jueves, 29 de abril de 2010

Rusia: Un general ruso a favor de la participación de los países de la OTAN en el Desfile de la Victoria en Moscú

RIA NOVOSTI

La participación de las tropas de los países de la OTAN en el Desfile de la Victoria en Moscú es cuestión del reconocimiento del aporte de la Unión Soviética a la victoria sobre el nazismo en la II Guerra Mundial, declaró hoy el general Anatoli Kulikov, presidente del Club de Jefes Militares de Rusia.

"La Unión Soviética ganó la segunda contienda mundial formando parte de la Coalición Antihitleriana, y la participación de las tropas de esos países en el Desfile de la Victoria en Moscú significa el reconocimiento del aporte que hizo la Unión Soviética a la victoria sobre el nazismo", expresó Kulikov.

El general comentó de esta manera la propuesta de invitar a los veteranos de la guerra, y no las unidades militares de la OTAN, a participar en el Desfile de la Victoria que se celebrará el 9 de mayo en la Plaza Roja de Moscú.

"Lamentablemente ya quedan muy pocos veteranos de los que vencieron el nazismo. Tan sólo hace cuatro años en Rusia hubo casi un millón de participantes en la II Guerra Mundial, y para hoy, los hay exactamente 380 mil personas", manifestó el jefe militar ruso.

El ayuntamiento de Moscú se abstendrá de exponer retratos de Stalin con motivo del Día de la Victoria

El Ayuntamiento de Moscú finalmente no colgará carteles con la imagen de Iósif Stalin en las calles de la capital rusa durante los festejos con motivo del 65 aniversario de la Victoria en la II Guerra Mundial que se conmemora el próximo 9 de mayo, escriben hoy los diarios Vedomosti y Vremia Novostei.

Al parecer, fue el Kremlin quien hizo a las autoridades moscovitas desistir de su propósito, según los rotativos.

Anteriormente, el Consistorio anunció que los carteles con la imagen del dictador y de otros jefes militares rusos de los tiempos de la II Guerra Mundial se colocarán en Moscú en los lugares tradicionales de reunión de antiguos combatientes.

Ante las críticas de los liberales y activistas pro derechos humanos, quienes calificaron la iniciativa como "un insulto a familiares de las víctimas del régimen estalinista", el alcalde de Moscú declaró que intentaba "hacer justicia histórica", y de paso se refirió a la polémica desatada como un "bochinche puramente mediático".

No obstante, la imagen de Stalin no está estampada en ninguno de los carteles que ya han sido colgados en las calles. Ni tampoco aparece en los que quedan por exponer, asegura a Vedomosti una fuente en el comité organizador de los festejos, ya que sería contrario a las recientes declaraciones de los dirigentes rusos sobre los crímenes del régimen estalinista y a las últimas medidas prácticas, como la publicación en Internet de los documentos sobre la ejecución de militares polacos en Katyn.

Por su parte, desde el partido oficialista Rusia Unida se afirma que Luzhkov desistió de sus planes presionado por el Kremlin. Según politólogos, el primer edil de Moscú intentó recurrir a la imagen de Stalin para mejorar la suya propia ante la gente mayor, que es la parte más activa del electorado.

Pero el Gobierno de un país que trata de hacer las paces con Occidente e invita a los líderes de la OTAN a asistir a su Desfile de la Victoria, no quiere que ningún escándalo le arruine la fiesta, puesto que unos carteles con el rostro del dictador podrían convertirse en el foco de atención y de burlas de todos los medios internacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.