lunes, 24 de mayo de 2010

“La década del 90 está viva e invicta”

Beatriz Molinari (PRENSA RED)

Carlos Del Frade estuvo en el Cispren. Trajo un seminario movilizador y crítico titulado: “Historia política de la esperanza. A 200 años de la Revolución de Mayo”. El periodista, militante, investigador y docente rosarino analizó el sueño inconcluso de la Revolución de Mayo y expuso los proyectos populares que fueron abortados, sistemáticamente, por los factores de poder.

En el cruce del rol de investigador y el periodista, Del Frade explica cuál es su campo de trabajo.

“Yo hago periodismo. Y cuando trabajo en periodismo me tiene que quedar claro que tengo que producir noticias. Noticia es el hecho nuevo y verdadero que le interesa a la mayor cantidad de gente posible”, dice Del Frade. Enseguida remite a la etimología: noticia es el conocimiento del pueblo.

“Quiere decir que hay muchísimo conocimiento al que el pueblo no accede Si me planteo la noticia de los 200 años tengo que plantear qué pasó, quiénes hicieron que pasara, cómo, cuándo y dónde pasó y por qué”.

Del Frade dinamiza los cinco elementos constitutivos de la noticia. “Cada uno tiene una historia: la historia de los qué, los quiénes. Entonces, en los cómo, elijo qué contar para que llegue a la mayor cantidad de gente posible. Produzco una investigación con la idea de contar noticias”. Para Carlos, la noticia tiene que ser el resultado de una investigación. Investigar quiere decir descubrir, desocultar.

“La investigación va a parir tres historias: la oficial, la contra-oficial y la tercera, la investigación periodística, que surge del cruce de las dos primeras con un punto de vista propio. Produzco una investigación sobre lo que ya está escrito y elijo destacar algunos qué, cuándo, dónde… y lo hago desde la perspectiva política de la definición de noticia: lo que le interesa a la mayor cantidad de gente posible”.

Como periodista enamorado de la historia, Del Frade se pregunta cuál es su lugar. No duda: el de las mayorías

“No creo en el falso esquema comunicacional que dice que el periodista, como el medio, está en el medio. Eso es mentira. El medio forma parte de las clases dominantes, mayoritariamente. Formo parte de las mayorías y por eso leo la historia de acuerdo a esa división: la de mayorías y minorías. En unas y otras a veces interactúan distintas clases sociales”.

La esperanza y el joven Vicente

- Preguntabas en el seminario por qué no tenemos hoy un Vicente López y Planes que a los 26 años escribió las estrofas del Himno Nacional. La desesperanza alcanza en 2010 a muchos jóvenes, pero, ¿por qué la sienten tantos compañeros de la generación intermedia?

- Es que la década de los 90 sigue viva y está invicta, en lo económico y lo cultural profundo, por el individualismo, el cinismo, la especulación, el hedonismo. Me parece que la esperanza está en encontrarle un sentido superior a lo individual. Ese sentido aparece en la historia colectiva, en saber que uno forma parte de una larga lucha de las mayorías argentinas en pos de lograr su felicidad. La felicidad está resumida en la letra del Himno cuando dice que hay que ver en el trono de la vida cotidiana la noble igualdad. Mientras no tengamos eso, va a ser muy difícil ser feliz. Para tener eso, hay que ser protagonista, no espectador y sacarse de encima la idea de la distancia, la objetividad, el cinismo. Hay que meterse.

- Aunque los 90 sigan vivos, queremos creer que también siguen vivos Rodolfo Walsh y Mariano Moreno.

- Claro que están vivos, en la necesidad de nuestro pueblo. Cuando Walsh dice que nuestras clases dominantes se han ocupado permanentemente de olvidar y sepultar la historia de las clases trabajadoras, es así. Por eso cada trabajador tiene la necesidad de contar su historia a alguien. El que tiene que escucharla para después reproducirla, es el periodista. Walsh dice que es buen periodista aquel que escucha bien. Hay que escuchar bien para contar bien. El que no tiene capacidad de escuchar tiene que olvidarse de esta profesión porque no es lo suyo. Nosotros tenemos el privilegio de que viene gente a contarnos su drama, su miedo, su valentía. Ese privilegio no lo tiene quien te paga el sueldo a fin de mes, si tenés la suerte de estar en blanco y con trabajo estable. Es el periodista el que sabe la tensión del tipo entrevistado que confía en él. Eso es un tesoro del periodista y nos hace un trabajador especial porque disponemos de la materia humana por antonomasia que son los sentimientos, las experiencias, es decir, cómo la historia le embroma la vida a la mayoría.

Del Frade se interroga sobre el modo de cruzar los datos individuales para convertirlos en algo colectivo que le interese a la mayor cantidad de gente posible. Eso hace que sigan vivos Walsh, Moreno, Belgrano, Sarmiento, y todos aquellos que hicieron periodismo y política.

“El cruce de periodismo y política es repetido en la historia argentina. También nos quisieron hacer creer que el periodista no debe participar en política, como si fuera un ángel, aunque un ángel que participa del paraíso de unos pocos”.

“Argentina país narco”

Del Frade está preparando el libro Argentina, país narco, que editará Sudamericana a fin de año.

“En el libro escribo sobre del interior y el narcotráfico. Va a ser un libro poderoso porque va a marcar lo que significa hoy la situación social y política de este flujo fresco de dinero del sistema financiero dentro del capitalismo, que es el narcotráfico, que atraviesa de arriba hacia abajo a toda la sociedad. Es como un frasco al revés. Cuando se habla de narcotráfico siempre salen los que están cerca de la gente, los perejiles, los últimos eslabones de la cadena, pero, como tapa hacia arriba, nunca nos encontramos con los inversores, con los que ponen diez mil pesos para traer un kilo de cocaína de la frontera con Bolivia”.

Del Frade es autor de Ciudad blanca, crónica negra. Historia política del narcotráfico en la provincia de Santa Fe donde incluyó el Caso Maders, de Córdoba. También prepara el libro donde sistematiza el contenido del seminario “Historia política de la esperanza”.

Beatriz Molinari es periodista, secretaria de Cultura del Cispren.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.