delegados de base y ratificado el jueves pese a la vigencia de la conciliación obligatoria declarada por las autoridades laborales tras una presentación de la cámara empresaria.

En paralelo a esa medida, los trabajadores de las plantas ubicadas en Villa Caroya y Lía-Bagley de la ciudad de Córdoba mantenían este domingo parcialmente bloqueado el tránsito en la ruta nacional 9 y provincial 19, mientras se dispusieron paros por turnos en las fábricas de las empresas Dulcor, Genecor y Cartocor.

En el conurbano bonaerense, los trabajadores de Kraft y Pepsico cumplieron la semana pasada una serie de paros parciales y desde el jueves iniciaron un esquema de trabajo a reglamento, en tanto tienen previsto realizar el miércoles una nueva movilización a la cartera laboral para exigir una definición por los aumentos. Por su parte, el personal de FelFort convocó para este lunes a una marcha a Trabajo en reclamo de la efectivización de unos 250 operarios contratados y el pago de un suplemento salarial de $ 600, mientras que los trabajadores de la compañía Ice Cream paralizaron sus actividades entre jueves y viernes y amenazaron con repetir la protesta esta semana si no se resuelve la paritaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.