miércoles, 14 de abril de 2010

Colombia: La batalla por la legitimidad

ANNCOL

Con la consigna de “ganar la batalla por la legitimidad” asumió el mando de las Fuerzas Armadas de Colombia el general Padilla de León. Hoy después de 8 años de ilegitimidad Política y Militar, la oligarquía militarista colombiana asesorada por el Pentágono, diseña la maniobra de la “Revolución Verde” o unión de Mokus-Fajardo, para sacar a flote el régimen de Uribe y Santos y darle una nueva Legitimidad.

1-ilegitimidad Militar-Para militar = Falsos Positivos. Fosas Comunes. Hornos crematorios. Millares de desaparecidos y ejecutados. Millares de prisioneros políticos sin solución jurídica. Reactivación de los paramilitares. Millones de desplazados. Y costosísima guerra contrainsurgente sin derrota a la vista de las Guerrillas y la Insurgencia. En una palabra desprestigio e ilegitimidad Militar a nivel Internacional y mundial.

2-ilegitimidad Política = Fracaso de la ley de Justicia y Paz para “blanquear” a los capos narco- para- uribistas, extraditándolos como Mancuso, Jorge 40, Don Berna y otros, o ejecutándolos o desapareciéndolos como a los hermanos Castaño. Parlamentarios del partido de Uribe presos por para-política. Tarjetón (cartel) de la picota. Proceso de la corte suprema de Justicia contra los narco- para- políticos, que ha revelado todos los vínculos de Uribe con sus socios y patrocinadores. Fraude electoral comprobado y proselitismo armado en las elecciones del 2002, 2006 y la más clara en las de mazo del 2010. Escándalos de las chuzadas del DAS o policía política de Uribe.

Ataque criminal al Ecuador repudiado por toada Latinoamérica para dar de baja a Raúl Reyes y proceso (reactivado) de la Justicia ecuatoriana contra los que ordenaron este bombardeo en la presidencia de Colombia. Violación permanente a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario. Apropiación ilegal de 6 millones de hectáreas de tierra de los desplazados y subsidios ilegales del escándalo agro ingreso seguro. Bases Militares Gringas y demás escándalos diarios de ilegitimidad e ilegalidad que desprestigiaron totalmente el régimen de Uribe y Santos y amenaza con derrumbarlo.

Solución = Volver a legitimar todo el régimen militarista de la oligarquía vendepatria, sobre otra base: Una nueva versión de legitimidad llamada “Legalidad Democrática” que deja intacto su antecedente de la Seguridad Democrática ¿Cómo? Mediante la Revolución Verde, cuyo ejemplo exitoso más cercano es la Revolución Naranja que implemento al CIA en Ucrania en noviembre de 2004, para cambiar la nomenclatura y la mafia de Yanukóvich, pero sin cambiar nada en el fondo. ¡Otro gatopardo!

En Colombia, aprovechando el vacío de legitimidad que ha producido el colapso del régimen de Uribe y Santos, la carencia de un candidato presidencial creíble de la Izquierda que recogiera el descontento popular, y utilizando a su favor el rechazo generalizado de la población colombiana contra la corrupción, la ilegalidad y la ilegitimidad del la narco mafia paramilitar atornillada en la casa de Nari; se puso en marcha desde la falsimedia uribista la unión de Mokus y Fajardo como una nueva ilusión política. Un espejismo de espuma que se ha presentado como la solución mágica a los graves problemas que deja el hundimiento de la alianza de la mafia de Uribe Vélez con la familia Santos, apoyada por los partido republicano de Bush y popular de Aznar.

Es demasiado temprano para decir quien será impuesto en remplazo de Uribe en la presidencia de Colombia. Si se continúa la alianza Uribe con Santos: O si la espuma mediática producida por las encuestas alteradas y la manipulación sentimental de solidaridad humana con “el enfermito”, logra consolidar el fenómeno de opinión que lleve a Mokus y a Fajardo a la presidencia de Colombia. De todas maneras, quien remplace a Uribe (sea quien sea) tendrá que necesariamente reconstruir a Colombia y sacarla de la hecatombe de ilegitimidad Política y Militar y de ilegalidad en la que la deja la alianza Uribe con Santos, y eso no se podrá realizar sin encontrarle una Solución Política al conflicto social armado que desde hace más de 60 años destroza a Colombia.

Y aquí no vale el : “más vale malo conocido que bueno por conocer” ni “votar por el menos malo” ni “hay que votar por el ganador” porque todos. Tanto como Santos, Mockus, Fajardo, Noemí, Pardo como Petro, gobernaran para los ricos y a esa realidad tendrá que atenerse el pueblo colombiano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.