miércoles, 5 de mayo de 2010

Las bolsas de valores del mundo caen por miedos de la expansión de la deuda en la eurozona

.
Las bolsas de valores de alrededor del mundo registraron fuertes caídas el martes, mientras que los inversionistas abandonaron los mercados por el miedo de que el aumento de la crisis de la deuda griega se expanda a otras economías débiles de la eurozona, posiblemente afectando la recuperación económica global.

Los rumores aumentan respecto a que el rescate de 110.000 millones de euros (145.000 millones de dólares estadounidenses) prometido por la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) no será suficiente para rescatar a los mercados griegos, y la crisis se expandirá a países como Irlanda, España y Portugal.

Los miedos provocaron que los inversionistas abandonaran los mercados globales, ya que previeron un posible descarrilamiento de la frágil recuperación económica global.

Las bolsas más afectadas fueron las de Estados Unidos (EEUU) y Europa.

El índice industrial Dow Jones, de Nueva York, cayó 225 puntos, lo que representa su caída más fuerte en tres meses.

De igual manera, Londres, París, Frankfurt, Lisboa y otros mercados europeos registraron pérdidas, mientras que la bolsa de valores de Madrid fue la más afectada con una caída de 5,4 por ciento al momento del cierre.

El euro, la moneda única europea, perdió 2 centavos frente al dólar, llegando a su nivel más bajo en 12 meses, ya que los inversionistas escaparon a la relativamente segura moneda estadounidense.

La ola de temor tuvo lugar mientras que en Grecia aumenta el descontento público por las medidas de austeridad gubernamentales. Una huelga nacional tuvo lugar el miércoles, en una prueba para la resolución del gobierno de llevar a cabo los recortes de austeridad sin precedentes requeridos para impedir una caída fiscal.

Entre las principales medidas, el gobierno reducirá los bonos de pago de los funcionarios públicos y retirados, además de aumentar la edad de retiro para las mujeres a 65 años, entre otros. Alemania, quien aportará la mayor participación en el rescate, ha advertido al gobierno griego que los préstamos podrían ser detenidos si Atenas no se apega al plan.

Grecia acudió a la eurozona y al FMI por ayuda, después de que sus costos de préstamo aumentaran de manera crítica en los mercados de bonos, mientras que se hizo evidente la extensión de su crisis de deuda y déficit público.

El martes, los costos griegos de préstamo a través de bonos a 10 años aumentó a casi 9,4 por ciento de interés, en comparación de 8,5 por ciento registrado el lunes.

Aun con el paquete de rescate, muchos inversionistas no consideran que Grecia pueda superar la crisis y temen que los problemas de la nación puedan provocar problemas en otros lugares de Europa.

Asimismo, hubo rumores de que España pidió un paquete de rescate de 280.000 millones, lo cual provocó que el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, aclarara los rumores, señalando que se trata de una "locura absoluta".

Los costos de préstamo de España también están en aumento, y llegaron a 4,1 por ciento en sus bonos a 10 años durante el martes. Esto registró un crecimiento en comparación con 3,8 por ciento en marzo pasado.

De igual manera, se espera que Portugal caiga en una crisis de deuda.

No obstante, los analistas no consideran que la caída del mercado sea una sorpresa, estableciendo que los inversionistas siempre están en alerta de cualquier factor que pueda quebrantar la economía, mientras que advirtieron durante semanas que las bolsas de valores registrarán una caída, en medio de las preocupaciones de están sobrecalentadas.

Algunos analistas están optimistas, anotando que los problemas en Grecia no son lo suficientemente serios para provocar una caída global, a pesar de que se preocupan de que este pequeño agujero en la economía se convierta en uno más grande.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.