martes, 18 de mayo de 2010

Argentina, Santa Fe: Despidos en SanCor. Se dictó la conciliación obligatoria

INDYMEDIA

El Ministerio de Trabajo de la Provincia dictó la conciliación obligatoria tras los cinco telegramas de despidos enviados esta mañana a trabajadores del Centro de Distribución que SanCor tiene en Rosario. Tras una jornada de paro, los trabajadores lácteos rosarinos vuelven a denunciar complicidad entre la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea (ATILRA) y la patronal láctea. Elección de delegados postergadas, reducción de trabajo y un posible traslado de la sucursal parece ser la continuidad de la embestida que la Comisión Directiva Nacional (CDN) de ATILRA, encabezada por Héctor Ponce, impulsó en ese mismo lugar el 27 de noviembre de 2008 golpeando a los referentes locales y el 3 de diciembre del mismo año, cuando una patota de 900 personas fue, palo en mano, a una supuesta asamblea frente a la sede gremial.

La conciliación obligatoria por 15 días hábiles con retrotracción de la relación laboral a la 00 hs. del día de hoy, es la medida que definió el Ministerio de Trabajo tras la reunión llevada adelante en la sede de Ovidio Lagos y San Lorenzo. En la misma participaron los cinco trabajadores despedidos, uno de los delegados obreros de SanCor, y su asesor legal, Dr. Jorge Elizondo, el Director Provincial de Relaciones Laborales del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Santa Fe, Mario Alberto Gaggioli, el Director de Regional Rosario de dicho área, Aldo Mario Fabucci y el Gerente del Departamento Jurídico de SanCor, Alberto Eduardo Zavalía Lagos patrocinado por el Dr Carlos Corbella. La próxima audiencia está pautada para el 8 de junio, día en que se cumple el plazo de la medida conciliatoria.

Esta mañana, cinco trabajadores de la sucursal de ventas Rosario de SanCor CUL, recibieron telegramas de despidos con la excusa de promoverían “alteración del orden interno”. Vale destacar que este fundamento calificado como “impreciso” por el Dr. Elizondo conllevaría que, de convalidarse la medida, obreros que llevan entre 6 y 22 años trabajando en SanCor sean despedidos sin indemnización.

Pero esta situación, que puede verse como una simple embestida patronal, está enmarcada en una intrincada trama sindical. Es también, una historia que promete continuar, dado que los obreros aseguran que la intención de fondo es cerrar la sucursal Rosario de SanCor y desprenderse de trabajadores que adhieren a la construcción sindical de la ex Seccional Rosario de ATILRA –agredida, intervenida, disuelta y expulsados del gremio sus dirigentes tras los hechos de diciembre de 2008-.

Excusas patronales

Los cinco operarios despedidos son activistas gremiales opositores a la conducción del secretario nacional de ATILRA, Héctor Ponce. Dos de ellos son ex dirigentes de la ex Seccional Rosario: Pedro Estrada, quien fue tesorero de una de las gestiones locales y candidato en las últimas elecciones gremiales a Secretario General de la nueva seccional El Trébol, y Ariel Chávez, ex Secretario Adjunto y uno de los expulsados de ATILRA.

“Alteración del orden interno”, sin muchos más detalles concretos, es la razón que esgrime la patronal en los telegramas enviados. Es por eso que se plantea que esta medida es por motivos “políticos” y los obreros no dudan el considerarla una “persecución”.

“Alegan que son compañeros que incitan a la violencia o buscan problemas con otros compañeros. Son todas excusas falsas que se buscan para poder despedirlos. Yo creo que los despidos tienen connotación con el pedido de elecciones gremiales, porque saben que si llaman a elecciones a esta altura, por la buena, no las ganan, entonces hacen estas maniobras sucias para lograrlo”, plantearon los trabajadores lácteos.

