martes, 18 de mayo de 2010

México: El SME en huelga de hambre y la izquierda sirve para un carajo dividida frente a la derecha fascistoide

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Vean este llamado desesperado que se ha enviado por celular: “Somos del SME, estamos en huelga de hambre, es una desobediencia civil pacífica desde el día 25 de abril en la plancha del Zócalo del DF. Me siento mal y no difunden nuestro movimiento en televisión y prefiero morir de hambre que vivir de rodillas ante este maldito gobierno; necesitamos que nos devuelvan nuestro empleo digno. Espero que todos ustedes puedan hacer algo por nosotros. Urge Gracias. ¿Qué pueden hacer por nosotros? Tal vez escribir a los medios pidiendo o exigiendo que le den difusión a este acto heroico de los compañeros trabajadores del SME. No podemos esperar nada de las autoridades abusivas que padecemos. ¿Tendrán que morir los compañeros para que alguien levante la voz pidiendo justicia para ellos? Que se unan todos los movimientos sociales, pero ya. No podemos esperar hasta que regrese el espurio de Sudáfrica”.

2. ¿Qué hacer para que los 44 mil electricistas desempleados por el gobierno ilegítimo de Calderón recuperen sus empleos? Los combativos oaxaqueños de la APPO buscan nuevamente paralizar la ciudad para que atiendan “sus demandas”; los siempre heroicos luchadores de la CNTE tomaron hoy el Zócalo para que atiendan “sus demandas”; López Obrador sigue recorriendo el país –como lo ha hecho en los últimos seis años- para que atiendan “sus demandas democráticas”; el EZLN se defiende ante la agresión que sufren los Caracoles, es decir, “sus gobiernos indígenas”; el EPR quizá escondiéndose o preparando “su nueva estrategia”; yo aquí también, quizá haciéndome tonto, pensando en que puedo influir con mis artículos. Mientras tanto el gobierno fascista destruye a los obreros electricistas, trata de imponer su ley laboral, firma acuerdos para hacer más poderosos los medios de represión, persigue a los mineros, etcétera.

3. Pero esto de las divisiones de la izquierda ha sido parte de su naturaleza porque sus objetivos, que buscan la socialización y la igualdad, colocan a sus militantes en permanente vigilancia y crítica, siempre listos a confrontarse ante cualquier equívoco o error. Este proceder de la izquierda es totalmente extraño para los partidos de derecha o centro donde los objetivos son totalmente pragmáticos y eficientistas. En esas organizaciones no importa la ideología, los principios morales, la honestidad o la honradez, lo importante es que siempre se logren avances sin importar los medios a los que se acudan. Por eso en el PAN hay “jefes” nacionales y regionales, en el PRI hay dirigentes y en las izquierdas se busca siempre la horizontalidad y se discuten hasta las menores actitudes. ¿Quién va apoyar a los electricistas de manera total y con fuerza si la izquierda es “muy libre” para hacer lo que le venga en gana?

4. Sin embargo si el movimiento social de izquierda sigue viendo exclusivamente por “sus intereses”, sigue actuando como si fuera un conjunto organizaciones gremiales independientes entre sí, el gobierno y los empresarios seguirán despidiendo, reprimiendo y asesinando a los movimientos sociales. ¿Cómo carajos la APPO, la CNTE, El EZLN, López Obrador, el EPR –ante acontecimiento como el despido de 44 mil obreros electricistas, ante la represión brutal a los mineros, ante una toma de Oaxaca- no designan un día o tres días para paralizar una ciudad, una institución o lo que sea necesario para que el gobierno los respete? Todos han sido derrotados por los gobiernos panistas que creímos que estaban formados por personajes absolutamente ignorantes y tontos. ¿Cómo carajos no citar a todos en día 21 mayo (por ejemplo) en la ciudad de México para paralizarla totalmente hasta que le regresen el empleo a los 44 mil obreros?

5. ¿Son diez las principales carreteras que entran a la ciudad de México? ¿Son diez las matrices de los principales bancos? ¿Son veinte las principales avenidas? ¿Son diez las principales secretarías de gobierno? ¿No podremos reunir 50 mil activistas, muy militantes, que se encarguen de paralizar esos puntos neurálgicos hasta que Calderón y sus compinches firmen la vuelta de los obreros a su trabajo? Bastaría con que una vez obliguemos al gobierno a dar un paso atrás para que en adelante no haga nada sin consultar a las organizaciones. Sin embargo pareciera que cada quien tiene su organización como propiedad particular o la considera tan atrasada que no podría entender que para ganar apoyos debe también apoyar a los demás. Esta idea la he escrito en más de 20 ocasiones porque me desespera que estén golpeando a organizaciones, encarcelando y asesinando a dirigentes y cada quien siga tan campante pensando exclusivamente en sus intereses gremiales.

6. Muchas veces pienso que muchos dirigentes de izquierda no tienen capacidad para pensar o de plano sólo están ahí para favorecer a sus intereses personales. Si la izquierda fuera inteligente y se unificara para batallas concretas desde hace cuatro años el gobernador Ulises Ruiz estuviera en la calle; la ley indígena del EZLN estuviera aplicándose para beneficio de todos los indios del país; López Obrador estaría gobernando y nosotros con mayores espacios de lucha; la funesta Gordillo estuviera fuera del SNTE y la educación estuviera recuperándose; los electricistas, los mineros seguirían luchando en sus sindicatos ayudando a democratizar otros centros obreros y los campesinos tuvieran más créditos y recibiendo mucho más por sus productos. ¿No será que la izquierda no se unifica, no quiere derrotar a sus enemigos, porque le gusta sufrir, recibir garrotazos para que por meritos se vaya al cielo?

7. López Obrador en su lucha contra el desafuero llegó a reunir en una marcha a un millón 200 mil personas en abril de 2005; el EZLN en su marcha de febrero/marzo de 2001 reunió a medio millón de Xochimilco al Zócalo; los electricistas del SME, han encabezado manifestaciones contra la privatización de medio millón de personas; la APPO de Oaxaca realizó de mayo a diciembre de 2006 grandes marchas que promediaban a 300 mil y la CNTE ha promovido centenares de movilizaciones de más de 50 asistentes. Es decir, se ha demostrado, por separado que se posee una gran convocatoria. ¿Por qué entonces no dar golpes contundentes al gobierno para evitar que la población siga sufriendo desempleo, miseria, represiones y asesinatos? No se pide que cada organización siga luchando por sus problemas particulares concretos; lo que se exige –porque es indispensable- es que estos movimientos sociales den golpes contundentes antes que Calderón y el imperialismo nos terminen de asesinar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.