miércoles, 5 de mayo de 2010

Chile: Niega el gobierno una división por el plan de reconstrucción

.
La ministra vocera del gobierno de Chile, Ena von Baer, negó hoy las versiones difundidas por la prensa local sobre las supuestas divisiones al interior del Ejecutivo en torno al proyecto de ley de Financiamiento para la Reconstrucción del país.

"Aquí no hay ninguna división al interior del gobierno. Lo que hay es un trabajo arduo, un trabajo cauteloso, para poder llevar una buena ley al Congreso. Lo importante acá es que financiar todos los planes de reconstrucción es un proyecto que ha recibido el apoyo transversal de parte de todos los partidos políticos", indicó la funcionaria.

La oposición acusó al gobierno por el retraso para presentar el plan, luego de más de dos meses del terremoto y el tsunami del pasado 27 de febrero, el cual causó la muerte a unos 500 chilenos y dejó pérdidas por unos 30.000 millones de dólares.

Von Bauer aseguró que el proyecto será enviado al Congreso esta semana, sin especificar el día.

El ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, contempló en su momento la inclusión la venta de activos estatales, endeudamiento, uso de ahorros externos y una reforma tributaria, al señalar que la ley estará centrada en programas para reimpulsar la pesca artesanal y reconstruir las viviendas en las zonas más afectadas por el terremoto.

Según los informes difundidos por la prensa local, el retraso para el envío del proyecto al Congreso se debió a una fuerte pugna al interior del gobierno, que tiene entre sus principales protagonistas al ministro de Hacienda y al presidente de Chile, Sebastián Piñera.

El mandatario declaró el pasado domingo que el tema de la depreciación acelerada no será parte del proyecto de ley, al explicar que todavía se encuentra bajo análisis.

Larraín dijo que para Piñera "lo gravitante es impulsar la reconstrucción" y, en este sentido, temía que el proyecto fuera rechazado por la opositora Concertación, cuyos legisladores anunciaron su rechazo si el tema era incorporado.

La iniciativa de la depreciación acelerada es impulsada por los dos partidos derechistas que apoyan a Piñera.

En un inicio esta depreciación, prevista para aplicarse en 2010 y 2011, implicaba que en el primer año las empresas podrán descontar como gasto la mitad de la inversión, al reducir la base sobre la cual se aplica el impuesto de primera categoría.

Los promotores de esa iniciativa dijeron que anticipar el gasto por este concepto contribuye a disminuir el pago por el señalado gravamen, por lo tanto consideraron este mecanismo como un incentivo para adelantar inversiones.

"Estoy optimista, creo que vamos a tener apoyo en este proyecto. Hemos dado una muestra de estar disponibles para conversar y para aceptar los aportes que se han hecho, sostuvo Larraín.

El presidente de la ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI), senador Juan Antonio Coloma, dijo estar dispuesto a apoyar el proyecto, sin embargo se mostró en contra de que incluya modificaciones en materia de impuestos.

En total serán seis los proyectos de ley que serán despachados al Congreso para su debate político, lo cual explica la lentitud que ha reinado en el proceso de elaboración de las iniciativas.

Según el presidente de la derechista Renovación Nacional (RN), Carlos Larraín, en los próximos 15 días los proyectos deberán mostrar avances para su aprobación, con la finalidad de que sea incluido en la tradicional cuenta pública que el presidente Piñera presentará el 21 de mayo ante el Congreso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.