miércoles, 5 de mayo de 2010

España en manos de Rajoy

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

Acabáramos. Ahora todo se explica. Ayer hablaba del neoliberalismo y del Grupo Bildenberg. Hoy toca hablar de las tres agencias de calificación de riesgo crediticio que hay en el mundo: Standard & Poor's, Fitch y Moody's, tres empresas privadas, el tripolio que maneja el mundo financiero que es tanto como decir el mundo a secas.

Pues bien, una de las tres, Standard & Poors (Estándar y Pobres, para mayor escarnio), ha calificado a España de incapaz para responder a su deuda externa, con todas las consecuencias bursátiles que quepa imaginar. De modo que el círculo del neocapitalismo, del capitalismo financiero y neoliberal se cierra con este "descubriminento" de última hora en la andadura de las crisis económicas. Resulta que el mundo pende, como la bola del idem en las manos de Charlot, de lo que digan o dejen de decir esas tres agencias.

Debido a ese supuesto bulo puesto en marcha por la agencia del demonio, el gobierno español está haciendo denodados esfuerzos para desfacer el entuerto y persuadir al "mundo" de que las acusaciones de Standard & Poors son infundadas. Pero está claro que el día que sean dos o las tres las que se pronuncien en el mismo sentido respecto a un país capitalista, a éste le harán desplomarse como la carpa de un circo.

Y resulta que como el delegado de la Poor's se llama Mariano Rajoy, un par de bulos de ese jaez pueden poner en un abrir y cerrar de ojos al país en sus manos directamente, sin bajarse del autobús. La jugada es perfecta: yo empujo al país a la bancarrota técnica y me postulo como salvador democrático. Pues de él depende la calificación mundial sobre la solvencia de España.

Así es que por si fueran pocos los recursos en dinero, prensa, radio y televisión (casi todo en sus manos, por no decir todos), el PP cuenta con esta agencia del diablo capaz de hundir a cualquiera en la miseria. Y, por otro lado, está Bilderberg, ese club que pretende no el poder político mundial sino convertir el poder político en otro poder más "cercano" y esfumable, como es la empresa privada: Empresa Mundial, S.A., que es el socio intelectual de las agencias de calificación de riesgo y de paso de todos sus delegados.

Por consiguiente, todo despejado. Ni ejércitos ni Cias, ni obamas ni ojivas nucleares (lo que no deja de ser un respiro). Estas agencias y sus delegados pueden enterrar a un gobierno en cuestión de horas, al tiempo que hacen desaparecer del mapa político y económico a un país. El PP es el dueño virtual de éste. Ya lo era de hecho, pero ahora ya no hay dudas. Estáis advertidos.

Es por la mañana, y nosotros, la izquierda real, con estos pelos...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.