lunes, 19 de abril de 2010

El Salvador: ¿Y dónde está la responsabilidad social empresarial del resto de sectores productivos?

COLATINO

Hoy ya nadie se recuerda que el país está todavía sufriendo las consecuencias de la profunda crisis económica en la que dejó al país la administración arenenera anterior, que cuando surten anuncios, malos anuncios para el pueblo, como el incremento del 18% a la energía eléctrica, los empresarios, inmediatamente hablan de subirle el precio a los productos.

Es decir, rápidamente, le pasan los costos a los consumidores, porque en su lógica, la lógica neoliberal, del capitalismo salvaje, es obtener ganancias, a toda costa, pero sobre todo, la “maximización de esas ganancias”.

Eso es lo que han anunciado diferentes sectores productivos, salvo los aglutinados en la ASI, que ante la autorización de parte de la SIGET de aumentar hasta 18% la tarifa de la energía eléctrica, ellos, los sectores que “dinamizan” la economía criolla, han anunciado a su vez un incremento del 20%, en sus productos.

Ayer, por ejemplo, así lo dijo Nelson Vanegas, en nombre de la Asociación Salvadoreña de Empresarios del Transporte de Carga (ASETCA).

Ya antes, otros sectores, incluyendo la Cámara de Comercio, en boca de Jorge Daboub, anunció un incremento en los productos entre el 3 y el 10%.

Nos preguntamos si esos empresarios o sectores sabrán de la Responsabilidad Social Empresarial y no necesariamente filantrópica, como bien hace la diferencia el buen amigo y doctor Julio Olivo Granadino, en un artículo publicado el 27 de diciembre de 2007, titulado: “Una increíble historia de navidad, con Responsabilidad Social Empresarial”.

Dice el doctor Olivo, que la Responsabilidad Social Empresarial privilegia, entre otros aspectos: “no explotación de los trabajadores, detener la contaminación ambiental, evitar violaciones a los derechos humanos”.

¿Acaso no se explota a los trabajadores, no sólo con no darles salarios dignos, sino además vendiéndoles los productos cada vez más caros?

¿Acaso no se atenta contre el ambiente, cuando los empresarios, no promueven una campaña para utilizar focos que reduzcan la energía, o cuando no promueven campañas educativas para reducir el consumismo, en todos los niveles?

¿Acaso no podrían los empresarios, en tiempo de crisis, ser solidarios, y anunciar que van a asumir los costos, a pesar de que se les disminuirán las excesivas ganancias, mientras el país pasa por una crisis económica y energética?

Las interrogantes anteriores podrían ser respondidas por los empresarios o sectores productivos, si tan solo tuvieran un pizca de responsabilidad social empresarial y abandonaran el capitalismo salvaje.

Alguien defensor del neoliberalismo dirá que eso no es posible, sin embargo se puede. El ejemplo lo ha dado la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), al anunciar que: “La industria salvadoreña ahorrará y usará con eficiencia la energía eléctrica para evitar un incremento en sus productos y trasladárselos a la ciudadanía”, Diario Co Latino, 14-04-2010.

Quienes deben comenzar a dar gestos de responsabilidad social, son las mismas empresas que distribuyen o venden el servicio de energía eléctrica, léase CAESS, DELSUR, etc.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.