lunes, 19 de abril de 2010

La salud es un bien social, su implementación como tal es una decisión política de los estados... Conversaciones con Floreal Ferrara (V)

Elena L. González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)
.

Los hospitales y la salud son del pueblo,
Como decía Eva.
Floreal Ferrara

17 de junio del 2009

A modo de conclusión

Estábamos finalizando la entrevista y Floreal seguía igual que al comienzo, con esa fuerza que da la verdad y el convencimiento de un trabajo de tantos años. Por eso sobre el final se nos ocurrió preguntarle:

A.A.: ¿Qué le diría a los que están empezando hoy la carrera,
F.F.: No creo...Son parte de la clase media entregada, y los que son de la clase pobre tardaran cuatro o cinco años, y luego de residentes, cuando se afirmen dejaran de ser hombres del pueblo. Los hace la universidad así, en los grupos profesiones no tengo esperanzas. En las que tengo más esperanzas es en las enfermeras.

A.A.: ¿Por qué?
F.F.: Porque son más pueblo

A.A.: Es cierto...
F.F.: ¡Son más pueblo...!
Los trabajadores sociales están adocenados, los psicólogos terminan en el diván. La sociedad esta como esta. Todo se van perdiendo. La sociedad capitalista es totalmente competitiva, con el lucro, la plusvalía, relativa y absoluta, todo eso prostituye la profesión. Cualquier déficit de tratamiento de ellos es patético.
Andá a un hospital y escucha la voz de orden del médico y sino de la enfermera que se copió.
Y nuevamente Floreal nos introduce en el mundo de la práctica viva...

F.F.: Cuando fui director de sala o de hospital lo primero que hice fue que no hubiese gritos, el paciente siempre tenía razón, aunque no la tuviera, porque era, y es, un enfermo.
Los mejores residentes fueron desaparecidos, el resto se acomoda a las circunstancias, y en salud acomodarse a las circunstancias es acomodarse al enemigo. El enemigo no tiene cara, es un sistema, una relación social, como diría Marx, Carlos Marx. Como diría Perón es la sinarquía... es así...
Hay muy pocos, pero los pocos son esperanzas...
Son esperanzas... de todas maneras pueden ser comprables, y vos te encontrás con excepciones y eso te alienta... son muy pocos, son excepciones, lo que están alrededor los miran como bichos feos...
Sabés una cosa, la perspectiva de cambio está en los trabajadores, porque son explotados, porque frente a la explotación esta la revolución y la explotación te animan al antagonismo. Los trabajadores por ser explotados lo viven y lo soportan.

Le pedimos a Floreal hablar sobre la implementación del sistema de salud de Ramón Carrillo y las diferencias.

A.A.: ¿Cómo fue el programa que Carrillo pone en ejecución?
F.F.: Carrillo tenía una concepción centralista, hoy lo puedo ver y criticar, 60 años después. Yo tuve muchas conversaciones con Carrillo, yo atendía a un amigo de Carrillo, muy amigo, en La Plata y nos sentábamos y hablábamos muchas cosas.
Él tenía una concepción muy estatal, como fue el peronismo, él me cuenta una vez que se peleaba permanentemente con Eva, porque él decía que los hospitales eran responsabilidad del Estado y Eva decía que eran responsabilidad del Pueblo, que tenían que ser manejados por el Pueblo. Y entonces me pregunta a mí, y usted que opina: y yo le dije que tenía razón Eva.
Y entonces Carrillo me dijo ¡no ve, son todos unos revolucionarios...!
De todas formas le digo a Carrillo, usted realizó una revolución, que yo la llamo la Revolución de la Capacidad Instalada, usted recibió el país con 50.000 camas y lo transformó en una capacidad instalada de 135.000 camas.
Hay creaciones monumentales de Carrillo, todos los hospitales psiquiátricos, además de los que hizo la Fundación.
Un día me comenta Carrillo que: ¨Yo tengo un problema que creo que por esta revolución me metieron una penetración imperial, me vendieron chatarra en muchos casos, y yo por la necesidad de construir y equipar, compre, compre y compre...
Lo que pasa, dice Floreal, es que los capitales extranjeros están dispuestos a meterse y se meten... fijáte vos lo que dice Carrillo lo dice en 1952 o 1953. Es notable, de una gran lucidez, de una gran sencillez.

