miércoles, 21 de abril de 2010

Puerto Rico: Amenazas de tormenta eléctrica en la interconexión

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

Tras el anuncio oficial de Washington para la interconexión eléctrica del Caribe, el Gobierno de Puerto Rico echó a andar este martes una reforma que propicie la inversión privada en la industria de la energía, no sin que antes el Sindicato Mexicano de Electricistas hiciera advertencias graves sobre las consecuencias que ha vivido con esa nueva política.

La cadena de sucesos vinculó de manera inesperada a Washington, México D.F. y San Juan en la discusión sobre el proyecto conjunto de infraestructura más grande que se emprende en la región de la cuenca del Caribe.

Mientras tanto, el anuncio del gobernador Luis Fortuño se produjo en vísperas de un paro en el recinto capitalino de la Universidad de Puerto Rico, que amenaza con regarse a todo el sistema universitario público y ha motivado especulación y temores sobre choques violentos de las fuerzas policiales y el movimiento estudiantil. De hecho, la posibilidad de un estallido en la universidad coincide con que hasta el momento no se ha materializado la huelga general contra el gobierno anexionista promovida por sectores de la oposición política y social.

El cuadro se completa con el incremento en la actividad en el extranjero de sectores de izquierda que apoyan la independencia de Puerto Rico, como lo ilustró la participación destacada de Doña Elma Beatriz Rosado Barbosa, viuda del finado comandante del Ejército Popular Boricua-Macheteros Filiberto Ojeda, en la reunión de partidos de izquierda llevada a cabo recientemente en Managua. Esa renovación viene a sumarse a los esfuerzos del pequeño aunque influyente Partido Independentista Puertorriqueño, que logró que la Internacional Socialista pidiera que el caso colonial de Puerto Rico se discuta en la Asamblea General de la ONU.

Pero más allá de las discusiones políticas y las tensiones sociales, el tema de la energía se encuentra en una disyuntiva estratégica, tanto para Puerto Rico como para toda la región caribeña.

En su anuncio, el Gobernador explicó que se busca establecer “un nuevo mercado financiero alrededor de esta industria para que Puerto Rico pueda insertarse en este sector en la economía, principalmente, de los Estados Unidos y del resto del mundo”. El mandatario se refirió a lo que describió como “revolución energética”, que consiste en leyes que eximan de impuestos las inversiones privadas en la industria eléctrica dirigidas al uso de fuentes renovables, limita la cuota de energía producida con combustibles fósiles y estimula la “autosuficiencia energética”.

“Esta reforma permite que por primera vez, Puerto Rico cuente con la infraestructura legal necesaria para impulsar la economía verde local”, dijo Fortuño.

Previo a la develación de dicha “revolución energética”, el Secretario de Energía de Estados Unidos, Steven Chu, informó a los ministros de energía de las Américas –reunidos en Washington- el proyecto para la interconexión eléctrica de los países del Caribe basado en las fuentes renovables. El sistema de cables submarinos permitirá el desarrollo de mercados más grandes y “hacer más seguras las economías de las islas”.

El Secretario Chu explicó que especialistas de los Laboratorios Nacionales participan junto con peritos del Departamento de Energía ayudarán a los países de la región en la planificación de la inmensa obra de infraestructura.

En la otra cara de la moneda, el Secretario General del SME de México, Martín Esparza, advirtió que la disolución de la empresa pública Luz y Fuerza del Centro, ejecutada por 27,000 policías y que dejó en la calle a 44,000 trabajadores, se produjo como parte de los planes de “integración energética” promovidos por EEUU para “Centroamérica, Latinoamérica y el Caribe”. Esparza, cuyo sindicato lleva seis meses planteando que la acción del gobierno mexicano favorece de forma corrupta las empresas privadas y viola la Constitución, hizo los señalamientos en el marco de una conferencia de la Asociación del Derecho a la Energía, que reunió en San Juan enviados de Francia, España, Brasil, México, Colombia y otros países.

En Puerto Rico mismo, donde hasta ahora se ha producido un silencio bastante generalizado en los medios noticiosos sobre el tema, los planes para los gigantescos cables submarinos han encontrado dificultades hasta con el propio gobierno por el requerimiento de que esta nación reduzca su producción de energía a los fines de que pueda convertirse en un país importador de electricidad.

Luego de que el propio Gobernador Fortuño insistiera en que respalda el cable submarino pero con Puerto Rico como país exportador, delegados de su gobierno y de República Dominicana discutieron una presentación detallada sobre las plantas de generación de electricidad que serán clausuradas. El informe sobre dicha reunión lo proveyó el Secretario de Estado, Kenneth McClintock, quien explicó que se descartó un cable directo desde Colombia a Puerto Rico y República Dominicana por “razones técnicas”, pero que se usará uno circular que recorra todo el arco de islas y permita aprovechar la inmensa capacidad generatriz colombiana.

Se considera que la reducción de la capacidad de producción de Puerto Rico es vital para la viabilidad económica de todo el proyecto debido a que esta nación isleña, con cuatro millones de habitantes en su territorio, constituye el principal mercado de consumo de electricidad en toda la región de las Antillas. Ya bajo la anterior administración del autonomista Partido Popular Democrático, cuando se firmaron los acuerdos originales con Colombia, se aprobó una ley para que la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico tenga que transportar en sus líneas la producción eléctrica que generen empresas privadas.

Sin embargo, todo lo relativo al proyecto de cables submarinos y la interconexión eléctrica parece fantasía a los ojos de muchos y la propia Autoridad de Energía Eléctrica ha tratado de negarlo. El martes mismo, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, anunció un foro multisectorial sobre el sistema eléctrico porque “ha llegado el momento para que se atiendan las estrategias energéticas” pero cuando se le preguntó por qué no aparecía en programa el tema de los cables submarinos y la interconexión caribeña contestó “no está”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.