“Hay una suerte de complicidad entre el gremio y la empresa. Se me ocurre pensar que la sucursal de Rosario tenía una seccional que defendía realmente a los trabajadores, como correspondía. El gremio a nivel nacional tiene otra manera de pensar de la que se tenían en la seccional Rosario. Para ellos era como una piedra en la rueda, por eso sacaron la seccional y la llevaron a El Trébol”, aseguraron.

Esta medida tendría como continuidad el intento de cerrar el Centro de Distribución Rosario. “Tiempo atrás abastecíamos parte del interior de Santa Fe. Por problemas sindicales, la empresa decidió sacarnos buena parte del trabajo que teníamos. Ellos alegan que Rosario no es rentable. Nosotros con los compañeros hicimos un trabajo importante para demostrarle a la empresa que la sucursal es muy rentable y en el momento que se les ocurrió sacar el trabajo que había, era el año más rentable de la sucursal. Parece un poco extraño que hayan querido sacar parte trabajo y ahora después de un tiempo, cerrar la sucursal”, afirmaron los referentes de base.

Conflicto con historia

En un caso como este, el sentido común indica que el gremio debería estar reclamando por el despido de cinco trabajadores. No obstante, esto no ocurre. En cambio, la forma en que se van sucediendo los hechos evidencia vínculos entre la conducta de la empresa y los actuales directivos gremiales. Se puede llegar a decir que existe una protección de intereses mutuos.

La confrontación entre el Consejo Directivo Nacional y los referentes rosarinos viene de larga data. En los últimos dos años, la pelea se ha agudizado alrededor del conflicto entre las empresas lácteas SanCor y COTAR. La última, una marca tradicional de Rosario, está en situación crítica tras diez años de explotación por parte de SanCor. La entonces Seccional Rosario de ATILRA impulsaba una serie de reclamos para que SanCor asumiera su responsabilidad por la continuidad de los puestos de trabajo de COTAR. La respuesta fue el desembarco de la patota sindical de Héctor Ponce en nuestra ciudad.

El 27 de noviembre de 2008 un grupo de alrededor de 300 personas, encabezadas por una tropa de choque compuesta de patovicas y guardaespaldas de Ponce, ingresó al Centro de Distribución que hoy pretende cerrarse y golpeó a los delegados. Inmediatamente después, vino la trágica jornada del 3 de diciembre, cuando el acto en repudio a esa misma agresión se interrumpió por la llegada de 900 personas vestidas de amarillo que intentaron copar la sede local del gremio. El saldo fue un trabajador muerto, varios heridos y una seccional irregularmente intervenida y disuelta por la conducción nacional de ATILRA.

En 2009 se realizaron las elecciones gremiales con nuevo diagrama sindical: Rosario pasaba a depender de la Seccional El Trébol, y las plantas de las localidades del sur provincial pasaban a órbita de la recién creada Seccional Totoras. La insólita maniobra de división del electorado, avalada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, permitió que el sector de Ponce ganara los comicios, dado que manteniendo el diagrama previo los rosarinos hubieran recuperado la dirección sindical.

En este mismo año recrudeció el conflicto en COTAR, llegando a noviembre con sucesivos reclamos, movilizaciones y paros, reuniones en el Ministerio de Trabajo y Producción, denuncias contra SanCor por lo que los obreros consideraban una maniobra de vaciamiento de la histórica firma rosarina. En ninguna de esas instancias participaron los dirigentes de ATILRA El Trébol. Fueron encabezadas por delegados de base de COTAR.

Este 2010 empezó con el pedido de elecciones de delegados en tiempo y forma en las distintas plantas rosarinas. En COTAR desde enero a hoy sigue habiendo intercambio de cartas documentos pidiendo elecciones de delegados entre los trabajadores rosarinos y la Seccional El Trébol y la Comisión Directiva Nacional de ATILRA, que plantean argumentos para no llamar a elecciones.

Lo mismo viene pasando en SanCor. Marzo fue el mes de vencimiento de mandatos y no se han convocado a la elección de delegados de fábrica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.