A.A.: ¿Realiza una autocrítica?
F.F.: Así es. El negro era un negro inteligentísimo.
Creo yo que era un hegeliano idealista, no debía coincidir mucho con Perón, pero en la práctica sí. Una concepción muy idealista de la filosofía.
Él nos dice en un momento ese fenomenal planteo que: frente a las grandes enfermedades, los grandes microbios son una pequeña causa.

A.A.: ¿Usted se considera un discípulo de Carrillo?
F.F.: Sí, con las correcciones correspondientes del tiempo, si claro, me enseñó, lo leí con pasión, aprendí mucho con él. Vos fijáte que cuando llega la revolución libertadora, esta recorre todas las bibliotecas del país para hacer papel picado de sus obras, ¡que cosa impresionante...! ¡Los 9 tomas de la Teoría del Hospital lo transformaron en papel picado!.
El Negro fue un personaje fenomenal, un cabecita negra hasta la manija, feo, mofletudo, panzón, y venía manejando en su coche viejo, era ministro y venía manejando, él, para visitar a su gran amigo.

Mientras discurre la conversación entre la salud y la filosofía, Hegel, Althausser, Espinosa, Negri y otros,..., continúa y dice: y que aquí esta el rastro de mi viejo, enorme lector y fue lector de filosofía y política. Vino con segundo grado, pero era un gran lector. Fue el fundador del primer Sindicato de Luz y Fuerza del país, en Punta Alta, provincia de Buenos Aires. Y creó cosas de anarquistas, y como no tenían muchos obreros de la misma profesión, creó un sindicato que se llamó de oficios varios. ¡Sindicato de Oficios Varios!. ¡Qué lindo nombre!. Mi viejo fue un anarquista, un anarquista con todas las letras. Nunca se enojó conmigo.
Cuando le cuento que iba a ser ministro, me pregunta: ¿de quién?
Del peronismo.
Está bien, me dice... pero peronista.

A.A.: ¿Eso fue en el 1973...?
F.F.: Si con Oscar Bidegain, duré 120 días... y vuelve al recuerdo de su padre con una evocación emotiva del momento.
Era casi gorila el viejo.
Yo voy a mi pueblo como ministro, y voy a mi pueblo como ciudadano ilustre, o algo parecido... voy a mi pueblo, era un momento de euforia impresionante... el pueblo debía tener 30.000 habitantes, había como 15.000 y digo un discurso de esos muy fuertes, yo entro al Consejo Deliberante al grito de Floreal es montonero, Floreal es montonero... Estaba mi viejo y tres milicos, sentados adelante. Eran de la Armada, porque al lado de Punta Alta está la base Puerto Belgrano, y bueno termino el discurso se me acerca mi viejo y los tres militares y el abrazo con el viejo y luego uno de los militares me extiende la mano y me dice que es el Comandante de la base y que el almirante me espera a las 16,30 horas a tomar el té en su casa. Y yo le contesto que el Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires no va a concurrir porque se va a encontrar en la capillita más pequeña del pueblo y con el pueblo. Muchos años después me enteré que era Massera... porque tuve que hacer un trabajo para un grupo de gente que quería hacer un negocio con la Armada, porque ella dejaba el Hospital de Río Santiago y ellos le iban a construir un amarradero en Zárate y me convocan para que los asesore para ver que se puede hacer.
Cuando estaba en pleno asesoramiento me doy cuenta que es la Marina y le digo a mi amigo que esto les puede fracasar porque estoy yo, y él averiguó y al día siguiente me encuentro con mi amigo y me dice que no hay problemas que al contrario que fui el único que me paré frente a Massera y me da la foto con lo que dije en aquel momento.
Entre risas, silencios y pensar como hay registros de todo, como guardaron todas las fuerzas armadas y de seguridad material de aquellos y de todos los momentos políticos del país...

