miércoles, 21 de abril de 2010

Brasilia es moderna y monumental como Brasil, dijo Niemeyer

ANSA

El arquitecto Oscar Niemeyer, de 102 años, proyectista de Brasilia, que hoy celebra 50 años, dijo que la arquitectura de la ciudad es única, distinta a todo lo construido hasta ese momento, y que su originalidad fue elogiada por el arquitecto Le Corbusier, considerado el padre de la modernidad.

Niemeyer recuerda que cuando el ex presidente Juscelino Kubitschek, le encomendó proyectar una nueva capital para Brasil, "la idea era hacer una arquitectura diferente" que transmitiese al mismo tiempo la idea de modernidad y fuera "monumental" para reflejar la "grandeza" del país.

En un artículo publicado hoy en el diario Estado de Sao Paulo el arquitecto dice que quienes visitan Brasilia y recorren sus "palacios, pueden gustar o no de ellos, pero nunca dirán que han visto alguna cosa parecida".

Niemeyer y el presidente Luiz Lula da Silva, no participan este miércoles de los actos oficiales en conmemoración del medio siglo de Brasilia, que amaneció bajo un sol radiante y con pronóstico de buen tiempo.

Según la prensa local el mandatario evita encuentros con las autoridades locales, sospechadas de corrupción, y a dos días de que asumió el gobernador, Rogerio Rosso.

Se trata del cuarto gobernante brasiliense en dos meses, tras la crisis desatada con la detención, y posterior renuncia, del gobernador Roberto Arruda, acusado de corrupción.

"Como la propia vida, Brasília tuvo buenos momentos y malos momentos", dijo Niemeyer en el artículo.

La ciudad fue erigida en menos de tres años, en los cuales Niemeyer y Kubitschek viajaron a menudo a los campamentos donde trabajaban miles de operarios, mayoritariamente venidos del noreste, la región más pobre del país.

"El presidente JK (Juscelino Kubitschek) me dijo que pretendía una capital moderna, la más bella del mundo", evocó el arquitecto.

Recuerda que acompañó a Kubitschek en el primer viaje que hizo al Planalto Central, por entonces una región inhóspita, de vegetación magra, a 1.000 sobre el nivel del mar y situada a 1.300 kilómetros de Río de Janeiro, que era la antigua capital.

En ese vuelo de tres horas también viajaba el ministro de Guerra, el general Lott.

El militar "preguntó si los edificios del Ejército iban a ser modernos o clásicos y lo le respondí, ¿en una guerra usted prefiere armas modernas o clásicas?".

Niemeyer cita también, con orgullo, que el arquitecto franco-suizo Le Corbusier, al visitar Brasilia afirmó "aquí hay invención".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.