miércoles, 14 de abril de 2010

Argentina, Corrientes: Protestas por el maltrato. Se extiende la huelga de hambre al Penal Nº 1

MOMARANDU

Los presos del Penal Nº 1 no retiraron su ración diaria este martes en adhesión a la huelga de hambre iniciada en la unidad Penal Nº 6 que reclaman se mejoren las condiciones de detención y sanciones a las autoridades y agentes penitenciarios por requisas violentas.

La Red De Derechos Humanos de la Provincia informó que los internos decidieron no retirar el alimento que les corresponde y exigen a los funcionarios presencia en el Penal y soluciones inmediatas a los problemas que denuncian hace años.

La protesta inició ayer en el Penal Nº cuando la población del penal decidió con la medida extrema elevar un reclamo a las autoridades por excesivas demoras y situaciones de tensión en el ingreso durante los días de visita.

El Penal Nº y la unidad carcelaria Nº 6 son las que más población penitenciaria concentran en la provincia. Sólo la primera encierra a más de 600 perronas en instalaciones para 180 que deviene en condiciones de habitabilidad infrahumana.

La Red de Derechos Humanos de la Provincia acompaña el reclamo de los internos, que además denuncias severas represalias de las autoridades en ambos penales contra quienes eleven la voz para solicitar que se cumpla la ley y mejore su situación de vida.

Los reclusos piden al gobierno que sancione a los agentes penitenciarios que participan de los violentos operativos y remueva a los funcionarios que dirigen cada institución. Además los acusan de facilitar el tráfico de drogas interno y el robo de materiales de subsistencia.

“El servicio penitenciario se autoprotege”, dice funcionario del Ejecutivo

El subsecretario de gobierno en la Provincia dijo a una delegación de 15 mujeres de internos en la Unidad Penitenciaria Nº 6 que reclamó sanción para las autoridades penitenciarias que ordenan requisas violentas, que la orden del Ejecutivo sobre el sistema penitenciario es un asunto difícil porque los agentes se "autoprotegen".

La delegación de mujeres se dirigió a las oficinas del Poder Ejecutivo acompañada de la titular de la Red de Derechos Humanos de la Provincia, Hilda Presman, luego de que los internos de la unidad iniciaran una huelga de hambre que continúa con adhesión de lo internos del Penal Nº1.

Intentaron hablar con el ministro de Gobierno Gustavo Valdés, hasta que fueron recibidas por el subsecretario, aunque gran parte del grupo debió esperar la entrevista afuera de la dependencia pública por impedirle el paso una guardia policial armada dispuesta para ese fin.

Las mujeres trasladaron el reclamo de los internos que desde ayer exhiben con la medida extrema la presencia de funcionarios del gobierno en el Penal 6 -ahora también en el 1- para que corroboren que sus denuncias son fehacientes.

Luego solicitaron la identidad e información sobre el funcionario que ordenó la última requisa en la Unidad 6 que dejó varios heridos, según se informó. Los familiares también se quejaron por haber debido pasar por palpaciones custodiadas por perros rotwailer.

"No sabemos de dónde salieron esas órdenes", se les respondió.

La delegación junto a la red de Derechos humanos de la provincia solicitó entonces al subsecretario de gobierno que sancione a las autoridades y remueva a los agentes que participan de esos operativos, "pero la respuesta fue nula", dijo la titular de la Red, Hilda Presman.

El funcionario les dijo que el gobierno se encuentra imposibilitado en esa acción porque los agentes se encubren unos a otros, la fuerza se a autoprotege, respondió, según Hilda Presman; "no podemos hacer mucho pero haremos lo que podamos", les respondió.

El funcionario también reveló que "si el gobierno tiene problemas para controlar a la policía, tenemos muchos más para controlar a los agentes del sistema penitenciario". Necesitamos sanciones fuertes, sin titubeo, para terminar con esta situación", se reclamo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.