viernes, 7 de mayo de 2010

Martínez de Hoz, el genocida

Ricardo Peidro (ACTA)

A lo largo de los años fueron los uniformados quienes quedaron en la primera línea del repudio popular por las atrocidades cometidas durante el terrorismo de Estado. Indudablemente fueron ellos que portaron las armas, las picanas, los que dirigían los campos de concentración, y piloteaban los aviones que arrojaban a los compañeros y compañeras al mar.

Pero si hay una figura, sin gorra, fusil o charretera que simboliza el genocidio es el superministro de Economía de la dictadura militar. Como dijo un compañero ex detenido-desaparecido: No fue Videla quien puso a Martínez de Hoz sino que fue Martínez de Hoz quien puso a Videla.

Rodolfo Walsh describió la situación en el primer aniversario de producido el golpe de Estado cargando sobre las verdaderas razones del genocidio: "Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada".

Años después, cuando en nuestro país las leyes garantizaban la impunidad, la CTA ante la Audiencia Nacional de España describió como las grandes empresas y grupos económicos fueron ideólogos y cómplices de la tiranía oligárquica-militar, haciendo de sus Comisiones Internas el objetivo principal de la represión para desarticular la organización de la clase trabajadora e imponer el modelo económico social en marcha. En nombre de ellos y por ellos gobernó Martínez de Hoz.

Su detención es motivo de alegría de todo el campo popular, aunque sea producto de su responsabilidad por la prisión y tortura de dos personas y no por la aplicación del “genocidio por planificación de la desigualdad”.

Pero nos sirve. Por un lado para que no haya impunidad en el caso que se le adjudica pero por otro, para poder hacer visibles los eslabones de la cadena del genocidio que llegan hasta estos tiempos.

Detrás de cada pibe con hambre, quebrado por el paco o con su destino marcado por la marginación y la miseria está la figura de él, extendiendo su sombra desde aquel 24 de marzo, como el cuervo de esa famosa foto -que recorrió el mundo hace unos años- que esperaba el desenlace parado a la espalda de un chico africano doblado por la inanición.

Uno de los símbolos del capitalismo en su faceta más salvaje está preso, motivo de sobra para festejar y seguir construyendo organización popular para derrotar a los que aún hoy se siguen beneficiando con el hambre de nuestro pueblo.

Ricardo Peidro es secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Foto: Argentina, Dictadura militar, economía - José Martínez de Hoz, ministro de economía durante la dictadura encabezada por Jorge Rafael Videla. / Fuente imagen: UDESA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.