A.A.: ¿En que año era eso?
F.F.: Más o menos en el 90. Y me mandan la fotografía de lo que le había dicho, lo tomaron como una actitud ética y por eso pude seguir trabajando.

A.A.: Sobre este final le preguntamos cosas más personales, y le pedimos que nos diga su especialidad... y él con esa gracia que demostró en toda la entrevista nos dice:

F.F.: Bueno, soy hincha de Estudiantes de La Plata. Soy cardiólogo y especialista en desarrollo económico y social de la UBA y la OEA.

A.A.; ¿Qué le pasó durante la dictadura?

F.F.: Me quede en mi casa, se murió mi primera mujer, después que me fueron a buscar, ella hizo una crisis cardiaca y murió; me quemaron los libros, me robaron, aquí hay 6.000 volúmenes, en ese entonces tenía 15.000 libros. En La Plata, entraron a mi casa, una quinta muy linda, cobraba la mitad, pero tenia centenares de personas. Me quemaron 3.000 libros se robaron 6.000 y luego los tuve que vender, porque me llevaba los cajones con los libros de un lado para otro, pero no pude sostener esa situación y tuve que venderlos.
Me paso algo muy simpático, mucho tiempo después me llegó una carta de la Universidad de Tokio por el esmero y cuidado de la revista Primera Plana, algo es algo...habían caído en buenas manos.
Pase muy malos momentos. No me quejo... No me mataron ese día porque no me encontraron... logre zafar, de aguantadero en aguantadero, pero, mi primera mujer, pobrecita...es un recuerdo mezclado entre lo dulce y lo triste. Y rápidamente, unos años después me encontré con esta muchacha y fue un bálsamo...
Y bueno... recupere la vida, y tengo 80 para 81 y trabajo... en junio los cumplo.

Floreal tiene varios trabajos, como director médico de la obra social de la Marina Mercante, es director asesor de la obra social de Agentes de Propaganda Médica, es asesor de la Obra Social de los Gráficos de Ongaro... ¨de eso vivo, sino laburo no como. La casa no es mía. Alquilo...¨
Me muestra su último libro, todo escrito a mano, porque la esposa se lo pasa en la computadora.
Mi primer libro lo escribí en el 58, me cuenta, y luego escribí otros con varios autores sobre Cardiología, escribí la parte de estadísticas. Medicina preventiva y social, Medicina de la comunidad, con José Paganini y Eduardo Acebal y luego, Teoría Política y Salud, son tres tomos, Teoría de la Corrupción y salud, y Teoría de la Verdad y Salud.

Terminamos la entrevista, pero siempre pasa que cuando comenzamos a escuchar y re escuchar lo que dijo Floreal nos deja enseñanzas, infinitas...
Su poder de autocrítica, el recuerdo a esos grandes, de la medicina sanitarista: Ramón Carrillo y Arturo Oñativia, el recuerdo a Arturo Illia, y la invocación a Eva. La importancia del trabajo en los ATAMDOS y esa esperanza y certeza que sólo se consigue el cambio haciendo la revolución. No hay medias tintas, hay un camino para recorrer muy duro y de esperanza siempre, pero donde no existen cosas a medias. La presencia de su padre, los dolores sufridos y las perdidas y, sin embargo, siempre la sonrisa para pensar que hay otra salud, que debe ser una política de salud para el pueblo y controlada y dirigida por el pueblo.
Por eso dos frases recorren este mensaje: frente a las grandes enfermedades, los grandes microbios son una pequeña causa. Y los hospitales y la salud son del pueblo.

Este 11 de abril del 2010 falleció el médico sanitarista Floreal Ferrara. Volvemos a entregar la entrevista que hicimos y que está dividida en cinco partes. La misma fue publicada a partir del 12 de marzo del 2005 en Argenpress .

Ver también:


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.