martes, 18 de mayo de 2010

Guatemala: Relator de la ONU conoce la desastrosa situación en salud

CERIGUA

El Relator de las Naciones Unidas para el Derecho a la Salud, Anand Grover, quien se encuentra en el país desde el 12 de mayo, podrá constatar el suplicio que la mayoría de la población guatemalteca vive al tratar de acceder a los servicios de salud, a cargo de un Ministerio con deficiencias crónicas.

En departamentos como Huehuetenango, donde estuvo e fin de semana, el sistema municipal de agua está dañado desde hace cinco años y a las autoridades esto no les ha importado; como resultado, los 60 mil residentes afectados están en peligro de contraer cualquier enfermedad.

En un artículo de opinión publicado en Prensa Libre, la periodista Ileana Alamilla, señaló que un informe elaborado por el Área de Salud de ese mismo departamento reveló que durante el primer trimestre del 2010 murieron 28 mujeres por causas asociadas al parto.

La precariedad de la infraestructura vial, la pobreza, la lejanía de los centros asistenciales y cuestiones culturales se perfilan como los principales factores que intervienen en la problemática, por lo que la población de 10 comunidades en Santa Cruz Barillas y en San Mateo, prefiere trasladarse al Hospital de Comitán, en México, para acceder a mejores servicios de salud.

En Coatepeque, Quetzaltenango, al menos 35 médicos del Hospital Juan José Ortega, suspendieron los servicios de la consulta externa la semana anterior, debido a que no cuentan con los insumos indispensables para trabajar.

Los médicos explicaron que han tenido que recurrir a esa medida de presión para que las autoridades atiendan esa crisis hospitalaria que viene de hace años.

En otro tema, el cardiólogo Aldo Castañeada, director del departamento de Pediatría de la Unidad de Cirugía Cardiovascular, alertó que no han recibido los 30 millones asignados en el presupuesto, lo que podría provocar un colapso en los próximos dos meses.

En el Hospital General sólo seis de los 14 quirófanos están funcionado, siete salas de operaciones están cerradas por falta de personal; según se han informado, el Ministerio de Salud tiene un déficit de 254.4 millones.

La columnista señaló que con tantos problemas cabe preguntarse dónde estarán las prioridades del gobierno y porqué los diputados no le dan la importancia que tiene la salud cuando asignan los fondos presupuestarios y el destino de los bonos.

El informe del Relator Grover nos podrá ayudar a evidenciar las causas estructurales de esta situación, finalizó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.