lunes, 24 de mayo de 2010

Lo importante en este momento es paralizar la ciudad de México y sólo desbloquearla cuando reinstalen a los 44 mil electricistas

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Cuando escuché la noticia ayer en el sentido de que El Barzón había tomado el Zócalo me alegré porque pensé que su único objetivo era apoyar a los electricistas que llevan más de 20 días en huelga de hambre y que con ello comenzaba a darse la unidad tan necesaria en estos momentos. Lo mismo pensé cuando hace unos días la CNTE señaló que ocuparía el Zócalo; creí que sin hacer a un lado sus demandas de aumento salarial, batalla contra el charrismo de Esther Gordillo y por una educación crítica y popular, la CNTE se sumaba primero e incondicionalmente a la huelga de los electricistas y una posible paralización de la cuidad de México. Pero al parecer cada quien lucha por sus demandas gremiales y no son capaces de comprender que hay que luchar unidos primero por una demanda, demostrar que se puede unificar la lucha y luego luchar juntos por otras.

2. Los profesores de la XXII y la APPO de Oaxaca buscan desesperadamente consolidar su movimiento e impedir que el gobierno de Ulises Ruiz siga reprimiendo y asesinando al pueblo oaxaqueño; pero nada puede impedir que 30 mil militantes militantes de la APPO –la tercera parte- se concentre cinco días en el DF para contribuir a su paralización. El gobierno de Ruiz asesinó ayer o anteayer a un connotado dirigente indígena trique y a su esposa como un asesinato selectivo e intimidatorio para demostrar la fuerza del PRI en el estado. Pero a pesar de todos los problemas que ha enfrentado y por los que debe luchar de manera inmediata la APPO debe entender que para que no nos sigan reprimiendo y asesinando divididos es necesario la unidad y con esta priorizar los problemas en función de su importancia.

3. López Obrador, que ordinariamente moviliza a más de 50 mil gentes en el DF, pero a más de 200 mil cuando hace convocatorias, puede estar recorriendo el país para darle la cuarta vuelta a los municipios de la República, pero nada le impide convocar a sus 50 mil seguidores del DF para ayudar a paralizar la ciudad y sólo desbloquearla cuando Calderón, Gómez Mont y el perro Lozano firmen la reinstalación de los electricistas. La realidad es que para AMLO suspender una semana de giras, después de seis años de estarlas haciendo, no lo retraza en nada y sí queda una gran lucha histórica. Sobre todo adquiriría mayor respeto y una enorme presencia entra los trabajadores. Los mineros, son base en todas las represiones de las que han sido víctimas, seguramente estarían incondicionalmente por ayudar a los electricistas.

4. Quizá los indígenas zapatistas del EZLN no estarían en condiciones para viajar y ayudar a paralizar la ciudad de México, pero el zapatismo ha crecido en número entre los jóvenes del país, en particular en Atenco y la ciudad de México y jugarían un papel clave en la movilización que obligue al gobierno a devolver su empleo a los 44 mil electricistas. Bastaría con que los dirigentes de esta organización indiquen la importancia de esta batalla para que varios miles de zapatistas participen coordinados con otros contingentes. Estas movilizaciones en cortes de carreteras, de avenidas, en bloqueo de bancos y demás instituciones financiera y de gobierno, participarían decenas de miles de estudiantes de la UNAM, UAM, POLI, UNAH, UPN, etcétera. Basta con una buena coordinación desde el Zócalo para que el gobierno, la clase política y empresarial, se den cuenta quien debe mandar en este país.

5. La única demanda del movimiento social, de los progresistas y de la izquierda debería ser la reinstalación de los 44 mil trabajadores electricistas; luego esa unidad probada pasaría a otras demandas como apoyo total a los mineros, la exigencia de la salida del ejército de las comunidades zapatistas y del país, el cese inmediato de la corrupta líder Esther Gordillo y del gobernador de Oaxaca. En fin, lograr que en adelante sigan asesinado a oaxaqueños, a zapatistas, golpeando a mineros, campesinos y electricistas. La realidad si cada organización y liderazgo sigue luchando exclusivamente por sus demandas particulares, limitadas, gremiales, seguirán reprimiendo y asesinando sin lograr nada. Entonces habría que pensar en serio que esos líderes están traicionando a sus bases porque no las orientan para que se den cuenta que solos no son nada y que sólo juntos se pueden lograr triunfos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.