martes, 18 de mayo de 2010

¿Debilitará el acuerdo de intercambio de combustible las peticiones de EEUU de imponer sanciones contra Irán?

.
En un acontecimiento relativamente sorprendente, Irán firmó un acuerdo con Turquía y Brasil el lunes en Teherán según el cual enviará la mayor parte de su uranio de bajo enriquecimiento a Turquía a cambio del uranio enriquecido al 20 por ciento que necesita para su reactor de Teherán.

En respuesta, la Casa Blanca afirmó que Estados Unidos sigue estando gravemente preocupado por el asunto de Irán.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo en una rueda de prensa ordinaria que el acuerdo "no cambia las medidas que estamos tomando para que Irán se haga responsable de sus obligaciones, incluidas las sanciones."

Sin embargo, analistas y la prensa estadounidenses afirmaron que el acuerdo podría debilitar las peticiones de EEUU al Consejo de Seguridad de la ONU para que imponga sanciones a Irán.

"Brasil y Turquía argumentan que debido a este acuerdo, las sanciones ya son innecesarias. Tendremos que ver en los próximos días si Rusia y China cambian su postura con respecto a las sanciones", aseguró James Acton, experto en el asunto nuclear de Irán en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional.

"Si Irán notifica al OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) en siete días de que pretende seguir adelante con el intercambio de combustible, y negocia de buena voluntad el intercambio de combustible, si después de ello coopera de manera más seria con el OIEA con respecto a las cuestiones de su programa nuclear, entonces el acuerdo podría ser al final un hecho muy bueno para ayudar a resolver el problema", agregó.

El diario New York Times dijo también que el acuerdo podría debilitar las oportunidades de la administración Obama de lograr la aprobación internacional para imponer sanciones contra Irán.

Sin embargo, como muchos expertos aquí, Acton opinó que la decisión de Irán es en gran parte una medida táctica para evitar las sanciones.

"Creo que EEUU seguirá intentando que se impongan las sanciones. Argumentará que la única razón por la que Irán negoció con Turquía y Brasil es la amenaza de las sanciones. Lo que no está claro ahora es si EEUU tendrá éxito", explicó Acton.

EEUU y sus aliados occidentales acusan a Irán de intentar desarrollar armas nucleares, acusación que Irán siempre ha negado. EEUU aceleró recientemente sus esfuerzos para que se imponga una cuarta ronda de sanciones de la ONU contra Irán desde diciembre de 2006.

Según un borrador de propuesta, Irán accedió a enviar unos 1.200 kg de su uranio enriquecido al 3,5 por ciento a Turquía a cambio de un total de 120 kg de uranio enriquecido al 20 por ciento, lo necesario para su reactor de investigación de medicina.

El acuerdo es similar a uno propuesto por EEUU, Francia y Rusia hace unos ocho meses. Irán rechazó este acuerdo en aquel momento, exigiendo que se llevase a cabo un intercambio simultáneo del combustible en territorio iraní.

El diario Washington Post por su parte publicó en su página web que parece que Irán se apuntó una victoria en la batalla diplomática entre Irán y los países occidentales, ya que Irán parece haber hecho progresos sin ofrecer ningún compromiso real.

Irónicamente, la administración Obama se enfrenta ahora a las incómodas perspectivas de tener que rechazar una propuesta presentada por ella misma, o ver cómo sus meses de esfuerzos por imponer nuevas sanciones se quedan sin resultado, afirma el periódico.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.